Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» Los Bibliófilos De Lima [Misión MI]
Sáb Abr 22, 2017 2:43 pm por Constantine Gelassen

» Las estatuas de Namu
Jue Abr 20, 2017 12:54 am por Alice

» [MR] Reclutamiento Noah
Miér Abr 19, 2017 11:45 pm por Alice

» [MS] Rescate en Rapa Nui
Dom Abr 09, 2017 8:03 pm por Sigma-chan

» Vacaciones no vacaciones.
Dom Abr 09, 2017 2:28 pm por Faith E. Wippler

» Poco tiempo.
Miér Abr 05, 2017 8:33 pm por Kanda Yuu

» Red Miles ; HS RPG | Cambio de Botón Normal
Vie Mar 31, 2017 1:03 am por Invitado

» Ausencia u.u'
Jue Mar 16, 2017 4:39 pm por Kanda Yuu

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Mar Feb 21, 2017 8:21 pm por Komurin

» Stray Dogs {Normal} Foro Nuevo
Vie Feb 10, 2017 11:00 am por Komurin

» Registro Apellidos
Lun Feb 06, 2017 10:56 am por Ismakun

» Registro de Personaje
Lun Feb 06, 2017 10:51 am por Ismakun

» Registros de Físicos
Lun Feb 06, 2017 10:37 am por Ismakun

» Holaaa, soy isma, encantado! ^u^
Miér Feb 01, 2017 11:21 am por Ismakun

» Obtener Rango Civil
Mar Ene 31, 2017 1:57 pm por Proxy

» One Absolute Truth [Afiliación hermana]
Vie Ene 27, 2017 4:01 am por Wallace Campbell

» otra duda
Lun Ene 23, 2017 12:12 am por Proxy

» Cap. 224.... No, pues no.
Vie Ene 20, 2017 4:04 pm por Alice

» Juego || Pregunta al usuario de abajo
Jue Ene 19, 2017 5:44 pm por Erina Schliemann

» Juego || Empareja al personaje de arriba
Jue Ene 19, 2017 5:11 pm por Erina Schliemann

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana
Proxy
 
Sigma-chan
 
Olena Kaminski
 
Ismakun
 

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas School Crazy 40/40
Directorio

Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 23, 2010 3:31 pm

"¿Eh? No puede ser..." dije ya que de la nada empezo a llover, haciendo mas dificil la escalada, empeze a resbalar. Me sujete fuertemente a una roca, soltando un suspiro de alivio y tratando de no mirar hacia abajo... a medio camino de la cima, pude escuchar claramente una voz llamandome
"Esa voz viene de arriba, ¿sera mi imaginacion?" pense, pero tremenda sorpresa me lleve al ver a Jaylen en la entrada a la cueva...

"¿Estas bien?" le dije con una voz de alegria y preocupacion al verla algo mal, me acerce y junte mi frente con la suya para averiguar su temperatura, era fiebre...
"¿como te sientes?" murmure calmadamente, escuche su respuesta, necesitaba descansar pero con el enemigo buscandonos la unica opcion que teniamos era seguir hasta el final... asi que la tome de la mano, parecia que queria discutir algo, pero me pare frente a ella con una mirada firme, la que siempre le ponia a mi hermano cuando no queria ir al medico y le dije:

"En este momento no podemos discutir, tal vez sea incomodo para ti, pero no me sentire tranquila sabiendo que estas enferma... Se bien lo que hacemos y conosco el camino, asi que por favor, no sueltes mi mano" y espere que comprendiera tanto mis palabras como los sentimientos que llevaban... una vez aclaramos ese punto, ingresamos a la cueva, entre mas nos adentrabamos, menos podiamos ver y tambien parecia que estabamos bajando...

"Dios, como desearia que hubiera luz, no veo casi nada" dije en voz alta, y como por arte de magia, una especie de esfera de energia aparecio ante nosotras revoloteando a nuestro alrededor...
"Esto no lo esperaba... pero es util" dije alegre, ya que asi llegariamos mas rapido hasta el segundo punto: el laberinto
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 23, 2010 6:01 pm

Jaylen había sopesado la posibilidad de entrar en la cueva, dado que era la única opción que podía tomar, aunque la idea de sumirse en aquella oscuridad, sin tener ni a su golem para poder comunicarse con su compañera, le parecía demasiado peligrosa. Por lo que cuando vio a la figura de Aylin surgiendo de la zona en la que se debía trepar para subir hasta ahí, no pudo evitar que se le escapara la risa, una acción que cortó cuando la exorcista irrumpió en su espacio personal para asegurarse si tenía fiebre.

-Estoy bien. –Repuso alejándose levemente de ella de algún modo seguía algo irascible ante esas cercanías desde que aquel aliado se le había acercado tanto, algo que en otras circunstancias no le hubiera importado lo más mínimo. –Solo me he caído por el camino un par de veces. –Se excusó, aunque era obvio que la fiebre le estaba consumiendo toda la entereza de la que disponía, por lo que luego de escuchar las palabras de Aylin solo se encogió de hombros, dejándose tomar de la mano como si de una niña pequeña se tratara.

Al entrar en la gruta la oscuridad se hizo total, el silencio se veía roto constantemente por el sonido de la lluvia que iban dejando atrás y que con cada paso quedaban quedaba apagado por el ruido que hacía el agua al filtrarse entre las rocas calcáreas. La humedad que respiraban no le sentaba nada bien a Jaylen, la cual comprendió que algunas de las gotas de agua que mojaban ahora su cuerpo eran también el propio sudor que se mezclaba con la otra sustancia formando una delgada película sobre su piel, haciendo que la sensación de sofoco en la exorcista húngara fuera a mayores.

