Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» Atrapados en la tormenta
Ayer a las 2:08 pm por Kala

» [MS] Rescate en Rapa Nui
Ayer a las 1:23 pm por Kala

» Mensaje atrasado
Mar Mayo 23, 2017 10:37 pm por Sigma-chan

» [MR] Reclutamiento Noah
Mar Mayo 16, 2017 11:53 pm por Faith E. Wippler

» Los Bibliófilos De Lima [Misión MI]
Mar Mayo 09, 2017 9:30 pm por Faith E. Wippler

» [MN] Christchurch. Melancolía y suicidio.
Lun Mayo 01, 2017 8:45 pm por Ismakun

» Hola :3
Dom Abr 30, 2017 12:32 am por Sigma-chan

» Las estatuas de Namu
Jue Abr 20, 2017 12:54 am por Alice

» Vacaciones no vacaciones.
Dom Abr 09, 2017 2:28 pm por Faith E. Wippler

» Poco tiempo.
Miér Abr 05, 2017 8:33 pm por Kanda Yuu

» Red Miles ; HS RPG | Cambio de Botón Normal
Vie Mar 31, 2017 1:03 am por Invitado

» Ausencia u.u'
Jue Mar 16, 2017 4:39 pm por Kanda Yuu

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Mar Feb 21, 2017 8:21 pm por Komurin

» Stray Dogs {Normal} Foro Nuevo
Vie Feb 10, 2017 11:00 am por Komurin

» Registro Apellidos
Lun Feb 06, 2017 10:56 am por Ismakun

» Registro de Personaje
Lun Feb 06, 2017 10:51 am por Ismakun

» Registros de Físicos
Lun Feb 06, 2017 10:37 am por Ismakun

» Holaaa, soy isma, encantado! ^u^
Miér Feb 01, 2017 11:21 am por Ismakun

» Obtener Rango Civil
Mar Ene 31, 2017 1:57 pm por Proxy

» One Absolute Truth [Afiliación hermana]
Vie Ene 27, 2017 4:01 am por Wallace Campbell

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana
Kala
 
Sigma-chan
 

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas School Crazy 40/40
Directorio

Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Jue Ago 19, 2010 12:30 am

Aquella mano cálida que alguna había estado cuidado de ella, protegido de cualquier cosa, al mismo tiempo, enseñándole estrictamente para que sobreviviera al extraño mundo que había allí afuera ¿Cómo olvidar las veces que llegaba toda sucia a casa? Ella le regañaba por no cuidarse como debía, después de todo una señorita debía comportarse educada y delicadamente.

Escuchaba la voz de su madre, la cual le regañaba tenuemente, claramente por su bien. A esa edad su pequeña hija era muy curiosa, demasiadas preguntas y un habito para descubrir insaciable. Siempre llegaba a casa un poco sucia, debido a que siempre jugaba con sus amigos o ella misma se iba ver el extraño bosque que había cerca de la ciudad, para ver a los animales que allí había, sin importar si en el camino había lodo, tierra, polvo. Lo primero que hacía al llegar era ser recibida por un baño tibio, su madre se encargaba de aquello y los regaños le acompañaban.

Como siempre Alice no era feliz con eso, pero ahora sabía que era por su bien, muy pequeña en ese entonces para comprenderlo. Esos recuerdo habían sido turbados y salido a flotes cuando aquella mujer se había acercado a limpiar el desastre que era ahora, la exorcista se dejo hacer, sonrió apenada. Ella nunca había sido muy femenina, siempre peleando, hablando de más, fuerte y ruda; a pesar que su apariencia fuera aún de una pequeña jovencita que le faltaba mucho por crecer y aprender, aunque solo le faltaba lo primero.

- Esta bien…- murmuro Alice ante la petición de Roció, se levanto de donde estaba quedando sentada, con tal de hacerle más fácil el trabajo a ella.- gracias…- dijo segundos después, sonriéndole cálidamente. Se notaba que su sonrisa eran sincera.

- ¡Ya llegue!- exclamo de pronto una voz, Arthur traía unos platos cual mesero, ya que traía como seis, dos en los antebrazos y uno en cada mano. Se dejo arrojar en el piso, dejando los platillos con delicadeza, para que no se rompieran. Al no haber una mesa, solo pudo dejarlos allí.- Aquí hay suficiente, pero hay más por si no les satisface.- exclamo el buscador, ahora mas relajado de haber dejado los platos sanos y salvos, y poder descansar los brazos.

- Entonces buen provecho.- exclamo Alice pescando el primer plato felizmente, es que en realidad si tenía hambre, y comenzó a disfrutar de la comida que contenía. Había una sopa la cual se la tomo como si fuera una bebida y no tardo en hacerlo. Dejando un plato a un lado, comenzó con el otro. Ahí supo el buscador que debía buscar mas comida.

- Buscare otros platos…- exclamo sudando una gota, luego observo por la ventana, todo parecía tranquilo, por ahora. Es que no veía ningún akuma en las cercanías, no escuchaba más gritos, ni explosiones ¿A dónde se habrían metido? Se encogió de hombros.- Regresare en un momento.- exclamo luego antes de volver a la cocina. Alice ni le tomo atención, ya que seguía comiendo felizmente.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2218

Localización : Sanhora Kingdom

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 19, 2010 2:09 am

Después de una larga espera Arthur por fin regreso desde la cocina y traía consigo una gran cantidad de platos, no logro entender como es que estos no se cayeron de camino hacia acá, dejo los platos en el piso y se sentó con los brazos temblorosos debido al peso de la comida. –Entonces buen provecho…- exclamo Alice y tomo el plato que tenia mas cerca, comía como si el mundo se fuera a acabar. –Alice por favor se que estas hambrientas pero te pido que comas con calma no vaya a ser que te atragantes…-

-Buscare otros platos…- dijo el hombre resignado poniéndose de pie nuevamente y dirigiéndose a la cocina sin antes dar un pequeño vistazo por la ventana, por su parte Alice se veía feliz disfrutando de la comida y no le presto ni la más mínima atención a Arthur. Lo que es yo no sentía mucha hambre después de la mala mañana que eh tenido, ser atacada por esas cosas a las que llaman akumas, ver a mis compañeras de trabajo mal heridas y mi superiora que se convirtió en un monstruo, todo esto me tenia agotada mas mental que físicamente pero eh tratado de disimularlo para no darle mas problemas a esta extraña pareja que ya me salvado varias veces.

De pronto me acorde que ni siquiera había alcanzado a desayunar así que preferí tomar algo antes de que la dulce Alice arrasara con todo, comimos en silencio y a los pocos minutos Arthur regreso con mas comida, traía muchos platos y parecía que en cualquier minuto perdería el equilibrio dejando todo tirado en el piso. -¡¡¡Uf!!! Al fin logro llegar, aquí traje mas alimentos- se sentó en el piso y tomo una porción para el, -…Arthur…en la cocina hay un carrito para cargar con los platos ¿no lo viste?-se me quedo mirando y luego agacho la cabeza, -lo lamento, debí habértelo dicho desde el primer momento-, dio un fuerte suspiro y me miro resignado, -No se preocupe señorita, de seguro que lo utilizare, no le quepa la menor duda- volvió la mirada a la niña que se seguía alimentando.

Y como si de una predicción se tratase debió volver por más comida hasta la cocina pero esta ves si le dio uso al carrito, traía unos platos con panecillos dulces y chocolate caliente, lo que agradecí enormemente porque la temperatura había bajado considerablemente. A pesar de que al levantarme esta mañana el sol brillaba majestuosamente pasadas las horas había entrado una densa niebla que cubrió la ciudad, -¿niebla?- dijo Arthur mirando por la ventana mientras sostenía una humeante taza de chocolate, -Estamos en una ciudad costera, que entre la niebla es normal sobre todo en esta época- le comente mientras abrigaba mis manos con la bebida, -¿realmente? Es que esta es la primera vez que vengo a esta ciudad por lo que no conozco su clima-.

