Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Dic 03, 2016 9:02 pm por Kala

» Project Fear.less [Afiliación Élite]
Vie Dic 02, 2016 5:11 pm por Komurin

» Uso de Dados
Mar Nov 29, 2016 12:15 am por Komurin

» Atrapados en la tormenta
Jue Nov 24, 2016 3:04 pm por Kala

» Juego (Rol) || ¿Qué le harías al personaje de arriba?
Mar Nov 22, 2016 2:28 pm por Archie Chrono

» New World Shinobi [Afiliación Élite]
Vie Nov 18, 2016 8:24 pm por Proxy

» AOZORA KŌKŌ [ AFILIACIÓN ÉLITE ]
Vie Nov 18, 2016 8:16 pm por Proxy

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Seven Capital Sins - Élite // Cambio de botón
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Terminando la carrera sin suicidarme
Miér Nov 16, 2016 5:25 am por MadalyneFriar

» Juego || ¿Qué estás escuchando?
Jue Nov 10, 2016 2:02 am por Erina Schliemann

» La Ciudad Sin Nadie [MN]
Miér Nov 09, 2016 3:47 am por Constantine Gelassen

» Juego || Comenta tu estado de ánimo con una imagen o gif
Dom Nov 06, 2016 1:47 pm por Erina Schliemann

» Salvando la beca, parte 2
Dom Nov 06, 2016 1:28 pm por Erina Schliemann

» Seven Capital Sins - Élite
Sáb Nov 05, 2016 1:35 pm por Invitado

» Fate/Ultima Frontline ─ Afiliación Elite
Sáb Nov 05, 2016 1:14 am por Invitado

» Resumen de Halloween
Vie Nov 04, 2016 1:43 am por Proxy

» Actividad Halloween 2016
Miér Nov 02, 2016 12:40 am por Proxy

» Censo de Octubre
Miér Nov 02, 2016 12:33 am por Proxy

» Holi!
Lun Oct 31, 2016 3:33 pm por Proxy

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas 39/40
Directorio

Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Vie Ene 11, 2013 1:40 am

Resultado de su instinto corporal más que de su conciencia, Ther había logrado esquivar la cuchillada por la espalda que la joven le hubo lanzado haciendo uso de sus últimas fuerzas. La desconocida se había puesto en pie y arriesgado atacar aprovechando la distracción del italiano que se había alejado algunos pasos de ella para recibir al buscador, pero su plan había fallado y al contrario ahora ella había sido inmovilizada contra la pared por aquel demonio de cabellos castaños.

Su cuerpo se encontraba tan agotado tras ese último impulso que lo único que pudo hacer, aparte de temblar involuntariamente debido a las heridas, fue espetar por medio de maldiciones lo mucho que despreciaba a su captor y el gran deseo que tenía por matarle. Lágrimas de rabia y dolor resbalaron inconscientemente por sus mejillas mientras le gritaba que la soltase, amenazándole con que ella se encargaría de hacerle sufrir de mantenerla así… pero él solamente le miraba inexpresivo.

Sintió un escalofrío al notar que hacía tiempo que aquel sujeto le había dejado libre, que las lágrimas y maldiciones habían estado de más y que era su propio cuerpo el que se había hecho un ovillo sobre el suelo. Estaba exhausta, dolorida en demasía y la serena actitud de aquel demonio le tenía confundida ¿por qué no la mataba? Era claro que se hallaba a su merced, dispuesta a sus pies, derrotada por completo… y sin embargo él seguía siendo humano.

-Te odio…- murmuró mientras volvía a la inconciencia y el sonido de explosiones parecía apagarse dentro de su mente.

Ther arqueó una ceja al escuchar las últimas palabras de la maltrecha muchacha, sorprendido de lo extraño que había sido todo aquello y lo raro del desenlace ¿qué le odiaba? Era claro que el Akuma le había golpeado con rudeza, después de todo él no había hecho nada que no fuese tratar de ayudarle y si le hubo sujetado el brazo contra la pared había sido en su defensa, después de todo ella pretendió acuchillarle y él no uso gran fuerza.