Cuando un pequeño destello iluminó la caverna, entrecerró sus cristalinos ojos por luminiscencia de la maldita esferita que había aparecido de la nada, su mente lo relacionó directamente con la inocencia, y con la mano que tenía libre sintió la tentación de tomar su abanico para golpear la bola de luz que se movía tambaleante frente a ellas. Las palabras de la mujer del hotel brotaban en un falso eco dentro de la cabeza de Jaylen, la cual no podía, muy a su pesar, creer que aquella isla no concedía deseos reales… Lo que había frente a ellas revoloteando como si de un hada se tratara, era solo una ilusión, la inocencia de ese lugar, jugaba con ambas exorcistas como lo había hecho con los demás, sin embargo se encontraba tan cansada que decidió confiar en su compañera y dejar que la guiara.

El camino de bajada se hizo solo dificultoso por el suelo empedrado de la cueva, al hallarse húmedo era muy resbaladizo, y en incontables ocasiones se había tenido que agarrar del brazo de Aylin para poder mantener el equilibrio, siguieron caminando hasta que se detuvieron en una zona donde la gruta parecía dividirse en cuatro diferentes caminos.

-¿Y ahora que Aylin? –Preguntó Jaylen, encogiéndose de hombros, si bien era una experta en zonas boscosas, y en las de montaña, se le daba muy mal explorar cuevas, dado que podía haber millones de galerías que conectaran con otras cavernas, podrían pasarse caminando durante horas y días, sin encontrar nada, solo perderse más, algo en los cuatro pasillos le llamó la atención, obligándole a sonreír levemente. –Deberíamos tomar el camino de la izquierda. –comentó acentuando levemente su tono melodioso, antes de amortiguar con sus manos otro ataque de tos. –Si te fijas es el único que tiene estalactitas y estalagmitas, o el que tiene más en su mayoría, lo que sugiere que por esa zona corre más agua, por lo que podríamos llegar a una galería más abierta… Creo. –Añadió, metiéndose las manos en los bolsillos, disimulando una sonrisa asociada al fuego que había dejado atrás en el bosque, casi tan salvaje como el que había conocido una vez, quizás pudiera verlo de nuevo.


Última edición por Lena-Lan el Vie Abr 23, 2010 7:13 pm, editado 1 vez
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 23, 2010 6:55 pm

Segui el consejo de Jaylen y fuimos por la izquierda, me parecio escuchar ruidos detras de nosotras, pero aun asi seguimos caminando... doblamos por un pasadizo procurando no caer por el empinado camino, habra sido algo de media hora cuando pude ver al final del corredor un resplandor muy fuerte... y de color verde.

"La encontramos..." le dije muy contenta a mi compañera, que se veia mas cansada que antes, asi que sin perder tiempo nos acercamos cada vez mas, pero seguia molestandome el insesante sonido quue escuchaba cada vez mas cerca... una vez que cruzamos la entrada... mi mente se quedo maravillada con la hermosa vista sacada de un hermoso sueño: un enorme lago subterraneo rodeado por miles de estalactitas y estalagmitas que brillaban intensamente por aquel verdoso brillo que emanaba del centro del lago...

"Que hermoso..." dije, pero aquel ruido me hizo voltear al instante haciendo caer una piedra al lago, el cual de un momento a otro hizo que el lago se moviera igual que olas salvajes... Me asuste por un momento pero sospechaba del extraño ruido, ademas Jaylen no podia entrar al agua en aquel estado... decidida a traer la inocencia, mire a Jaylen y le dije:
"Esperame aqui y ten mucho cuidado que parece que algo o alguien nos ha seguido hasta aqui. Ya vuelvo..." y sin esperar su respuesta, salte...
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 23, 2010 8:14 pm

Jaylen no pudo evitar sonreír con cierto cinismo al ver que la teoría absurda de seguir los pasillos donde hubiera las estalactitas y estalagmitas más grandes hubiera funcionado, de algún modo la humedad de la cueva le había inducido a un estado en que sentía estar flotando, en una nube, gris y turbulenta que amenazaba con marearla un poco más a cada rato, que coincidía con los momentos en que Aylin tiraba un poco más fuerte de su mano para hacer que apresurara sus pasos.

Entornó sus grandes ojos azules con parsimonia y lentitud hacia su compañera, la cual parecía turbada por un sonido que a sus oídos llegaba difuso, demasiado confuso como para poder identificar el sector de donde procedía, o reconocer a que tipo de cosa, alguien, lo que fuera a quien le pertenecieran aquel ruido…

El resplandor verde que salió de la galería a la que entraron le hizo cerrar los ojos, se quejó en un murmullo y soltó la mano de su compañera en un acto reflejo, decidiendo entrar poco a poco, encogiéndose de hombros cada vez que se tambaleaba, amenazando con perder su centro de gravedad. Terminó por agarrarse de la primera estalagmita que encontró a la orilla de lo que supuestamente era un lago, no le prestó mucha atención dado que le era difícil concentrarse en comprender lo que fuera que le estuviera diciendo Aylin, pareció comprenderlo cuando saltó al agua para recuperar la inocencia.

-Buena suerte. –Dijo en un tono demasiado alegre para la situación en la que estaban, aquel lugar parecía ser bastante sensible al movimiento, mientras esperaba a Aylin tomó entre sus manos el abanico en completo silencio, si ignoraba el ruido que provocaba que todo en aquel lugar retumbara, al alzar la mirada y observar las estalactitas decidió moverse en un lugar donde corriera menos peligro de morir ensartada por esas formas irregulares.

