Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Dic 03, 2016 9:02 pm por Kala

» Project Fear.less [Afiliación Élite]
Vie Dic 02, 2016 5:11 pm por Komurin

» Uso de Dados
Mar Nov 29, 2016 12:15 am por Komurin

» Atrapados en la tormenta
Jue Nov 24, 2016 3:04 pm por Kala

» Juego (Rol) || ¿Qué le harías al personaje de arriba?
Mar Nov 22, 2016 2:28 pm por Archie Chrono

» New World Shinobi [Afiliación Élite]
Vie Nov 18, 2016 8:24 pm por Proxy

» AOZORA KŌKŌ [ AFILIACIÓN ÉLITE ]
Vie Nov 18, 2016 8:16 pm por Proxy

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Seven Capital Sins - Élite // Cambio de botón
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Terminando la carrera sin suicidarme
Miér Nov 16, 2016 5:25 am por MadalyneFriar

» Juego || ¿Qué estás escuchando?
Jue Nov 10, 2016 2:02 am por Erina Schliemann

» La Ciudad Sin Nadie [MN]
Miér Nov 09, 2016 3:47 am por Constantine Gelassen

» Juego || Comenta tu estado de ánimo con una imagen o gif
Dom Nov 06, 2016 1:47 pm por Erina Schliemann

» Salvando la beca, parte 2
Dom Nov 06, 2016 1:28 pm por Erina Schliemann

» Seven Capital Sins - Élite
Sáb Nov 05, 2016 1:35 pm por Invitado

» Fate/Ultima Frontline ─ Afiliación Elite
Sáb Nov 05, 2016 1:14 am por Invitado

» Resumen de Halloween
Vie Nov 04, 2016 1:43 am por Proxy

» Actividad Halloween 2016
Miér Nov 02, 2016 12:40 am por Proxy

» Censo de Octubre
Miér Nov 02, 2016 12:33 am por Proxy

» Holi!
Lun Oct 31, 2016 3:33 pm por Proxy

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas 39/40
Directorio

Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 14, 2009 8:03 pm

Corrió con Leara a cuestas aun que la espalda y el mismo rostro le doliesen, lo único que deseaba era ponerse un trapo empapado en agua sobre ambas heridas y poderse limpiar, pero si no salían ya de esa casa, no podría ni curarse las heridas o alguna otra cosa. La edificación se caía a pedazos aun con los berrinches del Ladrón de Almas que se quejaba como todo un infante que quería un juguete.

-¿Se van tan pronto? ¡Pero yo quería seguir jugando un poco más! –A cada paso presuroso, el tono de su voz ascendía en volumen y molestia -¡Vuelvan acá!

¿Qué quiere, que nos demos la vuelta y vayamos a su lado? –pensó sarcástica en ese instante Cheza. Tras los afortunados escapistas, el sonido de los utensilios rebotando en algo que Cheza no logró ver llenó el silencio que los alegatos de aquel ser no rompía.

-Eso no es justo Leara-chan, yo quería ver como gritaban al ser apuñalados… No lo dejaré pasar. Juguemos más tarde mina-san. –Y así como si nada, se desvaneció pasando por alto al molesto Allen, quién maldijo ante la desaparición del Ladrón.

Afuera, a salvo por esos instantes y más molesta que nunca, Cheza dejó suavemente recargada a Leara contra una pared casi destruida que yacía a metros de su antiguo refugio, se quitó el pañuelo blanco, y muy lentamente se desprendió del abrigo rasgado, con dolor despegó la tela de su uniforme de la herida que seguía sangrando y la hizo a un lado.

-Duele…
-se quejó quedito- con un trozo de su hasta entonces blanca bufanda se limpió la sangre de la frente y mejilla; con otro trozo en la mano, fue y tomó a Allen del brazo herido con cuidado, aprovechando que se había sentado en el suelo.

-Leara, ¿Qué fue eso que hiciste? –Interrogó el albino a la niña, esta última pareció callar por instantes. A la misma Cheza la tomó por sorpresa la pregunta, pero cuando recordaba las palabras del Ladrón de Almas, también recordaba que éste habría nombrado a la peli-castaña, ahora tenía una gran duda que solo aquella chica podría contestar.