Realmente la calma era agradable, nunca creí disfrutarla tanto como lo estaba haciendo ahora, era la primera ves que veía el hospital vacío, normalmente a esta hora este lugar era un verdadero infierno, gente que sale y entra, enfermeras corriendo de un lado a otro, grupos de médicos discutiendo en las esquinas, niños llorando porque están aburridos, ya me había acostumbrado a esta vida, cuando era pequeña tenia una vida nómada, andaba de país en país junto a mis padres pero cuando estos murieron y tuve que venirme a Chile termine acostumbrándome a una vida monótona, no pude evitar soltar un suspiro, -Señorita Rocío ¿le sucede algo?- Arthur me había sacado de mis pensamientos –No es nada, tan solo que mirando este lugar se ve muy diferente a como es normalmente, además…tengo una extraña corazonada…siento como si no fuera a volver a ver el caos de este hospital nuevamente, ¿será que voy a morir?- el hombre no pudo evitar ahogarse con el chocolate, -¡No diga ese tipo de cosas!, creo que el cansancio de todo lo sucedido la esta comenzando a afectar, ¿no cree señorita Alice?-

No pude evitar reírme con sus reacciones, -jajaja…es posible, será mejor que no hagan caso a las estupideces que digo, vaya que esta bajando la temperatura será mejor que cierre las ventanas- deje de lado la taza ya vacía y me dirigí a la ventana por donde se filtraba una helada brisa, al ver hacia el exterior no pude distinguir casi nada, -¿Señorita Rocío…?- me di la vuelta para mirar a mis acompañantes que seguían comiendo, -Mmm…la niebla se ha vuelto sumamente densa- les dije mientras buscaba unas mantas para poder abrigarnos, me senté nuevamente junto a ellos y tome otro panecillo del plato.

Las cosas aun seguían en calma, no pude evitar mirar mis pulseras con forma de Chakram que traía conmigo, ya que estaba todo mas tranquilo decidí que era el momento de sacarme todas las dudas que tenia en mente. – ¿Alice?...espero que no te moleste pero hay muchas cosas que quiero que me aclaren, lo primero es que quisiera saber quienes son ustedes, que son estas criaturas a las que ustedes llaman akumas y también que fue lo que paso en la azotea cuando estos Chakrams comenzaron a brillar, por un momento pensé que…que habían sido mis padres que me estaba protegiendo desde el cielo, pero esa no es la razón ¿verdad?-
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Dom Ago 22, 2010 2:31 am

Spoiler:
Off:Lo primero es un pequeño flash back de Alice .-.
________________________________________________________________



- A veces me sorprende, la forma en que comes.- exclamo una jovial y dulce vos a su lado, pero al mismo tiempo madura. Su sonrisa perfecta, de labios rosados, le daba una perfecta armonía a su rostro tenuemente bronceado.- El mito de los parásitos es cierto entonces.

- ¡No molestes!- exclamo la otra jovencita que le acompaña y a quien iban dirigidos esos comentarios, se notaba la poca experiencia, la inocencia y ternura en su voz.- Tengo hambre.- dijo por último, esta vez mas suavemente, metiendo un bocado de comida a su boca de manera molesta y sintiéndose algo insultada ante su forma de comer.- Puedo comer elegantemente ¿sabes?

- ¿Así?- pregunto la otra, sin poder creérselo ni ella misma. Entonces ella le mostro, como era que debía comer una chica de alta sociedad, pero antes había ordenado los cubiertos y los platos como debía estar dispuestos en la mesa. Al comenzar a comer de nuevo, cada detalle estaba perfectamente imitado, hasta tenía otro estilo para sostener el cubierto. La chica quedo tan asombrada que nunca pensó verla así.- ¿Cómo aprendiste…?- la de cabellos negros solo le sonrió, luego de haberse limpiado la boca con un pañuelo blanco.

---------------------

- Gracias Arthur.- comento Alice al ver que el buscador traía mas y mas comida para ella, no dudo en servirse otro plato, aún tenía hambre. El buscador volvió por comida, ahora traía unos panecillo y chocolate caliente; claramente Alice no tardo en servirse un vaso de humeante chocolate caliente y pescar un panecillo, ya podría decirse que estaba satisfecha.

La temperatura iba bajando gradualmente, que bueno que traía su uniforme de exorcista, para algo le servía, su traje atenuó el frió, pero no quería decir que hubiese dejado de sentirlo. Roció y el buscador hablaban, mientras Alice probaba el panecillo que se hallaba entre sus manos. Hasta que el comentario del buscador le saco de sus pensamientos sobre comida y que todo estaba tan tranquilo por ahora..- ¡No diga ese tipo de cosas!, creo que el cansancio de todo lo sucedido la esta comenzando a afectar, ¿no cree señorita Alice?- .-Alice solo pudo posar en su rostro una figura de incomprensión, haciendo notar que no había tomado completamente atención a las palabras de Roció.

Busco un pañuelo en aquel carrito, para luego limpiar su boca delicadamente.- Gracias por la comida.- comento ella, justo en ese instante que Roció le hablaba, al mismo tiempo que buscaba la torre de platos vació que había dejado apilados, para moverlos del lugar y ponerlos sobre el carrito con algo de dificultad, pero pudo hacerlo.

– ¿Alice?...espero que no te moleste pero hay muchas cosas que quiero que me aclaren, lo primero es que quisiera saber quienes son ustedes, que son estas criaturas a las que ustedes llaman akumas y también que fue lo que paso en la azotea cuando estos Chakrams comenzaron a brillar, por un momento pensé que…que habían sido mis padres que me estaba protegiendo desde el cielo, pero esa no es la razón ¿verdad?- Muchas preguntas para Alice, aunque ya se había imaginado que tenía que responder a esas preguntas. La curiosidad de los humanos era algo verdaderamente normal, y ella lo sabía perfectamente, su angustia de no saber nada, de que algo estaba siendo ocultado, algo importante. Que sensaciones tan terribles eran aquellas, y siempre alguien ajeno a uno, tenía las respuestas para apaciguar esa “angustia”.

- Bueno…

- ¿los Chakrams brillaron?- hablo el buscador repentinamente interrumpiendo el titubeante hablar de Alice.- Señorita Alice ¿A que se refiere?

- Se refiere que sus chakrams emitieron una tenue luz que hizo que el akuma nivel dos se alejara de ella.- exclamo recordando perfectamente aquella situación, poniéndose algo seria repentinamente.- Al akuma le molesto, pero le salvo de ser atacada por él.- el buscador observo perplejo a Roció para luego llevar sus orbes hasta las muñecas de la señorita. Allí se fijo en esos chakrams que usaba a modo de pulsera.

- Eso quiere decir, que es compatible con la inocencia.- exclamo el buscador, saltando del lugar donde estaba.- Tal como la señorita Alice, tiene el poder par a acabar con esos akumas.- parecía emocionado, frenético y bastante sorprendido. La chica frente a Arthur, se convertiría en una exorcista.

- Tranquilo, no la asustes.- exclamo Alice.

- Si, perdón señorita Roció.- exclamo inclinándose levemente y volviendo a su lugar, para sentarse en él, aún sin poder creer lo que pasaba. Al parecer un capricho del destino, hizo que pudieran encontrar a una nueva exorcista, era la primera vez que encontraba a una, estaría complacido de explicarle todo. Alice soltó un suspiro.

- Somos exorcistas.- respondió ella bruscamente.- Bueno, Arthur no es exorcista, es un buscador, algo así como un ayudante de los exorcistas.- trato de explicarse de la mejor forma.- La orden negra, así se llama el lugar donde están los buscadores y exorcistas. Esta orden tiene como enemigos a los akumas y viceversa.- le dijo ella, esperando que comprendiera, no sabía que mas podría decirle.