Volvió a dirigir la mirada al lago, preocupada por su compañera, la cual a su modo de ver estaba empezando a tardar demasiado en recuperar aquel preciado trozo de inocencia, caviló la posibilidad de ir a buscarla, pero fue un pensamiento que quedó muerto cuando una explosión que nacía de la entrada de la caverna provocó que varias de aquellas acumulaciones de sales minerales cayeran en picado chocando contra las que nacían del propio suelo, le fue difícil reconocer las balas de sangre que chocaban contra las rocas, akumas.

Silbó con fuerza, y se escondió tras la inocencia, por el rabillo del ojo pudo vislumbrar unos seis akumas de nivel 1.

-¡Matadlas a las dos! –Escuchó gritar, la voz pudo reconocerla de uno de los acompañantes del Aliado del Conde Milenario, Jaylen soltó un suspiro quejumbroso ante la idea de enfrentarse a algo superior a un nivel 1 en el estado en el que se encontraba, a pesar de ello, encogió el abanico cuando dejó de escuchar el sonido de los cañones, con un golpe de su inocencia lanzó varias ondas cortantes a los tres primeros akuma que se encontraban más cerca de ella.

-¡Aylin! Necesito un poco de ayuda (~) –Casi gritó la húngara, volviendo a arremeter contra los akuma, con ataques imprecisos y que denotaban lo desconcentrada que se hallaba por la fiebre que seguía haciéndole mella.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 23, 2010 9:07 pm

Era una larga caida hasta el lago, que empezo a moverse ferozmente, crei que solo se agitarian sus aguan, nunca crei que de ellas salieran tentaculos para impedirme el paso, lanzandome contra una pared llena de Estalactitas...
"Rayos... ¡¡¡REMOLINO AZUL!!!" justo a tiempo para evitar el choque,

"No soy alguien mala, por favor tienes que dejarme llegar a la inocencia" grite esperanzada, creyendo que tal vez el lago creeria mis palabras, cuando el sonido de una explosion me hizo mirar a mi compañera, luego la voz del Lv2, me preocupe por Jaylen, utilize uno de mis remolinos para elevarme... pude ver al Lv2 y a los akumas, envie un remolido hacia ellos mientras me sostenia de una estagtita, destrui a dos de los akumas, pero mi preocupacion era el Lv 2, intente acercarme a Jaylen pero ahora un tentanculo de agua me sujetaba del tobillo...

"¿que? oye sueltame, no es momento para juegos..." dije intentando zafarme del agarre, pero termino mal ya que empezo a jalarme hacia el lago, intente sujetarme de lo que tenia a la mano pero era demasiado fuerte y termine sujetandome de una estalagmita... mire a mi compañera pero ella tambien tenia algo de problemas, no podia dejarla sola, pero un akuma empezo a disparar destruyendo el unico soporte que tenia siendo inmediatamente llevada al lago... intentaba volver, salir de una manera u otra pero el agua se encontraba demasiado densa, mientras mas llegaba hacia el fondo mas le dolia el cuerpo... intentaba usar su inocencia pero el dolor se lo impedia, perdia la conciencia... pensaba en Jaylen, en los que se encontraban en la isla, en... Alejo... lo veia tan claro como si estuvieran frente a frente, estire mi brazo con dificultad, queria alcanzarlo, abrazarlo... una voz me susurraba al oido:

"Que es lo que mas deseas... ¿es acaso vivir feliz con tu hermano? ¿tenerlo cerca en este momento? Dimelo sin miedo y yo te lo cumplire..."

voltee a ver de donde provenia aquella voz tan... atrayente, y fue cuando la vi: en el fondo del lago protegida por un hermoso coral se hallaba el trozo de inocencia, brillando intensamente...
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 24, 2010 2:14 pm

La situación no podía ser peor, de alguna manera Jaylen había logrado comprender que su compañera estaba demasiado ocupada con la inocencia que había en el fondo de aquella acumulación de agua, por otra parte no quiso preocuparse más, tenía sus propios problemas en tierra seca, y no eran precisamente sencillos, había logrado aprovechar el momento en el que él único akuma de nivel 1 disparaba en dirección a Aylin para agrandar el abanico y usar el filo de las varas para cortarlo por la mitad, cayendo de rodillas durante el proceso al ceder frente al peso de su inocencia, antes de poder siquiera hacer la tentativa de enderezarse algo atravesó su hombro derecho, su forma era parecida a la hoja de un estoque, la fuerza en la que recibió aquel impacto le hizo caer sentada al suelo.

-Por ahora me conformaré y jugaré contigo. –Dijo el único akuma que había en la caverna, su voz obligó a Jaylen a entornar sus ojos para observarlo, una figura de no menos de 2m alargada como un palo, su cuerpo sin forma parecía estar hecho de harapos metálicos, de cada lado sobresalían tres largos brazos, y los dedos de sus manos no eran sino como el arma blanca que tenía ahora clavada en el brazo, la cual se había desprendido del cuerpo del akuma, siendo remplazada por otra hoja, la cual se veía un poco más gruesa. –Ah, ah, ah… yo que tu no me la quitaría. –añadió sonriendo taimadamente, al notar las intenciones de la exorcista, la cual había dirigido su mano izquierda a la hoja de estoque. –Mis cuchillas duermen instantáneamente todo lo que atraviesan, si te cortaras no podrías ni intentar defenderte, esperaba que dieras algo más de juego, luego de haber intentado prendernos fuego.