Mientras tanto, en la espera por la respuesta, se dedicó a examinarle la herida de Allen por un momento antes de poner un retazo de género y cubrir la yaga, posteriormente, sosteniéndolo con un trozo más delgado y largo de pañuelo…

-Listo…-declaró al haber terminado de anudar la tela alrededor del brazo de Allen –Leara, ¿tienes alguna herida? Que aún queda bufanda para alguna curación más –Lanzó un vistazo a lo que le quedaba de bufanda y suspiró, seguidamente tomó asiento al lado de Allen, y le dio un pedazo de género, le dio la espalda por un momento y le pidió a él que le limpiase la herida que en ella tenía. -Por favor Allen, si eres tan amable de ayudarme, no me alcanzo la herida... y... Mejor que hablemos claras las cosas, hay asuntos que debemos contarnos, y creo que hay varias misterios sin resolver… -pensó en voz alta, mirando a nadie en especial.

Pero bueno, no distaba de lo que hubiese querido decir verdaderamente.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 23, 2009 5:41 pm

La pared en la que Cheza la recostó estaba fría enviando un sentimiento helado por su espalda a pesar de la ropa. Miró a ambos exorcistas y decidió ponerse de pie. Había llegado el momento, ya no estaba cansada ni había sufrido herida alguna así que no tenía porque fingir más. Fijó su mirada en las heridas de Cheza y frunció el ceño. Sanarían en unos días y si eran tratadas apropiadamente no dejarían marcas. Luego su mirada viajó hacia Allen Walker. Se veía cansado y también estaba herido pero nada grave. Hubiera sido grave si ella no hubiera parado el ataque.
Sin darse cuenta frunció el seño un poco más. ¿Por qué? Si al final, ella tenía la misión de eliminar exorcistas al igual que todos los miembros de la familia Noé, no de protegerlos. Tenía que admitir que estuvieron en desventaja. Ese pueblo le daba mala espina y prácticamente los exorcistas y ellas estaban en la misma situación. Prácticamente. Soltó un suspiro sin darse cuenta. De repente un pensamiento llegó. “No los ayude, los protegí porque no quería que el Ladrón de Almas los matara. Los protegí porque quiero ser yo quien los haga.” Su rostro bajo para esconder su sonrisa y sus estigmas. Tan rápido como vinieron se fueron. Era eso, y ahora todo sería más divertido. Leara volvió a mirarlos y tuvo que admitir, que aun siendo exorcistas los dos chicos le habían caído bien, en especial la comida.


-Leara ¿Qué fue eso que hiciste?- La voz de Allen la sacó de sus pensamientos y fue allí cuando captó que no era una simple pregunta. Porque no era una simple respuesta. Podría decirles que no tenía idea y sonreír. O… podía decirles la verdad, destruir las inocencias y sonreír. Leara decidió empezar por lo primero. Sonrió abiertamente y miró como Cheza curaba las heridas del peliblanco así como las de ella.


–Leara, ¿tienes alguna herida? Que aún queda bufanda para alguna curación más – dijo Cheza, luego prosiguió. -Por favor Allen, si eres tan amable de ayudarme, no me alcanzo la herida... y... Mejor que hablemos claras las cosas, hay asuntos que debemos contarnos, y creo que hay varios misterios sin resolver… - La sonrisa de Leara se agrandó más y decidió responder.

-No Cheza, estoy bien, no tengo ninguna herida; pero creo que tenemos mucho que hablar…- O algo más, agregó mentalmente. - ¿Qué fue eso que hice? Para hacerlo simple… manipulé la energía.- La peli castaña se acercó a ambos y rió. –Fue muy divertido, la pasamos muy bien, no imaginaba que los exorcistas fueran tan interesantes. Muchos humanos los son.-


Mientras seguía hablando, su apariencia cambió. Su piel se volvió más oscura y su cabello totalmente negro. Todas las características de un Noé aparecieron, incluyendo los estigmas en la frente y los ojos dorados que brillaron sin dejar de mirarlos.

–El conde me mandó por que muchos akumas han desaparecido en este lugar, no imaginé que vinieran exorcistas pero me da mucha alegría, no me gusta ir a misiones aburridas. No pensé en decirles quien era tan temprano, pero ese espíritu no me dejo opción. Leara von Liechtenstein, Noé de la avaricia. Nee Cheza-chan, Allen-kun, juguemos un poco!-


Una oscura energía la rodeó y sonrió con inocencia. Esto se ponía cada vez mejor. “Le agradeceré al conde cuando regrese.”
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 11:19 pm

Allen asintió en silencio a la petición de su amiga, y con diligencia tomó un trozo de lo que antes había sido una bonita bufanda para así ayudarla. Sin embargo, su acción quedó petrificada en cuanto Leara comenzó a hablar. Sus palabras, cada vez más confusas, hicieron que él interrumpiera los cuidados que dirigía hacia Cheza y la mirara con extrañeza, sólo para toparse con la imagen de aquella muchacha “inocente” trastornada por repentinos estigmas en su frente, así como el oscurecimiento de su piel a un tono más bien muerto. Signos o síntomas, que para esas alturas, Allen sabía identificar al dedillo.

