Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» Los Bibliófilos De Lima [Misión MI]
Ayer a las 9:01 pm por Constantine Gelassen

» Juego || Pregunta al usuario de abajo
Ayer a las 5:44 pm por Erina Schliemann

» Juego || Empareja al personaje de arriba
Ayer a las 5:11 pm por Erina Schliemann

» One Piece Sea Emperors | Élite | Cambio de botón
Miér Ene 18, 2017 4:09 pm por Invitado

» Juego || Confieso que…
Dom Ene 15, 2017 2:33 pm por Alice

» Feria Navideña
Sáb Ene 14, 2017 10:03 pm por Etienne Freimann

» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Ene 14, 2017 2:28 am por Timcanpy

» [Afiliación Normal] Pocket Monsters World
Jue Ene 12, 2017 11:37 pm por Proxy

» Instituto Hanakotoba {Afiliacion Normal}
Jue Ene 12, 2017 11:37 pm por Proxy

» [MN] A la persecución de los piratas
Lun Ene 09, 2017 6:53 pm por MadalyneFriar

» Prueba tu suerte
Dom Ene 08, 2017 1:13 am por Komurin

» Misión en Hyrynsalmi [Gran Ducado de Finlandia]
Sáb Ene 07, 2017 11:07 pm por Sigma-chan

» Feliz año nuevo 2017
Dom Ene 01, 2017 7:02 pm por Alice

» Juego (Rol) || ¿Qué le harías al personaje de arriba?
Jue Dic 29, 2016 12:35 pm por Erina Schliemann

» Tormenta en Uagadugú. La maldición del Dios de la lluvia.
Miér Dic 28, 2016 4:59 pm por Índigo

» Atrapados en la tormenta
Lun Dic 26, 2016 9:44 pm por Alice

» American Gangster — Afiliación Normal
Lun Dic 26, 2016 3:11 pm por Komurin

» Reghinae World || Élite
Lun Dic 26, 2016 3:06 pm por Komurin

» Rehabilitación (Coralie y Balam)
Lun Dic 26, 2016 1:57 am por Sigma-chan

» Preparando la despedida.
Jue Dic 22, 2016 5:38 pm por Kuga

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana
Erina Schliemann
 
Faith E. Wippler
 
Constantine Gelassen
 

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas School Crazy 40/40
Directorio

Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 17, 2012 12:34 pm

-Hablamos después- susurró Darlenee tras mi aviso. Y asentí débilmente mientras tragaba saliva. Dichas esas palabras, la alemana me llevó hasta los payasos que se reían de manera escandalosa. Verlos a los dos me hizo sonreir. Su curioso aspecto sí que era extraño, no como el disfraz de “Pluma Negra” que usábamos nosotros en Islandia para estafar a los adultos.
Pero este par de payasos parecían no notar nuestra presencia, así que, hasta que Darlenee no grito el saludo (y lo tuvo que repetir varias veces), los artistas no se fijaron en nosotras:

-Aaah!!-exclamó el payaso de traje azul- Pero no nos grites…- murmuró tapándose los oídos con las manos. Después murmuró enfurruñado que oía a Darlenee perfectamente.

-Casi me rompes mis pobres tímpanos- reclamó el otro. Darlenee replicó sagazmente que sus risas le habrían provocado sordera a ambos mucho tiempo atrás. Y tra eso, el payaso de traje azul le pidió que no se enfadara y que riese con ellos. Yo no pude hacer otra cosa que mirarle con la cabeza ladeada a un lado y un gesto de confusión dibujado en el rostro.
El payaso de verde se acercó a nosotras mientras tanto y llamó la atención del otro mostrándole el cabello de Darlenee, preguntándole a esta si se trataba de cabello natural. EL gesto de la cara de mi compañera parecía decirme que eso ya se lo habían dicho otras veces y yo no pude evitar sonreír. Pero antes de que pudiese contestarle, el azul se acercó a mí

-¡Y mira! ¡Ella hasta trae un disfraz!- exclamó con entusiasmo- ¿Será que ya tenemos fans, incluso antes de haber empezado al función? O…-

-O tal vez sólo somos invitados del mago Otto- termino Darlenee por él. El payaso mostro una notable decepción y quise por impulso acercarme a él y darle palmaditas en la espalda. Pero escuchar el chiste de “Ni lo sueñes” me quitó las ganas. Y entonces Aisley se dio cuenta.
¿Rabanito Jaimito y Nilo? ¿Por qué entonces el jefe de pista se apellidaba Von Wettin y el mago Van de Rouhen? Por no hablar de los trapecistas, Kevin, Kentin y Kalvin, y la mujer del caballo Gissela. La pelimorada pereció tener las mismas dudas que yo, puesto que, tras presentarse (tanto a sí misma como a mí), preguntó si los demás no era de Chile:

-No, ellos son extranjeros, pero llegaron a Chile hace un tiempo. Pero no se preocupen, son magos muy buenos, no por nada el acto principal está a cargo del jefe- explicó Nilo. Yo abrió los ojos con sorpresa ¿Se encargaba el señor Von Wettin del acto principal? ¿Cómo era eso?
Darlenee, curiosa, preguntó en qué consistía ese acto, pero los payasos se negaron a decirle nada haciendo un gracioso gesto de cerrarse la boca con cremallera y llave. Y entonces por ese gesto recordé un día que el inspector Jacques consiguió atraparme gracias a su hijo Hans, y yo me había negado a hablar sobre la ubicación del mercado negro, negando su existencia:


-Mmmm- caviló mi compañera mientras cruzaba sus brazos- Tal vez, sea buena idea venir a presenciar el espectáculo, ¿no crees?- me murmuró. Yo sonreí y asentí ante su pregunta.

-Y no solo lo creo…lo sé- murmuré yo a su vez. Busqué entonces al señor Von Wettin con la mirada, pero solo e pude encontrar a los trapecistas hablando con Otto, Matías y Gissela “¿Dónde se habrá metido?” me pregunté…



-Por fin…ya están aquí, llevo mucho tiempo esperando su llegada. Él estará contento conmigo, no hay ninguna duda…el espectáculo debe continuar, nada lo parará…- murmuró mirándose al espejo. Unos golpes en la puerta de su caravana llamaron su atención- ¿Sí?- preguntó, girándose hacia ella.

-Señor, es necesario que vaya a la carpa- exclamó una voz fuera.

-Vale, vale, enseguida voy….- respondió a la voz. Volvió a mirarse en el esejo. No…el espectáculo no sería arruinado por nada del mundo…las atraparía también…los atraparía a todos y cada uno de ellos…



-Otto, nos hemos enterado de que el jefe de pista realiza el acto principal, además de que sois extranjeros…- murmuré al mago. Este me miró sorprendido, pero asintió.

-Sí, exacto- respondió. Matías nos miró a ambas y después al mago.

-¿Y eso a qué se debe?- preguntó el buscador. Otto sonrió.

-Bueno. El circo es originario de aquí. Yo viaje hasta Chile para buscar fortuna, y acabé dando en este circo. Al parecer el señor Von Wettin lo creó al poco tiempo de llegar él a Chile. Tengo entendido que antes fue un comerciante que, al no encontrar fortuna en los negocios, decidió crear el “Ánima Circus- explicó. Yo asentí con sus palabras. Este hecho era, realmente curioso… ¿Un hombre comerciante que crea un circo? Eso era algo extraño….algo muy extraño…

Off:
Ovi :3 el color del jefe de pista es “khaki” solo para que lo supieses :3
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Oviseth el Jue Jul 19, 2012 3:09 pm

Aisley sonrió en modo de afirmación a lo que la pelimorada acababa de sugerir agregando que no sólo lo creía, sino que también lo sabía muy bien. Sin embargo, bastó ese pequeño instante en que miró a su compañera para que, una vez volviera a intentar posar sus ojos en el jefe de pista, éste ya no estuviera ahí ”Pero qué…” fue lo único que pudo pensar ante la habilidad del señor Von Wettin para desaparecer ”Mmm, tal vez en eso consista su acto, jejeje” se le ocurrió a la chica.

Caminó junto a Aisley para acercarse a Otto y al buscador Matías, quienes se habían quedado solos repentinamente, hecho que Aisley aprovechó, pues no perdió tiempo en hacerle saber a Otto que se habían enterado que eran extranjeros, a lo que el mago, un tanto sorprendido por la directa de la chica sólo asintió, en tanto que Matías miró a ambas chicas desconcertado, y no tardó mucho en formular la pregunta:

-¿Y eso a qué se debe?- indagó Matías. El mago sólo sonrió y comenzó a explicar.

-Bueno. El circo es originario de aquí. Yo viaje hasta Chile para buscar fortuna, y acabé dando en este circo. Al parecer el señor Von Wettin lo creó al poco tiempo de llegar él a Chile. Tengo entendido que antes fue un comerciante que, al no encontrar fortuna en los negocios, decidió crear el “Ánima Circus”- comentó.

-Co…¿Comerciante?- soltó Darlenee. El señor Von Wettin ¿comerciante? ¿Hablaba en serio? Lo habría creído mago, malabarista, domador o incluso asesino serial 8por la pinta que tenía) pero…¿Comerciante? Eso habría funcionado para un jefe de pista cuyo único trabajo fuera presentar los actos o para un encargado de darle publicidad al propio circo pero no para el encargado del acto principal. ¿Con qué le iban a salir después? ¿Qué los payasos eran en realidad grandes inversionistas de un banco reconocido? Eso explicaría los malos chistes pero no su estancia en el circo y en el mundo de la comedia, aun teniendo en cuenta todas las posibilidades habidas y por haber. -¿Estás seguro de que era comerciante?- cuestionó la chica, tal vez el mago se había confundido.

-Sí, estoy seguro- respondió en seguida.

-Comerciante de…¿trucos de magia tal vez?- siguió preguntando Darlenee, pues no daba crédito a lo que escuchaban sus oídos.

-Jajajajajaja…pero qué cosas dices….No estoy muy seguro de qué tipo de comerciante fue, pero de que fue comerciante sí, eso es un hecho.- respondió con una expresión de diversión en el rostro, la duda de Darlenee había parecido propia de una niña muy curiosa.