Pero ya habría tiempo de averiguar que pasaba en la cabeza de aquella chica que tanto le maldijo, por ahora estaba quieta y era primordial que se resguardaran pues por el sonido de la batalla, a unas cuantas cuadras de su ubicación, no les aseguraba que estuvieran muy seguros a mitad de la calle. Sin perder más tiempo el italiano se deshizo del saco de su uniforme y con él envolvió a la rubia teniendo cuidado de no lastimarle más.

-Joven, permítame llevarla- se acomidió el de anteojos que durante el alboroto se había limitado a guardar silencio y observar los alrededores -así usted puede atacar de ser necesario- concluyó mientras alzaba a la joven. El exorcista asintió con un movimiento de cabeza y se dieron a la tarea de irse de ahí.

Tres cuadras adelante el buscador indicó que giraran a la izquierda y tocara a la puerta seis veces en la primera casa. Una vez el de violáceos ojos cumplió con las instrucciones Tian abrió la puerta con cierta alegría al verles, aunque al entrar los recién llegados no pudo resistir el preguntar por el otro Exorcista.

-Sigue luchando- contestó el Verzegnassi mientras ayudaba a despejar el comedor cercano para colocar a la rubia sobre él -confío en que lo logrará, así que debemos apurarnos en auxiliar a esta joven e ir por Will… seguro necesitará de descanso.- concluyó mojando un par de toallas en el fregadero de la cocina, las cuales había encontrado en un cajón del mueble con la vajilla.

Tal vez había comentado aquello con demasiado optimismo pero en verdad confiaba en que el australiano saldría vivo de aquel enfrentamiento. Y el hecho de que él estuviera ahí o no, no sería una gran diferencia… ayudaba más en la misión de aquella forma que obstaculizando el camino de su compañero o al menos eso era lo que necesitaba creer.

-En ese caso, mejor descansa un poco joven- interrumpió Tian mientras le quitaba de las manos las toallas húmedas, Ther miró sorprendido al hombre y un instante después le cedió los trapos, para después colocar un silla cerca de la mesa que por el momento servía como camilla. Finalmente se sentó, observando a los buscadores trabajar con la joven, vendándola, limpiándola y aplicándole misteriosos ungüentos.

Fue entonces que la imagen del resplandor verdoso en la muñeca de la chica volvió a su mente y con paso suave se acercó hasta su brazo, descubriendo entonces que ella llevaba puesto un brazalete, ambos uniformados detuvieron por un momento su labor mientras miraban las acciones del más alto, quien con gran delicadeza desprendía de aquel objeto a la desmayada.

-Me parece que esto es lo que buscan las máquinas- dijo sereno mientras curioseaba el objeto y los rastreadores se notaban sorprendidos, luego el italiano volvió a su asiento, si estaba en lo cierto ¿por qué había transformado a la chica en una asesina a sangre fría?




Spoiler:
La forma en q’ Ther se hizo del brazalete me pareció muy simplona XDU pero sentí que la pobre asesina necesitaba un descanso y levantarla como zombie me pareció cruel XDU pero si tu tienes una mejor idea o cualquier aclaración no dudes en hacermelo saber ^^

Saludos y gracias por la espera.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Dom Ene 13, 2013 10:32 am

La lucha parecía no tener fin, y a pesar de que ninguno de los dos quería dejar de luchar, había un factor que jugaba en mi contra, el cansancio. Mis movimientos eran más lentos, mis ataques más flojos, lo que me indicaba que debía terminar de una vez.

El último golpe del que me defendí, me obligo a retroceder un par de pasos, distancia que el akuma aprovecho para impulsarse con la pierna derecha, y asestar un corte en forma de de equis, el cual pude medio bloquear pero que también me mando volando un par de metros de distancia.

Estaba débil y eso era algo que la maquina sabia, la cual a pesar de sus heridas y de lo mucho que le escocían, seguía atacando guiado por su único impulso de matar.