- Dios.- exclamo Arthur al ver que Alice no seguía con la explicación.- Dios le dio un don a la señorita Alice para acabar con esos akumas y a usted también. Dios le ha elegido entre muchos para que tenga ese poder.- exclamo el buscador, observando sus chakrams.- Un poder que solo usted puede manejar, señorita Roció, eso es lo que les hace llamarse exorcistas.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2218

Localización : Sanhora Kingdom

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 22, 2010 1:33 pm

-Dios le dio un don a la señorita Alice para acabar con esos Akumas y a usted también, Dios la ha elegido entre muchos para que tenga ese poder. Un poder que solo usted puede manejar, señorita Rocío, eso es lo que los hace llamarse exorcistas- fueron las ultimas palabras que logre escuchar de la boca de Arthur pero aun sin lograr procesar muy bien la información que ellos me estaban dando. –Exorcistas, buscadores, akumas, Orden Negra…esto…esto es realmente muy confuso, ¿me estas diciendo que yo también puedo destruir esas cosas?- dije mirando a la pareja frente a mi, ¿Dios realmente me había dado el poder de proteger a las personas?

-Claro, claro, usted podrá hacerlo al igual que la Señorita Alice-, me quede mirando a la niña por un momento
-todo este tiempo no eh sido mas que una carga par ustedes dos, no los eh podido ayudar de ninguna forma como podría yo luchar con esos Akumas, soy una Enfermera, nada mas que eso- pronuncie en voz baja con temor a que mi vida diera un vuelco de 180º, toda mi existencia había sido tranquila sin mayores preocupaciones y siempre creo que esto continuaría siendo así hasta el día de mi muerte.

-Señorita…- El hombre no parecía estar muy seguro de que palabras decirme para animarme, -Para todos es difícil al principio pero…pero…- sus palabras fueron cortadas por el sonido de un teléfono que se encontraba en una de las mesitas de la sala de estar, -¿teléfono?...que raro- me lo quede mirando por unos segundos y luego me puse de pie para ir a contestarlo, -Puede ser una llamada importante será mejor que lo conteste- me dirigí hasta el mientras planchaba con las manos las arrugas que se habían formado en mi vestido mientras estaba sentada –Creo que aquel hombre de cabellos rojos que me dio estos Chakrams diciendo que eran regalo de mi padres marco mi destino, ahora que lo pienso…sus ropas eran muy parecidas a las que tu llevas Alice, a pesar de que su rostro me es confuso aun recuerdo el olor a tabaco que tenia por el cigarro que fumaba- pronuncie mientras levantaba el auricular del teléfono.

-Buenas, Hospital de Antofagasta- conteste tratando de actuar con la mayor normalidad que me fuera posible pero nadie hablaba lo único que podía escuchar desde el otro lado era un agudo sonido, -Hola, hola ¿puede escucharme?...que extraño…¿Quién habla?...- y entonces el vidrio de la ventana que se encontraba frente a mi se rompió y desde afuera aparecieron una especie de tentáculo, no tuve tiempo para reaccionar tan solo me tomaron por la cintura y me sacaron bruscamente de la sala, -¡¡¡Alice!!!- fue todo lo que alcance a decir mientras estiraba mi mano para tratar de alcanzarla…luego…me fui elevando hasta que debido a la niebla no fui capaz de ver el hospital.

Cuando levante la cabeza pude ver otra criatura, -Akuma…- tenia una forma muy extraña, era delgado pero con piernas muy desarrolladas, de sus manos salían alas y tenia una cabeza alargada y desde detrás de ella salían dos tentáculos que eran los que me mantenían sujeta. -¡¡¡Suéltame!!!- trate de safarme de el mientras le daba golpes a la cara con mis manos, -¡¡¡Deja de joder mujer!!!- tenia una voz muy aguda que lastimaba mis oídos, -¡¡¡Te digo que me sueltes!!!- no me iba a rendir a estas alturas, Alice y Arthur habían trabajado muy duro para mantenerme a salvo no podía darme el lujo de morir ahora, además… el corazón de mis abuelos de destrozaría.

-¡¡¡Ya me tienes arto!!!- apretó fuertemente los tentáculos que me rodeaban dejándome sin aire, -¡¡¡Esa maldita exorcista acabo con todos mis amigos, ya no queda ninguno y todo por tu culpa!!!- gritaba mientras me agitaba en el aire, casi no podía sentir mi cuerpo, la presión que había ejercido había sido tan fuerte que creo haber escuchado como una de mis costillas crujía, de seguro eso mismo me estaba dificultando la respiración. -¡Ahora iremos donde esa mocosa no estorbe!- extendió sus alas y comenzó a planear en alguna dirección que no fui capaz de reconocer debido a la densa niebla.

Yo no podría acabar con el, lo tenia mas que claro pero tampoco quería poner en peligro a Alice, después de todo no es mas que un niña y no debo de depender de ella siempre, pero por otro lado…aun no estaba lista para morir, tenia muchas cosas que hacer todavía. El akuma no parecía estar volando si no mas bien planeando, no iba a gran velocidad, fije mi mirada en mis manos, mas bien en mis Chakrams existía la posibilidad…si estos ya reaccionaron para protegerme anteriormente ¿podría lograrlo por voluntad propia?, pero si no recuerdo mal cuando brillaron sentía que mis fuerzas se iban y en este momento lo que menos tengo son energías…-Bueno no pierdo nada con intentarlo…- cerré mis ojos y me concentre en lo que quería, -Por favor inocencia necesito de tu ayuda- no pasaba nada pero seguí intentando, -Dios, jamás te he pedido nada porque siempre te culpe por la muerte de mis padres pero si aun me quieres aunque sea un poco…aun no estoy preparada para morir, todavía tengo una misión que cumplir en este mundo- pareció que el me había escuchado porque mis Chakrams comenzaron a brillar de manera tenue pero poco a poco la luz comenzó a hacerse mas intensa, -¡¡¡Que demonios estas haciendo mujer, apaga esa molesta luz!!!, la energía estaba alterando al monstruo pero no era lo suficientemente fuerte para causarle daño,
-Puede que con un poco de suerte Alice y Arthur vean la luz-
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Sáb Ago 28, 2010 2:03 am

- ¡Señorita Roció!- gritaba el buscador una y otra vez cuando esta se alejaba, llevaba a la fuerza por ese akuma. Pero sus gritos no servirían de nada, sus gritos alarmados, angustiados, no le traerían de vuelta. Rápidamente la figura, tanto de la mujer como del akuma, fue desapareciendo; primero eran siluetas, y luego tan solo unas sombra a través de la niebla para luego solo ser niebla.

Alice se había quedado con la mano estirada, cuando había intentado ayudarla para que no fuera arrancada de su grupo, sin embargo, no fue lo suficientemente rápida para llegar a ella. Roció había sido llevaba por ese despreciable akuma. Apretó su mano extendida con fuerza, haciendo temblar todo su antebrazo, formando un pequeño puño con su mano. Le observo, observo su puño, como si estuviera regañándole por no haber podido alcanzarla.

- Debemos movernos.- Alice reacciono enseguida, su voz hizo sobresaltar a Arthur, quien parecía preocupado, perder a una nueva exorcista no estaba dentro de sus prioridad, sobre todo porque era la primera vez que encontraba a una exorcista nueva. El buscador asintió con la cabeza decidido ante las palabras de la joven exorcista, como pensar que alguien como Alice, cuya apariencia de una niña, pudiera albergar seriedad en momentos como este.

- Andando…

- Tú no irás.- le detuvo Alice, antes que atravesara la puerta, el buscador se le quedo mirando extrañado, en busca de alguna respuesta a esa orden dada por ella.