Sin embargo, no podía evitar sentirse sorprendido y de alguna manera, traicionado. Había estado tan centrado en la imagen de Leara como una persona normal e indefensa, que este nuevo descubrimiento lo dejó estático por unos instantes. En su mente signos de interrogación dieron vueltas y vueltas, en derredor. Palabras lejos de una asimilación comprensiva (“¿por qué?, ¿cómo es posible?, esto no puede ser”), resonaban en el interior de sus tímpanos con su propia voz, tan atónita como lo estaba la expresión de su rostro.

Leara era un Noé. No sólo por sus características físicas, sino también por su manera de dirigirse hacia ellos, cambiada radicalmente. Había mencionado la palabra “exorcistas” con el mismo lujo que se daba Road, como si ellos fuesen de verdad un buen objeto de entretenimiento. Pero era diferente a la pequeña Kamelot, ¿verdad? Ella había sido más amable y fiable, así que tal vez, y sólo tal vez podrían…

Los recuerdos de sus pasados encuentros con los Noé, hicieron que el instinto se superpusiera sobre el razonamiento. Tomó la muñeca de Cheza y casi con un salto, les alejó de la ahora nueva adversaria. Sin darse cuenta, también había activado su arma anti-akuma, un cañón esquelético que sustituyó su brazo izquierdo completamente. Su mirada, a diferencia de la posición defensiva de su cuerpo, se mostraba algo dolida y aún sorprendida.

-¿Noé? Pero ¿por qué? –susurró, mientras le mantenía la mirada a ella, recordando como pocas horas atrás, habían compartido una razón de vivir, juntos.

Quizá era la segunda vez que sucedía, un error grave por su puesto, pero de nuevo había olvidado la existencia del Ladrón de Almas, que era el enemigo de todos y además, está sobrado decir, seguía al acecho desde cualquier rincón de su territorio.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 03, 2009 1:50 pm

-No Cheza, estoy bien, no tengo ninguna herida; pero creo que tenemos mucho que hablar…-Respondió a su pregunta la pequeña, quien, al mirarla detenidamente parecía estar guardando un doble sentido en la frase final - ¿Qué fue eso que hice? Para hacerlo simple… manipulé la energía, Fue muy divertido, la pasamos muy bien, no imaginaba que los exorcistas fueran tan interesantes. Muchos humanos los son.- La sorpresa fue magna cuando el color y rasgos de la jovencita mutaron a los de una persona totalmente diferente, otra persona… otra entidad que gracias a los estigmas pudo definir.

Y no solo ella, Allen que había dejado de lado la limpieza de sus heridas se puso de pie tan rápido como el cuerpo le permitía y sin siquiera permitir alguna palabra de Cheza, el albino la tomó de la muñeca y los alejó de la Noé que desde siempre había estado con ellos, sin darse cuenta al menos de su verdadera identidad, el cañón que se formaba en su brazo apareció en éste reemplazándolo.

–El conde me mandó por que muchos akumas han desaparecido en este lugar, no imaginé que vinieran exorcistas pero me da mucha alegría, no me gusta ir a misiones aburridas. No pensé en decirles quien era tan temprano, pero ese espíritu no me dejo opción. Leara von Liechtenstein, Noé de la avaricia. ¡Nee Cheza-chan, Allen-kun, juguemos un poco! –No podía escuchar más, no así, tan de golpe, ¿por qué se sentía mal? ¿Acaso se sentía traicionada? Desde un comienzo sabía que nada de eso iba bien, pero al final la convivencia con aquella niña había ablandado sus malos pensamientos, ¿quién diría que ella era una Noah, una de los ayudantes del Conde Milenario?

