Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Dic 03, 2016 9:02 pm por Kala

» Project Fear.less [Afiliación Élite]
Vie Dic 02, 2016 5:11 pm por Komurin

» Uso de Dados
Mar Nov 29, 2016 12:15 am por Komurin

» Atrapados en la tormenta
Jue Nov 24, 2016 3:04 pm por Kala

» Juego (Rol) || ¿Qué le harías al personaje de arriba?
Mar Nov 22, 2016 2:28 pm por Archie Chrono

» New World Shinobi [Afiliación Élite]
Vie Nov 18, 2016 8:24 pm por Proxy

» AOZORA KŌKŌ [ AFILIACIÓN ÉLITE ]
Vie Nov 18, 2016 8:16 pm por Proxy

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Seven Capital Sins - Élite // Cambio de botón
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Terminando la carrera sin suicidarme
Miér Nov 16, 2016 5:25 am por MadalyneFriar

» Juego || ¿Qué estás escuchando?
Jue Nov 10, 2016 2:02 am por Erina Schliemann

» La Ciudad Sin Nadie [MN]
Miér Nov 09, 2016 3:47 am por Constantine Gelassen

» Juego || Comenta tu estado de ánimo con una imagen o gif
Dom Nov 06, 2016 1:47 pm por Erina Schliemann

» Salvando la beca, parte 2
Dom Nov 06, 2016 1:28 pm por Erina Schliemann

» Seven Capital Sins - Élite
Sáb Nov 05, 2016 1:35 pm por Invitado

» Fate/Ultima Frontline ─ Afiliación Elite
Sáb Nov 05, 2016 1:14 am por Invitado

» Resumen de Halloween
Vie Nov 04, 2016 1:43 am por Proxy

» Actividad Halloween 2016
Miér Nov 02, 2016 12:40 am por Proxy

» Censo de Octubre
Miér Nov 02, 2016 12:33 am por Proxy

» Holi!
Lun Oct 31, 2016 3:33 pm por Proxy

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas 39/40
Directorio

Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Alice el Jue Feb 04, 2010 9:02 pm

Alice seguía comiendo mientras los demás hablaban sobre aquella gran fiesta, miraba a cada persona mientras hablaban. Al parecer Marylin tenía todos los deseos puestos en ir a esa fiesta, a Alice simplemente le parecía curioso ir disfrazada de algo a una fiesta, sería algo nuevo para ella. Allen buscaba respuesta ante aquello, ella solo pudo encogerse de hombros ya que no sabía que hacer tampoco, por ella iría encantada, hasta pensó en aceptar la invitación del jovencito de dudoso sexo, aunque de cierta forma le parecía raro. Se quedo observando al joven llamado Michael, sus facciones eran muy femeninas, se pregunto mentalmente si ese chico no era uno de esos.

No estaba muy segura de lo que pasaba pero de repente el joven les pasaba un disfraz, al parecer su ama de llaves, niñera para Alice, le había traído unos trajes a cada uno ¿Cómo? No lo sabía, simplemente eran bien vigilados y eso quería decir que aquel chico no era cualquier persona. Eso dejo pensando un poco a Alice y miro escudriñando los movimientos del chico. Al principio pensó que era un chico más del montón, pero si tenía una “niñera” debía ser de alta clase.

Sus hipótesis y pensamientos quedaron en blanco cuando vio el traje para Allen, literalmente casi se atora con la comida que tenía en la boca, así que ágilmente tomo un poco de agua para pasar la comida. Se tapo la mano con la boca rápidamente, para disimular su risa ante el solo pensamiento de ver vestido a Allen como princesa. Aunque se notaba que se reía ya que sus movimientos la delataban.

Enseguida el chico les paso sus trajes respectivos, Alice se quedo observando un rato el traje que tenía en mano. En verdad no esperaba ir a una fiesta en medio de una misión. Su vestido era de un violeta pálido, parecía ser de un estilo simple, del estilo de hombros y cuello descubiertos, con ciertas cintas adornando al azar la parte superior, algunas hechas jirones y cayendo delicadamente por su espalda, hasta terminar a la mitad de ella. Poseía mangas largas, que anchaban al llegar al final, con un corte en triangular, dejando ver la fina seda que tenía abajo, la cual parecía haber sufrido algunos ataque de rasguños. Ni hablar de la parte de abajo, el vestido cubría lo justo y lo necesario, en realidad no era muy largo, agregando además que tenía un corte a un costado, si se lo pusiera dejaría ver casi toda su pierna.

- No creo… que pueda…- palabras que fueron interrumpidas por Marylin.

- ¡Quedara encantadora con aquello!- completo la mujer, interrumpiendo su oración, en Alice no quería ponerse ese traje tan, demasiado provocativo. Le iba a decir que no pero ella volvió hablar, dejando a Alice con la palabra en la boca.

- Claro nos presentaremos.- les decía Marylin al joven Michael.- El es el joven Allen, y ella la señorita Alice, yo soy Marylin, es un gusto conocer a una persona interesada en ir a la fiesta.- comento alegremente ella. En eso Near volvía con su disfraz puesto y Marylin ignoro al joven pelirrojo, ya que pesco a Alice de un brazo junto con su disfraz, serían las siguientes en vestirse.

- Es-espera…- comento Alice, pero ya era muy tarde, la señorita Marylin parecía estar dispuesta a vestir a la pequeña Alice con ese disfraz que le habían traído. Casi su rostro pedía a gritos ¡auxilio, no quiero ponerme ese traje! Pero no creía que sus compañeros le ayudarían, o le harían frente a una mujer como Marylin, claro ellos eran unos caballeros. La figura de ambas mujeres desapareció por un momento.

- No creo que me quede…- comento Alice a la mujer, mientras estaban cambiándose en las habitaciones de mujeres.

- Tonterías, el traje te quedara perfecto.- soltó ella- Así que quítate ese traje oscuro que llevas, las chicas no pueden llevar colores tan penosos.- comento ella.- Además el Joven Allen estará feliz.

- ¿Qué tiene que ver Allen en esto?- pregunto pestañeando varias veces, sin comprender a donde llevaba aquel comentario.

- Nada…- mintió descaradamente.- Bueno ¿Ya estas lista?- Habrán pasado unos segundos, minutos, tal vez algunas horas. Lo importante es que cuando salieron Marylin ya estaba con su disfraz de dama medieval, puesto y haciendo lucir perfectamente su figura. Enseguida tironeo de alguien, y Alice salió con su traje de “damisela en apuros” puesto, parecía nerviosa.

En verdad el vestido era corto, ni hablar del pequeño corte que tenía a un costado, pero las cintas le daban un toque encantador y dulce, aun sin dejar de lado lo provocativo que era su vestido.- ¿No le parece encantadora?- pregunto ella a los tres chicos, pero esa pregunta iba dirigida especialmente al chico de cabellos blancos.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2196

Localización : Sanhora Kingdom

Admin

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 05, 2010 11:50 am

¡¿Qué-qué es esto?!— el muchacho se levantó de golpe de su asiento con los ojos desorbitados, olvidando para siempre la comida que antes se encontraba degustando.

El primer impulso de Allen al mirar el disfraz que le tocaba, fue el de echarlo bruscamente hacia las brasas, pero se contuvo. Parecía hecho de tela fina y cara, así que se lo pensó dos veces y decidió, por lo menos, apartarlo de la vista, puesto que en verdad le indignaba tan solo mirarlo y considerarlo como su disfraz. Todavía con la sorpresa en el rostro, tanto como una decepción bastante clara, dejó el vestidito sobre el espaldar de una de las sillas mientras negaba con la cabeza llanamente.

Espero a calmarse para argüir algo en su defensa... y masculinidad.

No voy a ponerme algo como eso, lo siento —se negó educadamente, mientras esbozaba una sonrisa orientada más que todo a la diplomacia, puesto que en ese momento tan vergonzoso no le daban ganas de relucir una honesta— Supongo que buscaré otro disfraz qué colocarme, o sencillamente iré así.

Las palabras las estaba dirigiendo a Michael, antes de que este partiera, y luego de que él mismo le hubiese dado su irónico pésame. Near se había marchado muy entusiasmado a calzarse su traje, y cuando salió vestido, Allen y Marylin le echaron una repasada, el primero con curiosidad, y la segunda con detenimiento y crítica. De verdad, el juego de colores hacía bastante bien con su cabello rojo. Daba el aspecto exacto que necesitaba para el ambiente. Aquella supuesta “nana” parecía ser bastante ágil en los asuntos de la moda.

