Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» Los Bibliófilos De Lima [Misión MI]
Sáb Abr 22, 2017 2:43 pm por Constantine Gelassen

» Las estatuas de Namu
Jue Abr 20, 2017 12:54 am por Alice

» [MR] Reclutamiento Noah
Miér Abr 19, 2017 11:45 pm por Alice

» [MS] Rescate en Rapa Nui
Dom Abr 09, 2017 8:03 pm por Sigma-chan

» Vacaciones no vacaciones.
Dom Abr 09, 2017 2:28 pm por Faith E. Wippler

» Poco tiempo.
Miér Abr 05, 2017 8:33 pm por Kanda Yuu

» Red Miles ; HS RPG | Cambio de Botón Normal
Vie Mar 31, 2017 1:03 am por Invitado

» Ausencia u.u'
Jue Mar 16, 2017 4:39 pm por Kanda Yuu

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Mar Feb 21, 2017 8:21 pm por Komurin

» Stray Dogs {Normal} Foro Nuevo
Vie Feb 10, 2017 11:00 am por Komurin

» Registro Apellidos
Lun Feb 06, 2017 10:56 am por Ismakun

» Registro de Personaje
Lun Feb 06, 2017 10:51 am por Ismakun

» Registros de Físicos
Lun Feb 06, 2017 10:37 am por Ismakun

» Holaaa, soy isma, encantado! ^u^
Miér Feb 01, 2017 11:21 am por Ismakun

» Obtener Rango Civil
Mar Ene 31, 2017 1:57 pm por Proxy

» One Absolute Truth [Afiliación hermana]
Vie Ene 27, 2017 4:01 am por Wallace Campbell

» otra duda
Lun Ene 23, 2017 12:12 am por Proxy

» Cap. 224.... No, pues no.
Vie Ene 20, 2017 4:04 pm por Alice

» Juego || Pregunta al usuario de abajo
Jue Ene 19, 2017 5:44 pm por Erina Schliemann

» Juego || Empareja al personaje de arriba
Jue Ene 19, 2017 5:11 pm por Erina Schliemann

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana
Proxy
 

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas School Crazy 40/40
Directorio

Misión casual en Kiel [Illya, Christian and... ¿Marianno?]

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Misión casual en Kiel [Illya, Christian and... ¿Marianno?]

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 29, 2010 4:09 pm

Luego de que la joven se esfumara de la misma forma tan repentina a como entró en la carpa, el lugar quedó en silencio.

Illya había visto la conversación desatada entre ambos con atención, los ojos grandes, curiosos y extrañada, ¿la conocía de algo? Parecía ser así, naturalmente. Sonrió un poco, conmovida y luego se acercó hasta Christian meneando la cabeza reprobatoriamente. A pesar de que la joven había sido buena con él, seguía tratando a los desconocidos de una manera arisca y desinteresada.

No hay nada que hacer contigo, Christian.

Se sentó a su lado silenciosamente y le pellizcó una mejilla, jalándola como penitencia mientras chasqueaba la lengua varias veces.

No has sido muy amable con ella —recriminó aunque no ácida, sino sonriendo de forma natural— ¿De dónde la conoces? Parece que fue gracias a esa muchacha el que estemos a salvo.

Rió ligeramente y después paró de “torturarlo” mientras volvía el rostro hacia su frente. Era una estancia idéntica a donde Illya había estado antes, aunque más solitaria y silenciosa. No obstante, seguían allí las mesitas de metal, camillas y batas colgadas de percheros improvisados para el personal médico. El olor ligero a desinfectante, alcohol isopropílico y pomadas.

Más tenue, oscuro y frío.

Sin poder evitarlo su mirada la llevó hasta donde reposaba un bisturí y pinzas. Viendo algunos algodones sangrientos, y vendas desahuciadas, logró hacerse un vuelco en el estómago que adicionalmente trajo consigo un mareo que hizo que cabeceara. Illya se estremeció ligeramente, de repente con la carne de gallina y un frío atenazador en los pulmones. Palpitáronle las sienes ante la inminencia del recuerdo no deseado, que su mente rechazaba instintivamente y desataba una batalla campal para mantenerlo a raya.

Lo he descubierto. No me gustan los hospitales —musitó de pronto en un hilillo de voz apagado.