- Mi deber es estar con usted

- Si, pero también es deber de un buscador ser de ayuda a los exorcistas ¿no?- pregunto ella impacientándose ante el asunto.- Busca un teléfono, contacta a otro grupo de buscadores que vengan enseguida este lugar, preferentemente a un grupo que este cerca.- iba a decirlo o no, claro que lo iba a decir.- Esto se salió de control…- murmuro luego, con un mano sobre su cabeza, haciendo algunos de sus mechones azabaches hacia atrás.

- Además…- agrego luego, quitando aquella mano de su frente, haciendo que aquellos mechones de cabellos volviesen a su lugar delicadamente, con la misma mano apunto a Arthur con dedo índice.- No me serás de ayuda.- declaro ella.

- N-no, no bromee con eso, señorita Alice.- exclamo el buscador severamente ofendido, pero tratando de mantener la compostura.

- Diles que te traigan… de esas cosas que usas.- exclamo ella sacudiendo su vestimenta refiriéndose a los talismanes.- No tardes… no creas que no te necesito…- exclamo ella, con una sonrisa, para darle confianza y animo. Segundos después la figura de Alice se había perdido entre la niebla. Esta había salido corriendo rápidamente, atravesando la salida, corriendo rápidamente, oyendo sus pasos resonar contra el frio piso. No veía mucho, pero no sería problema para su inocencia, la cual activo inmediatamente mientras corría, claramente algún cambio físico era imposible de notar, ya que su inocencia estaba en su interior.

Corrió lo mas rápido, intentando darle alcance a aquella criatura, cuando lo vio, un brillo a los lejos, el cual parecía que se movía en muchas partes, como si quien “piloteara” tuviera problemas al hacerlo.- ¡Roció!- grito ella con todas sus fuerzas, era la primera vez que le llamaba por su nombre, no lo había hecho desde que se hubieron presentado. Además claro que aquel grito, fue lo suficiente fuerte para llegar hasta donde estaba la chica, lo supo porque el la luz comenzaba a descender en picada. De seguro su inocencia había afectado al akuma, lo suficiente como para que su aerodinámica fuera avasallada.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2218

Localización : Sanhora Kingdom

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 30, 2010 2:11 am

La luz que salía de mis Chakrams había provocado que el akuma no pudiera planear bien, se había vuelto muy inestable y se movía de un lado a otro, ya no me quedaban energías y mi respiración se volvía cada vez mas difícil. La criatura me tenía fuertemente agarrada con sus tentáculos y por más que intentaba mover mis manos para tratar de safarme me era imposible, cada vez el brillo de mi inocencia se volvía más tenue, no pasaría mucho hasta que se extinguiera por completo.

Frío, eso era todo lo que podía sentir, pero seguía firme en mi decisión de vivir tratando de mantener la luz aun brillando con la esperanza de que fuera vista por Alice y Arthur. Estaba poniendo mi vida en las manos de esa pequeña niña, si lograba salir de esta viva tendría que recompensarlos de alguna manera, se ve que a Alice le encanta comer por lo que le cocinare muchas cosas deliciosas, gran cantidad de postres y dulces al igual que a Arthur y también le escribiré a mis abuelos para decirles todo lo que los amos.

La temperatura de mi cuerpo había bajado demasiado y me estaba costando demasiado mantenerme despierta, mis parpados pesaban una tonelada y estaba toda entumecida. De pronto un fuerte grito llego a mis oídos hasta el punto de lastimarlos un poco -¡Rocío!- era la voz de Alice llamando desde algún lugar, el sonido había afectado al akuma haciendo que este se precipitará al suelo, poco a poco la niebla se fue haciendo cada vez menos espesa hasta que ya me era posible distinguir el piso, -¡El suelo, nos vamos a estrellar!- ante mis palabras la criatura parecía haber reaccionado, se sacudió la cabeza y trato de expandir las alas nuevamente para poder planear pero ya era demasiado tarde para actuar, nos dirigíamos directamente al puerto.

-¡Maldita sea!, ya es demasiado tarde- planeamos sobre las grandes cajas de cargamento que se encontraban en el lugar, pasamos a vuelo raso sobre algunas hasta que estábamos demasiado bajo y el akuma no fue capaz de esquivar una pasando a llevar una de sus alas haciéndolo girar descontroladamente. Tocamos suelo sin poder dejar de rodar, mi cuerpo se azotaba contra el piso una y otra vez hasta que en un punto el monstruo no pudo seguir sosteniéndome con sus tentáculos.

Mientras que el akuma fue a parar a un montón de cajas cerca de la orilla yo seguí rodando hasta caer por el borde al mar, sentí un gran golpe de frío y dolor al entrar el agua salada en mis heridas. Mi cuerpo no me permitía mover mis extremidades para poder nadar hacia la superficie, cada vez me hundía mas en las profundidades del mar, la luz de mi inocencia ya se había extinguido momentos atrás.

Cada vez descendía mas y ya estaba a punto de perder la conciencia por el frío y la falta de oxigeno pero por esas suertes del destino alguien me tomo de la cintura y llevo a la superficie, pude tomar una gran bocanada de aire mientras todo mi ser temblaba de forma incontrolable. -¡Resista señorita!- pude ver de forma borrosa la cara de quien me ayudaba, era un hombre joven de unos treinta años, con atuendo de marino. El mar se encontraba tranquilo por lo que no le fue difícil llegar a tierra, ahí lo esperaban otros hombres que nos ayudaban, podía escuchar levemente lo que decían. -¡Anda súbela ya!, ¡ayúdenme a sacarlos del agua!, ¡rápido!-.

Una vez fuera uno de ellos me envolvió en su chaqueta para tratar de abrigarme, -¡Como demonios callo al agua!- dijo uno de ellos, -No lo se, te digo que yo estaba en el barco cuando la vi rodar hasta el borde y caer.- contesto el que me había sacado, al parecer había saltado desde el mismo barco para salvarme, Sea como sea hay que llamar un medico, tiene hipotermia si la temperatura de su cuerpo no sube rápido podría morir- le comento el que parecía ser el mayor mientras se sacaba su propia chaqueta y la ponía sobre mi. –Esta muy lastimada, lo mejor será que la llevemos a un hospital-.

Trate de hablar –A…a…ak-, el frío no dejaba que salieran palabras de mi boca, -¡Miren! Trata de decirnos algo, señorita como se encuentra- dijo el sujeto que estaba igual de mojado que yo, -A…a…akuma-, pude pronunciar por fin. -¿Akuma?, que es eso.- y como si lo hubiera estado llamando la criatura que al parecer había perdido la conciencia reapareció desde el cúmulo de cajas, nadie había notado su presencia hasta ahora. -¡Que demonios es esa cosa!- estaban aterrados, -¡Yiaaaaaa!, ya estoy arto de todo esto, como puede ser tan difícil matar a esa mujer, todo es culpa de la molesta niña exorcista, una vez que termine iré por ella, va a pagar todos los problemas que me ha dado.-

Luego de ese arrebato de ira se dio cuenta que me tenia frente a el, y se tranquilizo, -Así que ahí estas, ¿eh? ¿Y quienes son estas ratas? Da igual, los matare a todos de una vez.- dijo mientras avanzaba lentamente hacia nosotros. –Va…va…váyanse- pronuncie temblorosa a los hombres junto a mi, -soy…yo…a la que…quiere…aun…están a…tiempo de…salvar…sus vidas-.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Jue Sep 02, 2010 1:09 am

No supo como pudo, tal vez en un milagro, pero ya estaba ahí, siguió la luz como esta caía contra el piso. Algo cayendo al agua, gritos de personas tratando de ayudar, luego los gritos de un berrinchudo akuma que al parecer no había podido lograr lo que quería. Pero estaba ahí, estaba cerca y no iba a permitir que aquella criatura siguiera arrebatando más vidas.

