Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» Poco tiempo.
Mar Mar 21, 2017 2:52 pm por Ismakun

» [MR] Reclutamiento Noah
Vie Mar 17, 2017 4:35 pm por Ismakun

» Ausencia u.u'
Jue Mar 16, 2017 4:39 pm por Kanda Yuu

» Los Bibliófilos De Lima [Misión MI]
Vie Mar 03, 2017 9:24 pm por Faith E. Wippler

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Mar Feb 21, 2017 8:21 pm por Komurin

» Las estatuas de Namu
Sáb Feb 11, 2017 11:37 pm por Alice

» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Feb 11, 2017 12:54 am por Timcanpy

» Stray Dogs {Normal} Foro Nuevo
Vie Feb 10, 2017 11:00 am por Komurin

» Registro Apellidos
Lun Feb 06, 2017 10:56 am por Ismakun

» Registro de Personaje
Lun Feb 06, 2017 10:51 am por Ismakun

» Registros de Físicos
Lun Feb 06, 2017 10:37 am por Ismakun

» Holaaa, soy isma, encantado! ^u^
Miér Feb 01, 2017 11:21 am por Ismakun

» Obtener Rango Civil
Mar Ene 31, 2017 1:57 pm por Proxy

» One Absolute Truth [Afiliación hermana]
Vie Ene 27, 2017 4:01 am por Wallace Campbell

» otra duda
Lun Ene 23, 2017 12:12 am por Proxy

» Cap. 224.... No, pues no.
Vie Ene 20, 2017 4:04 pm por Alice

» Juego || Pregunta al usuario de abajo
Jue Ene 19, 2017 5:44 pm por Erina Schliemann

» Juego || Empareja al personaje de arriba
Jue Ene 19, 2017 5:11 pm por Erina Schliemann

» One Piece Sea Emperors | Élite | Cambio de botón
Miér Ene 18, 2017 4:09 pm por Invitado

» Juego || Confieso que…
Dom Ene 15, 2017 2:33 pm por Alice

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana
Kanda Yuu
 
Faith E. Wippler
 
Ismakun
 

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas School Crazy 40/40
Directorio

La Deidad Terrestre [Misión MI]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Deidad Terrestre [Misión MI]

Mensaje por Kanda Yuu el Sáb Jun 25, 2016 11:46 pm


Lugar: Villa de Arvehert, en Polonia

Misión:
La villa está escondida, manteniendo un aislamiento auto impuesto. Su gente vive en un perfecto idealismo donde cada uno de ellos tiene lo que requiere sin esfuerzos. Sin embargo, hay dos situaciones que podrían ser consideradas como anormales. La primera, hay una carencia de niños realmente alarmante en el lugar y la segunda, una deidad física (que ellos afirman que es real), exige ciertos sacrificios a cambio de esos placeres. Los ciudadanos se muestran completamente desligados de la sensación de pérdida.  

La Orden duda de la posibilidad de que un fragmento de Inocencia esté involucrada, pero no así de que el Conde o algún Noah lo esté.

Buena suerte, exorcistas. Destruyan a los akumas y protejan a los ciudadanos.

Komui Lee. Oficial en Jefe.


Inclinó ligeramente la cabeza, con la mirada fija en el documento que Komui las había hecho llegar una hora antes. Descansaba en una silla, con el tobillo derecho sobre la rodilla izquierda y el ceño fruncido por la concentración en la lectura mientras esperaba a que la puerta del arca se abriera. Su compañero era Athan, un exorcista del que no sabía nada más allá del nombre que estaba escrito en la hoja del informe. El chasquido de su lengua se escuchó en la amplia habitación, resonando como un eco de la impaciencia que sentía por que llegara el momento de irse. En su brazo descansaba su grueso abrigo, preparado para enfrentar el frío del lugar al que irían.