Jaylen intento no reírse porque comprendía (por mucha fiebre que le impidiera pensar demasiado) de su precaria situación, a pesar de lo difícil que resultaba contenerse ante la imagen de verlos chamuscados. Al menos había conseguido deshacerse temporalmente del aliado, con el cual seguramente no hubieran tenido una sola oportunidad.

Para averiguar si el akuma estaba en lo cierto intentó mover el brazo derecho, el cual a penas le transmitía un leve cosquilleo antes de balancearse levemente, dejó escapar un suspiro molesto en el momento que tiraba de su rosario para así recoger el abanico, el cual volvía a tener su tamaño normal.

-Ya veo. –Murmuró mientras usaba el propio abanico para entrelazar las varas de este con la hoja del estoque, ahogando cualquier sonido que pudiera salir por su boca por el dolor que le produjo sacarse aquello del hombro. Pudo entrever, por el agujero que le había dejado en su ropa, como la zona del corte adoptaba un color verdoso no muy sano, al igual que el olor... era insoportable.

Soltó el abanico, el cual chocó levemente contra el farol que seguía colgando del costado de la exorcista, para usar la mano que aun sentía en la ardua tarea de esconder la inutilizada dentro de su bolsillo, para que su extremidad dormida no estorbara más de lo que la fiebre lo hacía ya.

–Venga pues, juguemos.

Jaylen torció los labios ante las carcajadas del akuma ante su frase, era obvio que había perdido el interés en un oponente tan débil como debía representar la húngara ante sus ojos, afiebrada, y con un brazo completamente inútil, pero de alguna manera quiso contentar a la exorcista antes de usarla como alimento e ir por la chica con complejo de buceadora, ya se disculparía con su amo entregándole tres inocencias, así que sin pensarlo lanzó tres de sus cuchillas a la exorcista, la cual para sorpresa del akuma, esquivó usando su inocencia para golpearlas antes que lograran darle, una cuarta cuchilla rozó su costado izquierdo, lo suficiente como para dormir un pequeño sector, el cual más que resultar una dificultad podía ser como mucho una pequeña molestia por el cosquilleo.

El akuma lanzó tentativamente tres cuchillas más, que esta vez fueron redireccionadas por la exorcista afín al viento con una de las ondas creadas por su abanico, haciéndolas chocar contra varias estalactitas que cayeron con fuerza contra el suelo, provocando que otras más cayeran, haciendo retroceder al akuma por la sorpresa, y dándole a Jaylen el tiempo suficiente para desaparecer de la vista de la máquina de segundo nivel. La húngara retuvo un jadeo, sin duda el dolor y la adrenalina eran verdaderos aliados cuando tenía que enfrentarse a esos seres, sin embargo era consciente de que no iba a ser capaz de mantener aquel ritmo por mucho tiempo.

-Isten… -Susurró a la vez que entornaba los ojos a un cielo que no veía, intentando buscar una solución a su problema, al contemplar la roca y todas las formaciones de sales minerales de las que estaban envueltos sonrió, quizás con un poco de suerte, tendrían una oportunidad de salir de ahí.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Dom Abr 25, 2010 6:29 pm

Off: Otro post corto... gomen T-T pero estoy a full con la chamba y no me ayuda a pensar...


"Yo se lo que tu corazon realmente desea... y yo puedo volverlo realidad..." le asusto un poco sus palabras no sabia a que se referia exactamente hasta que la misma voz me lo dijo...

"Te intriga mucho ese sueño no es asi, quieres saber porque ese joven de tus sueños... es exactamente igual a ti... ¿verdad?"

Me quede en shock, como podia saberlo, era imposible... nadie sabia sobre eso, ni siquiera Alejo, empeze a tener algo de miedo, pero no era el momento, arriba habia problemas demasiado grandes como para distraerse...

"Mi verdadero deseo, es salir de aqui a salvo... y llevarme a todos conmigo..." pense intensamente, Jaylen debia estar pasandola mal arriba con el Lv2... con las fuerzas que me quedaban me acerque a la inocencia, estaba atorada en el fondo... empeze a halar, poco a poco empezo a aflojarse, faltaba poco...
"Entonces deja que cumpla tu deseo..." escuche justo cuando la inocencia empezó a brillar intensamente...


Última edición por Kazahaya_Yuuki el Lun Abr 26, 2010 4:03 pm, editado 1 vez
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Lun Abr 26, 2010 3:44 pm

Una de las cosas que servía para desventaja a los exorcistas eran las incansables energías de los akuma, estos parecían tener el poder de seguir atacando una y otra vez sin aparente sufrir el agotamiento que por ejemplo sentía cada vez más Jaylen, cada movimiento que realizaba le suponía un gasto de energía de la cual ya no disponía, en un primer momento la exorcista húngara se había valido de la adrenalina para poder mantenerse viva, pero era evidente ya que no iba a poder hacer mucho más.

Contaba con un brazo inmovilizado, un incesante cosquilleo en su costado izquierdo y la pierna derecha, por consiguiente sus ataques solo se veían efectivos cuando se lanzaba en un acto suicida sobre el akuma, al cual solo había conseguido cortarle dos brazos, seguía con cuatro más lo que significaba que podía recibir entre uno y veinte navajazos provenientes de cualquier flanco del que debería protegerse de todos, si no quería terminar con todo el cuerpo paralizado, si lograba hacerlo, había logrado calcular que solo tendría un par de segundos en atacar o esconderse otra vez, antes de que volviera a atacarla. Había muchos posibles movimientos por parte del enemigo, todos parecían demasiado para la exorcista, en ese momento.