-Entonces, ¿cómo explicas que tu jefe sea el que lleve el acto principal?- debatió con exasperación la pelimorada. Le estaba molestando que les dieran la información a medias.

-Oh, bueno,lo que pasa es que, según tengo entendido, siempre le ha llamado la atención los circos y la magia, por supuesto- intentó explicar Otto, quien notó la exasperación de la niña.

-Oh, ya veo- dijo con sarcasmo -Eso quiere decir que para aprender cualquier acto digno de un circo basta con que te llame la atención- masculló.

-Señorita Darlenee, yo creo que…- trató de intervenir Matías para evitar un problema. A quien Darlenee levantó una mano como señal de que la dejara continuar.

-Por que si es así, sólo hay dos posibilidades- señaló -Una, que este circo sea un fiasco, o dos, que cualquiera puede trabajar en un circo, a fin de cuentas, tú argumentas que sólo basta con que te llame la atención- concluyó. En ese momento, la expresión tranquila y divertida del mago había cambiado por completo.

-Ten cuidado con lo que dices - la reprendió, quien por primera vez (en el corto tiempo que llevaban de conocerlo) había fruncido el ceño, el comentario de la exorcista novata le había molestado, de eso no cabía duda -No veo cuál es el problema, da igual a qué nos dedicamos anteriormente, lo que importa es que nos hemos esforzado mucho para dar un espectáculo digno de los aplausos de los espectadores - tomó la mano con la que la chica había señalado sus puntos y se acercó un poco a su rostro, quería asegurarse de que le viera a los ojos, que le pusiera atención. Estaba molesto, y esa expresión endurecía lo que en un principio, a Darlenee, le había parecido un rostro muy varonil. Daba miedo, de verdad daba miedo, y, sin embargo, le sentaba bien -Si no me crees, ven a la función y compruébalo por ti misma, no te fallaremos, te lo aseguro - y dicho esto, soltó su mano.

-Otto, muchacho - llamó una voz familiar en el escenario, era el jefe de pista-Me temo que he de pedirles a tus invitados que se marchen, es momento del ensayo general y no queremos adelantarles nada - dijo, observando a las chicas.

-Ya nos íbamos- respondió tajantemente la pelimorada. Tomó a Aisley de la mano y caminó rápidamente hacia la salida.

-No se olviden de venir a la función esta noche - los despidió -Los estaremos esperando - murmuró con malicia.

Matías siguió a las chicas, no sin antes despedirse con un “gracias” y “disculpe las molestias”.

Darlenee duró todo el camino de regreso a la posada en silencio. Se sentí mal, se había dejado llevar por su insensatez y con eso sólo consiguió enfurecer al pelirrojo que había sido atento con ellos. No quiso molestarlo, sólo quería conseguir más información antes de adelantar un juicio que, según el mago, ya había hecho. Estuvo mal, lo reconocía, pero reflexionando lo que había sucedido, encontró que ese pequeño problema entre ellos le había dado una oportunidad.

-Señorita Darlenee, disculpe mi atrevimiento pero creo que…- la voz de Matías interrumpió sus cavilaciones.

-¿Eso estuvo fuera de lugar? ¿Que me precipité?- completó la oración de Matías, sin dejar de mirar al frente. -Lo sé, a veces soy muy impulsiva- en ese momento se detuvo, habían llegado a la posada. Una vez en la puerta, dio la media vuelta para ver a sus compañeros -Lo…lamento- se disculpó -Me aburrí de que nos dieran información a medias y me desesperé- se excusó -Le ofreceré disculpas a Otto más tarde, ahora lo importante es discutir lo que sabemos y prepararnos para lo que viene después- dijo serenándose.

-¿Se refiere a la invitación de presenciar el espectáculo?- preguntó Matías.

-¡Exacto!- dijo tratando de olvidar la culpa que sentía. Levantó una mano y señaló a Matías, como si fuese el ganador de algún concurso -A eso, y a la inspección de la caravana del jefe- murmuró, asegurándose de que sólo sus compañeros pudieran escuchar -Y…lo más importante, mi pelea con Otto, de alguna manera, nos abrió paso a una oportunidad- aseguró.

_________________
Exorcista: Darlenee Nieckbek B.
Rango: D
Puntos: 37




+Firmas:

¡¡¡Muchos thanks you's Sigma-chan, Eli, Dream, Vongola-chan y Lili!!! =3
Oviseth
Femenino

Mensajes : 603

Localización : Siendo testigo del atardecer en Coruscant

Leyenda

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Invitado el Jue Jul 19, 2012 9:20 pm

Me sorprendí al ver como se creaba una gran tensión entre el mago y mi compañera. Me quise inmiscuir, pero no podía dejar de contemplar el drama que estaba viviendo. Me acerqué a Matías, que había advertido a Darlenee y agarré temerosa su túnica color crema. Otto estaba realmente molesto porque la pelimorada había dicho que el circo podía ser un “fiasco”. Aquella afirmación, junto con la de “cualquier interesado en un circo puede ser artista” había herido al mago.
Tenía la sensación de que la cosa iba a pasar a mayores cuando la repentina aparición del jefe de pista interrumpió la “discusión”:

-Otto, muchacho, me temo que he de pedirles a tus invitados que se marchen, es momento del ensayo general y no queremos adelantarles nada- explicó al mago. Este suspiró profundamente cuando Darlenee habló, intentando calmarse. El jefe de pista nos pidió que acudiésemos a la función, comentando al final con algo de malicia escondida que nos estarían esperando.
Yo tragué saliva con su afirmación. Estaba decidido. Aquél tipo me daba muy mala espina. Seguramente se trataría de…no, no era posible. Si no, ya nos habría atacado…

Durante el camino todos permanecimos en silencio, y al llegar a la posada, Matías se dispuso a reprochar el comportamiento de Darlenee, pero esta rehuyó las palabras de buscador pronunciándolas ella misma. Yo me mantuve en silencio, esperando a que terminasen de hablar.
Solo cuando Darlenee nombró la caravana del jefe dibujé en mi rostro una sonrisa ciertamente encantadora:

-Tenía ganas de llegar a ese punto la verdad- murmuré. El sol estaba poniéndose. Pronto podría quitarme la capucha de Darlenee (no es que no me gustase, pero me resultaba más cómodo moverme de noche sin nada más que el uniforme de exorcista)- Así pues, Matías, debes acudir a la función- dije, girándome al buscador. Este me miró incrédulo.

-¿¡Y qué ocurre con vosotras!?- preguntó, queriendo dejar claro que no pensaba acudir solo por si había Akumas.

-Bueno, está claro. A Otto no le extrañará que Darlenee no aparezca por ahí. Si dices que yo me encuentro todavía mal por lo de esta mañana, no tendrán sospechas. Además, no iba a dejar que fueses sin protección. Es necesario que lleves el escudo de buscador y lo uses si ocurre algo malo- expliqué.
Pude ver una sonrisa de alivio en su rostro- Tendremos que esperar hasta la noche, asi que, yo propongo que descansemos un par de horas, que es cuando comienza la función, y vayamos al circo listos- propuse sonriente.

Todo iba a salir bien. Matías asintió, y sin yo esperar respuesta por parte de mi compañera (vale, sí, era algo maleducado el gesto que hice), me dirigí a mi habitación y me tumbé en la cama mirando al techo.
Deseé con todas mis fuerzas que no pasase nada malo por la noche…



-¿Ocurre algo Otto? Te veo muy distraído- comentó el señor Von Wettin al pelirrojo. Este negó con la cabeza.

-Nada importante señor…- murmuró este. Los tres trapecistas, que habían asistido a la escena con las invitadas del mago, se acercaron a este.

-Vaya, vaya…- murmuró Kalvin.

-…nuestro pequeño mago se siente mal…- continuó Kevin.

-…eso no es bueno ¿verdad?- finalizó Kentin.

Los tres sonreían con malicia. Otto les miró con mala cara:

-Venga, dejadle en paz- murmuró una voz.

-Sí, el no se merece que os burléis- murmuró otra. Los cuatro se giraron y observaron a un chico de piel oscura y pelo negro junto a otro de pelo castaño.

-Zambai, Nico…- comenzó Kalvin.

-…sois un par de aburridos…- murmuró Kevin.

-…demasiado para nuestro gusto- terminó Kentin.

Y tras esas palabras, los tres sacaron la lengua y se marcharon:

-No les hagas caso, los aburridos son ellos. Se tragafuegos es muy entretenido- dijo el moreno.

-Y anda que ser contorsionisa- murmuró el otro. Con una sonrisa de agradecimiento, Otto continuó con el ensayo de su número. Tenía un mal presentimiento. Aquella noche iba a ser diferente….

Off:

Bueno :3 aquí te presento al tragafuegos y al contorsionista que participaran activamente en la misión xD
Zambai, el tragafuegos
Nicolás, el contorsionista
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Oviseth el Sáb Jul 21, 2012 12:45 am

Darlenee había pensado explicarles en qué consistía esa "oportunidad" de la que hablaba, no obstante, para su sorpresa Aisley había entendido rápidamente a qué se refería y terminó exponiéndolo al buscador. Quien en un principio pareció algo asustado pero recuperó un poco la confianza con la chica le dijo que debía llevar su escudo por si algo sucedía; luego de esto y de proponer que descasaran un rato entró a la posada y desapareció en su interior sin más.

A la pelimorada no le quedaba ninguna duda de que su compañera era más inteligente y sagaz de lo que su encantadora apariencia sugería; agradeció eso último, por lo menos esa conexión de personalidades les daría cierta ventaja sobre sus enemigos...Si es que los había. Y fue justo en ese momento, que un repentino pensamiento la comenzó a atormentar.

-Matías, me gustaría hacerte unas preguntas, ¿podrías acompañarme a tomar algo?- pidió la chica.

-Claro que sí- respondió el buscador con una leve sonrisa.

Ambos se internaron en la posada y se sentaron en la mesa más alejada de todas de la pequeña parte del restaurante. Pidieron un jugo de naranja y un café respectivamente, y tras tener sus bebidas en la mesa, la chica se dispuso a hablar.