Por supuesto, ese lugar no era una sala de atenciones médicas hecha y derecha, sino apenas un panel furtivo construido por necesidad en medio de la nada. Pero la sola imagen de lo que básicamente constituía una zona de urgencias allí, a su frente, era suficiente como para dejarle el resto a su mente que de por sí era volátil imaginando o retratando cualquier cosa.

Illya se sonrió levemente y volvió a mirar a Christian a los ojos; un ancla para mantenerse allí y olvidar. Empezó a balancear las piernas adelante y atrás sin darse cuenta.

¿Tienes idea de dónde está Marianno? Cuando salí no lo vi. Él tiene la Inocencia.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión casual en Kiel [Illya, Christian and... ¿Marianno?]

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 30, 2010 6:16 pm

Con un gesto despreocupado Christian esperó a que la otra alemana se perdiera de su vista.

-"Ha de ser por esto que los hombres las prefieren amablemente estúpidas. Son tan fáciles de engañar."

Entonces observó a la exorcista una vez que la molesta interrupción se había retirado, se acercó para sentarse junto a él al mismo tiempo en el que ya advertía una especie de llamada de atención, pero era divertido, como si la paciencia de Illya no tuviera límites humanos. ¡Por eso! Mentalmente chocó su puño con la palma abierta de su otra mano, una bombilla se encendió. La paciencia de Illya, tan infinita, tan cordial, era lo que los mantenía unidos. Había encontrado a una persona cuerda capaz de tolerarlo y viceversa.

Al sentir las dedos de la alemana apretando su mejilla tan solo manifestó un leve disgusto, cual niño regañado.

-Lo he descubierto. No me gustan los hospitales.

El comentario de la alemana cambió el semblante incómodo de Christian de repente a uno mucho más serio en cuestión de segundos, arqueó una ceja con lentitud y sin girar su cabeza volteó su mirada hacia ella ladeando levemente la cabeza en su dirección. ¿Cómo? A nadie le gustaban los hospitales, eran deprimentes y demasiado limpios para su gusto… aun así el comentario lo sintió forzado, alguien como su compañera no era el tipo de los que se quejaban.

-¿Tienes idea de dónde está Marianno? Cuando salí no lo vi. Él tiene la Inocencia.

En aquel momento la interrogante lo golpeó desprevenido, desvaneciendo así todo intento de profundizar las palabras anteriores de su compañera, abrió los ojos de golpe y correspondió su mirada con un gesto de leve sorpresa. Hasta ahora él hacía a Marianno esperando por ellos afuera de ambas carpas, el hecho de que Illya –quien acababa de pasar por ahí- no supiese donde estaba, le daba a entender que las especulaciones sobre su paradero no eran del todo acertadas.

-Siempre que las cosas parecen ir mejor es que algo se ha pasado por alto –musitó entre dientes-

Su atención se distrajo de nuevo entonces. La inocencia, la causante de tantos dolores de cabezas y una que otra nueva adquisición a su colección de cicatrices. Y en consecuencia, los doppelganger. Su boca se hacía agua con las ganas de sacar por fin todas sus conclusiones, ni riquezas ni lujos lograban apasionar a Christian Anders, los misterios si.

-¿No tiene curiosidad? –encogió sus piernas y las subió cruzadas a la camilla mientras se reclinaba hacia atrás apoyado por sus mano sobre el colchón. – Eso de los dobles…

Antes de siquiera poder completar su oración, el hombre se vio interrumpido por segunda vez en aquella carpa. Un montón de voces airadas comenzaron a inundar el lugar y estas se iban acercando cada vez más y más a la tienda donde ambos exorcistas se encontraban. Al cabo de pocos segundos el buscador entró en el recinto y regresó el pedazo de lona que servía como puerta a su lugar. Su mirada enmarcaba un gesto de preocupación, daba exhalaciones grandes y estaba bastante agitado. En cuanto pudo recorrió el lugar con su mirada hasta localizar al par.

-Illya-dono, detective, lo siento mucho, no pude detenerlos… -justo en eso una estampida de cinco o seis personas logró entrar en el lugar dejando a Marianno prácticamente rodando lejos de ahí con confusión pintado en su cara.