Ante la mención de quién pasaría entonces, Allen dio un pequeño respingo y luego volvió a sonreír de la misma manera que antes. Con paciencia…

No me pondré ese disfraz. Me parece que es inadecuado para mí —respondió con resolución, encogiéndose de hombros—si es estrictamente necesario uno, pues ya me las apañaré.

Por otro lado, el disfraz de Alice… él no sabía muy bien de modelos, ni nada parecido, pero sí sentía bastante la necesidad y curiosidad por saber cómo le quedaría. El traje de exorcista la cubría prácticamente tanto como a él mismo, parecidos a monjes enclaustrados. Quizá un traje más social, aunque fuese un disfraz fiestero, le permitiría observar mejor a su amad… ejem, amiga desde una perspectiva más fresca. Allen se quedó mirando el trozo de tela fina que tenía la pelinegra entre sus manos, tratando de adivinar el modelo, y si le quedaría tan divinamente como él pensaba a ella.

Fue en ese momento que Marylin se le acercó a la muchacha, y prácticamente la raptó hasta el baño que ahora era un “probador improvisado”. Él aguardó pacientemente, esperando el tiempo necesario (minutos, horas, ¿quizá solo segundos?), perdido en las musarañas y discretas fantasías en donde los protagonistas eran él y Alice. Al darse cuenta de lo romántico que se había vuelto, solía sacudir la cabeza, avergonzado y en silencio, mientras ocultaba su rostro, enrojecido por la vergüenza pasional.

Sin embargo, cuando ambas salieron luciendo sus nuevos trajes, sencillamente no pudo contenerse tanto como había intentado desde que las nuevas emociones empezaron a hacer mella dentro de sí. Aquel traje le quedaba tan espléndido, hermoso y justo, que el muchacho se tardó bastante tiempo en asimilar la imagen que tenía frente a sí. No era Alice la exorcista de fuerza increíble, ni tampoco la Alice de voces limpias y letales. No. Sencillamente era una maravillosa muchacha cercana a su edad que lucía un maravilloso traje, con una maravillosa figura, para una maravillosa fiesta. Allen volvió a sonrojarse hasta que las orejas se le pusieron calientes, cuando se sorprendió deslizando la mirada hasta las partes del disfraz donde empezaba la zona “atrevida”, aunque esta fuese reducida con detalles sutiles para disimular perfectamente lo erótico y sustituirlo por algo más bien artístico.

¿No le parece encantadora?

En ese momento la voz de Marylin parecía coincidir al unísono con la de su conciencia (¿Solamente encantadora? también magnífica, hermosa, pletórica, bella, alucinante, sensual...). Se vio a sí mismo, atrapado aún por la luz cegadora de lo que es más sagrado y puro, asintiendo rotundamente sin despegar la vista de Alice, todavía admirándola, ¿parecía él bastante atrevido y maleducado al honrarla con la mirada? Significaba ese asunto algo bastante carente de importancia, en aquel momento.

Te ves hermosa… espléndida —musitó mientras sus ojos se encontraban con los de ella. En los suyos, parecía haber algo vivo dentro, como si se hubiese encendido un enorme fuego que se asomaba en el brillo de sus plateadas pupilas semejante a una lengüeta voraz y ardiente.

Marylin se acercó hasta Alice y le dio un suave codazo de camadería.

¿Ves? Les has dejado deslumbrados —odiaba tener que hablar en plural, cuando en realidad quería referirse solamente a Allen, pero tampoco deseaba levantar sospechas. La joven dama se acercó después al peliblanco y lo tomó de un brazo, reclamando su atención— Ahora tú vendrás conmigo. Sé perfectamente qué traje te vendría como anillo al dedo para esta ocasión —Marylin le guiñó un ojo con complicidad y empezó a jalarlo fuera del restaurante. —Ustedes vayan adelantándose, que nosotros estaremos allí un poco más tarde.

Allen, expulsado con violencia de su mundo mágico, sacudió la cabeza por enésima vez y miró a su “socia” con algo de sorpresa y duda, casi semejante al terror.

¿A-a qué se refirió con eso?

¿Cómo que a qué? —Marylin ni lo miró al responderle, y mucho menos se detuvo— necesitas un disfraz, y no uno exactamente soso, sino todo lo contrario. Tienes que deslumbrar a la señorita Alice, tanto como ella a ti, ¿entiendes? —Inmediatamente se llevó una mano a la barbilla, como si algo ingenioso se le hubiese ocurrido de golpe— También te daré algunos consejos para que puedas conquistarla poco a poco en la celebración—murmuró para sí misma.

¿Perdón?, ¿qué es lo que ha dicho?

¡Nada! Que tengo cosas importantes de qué hablarte antes de llegar a la fiesta, pero eso después de vestirte. Todo a su tiempo, querido Allen.

El muchacho alzó las cejas evidentemente atónito. Era idea suya, ¿o Marylin empezaba a tomarle más confianza que antes? Nuevamente no pudo contestarse ni siquiera con un “quizá”, puesto que tan improvisto como todo lo demás, era llevado con más premura y velocidad hacia zonas de París que nunca antes había osado pisar.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 08, 2010 4:28 pm

[off x tardar.... flojera y falta de chocolate, digo... inspiración eweU(esta vez no habrá parte de Steph que quiero otra escenita Marylin vs mmm la otra(no me acuerdo del nombre) además como siga así se va a dedicar a comer pasteles òó y su figura no puede cambiar XD]

Alice, o más bien Michael, se fue a buscar el dichoso coche que los llevaría a la fiesta. Gracias a Steph, tenía a su completa disposición uno de los lujosos, y costosos, coche del señorito Marcus. Marcus no le caía demasiado bien a Alice, por un simple motivo, iba tras el corazón de su querida Steph, y eso, no lo podía permitir bajo ningún concepto. Ya en Londres tuvo que espantar a aquel pelirrojo tan asquerosamente amable. La única diferencia era, que Near era un juguete, y Marcus su mejor amigo. Eso crispaba los nervios de la pequeña Alice, que estaba entre pegarle un tiro o tirarlo al río atado a una gran piedra. Pero no podía dudar que tenía buen gusto...

El coche era bastante más grande de los que solía utilizar Steph. Era un coche blanco, con los brocados en dorado, y lo que era el techo, adornado con unas ramificaciones en forma de parra que bajaban hasta las ruedas, dando un aspecto mucho más impresionante de lo que a primera vista podría dar. Y ya, para finalizar el esplendor de aquel coche, el cochero era un impresionante moreno de tez algo morena y unos impresionantes ojos verdes, el cual era observado por miles de ojos femeninos dispuestos a devorarle a la menor oportunidad. Aunque... por la mirada que le dedicó a Alice siendo chico, dedució que a ese joven le iban más los hombres que las mujeres. O eso, o es que sabía que la pequeña Alice era una mujer.

-Dígame... jovencito, ¿es usted el señorito Michael al que tengo que recoger?- Dijo aquel joven tan apuesto con una voz irremediablemente seductora. Una sonrisa se enmarcó en el rostro del joven, mientras que con un ligero movimiento de su pelo, que le llegaba casi hasta los hombros, dejaba entrever aquellos ojos tan verdes.- Vaya, para ser un chico es usted muy apuesto~

A Alice fue sacudida por un escalofrío. Ese joven trabajaba, entre otros muchos, para el señor Marcus, y para no variar, Steph había elegido al más guapo, seductor... y pervertido de toda la plantilla del señorito Marcus. Alice, completamente roja, se acomodó la gorra y le miró con los grandes ojos azules que le caracterizaba.

Independientemente de aquella situación, las mujeres de veinte metros a la redonda se había aglomerado en un punto en el que todas podían observar a aquel joven del coche, y para más vicio para las señoras y señoritas de aquel grupo, el joven iba vestido de blanco, provocando que su tez ligeramente morena, impactase a la vista.

-Si, soy el señorito Michael, y si no le molesta, me gustaría que esperase unos minutos por favor. Mis acompañantes se están cambiando, cosa que haré ahora mismo.- Dijo Alice más serena.- Y si no le importa, soy más mayor que usted, así que no me llame jovencito~- Dijo Alice con una voz más femenina.

El joven, que ya sabía la verdadera apariencia de Michael, sonrió satisfecho ante la reacción molesta de su ahora jefa. Qitándose el sombrero con sumo cuidado, el joven pasó su mano por su pelo color carbón, y suspirando por el calor de aquella noche. Y si a Alice le hubiesen gustado los hombres, habría caído en brazos de aquel joven sin dudarlo... pero no era el caso.