Cerró la carpeta después de darle una segunda leída superficial y retrocedió la cabeza hasta que quedó mirando al techo, balanceándose hábilmente en la silla. Cerró los ojos y trató de formarse una imagen mental de quién sería su compañero. No se quejaría si supiera de antemano que sería alguien útil. Sí, si fuera útil podría ser suficiente; pudiera ser que no tuviera tiempo de probarlo antes de que las cosas se pusieran complicadas y eso lo preocupaba. Si no tenía tiempo de cuidar su estúpida espalda… Abrió los ojos, mirando al cielo raso. Los pilares labrados y la piedra con sus diseños góticos.    

Sería todo más sencillo si sólo debiera de cuidar de mí mismo… —Se puso de pie, apoyando la mano izquierda sobre la kashira de Mugen, descansando el informe sobre el pecho, recordando la cara del supervisor. —Estúpido Komui… Tsch… —susurró en voz alta, momentos antes de que sonará la puerta y entrara quien sería el buscador que acompañaría a los exorcistas.

Kanda era bien conocido en la Orden pero el buscador saludó amablemente con una inclinación y esperó en silencio, de pie contra la pared, algo alejado del exorcista, esperaron por el arribo de los faltantes, de la hora que debía marcar el reloj, de la hora en que todo debía ponerse en marcha.


Última edición por Kanda Yuu el Lun Jun 27, 2016 2:12 am, editado 1 vez

_________________


Rango B. 6 puntos
Kanda Yuu
Masculino

Mensajes : 69

Localización : La Orden Oscura

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: La Deidad Terrestre [Misión MI]

Mensaje por Athan Kafkis el Dom Jun 26, 2016 9:36 pm

Se levantó a la misma hora de siempre; aun siendo de madrugada se dispuso a entrenar, asearse y después  desayunar; todo lo hizo en orden y con la disciplina que tanto disfrutaba en llevar.

Tras el coma.

El griego ocupaba su tiempo en intentar recobrar su estado físico de siempre y aunque en aquella tarea había logrado avances, su inocencia por alguna razón se encontraba renuente, ante ello no había mejor forma de intentar motivarla que enfrentándola con su enemigo natural.

Ha todo eso; era cruel.

Athan caminó por los pasillos con premura; se hubo distraído charlando con un par de científicos y cuando miró el reloj el tiempo había avanzado. Tomó entonces con retraso el informe y para cuando llegó su compañero en la misión ya le estaba esperando.

Le dedicó una amplia sonrisa y lo contempló sin pretensiones durante un momento: era un joven de rasgos afilados, cabellera negra muy larga y mucho más bajo y más joven que él; por alguna razón la inocencia tenía la manía de elegir niños para hacer su trabajo.

Dios después de todo trabajaba de modo misterioso

-Espero no llevaras mucho tiempo esperando- le dijo en seguida y le extendió la mano en un gesto  cordial.

-Athan Kafkis, un placer trabajar contigo- agregó prolongando nuevamente aquella sonrisa felina que lo caracterizaba. Saludo entonces del mismo modo al buscador que aguardaba paciente; estaba un poco inhibido por lo que imaginó que se debía en parte por  la tensión y la idea del riesgo en cada misión.

Tras ello se colocó inmediatamente la enorme capa que le habían otorgado para evitar el frío; la verdad es que Athan había pasado demasiado tiempo peleando en Rusia y el clima no es algo que sufriera particularmente, aun con todo eso agradecía profundamente aquel obsequio que  le facilitaría las cosas.

-Espero nos encuentre la victoria- le dijo al pelinegro y  le giñó un ojo.  Detectaba en aquel chico un aura bastante sería; sus movimientos e incluso sus expresiones denotaban cierta finura que creaban a su alrededor un ambiente un poco frío: como el frio de la tundra.

El buscador entonces tomó la iniciativa y avanzó directo hacia la puerta, lo consumió entonces una luz blanquecina; Athan hizo lo mismo.

¿Cuantas veces tenía que revivir aquel momento?