Aproveche la distancia para lanzar desde la palma de la mano izquierda, cinco lanzas de diamante que median diez centímetros de longitud, directos hacia los cortes que le había realizado la chica. El akuma no se esperaba semejante jugada, lo cual le impidió esquivar o bloquear los fragmentos de diamante que le había lanzado, los cuales terminaron por incrustarse en su cuerpo.

Mientras gritaba de dolor y se movía tratando de quitarse aquellos proyectiles, había dejado descuidada su defensa lo suficiente como para permitirme lanzarme a un ataque cuerpo a cuerpo.

Le produje tres cortes nuevos antes de que hiciera un medio giro y me golpeara con uno de sus cañones en mi costado izquierdo, lo que me hizo terminar chocando contra la pared de una de las casas cercanas.

-Mierda- maldecí mientras escupía la sangre que se había generado en mi boca.

Me levante dolorido por el golpe y entonces vi algo que no me esperaba. El akuma se había girado, dándome la espalda, y enterrando sus cañones en el suelo, en la misma dirección en la que me encontraba yo. De pronto la tierra bajo mis pies comenzó a temblar. Pensé que sabía lo que iba a hacer, que iba a originar una llamarada debajo de mí y que esta me golpearía directamente, por eso di un salto hacia delante esquivando el posible impacto, sin embargo me equivoque.

-¡Ahhhhhhhh!-

La maquina había concentrado todo su poder en sus cañones. Lo siguiente que alcance a ver fue polvo y rocas volando junto a mí.

Lejos de crear una llamarada, el akuma había originado una gran explosión por la concentración de llamaradas bajo tierra, lo que hizo lo que me elevo varios metros por los aires, junto al suelo que había a nuestro alrededor, y numerosas llamaradas que emergían de la tierra.

Me encontraba sobrevolando las casas cercanas, aturdido por el impacto. La explosión había sido tan grande que la casa contra la que me choque había terminado por derrumbarse. Parte de mi traje se veía afectado por las llamas, ya que a pesar de que la orden los había hecho resistentes, fue demasiado para él aguantar semejante explosión.

Cuando volví en mí, y logre estabilizarme en el aire como buenamente pude, el akuma ya se encontraba delante de mí, en el aire. No pude protegerme de un corte en la mejilla derecha y una patada en el estomago, la cual me envió directamente contra el suelo.

Tras chocar contra el destruido suelo, me levante como buenamente pude, dolorido por los golpes que había recibido, pero cuando alce la vista, allí estaba de nuevo, el akuma lanzo dos cortes mas sobre mi cuerpo, esta vez sobre ambos hombros.

Debido a todo aquello no me dio otra elección que dar un salto hacia atrás, pero nuevamente la maquina estuvo más rápida. Estiro si brazo izquierdo para agarrarme la pierna y luego lanzarme volando hacia otra casa, una que no había sido afectada por la explosión y que se encontraba en el extremo opuesto a donde nos encontrábamos.

Esta vez no choque contra la pared, sino contra la puerta de la entrada que fue hecha astillas después de que mi cuerpo la atravesara a cierta velocidad.

El akuma estaba ganando, pero a pesar de los golpes que había logrado asestarme, las heridas le estaban molestando más de la cuenta, hasta tal punto que no continuo con su incesante ataque, sino que se vio obligado a detenerse para echarse mano al ojo dañado y a las otras partes de su cuerpo que ahora le ardían.

-Vale, ahora me he enfadado-

Nuevamente escupí sangre, esta vez un poco más abundante que antes. No sentía mi cuerpo, pero eso era algo normal en mí. Era hora de recordar lo que me habían enseñado tantos años atrás, y dejar de jugar o de destrozar a esa máquina por mis propios medios o conocimientos. Aunque fuera por un momento, tenía que abrazar lo que tanto odiaba. Mi pasado, mis enseñanzas.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Lun Ene 21, 2013 4:34 am

Era confuso, no importaba desde que ángulo lo mirase el resultado igual carecía de sentido, incluso para él que era un detective con cierta experiencia pues jamás se hubo encontrado con una situación tan tensa y peligrosa a la que ahora se enfrentaban. El estruendo de las detonaciones cercanas y aquel temblor anormal bajo sus pies sólo acrecentaban su presentimiento de que la muerte les acechaba.