-De acuerdo, jovencito~ Le esperaré complaciente. Y si gusta saberlo, me llamo Alexandre.- Dijo el joven haciendo un deje de reverencia.

Alice se marchó de allí airosa y algo enfadada. El descaro de aquel joven la había alterado un poco y tendría que tranquilizarse. Su sexto sentido sabía que aquellos exorcistas sospechaban de ella, sobre todo la exorcista, que la miraba con desconfianza.

Una vez allí no pudo evitar reírse ante la situación: Near encantado con su disfraz, aunque algo incómodo con los guantes; Alice abducida por Marylin y Allen a punto de darle una apoplejía al ver su disfraz.

-Bueno, yo me voy a cambiar en la sala de al lado, el coche está a nuestra espera, y mientras aquellas dos se cambian me da tiempo a mi. Disculpen.- Dijo Alice con una voz masculina idéntica a la de las otras veces.

Alice fue corriendo hacia otra de las habitaciones, donde se dispuso a desvestirse. Notó molesta su espalda, la venda que habían utilizado para oprimirle los pechos le estaba haciendo daño en la parte de de abajo de la espalda, con lo que complicó la tarea de ponerse el disfraz ligeramente. El disfraz constaba de tres partes: lo principal, un traje de arlequín de cuerpo entero de colores suaves, casi infantiles, blanco, dorado y un ligero toque plateado(como no a combinación con el coche); una sombrero de arlequín de tres picos acabados por tres cascabeles, todo ello a conjunto con el traje, y dos zapatos picudos, que al igual que el traje y el sombrero, iba a conjunto.

Con la peluca, la imagen supuestamente masculina, y el traje, parecía más un niño que un joven de su edad. Resignada salió de la sala y se acercó de nuevo al grupo.

Alice tuvo que evitar hacer un ¨o¨ con la boca al ver el cuerpo de la exorcista. Su anterior traje tapaba muchas cosas de lo que ese vestido dejaba entrever. Y a Allen se le notaba más el asombro que a cualquiera de los presentes. Solo le faltaba babear...

-Esta preciosa milady~- Dijo Alice asombrada ante la belleza de la exorcista.- Y ¿por qué no le gusta el disfraz señorito Allen? Mi ama de llaves me lleva poniendo esos disfraces casi toda mi vida, así que no se sorprendan por mi apariencia...- Dijo Alice con una fingida tristeza.- Bueno, si es así, les esperaremos a las puertas del coche, que está en aquella dirección.- Esto último lo dijo casi gritando, ya que Marylin se había llevado al joven arrastrado.

Alice señaló a los dos exorcistas el lugar en el que el coche se situaba. Allí se encontraba Alexandre, apoyado en el coche y fumando un pitillo. El maldito condenado era un seductor nato.

-Vaya, vaya, mi joven señorito, parece que le falta el maquillaje...Será mejor que le ayude.- Dijo el cochero acercándose peligrosamente a Alice, cogiéndolo por la cintura y alzándole para tocar sus mejillas.- Vaya, parece que viene con compañía, disculpen mi descortesía.- Dijo mientras les hacía un gesto a los exorcistas.- Será mejor que te ayude a maquillarte...

Alice se puso tan colorada que podría jurar que en ese momento se podría freír algo en su cara.

-Mmmm, os presento al que va a ser nuestro cochero para la fiesta. Si quereis cargároslo, no me importa en absoluto.- Dijo Alice intentando zafarse de aquel joven.- Tsk, ¿por qué siempre eres así?

-Por que es divertido enfadarle señorito. Ahora, pórtese bien y déjeme acabarle el disfraz.- Dijo sacando unas ceras de colores. Esto, sin duda, había sido obra de Steph.

Y Alice, sin poder remediarlo, se dejó maquillar por el joven.

-¿Su compañero tardará mucho?Ya es algo tarde, y no vean el genio que tiene la coordinadora y amiga del señorito Marcus.

[off: el cochero no es un akuma XD....]
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 14, 2010 6:22 pm

Vaya si que salido la parte Linda de Alice, con sus vestido y con su cinta que le parecía ser alguien muy dulce, aun teniendo ese vestido corto. –Vaya, Alice; te vez muy bien- comencé a comentar mientras me paraba de mi asiento -¿no es verdad Allen y Michael?- y me había dado cuenta que este ultimo no estaba -¿Dónde esta Michel?- un poco desorientado.

Al parecer no había escuchado al chico afeminado que se iba a traernos un coche para la fiesta así que mire a los dos –Miren la hora que es- dije mirando la oscura noche –Sera mejor que nos vayamos a dicho evento ¿no lo creen?- saliendo del restaurante vi claramente que el carro se acercaba a nosotros, un lujoso carro blanco con detalles en los bordes de la zona de pasajero estaba cubierto de un metal brillante característico del oro y un señor con un gorro a copas estaba para llevarnos al Hotel.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Alice el Mar Feb 16, 2010 9:31 pm

La frase “no puedo creer que vayamos a esa fiesta” pasaba por delante de la exorcista de tipo parasito. Luego de haber mostrado su disfraz (el cual no quería ponérselo, por lo atrevido que era) recibió los halagos de sus compañeros. Ella no sabía de modas, pero si decía que se veía bien, debía ser cierto. Aun así el vestido le incomodaba, sentía la mirada de muchos, especialmente cuando salieron al exterior.

Es que estaban disfrazados para una fiesta, era obvio que sobresalían entre la gente, por unos instantes Alice pensó que sería gratificante salir de su atuendo de exorcista, pero no con un disfraz tan atrevido como el que llevaba puesto. Eso no era normal, ya que seguía sobresaliendo a pesar de todo, maldijo internamente la fiesta que llevaban a cabo en ese lugar y de paso a la “niñera” de ese tal Michael por haberles conseguido esos trajes.

Allen se había ido con Marylin para conseguir un disfraz más acorde para él, ya que el era chico no una chica, como al parecer suponía la ama de llaves de Michael. Aunque hubiese sido gracioso verlo vestido así, por ahora sentía mucha curiosidad sobre que tema lo disfrazaría Marylin, aquella chica que habían conocido hace poco y que ahora formaba parte de su grupo.

Al llegar afuera no pudo evitar mirar curiosa la escena entre Michael y el cochero, parecían “íntimos” amigos o hasta mas que eso, era una escena bastante fuera de lo cotidiano, ya que Michael era hombre.

-Mmmm, os presento al que va a ser nuestro cochero para la fiesta. Si quereis cargároslo, no me importa en absoluto.-

- Un gusto en conocerlo.- Comento Alice cordialmente cuando el joven Michael hizo lo que podría decirse la presentación entre el cochero y ellos, para luego comenzar a ser maquillado.

-¿Su compañero tardará mucho?Ya es algo tarde, y no vean el genio que tiene la coordinadora y amiga del señorito Marcus.

- En realidad creo que podríamos ir adelantándonos.- respondió la chica del lugar al comentario de Michael.- No te preocupes, Allen esta con Marylin y ella es la mas interesada en ir a esa fiesta, arrastrara a Allen tal como lo arrastro para conseguir a su disfraz.- Sin mencionar que ella también había sido arrastrada para colocarse el suyo propio.- Además ella es de aquí , debe conocer muy bien la ciudad.



Luego de que Michael hubo estado listo y maquillado, se pusieron en marcha. Como dijo Alice no esperaron a Allen, de seguro hasta él había llegado primero que ellos, es que Marylin parecía la mas entusiasmada por ir del grupo. Alice se sentó a un lado de la ventana para observar por afuera, mientras el carruaje se ponía en marcha, podía decirlo claramente en su cabeza: “Es la misión mas extrañara hasta ahora” No iba a negarlo, después de todo en ninguna misión había ido alguna vez a una fiesta y hace mucho que no iba a una, agregando además al extraño Michael con apariencia de niña.

Afuera parecía que todos estaban felices, habían otras personas disfrazadas al parecer iban a la fiesta ya que muchas de ellas bueno iban disfrazadas y esperaban un coche para partir, otros iban subiendo. La fiesta al parecer era muy popular, de seguro la mitad de París estaba invitada.