-Se acabó. –Anunció el akuma, el cual lanzó dos de sus filosos dedos, Jaylen movió la inocencia para poder esquivarlos.

El ataque, por supuesto, no se detuvo ahí. Lanzó varios más, aprovechando que eran pequeñas cantidades de ellos tenía tiempo que de sus muñones sobresalieran más hojas de estoque, y con cada paso que se alejaba la exorcista eran dos pasos que daba el akuma hacía ella, hasta que estuvo lo suficientemente cerca para atravesar con los cinco “dedos” de una de sus cuatro manos el brazo derecho de Jaylen y dejarla clavada contra la roca.

La exorcista sabía que en esa ocasión hubiera gritado por el dolor, si no fuera por que este desapareció antes que su cerebro pudiera llegar cualquier tipo de estimulo nervioso de su brazo herido, el cual si antes solo lo sentía pesado ahora era como si no existiera para ella. Sus ojos se entrecerraron inconscientemente y su respiración se escuchaba más lenta de lo que debería ser por las carreras, saltos u otros movimientos, entre otras cosas, que había realizado en los últimos segundos.

-… Ja- …-Las palabras de la chica parecían morir antes de poder siquiera terminarlas, observaba de una forma un tanto impasible la perturbadora mirada del akuma, que dejaba bien claro que era lo que estaba a punto de ocurrir.

Un par de meses atrás, cuando aún era una simple novicia la idea de morir la hubiera aceptado con respeto y paz, sin embargo ahora saber que iba a ser asesinada por aquella máquina que tenía en frente hacía que sus ojos se empañaran, por todas las promesas que iba a romper. Una expresión de impotencia y rabia cruzaron su tan inexpresivo rostro, antes de dejar caer sus parpados tomando la poca fuerza que le quedaba para silbar.

Los reflejos plateados de las pinturas que decoraban a whistle parecieron relampaguear cuando este creció en tamaño, como si fuera consciente que esos podían ser los últimos segundos en el que podría verse su poder divino liberado, una de las extremidades golpeó con fuerza la pared donde se encontraban, provocando que las estacas de sales minerales que pendían de la bóveda de la caverna cayeran con fuerza, el akuma no pudo reaccionar a tiempo al verse atrapado por el otro extremo de la inocencia quedó ensartado por ellas e inconscientemente ofreciendo refugio a la pequeña figura que había clavada en la pared.

-Mal… maldita exorcista. –Masculló el akuma, el cual había comenzado a segregar un líquido oscuro muy espeso el cual podría ser su sangre.

La aludida abrió los ojos pereza, sintiendo como el abanico volvía a encoger su mano siniestra se apretaba con lo que suponía que era fuerza alrededor del eje. Observó con cansancio al akuma, alzando poco a poco su brazo izquierdo con dificultad, haciendo un movimiento leve con la mano, el viento que giraba por la inocencia activa atravesó el cuello del akuma haciendo que su horrenda cabeza se desprendiera del resto de su cuerpo.

Los parpados de la exorcista húngara se cerraron con pesadez, al igual que su brazo caía como peso muerto a un lado dejando caer la inocencia que si no se encontrara atada al rosario hubiera caído al suelo, esperaba, que todo hubiera terminado. Aunque de alguna forma, ahora podría sentirse menos culpable al saber que había hecho todo lo posible por cumplir… con todo lo prometido.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 28, 2010 4:46 pm

La luz era demasiado intensa, no podia mantener los ojos abiertos, el agua nuevamente volvio a agitarse, intente salir a flote pero termine siendo lanzada contra el fondo, golpeandome fuertemente la cabeza, abri levemente los ojos y vi un hilo de sangre...

No entendia nada, debia salir del agua como sea, debia ver que Jaylen se encontrara a salvo, la conciencia me abandonaba, mis ojos se cerraban cuando de mis labios salieron un nombre desconocido para mi...

"Esta vez, estaba en un lugar muy conocido por mi... era una habitacion toda de blanco, yo llevaba un vestido suelto color blanco con una cinta color rosa atada a mi cuello, no habia ningun mueble ni puerta en la habitación, solo un gran espejo con filos dorados, me acerque al espejo esperando verme reflejada en el, solo por una extraña razon...

el reflejo no mostraba a una chica sino a un joven, este llevaba una camisa color blanca al igual que el pantalon, tambien llevaba una cinta atada a su cuello solo que esta era color azul, y... era exactamente igual a mi...

solo a mirarlo a los ojos, un sentimiento de haber encontrado algo perdido crecio en mi pecho y tambien la sensacion de saber quien era, pero por mas que me esforze no pude recordarlo, acerque mi mano al espejo, el reflejo tambien lo hizo fue algo tan raro, senti como si nos conocieramos desde antes de nacer, y nos uniera un lazo muy fuerte...

De la nada, el reflejo saco su mano del espejo para tomar la mia y arrastrarme hacia dentro para luego abrazarme, las lagrimas afloraron rapidamente de mis ojos mientras correspondia el abrazo... No entendia nada, mi mente tampoco ayudaba, pero, en ese momento me senti inmensamente feliz..."

Abri ligeramente los ojos, el lago se habia vuelto a calma, y en mi mano tenia el trozo de inocencia que habiamos buscado, cerre mis ojos tratando que captar el sonido del exterior, pero no se oia nada, me asuste por lo que comenze a crear un inmenso remolino con toda el agua del lago, que me elevaba...