El tumulto de gente avanzó sin detenerse hacia donde estaba el detective, libretas en sus manos, lápices detrás de su oreja, uno con una cámara antigua mientras que el de lado sostenía un tripeé. Christian tragó saliva en cuanto la palabra se asomó por su subconsiente. Periodistas.

-Señor, señor, ¿Qué puede decirnos sobre las cosas que atacaron la ciudad?

-¿Ustedes se deshicieron de ellos? ¿A dónde se fueron?

-¿Porque aquí? ¿Qué es lo que ganaban, que estaban buscando?

La lluvia de preguntas no tenía las intenciones de parar y Christian estaba por salir corriendo de ahí si tan solo su cuerpo se lo permitiese. Más no fue el caso.

-¿Este tipo de preguntas no deberían de ser respondidas por la policía local? O estarán muy ocupados buscando al asesino inexistente… -suspiró de la nada, de repente sintió un peso innecesario sobre si y quería recostarse.- Unos monstruos decidieron atacar este pequeño rincón alemán, ¿"Por qué", pregutan? Por que así lo dijeron los probabilidades.

-¿Eso piensa? Porque algunos dicen que estaban castigándonos por pecadores.

-¡Pues que el Dios que has inventado te perdone! –exclamo en un tono teatral y luego se calmó- Pueden hacer caso a lo que les digo, decir que esto fue una mala experiencia y superarlo, darle antibióticos y curar a los heridos… o pueden rezar y dejarlos morir, vivir su vida con miedo. Cualquiera de las dos que más les plazca, a mi me vendrá dando igual, soy foráneo.

“La religión es el opio del pueblo”
“¿Será un error que los ignorantes sepan la verdad? ¿Podrán manejarla, profesor?”
“Claro que si, pequeño Christian. No creo que haya algo que el hombre no deba saber… solo hay algunas cosas estúpidas que la gente no debería intentar”

-Miren, todo fue causa de la casa de los espejos. Había una zona en la cual la mayoría de los visitantes nunca entraban, una en la cual solo los que podrían darse el lujo de perder su tiempo pasaban. –ancianos y niños- de ahí las muertes, de ahí las apariciones de supuestos dobles.

“De ahí que los akumas persiguieran y mataran a aquellos que habían entrado en contacto con la Inocencia, de ahí sus muertes. Los dobles tan solo eran manifestaciones de los fragmentos que se materializaban como un reflejo, no estaban vivos pero imitaban muy bien a sus semejantes… o al menos como podían. Pues los conocimientos y recuerdos no los tenían; mucho menos la personalidad. No son dobles opuestos –se tomó una pausa de entre su mar de pensamientos para mirar por unos segundos a la alemana- Solo diferentes.”

-Suena perfecto- terminó de anotar al fin uno de los periodistas- Si nos pudiesen conceder una foto sería perfecto, son nuestros héroes. –claramente habría relleno de palabras y amarillismo extra.

Para entonces se despejó el terreno y dio lugar al fotógrafo ya preparado, se escondió este bajo una tela negra para lograr enfocar, mientras con la otra mano sostenía el interruptor con la dinamita.

-Sonrían- flash. Sonó una leve explosión y un destello invadió el lugar por unos segundos, afortunadamente el exorcista había alcanzado a inclinarse y esconder su rostro detrás de la alemana.

No quería que su cara anduviera circulando por ahí, así cualquiera podría localizarlo, seguir sus pasos y reclamarle… eso no sería bueno.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión casual en Kiel [Illya, Christian and... ¿Marianno?]

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 31, 2010 9:52 pm

De nuevo sucedían cosas que se escapaban en algunos flancos, de la comprensión de Illya. ¿Eso que se había traído Marianno consigo igual a un anzuelo eran periodistas? Cuando lo notó tenso, tanto a él como a Christian, y tras escuchar el mar de preguntas disparadas hacia ambos por parte de esas personas que además tomaban nota, supo definitivamente de que no se había equivocado al pensar eso. Si, periodistas. Menos de los que ocasionaría la presencia de algún ente famoso en Alemania, pero más de lo normal si eran.