-Vaya que ah sido una “revelación” –pronunció irónica Cheza, mirando el suelo, el flequillo le ensombrecía los ojos hasta el punto de no dejar que se viesen – Uh… jamás lo pensé o al menos no de un modo preciso – sacó de un costado de su muslo su cruceta hasta tenerla firmemente agarrada con la mano libre, en lo que se zafaba del agarre a su otro brazo (off: no sé si Allen ya había soltado su muñeca) y moverla un poco –Creo... levantó la vista hacia Leara, con expresión demasiado seria –que ya con el Ladrón de Almas era suficiente, contigo es abuso… -sonrió sin ápice de alegría- Ni modo, tendremos que luchar ¿eso es lo que deseas verdad, muchacha?

Exhalando un suspiro que más parecía de cansancio, se quedó de pie, erguida y sin mirar otra cosa o persona que no fuese a la Noah frente a sus ojos. Algo le decía que con ello empezaba lo verdaderamente malo para los exorcistas.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 11, 2009 12:29 am

-Ni modo, tendremos que luchar ¿eso es lo que deseas verdad, muchacha?- Leara solo rió y ladeó la cabeza. Sin embargo, el tono de voz de Cheza y el de Allen la hicieron, por unos segundos dudar de su decisión. Pero la cara del conde llegó a su cabeza como una proyección.
Era lo correcto y luego de terminar con ambos y las inocencias acabaría con ese espíritu y se iría de ese lugar maldito. La mirada de Leara se posó en el brazo de Allen, listo para atacar. Sonrió, esta vez con tristeza. Al menos Allen había activado su arma anti akuma para atacar, porque Leara sabía que si no la hubiera sacado, sería peor.


-Solo deseo divertirme e irme de aca, no puedo decir que amo este lugar.- Era cierto, ese pueblo le traía mala espina y a su vez, malos recuerdos. Cuando estuvo cubierta por esa energía oscura, dejó de hacerla crecer y miró fijamente a ambos. Estaban débiles y heridos, eso se notaba a simple vista, sin contar que llevaban horas sin dormir porque ninguno de los tres pudo cerrar el ojo desde que pudo un pie en el pueblo. Más cuando Leara les dijo que eran interesantes se refería a todo el conjunto. ¿Cuántos humanos había visto así, derrotados para luego sacar fuerzas y luchar? Muchos. Y la noé estaba segura que los exorcistas no eran la excepción a la regla.


-Me hubiera gustado pasar un rato más, tal vez volver a comer algo juntos pero todo cambió. ¡Juguemos Cheza, Allen-kun!- Y juntando un poco de energía en la palma de su mano, la lanzó hacia ellos. No, no directamente. Leara apuntó al suelo donde estaban parados provocando una pequeña explosión y que todo el ambiente se llenara de humo. Ese humo muerto que enmendaba del pueblo, al igual que todo en él.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 16, 2009 10:12 pm

Allen, con la mirada impertérrita buscó la de Leara mientras ella hablaba, como respuesta a las palabras de Cheza que habían sonado tan dolidas, como duras. No parecía ni un ápice confundida, ni mucho menos dubitativa en su decisión por “jugar con ellos”, lo que era equivalente a la perdición de ambos exorcistas. Eso le dolió más al peliblanco sí como resintió un espacio en su interior, ¿cómo alguien podía expresar tan fácil y claramente el deseo por acabar con los otros?, ¿Cómo era capaz de sentir tal cosa?, ¿Es que todos los que pertenecían al clan Noé, eran así?

-Todos iguales al Conde –el odio contenido en su propia voz le sacó de aquella inmersa amargura en la que se había sumido de pronto, y le hizo abrir los ojos como platos de la impresión. No, no era así. Ellos seguían siendo humanos, aún con genes de Noé. Estaba equivocado, ¿de dónde había sacado semejante idea tan cruel y sentenciadora? Él no era así. Se sintió arrepentido.

Pero, ¿era lo mismo con el Milenario?, ¿él también era humano?

No le dio tiempo de pensar la respuesta, y no es que estuviera muy dispuesto a encontrarla, tratándose del ser que él más odiaba sobre toda la tierra. Por primera vez, Leara les había atacado, y el suelo a su frente explotó como si le hubiesen lanzado directamente una granada a punto de estallar. Allen saltó hacia un lado, ignorando si Cheza había hecho lo propio o había salido herida.

-¡Cheza! ¿Te encuentras bien? –gritó preocupado, con el ceño fruncido, sin poder ver nada entre la fuerte humareda que se había extendido por el lugar, como resultado del ataque de Leara.