-Matías, tú has estado en otras misiones anteriores a esta ¿verdad?- preguntó Darlenee, quien se dispuso a jugar con los hielos y pajilla de su jugo.

-Sí, así es, he estado en otras cuatro si no mal recuerdo- respondió tranquilamente el buscador tomando su barbilla, intentando contar mentalmente sus respectivas misiones.

-Ya veo- respondió la exorcista quedamente -Y, en esas misiones ¿han tenido algún problema al pelear con los akumas?, es decir, ¿los han podido identificar fácilmente o...- calló por un segundo, tratando de encontrar las palabras correctas para su pregunta.

-Bueno- habló Matías -Los akumas no son fáciles de distinguir de la gente normal, si a eso se refiere, pues los hay de diferentes conductas, algunos son imprudentes y confiados, se dejan ver más pronto de lo esperado; mientras que otros son mucho más cautelosos con lo que hacen. Sin embargo, al final se les encuentra gracias a las habilidades de los exorcistas...

-Sí pero...me refiero a si alguna vez has visto que una persona que te parecía confiable y buena haya terminado transformándose en algún akuma, Noah o aliado del Conde- explicó la chica con una poco de nerviosismo, le estaba atormentando la idea que

Con esta reacción, Matías había entendido cuál era su preocupación realmente por lo que, dedicándole una sonrisa de comprensión dijo -Señorita Darlenee, si esa persona terminara siendo un akuma o cualquier otro miembro del bando enemigo, ¿usted se rendiría? ¿le dejaría seguir lastimando gente inocente sólo para evitarse la pena sólo para evitarse el dolor que a veces conlleva hacer lo correcto?

-¡Claro que no!- exclamó golpeando la mesa con ambas manos, lo que captó la atención de los comensales presentes. Al ver esto, la pelimorada bajó la voz. -Lo dije antes, soy exorcista y mi trabajo es defender a los inocentes y eso me gusta...pero- imágenes de sus familiares y amigos comenzaron a surgir en su cabeza, había decidido que siendo exorcista, los protegería, pero la imagen de alguien más a quien acababa de conocer apareció, era evidente que sentía miedo de descubrir que aquella persona fuera un enemigo.

-En mi opinión- habló el buscador con tono reflexivo, captando la atención de la novata que tenía enfrente -los akumas no son malos realmente.- al notar la expresión de confusión de la niña prosiguió a explicar -Los akumas son resultado del engaño del Conde hacia personas que no pueden superar la pérdida de algún ser querido, personas que harían lo que fuera por volver a ver a dichos seres de nuevo. Con este consentimiento, el Conde llama al alma en cuestión y las aprisiona en una máquina que se interna en el cuerpo de quien pidió traer de vuelta esa alma a la tierra. Los akumas, en el fondo pueden estar sufriendo por culpa de sentimientos egoístas de otros. Darlenee comprendió mejor lo que quería decir el buscador.

-De manera que para liberarlos, es necesario acabar con ellos.-

-Exacto- apremió el buscador.

-Gracias Matías- agradeció la alemana, quien dejó de jugar con los hielos de la bebida y prosiguió a beberla -Supongo que, de ahora en adelante pensaré como tú- sonrió.

Terminaron sus bebidas y cada uno subió a su respectivo cuarto para descansar.

Darlenee entró a su habitación, dejó sus cosas cerca del buró y, de un salto se acostó en la mullida cama. Tomó una de las almohadas entre sus brazos y cerró los ojos pensando en lo que Matías le había dicho para aliviar los sentimientos de angustia. Ciertamente le gustó el punto de vista del buscador y, aunque no sería sencillo superarlo, en caso de que se tratara de un enemigo, por lo menos no tendría tantos remordimientos al saber que lo ayudaría a descansar.

Repasó mentalmente la información que habían obtenido, el plan que Aisley había planteado, su conversación con Matías y cada detalle de la personalidad del mago, su encuentro y su pequeña riña con él. Pudo haberle parecido algo atemorizante cuando se molestó pero sólo quería defender lo que él creía, defendía a sus compañeros y su espectáculo, eso no podría ser de un akuma ¿cierto?

Habían mismas posibilidades de que fuera amigo o enemigo, pero lo importante ahora era que, sin importar de que lado estuviera, Darlenee sabría manejar la situación o eso quería creer, pues en el fondo albergaba una esperanza.

-¿Verdad que no eres un enemigo Otto?- con esa esperanza, comenzó a quedarse dormida.


Última edición por Oviseth el Sáb Ago 04, 2012 10:20 pm, editado 1 vez

_________________
Exorcista: Darlenee Nieckbek B.
Rango: D
Puntos: 37




+Firmas:

¡¡¡Muchos thanks you's Sigma-chan, Eli, Dream, Vongola-chan y Lili!!! =3
Oviseth
Femenino

Mensajes : 603

Localización : Siendo testigo del atardecer en Coruscant

Leyenda

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 21, 2012 9:10 am

-Aisley despierta, despierta…- murmura la voz. Yo me niego a levantarme. Tengo sueño. Además, todavía hay claridad…aún no es hora de marcharse-No me obligues a abrir las cortinas Aisley, que ambos nos conocemos y sabes de sobra que soy capaz- siguió insistiendo la voz. Yo me levanté de mala gana y tiré una almohada.

-¡Cállate, tengo sueño, quiero dormir!- exclamé. La figura de Cuervo apareció ante mí. Sonreí al ver su cabello pelirrojo refulgir contra la claridad. Su sonrisa desdeñosa me encantaba. Y sus ojos verdes me llenaban y satisfacían. Yo sonreí a su vez- Eres idiota- afirmé, levantándome. No lo pregunté. No lo grite. Solo lo afirmé sonriendo.

-Venga, vamos, o llegaremos tarde- me reprochó. Yo sonreí a su vez de nuevo y me levanté. Estaba vestida (¡Qué raro!) pero le resté importancia y bajamos las escaleras. Nada me parecía extraño, el ser exorcista no era más que un mal sueño….

De pronto una sonrisa, oscuridad. No veo nada a mí alrededor. Cuervo no está, la casa tampoco. Todo me envuelve lentamente…De pronto una luz. Descubro que estoy en una pista. Me asusto. Payasos, domadores, equilibristas. Todos con la misma sonrisa en la cara. Todos con la misma estrella negra en la frente…

-Únete Aisley, el espectáculo debe continuar…únete…- me giro para ver ante mí al señor Von Wettin. Cuervo está junto a él. Y Marilyn. Y Pat. Y Watt. Y Jack. Y Gus. Y Louis. Y Roddy…todos mis amigos, la banda “Pluma Negra” todos con las mismas sonrisas oscuras. Se acercan a mí. Y para mi horror, se desprenden de sus pieles y surgen aquellas horrorosas esferas que vi en su día.

Únete, únete, será divertido, el espectáculo debe continuar Aisley. Ven, y únete a nosotros…juega con nosotros Aisley…juega con nosotros y conoce la Muerte” murmuraban las conocidas voces de mis amigos, distorsionadas por la oscuridad de la voz akuma. Me agarré la cabeza llorando. No…por favor no…cualquiera menos ellos. Cualquiera menos mis amigos….no…


……………………………………………………………………..

Me desperté cubierta de una fina capa de sudor. La pesadilla había sido tan real. Como si…como si yo hubiese estado en persona en aquel circo oscuro. Y diabólico. Todos estaban allí… ¿por qué mi subconsciente había querido jugarme esta mala pasada?
Sí, les echaba de menos. La banda “Pluma Negra” fue mi familia durante cuatro largos años, hasta que Tyedoll me arrancó de mi hogar, llevándome lejos de ellos, llevándome de vuelta a Inglaterra.
No podía volver a dormirme. Entre el asunto del circo, y el de la mala espina que me daba el jefe de pista, podría tener pesadillas peores a esa. Me levanté de la cama y descorrí las cortinas, cerrando los ojos con fuerza. A pesar de que ya casi era de noche, algunos retazos de franjas anaranjadas del sol rompían los esquemas de los colores azules y negros del cielo. Me quité la capucha de Darlenee y la doble con cuidado dejándola sobre la cama junto a mi bolsa.
La capucha me la llevaría por si ella la quería, pero el resto de mis cosas debía dejarlas allí, porque, a saber lo que nos podría pasar, y yo no quería que lo único que me quedaba de mis padres (el libro sobre pingüinos y el peluche) acabara perdiéndose.

Salí de la habitación sin nada más que mis guantes y bajé al restaurante de la posada donde se encontraba Matías bebiendo un café:

-¿Cuántos llevas ya?- pregunté, sentándome junto a él, y rechazando el hecho de pedir algo. Matías me miró nervioso. Noté que estaba atemorizado por lo que iba a hacer.

-Cuatro con este…sin contar el que me bebí mientras hablaba con la señorita Darlenee- murmuró. Yo le miré preocupada. El pobre hombre tenía que relajarse un poco…

-Bueno, tu quédate esperando aquí mientras yo aviso a Darlenee- y sin darle tiempo a decir nada, corrí (literalmente) hacia la habitación de mi amiga, toqué suavemente la puerta cuando hube llegado frente a la plancha de madera con la plaquita y el número adornándola- Darlenee, despierta, es hora de irse- dije, en voz suficientemente alta para que ella me escuchase….



-¿Está listo señor? La gente está empezando a llegar, todos estamos en nuestros puestos- dijo Zambai al señor Von Wettin. Este asintió con sequedad.

-¿Han venido las invitadas de Otto?- preguntó al tragafuegos, que estaba vestido acorde con el espectáculo. Unos simples pantalones de color rojizo, con dibujos e nudos celtas naranjas, y un cinturón naranja donde tenía amarrados sus útiles del espectáculo. Nada más.

-De momento no las he visto, pero supongo que llegarán un poquito más tarde. Creo recordar que la de pelo largo que iba con capucha de fantasma tuvo un golpe de calor. A lo mejor no puede exponerse a la luz del sol y por eso prefieren venir por la noche- argumentó el moreno. El jefe de pista asintió algo molesto.