Ella no tardó en sentirse ligeramente abrumada por la actitud demoledora y angustiante de aquellas personas para con ellos, en busca de ansiosas respuestas con las cuales satisfacer sus dudas, tener el material indicado para conseguir la emoción directa en el diario de mañana. Casi retrocedió en la camilla metiendo las piernas encima de la misma, cuando Christian tomó de alguna manera las riendas en el asunto y empezó a hablar. Illya lo consideró como sus esfuerzos por sacarse a esa gente de encima (Sabía de ante mano que al detective no le gustaban, quizá por alguna clase de observación suya hacia él), aunque también, en su manera, sacar por dentro lo que llevaba pensado y analizado sobre la misión desde que la misma finalizó con un último punto bastante precipitado. Algo también comprensible, dada la inquieta y para nada callada mente del hombre ante cualquier misterio que veía resolver.

Illya también lo escuchó hablar, y comprobó a su manera lo que además, llevaba ella misma pensando de lo que había sucedido. Nada alejado de la realidad que planteaba Christian.

“De ahí que los akumas persiguieran y mataran a aquellos que habían entrado en contacto con la Inocencia, de ahí sus muertes. Los dobles tan solo eran manifestaciones de los fragmentos que se materializaban como un reflejo, no estaban vivos pero imitaban muy bien a sus semejantes… o al menos como podían. Pues los conocimientos y recuerdos no los tenían; mucho menos la personalidad. No son dobles opuestos —él la miró y ella le devolvió el gesto expectante, con una pequeña sonrisa comprensiva en los labios; ah sí. Lo sabía— Sólo diferentes.

Lo que la tomó por sorpresa fue la foto.

¡¿Eh?!, había exclamado apenas en sus pensamientos.No es algo que se vea pasar mucho en misiones normales de exorcistas, ¿verdad? Causaremos alboroto. Oh, no.

Plaff. La fugaz explosión que tomó la fotografía llenó de luz la estancia. Illya apenas había alcanzado a desviar la mirada y volver la cabeza hacia un lado, dejando visible para aquel retrato apenas su hermoso rostro de perfil, que a bien seguro llamaría la atención.

Mist.

Los periodistas continuaron durante un rato revoloteando por el lugar, atacando a Marianno tanto como a alguna enfermera casual. Una de las que llegó, atendió a Christian con respecto a la transfusión de sangre a pesar del barullo formado en la estancia, y en menos de un minuto pasado eso, todos los curiosos de la prensa fueron despachados por órdenes médicas.

Illya se quedó allí, ahora de pie observando al detective y su cuidadora en silencio. Nadie le exigió lo contrario.

En un momento estuvo pensando algo, con la vista fija en un punto neutro de la carpa. Se mordió el labio inferior ligeramente, mostrando unos blancos y delicados dientecitos, para después volver la mirada de nuevo a lo que había a su alrededor que significaba importancia.

Christian —llamó de pronto mirando al aludido con expresión curiosa— Me ha vencido la curiosidad… ¿Les hizo algo malo mi doble a ti y a Marianno? —preguntó, completamente ignorante de la aventura que habían tenido esos dos justamente por la que Illya ahora mencionaba.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión casual en Kiel [Illya, Christian and... ¿Marianno?]

Mensaje por Invitado el Jue Jun 03, 2010 1:49 am

Todo el asunto periodístico le causaba mareos al exorcista, pero el simple hecho de pensar en la alternativa de pone al descubierto a su compañera y causar problemas, hizo que la idea de conseguir la edición del día del periódico de hoy no sonara tan mal. Christian no sabía aun el como los exorcistas preferían mantenerse por lo bajo de las autoridades y no eran realmente conocidos, era inocente en un asunto que le parecía ahora simplemente un actitud renuente de la joven alemana.

Al llegar la enfermera a realizarle un sencillo y corto procedimiento de transfusión, este se quedó callado, esperando el momento en que la escena -donde los periodistas eran sacados uno por uno- transcurriera. Pasaron otros ruidosos minutos antes de que la carpa se volviera a vaciar, dejando como punto y aparte el nido de cucarachas que era hace un momento. Odiaba, odiaba, odiaba a los periodistas. La amable practicante le dejó en su lugar una simple y sencilla camiseta blanca para que cubriera su pecho y pudiese descansar, Anders se la puso en cuando tuvo la oportunidad.

-Me ha vencido la curiosidad… -aquellas palabras eran música para sus oídos- ¿Les hizo algo malo mi doble a ti y a Marianno? -esas no tanto.