_________________
Athan Kafkis [El Lobo de Ares] ~Exorcista~

"Seething, I walk the circle. I called out long ago, but somehow I get lost each time, feeding this hunger deep inside. That never lives; the voice within eats me up inside"
Athan Kafkis
Mensajes : 13

Localización : Orden Oscura

http://ravel-117.deviantart.com/
avatar
Nuev@

Volver arriba Ir abajo

Re: La Deidad Terrestre [Misión MI]

Mensaje por Kanda Yuu el Mar Jun 28, 2016 1:05 am

Escuchó los pasos apresurados que provenían del pasillo. Se detuvieron y casi enseguida, la puerta se abrió y Kanda pudo asociar una cara al nombre de Athan Kafkis. Empero, no le dejó una muy buena primera impresión. Había llegado a tiempo, obviamente. La puerta aún no se abría y bien sabía que donde esperaran era cosa de cada quien, pero para él, eso no era suficiente. Chasqueó la lengua, mirando de reojo la mano extendida que no hizo esfuerzo alguno por estrechar.

Sé quién eres, al menos por el nombre y el arma que llevas. —saludó de manera hosca, mirándolo de reojo mientras esperaban, canalizándolo rápidamente. —Basta con que estés lo suficientemente recuperado para no causarme un problema. —Esperó a que el buscador se moviera y le entregó el informe de la misión para que lo guardara entre sus cosas antes de que el hombre desapareciera dentro del Arca, esperando por ellos, manteniendo la puerta abierta.

Reinaba la blancura de siempre, el silencio que hacía resonar sus pasos y una ausencia extraña de otra cosa que no sabía definir. Los pasillos eran anchos como angostos y las puertas estaban marcadas apropiadamente para no perderse. Kanda se abrigó a medio camino, cubriéndose y cambiando a Mugen a su mano izquierda. Estaba concentrado, pero al mismo tiempo ausente. Pensaba en la misión, en lo raro del comunicado. No creía en la magia y mucho menos en deidades que pudieran ser terrestres. Pero la indiferencia era lo que más atraía su atención.

El viento estaba como suspendido pero hacía frío, no un frío hiriente pero sí que se escabullía entre la ropa. El buscador, que tenía las coordenadas de la Villa, los guío montaña arriba hasta internarse en un pequeño bosque que cortaba el viento y hacía más fácil el andar. Pronto llegaron a los límites del poblado y Kanda se detuvo y, entre los pocos árboles que quedaban, espió a la aldea que parecía sólo eso. Una simple y sencilla aldea.

Demonios… —musitó y miró a Athan de reojo y después al buscador. —Tú, quédate afuera. —Ordenó con la voz tensa, al buscador. El aura que procedía de la villa era tan dulce que lo enfermaba. El vestigio de una utopía. A unos veinte metros, entre los árboles y en un camino que casi desaparecía debido al follaje, se levantaba un letrero del suelo a poco menos de dos metros de altura que rezaba el nombre “Arvehert” en un descolorido trazo que alguna vez fue rojo. Miró a su compañero exorcista. —Pareces del tipo amistoso… Eso podría servir aquí… —Movió la cabeza y lo invitó a caminar a la villa. Le daría un voto de confianza. La última vez que estuvo en un pueblo desconocido, esa cordialidad y gran boca, sirvieron de algo. Puede que aquí funcionara también.

_________________


Rango B. 6 puntos
Kanda Yuu
Masculino

Mensajes : 69

Localización : La Orden Oscura

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: La Deidad Terrestre [Misión MI]

Mensaje por Athan Kafkis el Sáb Jul 02, 2016 12:37 pm

Athan no pudo evitar sonreír nerviosamente; en cuanto empezó la interacción con quien sería su compañero sus sospechas se volvieron ciertas: el jovencito era algo “antisocial”.

El griego nunca tenia problema con nada, ni con nadie, la diversidad hacía del mundo un lugar más interesante; las personas solían lidiar con sus limitaciones de modo distinto. Aún con todo eso no podía evitar sentirse extraño. No podía evitar que su mente le llevara a la reflexión.

Hizo un esfuerzo por pausar sus pensamientos, de momento no era sitio ni lugar para filosofar sobre las motivaciones y la naturaleza del ser humano.