-Vale, vale…sigue ensayando…esta noche tiene que ser especial por esas dos señoritas…- Zambai asintió tras las palabras de su jefe. De pronto, apareció Gissela, más hermosa de lo que la había visto ese día ensayando Aisley y Darlenee.

-Señor… ¿está seguro qué vendrán? Ellas vivirán en vivo la principal atracción. Deben hacerlo…- murmuró, rodeando con sus brazos la cintura de su jefe.

-Tranquila cariño…te aseguro, que si no vienen, iremos a ellas y las arrastraremos hasta nuestro espectáculo de almas…el “Ánima Circus” nunca es rechazado…- murmuró, girándose y plantándole un suave beso en los labios a la chica…

Off:
Mmmmmm....ettoooo...disculpa el post super raro e_____e te lo epxlico por mp xD
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Oviseth el Dom Jul 22, 2012 11:21 pm

El escenario se encontraba totalmente a oscuras, seres asechaban desde las tinieblas esperando una oportunidad para atacar. En ese momento nada podía perturbar su concentración, sus oídos sólo escuchaba su propia respiración. Con su inocencia y pedernal en mano, esperaba el momento para atacar. Tomó un último respiro, levantó a Rasen con su mano izquierda y con su mano, donde traía el pedernal, activó su inocencia y chocó el pedernal de su mano con el que traía Rasen en su ropa, y al sonido de un chasquido, su inocencia como los seres en la oscuridad comenzaron a arder, iluminando el oscuro escenario que en ese momento se encontraba.

Iba a proclamar su victoria cuando se escuchó una voz lamentándose, una voz muy familiar. Buscó temerosa el lugar de donde provenía la voz, y cuando la encontró no pudo más que sentir horror por lo que había hecho. El akuma cuya cara a Otto pertenecía, se lamentaba entre las ardientes llamas, culpando a Darlenee por lo que estaba haciendo.

-¿De verdad esto es por mí bien?- preguntó con dolor y resentimiento -¡Mentira! ...sólo justificas tu crueldad- acusó.

-No es cierto, no es cierto- lágrimas en los ojos de la chica comenzaban a brotar -N...No me estoy... justificando- sollozó -No es cierto...-

-¡No es cierto!- gritó con todas sus fuerzas y...


-¡Auch!- el dolor de haberse caído de la cama la regresó a la realidad. Aún estaba en su habitación, la diferencia con hace un rato esque ahora yacía en el suelo abrazando la almohada con la que se había quedado dormida. Se talló un poco los ojos para asegurarse de que estaba realmente despierta y una vez sus ojos se acostumbraron a la poca luz que entraba por la ventana lo volvió a comprobar, estaba realmente en su habitación, sólo que en ese momento el sol comenzaba a ocultarse por lo que ésta se encontraba un poco menos iluminada.-Fue...una pesadilla...Menos mal...- suspiró de alivio.

-Darlenee, despierta, es hora de irse- avisaba, desde el otro lado de la puerta, una dulce voz que, sin duda alguna, pertenecía a Aisley.

La pelimorada se levantó con un poco pereza, el tiempo que había tenido para "relajarse" le había parecido muy corto. Una vez de pie se estiró un poco y, con almohada en brazo abrió la puerta.

-Dame un segundo- pidió la aun somnolienta Darlenee a Aisley y la jaló del brazo para que entrase a la habitación y así poder cerrar la puerta. Colocó la almohada en la cama y fue enseguida al baño para lavarse el rostro rápidamente. Una vez terminó con eso volvió a la parte principal de la habitación y le sonrió a Aisley -Así esta mejor ¿no?- dijo refiriéndose a una comparación de su cara somnolienta y la despierta -¿Descansaste?- preguntó para sacar conversación en lo que se preparaba, mientras que frente al espejo visualizó que sus dos medias coletas se habían movido de lugar, haciendo que la chica se viera muy cómica con una coleta muy arriba mientras que la otra estaba casi deshecha. Inmediatamente imaginó cuál habría sido la reacción de Aisley cuando la vio con ese aspecto tan bochornoso, se ruborizó un poco al sentir la vergüenza. ¡Gracias a Dios era Aisley y no alguna otra persona!

Rápido deshizo el bochornoso peinado y sacó un cepillo de su mochila, afortunadamente lo había empacado. regresó al tocador, cepilló su cabello y volvió a hacer las dos medias coletas para que el cabello no le estorbara durante, lo que podría ser, la parte más complicada de la misión.

Regresó al lado de la cama para tomar su mochila, esperaba poder sacar algo que no le fuera útil pero mientras más verificaba más se le hacía difícil sacar algo. A decir verdad no llevaba nada inútil, se había preparado bien para la ocasión; traía empacadas unas bendas, banditas, ungüento, desinfectante, (todo en caso de que alguien saliera herido), algunos dulces entre los que estaba su favorito: el Nürnberger Lebkuchen, (sólo por si les daba hambre) el gólem que le entregaron en la Orden, un libro (que por su pasta dura podría servir como arma para la defensa propia) y, por supuesto, a Rasen, su inocencia; así que sin pensarlo más decidió dejar todo ahí. Cerró su mochila y de un jalón se la colocó en la espalda. -Estoy lista- anunció viendo a Aisley -Vamos-

Cerró la puerta de la habitación con llave y bajó junto con Aisley al vestíbulo donde entregó su llave, luego de esto, fue hacia donde se encontraba el buscador tomando un café.

-¿Aún aquí?- preguntó tranquilamente.

-No me he movido de aquí desde que se fue a su cuarto señorita Darlenee, en lugar de irme decidí tomar algunas tazas de café para prepararme- explicó un poco nervioso con una nueva taza de café en mano.

-¿Algunas?- miró a Aisley con asombro. No sabía si preguntar o no cuántas tazas llevaba realmente, pues se veía sereno unas horas antes cuando habló con él, pero ahora era un manojo de nervios. -Es genial verte tan sereno- bromeó con sarcasmo, al ver el estado del buscador no pudo evitarlo -Y te agradezco por haber pedir un café para mí, piensas en todo- dicho esto, Darlenee le quitó, o mejor dicho, le arrebató la taza de café que apenas estaba por probar, y antes de que reprochara algo le dio un trago-¡Iiiiuu! exclamó sacando la lengua -Esta muy amargo- tomó la azucarera, le añadió tres cucharadas de azúcar y una vez las disolvió, probó de nuevo el café -Deilicioso- afirmó encantada. Estaba claro que Matías estaba muy nervioso por el hecho de tener que afrontar el espectáculo del Ánima Circus solo, ella también lo estaría, sobretodo si su vida dependiera de dos exorcistas novatas. Sin embargo, esa no era excusa para tomar tanto café, sobretodo si eso empeoraba su estado de ánimo.

-Y...¿cómo se siente señorita Darlenee?- preguntó el nervioso buscador.

-Bien... respondió quedamente-Tendré que estar bien por los tres ¿no lo crees?-sonrió. A decir verdad, no podía culpar a Matías por sentirse nervioso cuando ella se sentía igual. Era su primer misión y estaba contenta por eso hasta que cayó en la cuenta de la verdadera situación, la situación de si el mago era enemigo o no la estaba volviendo loca unos momentos antes, pero fue gracias al buscador y su punto de vista que se había calmado lo suficiente como para continuar la misión sin problemas. Era una exorcista después de todo y estaba feliz con ello. Se terminó el café y después de un respirar profundo anunció que ya era hora de irse. Así, salieron rumbo al circo que los estaba esperando.

Mientras caminaba repasaba el plan. primero, antes de entrar al bosque se separarían de Matías para que no los vieran juntos, y mientras él iba buscando un lugar cerca de la salida de la gran carpa, las chicas esperarían escondidas en el bosque a que comenzara el espectáculo. Una vez iniciado este, se acercarían a la carpa del jefe y buscarían la manera de entrar, y después de esto, la revisarían rápidamente, buscando...no lo sabían con seguridad, ¿una inocencia tal vez? ¿un plan escrito?, en fin, algo que les dijera que el jefe de pista en realidad era malvado.

Después de obtenerlo saldrían de ahí, presenciarían el espectáculo a escondidas para descubrir de qué se trataba el dichoso acto principal y si tendría conexión con la gente de piedra de los pueblos anteriores. Una vez cumplidos todos los puntos los tres se alejarían del lugar y valorarían la situación.

"Pan comido"

Mientras más se acercaban al inicio del bosque, más gente emocionada por el circo se juntaba, todos murmurando lo genial que sería y lo que se rumoreaba que los actores podían hacer, habría deseado que fuera así, sólo un circo más, pero toda esa gente ignoraba de lo que el circo era sospechoso y, quizás, era mejor así.

Como lo acordaron, cuando llegaron al inicio del bosque se separaron, dejando que Matías entrara siguiendo a la gente, mientras que ellas se desviaron y tomaron otro camino, adentrándose al corazón del bosque a escondidas.

-Ahí está- murmuró la pelimorada cuando vio la caravana azul con estrellas, y con esto le dio una señal a Aisley para que se escondieran entre los arbustos.


Última edición por Oviseth el Sáb Ago 04, 2012 10:21 pm, editado 1 vez

_________________
Exorcista: Darlenee Nieckbek B.
Rango: D
Puntos: 37




+Firmas:

¡¡¡Muchos thanks you's Sigma-chan, Eli, Dream, Vongola-chan y Lili!!! =3
Oviseth
Femenino

Mensajes : 603

Localización : Siendo testigo del atardecer en Coruscant

Leyenda

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Invitado el Lun Jul 23, 2012 7:04 pm

Ante la pregunta de la alemana de si había descansado, murmuré un débil “” acompañado por una sonrisa un poco forzada. Menos mal que justo en ese instante Darlenee comenzó a peinarse el pelo (y todo hay que decirlo, su peinado resultaba bastante cómico antes de que hiciese esta tarea). La pelimorada se puso entonces a preparar su bolsa con diversos objetos para la misión, cosa que me hizo sonreír.

Después, bajamos juntas a recepción, Darlenee dejó la llave de la habitación, y nos dirigimos a donde se encontraba el buscador, tomando lo que vi que era otro café más.