Llegaron en cuestión de minutos, el lugar era grande y muy bien decorado, las escaleras de la entrada llevaban una fina y elegante alfombra roja, además de unos decorados de flores que le daban un toque elegante al lugar, entre cintas anchas que combinaban perfectamente con el colorido pastel que tenían las plantas.- Woow, Se ve muy bonito.- mientras ellos estaban en la entrada, había gente que comenzaban entrar, la mayoría en parejas.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2196

Localización : Sanhora Kingdom

Admin

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 17, 2010 11:38 pm

Marylin-san, de verdad no es necesario que se moleste…

Musitaba por enésima (¿o trigésima?) vez el albino, mientras miraba cómo la elegante mujer se abatía contra su gran e inmenso armario, rebuscando sus prendas en busca de la deseada. Allen no se explicaba cómo entre tanta ropa de mujer ella podía conseguirle algo acorde a él y su masculinidad recientemente herida. Pero era así. La francesa no descansaba en su exhaustiva búsqueda, tratando de encontrar la “prenda perfecta” que le faltaba al disfraz que ya le había dispuesto a Allen, lo cual haría que se viese definitivamente maravilloso.

¡No me desconcentre, joven Allen! —exclamó con vehemencia y el exorcista dio un respingo por su energía, luego habló para sí misma, volviendo a ignorar a su huésped— Estoy segura de que lo dejé por aquí, en este sitio…

Él suspiró, mientras agitaba sus piernas de adelante hacia atrás, sentado en la alta, grande y ostentosa cama de la señorita D’Val. En realidad, venía sintiéndose un poco tonto y chico entre tanto glamour y clase junta. La mansión de la familia de Marylin era todo menos pobre. Cada pared de su casa, cada piso, cada trozo del techo, estaba hecho del mejor material que podría existir para ese tipo de construcciones. “De clase” como se había referido la señorita cuando estuvieron caminando en dirección a su habitación. Allen no podía evitar que la boca se le entreabriera inconscientemente por la sorpresa cada vez que evocaba el recuerdo de la sala, repleta de adornos y decoraciones realmente hermosas y costosas. Una fugaz idea le pasó por la cabeza: ¿habría olido alguna vez su maestro esa mansión en una de sus incontables pasantías por la capital parisina? Le parecía imposible que tanto lujo hubiese sido rechazado por el pelirrojo desgraciado, que en realidad, siempre buscaba lo mejor.


¡Aquí está!, ¡Lo he conseguido! —exclamó una triunfal Marylin repentinamente, sacando a Allen de sus pensamientos.

Ella se dio media vuelta y encaró al peliblanco, mirándole indiscretamente de arriba hacia abajo (y Allen no pudo evitar sonrojarse al verse enajenado de tal forma). Parecía estar calculando algo, muy concentrada por cierto, puesto que sin darse cuenta asentía a cuestiones planteadas solo dentro de su cabeza, así como llevaba su fina mano hasta el mentón. Segundos después, chasqueó los dedos y se acercó hasta él con un muñón de tela oscura y sedosa arrebujada en sus manos.

El disfraz perfecto… —murmuró sin quitar los ojos del muchachito. Tan abrupto como todo lo que había estado haciendo, tiró del exorcista, atrayéndolo, y luego prácticamente lo lanzó hacia su baño, que también hacía las veces de vestidor, con todo lo necesario para la ocasión.— dentro está todo lo que necesitas, así que póntelo sin chistar, que se está haciendo tarde. Cuando salgas, te daré los retoques especiales —anunció con una vocecita cantarina que nada bueno le transmitió al albino.

E-está bien —contestó él mientras miraba su entorno igual como lo haría un cazador perdido en las inmensidades de alguna selva indómita.

Quedó durante varios segundos, suspendido en la atmósfera prácticamente, mientras sus ojos estaban fijos en las finas vestiduras que yacían dobladas sobre una superficie lisa de mármol modelo griego (tan lujoso todo, que los D’Val se podían dar el gusto de malgastar el espacio hasta en los baños).

¿Y ahora qué hago?, pensó con desolación.

¡¡Vas a ponerte el bendito disfraz y saldrás del baño luciéndolo!!, ¡¡Eso es lo que harás!!

Allen soltó un grito/chillido del susto, y quedó con el corazón latiéndole tan fuerte que pensó que le saldría del pecho, debido a la fina percepción de Marylin, quién a pesar de todo, seguía en la habitación aguardándole.

¡C-c-claro!

Y al decir aquello, sintió como si estuviera en realidad, firmando un pacto con el demonio.








¡Pero bueno! Y yo que había pensado que íbamos tarde —exclamó Marylin detras de Alice mientras avanzaba junto con Allen hacia la entrada, donde estaban los amigos del exorcista y el jovencito Michael.

La francesa seguía luciendo el mismo disfraz casi con orgullo, mientras mostraba una hermosa y deslumbrante sonrisa llena de complicidad y emoción a la vez. A su lado estaba Allen. El disfraz del cual le había hecho vestir, era nada más ni nada menos que una versión moderna del clásico atuendo del Conde Drácula.

No quiero una presentación de ese horrendo vejestorio chupa sangre para ti —había declarado Marylin mientras se inclinaba hacia su rostro y lo examinaba atentamente, minutos antes de salir a la fiesta— Tú eres joven, caballeroso y si se te da la apariencia adecuada, verdaderamente apuesto. Como Lestat. Si hay que mencionar al mejor ícono del vampirismo, lleno de encanto y seducción, no puede ser otro que nuestro amiguísimo Lestat. Y es él a quién vas a representar —una pequeña sonrisa, algo maliciosa se había asomado a sus labios antes de agregar:—al pie de la letra.

Así que allí estaba. Vestido de negro solo en el pantalón, los zapatos y la curiosa gabardina que ondeaba sobre sus hombros, de un corte moderno y adornos fuera del ideal arcaico hacia el concepto de un vampiro. La camisa, blanca y aparentemente sencilla, de cuello inglés y abierta en la parte del pecho con forma de V, ribeteada en conjuntas ondas y dejando al descubierto con sensualidad y elegancia parte de su pecho, blanco lampiño, como una escultura de mármol.

Marylin había hecho maravillas con el rostro de Allen, enfocándose en su peinado y la forma en cómo caían sus cabellos. Gracias al nuevo corte, que le había dado, se le enmarcaban más las facciones inglesas y diferenciaban por fin, aquellos delicados detalles en su piel, convirtiéndoles en algo más varonil, como siempre, de forma apuesta. Lucía blanco, pero no de un pálido cadavérico, sino con un brillo puro e irresistible que hacía de su rostro aún más encantador y elegante a la vez. Ni la propia francesa había resistido en su momento, el poder darle aunque fuese, dos rotundos besos en las mejillas antes de partir y recordar que había estado haciendo todas esas maravillas por el exorcista, en busca de su conquista.

Alice, Near y Michael —saludó Marylin mientras Allen hacía lo mismo con una inclinación de su cabeza, silenciosamente— me alegro de verlos aquí, justamente en la entrada. Supongo que acaban de llegar, tal como nosotros.

En ese momento Allen dio un paso hacia adelante hasta Alice. Con soltura extendió una de sus manos enguantadas en clásica seda blanca hasta la pelinegra, y sonrió. Los pequeños pero inconfundibles incisivos puntiagudos, relucieron entre sus labios y le agregaron un toque sensual.

¿Te importaría que fuese tu pareja durante la celebración, Alice?

Por un momento captó por el rabillo del ojo a Marylin viéndolos con verdaderas estrellitas en los ojos, y las manos sobre sus mejillas cual niñita mirando la escena más encantadora en su obra de teatro favorita. Pero solo duró segundos, puesto que sin esperar otro momento más, ella tomó por el brazo a Near y le guiñó el ojo con picardía.

Cuide buen de mí, joven Near —musitó casi con descaro, ni siquiera le había preguntado si quería ser su pareja o qué pensaba.

¿Pero quién se iba a resistir frente a aquella francesa de hermosos ojos celestes y cabellera del estío, cuales formas curvilíneas en su femenino cuerpo le realzaban la belleza de la que ya era poseedora?





Off: sólo busquen al actor de la famosísima película "entrevista con el vampiro", haciendo de Lestat y ahí lo tienen (?) -reprimiendo grito fangirl por su propia creación-.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 24, 2010 9:35 pm

[off: matenme x la demora pero entre exámenes y la saga... Michael estaba enfermo(?) vale allen esta para violarlo e.e]

Los gritos de esa individua me estaban volviendo loca. El vestido era oscuro así que la bebida no dejaba mancha, pero ahí estaba ella montando un escándalo en toda regla. Y obviamente molestaba a todos los presentes, sobretodo a Marcus, que estaba a punto de pegarse un tiro. Me acerqué a ellos con cuidado para evitar rcibir algún canapé con mala puntería.