Hacía tiempo que su compañera y él habían perdido el rastro de los sospechosos a los que pretendieron seguir, tenía que admitir que eran muy hábiles y que tantas callejuelas, cerradas, techos y bajadas de los alrededores no ayudaban en su labor, además había que sumar el hecho de que conforme se fueron acercando a la dirección que supusieron correcta las explosiones fueron en aumento ¿era real aquello de los monstruos?

-Tal vez deberíamos irnos… si la chica se vio involucrada ya debe estar muerta- comentó con voz apagada la mujer a su lado, deteniendo sus pasos y agachando la cabeza mientras se abrazaba a sí misma, estaba avergonzada de aquellas palabras pero desde el momento en que las poderosas explosiones se hicieron presentes esa idea no hubo abandonado su cabeza.

-Pensé que no sólo se trataba de eso ¿acaso no berreabas qué atraparías a quienes nos emboscaron y qué descubrirías al asesino?- pronunció el de ojos azul con cierto grado de enojo, deteniéndose sorprendido e indignado de la declaración por parte de su colega a la cual miró encogerse de hombros -Olvídalo, haz lo que quieras… es tu vida después de todo- concluyó molesto guardando sus manos en las bolsas de su gabardina y continuó caminando.

La pelirroja chasqueó la lengua con enfado, había dicho todo aquello convencida de que lo haría y ahora que el miedo le hubo invadido se había percatado que no lo reflexionó lo suficiente, sin embargo ello no era excusa para retractarse. Soltó una patada al aire y rápidamente se dispuso a darle alcance a su compañero. Había decidido que no era una cobarde.

Además y aunque ellos lo desconocieran estaban más cerca de hallar lo que buscaban de lo que imaginaban.




[En la “guarida”]


Estaba en el punto en que cada segundo se notaba como una hora y a pesar de no externarlo, pues se hallaba tan impávido como de costumbre, se sentía un poco más que intranquilo observando en silencio el trabajo de curación que realizaban el par de hombres de beige. Esperaba ansioso el momento en que dijeran que habían terminado o en su defecto que lo dejaran por lo menos levantarse de aquel asiento.

No era su estilo el actuar como un insensato cuando la situación requería que se quedará al margen y aunque mucho le molestara admitirlo, esa era una de esas situaciones. Llevaban ahí escasos diez minutos, diez minutos que sabía podían ser cruciales y que no planeó fueran a desesperarlo tanto ya que en un principio de verdad se hallaba concentrado y tranquilo. Había incluso memorizado la apariencia del brazalete y uno que otro de los objetos en la casa.

-Eso es todo… necesitará atención médica especializada para las fracturas y quemaduras más graves pero por lo pronto se sentirá estable- habló el rastreador de anteojos y dio un suspiro. Instantáneamente el de Italia se puso en pie y como si hubiese un imán atrayéndolo ya se encontraba en la puerta de salida.

-Iré por Will, por favor tengan listo lo necesario para tratarle de ser necesario. He estado pensando que lo mejor es que al abandonar esta casa nos dirijamos nuevamente a la Iglesia de Wesley, aún nos están buscando muchos oficiales tal vez el Padre sirva de algo...- dijo al salir, dejando a los buscadores algo confusos.

Llevaba tres cuadras del recorrido cuando el sonido de un pelotón de policías marchando llegó hasta sus oídos, lo cual generó que levemente torciera los labios, pues imaginó que de seguro les habían enviado a la zona de la batalla para controlar la situación, cosa que con seguridad no conseguirían y al contrario acabarían afectando la pelea. Así que de inmediato el castaño se tumbó de espaldas a mitad de la calle fingiendo haber sido abatido.