Recordó entonces como hasta hacia algunas horas él bien había mencionado que las experiencias con la otra Illya no habían sido del todo gratas en su infortunado y bochornoso desenlace. "Ni una sola palabra" recordó haber dicho. Omitir palabras y parte de la historia no le haría mal a nadie. Con una mirada le indicó aquello al buscador que estaría rebozando de ganas por contarlo con lujo de detalle, y tal vez lo haría... pero no con Christian presente.

-No hay mucho que decir, era una mujer molesta hasta las pestañas- hizo un gesto de disgusto al recordar todo el dolor que le hizo sufrir en el brazo.- Parecía disfrutar el sufrimiento de los demás, ruidosa, no muy inteligente, caprichosa… -los recuerdos tan poco atrayentes se acumulaban en su mente, buscando por salir.

Con Marianno cerca para darle sus cosas, fue cuestión de apuntar a su mochila para que el buscador se la entregara. No pensaba preguntarle porque quería su equipaje, solo se lo daría para evitarse cualquier comentario sarcástico usado en su contra. Al hacerse de sus cosas abrió la pequeña mochila y sacó de ahí una cajetilla de cigarros que lucía un poco aplastada pero igual servía, encendió el cigarro con ayuda de un fósforo y devolvió ambos objetos a donde pertenecían. Era hora de fumar. Sus conocimientos en medicina le decían que no debía al estarse recuperando, pero su cuerpo se lo ordenaba. Con una fuerte insistencia.

Se recostó sobre la cama volteando hacia arriba, con los brazos apoyados bajo su cabeza mientras el cilindro de tabaco se agitaba hacia arriba y abajo. Su collar produjo un tintineo al caer sobre su pecho, de tal manera que el eco calmó de cierta manera el ambiente.

-No tendré el derecho de pedir por perdón… –suspiró con una tremenda pesadez, dejando salir una estela de humo desde su boca- Pero quiero que me perdonen, sé que no estuve del todo bien en la misión de hoy.- fue imprudente.

Eso era seguramente la cosa más difícil que había hecho Christian en lo que iba del año, ¡seguro estaba delirando! Tantos golpes y arrastres a lo largo de la ciudad, tanta pérdida de sangre y la disminución total de sus energías estaban sofocando su capacidad intelectual, sus pensamientos, todo.

-
"El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca."
-

En lo que duraba de su vida no recordaba haber convivido tanto tiempo con un par de extraños, de vidas inusuales que vivían situaciones emocionantes. Todo el asunto de ser un exorcista le estaba comenzando a agradar. Aun que claro que era más divertido quejarse.

Cerró sus ojos un momento, solo para descansarlo pues sueño no tenía, solo fatiga. Esperó en silencio evitando cualquier clase de mirada, placido y con su adicción. Una extraña manera para él de ser… ¿feliz? En su mente solo rondaban dos pensamientos: Uno: Llegar a la orden y Dos: Conseguir la edición de periódico matinal. Al fin al cabo aun era de madrugada, las prensas debería estar corriendo ahora mismo. Procesando una historia.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión casual en Kiel [Illya, Christian and... ¿Marianno?]

Mensaje por Invitado el Jue Jun 03, 2010 7:54 pm

¿Huh?

Las últimas palabras de Christian lograron que Illya parpadeara por unos momentos perpleja, mientras ladeaba la cabeza sin acabar de comprender lo que sucedía, hasta que el detective completó su oración. Entreabrió un poco los labios, dejando escapar un gemido de sorpresa que en realidad fue mudo, mientras el caramelo de sus ojos iban creciendo paulatinamente, igual a dos bombones. No supo qué sentía en ese momento, en el que, el ahora exorcista novato ofrecía disculpas igual a como si rompiese sus propios esquemas de estilo de vida. Disculpándose, ¿significaba eso un metro menos de distancia entre ellos?, ¿algo… algo que bien podría estar encaminándose hacia la camadería?

¿Qué cosas estás diciendo?