Cuando comenzó a atenuarse, Allen vislumbró la silueta de la Noé entre la escuálida capa gris que se filtraba por doquier. Aunque algo dubitativo, alzó su cañón y la apuntó. El disparo que propició no estaba destinado directamente al cuerpo de Leara, por lo que sería fácil de esquivar. Le resultaba difícil, muy difícil, levantar su arma contra una persona, aún sabiendo lo que significaba eso en el campo de batalla. Era como atentar contra su propia moral.

De todas formas, quería dejarle en claro que si ella era capaz de atacarles, ellos también lo serían a la hora de defenderse y tomar cartas en el asunto. Que supiera que eran exorcistas, después de todo.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 23, 2009 2:41 pm

La sonrisa que proyectaba ahora Leara confirmaba su pregunta, si, ella quería pelear, pero esperaba que la niña ni siquiera se hiciese ideas extrañas de que los exorcistas, o al menos ella no la atacarían. Defendería su vida y la de su compañero.

-Solo deseo divertirme e irme de acá, no puedo decir que amo este lugar. – La Noah, envuelta por su aura oscura desprendía de sí un deseo de muerte y destrucción propio de los de su familia, pero en el fondo, el darse cuenta de este hecho solo hacía que a Cheza le doliese algo, como una pequeña espina en su pecho. Cerró tan fuerte la mandíbula que sus dientes rechinaron con el impacto.–Y yo que la salvé –Se dijo mentalmente, no como reproche, sino más bien como si ahora la consecuencia de sus actos le llegaran de golpe a la mente.

Antes de poder terminar el hilo de ideas, vio como Leara lanzaba una bola de energía oscura, que fue a dar más bien al suelo, a los pies de los exorcistas, Cheza sin más problemas que el mero hecho de que la herida en su espalda le escocía, dio unos saltos hacia atrás y para cuando pudo darse cuenta, ya no veía a Allen gracias a la humareda que provocó el impacto, mas la voz del peli-blanco la hizo darse cuenta de que estaba bien.

-¡Cheza! ¿Te encuentras bien? - La colorina sintió un gran alivio en su pecho, alivio gratificante dentro de lo malo que estaba todo en ese momento.

-¡Estoy bien, no te preocupes…! ¡Tenemos que atacar! –Con cruceta en mano, activó su inocencia e hilos plateados emergieron de ésta, moviéndose cual serpientes en su mano. Por un momento dudó de en qué dirección lanzar el ataque, pero más pensamientos rondaron su cabeza y se decidió por llevar el ataque a la última posición donde recordaba había estado su enemigo, y así, los hilos de inocencia recorrieron silenciosos el trecho hasta llegar cerca de Leara, atravezando la nube de humo que comenzaba a disipar, llegando tan cerca de ella, que los extremos se enrollaron alrededor del tobillo derecho de la jovencita y sujetaron con fuerza aquella pierna.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 03, 2009 10:38 pm

No podía ver con claridad, no contó que la vieja y oscura tierra se levantara del suelo al atacar. Claro, no pensó atacar hace unos minutos, pero siempre le gustaba improvisar. Escuchó a Allen preguntarle a Cheza si estaba bien y antes que la exorcista respondiera, la castaña se vio asintiendo. Amos estaban bien, solo con las heridas anteriores. Era imposible que su ataque los haya dañado, Leara se encargó de eso. El único problema era que no sabía si alegrarse o no. Su expresión se volvió neutral reemplazando la sonrisa sádica que antes bailaba en la comisura de sus labios.


Las palabras del peliblanco, sin querer, seguían dándole vueltas. “Todos iguales al Conde.” ¿Realmente eran todos iguales al milenario? ¿Tan marcadas eran las memorias de Noé? De nuevo asintió. Tal vez no todos eran iguales, pero debían serlo. Cada persona que fue elegida para cargar con los genes tenía como obligación seguir al Conde del Milenio. Sino… las consecuencias serían fatales. Fue allí cuando por estar divagando, las balas de Allen Walker casi impactan contra ella. Más le sorprendió el rumbo que estas tomaron. Leara frunció el seño, al parecer no era la única que no atacaba enserio. ¿Quería decir que…? Seguramente se dieron cuenta que ella tampoco lo hizo con mucha intención. Más no le agradó que el peliblanco lo hiciera, ella quería divertirse.