Cuando los de uniforme azul se percataron de su cuerpo y le identificaron como uno de los principales sospechosos debido a su vestimenta, un trío de oficiales se apresuró a rodearle con intenciones de averiguar el motivo de su fallecimiento, mala decisión pues en cuanto uno de ellos intentó revisarle Ther abandonó su engaño y le propinó un puñetazo dejándole inconsciente. Aprovechando la sorpresa ocasionada a los otros dos les uso cómo apoyo para colocarse en pie más rápido y después les golpeó igualmente.

Los disparos del quinteto que quedaba no se hicieron esperar así que el joven hizo uso de sus habilidades físicas y apoyado de sus tonfas para esquivar y cubrir las balas, muy pronto hubo acabado con el resto de policías, que ya fuera por tremendas patadas, puñetazos y golpes de las pesadas tonfas inactivas; se hallaron en el suelo completamente desmayados.

“Espero que los demás grupos tarden en llegar un poco más…” pensó el Verzegnassi recuperando su veloz paso hacía la batalla del otro Exorcista, y es que no era gran problema el derrotar a los policías pero sí representaban un molesto obstáculo, además de que todos ellos corrían peligro de encontrarse con el Nivel Dos o cualquier otro Akuma.

Un nuevo estruendo le hizo saber al de mirar violácea que faltaba poco para su destino.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 29, 2013 11:09 am

Hace tres años.



Nuevamente fui lanzado con fuerza contra el muro del jardín, y después sin que tuviera tiempo de ponerme de pie, fui pateado en repetidas ocasiones. Tras aquello me cogió por la cabeza y me lanzo al medio del césped.

-Eres patético, levanta- exigió aquel hombre.

En verdad estaba muy cansado, había sufrido un ataque incesante durante dos horas, más de lo que solía aguantar. Era cierto que con esos medios había fortalecido mi cuerpo, o más bien había aprendido a olvidar el dolor y centrarme en sobrevivir, y si era posible en atacar.

Quería que le golpeara, que le causara algo de dificultad, el sabía que no estaba a su nivel, pero aun así quería que al menos lo intentara, que analizara las aberturas que se había dejado apropósito y contraatacara.

Una vez más corrió hacia mí, pero esta vez lo analice, note como el tiempo se detenía, como sus movimientos eran más lentos, y fue cuando lo vi. Cuando asesto una patada con la diestra rodé por su izquierda, y le golpee en la cadera, luego vino su puñetazo, el cual logre bloquearlo y daba igual que recibiera un gran daño, ya que a pesar de que me rompiera el brazo, había logrado golpearle la cara.

-No debes sufrir daño, pero si no puedes evitarlos, recíbelos en menor medida que tu adversario. Observa y elimina, ataca los puntos débiles. Odio cuando te pones a jugar y olvidas tu objetivo-


Ahora.


Me encontraba de pie, con los ojos cerrados, sonriendo. Era cierto, me encantaba disfrutar de un buen combate, y eso a veces me hacia olvidar mi objetivo. Tenía que asesinarlo.

Apreté los puños con más fuerza y entonces lo note. Mis manos ya no quemaban, ya no dolían, era todo lo contrario, ahora las notaba más fuertes que nunca, dispuestas a asestar golpes más fuertes. Las observe durante un par de segundos y pude apreciar cómo se habían transformado.

Por lo que había podido escuchar de los científicos de la rama asiática, el arma evolucionaba, se adaptaba a las necesidades del exorcista y se hacía más poderoso. Era lo que le había ocurrido a la exorcista del hielo en mi última misión, o al menos era lo que le estaba pasando, y ahora me estaba ocurriendo exactamente lo mismo a mí.