No te dejare… No te dejare…

Corrió entre las cajas que había allí, salto sobre y sobre otra, las cuales estaban destruidas y en pedazos de seguro por algo que había caído encima de ella. Al llegar lo primero que vio, fue al akuma cerca de Roció y esos pobres marinos. En su rápido trote para llegar hasta donde estaba aquella chica, había olvidado el frio, el cansancio y el dolor, simplemente no lo pensó y se lanzo contra el akuma, mientras los marineros miraban sorprendidos como dos figuras caían al mar esta vez y ninguno era Roció o algún marino.

Las gotas de agua, salpicaron sobre ellos, cuando ambos cayeron al agua helada tan bruscamente que nadie pudo detener nada ¿Qué estaba pasando? Fue la pregunta que hacia uno de los marineros, mientras otros se detabían entre irse de allí y salvar su pellejo de aquella criatura que por primera vez veían sus ojos. Otros mas valiente, o tal vez curiosos, querían quedarse allí y ver quien se había sacrificado para salvarlos.

Alice había empujado al akuma con todo su cuerpo, ayudándole un poco la fuerza con la que venía corriendo hacia él, logrando empujarlo al mar y cayendo al agua helada. No le importo el frio abrazador que sentía en esos instantes quemar su piel, o que poco a poco su cuerpo parecía entumirse por ello. El akuma, antes de perderse en el mar, había soltado un alarido de sorpresa, y ahora luchaba para que la exorcista le soltara.

Movía sus brazos de aquí para allá, mientras seguían hundiéndose, golpeaba a Alice para que le soltara, ella claramente se aferraba fuertemente a su torso para poder darle el toque de gracia. Sin embargo no supo como el nivel dos se soltó repentinamente, y ella recibió un duro golpe en el estomago, que provoco que soltara todo el aire que había estado aguantándose y por consecuencia, tragara de esa agua.

El akuma parecía satisfecho, al verla ahogándose ahora y con sus fuerzas perdidas, aprovecharía para volver por la otra niña, matarla y de paso destruir su inocencia, el conde estaría feliz al saber que había hecho un trabajo bien hecho. Pero la exorcista de cabellos negros no se rendía tan fácilmente, sus cabellos negros se mecían alrededor de ella, debido a que estaban bajo el agua, dándole una apariencia mágica, temible pero al mismo tiempo inocente.

- ¿Qué…?- pronunció el akuma, al ver como ella le sostenía por su brazo, por aquella insolencia le mataría a ella primero antes que a la otra chica. Pero no contaba con que Alice fuera más rápida, su mirada se poso en el akuma, con una mueca algo extraña sobre su rostro. El akuma parecía sorprendido, se notaba por la expresión de sus ojos, ya que su demás rostro estaba cubierto por una especie de armadura.

Fue entonces cuando del agua tranquila, salió el akuma disparado hacia afuera, como si huyera de algo horrible para él. No supo cuanto había pasado allí abajo, pero al parecer fueron unos minutos, porque los marineros seguían allí. Mas no tuvo la suficiente energía para caer sobre ellos y atacarles, calló sobre otra pila de cajas, retorciéndose de un lado a otro, pero aún consciente de su meta. Se estaba resistiendo a la inocencia de Alice, pero su cuerpo no lo soportaría mucho.

Alice salió del agua en ese momento, asomo su cabeza y se agarro de lo primero que pudo, que fue de una soga que había en el mar, la cual amarraba a un barco a unos cuantos metros. Tosió una y otra vez, botando un poco de agua al mismo tiempo, trago aire desesperada apenas al salir y temblaba mucho.- e-el… a-akuma… ¡Ro-Roció! ¡Cui-i-idado!- le grito ella rápidamente, poniéndole en sobre aviso. No sabía que tan mal había dejado el akuma, debía regresar a la orilla, aunque su preocupación sería en vano, el akuma parecía estar despedazándose lentamente

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2218

Localización : Sanhora Kingdom

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 05, 2010 10:43 pm

Alcance a ver como Alice y el akuma caían al agua, fueron unos minutos angustiantes, trate de levantarme para ir a ayudarla pero los marineros no me dejaron insistiendo que era peligroso que me acercara al agua porque podría volver a caer -¡No sea imprudente señorita! - ya es demasiado tarde llevan mucho en el agua - de seguro que la niña ya esta muerta-, trate de levantarme sin hacerles caso a los hombre, -¡Suéltenme, aun sigue con vida tengo que ir por ella!-, pero entonces la criatura salio del agua espantada terminando entre un grupo de cajas cerca de nosotros, seguida de la joven exorcista que para mi alivio salio a flote lo que me tranquilizó enormemente.

-E-el… a-akuma… ¡Ro-Roció! ¡Cui-i-idado!- alcance a escuchar de una Alice toda empapada y temblorosa que apenas conseguía sujetarse de una cuerda para no hundirse en el mar, por otro lado el akuma se retorcía entre unas cajas frente a nosotros, parecía estar desasiéndose a pedasos, la armadura que cubría algunas partes de su cuerpo se estaba descascarando y se notaba a simple vista que el dolor era inmenso pero aun así seguía firme en la misión que se la había sido encomendada –Ino-ino-inocencia-debo-debo-matar-exor-cistas-, su apariencia era espantosa todo desfigurado gracias a los ataques de la pequeña exorcista, parecía no quedarle mucho de vida.

La insistencia de la criatura era digna de admirar, me puse de pie con mucha dificultad mientras que los hombres seguían sentados paralizados por el miedo que seguramente no les dejaba salir corriendo, ya no trataban de impedirme que me levantara y tenia la vista fija en el akuma con la boca semiabierta.

Venia camino hacia nosotros, pese al frío y las costillas rotas permanecí firme sujetándome el costado en el que sentida dolor, mi inocencia brillaba tenuemente una vez mas, -¡¡¡Muéranse de una vez malditos humanos ya me tienen arto todos ustedes!!!- grito enloquecido atacando con los tentáculos. Mis Chakrams que hasta hace poco parecían simples pulseras brillaron intensamente aumentando su tamaño cosa que me sorprendió porque hasta ahora no habían sufrido tal cambio –Ino…cencia-.

Los tentáculos estaban a punto de atravesarnos -¡¡¡No te nos acerques monstruo!!!- por instinto le lance los Chakrams que habían aumentado su tamaño, el esfuerzo me causo un gran dolor en las costillas pero fui capas de soportarlo con tal de no dejar que aquella cosa se nos acercara, Alice ya había hecho suficiente por mi, era mi turno de mostrarme fuerte. Si Dios me había dado este poder no podía desperdiciarlo, más que el poder de matar akumas para mi era el poder de proteger a las personas que no lo podían hacer por ellas mismas, ya era hora de dejar de ser protegida, era mi turno de ser fuerte.

Estos a gran velocidad partieron los tentáculos abriéndose camino hasta el mismo akuma y dejándolo clavado en una de las cajas detrás de el, -¡Maldición, suel-ta-me, no-puedo-desa-parecer-de-esta-for-ma!-, se movía frenéticamente tratando de safarse de la caja, pero le era imposible, ya no tenia suficiente fuerza, -¡Los odio…a todos ustedes malditos exorcistas…ustedes y sus inocencias van a pagar muy cara su existencia!…- esas fueron sus ultimas palabras, era su fin, siguió despedazándose… finalmente el ataque de Alice había terminado de hacer efecto destruyéndolo por completo.