Caminaron por los pasillos del arca con el buscador como guía que hasta ese momento seguía con un perfil bajo y servicial, ahora que convivían más atribuyó su comportamiento a lo intimidado que se encontraba por la presencia de su compañero. Suspiró sonoramente mientras sus pasos resonaron por la pulcritud del arca.

Cuando por fin llegaron, ante ellos se abrió un sitio totalmente distinto; la naturaleza hizo acto de presencia. Athan entonces recordó el informe de la misión: una villa se había aislado y vivían en un idilio provocado por algo mágico. El griego sonrió para sí, el humano equívocamente buscaba la perfección únicamente en el mundo que reinterpretaba, lo que hacía con sus manos era y debía ser la perfección. En su egoísmo y orgullo no podía ver más allá de sus propias creaciones, no encontraba sitio para sí mismo en  otro lugar que no fuera hecho por sus designios. Por eso mismo las utopías eran imaginaciones humanas, situaciones y lugares creados en exclusiva para la “felicidad” del hombre.

Se compadeció  un momento cuando en el camino una de sus botas aplastó un bicho enorme el cual no hubo notado hasta que crujió bajo el peso de su cuerpo. El frio extraño del lugar le recordó poco o nada, Athan gustaba de utilizar el silencio para recordar y todo eso lo único que le producía evocar era la sensación del bicho bajo su bota.

Pasaron entre árboles y cuando la aldea se visualizó perfectamente se detuvieron; Athan alzó una ceja, todo el sitio parecía una postal costumbrista, una muy cursi. Se rascó un brazo durante unos segundos; Kanda quien observaba enigmáticamente, planeando quizás el próximo movimiento, dejó salir de si un “demonios” y luego le ordenó al buscador quien sin dudar acató sus demandas.

El griego lo vio irse unos metros preparándose para algo cuando la voz del pelinegro le interrumpió.

—Pareces del tipo amistoso… Eso podría servir aquí… — le hubo dicho.

-¿eh?-

Athan dio otro vistazo rápido a la aldea cursi. Luego miró a su compañero, se rascó otra vez el brazo, tanteó su inocencia oculta bajo el abrigo, se reajustó la prenda e inmediatamente dio avance a su destino esperando que Kanda lo siguiera.

-¿Amistoso?- dijo para sí con aire distraído, su comentario le hubo tomado por sorpresa; Athan nunca había pensado algo como eso.

Cuando pasó de largo el letrerito que marcaba el nombre de la aldea el sitio se volvió aún más extraño: les recibió una calle con construcciones muy lindas, como la de los cuentos infantiles que hablan sobre duendes y hadas, las casitas tenían ese aspecto de madera y piedra el lugar estaba muy limpió y ordenado; daba la sensación de que estaba en un escenario teatral,  el lugar se las arreglaba para tener flores de colores llamativos en las ventanas y frente a las puertas, con mini jardines.

-Solo faltan los elfos- agregó. Un aroma a pan recién orneado invadió el ambiente y un anciano que arreglaba una cerca les saludo a lo lejos con mucha efusividad.

-Creo que le agradas- le dijo a su compañero, mientras el anciano continuaba con aquel saludo interminable.

_________________
Athan Kafkis [El Lobo de Ares] ~Exorcista~

"Seething, I walk the circle. I called out long ago, but somehow I get lost each time, feeding this hunger deep inside. That never lives; the voice within eats me up inside"
Athan Kafkis
Mensajes : 13

Localización : Orden Oscura

http://ravel-117.deviantart.com/
avatar
Nuev@

Volver arriba Ir abajo

Re: La Deidad Terrestre [Misión MI]

Mensaje por Kanda Yuu el Lun Jul 04, 2016 12:42 am

Caminó junto a él, si acaso medio paso detrás de él, sintiéndose paranoicamente observado a cada paso que daban, empero, fue incapaz de determinar la dirección de la dichosa mirada, lo que lo hizo dudar de si empezaba a ponerse paranoico o realmente había algo allí que debía tener su atención. Cuando el letrero quedó a sus espaldas, tuvo la sensación de que el panorama a su alrededor cambiaba por completo, como si la villa formara parte de otra dimensión. El pensamiento llegó bravamente a su mente y lo hizo parpadear sorprendido. Por un segundo, no pensó que fuera suyo.