Había estado a punto de mandar un segundo ataque por donde vinieron las balas cuando sintió una opresión y escozor en el tobillo. Ardía y gracias a que el humo se dispersó pudo ver: La inocencia de Cheza, aquella exorcista que había protegido sin querer atacando. Ahora su sonrisa se anchó mientras se agachaba hasta mirar las cuerdas con determinación. Leara rió y una idea cruzó su mente. Lanzó otro ataque hacía el suelo, logrando que más humo y tierra nublara el panorama y con rapidez buscó el el otro extremo de los hilos. Los encontró, y con eso a la exorcista.


-¡Cheza-kun! ¡Que bien que hayas decidido jugar conmigo! – Y le tocó el hombre levemente por unos instantes. Enseguida, logró que un poco de la energía vital de Cheza fuera afectada, pero al igual que sus ataques este fue muy leve, solo para asustarla. –Ahora sabes algo más de mi poder.- La soltó y rió sin olvidarse de cierto peliblanco que tampoco podía ignorar. Por eso se preparó para otro ataque y esperaba uno más fuerte, por algo era una Noé.

--

A lo lejos, observando toda la discusión y enredo yacía una sombra. Sus ojos inyectados normalmente de odio ahora mostraban curiosidad. Los humanos eran despreciables pero tenían algo… Gozaría matar a los tres y derramar sangre inocente en esa prisión maldita. No era el momento de aparecer, pero este se acercaba, tal vez le hacían un favor facilitándole el trabajo y terminaban matándose mutuamente. “Vendré después a apreciar el resultado.” Y se desvaneció sin dejar señal.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 05, 2009 8:32 pm

-Tienes razón –fue la respuesta no del todo complacida que se deslizó por los dientes de Allen para responderle a Cheza. Leara comenzaba a dejarles en claro con su actitud que ellos no saldrían en una sola pieza de allí, no sólo porque el Ladrón de Almas lo quería así, sino también por ella.

¿A esto se reducen las cosas, Leara? ¿Tenemos que elegir entre nosotros o tú?

Una sombra le cruzó el rostro nuevamente. Él no quería que fuese así. Demonios, que no. ¿Por qué todo tenía que irse siempre por un camino pantanoso y cruento? El sonido de una nueva explosión le trajo de vuelta a la realidad. Una intensa nube de polvo y tierra se sacudió por todo el lugar, tal como minutos atrás. Allen se cubrió instintivamente la vista con su brazo normal, mientras entrecerraba los ojos por mera inercia, tratando de no quedar del todo ciego ante aquel contraataque.

¿Leara…dónde estás? ¿te escondes?

Su interrogante fue contestada tan rápido como de nuevo el ambiente empezó a clarear. Allen barría con la vista todo lo que tenía al alcance, y cuando reparó en que la Noé estaba junto a Cheza, sin pensarlo apuntó con el cañón en esa dirección, entre preocupado y furioso por aquello. Como en otras ocasiones, el dolor de sus heridas así como el sangrado que manaba de estas, dejó de sentirse en cuanto la urgencia por proteger a su amiga se adueñó por completo de sus movimientos.

-¡Al suelo, Cheza! –gritó, y acto seguido disparó en dirección a Leara.

No sabía qué había podido suceder en aquel corto lapso entre la exorcista y Noé, cosa que no le ayudaba mucho para dejar de preocuparse. Fue por eso, y por la necesidad de acabar con aquello, que su puntería se hizo más certera, y las luminosas barras cargadas de Inocencia se precipitaron directamente contra la Noé, sin dejar abierta la posibilidad de que estuvieran destinadas en realidad hacia otra dirección.

No lo había notado, pero mientras lo hacía, había estado mordiéndose los labios con fuerza. Tanta que comenzaba a doler.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 09, 2009 2:43 pm

No. En ningún momento pensó en que las cosas se podían tornar de esa forma. Una nueva nube de humo y tierra se formó, impidiéndole ver a Leara, pero aún sentía que sus hilos estaban en algún lugar, tensos, mas conforme el tiempo pasaba, los hilos ya no estaban firmes y en un pestañeo, aquella chiquilla llegó frente a sus ojos sonriendo casi desquiciada en cuanto se le acercó.

-¡Cheza-kun! ¡Qué bien que hayas decidido jugar conmigo! – ¿Jugar? Ahora lo recordaba, seguramente no era más que un juguete para la Noah. La pelirroja entonces sintió la mano de la niña sobre su hombro y al mismo tiempo como parte de sus fuerzas la abandonaban. –Ahora sabes algo más de mi poder.