Ya todo había terminado o al menos eso esperaba, el día de pesadillas había llegado a su fin. La niebla comenzó a retirarse hacia el mar dejando que rayos de sol se filtraran haciendo que la temperatura subiera unos grados, mi cuerpo seguía temblando debido al baño que me di en el mar, tenia contusiones por todas partes y mi ropa estaba toda estropeada pero no importaba porque todo estaba en calma nuevamente, me di la vuelta para acercarme hacia Alice con una sonrisa, debía ayudarla a salir de ahí pero no alcance a hacer la mitad del camino y todo comenzó a darme vueltas –A-Alice-yo…-

Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Dom Sep 12, 2010 2:28 am

El agua estaba tan fría, no supo que paso de luego, el akuma al parecer había sido destruido por Roció, eso le pareció, mas no estaba segura. Intento volver, usando aquella cuerda para guiarse y darse fuerzas para llegar a la orilla. Un poco más, se decía ella, estaba a punto de llegar, pero se encontraba muy cansada y exhausta, tanto que cuando su mano por fin iba a tocar tierra firme, el sueño la venció. Su cuerpo lentamente se dejaba caer en el agua, hundiéndose lentamente, mientras soltaba la cuerda le estaba manteniendo a flote.

Sin embargo no llego a caer, ya que una mano sostuvo la suya fuertemente, la tiro delicadamente sacándole del agua y recostándola sobre el piso.

El frio entumeció su cuerpo, el frio apago sus sentidos por un instante, al igual que su conciencia quien ahora mismo quería dormir, dormir largamente y descansar. Se encontraba muy fatigada, como para seguir y se había rendido ante un profundo sueño en esos instantes.

- ¡El akuma!- apenas había abierto los ojos, se sobresalto bruscamente, casi saltando de la cama, removiendo aquellas cobijas que tenía encima, respirando agitadamente, como si hubiese despertado de una horrible pesadilla.

- Tranquila Exorcista-sama.- fue la voz de una persona que escucho. Cuando se dio cuenta, pudo ver que encontraba en el hospital donde Roció trabaja, aquel que había sido atacado cruelmente por los akumas. Ahora ella era una paciente de ese lugar.- Ya está todo bien…- escucho la voz de nuevo, sus ojos se posaron en aquel hombre. Era un buscador, no era Arthur, era otro buscador.

- ¿Qué…? ¿Qué paso?- pregunto ella observándolo algo asustada por lo que paso, por lo que había vivido. El chico no era mucho mayor que ella, o eso parecía. Le sonrió cálidamente, siempre dejándole espacio para que respirara. Pudo fijarse que era una habitación privada para ella sola, toda de color blanco, las cortinas también lo eran, y el piso brillaba, al parecer había sido limpiado para que estuviera a gusto.

- Llegamos justo cuando los marineros le sacaban del agua, exorcista-sama.- siguió hablando él solemnemente, como si ella se tratara de una deidad, su voz era suave y parecía susurrar al hablar.- Arthur-san pudo comunicarse con el grupo de exorcistas tal como usted se lo pidió.- siguió hablando él.- Lo bueno que un grupo ya había sido avisado lo que ocurría aquí, la orden nos había mandado horas atrás hasta aquí.

- ¿Qué paso con Roció entonces?- pregunto alarmada y a punto de salir de la cama, también estaba algo molesta por la relajación del tipo ¿Qué acaso no había ms akumas? ¿Qué no había mucho por arreglar ahora?- aun quedan akumas…

- Tranquila, Alice-sama.- exclamo el chico, tratando de tranquilizarla.- Hemos puesto nuestros talismanes alrededor de todo el hospital. También sacamos algunas personas y las trajimos hasta aquí. Los marineros que estaban ayudándolas, les pedimos que nos acompañaran, pero prefirieron irse a haber a su familia, solo le pudimos pedir que se ocultaran por el momento.

Alice se fue relajando poco a poco.- La señorita Roció, está ahora descansando en una habitación de esta hospital, estaban muy mal, así que nuestra prioridad fue traerlas a un lugar donde pudieran estar a salvo y atender sus heridas.- exclamo el joven, Alice se relajo completamente al escuchar lo último, dejo escapar un suspiro.- Arthur-san nos conto sobre que la señorita Roció tiene una inocencia. Por lo que hemos tomado medidas…- el buscador siguió hablando, pero sus palabras ya no significaban nada para ella.

Tal vez tengas razón y ser desamparados por dios sea doloroso. Pero ¿los exorcistas no hemos sido abandonados por dios? ¿Verdad? Pero aún así ellos sufren y sufren, sufren por una guerra que no entienden. La inocencia, el poder cristalizado de dios, el que te elija te hace ¿especial? No, no lo hace.

- Ser desamparada hubiese sido lo mejor ¿no?- murmuro ella repentinamente por lo bajo, haciendo que el buscador se detuviera. Alice se levanto de la cama, aún llevaba puesto el uniforme de exorcista.

- Es mejor que desc…

- ¿Dónde está Roció?- le interrumpió ella bruscamente, verdaderamente ahora mismo estaba algo enojada, pero no sabía a quien estaba proyectando ese enojo. El buscador le índico donde estaba Roció, algo asustado por la extraña mirada que ella le mando en ese instante. Alice le agradeció y camino hasta el lugar que le indicaba.

Al igual que en la habitación de Alice, había un buscador en la habitación donde Roció ahora dormitaba y descansaba tranquilamente. Lo pudo comprobar al entrar en ella; abrió la puerta con cautela, se veía algo nerviosa y preocupada, al primero que vio fue a Arthur, luego su vista se poso en Roció.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2218

Localización : Sanhora Kingdom

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 13, 2010 5:13 pm

¿Cuánto tiempo había estado inconsciente?, no lo sabía. Mis oídos zumbaban un poco y mientras mis pies estaban fríos mi rostro hervía, de seguro que tenia fiebre, saque una de mis manos de debajo de la sabana que me cubría para comprobarlo, había un paño húmedo sobre mi frente.

-¡Señorita Rocío que alegría que esta despierta!-, su voz se me hacia muy familiar, poco a poco con gran esfuerzo logre abrir mis ojos -¿A-Arthur?-, no se si sea por la fiebre o el dolor en las costillas pero me costaba mucho respirar y articular las palabras, -Si, soy yo, dígame ¿Cómo se siente?- me hablo mientras tomaba mi mano, -M-Muy mareada… y con dolor en el costado, pero además de eso…bien- le conteste tratando de forzar una sonrisa para que no se preocupara.

Mi vista estaba borrosa, pero entre lo que pude distinguir pude darme cuenta que me encontraba en el hospital, -¿Cómo llegue aquí?-¿Que paso con Alice?-¿Esta ella bien?-, luego de hablar mi respiración se comenzó a volver agitada por la falta de aire.

-¡No hable mas de la cuenta!, yo y mis compañeros las trajimos de vuelta al hospital la Señorita Alice se encuentra mejor que usted, esta en otra habitación descansando. –

Sus palabras me hicieron sentir muy aliviada, recuerdo haber perdido la conciencia antes de poder llegar hasta ella, -tiene un par de costillas rotas y a estado con fiebre toda la noche, así que no se esfuerce mas de la cuenta por favor-, era raro…ser la paciente esta ves, lo normal seria que yo dijera esas palabras.

-¿Arthur?, ¿sabes…que fue lo que pasó con los marineros que me ayudaron en el puerto?-

Note que había otra persona mas en la habitación, de seguro se trataba de un compañero de Arthur, por su aspecto parecía que tenia unos cincuenta años, la expresión de su rostro era severa y permanecía parado como un soldado al lado de la puerta de la habitación. –Ellos estaban un poco choqueados por todo lo sucedido pero no lastimados, desidieron regresar a ver como se encontraban sus familias-.

-Ya veo… ¿Podrías hacerme un favor?...tengo calor… ¿Abrirías la ventana por mi?- le pedí mientras apuntaba con mi mano temblorosa hacia esta, -claro no hay problema, como puede ver hace un hermoso día afuera, junto con la desaparición de los akumas también lo izo la niebla-. El aire fresco que pasaba a través de la ventana me izo sentir muy bien, podía sentir el aroma del mar, era cierto que el día era hermoso, calidos rayos de sol inundaban toda la habitación.