Su mente se ubicó en la villa frente a ellos y lo hizo detenerse por un segundo. Aquella misión cada vez lo desorientaba más. La temperatura parecía haber subido un poco y el silencio hasta hace un momento opresor, se convirtió en un constante, ahora casi primaveral, ires y venires de pasos y puertas que se abrían y cerraban. Como ya lo había dicho el reporte de la misión, la carencia de niños parecía evidente una vez se ponía atención al ritmo que rodeaba aquellos sonidos. Parecían casi sistematizados. El dulzor que había sentido antes lo inundó de nuevo, trayendo una inusual ola de nauseas a su estómago.

No le rió la broma a su compañero, pero se mostró de acuerdo con un ronco gruñido proveniente desde el fondo de su garganta. Vio al anciano un momento después que Athan y frunció el ceño. A él no le agradaba nadie de allí. Se adelantó un paso, camino al anciano. Era hora de trabajar.

—Buenas jóvenes, veo que la curiosidad les ha ganado y han acabado viniendo a este lugar. —el anciano les sonrió con una cordialidad exagerada, demostrando lo complacido que se sentía de verlos. Kanda agradeció que no les ofreciera la mano o tendría que ser un poco más antipático de lo acostumbrado.

Venimos de muy lejos, deseábamos saber si lo que se dice… si los rumores son ciertos. —Tuvo un especial cuidado en ese titubeo, que a su parecer convenció al señor que se echó a reír y abrió la puerta de su reja.

—Vengan, tomemos algo caliente en mi hogar y mientras tanto, les hablaré un poco de lo especial que nuestra villa es. Les aseguro que no querrán marcharse una vez nuestra deidad los visite.

Kanda observó el gesto y desvió el rostro a Athan, tomándose su tiempo, dudando. Las palabras del anciano, que ya se dirigía, por el camino de piedra, al interior de su hogar, hizo que entrara en la propiedad, persiguiendo al hombre en busca de información.

¿Visitarnos? ¿Qué quiere decir? —Kanda ingresó en la casa detrás del anciano. La casa le recordó a una de juguete, con sus paredes de diferentes y suaves colores y las mesas con carpetas tejidas con gancho y floreros multicolores sobre de estas. El anciano los guió al comedor.

—Ya llegaremos a ello jóvenes, siéntense por favor, iré por algo de té… —el anciano se marchó a lo que Kanda creyó que sería la cocina, dejándolos solos sin ningún problema. Tras un momento, Kanda se sentó a la mesa.

_________________


Rango B. 6 puntos
Kanda Yuu
Masculino

Mensajes : 69

Localización : La Orden Oscura

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: La Deidad Terrestre [Misión MI]

Mensaje por Tyki Mikk el Lun Jul 04, 2016 9:46 pm

La sombra de la pared desapareció cuando el último de los exorcistas entró en la casa del anciano. Con rapidez se escabulló entre la oscuridad que producían los edificios al parar los rayos del sol. Se alejó de la villa llena de vida, alegría y color y pasó a correr entre los árboles colina abajo hasta un pequeño valle oculto.

Una gran mansión apareció escondida, de pareces blancas pero llenas de enredaderas, aspecto antiguo pero a la vez bien cuidada, llena de ventanas por todas partes desde las que se podía ver la oscuridad del interior. En algunos lugares la vegetación era excesiva llegando incluso a tapar completamente alguna de las paredes. A simple vista parecía que nadie vivía allí pero el aspecto que en realidad hacía ver era el de una casa meticulosamente cuidada para no llamar la atención de ningún extraño.

Dio varias vueltas alrededor de la casa y luego entró al interior por debajo de la puerta. El interior de la casa estaba completamente a oscuras tal y como se apreciaba desde el exterior. No había lámpara alguna, todo estaba lleno de candelabros, candiles y telas de todas las tonalidades de rojo y morado. El suelo de baldosa gris estaba cubierto por una gran alfombra que parecía cubrir el suelo de toda la casa, como si cada uno de los trozos que entraban en un nuevo pasillo fuera un brazo y el cuerpo del monstruo se encontrara en el hall. Las paredes de vez en cuando contenían algún que otro retrato o simplemente cuadro un poco siniestro lo que juntándolo con los demás detalles daban a aquella mansión una leve pincelada tétrica.