De un instante al otro se sintió algo débil y cansada, hasta seguramente llegó a tambalearse por unos segundos -¿Pero qué…? –Interrogó al aire, mirando a Leara y luego la mano de la chica y entonces todo tuvo sentido, pudo comprender lo que había pasado con ese abandono de energía vital, la Noé era la responsable. Dejando de lado la incómoda sensación, volvió a activar su arma, haciendo a los hilos plateados ondular al aire como si estos tuviesen vida e irse contra la castaña y rodearle los brazos hasta pegarlos a sus costados e inmovilizarla…

-¡Al suelo, Cheza! –El grito de Allen hizo que por escasos segundos voltease la vista hacia él y su cañón apuntando en su dirección, sostuvo la cruceta con más firmeza e Instantáneamente después de ver lo que el albino quería hacer, una mueca de susto le cruzó la cara y se tiró al piso –Ngh…- lugar donde se dedicó a tirar aún más de sus hilos, manteniendo una mano en la cruz de titiritero y la otra tensando más las cuerdas, esperando que las barras de inocencia hubiesen dando en el blanco.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 17, 2009 7:17 pm

Sabía, que al fomentar el humo también disminuía su propio campo visual. Leara trató de esquivar las balas mandadas por el peliblanco, y su reaccion fue tan justa por el corto tiempo que miró las balas pasar al lado de ella. O eso creyó. Una de las balas logró rozar su mejilla, haciendole un corte no muy profundo, pero al ser inocencia, enemiga mortal de los Noé sí dolió.

Mordió sus labios hasta que sintió que ya podía controlarlo y se llevó una mano al rostro. Sangre. Gotas de sangre vívida salían sin parar y los ojos de la castaña reflejaron shock. No por la herida, sino porque Allen Walker había disparado. Miró la sangre en su palma, aún sin reaccionar y luego la lamió. Sonrió y rió.

-Inocencia.. Ahora veo porque el Conde la detesta. No lo creí de ti Allen-chan,- hizo una pausa, caminando hasta el con una bola de energía en la mano.- Vas a volver a disparar? Crei que solo matabas akumas...-

Luego miró a Cheza. El viento que había vuelto a silvar limpió el campo de visibilidad de los tres.

- Luego que?-
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 19, 2009 12:43 pm

Allen no respondió a las palabras de Leara, pero la mirada mortificada y dolida que se asomó inconscientemente en sus ojos fue suficiente para demostrar cómo se sentía al levantarle la mano a aquella mujer que pocos minutos atrás, había considerado como su aliada y compañera en esa ridícula odisea que estaban viviendo. Aflojó la presión de sus dientes contra la delicada piel de sus labios, enrojecida aquella parte mancillada por la presión, y volvió a apuntar a Leara, fingiendo resolución con aquel gesto.

—Y yo pensaba que eras una buena chica, Leara —replicó al cabo de un momento, eligiendo las palabras adecuadas para no demostrar cuánto de verdad le afectaba aquella traición— No dispararé, pero a cambio quiero que tú bajes esa mano —y señaló con el mentón donde la Noé sostenía la esfera oscura de energía negra.

Entrecerró los ojos, tratando de mirar más allá de la chica. Por lo que podía captar por su vista periférica, no había rastro del Ladrón de Almas. Eso le extrañó, ¿habría estado esperando una escena como esa?, ¿se divertía en otro lado, mirando como entre ellos se “mataban”?

—No es momento de luchar entre nosotros —intentó razonar— ¿qué pasaría si el Ladrón de Almas decide atacarnos en un momento como éste, en el que estamos tan divididos? — De verdad no quiero luchar con ella… no quiero hacerle daño— Piénsalo un poco, Leara, con esto le estamos dando más ventaja de la que él podría desear.

¿A dónde llegaría él con eso? Tarde o temprano, y casi por orden natural, ellos terminarían siendo enemigos mortales, tanto dentro como fuera del pueblo, ahora que se sabía la verdadera identidad de Leara. El viento se agitó nuevamente, como si compartiera los pensamientos del peliblanco, levantando polvo y ondeando las ropas y cabellos sueltos de los tres supervivientes. El olor a sangre, tanto de Leara, como de la que se podía encontrar oculta, esparcida por doquier, en aquel escenario de matanza, impregnó el lugar sutilmente.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión al sur de Italia [Allen Walker & Cheza Lodge]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:14 pm

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.