Luego de abrir la ventana Arthur regreso a mi lado, saco el paño de mi frente y lo sumergió en una fuente con agua que estaba en la mesita de noche, -Déjeme decirle que nos tenia muy preocupados, anoche tenia una fiebre muy alta, las enfermeras no sabían que hacer para bajarla-, con cuidado saco el paño, lo estrujo y lo volvió a poner en mi cabeza –Frío, pero se siente bien, lamento todos los problemas que les e causado a ti y a Alice…-

El hombre acerco la silla y la puso frente a mi cama, -no tiene de que preocuparse señorita, ahora deje de hablar y descanse, lo mejor es que trate de dormir nuevamente, mis compañeros han puesto una barrera alrededor de todo el hospital así que no debe de temer por nada-.

Tomando el consejo de Arthur trate de dormir, pese al dolor que sentía mis parpados pesaban mucho, -tienes razón…lo mejor será que siga durmiendo…-, el hombre tomo un libro que estaba sobre la mesa y se puso a leer mientras yo poco a poco me iba quedando dormida.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Jue Sep 23, 2010 1:10 am

Spoiler:
[off: post cutre .-.]

- Señorita Alice.- exclamo el buscador, al verla entrar a la habitación. Esta le sonrió al verlo.- ¿Qué hace aquí?- indago él.- Debería estar descansando.- hablaba muy preocupado por la salud de la exorcista.

- Solo quería ver si ustedes estaban bien.- hablo ella calmadamente, entrando a la habitación y viendo como Roció estaba aún dormida, se sintió mucho más relajada al ver, con sus propios ojos, que ella estaba realmente bien.

- Estamos bien, la señorita Roció solo necesita descansar…- comento observando ahora a la que estaba durmiendo.- Será mejor que haga lo mismo.- la de cabellos oscuros dejo escapar un bufido, si ella también estaba completamente cansada, todavía. Había dormido, quien sabe cuanto rato, pero aún así no quería volver a dormir. Además ya que se había despertado, le costaría dormirse nuevamente.

- Tal vez tengas razón.- comento ella, imitando un bostezo.- Bueno volveré a mi habitación.- el buscador se sorprendió ante la actitud de Alice, parecía estar calmada o planeaba algo más.

- Descanse.- el buscador no parecía estar muy seguro de sus palabras en ese momento, simplemente se despidió, Alice se iba en esos momentos. Arthur volvió a sentarse donde debía, vigilando el sueño de Roció, era mejor que si despertara estuviera acompañada.

La de largos cabellos negros estaba por el pasillo, al parecer ambas estaban en el mismo piso, el segundo. Así que ella subió al tercer piso y así sucesivamente hasta llegar a la azotea. Al parecer el primer piso estaba lleno de gente, de seguro siendo atendidas por los buscadores, protegidos en el lugar como si fuera el único refugio. Si bien lo era, era el único refugio que tenían, esperaba que no vinieran mas akumas.

Desde la azotea podía observar, humo de un incendio que de seguro se había apagado. Las calles sucias y desordenadas por el ataque de aquellas maquinas monstruosas, cuyo poder de seguro la quito la vida más de una persona inocente que transitaba tranquilamente por las calles, debido a que hoy debía ser un día normal. Ninguna persona de las que vivía en ese lugar se imaginaba que ese día vivirían un infierno.

Camino hasta llegar al final del camino, justo por el lugar donde antes se había lanzado con aquel akuma para poder salvar a Roció y al buscador que les hacia compañía. Se pregunto cómo fue posible que no murió con esa caída, tal vez suerte, hasta un milagro. O simplemente porque el akuma tampoco quería morir y ella se había aferrado fuertemente a este. Como sea, ahora mismo veía con total neutralidad la cantidad de metros que había desde donde estaba parada y la parte de abajo. Quien viera desde la calle, pensaría que alguien se quisiera suicidar, pero Alice no era cobarde. Si moría, moriría salvándolos y no causándose una muerta ella misma.

El viento le acariciaba, y movía sus cabellos hacia un lado, estos ondulaban y se dejaban manejar por aquella brilla. Volvió sobre sus pasos, para sentarse a un lado de la puerta, apoyando la pared en su espalda y mirando el cielo. El cual parecía estar despejándose, ya que las nubes estaban desapareciendo y desde lejos podía ver la luz del sol colarse entre ellas. Según su posición debía ya ser tarde, la hora de la comida, supuso ella o mas tarde que eso.

Se pregunto como le hablaría a Roció, ella era una exorcista, debía irse con ellos ¿Cómo lo tomaría? ¿Se lo tendría que decir ella? ¿Se lo dirían los buscadores? ¿Ya lo sabría? ¿Ya sabría la responsabilidad que cargaba al ser un apóstol de Dios? Si, era como estar bendecido por Dios, pero Alice siempre prefiría haber sido desamparada por este. O tal vez si fue desamparada y así era como se sentía; Si era así, dolía. Aún así ella era aún muy joven comprender todo aquello.

Tal vez tengas razón. Ser desamparado por Dios, duele.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2218

Localización : Sanhora Kingdom

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 29, 2010 1:47 am

La brisa fría de la tarde me despertó, los malestares propios de la fiebre ya habían desaparecido lo que me ayudo a sentirme mucho mejor. Me di cuenta que Arthur aun continuaba sentado junto a mi con el libro sobre el pecho, estaba completamente dormido en la inestable silla y parecía que en cualquier momento se caería de esta.

Lentamente y en silencio me baje de la cama, el piso estaba helado y un poco resbaladizo por lo que me sujete de la mesita con el cuerpo encorvado. El dolor a las costillas no me permitía enderezarme por completo, para mi mala suerte no encontré ni mis zapatos ni algo con que sujetarme al caminar.

Conseguí llegar hasta la puerta y la abrí con la mayor suavidad que pude, esta crujió un poco y temí despertar a mi vigilante pero al girar la cabeza comprobé que este seguía igual. Me asome en el pasillo, al fondo a la izquierda había dos hombres con la misma ropa de Arthur conversando, debía estar muy interesante la charla porque no se dieron cuenta que salí de mi habitación.

Deje la puerta media abierta para evitar llamar la atención al cerrarla, tome el pasillo de la derecha hasta llegar al fondo, ahí a mano izquierda estaba la escalera. Levante la vista y leí el letrero colgante, recién me di cuenta que me encontraba en el segundo piso.

Afirmada a la pared fui acercándome paso a paso a la escalera, en cuanto llegue a ella un vértigo me ataco, cerré por unos segundos los ojos, respire profundo y tomando fuertemente la barandilla comencé el descenso. Seis, siete, ocho…fui contando los escalones, cada cierta cantidad de peldaños me detenía para poder sentarme a descansar un poco.

-Solo me faltan unos cuantos escalones-…con las piernas temblorosas y con mas velocidad debido a la ansiedad llegue hasta el primer piso donde me derrumbe, me quede descansando por unos minutos en el piso, en todo este tiempo nadie me encontró, de seguro todavía no se daban cuenta que me salí de mi habitación.

Me arrastre poco más de un metro hasta donde había un basurero y lo utilice a modo de bastón para poder ponerme de pie nuevamente. Con la respiración dificultosa avance por los pasillos que comúnmente son un caos con enfermeras y médicos corriendo por todas partes pero hoy todo se veía fantasmagórico.

Con cada paso que daba el aire se me iba acabando, tenía cada ves mas cerca la puerta doble que separaba la zona restringida del hospital con la de atención. A través del vidrio note que figuras se movían rápidamente de un lado a otro, también se escuchaban suavemente pasos apresurados, sonidos de metal y de las ruedas de las camillas.