No había nadie por ningún lugar visible, el silencio y el polvo amontonado por los objetos que había por allí desperdigados era lo único que se podía notar. La sombra subió por la pared del hall colgándose de una “lámpara” gigante que había en el techo queriendo ser similar a una lámpara de araña. Después de jugar un poco por el techo, se metió por uno de los interminables pasillos y una vez que llegó al fondo se paró delante de la puerta como si esperara que la invitaran a pasar y eso hizo. Hasta que una voz en el interior no la llamó ahí se quedó inmóvil.

El interior de la habitación estaba solamente iluminado por dos grandes cirios colocadas a ambos extremos, las cortinas estaban echadas tapando toda luz entrante. La estancia estaba decorada con altas estanterías cubriendo una pared azul verdosa sólo contenía un único cuadro. Frente al ventanal de tupidas telas moradas se encontraba un diván con una mujer echada a la larga. En una mano sujetaba una copa de lo que parecía vino y en la otra, en sus largos dedos una boquilla con un cigarro.

-Ya están aquí mi señora-dijo la sombra saliendo de la pared y adoptando algo parecido a un cuerpo humano.

La mujer dio una larga calada seguida de un trago a su bebida y clavo una afilada mirada en la mancha. Con calma se incorporó mientras exhalaba el humo y una vez se hubo acomodado de nuevo habló. Su voz era firme, atractiva, hipnótica incluso.

- ¿Cuántos son?

-Dos mi señora.

-Está bien, veremos cuanto tiempo aguantan.

La sombra sin decir nada se retiró, sabía que aunque ella no se lo hubiera ordenado su tarea consistía en vigilarlos y mantenerla informada de cualquier descubrimiento que hicieran. Al igual que entró en la mansión salió, y al igual que había dejado el pueblo, volvió. Jugando escondida siempre entre la oscuridad.

***********                  ***************                         **************

-Mi señora- la llamó una persona cubierta por una capa negra que había salido de uno de los rincones del retículo donde se encontraban- Disculpe mi descaro pero… ¿No crees que sería mejor avisar al Conde?

Con un lento parpadeo la mirada de la mujer cambió de dirección y se clavó en el encapuchado que pudo sentir bajo su cubierta como la fría mirada de esta se clavaba en sus ojos. Dio otra calada a su largo cigarro y termino su copa. Poniéndose en pie y con la copa por delante se la tendió a su acompañante que la recogió de inmediato retirándose unos pasos hacia atrás haciendo una reverencia.

-Este es mi dominio-dijo dándole la espalda- Yo soy la que controla todo lo que sucede aquí.

-Pero… este lugar contiene…

-Ya se lo que tenemos aquí-dijo cortante

-Solo digo que si esos exorcistas lo encuentran… al Conde no le gustará que lo destruyan.

-Eso no pasará. -alzó la mirada y la calvó en el retrato.

Sobre el mismo diván de terciopelo granate reposaba la misma mujer que se encargaba de dirigir aquel lugar. Piel pálida y suave como la leche, cabello rubio como el oro organizado en un semirecogido con bucles sobre sus delicados hombros y ojos gélidos como esmeraldas. Vestida con un traje elegante pero sencillo contemplaba toda la estancia desde las alturas.

-Siempre seré joven-musitó perdida en sus ensoñaciones- Traedme al niño- ordenó volviendo a su diván.

************             *****************                ****************

El sol calentaba en lo alto y el sudor resbalaba por el rostro blanquecino de Tyki. Llevaban un rato en el exterior de la mina almorzando y parecía que llevaban allí horas pero lo peor era estar en el interior. Tras sus gafas observó con mirada vivaz a sus compañeros y suspiró.