Este hombre va a acabar de los nervios esta noche…” pensé para mí misma. Cuando Darlenee me miró, me vi tentada a indicarle cuantos cafés se había tomado el buscador, pero me guardé las ganas y escuché la broma que le dirigía al de ropajes claros. Después, observé como la pelimorada le arrebataba la taza de café de las manos a Matías, tomaba un sorbo, se quejaba de lo amargo que era, y le echaba azúcar.

Tras eso, los tres salimos de la posada. No pude evitar cerrar otra vez los ojos. Por muy poco sol que hubiese, ese todavía me afectaba un poco, pero precisamente era ese detalle de la poca luz lo que me permitió llevar solo puesta la capucha.

Antes de separarnos de Matías me acerqué a él:

-Matías, recuerda. Debes decirle a Otto que Darlenee no ha querido aparecer por el enfado de la tarde, y yo me encontraba mal- comenté al buscador. Este se limitó a asentir antes de marcharse y dirigirse con el resto de la gente a la entrada del circo. La luna comenzaba a asomarse y mi sonrisa se ensanchó al poder retirar mi capucha.

Cuando llegamos cerca de la caravana del jefe de pista nos escondimos entre unos arbustos y esperamos a que toda la gente entrase en la carpa….



Matías entró nervioso en la carpa. Las exorcistas tenían que entrar en la caravana del jefe y el buscador solo deseaba que no las pillaran. Suspirando, si dirigió a comprar una entrada cuando una mano lo agarró y tiró de él. El buscador quiso gritar, pero otra mano cubrió su boca. Cuando se hubo alejado con su secuestrador por la zona inferior de las gradas (sí, aquél hueco que siempre quedaba cuando las montaban) de la taquilla, Matías sintió que era liberado del agarre. Al girarse para comprobar quién le había secuestrado, se sorprendió al ver al mago Otto:

-¿¡Señor Otto!?- preguntó incrédulo. Este asintió. Iba vestido con un esmoquin negro que le favorecía notablemente. Tenía el cabello suelto, y la chistera le daba un toque ciertamente mágico.

-¿No han venido las señoritas?- preguntó preocupado. Matías tragó saliva. Era hora de mentir.

-La señorita Darlenee no ha querido venir porque seguía molesta por la conversación que mantuvieron. Por otro lado, la señorita Aisley no se encontraba bien, por lo que no ha podido asistir- dijo. El mago asintió comprensivo.

-Comprendo…fui muy duro con la señorita Darlenee esta mañana…no creo que hubiese sido buena idea enfrentarme a ella de esa manera…con la ilusión que me hacía que asistieseis los tres al espectáculo…- murmuró el mago. Matías le miró apenado. Verdaderamente el mago deseaba verlas allí, para que ellas disfrutasen del espectáculo de magia- Bueno, disfruta tú…y no hace falta que pagues entrada, ellas y tú erais mis invitados…- y tras sus palabras, se marchó hacia el escenario. Matías hizo lo mismo pero se sentó en una de las gradas, deseoso de que todo acabase de una vez…



Cuando la música que da comienzo al espectáculo sonó, asentí con la cabeza y cogí de la mano a Darlenee. Con una velocidad asombrosa, y unos reflejos que nadie hubiese sido capaz de creer en una chica como yo, llegamos a la caravana del jefe. Deje a Darlenee en la puerta:

-Espera un momento…- pedí, dirigiéndome al otro lado de la caravana. Y con gráciles movimientos y acrobacias (“¡Gracias Jack, te debo una por enseñarme!”) me subí al tejado de la caravana para comprobar si el tragaluz estaba abierto. Mis suposiciones eran correctas al ver que eso no era así, así que, con las mismas acrobacias y agilidad, bajé por la parte delantera de la caravana junto a Darlenee- El tragaluz está cerrado. No hay nadie dentro, así que habrá que entrar por la fuerza…- murmuré. Y agachándome a la altura del pomo, cogí una horquilla de mi pelo y la introduje en la cerradura. Pedí silencio a Darlenee con una mano y, tras unos segundos en silencio, escuché el chasquido de la puerta de la caravana al abrirse- ¡Bingo!- celebré, poniéndome de pie y colocándome de nuevo la horquilla. Y esta vez se lo tenía que agradecer a Pat, puesto que ella me había enseñado trucos muy útiles como este para salir de algún apuro (Recordé entonces cuando me atrapó el inspector Jaques…gracias a ese truco pude salir de la celda sin problemas…la verdad es que eran un poco inútiles aquellos policías…). Sonreí a Darlenee, invitándola a adentrarse en la caravana del jefe de pista, para encontrar algo que nos llevase a las respuestas de nuestras dudas…
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Oviseth el Mar Jul 24, 2012 8:51 pm


Tras el comienzo de la música de introducción del espectáculo Aisley tomó de la mano a Darlenee y con cuidado junto con unos movimientos ágiles dados por la primera exorcista, llegaron a la puerta de la caravana en cuestión. Había sido tan veloz que la pelimorada no se había percatado de que estaban cerca de la caravana hasta que tuvo la puerta justo frente a ella.

-Espera un momento…- pidió su compañera, y mediante hábiles acrobacias y movimientos cual gato, la chica subió al techo de la caravana sin mucho esfuerzo para verificar si el tragaluz estaba abierto. "¡Asombroso!" La alemana no cabía de asombro, los movimientos de Aisley eran tan ágiles como acertados, los hacía parecer tan fáciles -Tengo que aprender a hacer eso- susurró emocionada ante la idea, mientras contemplaba cómo su compañera bajaba y regresaba con ella.

-El tragaluz está cerrado. No hay nadie dentro, así que habrá que entrar por la fuerza…- hizo un ademán para que la chica guardara silencio y, agachándose frente a la perilla de la puerta, retiró de su cabello lo que parecía una horquilla. Darlenee entendió que Aisley intentaría abrir la puerta, pues ese truco lo había leído en algún libro de su colección de misterio, pero nunca lo había visto en vivo, así que se agachó para verlo desde cerca; se preguntaba si en verdad era posible entrar a una habitación cerrada por ese método y un casi inaudible "click" se lo confirmó. - ¡Bingo!- festejó la niña, después simplemente sonrió y la pelimorada le regresó el gesto acompañado de un -Buen trabajo- esa faceta de su compañera no la conocía, y aunque unas horas antes pensaba que se trataba de una chica que necesitaba ser protegida, sus habilidades le afirmaban lo contrario, ahora lo sabía, ella no era una princesa en apuros...Sin embargo, eso mismo dio paso a una duda ¿qué clase de pasado había tenido la niña? Bueno, tal vez, terminando la misión podría preguntarle.

Entraron a la caravana y cerraron la puerta con cuidado. Era hora de que el paso número dos del plan comenzara: la chica dio un vistazo rápido sin moverse de donde estaba. La caravana era alumbrada sólo por las pequeñas luces de lámparas de aceite que provenían de alrededor de la capa principal y que se asomaban débilmente por la ventana que daba hacia ésta y del tragaluz. La alemana pensó que tanto por el bien de Aisley como el hecho de que nadie supiera que estaban ahí, era mejor atenerse a esas luces por lo que no hizo por encender ninguna más.

Al fondo visualizó una cama y una mesita de noche desordenadas, además de un baúl que yacía al pie de la cama, al otro extremo se podía ver un viejo tocador de madera y un pequeño espejo. El lugar era un desastre, aunque no tanto como la oficina de Komui, ciertamente daba la sensación de que la caravana pertenecía al jefe de pista "Las cosas se parecen a su dueño" razonó recordando el aspecto que el señor Von Wettin tenía esa misma tarde.

Se acercó con cuidado al tocador y buscó entre las cosas, de cuidado personal y algunos papeles, algo que les pudiera servir, algo fuera de lugar como una carta al Conde quizás, o ya de perdido, una inocencia muy brillante. Pero nada, todo parecía ser normal. Con resignación cerró los pequeños cajones del tocador y se acercó al baúl. Las bisagras tenían un aspecto oxidado por lo que tuvo especial cuidado en abrirlo para evitar alguna especie de rechinido. Una vez abierto pudo ver que ahí guardaba su ropa o más bien la aventaba, pues no había nada doblado decentemente. -Dios, ¿qué tan desordenada puede ser la gente?- masculló con un débil tono de voz., y en ese instante recordó de nuevo a Komui y supo que él estaba a un nivel de desorden incluso mayor.

Buscó en el fondo del baúl y encontró varios libros de temas diversos siendo de magia la mayoría de ellos. Abrió cada libro en busca de alguna carta o mensaje, no obstante, lo único que pudo descubrir fue un libro con una dedicatoria en la guarda del libro: "Para el pequeño Nathan, el más hábil mago del mundo"

----

Como introducción al evento los artistas desfilaron alrededor del escenario haciendo gala de un truco simple acompañados de una gran sonrisa. Mientras que, al centro de la arena y vestido con un traje azul rey y sombrero de copa que le daban un aspecto galante y divertido, el jefe de pista los presentaba de uno por uno. Una vez terminada la presentación,acompañada de aplausos y algunos gritos de entusiasmo por parte del público, todos los artistas salieron del escenario para comenzar con el orden del espectáculo.

Primero salieron algunos malabaristas haciendo gala de sus habilidades para manipular cualquier cantidad y tipo de objetos manteniéndolos en equilibrio y a algunos otros en el aire. Una vez terminaron su acto correspondiente, Gissela y su caballo. El caballo saltaba obstáculos mientras que ella posaba con elegancia sobre este, ya sea sentada, de pie e incluso parada de manos. Muchos quedaron cautivados con el acto de la hermosa joven. En tanto que el acto del traga fuego y el domador causó tanto miedo, que los espectadores se limitaban a respirar despacio como si el sonido de su respiración pudiera ocasionar que algo saliera mal.

Matías estaba particularmente asustado con el acto del domador, le causaba horror pensar que en cualquier momento aquellos leones y cocodrilos pudieran reaccionar de manera violenta o peor aun, tragarse al pobre hombre. Sin embargo, una vez terminaron ambos actos, todo el mundo en la carpa enloqueció de emoción.