De un momento a otro, Illya se le echó en medio cuerpo al detective abrazándolo. Si bien no saltó, ni pareció ruda cuando estuvo abalanzándose para no crearle dolor en las heridas, quizá habría descolocado al pobre Christian que seguramente no se esperaba algo parecido. Ella sonreía tranquilamente mientras soltaba una risita y sus cabellos, sueltos como una copiosa cascada, sedosos y juguetones la acompañaban con cada movimiento. Ya está, había un lazo, siendo las meras palabras del joven como el sello de garantía en ello.

Mfff~ para haber sido tu primera misión has estado muy bien. Nosotros no nacemos siendo exorcistas, ¿sabes? —agregó con el mismo aire risueño y luego, para sorpresa de un Marianno que observaba la escena sonriendo tontamente, le posó un pequeño beso en la frente antes de separarse igual de ligera— Eso porque, la realidad es más dura de lo que queremos creer. Puede que tal vez a partir de aquí, o más adelante, no volvamos a vernos jamás —hubo una pequeña sombra que se cruzó en su mirada, ¿un recuerdo que en realidad no recordaba, pero estaba allí presente? ¿O es que sentía el peso de sus propias verídicas palabras? Aún así se permitió volver a sonreír, y con eso lo disipó todo— es por eso que quiero que así no me olvides.

Dos palmaditas en el hombro, más alentadoras, y se permitió avanzar hasta el final de la carpa. Illya separó uno de los pliegues de aquello que sustituía a la puerta de entrada, en tal rudimentario ambulatorio improvisado. Con el sol iluminándole la faz, regresó la mirada hacia Marianno y Christian, animada, encantadora. El saber que aún había luz, que, aunque por un instante las sombras se asomaran, siempre estaría presente un ínfimo rayo de esperanza, había barrido con todos aquellos espectros en su cabeza quienes buscaron atormentarla desde que su propia mente los invocó sin darse cuenta.

Bien, les dejaré un rato descansar si eso es lo que desean, pero luego de eso debemos marcharnos. Ya hemos levantado mucho escándalo aquí, ¿no les parece?

Miró por un rato lo que había afuera, las luces del mañana que bañaban benignamente todo lo que estaba a su paso, desterrando lo que a ellas no les pertenecía, y luego se volvió, acompañándolos a ambos, tanto exorcista como buscador, en su recuperación hasta que los ánimos arreciaran.

Cuando eso pasó, inevitablemente tuvieron que marchar. Dejando atrás otra ciudad que les recordaría seguramente, aunque con el paso del tiempo acabasen convertidos en mera tinta y papel, como todo lo que se registraba. Como todo lo que arrastraba el viento consigo.

[Cambio de escena]

Off: ¡Yay! Fue genial haber roleado contigo en esta misión Von x3. Si deseas marchamos hasta la Orden Oscura a darle la lata a Komui, que presiento de ser posible, será interesante xDU
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión casual en Kiel [Illya, Christian and... ¿Marianno?]

Mensaje por Invitado el Jue Jun 03, 2010 10:45 pm

La completa oscuridad componía la visión de Christian en unos instantes donde su mente pudo reposar después de una satisfactoria sesión de revelaciones, y tanto del caso como de un acto que seguramente no se volvería a repetir, no sin una señal de apocalipsis: ‘Él pidiendo disculpas’ Estaba formulando una forma de retractarse, de intervenir con un comentario astuto, incluso alegar que había sido una mala broma, pero entonces sintió una presión en su pecho.

-¿Qué cosas estás diciendo?- al escucharla, el danés estuvo por abrir su ojo y voltear a verle pero fue tarde.

-Uff - emitió un leve sonido, como a quien le sacan el aire. Al instante sujetó su cigarrillo para que este no callera sobre la joven que tan cálidamente lo abrazaba y lo mantuvo lejos de ellos dos, cayendo sus cenizas sobre el suelo junto a ellos.

La sensación que tuvo fue un poco extraña. Estaba más que dispuesto a manejar cualquier tipo de situación en su trabajo, y se las ingeniaría con cualquier misión que le pusieran. Lástima que era aquella la situación que no sabía cómo manejar, ni experiencias ni razón. ¿Qué vas a hacer, que vas a hacer? Una sensación ligera de escalofríos le recorrió la espalda, y además de quedare ahí tieso sin moverse, simplemente le dirigió una mirada un tanto gélida. ¿Quién diría que se estremecía?