-Perdonen pareja, pero están molestando... así que les pido por favor que se calmen.- A pesar de mi tono amable y una gran sonrisa falsa, la mujer seguía en sus treces, contestándome de mala manera.- Señorita, ¿quiere acaso qué la saque de aquí de mala manera? Tengo un status que mantener, pero con un par de copas encima se me puede olvidar~

Tras la mirada fría con la que obsequié a la dama, esta no tuvo más remedio que calmarse, pidiendo disculpas a los presentes y irse al baño con una camarera para arreglar el pequeño incidente. En cuanto al joven, no tan joven como mis esperados invitados, se inclinó hacia mi y me pidió disculpas, una reacción un tanto exagerada de más.

La noche iba pasando poco a poco, notaba a mis pequeños ansiosos, e incluso Samantha estaba alterada, al parecer la aparición de esos exorcistas les causaba un placer que hasta ahora era intocable. Solo era cuestión de minutos que llegaran aquellos jovencitos a la fiesta, así podría divertirme un poco, y sorprenderse ante la ¨ama de llaves¨ tan excéntrica de mi querido Michael. Por eso me encantaban los disfraces, no podían reconocerte y aunque mi disfraz no era muy original, el antifaz era lo suficientemente grande para que Near no me reconociera, lo que me daba una sugerente ventaja.

Y entonces llegaron. La gente quedó maravillada ante la presencia de aquel grupo. Michael de arlequín, Near de caballero, la jovencita iba preciosa con el disfraz que le había mandado y la chica... o el chico en todo caso iba espléndido. ¿Cómo pude confundirlo con una chica? Tenía un aspecto casi etéreo, demasiado bello para este mundo, y así lo pensé yo y todo el mundo, sobretodo mujeres, que lo miraban cual gato a un ratón. Y también estaba una mujer adulta, con dinero parecía ser, elegante y muy bella... Seguramente haríamos buenas migas.

Apartándome del anterior joven me dirigí hacia ellos con una mezcla entre diversión y decisión. El vestido, gaseoso, se movía por todos los lados, parecida a la de la espuma del mar al chocar con las rocas. Pero antes de llegar a ellos me interrumpió el casanova de turno, el cochero volvía a hacer de las suyas y me había parado, besándome la mano y cogiéndome la copa de vino que hacía unos segundos había cogido.

-Está espléndida milady~- Dijo Alexandre mientras me guiñaba un ojo. Luego fue a embaucar a unas jóvenes floreros que había en una esquina.

Contestándole con un guiño igualmente, me dirigí finalmente hacia ellos, saludando con un beso en la mejilla a Michael.

- Querido~ ya era hora de que llegases, me tenías francamente preocupada. Soy tu niñera y debo cuidar de ti.- Dije mientras le tiraba ligeramente de la mejilla.- Y ustedes deben de ser sus acompañantes ¿verdad?... ¡Que monos están todos!- Exclamé entusiasta al ver a los exorcistas.- Y usted joven dama, está deslumbrante ¿Con quién tengo el placer de hablar?- La dama, francamente me intrigaba, y quizás me fuera útil en un futuro próximo.

Entre tanto, Marcus había bajado por las escaleras principales y se había acercado a nosotros, mientras la gente miraba curiosa aquel grupo tan joven y tan divino.

- Vaya, afrodita, el grupo de Michael es muy bello, espero que las floreros de allí no se les echen encima.- dijo Marcus mientras se reía. Le había dicho que no me llamase por mi nombre en esta velada, y él, como siempre, acató mis deseos.- Disculpen mi mala educación, hace años que no tenía un público tan joven y tan apuestos en mi hogar. Michael, no te vuelvas a escapar, Afrodita me ha tenido loco desde tu marcha, ya sabes como se preocupa por ti.

-Lo siento Marcus, pero me aburría en casa. Además le deje una nota, que seguramente no leyó.- Dijo Michael mientras miraba a Marcus con cierta molestia. Marcus tenía sus manos en mis hombros.- Menos mal que mi afrodita se preocupa por mi.- Dijo ensañando el ¨mi¨- señoritos y señoritas, les presento a mi ama de llaves, hoy Afrodita, y al señor Marcus.

Sonreí ante la imagen de arlequín de mi pequeña Alice... Ese disfraz lo guardaría para otros fines... no tan apropiados~

-Bueno, creo que aquí estorbamos un poco ¿Qué tal si me acompañan al salón? Allí se están colocando todos y creo que les va a ser más fácil moverse por allí, o por lo menos a la joven dama, que está ya más acostumbrada- Dije con cierto sarcasmo.

-Afrodita, voy a llamar a los músicos, parece que han estraviado a alguno jaja. Se habrá perdido en las galerías.- Dijo mientras se despedía de los presentes.

Menos mal que les había dicho que no atacasen a los residentes de la casa. Ahora haber a quien poníamos de músico.

Yo, por otra parte, les hice una señal para que me siguieran, hacia el salón principal, mientras que Michael intentaba quitarse parte del maquillaje que le había puesto Alexandre.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 26, 2010 10:53 pm

Cuide buen de mí, joven Near— dijo la señora que acompañaba a Allen, me sorprendió dichas palabras a tal punto se sonrojarme –¿Ah? Estooooo- mientras parecía jalarme de los brazos. Pero de repente sale una mujer que estaba disfrazada con lo que parecía estar acompañada con un tal Marcus.

La dicha señora su voz me resultaba extrañamente familiar, pero no me importo, estaba con Allen y con Alice así que no hay que por que temer. Aun así, ella comenzaba a regañar a Michel, a saludarnos y invitamos a que váyasenos a al salón. Me había salvado de bailar con aquella dama pero ¿Por cuánto tiempo?

-Ahh.. Creo que esta mejor el salón que bailar acá ¿no les parece?- sonriendo nerviosamente. Lo que pasaba era que, no sabía bailar y es que no me gustaba hacerlo; Intentar Bailar delante de mis dos amigos me ponía nervioso aun con aquella dama. Podría resultar en desastre.

-Afrodita, voy a llamar a los músicos, parece que han extraviado a alguno jaja. Se habrá perdido en las galerías.- Dijo mientras se despedía de los presentes el tío. Al escuchar eso sencillamente di como oportunidad para escapar del baile vergonzoso que quizás iba a ser parte de dicho teatro. –Si les falta un cantante o un guitarrista, me anoto- sonrojado. En verdad estaba desesperado. Así que aquella señora misteriosa se fue hacia el salón principal mientras que el joven de pelos dorados se quitaba el maquillaje que tenia puesto.

-Es mejor que me prepare para ir a “Actuar” haber que tipo de trabajo de dan esta vez- sonreí, mire a la chica de ojos celestes y le sonreí –Sera para otra ocasión- haciendo de las mías escapando de un baile que como repito, iba a ser desastroso. Así que me separe del grupo y perseguí a dicha dama.

Al llegar donde estaban ellas dos me dirigí con todo respeto –Voy a estar donde esta el estrado de los músicos, cualquier cosa me llaman- con mi pesado traje camine hacia donde había señalado donde estaría y aun con el casco en la cabeza pensé que esto no puede se tan nada idea como pensé desde un principio. Sabia cantar y tocar guitarra gracias a mi hermana así que no iba a ver problema con mis propósitos.

Al entrar al Gran salón vi mucha gente elegante acompañada con una pareja o varias de estas, así que me sentí un poco incomodo la idea de bailar con la bella dama, quien hubiera pensado que podía terminar de esta manera, además, estaba Allen y Alice que quizás ellos se podían sentir de la misma manera que yo, ver a parejas con copas en la mano parecía ser una fiesta de baile única para muchos.

Vi el lugar todo iluminado mientras me senté en una silla que se encontraba curiosamente al costado de estrado donde supuestamente deberían estar los músicos y comencé a esperar si tenia una respuesta o no. Si no la tenia, iba a ver problemas con mis dos pies izquierdos.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Alice el Dom Feb 28, 2010 12:49 am

Sintió la voz de Marylin, al parecer justo llegaban con ellos, que suerte entrarían juntos, creía que dentro seguramente se perderían con la cantidad de gente que estaba allí. Y si que estaba sorprendida por el atuendo de Allen, era un cambio completamente radical en él, le sonrió encantadoramente. Aunque por dentro se lo imaginaba vestido de una linda señorita.

- Así es acabamos de llegar.- contestaba Alice al comentario de la chica y de la “diseñadora” del atuendo de Allen.- Ahora podemos entrar todos juntos.- mas sus palabras fueron calladas un momento ya que Allen avanzo hacia esta, Alice miro de reojo hacia un lado y luego a otro ¿habrían akumas? Pero al parecer no era eso, ya que vio la mano extendida de Allen hacia ella, estaba enguantada, al parecer Marylin se preocupo de cada detalle.