Puse mi mano sobre la puerta y la empuje suavemente para poder pasar, lo que vi me espanto, médicos, enfermeras y personas con la misma chaqueta que Arthur corrían por todas partes atendiendo a personas heridas, algunas no tenían mas que unos simples corte pero habían otros bastante grave.

Frente a mi pasaron un medico y dos enfermeras con un hombre en una camilla, tenia la cabeza llena de sangre y un brazo entablillado, -¡Doctor este paciente fue aplastado por otras personas mientras trataba de escapar!- le decía una de las mujeres mientras avanzaban hacia el pasillo del fondo, -¡Llevelo para sutura a la habitación 21!- le ordeno el medico mientras recibía a otro herido que traían un par de policías.

Retrocedí un paso para no estorbar pero fue mala idea, en el piso había alguna clase de líquido que iso que me resbalara hacia atrás. Di un pequeño grito con el poco aire del que disponía mientras caía pero antes de llegar al suelo fui sujetada de los brazos, -¿eh?- mire hacia arriba y ahí estaba, el mismo hombre de rostro severo que estaba en la mañana parado en la puerta de mi habitación.

-¿Por qué saliste de tu habitación?-, su vos era espeluznante, por unos segundos me quede con la mente en blanco sin saber que responderle –Pues…usted vera…la verdad es que-, evite mirarlo a los ojos porque realmente era una persona intimidante –Se supone que Arthur debería estar vigilándote y además deje a otros dos hombre resguardando la puerta…tropa de inútiles-.

Que tipo mas temible fue todo lo que podía pensar, me tomo cual trapo y me sentó en una silla de rueda, -No deberías estar esforzándote mas de la cuenta tienes que estar en buenas condiciones para el viaje, no puedes seguir siendo una carga para nosotros los buscadores-, frías palabras igual que su mirada, se notaba a kilómetros que yo no le agradaba en lo mas mínimo, fue entonces que caí en cuenta, -¿Viaje? ¿A que viaje se refiere?-.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Sáb Oct 02, 2010 2:35 am

Entonces despertó, había cerrado los ojos unos cortos pares de minutos y los abrió sorpresivamente en unos pocos instantes, tan bruscamente que parecía haber despertado de una pesadilla o algo parecido. Pero simplemente había sido una reacción, a que debía bajar y ver lo que estaba ocurriendo con los demás, era mejor que no notarán su ausencia. Se levanto y camino hasta el lugar donde deberían estar los demás; dígase Roció y lo demás buscadores.

Mientras caminaba comenzó a tararear una canción, era una sutil, delicada y lenta, aún así bastante contagiosa. Bajo las escaleras una a una con sumo cuidado y lentamente, no tenía prisa alguna por llegar hasta la habitación donde antes se encontraba descansando, así que con toda su tranquilidad llego hasta donde quería llegar. Ahora que lo pensaba bien, no estaba tener que dormir un poco, relajarse, descansar. Se pregunto cuando fue la última vez que había dormido apaciblemente, sin pesadillas que le despertaran en medio de la noche.

Eso detuvo los pasos de Alice en esos instantes, se encontraba justo en el pasillo donde Roció había estado a punto de caer al piso y ahora mismo se encontraba con un buscador. Este último noto su presencia enseguida, frunciendo el ceño e ignorando a la pregunta de la otra chica, se dirigió hacia Alice.

- Señorita Alice, debería estar descansando.- exclamo el buscador, cuya voz parecía haber sido modificada para que sonara de una forma aterradora, casi como si fuera el malo de allí. Empujo la silla de ruedas de Roció, acercándose a la exorcista.- ¿Dónde estaba? Su habitación no se encontraba cerca de este lugar ¿No es así?-

- Se muy bien que me salí de mi habitación.- le dijo Alice ya con la poca paciencia que le quedaba.- Pero no tienen derecho a mantenerme encerrada, encontrandome en buen estado.- le lanzó una mirada tan dura como la que él le mandaba.

- Es nuestra responsabilidad que regreses…- observo a Roció por unos instantes, para cambiar sus palabras.- Regresen a salvo a la orden oscura... Sobre todo ahora.- Alice lanzo un bufido, no tenía ganas de escuchar tales comentarios de él.

- Ya, entiendo…- exclamo Alice para que dejara de hablar.- Yo llevare a Roció a su habitación.- exclamo, para luego ser ella quien empujaba la silla de ruedas donde estaba Roció y alejarse del tipo aquel, no quería armas mas problemas así que espero que no las siguiera. El otro buscador simplemente se quedo observando que ambas chicas fueran a la habitación, sin moverse de su lugar.


Una vez en la habitación, donde dormía Roció, Alice no pudo evitar caer al suelo cansada, como si se hubiese ido todo el estrés que había sentido de una manera brusca. – Que molesto…- murmuro ella en el suelo, sin notar que Arthur estaba ahí, pero durmiendo.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2218

Localización : Sanhora Kingdom

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 06, 2010 9:00 pm

Se notaba la tensión que existía entre aquel hombre y Alice por lo cual preferí no decir palabra alguna y permitir que la niña me llevara de regreso a mi habitación, ahí Arthur continuaba durmiendo, era increíble que no se diera cuenta de que me había salido.

En cuanto entramos Alice se tiro al suelo, parecía como si toda la tensión que había hubiera desaparecido, me acerco a ella aun en la silla de ruedas y le toco el hombro -¿Te encuentras bien?, pareciera que ha ese hombre no le agradamos mucho- le digo un poco incomoda por la situación de hace un rato.

En eso Arthur comienza a moverse, y veo como poco a poco se desliza de la silla, aun sigue dormido…y entonces pierde el equilibrio y cae con un sonoro golpe al suelo, -¡Que-donde-cuando!-, el hombre se paro asustado mirando a todas partes totalmente desorientado, -Arthur… ¿te golpeaste muy fuerte?-.

-¿eh? ¿Qué cosa?... ¡Señorita Rocío que hace levantada! Se supone que usted debe de guardar reposo absoluto al menos por hoy-, me dice preocupado mientras se me acerca y me indica que me vuelva a acostar, con mucho cuidado me ayuda a levantarme de la silla, aun el dolor en las costillas es intenso pero creo que en uno o dos días estaré mucho mejor, realmente estoy cansada de ser el paciente.

De vuelta en la cama nuevamente…-No debió salirse de la habitación, que hubiese sucedido si le pasa algo- me llama la atención mientras me cubre con las frazadas y acomoda la almohada, -Lo lamento mucho Arthur es solo que estaba cansada de la cama y no estoy acostumbrada a ser yo la atendida, realmente es muy molesto estar en estas condiciones-, comento mientras miro el paisaje a través de la ventana.

-Entiendo que no le guste esto, pero es por su bien, sus heridas no eran sencillas y tardaran un poco en sanar, le ruego que por favor tenga paciencia-, Arthur tiene toda la razón, pero por mas que me lo diga no estoy hecha para esto, siempre e sido una persona muy sana, y estar ahora aquí en cama siendo atendida por otras personas que acabo de conocer, -Parece que solo eh sido una carga para ustedes dos, lamento todos los problemas que les eh causado, pero prometo que no volvera a pasar- les digo con una gran sonrisa.

-Ahora…chicos…hay una cosa que les quería preguntar- los miro a ambos con curiosidad –Aun no comprendo a que se refería aquel hombre haya abajo con lo de un viaje, ¿es que acaso pretenden llevarme de aquí?, ¿quieren que deje mi trabajo en este hospital?- apretó fuertemente las sabanas con mis manos, estoy segura de aquello… me quieren separar de mi hogar, -Todo debe de ser por estos Chakrams, como ustedes lo llaman…inocencia…todo tiene que ver con esto ¿verdad?, por favor les ruego que no me oculten nada, no soy tan débil como parezco, si hay algo de lo que debo enterarme tan solo díganmelo con sinceridad-
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.