Salí tambaleándome levemente de la casa en la que había entrado por la fuerza, y clave mi vista en el nivel 2, el cual se hallaba en medio de la calle quejándose de sus heridas. Tras observarle detenidamente respire hondo, tratando de dejar a un segundo plano mis heridas y contusiones, y entonces esboce una sonrisa en mi rostro. Dos leves crujidos sonaron de mi cuello tras moverlo hacia un lado y luego hacia el otro, todo mientras notaba como una extraña sensación recorría mis músculos. Era la diversión por la caza.

El akuma estaba extrañado, no sabía cómo podía aun estar de pie, y sinceramente yo tampoco lo hubiera sabido si se lo hubiera visto hacer a él, aunque la diferencia entre ambos era que yo había sido entrenado para hacerlo.

Puse las palmas de mis manos en el suelo y tras ejercer cierta presión sobre la superficie, cree una capa de diamante que recubrió la zona en la que nos encontrábamos ambos luchadores, cubriendo incluso debajo de las piernas de la maquina.

Tras mostrarle una sonrisa un tanto despiadada, me puse en pie al mismo tiempo que dos lanzas de medio metro de diamante salían de debajo de los pies del akuma y tras atravesarlos lo dejaban sujeto a la superficie.

-¡Ahhhh!, ¿maldito como lo has hecho?- grito la maquina.

Tras aquello me lleve las manos a los antebrazos, y desplegué una nueva capa como ya hice anteriormente, y después me precipite hacia el akuma.

Podía haberlo ensartado desde lejos, pero eso no tenia gracia, ahora le iba hacer sufrir.

Tras dar un salto en el aire con la perspectiva de caerle justo encima, abrí los brazos y las piernas y saque numerosos pinchos de cuatro metros de longitud, debido a esto el nivel 2 solo pudo limitarse a cubrirse el rostro y el pecho, evitando de esta forma un impacto mortal, pero a pesar de cubrirse, cuando los pinchos se incrustaron en su cuerpo metálico, lo hicieron con tanta presión que atravesaron los brazos y se clavaron en las partes que quiso proteger, no contento con ese ensartamiento (pies atravesados y sujetos al suelo, y múltiples pinchos atravesando todo su cuerpo) genere una última cuchilla desde debajo suya, la cual atravesó el cuerpo del akuma, empalándolo y dejando una cara de dolor y sufrimiento.

Tras la explosión y las salpicaduras de sangre por la zona, caí al suelo de rodillas, aun con la misma sonrisa con la que había iniciado el ataque, mientras que las capas de diamante que había generado desaparecían cual polvo brillante.

Era cierto, la inocencia había aumentado de poder, pero ese aumento drástico me había ocasionado un gran cansancio, hasta tal punto que me era casi imposible olvidar o apartar las heridas y contusiones que recorrían todo mi cuerpo. Ahora solo necesitaba cerrar los ojos y descansar un rato en esa posición. Y así perdí el conocimiento.


Última edición por Metron el Dom Mar 10, 2013 8:59 am, editado 2 veces
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Mar Feb 05, 2013 4:45 am

Le miró desvanecerse pesadamente hacia el suelo, el australiano había logrado vencer al Akuma acosta de todas sus fuerzas y el de mirar violácea hubo llegado justo para ser testigo de la victoria de su compañero. Ther se acercó tranquilo hasta el rubio mientras una leve sonrisa se formaba en sus labios, contento de que el joven fuese vencedor y que dentro de lo que cabía se encontrase bien, luego le fue levantando de poco con la intención de llevarlo a cuestas.

Aquello no costó mucho trabajo pues la complexión del ojiazul no era tosca, así que una vez el Verzegnassi lo acomodó sobre su espalda emprendió el camino de regreso hacia donde se resguardaban los buscadores. Llevaba un paso constante y no tan rápido para evitar hacer más daño al otro exorcista, además de buscar pasar desapercibido ya que era consciente de que más policías se encontraban peinando la zona y prueba de ello eran los constantes silbatazos y voces que se escuchaban en los alrededores.