“Paren el mundo, me quiero bajar”

-Mfff~ para haber sido tu primera misión has estado muy bien. Nosotros no nacemos siendo exorcistas, ¿sabes?

Eso solo subiría su ego.

Y luego algo todavía menos esperado. Un beso en la frente que coronaba toda la situación, como una cereza en aquel desastroso pastel. Sus labios finos se pasaron sobre su frente y Christian se sintió como cuando su mamá le felicitaba por su buen trabajo… hacia mucho que no tenía ese tipo de memorias. Era algo que solo las personas como Illya podrían sacar a relucir, que suerte haberla conocido a ella y no a alguien más en su primera misión como exorcista.

-Eso porque, la realidad es más dura de lo que queremos creer. Puede que tal vez a partir de aquí, o más adelante, no volvamos a vernos jamás, es por eso que quiero que así no me olvides.

-No lo haré, ni aun que quisiera –musitó para sí mismo mientras cerraba los ojos por unos instantes, suficientes para tomar una nueva bocanada de aire. Mujeres. En coordinación, Illya se levantaba alejándose hacia la salida de la carpa.

Un resplandor iluminó por completo el lugar y el danés tuvo que entrecerrar sus ojos para no ser centelleado por aquella luz tan repentina, era la luz de la mañana de un sol que ahora había salido por completo. Traía unos ánimos que el castaño hacia tiempo dio por perdidos… hasta ahora.

Con el cigarrillo puesto en su respectivo lugar dentro de su boca, se apoyó sobre el colchón de la cama y con algo de esfuerzo comenzó a levantarse de nuevo, acción que se vio socorrida por un Marianno preocupado y como siempre, servicial. Sin siquiera ser solicitado acudió en su ayuda y tomó de nuevos su equipajes, entendiéndose como los tres de ellos estaban listos para partir, partir de aquella ciudad que tanto había aportado a una relación que se veía como perdida desde el inicio.

Al salir de la carpa con un paso lento se encontró con las actividades de la ciudad reanudándose, poco a poco las patrullas y algunos médicos se retiraban, hora del papeleo intensivo. Hora de irse de ahí. Continuó avanzando y le arrebató el periódico a uno de los oficiales regordetes, pareciendo acabar de comprarlo pues le sorprendió completamente sorpresiva la idea de ser robado por un lisiado de otro país.

-¡Joven! Ese es mí… -y se lo regresaron, solo faltando la primera plana.

-Es un souvenir desde Kiel, viva turismo –le dijo al hombre mientras regresaba a donde le esperaban dos de las nuevas adiciones a su lista de gente por recordar. Como lo había imaginado, aquella foto tan peculiar en primera página, “Héroes de la Ciudad” en la primera plana. No pensaba siquiera en leerlo, pero si que sería algo que preservaría en aquella caja de madera.

El tren estaría por salir en poco tiempo y el camino a la Orden prometía muchas más y nuevas expectativas para la nueva adición danesa. Emoción, misterio. Christian estaba siendo positivo sobre todo esto, no veía ni la más remota posibilidad de que uno de sus días como exorcista podría ser aburrido, es más, no quería pensarlo. Ahora solo se trataba de hacer su trabajo y no salir aburrido en el intento.

[Cambio de Escena]

~Fue un placer rolear contigo Eli! Que suerte haber tenido dos misiones contigo, espero nos encontremos de nuevo por ahí, gracias por la diversión. +1
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión casual en Kiel [Illya, Christian and... ¿Marianno?]

Mensaje por Invitado el Mar Jun 15, 2010 8:01 pm

Revisión fugaz~

Quinta Arroba escribió:

Illya: 15 puntos.

Christian: 15 puntos.

¿Qué decir sobre esta gran misión - en todos los sentidos e eU - ? Desarrollo que roza la perfección,interpretaciones geniales - creo que me he enamorado de cierto detective misántropo x3 - ,realismo bien cuidado y respeto a las normas.

¿Qué puedo echar en falta además de unas 500 líneas menos a revisar? ...Así es,gallinas malvadas que tratan de dominar el mundo .w. o en su defecto alguna bizarrada nacida del consumo de alcohol y jeranios comparable a esa.Pero bueh,que se le va a hacer~

Candado.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión casual en Kiel [Illya, Christian and... ¿Marianno?]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.