"¡¡¡Jaylen!!!" grite al ver a mi compañera en un estado practicamente letal, corri hacia ella revisando sus signos vitales, suspire aliviadamente al saber que aun respiraba, intente sacarla de la pared, pero un mareo me hizo apoyarme, no me habia fijado que por el golpe me habia roto la cabeza, me sorprendi de permanecer aun conciente, tenia la vista borrosa, una mancha negra volaba a mi alrededor, tarde mucho en fijarme que era mi golem...

"Trae a dos buscadores, lo mas rapido que puedas... No tenemos mucho tiempo... Anda. ve..." le ordene casi gritando, mientras intentaba levantarme cuando empezo a temblar.
"Rayos..." pense, tenia que sacarla de alli o moririamos aplastadas...
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Miér Abr 28, 2010 6:45 pm

El golem de alargadas alas negras no perdió el tiempo y salió volando con presteza de la caverna donde se encontraban esquivando con agudeza las puntiagudas estacas de agua y sales solidificadas que amenazaban con estrellarse contra el suelo, la orden había sido concisa, tenía que encontrar a los buscadores para llevarles hasta donde se encontraba su exorcista, la dificultad se hallaba en que no sabía por donde comenzar, por suerte para la esfera negra no hubo pasado mucho tiempo para ella cuando encontró a su gemela negra rondando por una zona pantanosa con un pequeño grupo de buscadores, al reconocerlos no pudo evitar revolotear varias veces a su alrededor antes de guiarles hasta el lugar donde se encontraban ambas exorcistas.

Gracias a que el golem conocía la ubicación exacta en el que se encontraban las dos jóvenes apóstoles de Dios, sería fácil para los expertos buscadores llegar hasta ellas en un período de tiempo más reducido al menos, al que ellas habían gastado en un primer momento para llegar hasta ahí.

La lluvia había dejado una extraño olor chamuscado y terroso en la isla, inmensas comunas de color gris oscuro se alzaban en el aire siendo la única prueba junto con algunos árboles quemados del incendio que había tomado lugar durante la noche, siendo también las culpables de que opacar el cambio de luz que se estaba llevando a cabo mientras los buscadores llegaban junto a las exorcistas.

El golem conocido por la exorcista húngara como “bichito” voló hasta ella y se escondió detrás de su cabello, al mismo tiempo que los buscadores llegaban hasta ellas, los temblores producidos por el último ataque de Whistle parecían haber escampado al fin.

-Aylin-dono… No se mueva. –Dijo uno de ellos, observando la brecha que tenía la exorcista de cabellos azabaches en la cabeza con gesto preocupado. –Les sacaremos de aquí no se preocupe. –Aseguró este, mientras decidía tomarla con cuidado y sacarla de esa cueva antes de que otro accidente terminara con sus vidas.

Los otros exorcistas restantes se encargaron de quitar las cuchillas por las que estaba ensartada Jaylen en la pared, y luego de que esta soltara un estornudo involuntario se dispusieron a sacarla de la cueva también, una vez lograran sacarlas a ambas, las llevarían al lugar donde habían puesto a salvo al resto de la gente que habían encontrado en la isla, y se dispondrían a abandonar ese reducto de tierra maldita de una vez por todas.


Última edición por Lena-Lan el Mar Mayo 04, 2010 4:47 pm, editado 2 veces
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 02, 2010 3:51 pm

(Off: Post Cortisimo, que supuestamente estoy estudiando y no debo entrar a la compu por lo menos hasta mañana... ¬¬ mi madre exagera demasiado... y si me pezca MY GOD!!! la que me espera)

mi cabeza era un revoltijo de pensamientos... el temblor parecia amainar pero ya no podia distinguir las formas, tenia la vista muy bolrrosa, aun asi palme con las manos e intente levantarme, tenia que pararme...
-Aylin-dono… No se mueva. – alcanze a oir ligeramente –Les sacaremos de aquí no se preocupe. – termino de decirme mientras me ayudaba a moverme
- Justo a tiempo... - fue lo ultimo que dije antes de rendirme ante el cansancio, cayendo desmayada despues de haber aguantado por la preocupacion, el fuerte dolor proveniente de la herida en mi cabeza...
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 04, 2010 5:08 pm

Los buscadores que las habían acompañado a tierra, siguiendo el plan trazado por el capitán del barco y la exorcista húngara, se habían dedicado a buscar a los desaparecidos mientras que los que se encontraban en el navío les esperarían en una zona diferente a la cual habían desembarcado para así despistar a la embarcación del aliado, y aunque los hombres que se encargaban de ayudar a los exorcistas en sus misiones, poniendo sus vidas también en peligro, hubieran recorrido la isla hasta el cansancio, pocos fueron los supervivientes que encontraron. Muchos habían sido víctimas de los precipicios, o el hambre, también habían muerto la mayoría en mitad del mar a manos de los akuma que custodiaban aquella zona marítima hasta la llegada seguramente del Aliado y recibieran nuevas ordenes.

Habían encontrado la inocencia, pero no habían podido evitar la muerte innecesaria de tantas personas inocentes, sin contar que las dos exorcistas que les habían acompañado en esa misión habían terminado gravemente heridas. Muchas veces, sobretodo en situaciones en las que creían que habían perdido más de lo que habían ganado, lo único que les hacía seguir adelante a ese grupo de personas que ahora se encargaban de sanar a los supervivientes y a las “maestras exorcistas” era la esperanza de creer que todo ese sacrificio se realizaba por un bien común.