La presencia de los oficiales había obligado al castaño a que en un par de ocasiones debieran resguardarse en alguna calleja más oscura o algún hueco en el muro de un edificio, incluso durante una de esas pausas logró oír la conversación de unos agentes de la ley en la que declaraban que los sospechosos de uniforme negro habían pasado a ser considerados “criminales de alto nivel”. Ther no pudo evitar apretar los labios ante tal declaración e incluso debió controlar el impulso de dejar a Will un momento para darles una paliza, pero aquello no valía la pena…

Así que minutos después el milanés finalmente había llevado a su compañero hasta el refugio y tras unas cuantas patadas leves a la puerta del lugar el rastreador de anteojos les permitió la entrada. Ambos hombres de beige se mostraban contentos de que hubiesen regresado y con apuró ayudaron al Verzegnassi a colocar al parasitario sobre la mesa que ya se encontraba despejada, en cuanto Marto se halló recostado los buscadores comenzaron con el trabajo de curación.

El más alto simplemente suspiró y en silencio se dirigió hasta la sala donde había divisado a la joven recostada en el sofá más largo, sentándose en el sillón de enfrente observándola minuciosamente y el cómo su respiración se notaba más estable. Ther seguía preguntándose por qué aquella chica había causado tantas muertes, después de todo no lucía como una persona peligrosa… eso y la duda sobre la Inocencia ¿de verdad el brazalete en su bolsillo era un fragmento divino?

-¿Puedo ayudar?- cuestionó a los rastreadores mientras se levantaba, había recuperado el aliento y sinceramente se sentía cansado de pensar en todo aquello.

-No se preocupe joven, ya estamos por terminar- contesto Tian quien ajustaba una venda -mejor revise los signos vitales de la muchacha- agregó pasándole un frasco con ungüento a su compañero de profesión.

El de Milán asintió, aunque no muy convencido, y se acercó a la de cabellos oro. Iba a tomar su muñeca para medir el pulso cuando sorpresivamente la chica comenzó a llorar, sin moverse de la posición en la que estaba sus lágrimas y gemidos fueron en aumento, sólo su pecho se movía a ritmo acelerado debido al llanto y sus parpados permanecían cerrados como si el simple esfuerzo de abrirlos le fuese a romper. Ther se notó sorprendido y quedó pasmado un par de segundos para luego hincarse cerca del rostro de la joven.

-Tranquila- habló con calma y gesto inmutable -tranquila- le repitió al notar como en el rostro de la muchacha se formaba una mueca de profundo dolor. Y es que no había gran cosa que ahora pudiesen hacer por ella, los rastreadores ya habían hecho lo necesario y el decirle “todo estará bien” siempre le pareció una frase muy vana y llena de incertidumbre, ahora lo que en verdad necesitaba era tranquilizarse.

-Joven ¿qué hacemos?- preguntó un preocupado Alexis extendiéndole un trapo húmedo al italiano, ya habían terminado de auxiliar en lo posible al australiano y el incesante y doloroso llanto de la mujer le hacía sentir nervioso, después de todo conocía el mal estado en el que se encontraba el cuerpo de la chica: múltiples fracturas y quemaduras que sin duda eran muy dolorosas.

-Vamos a la Iglesia mientras Tian se queda aquí, espero que el Sacerdote pueda ayudarnos a conseguir apoyo médico ¿cómo esta Will?- habló colocando la toalla mojada sobre la frente de la rubia que no paraba de lamentarse y que al contacto de la tela tembló, sus ojos aún permanecían cerrados. El castaño se colocó de pie y comenzó a caminar hacia la salida.

-Mucho mejor que ella sin duda…- agregó con un dejo de tristeza en la voz y siguió a su superior, mientras el otro buscador pensaba en alguna manera de dormir a la muchacha...

Llevaban una cuadra de camino cuando un disparo proveniente de las alturas logró rozar el hombro izquierdo del exorcista, ocasionándole un rasguño que comenzó a sangrarle y que hizo que tuvieran que defenderse tras una pila de chatarra que se encontraba cerca. El siguiente disparo pasó desviado hacia la esquina.