¿Te importaría que fuese tu pareja durante la celebración, Alice?- Ella misma ni creyó las palabras que habían salido del joven chico de cabello blanco, hasta pensó que había oído mal. Observo de reojo a Marylin que parecía ser la más encantada con la escena para luego ir a “secuestrar” a Near. Palabras como “¿Qué demonios pasa? o Esto no esta pasando” fue lo primero que paso por la mente de la jovencita.

- Mira… que encantadores.- pudo escuchar de una mujer mayor cuyo disfraz era de una reina por su corona, y su acompañante obviamente era un rey.- Te acuerdas cuando teníamos su edad.- fue lo último que escucho de ella, mientras se perdía por la entrada principal junto a la demás gente. Eso fue realmente perturbador pero ¿Que podría hacer? ¿Rechazar a Allen como lo había hecho con Michael? Cuya única razón de haber ignorado su pregunta fue porque no conocía a ese tipo y además parecía una chica, eso lo hacía más extraño.

Allen no era un extraño, no tenía razones para rechazarlo y tampoco sabía cómo justificar su fea actitud, esta vez estaba atrapada, odiaba no tener más opciones. Aunque no era momento de quejarse, además Allen era su compañero podía confiar en él como él confiaba en ella.- Claro, porque no.- al final sonrió dulcemente a su compañero y acepto su propuesta. Titubeante y sin saber qué hacer, observo la mano de Allen extendida hacia ella, supuso que debía tomarla, así que lo hizo.


Segundos después entraban al lugar, Alice sintió la mirada de las personas allí presente sobre ellos, mientras murmuraban o se quedaron observándolos como si fueran los únicos del salón ¿Acaso nunca habían visto a alguien disfrazado? Todos allí llevaban atuendos súper caros, muy bien adornados o con demasiados adornos, algunos trajes sobrios pero que llamaban la atención por aquella sutileza.

Enseguida una señora les recibió, quien parecía entusiasmada por ellos, Michael le presento como su ama de llaves y esta misma les invito al salón principal. Alice paso su mirada a Allen para decirle algo pero la voz de Near le interrumpió luego de que la mujer les dijera que le siguiera.

Si les falta un cantante o un guitarrista, me anoto- Una gotita apareció por detrás de la nuca de Alice al escuchar aquello, eso era lo último que esperaría escuchar de él. Además se veía nervioso y sonrojado ¿Estaría enfermo? ¿Acaso tenía miedo de algo? Es que aquella salida fue tan desesperada, era como si estuviera huyendo, dejando a su pareja sorprendida y, por que no, algo ofendida. Aunque Marylin tenía otras razones para estar allí también, pero de seguro aquello no le habría agradado.

Al llegar al salón este era sumamente grande, había muchas parejas en el lugar, brindando, conversando, riendo. El lugar en sí estaba algo lleno, pero se podía caminar fácilmente por allí, como también confundirse entre la gente. Muchos colores, muchos disfraces, muchas personas: Alice no pudo evitar quedar algo sorprendida por aquello, olvidando momentáneamente el paradero de su compañero pelirrojo, quien ahora tenía aires de artista.

- Valla, al parecer sí que saben dar fiestas.- comento ella halagando a la anfitriona. Enseguida un tipo vestido formalmente se acerco y les ofreció bebidas, Alice se negó no tenía sed, además no creía que se quedaras mucho tiempo. En realidad ni sabía como habían terminado allí, sabiendo que había una misión que cumplir de por medio. No le importaba mucho ya que si pasaba algo, siempre le podía echar la culpa a Near o a Allen, después de todo ellos también se había dejado llevar por aquella fiesta sin sentido en la cual estaban ahora.

- Bueno, veamos el lugar ya estamos aquí.- le comento Alice a su pareja, el joven peliblanco disfrazado por aquel traje que le quedaba a la perfección y resaltaba su figura. En este mismo momento era la victima de las curiosas miradas de muchas mujeres, tanto mayores que él como de la misma edad. Le observaban encantadas y como no recelosas ante la idea de que la chica que le acompañaba fuera su compañera para esa fiesta.

Al mismo tiempo que Alice era observada curiosamente por muchos ojos masculinos, como no habían visto su presencia por estos lugares –o tal vez no era reconocida bajo ese atuendo de exorcista que antes traía- era, en pocas palabras, una gran novedad para ellos. Una chica nueva a quien sorprender y no falto el valiente que se interpuso en el camino de Allen y Alice, estos últimos se había movido para poder observar mejor el gran salón en donde estaban.

- Es un gran honor encontrar una señorita tan sublime.- el chico que estaba allí vestía un traje de etiqueta y era acompañado con una máscara blanca que tapaban sus ojos de color blanco, como accesorio parecía llevar una espada, al parecer solo era de utilería. Era alto, mucho mas que Allen y algunos de sus mechones de cabello castaño caían sobre su su rostro, en este caso sobre su máscara.- No le importara cederme…- observo a Allen con menosprecio y de por si ignorando su presencia.- … la primera pieza de baile.

- ¿eh? Disculpa, pero ya tengo quien me acompañe.- comento refiriéndose a Allen, quien se encontraba muy cerca y que lo mas seguro había escuchado aquello. Después de todo Allen ya le había pedido ser su pareja, y prefería estar con él que estar con cualquier salido que se le apareciera en frente, además odio su forma de expresarse y ese caracter tan de triunfador que llevaba escrito por todo su rostro.
Ante la directa respuesta de Alice, no se iba a rendir, al parecer al chico extraño no gustaba de ser rechazado.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2196

Localización : Sanhora Kingdom

Admin

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 28, 2010 7:51 pm

Claro, porque no.

La respuesta de Alice hizo que apareciera en el rostro de Allen una sonrisa de oreja a oreja que le agregó un toque encantador y aún más jovial a sus facciones. Cuando Alice, aunque dubitativa, posó su mano junto a la del exorcista, éste la apretó levemente con afecto y la acercó a sus labios para depositar un beso sobre la delicada piel.

Fantástico —respondió con un brillo peculiar en sus ojos.

Cuando la niñera de Michael se presentó ante ellos (y Allen tuvo que admitir –mejor dicho, su hombría tuvo que admitir– que era realmente guapa y sensual), el exorcista albino hizo una pequeña reverencia, sin soltar aún la mano preciada de su amiga, como saludo.

El gusto es nuestro, señorita Afrodita —contestó con cadencia.

Marylin sonreía satisfecha. El nuevo rol en el que había metido a Allen era todo un éxito. Más que eso, parecía algo hecho realidad. El aura nonchalance y a la vez encantadora del albino era innata, solo que ahora el matiz estaba contrastado con cierto aire engalanado y, ¿por qué no? Seductor. Triunfo rotundo.

Entraron, y muchas miradas les acuchillaron con el filo de la curiosidad, envidia, y en otros casos, con desaprobación incluso. Eso hasta que vieron a Marylin, que pertenecía a esa sociedad, junto con ellos. En ese momento entonces toda la tensión se relajó, con la misma velocidad con que se apagaban las luces al pulsar un interruptor.

Discúlpenlos, son algo huraños al momento de ver extranjeros —excusó la hermosa francesa. Tenía el ceño fruncido y veía con cierto aire ofendido en la dirección a la que iba Near, aunque muy pasajero a juzgar por la sonrisa que luego les ofreció al par tras volverse a mirarlos— Yo me iré a saludar a mis conocidos, si no les molesta —informó mirando alternativamente tanto a Allen y a Alice, como a la joven que cuidaba de Michael de nombre Afrodita y Marcus —mis más sinceras felicitaciones por la fiesta, madame. Les ha quedado estupendamente.

Dichas estas palabras hizo una leve inclinación con la cabeza y se integró a un grupo de personas que la saludaron y rieron al verla. Marylin volteó la cabeza fugazmente en dirección a Allen y le guiñó el ojo con complicidad. Toda tuya, muchacho. El peliblanco sonrió con cierto nerviosismo y asintió imperceptiblemente. Ya para ese instante, la francesa estaba charlando animadamente con otras mujeres.

Cuando volteó a mirar a Near, buscándolo, lo encontró cerca del estrado, y él, igual que Alice minutos antes, sudó una gota, solo que con la sensación de comprender al dedillo lo que sucedía con su amigo y cuál era el verdadero problema.

Vamos Near… no creo que Marylin-san sea demasiada mujer para usted, o algo así reflejó su mirada mientras observaba al pelirrojo, acompañado de una sonrisa inocente.