El ruido de un teléfono llegó hasta él y no le quedó más remedio que levantarse ya que nadie se dignó a contestar. Con una postura cómoda contra la pared escuchó las órdenes que llegaban desde el otro lado de la línea.

-Está bien, entendido.

Tras colgar volvió junto a su grupo de amigos para despedirse. Parecía decaído y resignado pero siempre sonriente. La verdad era que al fin podía moverse un poco, la emoción de cazar exorcistas lo recorría de abajo arriba.

-Me ha surgido un trabajo secreto-alzó las manos en señal de disculpa- Estaré ausente un tiempo. -se acercó a Eeez y posó su mano sobre la cabeza de este-Te traeré un regalo como siempre-sonrió ampliamente.

Después de dejarlos atrás, en un lugar en el que nadie pudiera verlo, se quitó las gafas y las guardó en el bolso de su pantalón. A continuación, se echó el cabello hacia atrás dejando ver una piel grisácea y una corona de estigmas sobre su frente, se colocó el sombrero de copa y desapareció por la puerta que se había abierto ante él.

Ayuda:
aspecto de la casa
Mezclado con
cigarro

_________________
Ni si quiera el placer puede convertirse en felicidad pero ¿a quién le importa?
El vacío de mi interior solo se calma cuando oye clamar las voces pidiendo más y más ¿y qué es lo que hago?
Darles más.
(40ptos)
Tyki Mikk
Femenino

Mensajes : 54

Localización : Entre dos ríos sin poder cruzar ninguno

avatar
Noé del Placer

Volver arriba Ir abajo

Re: La Deidad Terrestre [Misión MI]

Mensaje por Athan Kafkis el Mar Jul 12, 2016 8:44 pm

Athan tuvo un escalofrió; no había nada particularmente extraño en aquel anciano que ahora los recibía en su casa, tampoco en las personas de la villa que les habían observado desde que ingresaron ocultos tras las cortinitas de sus ventanas; a excepción de la felicidad que irradiaban eran personas aparentemente normales.

Aún con todo eso Athan sentía un escalofrío. Su compañero le miró en distintas ocasiones buscando su opinión y en todas ellas de un modo u otro coincidió.

Se sintió terriblemente mal al contemplar la foto que estaba colgada en una pared cercana; parecía estar cortada, como si hubiesen deseado excluir a las demás personas que les acompañaban dejando únicamente al anciano (que probablemente preparaba en la cocina algún aperitivo, bebida o cualquier otra tontería que poco interesaba) y a la que Athan imaginó seria su esposa.

Aquel patrón se repetía en todos los porta retratos que estaban a la vista:

El anciano el jardín con medio brazo debido al corte; la anciana esposa en la cocina con media cara debido al corte.

Athan entonces le indicó con un gesto a su compañero para que lo viera; era muy raro e incluso siniestro, la pared llena de portaretratos con fotos en donde en la mayoría estaban cortadas de modo tan extremo que incluso en algunas no tenían cabeza.

-Dígame ¿vive solo?- le preguntó al hombre en voz muy alta; Athan ya sabía la respuesta pero tenía curiosidad por saber qué le diría el anciano.

-No; mi esposa está en el jardín trasero- le respondió el viejo – está revisando que el huerto se encuentre bien- continuó mientras regresaba de la cocina y traía con él una charola con elementos para servir el té y galletas –Pasa mucho tiempo en ese lugar- dijo casi para sí mismo con el gesto perdido y una sonrisa nostálgica un poco parecida a la que se obtiene con drogas fuertes; Athan no pudo evitar alzar una ceja, eso había sido muy extraño.

-Por cierto me llamo William- dijo mientras acomodaba las cosas sobre la mesita; el griego entonces decidió sentarse al igual que su compañero

-Él es Jeremías y yo soy Sócrates- le dijo Athan con una sonrisa muy grande; Athan solo quería información y no al contrario.

-Muchísimo gusto- dijo

-¿Desde cuándo está en esta villa?- le cuestionó; el anciano miró entonces las fotografías de la pared y luego le sirvió él té a Kanda.