Llegarían a media mañana al puerto, o al menos eso había asegurado el capitán, una vez lograran atracar, llevarían a los heridos y a las exorcistas al hospital, esperando que pudieran recuperarse con rapidez, puesto que no era seguro mantener la inocencia de aquella isla por más tiempo, sobretodo con las únicas personas que podían protegerla fuera de combate.

Sería el fuerte olor a sal y pescado, lo que obligaría a abrir los ojos a Jaylen, luego de lo que fueron horas de inconciencia, seguido de gritos, llantos de alegría por haber recuperado a seres queridos, y de tristeza por aquellos que no iban a regresar nunca más. Sintió vagamente como era llevada en una camilla por dos buscadores, el leve aleteo de las alas del golem contra su cuello le hicieron entrecerrar los ojos por el cosquilleo, su cabeza le hervía, y todos sus sentidos le transmitían información difusa a su cerebro el cual era incapaz aún de encontrar una conexión con todo lo que estaba ocurriendo, entreabrió sus labios en un intento de comunicarse.

-Será mejor que no malgaste fuerzas, Jaylen. –Le cortó uno de los buscadores que había junto a la camilla pudo reconocerle como el chico de la Europa del este que casi le había tirado de la cofa por accidente, intentó hacer un amago de saludo pero lo único que consiguió Jaylen fue que su brazo derecho saliera del cabestrillo improvisado y cayera pesadamente fuera de la camilla.

La exorcista entornó los ojos cuando pudo notar por un leve cosquilleo, pues aún tenía el brazo dormido, que le había tocado el brazo herido, poniéndolo en una posición más cómoda, o al menos a su parecer.

–Les llevamos al hospital, lo mejor que puede hacer ahora es descansar.-Le explicó escuetamente el buscador antes de seguir su camino y adelantar a sus compañeros para ver como se encontraba Aylin.

Jaylen, por su parte dejó escapar un suspiro cansado y molesto ante esa sutil orden que le mandaba a descansar, no podía evitar sentirse al preocupada, por un milagro que casi le había costado su vida consiguió matar a aquel akuma, en teoría ya no había más… ¿Habría huido aquel hombre que prendía su brazo en llamas?

Por su bien, el de la inocencia y de todas las personas que no podrían defenderse de su despiadado instinto asesino, Jaylen deseó que así fuera en el momento en que sus párpados volvieron a caer pesadamente incitándola a sumirse otra vez en el sueño.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 08, 2010 11:25 pm

"ummm... donde?" fue lo primero que cruzo por mi mente, aun mantenia los ojos cerrados pero, me parecio que alguien me tomaba de las manos, empeze a abrir lentamente los ojos... voces, escuchaba voces a mi alrededor y dos manos que no querian soltarme...

"Jaylen" dije levantandome subitamente alarmando a los que se encontraban alrededor mio, pero entre el dolor de cabeza y el repentino calor que sentia me hicieron flaquear y perder el equilibrio, cerre los ojos lista para recibir el golpe pero senti como alguien me tomo de la cintura mientras una mano se poso en mi mejilla haciendome abrir los ojos de golpe...

"Es mejor que descanses..." escuche sin poder evitar sonrojarme por aquella situacion, siendo obligada a recostarme nuevamente, pero mi mente seguia agitada y procupada por mi compañera

"Pero, mi compañera..." dije algo desesperada, "Tranquila señorita Espichan, la señorita Erdély ya ha recobrado la conciencia, por ahora las llevaremos al hospital para tratar sus heridas, asi que por favor descanse" me dijo unos de los buscadores.

"Esta bien..." dije, fue como si la presion que sentia desapareciera de golpe, suspire aliviada, mostranto una sonrisa de alegria, en eso mire a mi salvador, era el, el joven de mis visiones, quien me miraba de manera agradecida, y sin soltar mi rostro aun... lo mire algo avergonzada y este se habia dado cuenta ya que retiro su mano, y un tono carmesi cubrio su rostro, sonrei levemente

"¿Te encuentras Bien?" le pregunte algo seria al ver sus brazos vendados
"Si no te preocupes, por quien deberias preocuparte es por ti"
"¿Y los demas? ¿estan bien?"
"Los pocos que pudimos sobrevivr les estamos agradecidos, Luz nos dijo que vendrian a rescatarnos, muchos no creyeron y se separaron del grupo, ellos... terminaron muertos, pero nosotros creimos en tu promesa y aguardamos a que llegaran... Gracias a su esfuerzo, volveremos a ver a nuestras familias... realmente estamos agradecidos" le dijo mientras por sus ojos caian varias lagrimas de alegria, esta vez fue mi turno de secar sus lagrimas
"No tienes que agradecerme, es parte de lo que hago, ademas yo hice una promesa, la cual nunca pienso faltar" le dije con voz firme, el me abrazo con ternura, haciendo que me pusiera mas colorada que antes... fue cuando una niña de cabello rubio muy largo, piel blanca entrara por la puerta, tambien era alguein conocido por mi...

"Ya se ha despertado señorita, me alegro tanto de que este bien" me dijo con una sonrisa en su rostro
"Es cierto, aunque ya hemos cruzado palabras, no me he presentado apropiadamente. Soy Aylin Espichan" les dije cortezmente
"Yo soy Danni Martinez, y ella es Luz" me dijo el joven, la pequeña solo sonreia, ambos dijeron que era mejor dejarme descansar, por lo que una vez me quede sola decidi sacar lo que se encontraba envuelto en mi chaqueta, el fragmento de inocencia brillaba levemente...