Seguido de ellos, los payasos salieron a montar su número para aliviar la tensión, momentáneamente provocada por los dos números anteriores y prepararlos para el acto del mago, quien no podía esperar para demostrar que él no era un fiasco, aún si Darlenee no estaba ahí para verlo...


_________________
Exorcista: Darlenee Nieckbek B.
Rango: D
Puntos: 37




+Firmas:

¡¡¡Muchos thanks you's Sigma-chan, Eli, Dream, Vongola-chan y Lili!!! =3
Oviseth
Femenino

Mensajes : 603

Localización : Siendo testigo del atardecer en Coruscant

Leyenda

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Invitado el Miér Jul 25, 2012 11:16 am

Mientras Darlenee se dedicaba a buscar en el baúl y en el tocador, yo miré en el armario y en la estantería. Ciertamente me recordaba al despacho del jefe Komui. No sabía si mi compañera pensaba lo mismo que yo, pero una sonrisa se asomó en mi rostro al recordar los papeles esparcidos por toda la sala y la montaña de documentos sobre su mesa.
Para mí la luz no era un problema. El hecho de vivir en un lugar donde durante 6 meses es de noche me daba ventaja en esa situación, puesto que había desarrollado una vista muy buena, que me permitía ver cosas en oscuridad. Así pues, tras inspeccionar el armario (el cual era bastante grande para que cupiesen dos personas adultas) me dirigí a un par de estanterías en las que había libros, más papeles, diversos adornos algo estrafalarios y unos tres marcos. Dos de ellos con fotos y uno con un dibujo.

Qué raro…el dibujo era más bien obra de un niño pequeño que de un adulto como el jefe de pista. Era la típica casita de tejado rojo con humo saliéndole de la chimenea, un sol sonriente en la esquina, un par de nubes blancas, el cielo pintado de azul, el prado verde, flores de colores vivos debajo de la casa, y al lado de esta dos figuras. Un niño pequeño de pelo marrón y un hombre alto de pelo negro recogido en una coleta. Estaban mal dibujados, pero aún así pude reconocer sus alturas y que se trataban de un niño y un adulto. Ambos tenían una gran sonrisa en el rostro. Dejando a un lado el dibujo, me fijé mejor en ambas fotos. Una me mostraba al señor Von Wettin abrazando a Gissela por la espalda. En ambos había gesto feliz, casi de amor. Dejé la foto en su sitio y observé el último marco con detenimiento. Me mostraba la imagen del señor Von Wettin cogiendo a caballito a un niño de unos seis o siete años. El niño era castaño, y tenía los ojos de un precioso tono verde. Sonreía a la cámara con felicidad, la misma que mostraba el jefe de pista en sus labios. En esta foto parecía más arreglado. No vestía aquel traje tan extravagante, más bien un esmoquin bien cuidado que le daba aspecto de importante hombre de negocios. No tenía ojeras ni perilla, y el pelo lo llevaba recogido en una coleta baja.

Debe ser su hijo… ¿dónde estará?” me pregunté. Y caí en la cuenta de que su hijo había fallecido. No sabía cómo, pero fue como si me hubiesen golpeado el estómago con fuerza. El señor Von Wettin era un Akuma. Había invocado a su hijo y ahora el niño controlaba su cuerpo. Era un siervo del Conde…..



Cuando la actuación de Gissela llegó a su punto auge, el señor Von Wettin salió de la gran carpa para dirigirse a su caravana. Las dos metomentodo no habían aparecido, y eso le ponía de los nervios. Estaba tan ocupado en sus pensamientos que no se fijó en el rastrillo que los payasos solían usar en su espectáculo hasta que lo pisó y se dio de bruces con el:

-¡¡Malditos payasos!! ¡Cuándo pueda acabaré con ellos y esas malditas gracias suyas!!- exclamó, cogiendo el rastrillo y tirándolo lejos de su cuerpo. Llegó a la entrada de la caravana y abrió la puerta…



Al escuchar la voz del jefe de pista me asusté. Y me asusté mucho. Dejé la foto de él y el niño donde estaba, cogí a Darlenee de la mano, cerré el baúl con el máximo cuidado del mundo e hice que entrara en el armario sin darle ninguna explicación. Literalmente tuve que empujarla dentro. A continuación me metí yo, y justo en el momento que cerraba la puerta del armario se abrió la de la caravana. Noté su presencia de inmediato. El jefe de pista había entrado:

-Se ve que las pequeñas exorcistas no han aceptado jugar a mi manera…bien, si desean jugar a la suya, así se hará…pero no es culpa mía que arrase con todo por ellas, es lo que desean- antes de que Darlenee pudiese decir nada le puse una mano en la boca y le pedí que guardase silencio con la mirada. Pasó unos minutos rebuscando entre su baúl algo (seguramente para su espectáculo) y se marchó. No aparté la mano de la boca de Darlenee hasta que escuché una ovación y la voz del jefe de pista diciendo “¡Y con todos ustedes, nuestros magníficos payasos Nilo y Rabanito Jaimito!”, tras eso, me separé de la chica, abrí con cuidado la puerta del armario y salí. Preocupada, la miré.

-Es un Akuma, no hay duda. Sabe que somos exorcistas y va a venir por nosotras…hay que avisar a Matías como sea…- murmuré. Agité mi manga y un pequeño gollem esférico emergió de ella y abrió su ojo rojo. Comenzó a aletear por toda la sala, hasta que se posó en la palma de mi mano abierta- Matías…Matías… ¿me oyes? Soy Aisley…- murmuré al pequeño artefacto, esperando la contestación…

Off:
Bueno, espero que te guste mi post x3 para poder avanzar, te propongo que Darlenee se acerque a Aisley y hable con Matías cogiendo el gollem a la chica :3 así Matías podrá saber lo que pasa <3 Te recomiendo que cuando Matías conteste al gollem, lo que digan Aisley y Darlenee lo pongas en cursiva, así hay más realismo <3
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Oviseth el Vie Jul 27, 2012 9:30 pm

-¡¡Malditos payasos!! ¡Cuándo pueda acabaré con ellos y esas malditas gracias suyas!!- se escuchó afuera de la caravana, Darlenee se sobresaltó al reconocer aquella voz, era el jefe de pista quien se acercaba. Sin pensarlo dos veces regresó todo lo que había sacado a su lugar, sin acomodarlo, a fin de cuentas, el interior de aquel baúl ya se encontraba echo un desastre antes de su propia invasión a la privacidad de aquel personaje. Rápido y sin pleno aviso, sintió un tirón a su mano y de un empujón Aisley la había metido a un angosto armario, cuya presencia no había reparado cuando entraron.

La puerta se abrió dejando pasar al jefe. Al reconocerlo, la chica sintió una gran tensión, no quería que las descubrieran por lo que hizo lo posible por mantenerse estática y no hacer ningún ruido ni siquiera a la hora de respirar.

-Se ve que las pequeñas exorcistas no han aceptado jugar a mi manera…bien, si desean jugar a la suya, así se hará…pero no es culpa mía que arrase con todo por ellas, es lo que desean- dijo con maldad. Este comentario sólo provocó que Darlenee sintiera ganas de ir y contradecirlo, pero la repentina mano que tapó su boca reprimió esos impulsos o por lo menos la forzó a quedarse callada. No fue hasta que el jefe abandonó el lugar y lo escucharon presentar el nuevo acto de los payasos que Aisley la soltó y salió del armario.

-Es un Akuma, no hay duda. Sabe que somos exorcistas y va a venir por nosotras…hay que avisar a Matías como sea…- su compañera se veía preocupada y, ciertamente ella también lo estaba. Sin duda alguna, ese comentario había sido más que una amenaza, había sido una revelación...Tal como afirmaba Aisley, ya no quedaban dudas, el señor Von Wettin era un enemigo. -Matías…Matías… ¿me oyes? Soy Aisley…-llamó Aisley, quien había sacado su gólem para comunciarse con el buscador. Hubo una leve pausa, luego de la cual el buscador contestó:

-Señorita Aisley, ¿qué sucede?, ¿están bien?- sonaba nervioso, y cómo no iba a estarlo, después de tomar tantas tazas de café. Darlenee le pidió el golem a su compañera, ella le explicaría las cosas.

-Sí, por el momento estamos bien, pero ¿y tú? ¿cómo va la función?- preguntó un poco nerviosa.

-Hasta ahora todo esta bien, creo que hasta se podría decir que normal- respondió en un murmullo. La chica suspiró de alivió, hasta ahora todo iba bien.

-¿No ha comenzado el acto principal ni nada por el estilo?-

-No, aunque creo que ya falta poco para el acto del señor Otto- informó.

-Bien- se limitó a responder, tenía otro asunto más importante que decirle. Respiró profundo para apaciguar los nervios que conlleva ser un exorcista novato, luego de lo cual habló -Escucha, Aisley y yo acabamos de ver al jefe de pista, y amenazó con "arrasar con todo" por nuestra culpa. No estoy muy segura de qué signifique eso pero lo que sí sabemos es que el señor Von Wettin es un enemigo, así que no regreses a la carpa de circo. No sabemos que vaya a suceder así que es mejor que te escondas. En unos momentos nosotras estaremos ahí, necesitamos ver en qué consisten los últimos actos, es lo único que nos puede dar una pista- explicó lo más rápido que pudo, le urgía que Matías se pusiera a salvo.

-Pero, ¿qué hay de los demás espectadores?- preguntó un preocupado buscador. Pregunta para la cual no tenía respuesta aún, no sabía qué hacer con ese detalle, y en su forma de pensar sólo había dos posibilidades: una, dejar que el espectáculo continuara, eso les daría la oportunidad de ver los actos restantes y saber, de una vez por todas, cuál de todos estos era el verdadero problema, incluido por supuesto el susodicho e intrigante acto principal de Von Wettin. Y segunda, encontrar la manera de suspender el acto principal discretamente, para no asustar a la gente inocente.