-Desde siempre- respondió con una sonrisa amable pero se podía notar que sus pupilas estaban totalmente dilatadas. Athan guardó su sorpresa; definitivamente algo estaba muy mal con el viejo.

_________________
Athan Kafkis [El Lobo de Ares] ~Exorcista~

"Seething, I walk the circle. I called out long ago, but somehow I get lost each time, feeding this hunger deep inside. That never lives; the voice within eats me up inside"
Athan Kafkis
Mensajes : 13

Localización : Orden Oscura

http://ravel-117.deviantart.com/
avatar
Nuev@

Volver arriba Ir abajo

Re: La Deidad Terrestre [Misión MI]

Mensaje por Kanda Yuu el Mar Jul 19, 2016 8:17 pm

No se había percatado de los cuadros. El arreglo de tipo “casita de dulce” de la casa lo tenía algo interesado y a la vez enfermo. Era casi repulsivo el orden perfecto pero antipersonal que rondaba en el lugar, como si la casa fuera una simple pantalla, una puesta en escena. De reojo vio el gesto de Athan y levantando la cabeza de la mesita con carpeta tejida que observaba, se dirigió finalmente a los cuadros. Su ceño se frunció de inmediato en una mueca de desprecio.  

Todas las fotos eran iguales. Le disgustaron más unas que otras, imaginando que faltaban tal o equis persona en una foto u otra. Se puso de pie y se acercó hasta una de las paredes adornadas, deteniéndose a una distancia prudente para una examinación. Estiró la mano y tocó la sombra borrosa del fondo de uno de esos cortes extremos.

Sólo los ancianos, ¿he? —Pensó, apartando la mano. Se volteó a su compañero, guardando silencio mientras el anciano respondía. Lentamente, se movió, sin hacer gran ruido, alejándose de la pared, chasqueando la lengua con fastidio. Esto no era más que un retraso. Si amenazarlo para que hablaran fuera una opción viable y confiable, ya la habría usado. Se sentó momentos antes de que el anciano volviera con el té.

Kanda lo examinó de reojo, manteniendo una postura recta y tensa pero a la vez relajada, con las manos descansando en su regazo, rodeando sutilmente a Mugen contra su brazo. Asintió con naturalidad ante la presentación de su nuevo nombre, respondiendo a la cortesía del anciano a su manera. Miró las fotos nuevamente, después a Sócrates y luego se acercó un poco a la mesa e hizo ademán de tomar su taza de té, observando de reojo al anciano mientras servía la taza de Athan antes que a sí mismo.

¿Nunca ha salido de aquí? ¿Ni usted, ni su esposa? —preguntó, siguiendo el hilo de las preguntas que había abierto Athan hacía un momento. Se le hizo extraño que usara “desde siempre”, en vez de “desde joven”. Vio al anciano negar mientras sonreía como si estuviera bajo algún alucinógeno.

—No, no fue necesario. —hizo una pausa, concentrado en las galletas. —Ustedes son jóvenes, pero espero que puedan entender el motivo detrás de hacer un viaje, ¿Pueden? —parecía un amable abuelo enseñando una importante lección a su nieto más amado. Kanda negó; le interesaba un bledo el por qué viajaba la gente. William esperó un momento miró a Sócrates, y volvió a sonreír. —Insatisfacción. Se dice que uno viaja cuando no se encuentra a gusto dónde está y va en busca de algo mejor…

Yo me hubiera ido… —chasqueó la lengua y levantó la taza, fingiendo probar la temperatura del té pero en su lugar, oliéndolo. Entonces le dio un leve trago apenas con la punta de la lengua. Si su sello reaccionaba, es que el té no era tan inofensivo como parecía.

—Sí, he escuchado eso también. Varias veces. —se río con buen humor, muy seguro de sí mismo. Se sentó tras prestar sus servicios al té y bebió de su taza como si nada. —
Pero algunas veces, muy pocas veces, uno tiene la suerte de no requerir viajar, nunca más…

_________________


Rango B. 6 puntos
Kanda Yuu
Masculino

Mensajes : 69

Localización : La Orden Oscura

avatar
Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: La Deidad Terrestre [Misión MI]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.