"No crei que lo lograriamos" dije, en ese momento vino a mi mente aquella voz y ese raro sueño... las dudas sobre aquel chico igual a mi me golpearon... tal vez el pertenecia a aquel pasado que mi mente se negaba a recordar... solte un suspiro mientras me dejaba arrastar al mundo de los sueños...
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 09, 2010 4:50 pm

...Ex a te hibád…

Los ojos de la exorcista húngara se abrieron de par en par, sus pupilas se contrajeron que incluso parecía que una pequeña película azulada la cubriera, su iris de color añil brillaba con intensidad por la luz que se colaba en la estancia donde yacía, movía con tranquilidad y pereza sus orbes para observar el lugar en el que la habían dejado.

Seguramente era una de las habitaciones del hospital, al menos creía que era donde estaba, pues aún recordaba la pequeña conversación, silenciosa por su parte, que había mantenido con el buscador antes de quedar inconsciente una vez más. La habitación era pequeña y sencilla, poseía una atmosfera cálida a causa del blanco de las paredes, los pocos muebles que había (un pequeño armario, una mesita de noche que había a un lado de donde estaba, otra más grande que se encontraba en la pared al frente de su cama, y un pequeño baúl a los pies de esta) también ayudaban a aportar esa aura pura por su color marfil. Frente a la puerta de entrada había tres grandes ventanales que ocupaban toda la pared, que llegaban hasta el piso y rozaban el techo con sus marcos, tapados con una fina cortina vaporosa del mismo color de la habitación, dejando que los rayos del sol entraran tímidamente, bañando el cuarto con un brillo etéreo que podía saborearse surrealista, para finalizar había un total de tres sillones con respaldo de color azulado.

Jaylen volvió a cerrar los ojos, ignorando la voz de su conciencia, como ella quería llamarlo, al igual que había hecho durante el resto de la misión. Podía sentir el peso de otra equivocación sobre sus hombros, amenazando con hacerle perder el fino equilibrio en el que se encontraba desde que había salido de la protección del convento en el que había estado viviendo.

Había dormido durante todo el día y la noche, bajo los cuidados médicos de los profesionales que había en la isla, se encontraba mucho mejor, a pesar de que la presencia de ese pequeño resfriado estuviera ahí, tenía para mala o buena suerte su cabeza totalmente despejada, tenía varios parches que le cubrían los tajos del torso y unas vendas que cubrían su brazo derecho y pierna. Tuvo la fuerza suficiente como para ponerse de pie, se encontró cubierta con sencillo camisón proporcionado seguramente por el hospital, observó con curiosidad el color pálido de sus brazos, tardando varios minutos más en hacer lo que en un primer momento pretendía.

Condujo sus pasos hasta el armario, en el cual se encontraba su uniforme de exorcista que se había mojado nada más llegar al puerto principal de las Malvinas, le fue una tarea difícil teniendo un brazo inútil, por lo que luego de lograr meterse en su pantalón corto y abrochárselo, decidió tan solo ponerse el corpiño negro dejando sus hombros desnudos, pues al mover el brazo demasiado se le resentía demasiado como para intentar meterlo en una de las estrechas mangas de la camisa blanca, que dejó abandonada dentro de la pequeña maleta, se calzó sus añorados bototos disfrutando de aquel reencuentro y prometiéndose nunca más sustituirles por otro tipo de calzado.

Su siguiente parada fue junto a la mesa auxiliar donde se encontraba su rosario y el del predicador, los dos atados al eje de su abanico, acarició el dorso de la inocencia con cuidado, respeto y un deje de ternura.

-Te has portado bien, otra vez. –Le dijo, antes de tomarla y colgarlo de una de las anillas que tenía el pantalón, una vez hecho eso metió todas sus cosas dentro de la pequeña maleta de viaje que había traído consigo, se puso la chaqueta sobre los hombros y se decidió a salir de su habitación, tomando el bulto negro donde guardaba las pocas que había traído consigo con la única extremidad superior que podía mover.

-Señorita Jaylen. –Escuchó enseguida que puso un pie fuera del cuarto del hospital, reconoció a uno de los buscadores, junto a él volaba su golem, el cual no tardó en adelantarlo y aterrizar sobre la cabeza de la exorcista. –Me alegra verle despierta, déjeme que le lleve sus cosas. –No terminó la frase cuando ya le había quitado la maleta, Jaylen no dijo nada, más bien le agradeció aquel detalle, no era momento para hacerse la autosuficiente cuando apenas podía meter el brazo dentro de una manga. –Estábamos preparando el barco, ahora que ambas habéis podido descansar y recuperaros, lo mejor es partir hacia la Orden.

-Debemos entregar la inocencia cuanto antes, antes de que atraigamos a más presencias indeseables. –Le dijo la exorcista, dándole a su modo la razón. –Esta guerra ya les ha arrebatado muchas vidas queridas, lo más educado que podríamos hacer es darles algo de tiempo para llorar su pérdida. –Añadió esbozando una apagada medio sonrisa, antes de disponerse a caminar. –Comenzaré mi camino hacia el puerto, bicho me guiará. Usted encárguese de ver si Aylin está bien. –Dicho esto, y sonriendo de un modo menos fingido al ver como el golem comenzaba a dar pequeñas vueltas a su alrededor para luego comenzar a señalarle el camino, caminó hasta la salida del hospital, como siempre dejaría a Aylin encargarse de la parte social de todo aquello.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a las Islas Malvinas [exorcistas Aylin Espinchan & Jaylen Erdély]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.