-Escóndete, iremos a la carpa.- y dicho esto colgó, no podía darle una respuesta que no conocía. Miró a su compañera en busca de apoyo, ¿qué podían hacer? Le explicó lo que pensaba en busca de que le ayudara a pensar en la mejor solución... [/justify]

_________________
Exorcista: Darlenee Nieckbek B.
Rango: D
Puntos: 37




+Firmas:

¡¡¡Muchos thanks you's Sigma-chan, Eli, Dream, Vongola-chan y Lili!!! =3
Oviseth
Femenino

Mensajes : 603

Localización : Siendo testigo del atardecer en Coruscant

Leyenda

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 02, 2012 7:58 pm

[Narra Aisley]

Escuché a Darlenne atenta, atendiendo a cada palabra que salía de su boca. Pensé unos instantes en la idea que me exponía. En parte podía resultar, pero el hecho de abandonar a todos aquellos espectadores a su suerte…no me gustaba nada:

-A pesar de que es una idea buena, no sé si me voy a ver capaz de abandonar a los espectadores a su suerte…- murmuré, mirando al suelo. Y es que era cierto. La gente inocente todas aquellas personas que no han hecho nada malo, estaban…tragué saliva…estaban destinados a convertirse en piedra. Temblé de asco por haber pensado en aquella palabra. Entonces, pensando, mi mente se iluminó con una idea. Sonreí, y sin decirle ni pío a Darlenee, la cogí de la muñeca y me aseguré de salir de la caravana sin que nadie nos viese, y me dirigí con ella a la carpa.

-¡¡Señoritas!!- exclamó una voz a nuestras espaldas. Me giré sin sorpresa y sonreí a Matías.

-¡Bien! Me alegro de que estés aquí, tengo que explicaros algo importante…- Matías alzó una ceja tras mis palabras. Yo me limité a ignorarle olímpicamente- Bien, vamos a entrar los tres. Tú Matías volverás a tu sitio y tendrás preparado el artefacto del escudo. Darlenne y yo saldremos a la pistas tras el señor Von Wettin, y él, al vernos, no podrá evitar atacarnos, al igual que el resto de Akumas que haya sueltos, por lo que sabremos quién es el enemigo. Tú Matías te encargarás de atrapar con la máquina a los niveles 2 que nos encontremos, y nosotras nos ocuparemos de los niveles 1, mientras tú sacas al público de aquí ¿comprendes?- pregunté al buscador, explicándole mi plan. Este se sacudió de forma involuntaria.

¿¡Volver!? ¡Pero si acabo de escaparme…!-

-Y con todos ustedes, el gran mago Otto Van de Rouhen!- exclamó la voz del jefe de pista. Yo sonreí, y, de nuevo, sin pedir permiso, agarré de la mano a ambos y los arrastré dentro de la carpa.

-¡Matías! Ve a tu asiento, nosotras nos esconderemos- murmuré, haciendo que Darlenee se escondiese conmigo. Matías iba a abir la boca para protestar, pero yo no se lo permití porque me adentré tirando de mi compañera en las gradas. Me dirigía a un lugar que había visto esa mañana, una zona de escaleras que daba a la salida de los artistas, pero estaba lo suficientemente tapada para que no nos vieran.

Otto salió a la pista, los focos lo iluminaron, captando toda la atención del público, incluida la mía. Su cabellera pelirroja caía en cascadas sobre sus hombros. Su traje estaba exquisitamente elegido para la ocasión. Se quitó el sombrero de copa e hizo una pequeña reverencia al público, girando para que todo el mundo la viese. El mago justo paró en la zona de gradas donde estábamos nosotras, y cuando levantó la mirada, pude comprobar la sorpresa en sus ojos al reconocernos, pero negó con la cabeza y comenzó con su espectáculo…


[Narra Otto]

No era posible…las señoritas habían venido, había reconocido la sorpresa y la petición de silencio en los ojos de la princesita en apuros…pero no llegué a reconocer lo que la mirada de la señorita Darlenne…ni siquiera supe si me miraba. Así pues, me concentré en mi espectáculo:

-Damas y caballeros, niños y niñas…les presento a mi ayudante, el joven Pablo- exclamé, girando mi capa sobre el aire. Parecía que el aire se comprimía alrededor de ella, y cuando el humo explotó, la gente soltó un “OH” de sorpresa. Un joven chico había aparecido junto a mí. Traía un bastón junto a él. Sonreí…iba a comenzar el espectáculo…

Off:
Bueno e.e aquí está mi post x3 siento la tardanza e.e mira, tuve una idea. El chico nuevo, Pablo, muere nada más empezar el ataque de los Akumas, por eso aparecerá poco. Podríamos hacer lo que te comenté por privado. Es que no veo muy al tragafuegos con una inocencia relacionada con la tierra, y no encuentro sentido de posesión de inocencia en el cortosionista, los trapecistas, el contorsionista o los payasos e.e
Continua tú como desees el espectáculo <3 y lamento que Aisley te arrastrara de nuevo xDD
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Oviseth el Sáb Ago 04, 2012 10:28 pm

-A pesar de que es una idea buena, no sé si me voy a ver capaz de abandonar a los espectadores a su suerte…- el punto de vista de Aisley despejó las dudas de Darlenee sobre cómo actuar en esa circunstancia. Lo más importante era salvar a la gente inocente, eso era lo correcto. Y por ese mismo bien debían detener el espectáculo, esa sería su respuesta a la que podía interpretarse como una declaración e guerra por parte de Von Wettin. Su compañera la tomó de la muñeca y la llevó con cautela hasta la carpa.

-Lo siento- murmuró la pelimorada arrepentida por haber cuestionado la seguridad de los espectadores en su afán de descubrir lo que el jefe podía hacer, pues estaba segura que las personas petrificadas eran cosa suya.

-¡¡Señoritas!!- la voz de un buscador agitado surgía a sus espaldas. Ambas chicas se giraron y Darlenee vio con agrado que, dentro de lo que cabía, Matías estaba bien; logró salir del circo sin problema alguno.

-¡Bien! Me alegro de que estés aquí, tengo que explicaros algo importante…- Darlenee vio con gracia la cara incrédula del buscador antes de concentrarse completamente en lo que su amiga tenía que decir - Bien, vamos a entrar los tres. Tú Matías volverás a tu sitio y tendrás preparado el artefacto del escudo. Darlenee y yo saldremos a la pistas tras el señor Von Wettin, y él, al vernos, no podrá evitar atacarnos, al igual que el resto de Akumas que haya sueltos, por lo que sabremos quién es el enemigo…-la pelimorada se limitó a escuchar. Irrumpir así en el espectáculo le pareció apresurado pero era lo único que podían hacer en aquel momento; al final, ellas serían los señuelos, y ¿qué mejor carnada que dos exorcistas novatas? ”Nada” pensó la alemana al imaginarse la cara de satisfacción de Von Wettin por tenerlas a su merced -Tú Matías te encargarás de atrapar con la máquina a los niveles 2 que nos encontremos, y nosotras nos ocuparemos de los niveles 1, mientras tú sacas al público de aquí ¿comprendes?- Eso último la alteró un poco, ¿acaso había dicho “niveles dos”? Estaba claro que, por lo que decía el reporte, las personas petrificadas podían ser obra de la inocencia o de algún akuma, siendo la segunda opción por la que más se inclinaba Darlenee puesto que al único que ella veía como un posible nivel dos era precisamente al jefe de pista, sin mencionar que era sólo un supuesto, ya que no lo podía asegurar hasta ver su susodicho acto o, en su defecto, su aspecto versión máquina del mal. Fuera de eso, no había pensado en la posibilidad de más de un akuma nivel dos, ya de por sí uno sólo representaba un gran problema. Recordó aquel momento en el pasado en el que, por azares del destino, terminó involucrándose en una pelea contra un akuma nivel dos, a quien no pudo derrotar con la ayuda de su inocencia, sino que fue necesaria la ayuda de un exorcista más experimentado.

-¿¡Volver!? ¡Pero si acabo de escaparme…!- renegó Matías, y así ambos fueron arrastrados por Aisley hacia el circo, donde se anunciaba el siguiente acto…El acto del mago Otto.

-Estás consciente de que la presencia de akumas nivel dos suponen una gran desventaja para nosotras, ¿verdad?- quería asegurarse de que Aisley lo había tomado en cuenta. Y con esto, recordó la conversación que hacía unas horas había tenido con Matías sobrelos akumas y su preocupación por Otto ”Puedo manejarlo, sé que puedo” se mentalizó, no quería que le afectara, había muchas vidas inocentes en riesgo.

Matías regresó a su asiento mientras que las chicas se escondían entre unas gradas llegando justo a tiempo para ver a Otto en el escenario. El traje que traía le quedaba perfecto y el sombrero de copa le añadía elegancia a su porte, sin mencionar que el color oscuro del mismo conjunto resaltaba el color de su melena. No podía dejar de mirarle, en verdad se veía espectacular.

-Como quedamos, demuéstrame lo que tienes- susurró la pelimorada dándole ánimos, aun cuando éste probablemente no supiera que estaba ahí, aún incluso, sin saber con antelación si era amigo o enemigo. Sin embargo algo llamó su atención, el mismo Von Wettin hablando con Gissela al otro lado de la carpa, ese simple hecho bastó para recordarle que no estaban ahí como espectadores por lo que comenzó a mirar por todos lados del escenario en busca de alguna cara sospechosa.

-Damas y caballeros, niños y niñas…les presento a mi ayudante, el joven Pablo- la grave voz de Otto resonó en el escenario y, tras un efecto de humo junto con un estallido apareció un chico a su lado. Un chico lánguido, cabello alborotado rubio y unas cuantas pecas en su rostro, traía un traje parecido al de Otto pero de un color guinda y un bastón sencillo de madera con un orbe dorado en la punta superior.

Al escuchar el estallido, la pelimorada volteó con brusquedad hacia el escenario, por un momento pensó que eso había sido obra de los akumas, pero se calmó al entender sólo era parte del acto del mago y su…¿ayudante? -No sabía que tuviera un ayudante- musitó aliviada de que no fuera un ataque.