Quizá Alice era consciente de todas las miradas que se posaban en ellos, como pareja, pero Allen no. Su mirada estaba fija casi siempre en su compañera, y mostraba un brillo demasiado blanco y perfecto, tanto, que hasta era inquietante. En realidad era poco consciente de cuánto se habían alejado para “mirar sus alrededores”, y le importaba un pepino si a esas íbamos. Eso, hasta que un “joven” irrumpió su encantadora escena, con impertinencia.

Es un gran honor encontrar una señorita tan sublime— musitó, y Allen frunció levemente las cejas mientras se le formaba en los labios una sonrisa irónica que hizo que los filosos incisivos relucieran afuera— ¿No le importaría cederme… la primera pieza de baile?

Iba a abrir la boca, oh si, para defender lo que ahora estaba a su alcance, como lo haría un lobo con su presa, pero para su sorpresa, fue Alice la que rechazó la invitación con una honestidad que para el joven fue hiriente.

¿Eh? Disculpa, pero ya tengo quien me acompañe.

Aquello hizo que la sonrisa lobuna (muy parecida a la de Cross, y Allen se mataría si hubiera sabido eso) en los labios del peliblanco se ensancharan, con una emoción indescriptible. Sonaba esperanzador… el panorama.

Pero aquel metiche no se dio por vencido. Se erguió como un soldado y clavó una mirada apasionada a Alice.

Mi lady, yo solo deseo…—en el momento en el que alargó una mano hasta la pelinegra, Allen tomó de su muñeca con firmeza e hizo que se callara de golpe.

Amigo, me parece que no ha terminado de entenderlo del todo, ¿cierto? mi pareja ya se lo ha dejado bastante claro con lo dicho, y aún así insiste —el gesto afilado y la sonrisa socarrona hicieron que el francés frunciese el ceño disgustado— Me gustaría que dejara de molestar a la dama y parase de ser tan impertinente. Ambos estamos juntos y creo que ha sido una grosería interponerse de esa forma entre nosotros.

Escucha tú…

La mano que sostenía aquella recia muñeca era la izquierda, y con un ligerísimo apretón que nadie notó, algo sonó dentro de aquellos frágiles huesos. El chico mostró un rostro de sorpresa tan cómico, que Allen tuvo que aguantar las ganas de reírse a pleno pulmón.

Nos está cortando el paso —señaló Allen mientras lo soltaba lentamente, aflojando la presión, todavía sonriendo de aquella forma.

Mis disculpas —masculló a regañadientes el chico.

Luego se volteó abruptamente y desapareció entre la multitud. El gesto de Allen se endulzó rápidamente tras aquello. La primera melodía comenzó a sonar, y varias parejas empezaron a abordar la pista de baile con sutileza. Ignoraba si Near estaba acompañando el grupo sinfónico o lo habían rechazado. El peliblanco miró a su compañera deslumbradoramente y musitó con emoción:

¿Bailamos? —le preguntó, y luego agregó rápidamente:— No aceptaré un no por respuesta, Alice.

Dicho esto la jaló suavemente hasta donde estaban las demás parejas, y puso una mano sobre su cintura con delicadeza y la otra, sosteniendo su mano con afecto.



Off: ¿eso fue un destello del lado maligno de Allen?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 09, 2010 4:16 pm

[off: destello no querida, es la parte perversicamente pervertida, con ciertos matices yaoi, de Allen, activados tras su encuentro con Tiky en un rincón oscuro(?)// gomene x tardar <<U]

Tras la presentación de los jóvenes exorcistas, tuvo que admitir que eran educados y formales, sobre todo el señorito Walker, que a pesar de su aire infantil pude distinguir un brillo algo peligrosamente provocativo en sus ojos... hacia su compañera. Interesante, interesante...

La música de los violines había cesado tras uno de los vals. La gente se dispersaba poco a poco para buscar a nuevas parejas de baile o simplemente para descansar en una de las mesas estratégicamente colocadas. Al fondo, el cuarteto hablaba entre ellos de su compañero, el cual seguramente habría caído en las garras de alguno de mis juguetes. Uno de ellos parecía el más preocupado, quizás demasiado, y a mi parecer no tenían parentesco entre si.

Michael se había aferrado a mi mano, dejando ver una escena algo tierna debido a su disfraz y a su altura. No se la solté, es más, la agarré más fuerte. Alice parecía a cada momento más preocupada, buscando incesantemente algo con la mirada. Enarqué una ceja, nunca había visto a Alice de aquella manera...

Uno de los camareros se acercó. Ellos eran los únicos que no iban disfrazados, mayoritariamente para distinguirlos, ya que por mi parte habrían ido vestidos de marineritos~ Me alzó una bandeja con varias copas de champagne. Cogí una de ellas, y tras alejarme de él, me la acerqué a los labios. El sabor era entre dulce y agrio, pero con un sutil toque de canela... No estaba mal.

-Si les falta un cantante o un guitarrista, me anoto- Dijo el pelirrojo con algo de apremio. Al parecer la mujer que le acompañaba no era de su agrado.

Dicho comentario provocó que me atragantara con la bebida ¿Desde cuando tocaba instrumentos? Y por la expresión de sus compañeros estaba en lo cierto, había dejado plantaba a la pobre dama.

-Oh dios mío ¿Seguro qué sabe tocar aquel joven? El líder del quinteto tiene mal genio, si lo hace mal se lo come vivo.- Dije con un fingido asombro. En realidad era muy agradable.- Chéri~ ¿Qué tal si vas a buscar un ponche para ti? Si alguien me ve dejándote beber alcohol pensarán cosas raras de mi~- Le dije a Michael, que me observaba cual puma observa a su presa.

Alice se dio la vuelta indignada y se dirigió hacia las bebidas. Su aire enfadado le daba un toque más infantil. Por mi parte, dirigí mi mirada hacia un joven de mediana edad y bastante apuesto. Era el hombre de la copa fallida, un tal Julian si no recordaba mal. Discretamente me desplacé hacia él y lo agarré de la corbata, dándole un fuerte tirón, hasta desplazarlo al lugar donde se encontraba la señorita Marylin.

-Buenoo~~ Si me disculpan voy a buscar al otro joven, si no le importa, este caballeroso joven le acompañará esta parte de la velada. Querida~, jovencitos~- Y tras decir eso me dirigí hacia el estrado, donde mi pequeño pelirrojo estaba dispuesto a destrozarme la velada.

Había acertado plenamente. El disfraz le quedaba estupendo, aunque llevaba demasiada ropa mi parecer, cosa que se podría arreglar en un futuro no tan lejano claro. En cuanto al resto del integrantes del cuarteto miraban a Near como quien miraba a un caniche con tutú. Todos salvo uno, un rubito de ojos miel que lloraba desconsolado ante la pérdida de su compañero.

- Ah mi señorita, está usted aquí, que alegría.- Dijo el más mayor.- Verá, este joven está empeñado en tocar con nosotros, no se si será buena idea.

-Tranquilo Paulo, me llevaré al joven conmigo de vuelta. O mejor, si no le importa al joven, nosotros buscaremos a su compañero. La casa es muy grande, seguro que se ha debido perder en uno de los corredores jiji~hasta yo me pierdo a veces.- Dije mientras cogía a Near del brazo y le guiñaba un ojo tras la máscara.- Mientras tanto pueden tocar otra pieza de tres si gustan.

Sin esperar respuesta ninguna, y tras despedirme de ellos, arrastre al joven hacia una de las salidas del salón. Estaba más despejado que allí dentro así que sería muchísimo más fácil jugar. No había mentido, los juguetes hacían caso, y dado que me solía perder en esa casa cada dos por tres, no habría sido extraño que lo hubiese hecho el pobre músico... el cual me explicaría que relación tenía con el rubito~

-Jovencito, espero que sea tan sumamente caballeroso de ayudarme ¿verdad~~?- Le dije al pelirrojo mientras posaba uno de mis dedos en su pecho, o más bien armadura.- Tranquilo Chéri~, no creo que me pierda jiji. Además, si no lo haces te dejó con alguna de mis floreros.- Dije mostrándole un grupo de chicas poco agraciadas en busca de su futuro marido.- ¿Aceptas el trato?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 17, 2010 3:47 am

Así que olvidándome de tocar al menos un “las mañanitas” o “gallina turuleta”, como sea, la cosa era que me habían quitado la emoción de tocar en público estaba un poco confuso por que sencillamente me tenían de aquí y para allá; además claro esta de mi poca molestia que sentía al no haberme permitido cantar así que lo único que podía hacer era ¿ir con ella?

La señorita estaba señalando a un grupo de jovencitas que parecían estar viendo a quien sacar a bailar o algo por el estilo, personalmente me tenia un poco preocupado a que me vieran ya que odiaba bailar y sobretodo que no lo hacia bien, así que lo único que podía hacer esa sacar un suspiro y poder aceptar su situación: Como si fuese un rehén había caído vilmente ante su raptora, la señora de la mascara.

-Esta bien- cite dejando caer mi mirada -¿Qué quieres que haga? Estoy a su suma voluntad, my lady- reanimando sus ojos al verla de nuevo, y a la vez, con un suave movimiento de mi mano derecha, cogí la izquierda de la enmascarada y la acerco a mis labios suscitándole un beso de cortesía y caballerosidad.

De momento no sabia que hacer mas solo mostrar que el acto impropio visto hace pocos minutos con la acompañante del joven Allen no significaba que dejaba de lado mi parte elegante, aquella, que solo la usaba bajo pocas circunstancias, como esta que no quería ser parte de la “carnicería” de las muchachas “caza-maridos”

Sin embargo, aun existía la sospecha que andaba atormentándome en mi mente de que aquella fiesta solo era una especie de rara coincidencia, sobretodo aquel joven afeminado, no podía dejar de pensar en aquel ¿tanto así fue mi impresión? Quizás, no lo se en realidad, solo se que en ese momento me frustraba ver, como decían los viejos guerreros: “Muy silencioso, demasiado”

De pronto, ante los pocas fracciones de segundo que me dedique pensar esto ultimo, vi claramente una sombra por las escaleras que llevaba al piso de las habitaciones –Mira- recomponiéndome y señalando a dicho lugar –Quizás por hay esta el perdido- soltando su mano y moviéndome rápidamente.

Si estaba hay, en buena hora ya que así podría llevar al señor para que de una vez tocara con el resto del cuarteto como debía ser, y luego ir con ¿con quien pasare lo que queda de la noche, buscar el raro fenómeno antes que a mi y los demás nos afecte también, o posiblemente al final me tenga que quedar con una de esas elegantes pero poco convenientes señoras que me había señalado anteriormente aquella enmascarada, o por que no pasar con esta ultima? No lo se, pero ahora quizás la ultima opción seria irme a dormir como ultimo recurso. Haber que sucede el resto de la noche.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Alice el Sáb Mar 20, 2010 12:43 am

La pelinegra estaba sorprendida por la interrupción de Allen, parecía estar molesto por la presencia de aquel extraño. Su mano había detenido cualquier movimiento por parte del mayor y como no, luego de algunas palabras, se fue, parecía consternado y con su orgullo herido. A regañadientes pudo ver como su figura se perdía entre muchas otras, mientras algunos miraban curiosos o simplemente reían en voz baja lo ocurrido.

- “¿Allen que le hiciste?”- se cuestiono a ella misma, ya que había visto muy bien la mueca de asombro de aquel, cuando el peliblanco sostenía su mano ¿Y su sonrisa? La sonrisa de Allen, se estaba burlando de aquel pobre tipo. No pudo preguntarle nada o por lo menos criticarle aquella escena que había hecho, ya que segundos después comenzaba la música.

Su mirada se poso enseguida, entre las personas que hacían esos hermosos sonidos, para buscar aquella cabellera pelirroja de su amigo Near, mas no le vio en el lugar donde debía estar. Creyó verlo alejarse hacia otra habitación, ya que aquel color rojo se noto a distancia, aunque tal vez se equivocaba.

¿Bailamos? No aceptaré un no por respuesta, Alice.

- ¿eh…? Esper… – lastimosamente su pregunta o respuesta que le iba a dar a Allen quedo en nada, ya que este le jalo suavemente a la pista de baile, por alguna razón creía que Allen estaba agarrando más confianza de la necesaria para con ella. Ya la mayoría de parejas estaba bailando, y ellos no tardaron en hacerlo lo mismo, parecía que el más entusiasmado era Allen. Apenas la música empezó comenzaron a bailar al igual que los demás, girando alrededor de la pista de baile, parecía un mar de color, especialmente por los llamativos disfraces.

Alice simplemente sonreía, rogando que esto acabara pronto; no era una mala bailarina, pero tampoco una experta en esto, simplemente bailaba por simple intuición y salía muy bien. Solo trataba de imitar la forma en que bailaban las demás mujeres y también en llevar el compas que tenía Allen.

- Esto…- comento mientras no se detenían, hace varios instantes atrás le quería preguntar algo, mas bien se lo quería preguntar desde que había besado su mano cuando acepto ser su pareja, en verdad fue un acto que a ella le había sorprendido.- ¿Pasa algo malo?- le pregunto ella con un tono de preocupación.- Es que has estado actuando raro…- dijo por último, mientras su voz se iba apagando hasta llegar a la última palabra, como dudando en ello, en verdad no sabía que palabra debía usar en esa situación. No quería que Allen se lo tomara como un insulto, porque no lo decía con esa intención, simplemente estaba preocupada.

Mientras esperaba la respuesta de su compañero, ellos seguían bailando, no se habían detenido, ni cuando Alice había hecho aquella pregunta. La exorcista buscaba de reojo algún atibo de su otro compañero, pero no había ninguna señal de él, al menos no en aquel salón. Solo esperaba que no se hubiera perdido y que anduviera sano y salvo.

Las parejas que bailaban a su alrededor, parecían divertirse y por que no, parecían enamorados completamente, algunos se miraban embelesados el uno con el otro. Esas miradas que tenían algunos, sobre todo los varones, se le hicieron extrañamente familiar a Alice por alguna razón ¿Dónde había visto miradas así? Sabía que en otro lugar les había visto, hasta que poso sus ojos en los de Allen.

Es solo mi imaginación.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2196

Localización : Sanhora Kingdom

Admin

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 22, 2010 7:23 pm

Off: post cutre por falta de inspiración .x.


Enseguida que comenzaron a danzar, Allen se olvidó completamente de la gente que había a su alrededor. Alice no lo hacía tan mal, pero el albino no estaba realmente interesado en las nociones rítmicas de su amiga ni mucho menos. Estaba deleitado con el perfecto movimiento, el momento, su roce con la piel de la chica, y la única mirada que podía dirigirle, cargada de ilusión (una de las tantas cosas que mucho más tarde, le hará sentir querer no mostrar la cara en lo que le restara de vida tras revivir el momento). Habían pasos que mostraban la pasión en cada volada que a punto estaban de marcar; el aire pasaba grácil por los cabellos suaves de Alice y los removían, destilando su aroma con mayor intensidad (o es que los sentidos del joven exorcista se habían afinado particularmente para todo lo relacionado con ella).

Allen tenía una sonrisa perenne en los labios, alegre, feliz, satisfecha. Lo disfrutaba, a pesar de que en su memoria no hubiese registros que indicasen algún tipo de agrado hacia los anteriores bailes en su corta vida como humilde ser humano. Quién lo viera diría que tenía luz propia, y que esta, indudablemente era ocasionada por quién lo acompañaba, como una musa inspiradora.

Tanta era la emoción, que muy poco cambió su actitud al escuchar las palabras de Alice, algo inseguras y realmente superficiales.

No te preocupes, no pasa nada. A decir verdad, me encuentro de maravilla —contestó sin embargo, todavía dirigiendo la danza, ajeno a la preocupación de su acompañante. Risueño.



La escena con Marylin era distinta.

¿Julian?

El hombre, que casi le había llegado como por arte de magia, parpadeó confundido y aturdido aún por los sucesos arremetidos contra él violentamente. Al mirar a Marylin se mostró aún más dubitativo que de costumbre; sin embargo, hubo reconocimiento en su voz. Pequeño, minúsculo, pero era una señal que a la francesa le valió suficiente.

¿Marylin?

La aludida sonrió contenta y jaló de la manga del caballero hasta cercarlo en un lugar más alejado.

Sin embargo, no contaba con que su rival, aquella arpía traicionera que le había arrebatado al amor de su vida, estaba al acecho. Por el rabillo del ojo los vio a ambos, alejándose entre un pasillo que llevaba hasta las escaleras de la mansión, y rechinó los dientes con un gesto enfadado y similar al que tendría una verdadera bruja tras ver que un hechizo fundamental le ha fallado.

No tan rápido, pequeña Mary —susurró tenebrosamente mientras tomaba partido y volaba con prisa hasta donde se había ido la antigua pareja.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a París, ¿La ciudad romántica o se ha hecho en una? [Allen Walker, Alice Blenhein y Near Salamanca]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:13 pm

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.