Y así, el espectáculo de magia dio inicio. Otto hacía gala de todo lo que sabía acerca de la magia empleando desde los trucos más sencillos como el de adivinar la carta que uno de los espectadores, leer el futuro de una chica del público, hacer flotar algunos objetos incluyendo a su ayudante Pablo hasta trucos más complicados como hacer desaparecer un gran elefante y el cortar su cuerpo en tres partes mientras se encontraba en una caja, para el cual Darlenee contuvo la respiración, como si el sonido de ésta pudiera desatar alguna catástrofe sobre el mago y su acto, volviendo a respirar una vez que vio al joven mago salir ileso.

Después de algunos trucos más, el humo que había aparecido en un principio para hacer aparecer a su ayudante regresó -Y para finalizar, les presentamos el acto principal- y dicho esto, el humo se arremolinó envolviendo tanto al pelirrojo mago como al rubio ayudante y tras un estallido, ambos desaparecieron dejando en su lugar al jefe de pista, quien sonreía con malicia.

Darlenee colocó su mano en el hombro de Aisley, un vuelco en su corazón le advirtió que no cabía duda, su primera batalla como exorcistas se acercaba…

_________________
Exorcista: Darlenee Nieckbek B.
Rango: D
Puntos: 37




+Firmas:

¡¡¡Muchos thanks you's Sigma-chan, Eli, Dream, Vongola-chan y Lili!!! =3
Oviseth
Femenino

Mensajes : 603

Localización : Siendo testigo del atardecer en Coruscant

Leyenda

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 11, 2012 12:03 pm

[Narrado en 3ª persona]

Cuando Von Wettin salió a la pista se inclinó ante todos los espectadores:

-Bienvenidos al acto final mis queridos admiradores. Se maravillarán con el espectáculo que tengo preparado para ustedes- anunció, mirando a todo el mundo con fijeza.

Bajo las gradas, Aisley puso el brazo sobre el tórax de Darlenne y la hizo hacia atrás para evitar un contacto visual directo con el jefe de pista. Este, sin percatarse de la presencia de las pequeñas exorcistas, sonrió y abrió los brazo en toda su longitud como si quisiese abrazar a todos los que estaban delante suya:

-Necesitaré un voluntario o una voluntaria- exclamó. Muchos niños y niñas gritaron y alzaron los brazos para ser ellos los elegidos. Pero el señor Von Wettin solo tenía ojos para la pequeña exorcista de cabellos caramelos y ojos violáceos que avanzaba hacia él. La insignia que caracterizaba a los suyos refulgía en su pecho. Un tenue brillo verdoso envolvía los negros guantes que cubrían sus manos. El akuma sonrió de manera salvaje al comprobar que la pequeña y aparentemente frágil exorcista se entregaba en bandeja de plata.

-¡Yo seré la voluntaria!- exclamó la joven.

El buscador observaba la escena desde las gradas asustado, y llevó las manos al aparato para activar el escudo y capturar al jefe de pista cuando fuera necesario.

Tengan cuidado señoritas…” pensó el chico de ropajes claros.

Una risa macabra rompió el silencio que se había formado con la repentina declaración de la joven. Esta provenía del jefe de pista:

-Haberse metido directamente en la boca del lobo no es precisamente una gran idea. Los exorcistas sois tan condenadamente estúpidos- y tras esas palabras, su cuerpo comenzó a convulsionarse y ante el espanto de todos los presentes el señor Von Wettin se deshizo de su envoltura humana y mostró su verdadera forma. Una enorme cobra de escamas oscuras, con dientes afilados y una estrella negra en la frente. Sus ojos, de un intenso color rojo sangre con un círculo amarillo como la bilis en el centro, otearon el lugar- Tengo mucha sed…espero que todos ellos me puedan saciar…mataré dos pájaros de un tiro…- susurró con una voz oscura. Su aliento azotó a Aisley, que se repugno en parte por el olor a podrido que emanaba.

El akuma se lanzó entonces contra las gradas:

-¡¡MATÍAS AHORA!!- exclamó la joven de cabellos caramelos. El buscador se levantó veloz y accionó su aparato. Se escuchó un fuerte “CLONK” y Aisley sonrió, observando al akuma encerrado.

-MALDITA SEA… ¡ATACADLAS!- rugió la cobra desde dentro del escudo, el cual golpeaba con fuerza.

-¡¡Que todo el mundo salga de aquí, vamos, vamos, vamos!!- exclamó el buscador, levantándose. Sin perder ni un segundo, todo el mundo se levantó y se desató un fuerte caos que confundió a la joven exorcista. Veía como los espectadores salían, pero que varios de los artistas se acercaban al centro de la pista con intenciones ocultas. Aisley tragó saliva y observó atenta como todos aquellos artistas que Matías había estado admirando (sin incluir a Otto, su compañero Pablo, los trapecistas, los payasos y el tragafuegos) se transformaban en aquellas oscuras y tenebrosas esferas…

-Mierda…- murmuró la joven de mirada violácea…

Off:
LOamento la tardanza Ovi-chan u.u es que estuve planeando el post y nada me convencía, hasta que escribi esto ^^U Razz
Espero que te haya gustado x3 Me gustaría comentarte que prefiero que la forma de Gissela no sea mostrada hasta que llegue nuestro refuerzo, porque si ponemos a Gissela de nivel dos y somos dos novatas y un nivel D lo tenemos muy chungo e.e
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Oviseth el Mar Ago 14, 2012 1:28 pm

Cuando Aisley salió determinada a enfrentar al jefe de pista, Darlenee aprovechó para sacar de su mochila a Rasen, aquel peluche de cara blanca con sonrisa traviesa y vestimenta de arlequín en cuyo interior yacía su inocencia, y lo sujetó fuertemente, consciente de que la batalla comenzaría en breve; no obstante, no salió del escondite pues se le ocurrió que, con la habilidad de Rasen, podría atacar desde su posición y tomar al enemigo por sorpresa.

Un escalofrío recorrió su cuerpo cuando la tenebrosa risa del señor Von Wettin resonó en todo el lugar [colo=khaki]-Haberse metido directamente en la boca del lobo no es precisamente una gran idea. Los exorcistas sois tan condenadamente estúpidos-[/color] se burlaba de su aparente inocencia al querer hacerle frente, se burlaba de ellas como exorcistas, y sin más preámbulos, jactándose de sus habilidades como akuma, se transformó, dejándoles apreciar su verdadera y terrorífica forma de cobra negra, con dientes afilados y mirada punzante, que daba la impresión de que podría matar con ésta si quisiera. Era enorme sin duda, más aún para dos exorcistas novatas, pero tendrían que acabar con ese monstruo por lo menos intentarlo.[colo=khaki]- Tengo mucha sed…espero que todos ellos me puedan saciar…mataré dos pájaros de un tiro…-[/color] siseó, y no fue hasta este momento que los espectadores, que primero yacían paralizados del miedo en sus asientos, comenzaron a entrar en pánico y a gritar.

La orden de Aisley y la rápida reacción del buscador, lograron detener al akuma por unos momentos, mientras la gente torpemente y empujándose unos a otros comenzaron a salir del lugar. Sin embargo, el escenario no quedó completamente vacío, si no que varios artistas comenzaron a rodear a Aisley, dándole a Darlenee un mal presentimiento, uno que quedó confirmado cuando éstos comenzaron a transformarse en las horrorosas máquinas del Conde. -Ya es hora- le susurró a Rasen, era difícil de explicar, pero mientras tenía a Rasen consigo, hablarle, aún sabiendo que no recibiría respuesta alguna le hacía sentirse en compañía. -Inocencia activada- murmuró, los ojos azules de Rasen brillaron, dándole a entender que estaba listo -Curse- dijo a continuación. Cinco hilos de las motas que colgaban del gorrito de Rasen salieron hacia su objetivo: cinco akumas de los que rodeaban a Aisley, y se adentraron a ellos. En ese instante, el cuerpo de Rasen comenzó a llenarse de estrellas negras, afirmándole a Darlenee que el blanco estaba asegurado. La pelimorada no sabía si el fuego le causaría daño a su compañera pero si no atacaba ahora podría terminar haciendo un daño mayor al dejar que se enfrentara sola a todos ellos "lo siento Aisley" pensó, teniendo fe en que no le haría un daño grave, y sin esperar más, y con toda la fuerza que tenía en ese momento, golpeó el pedernal en forma de llama que tenía el peluche como broche con el suyo, y al chasquido, el pequeño peluche se envolvió en una brillante llama de colores rojos y naranjas vivos y enseguida, los akumas a cuyos cuerpos habían alcanzado los hilos de Rasen se ardieron en llamas, terminando así con ellos. La llama de rasen desapareció cuando los akumas fueron aniquilados.

-¡¿Qué demonios?!- siseó la enorme cobra al ver a cinco de sus akumas destruidos.

-¿Pensaste que dejaría mis compañeros te enfrentaran solos?- dijo Darlenee, quien se había decidido a salir de su escondite. Traía a Rasen fuertemente sujeto -Pues ¿quién te crees que soy?-

-¡Mocosa tonta! ¡Ataquen!- ordenó furioso. Darlenee corrió hacia su amiga para asegurarse de que estuviera bien, y cuando pensó que un akuma las atacaría, éste apuntó hacia Matías, disparando una enorme bala.

-¡Huye!- gritó la pelimorada.

Matías se quedó paralizado y justo cuando la bala lo iba a alzanzar, alguien lo quitó del medio. La bala impactó destruyendo las gradas, y cuando el buscador abrió los ojos se encontró en el piso sano y salvo gracias a un joven de cabello rojizo que lo veía con una expresión asustada -¿Estas bien?-preguntó Otto, algo alterado.

-Señor Otto...Sí, muchas gracias- agradeció el buscador.

-¿Qué esta pasando?-

-No mucho, mi estimado mago- siseó la cobra con malicia. El akuma nivel dos estaba libre.

_________________
Exorcista: Darlenee Nieckbek B.
Rango: D
Puntos: 37




+Firmas:

¡¡¡Muchos thanks you's Sigma-chan, Eli, Dream, Vongola-chan y Lili!!! =3
Oviseth
Femenino

Mensajes : 603

Localización : Siendo testigo del atardecer en Coruscant

Leyenda

Volver arriba Ir abajo

Re: Ánima Circus [Darlenee Nieckbeck-Aisley Redfield]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:40 am

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.