-¡LOS TENEMOS, SERÁ MEJOR QUE SE ENTREGUEN!- gritó el detective desde uno de los tejados de enfrente a su posición. Ther chasqueó la boca, molesto con aquella situación mientras el rastreador le vendaba la herida, así que en serio habían logrado encontrarles ahora tenía que admitir que ese par de investigadores eran persistentes.




[A tres cuadras de ahí]


-¡Santo Dios!- exclamó el regordete cura que se notaba exaltado tanto por los resientes disparos como por la carrera que había emprendido junto con el Alcalde y un trío de policías que les acompañaban. Estaban buscando a los exorcistas y el mandatario se había hecho cargo de revocar la orden de apresarles, sin embargo esta aun no llegaba a todos los agentes y el Alcalde temía que les fueran hacer más daño del necesario, cosa que no le favorecería ahora que sabía que ellos podían ayudar a su amada hija.

-¡Padre apresúrese!- habló adelantándose junto con los policías -Le dije que se quedara en la Iglesia, pero que metiche…- murmuró para sí mismo mientras aceleraba el paso y otro par de descargas se hacían presentes.

Bastó un giró a la derecha para que finalmente llegaran hasta donde los detectives mantenían bajo ataque al par de los de la Orden Oscura, quienes seguían resguardados y poco dispuestos a cumplir con el mandato de entregarse, hasta se notaba que estaban aprovechando el “descanso” obligatorio del que eran presa.

-¡ALTO DETECTIVES!- vociferó el hombre para sorpresa de los aludidos que de inmediato se detuvieron y tras la seña del jefe comenzaron a bajar del techo.

-Cosa diavolo?- murmuró en su lengua madre el de cabellos chocolate asomando sigilosamente la cabeza para mirar mejor la situación, al parecer ¿la suerte empezaba a estar de su lado?




Spoiler:
Ciertamente q’ metiche es el Padre XDU gracias por la espera.

Saludos.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 10, 2013 9:34 am

La venganza es un motor que suele mover a casi todas las personas, dentro de esas personas estábamos los exorcistas quienes nos uníamos a la orden por diferentes motivos, ya fuera la propia sed de venganza o el aburrimiento, o los diferentes motivos que llevaban a una persona a unirse a una orden que se dedicaba a rastrear el mundo en busca de inocencias y demonios.

Mis motivos eran solo míos pero cada vez estaba más cerca de lograr alcanzarlos. Tenía que eliminarles, a los akumas, ACM, noah, y al propio Conde, no podía dejar que siguieran arruinando las vidas de otras personas como hicieron con la mía, aunque mi propia familia tuvo gran parte de la culpa por aceptar esa ayuda. Había obtenido más poder, y con el ahora era capaz de enfrentar a los niveles 2 sin demasiados problemas, podía expandir mas mi habilidad, y además podía combatir durante más tiempo.

Desperté de mis sueños (Aunque más que sueño parecían recuerdos) y para mi sorpresa ya no me encontraba al aire libre, sino que estaba en una casa, acostado encima de una mesa y cubierto de vendajes en donde me había ocasionado las heridas. Cerca mía se encontraba el buscador asiático, al cual se le ilumino el rostro al verme recuperarme.

-¿Dónde estoy?- pregunte mientras me sentaba en aquella tabla.

-Fue traído aquí por el otro exorcista para tratar sus heridas. Estamos en la casa que usamos de escondite-

Era cierto, reconocía parte de la decoración, además de la ubicación de las salas y pasillos que se podían ver desde mi posición. Ahora recordaba cómo había estallado aquella maquina, y como nada más terminar el combate había perdido mis fuerzas y caído al suelo.

-¿Y el resto?- pregunte mientras me ponía en pie con cierta dificultad debido al dolor que atravesaba mi cuerpo.

-Se marcharon a la iglesia en busca de ayuda, y no creo que debiera ponerse en pie tan rápido- la preocupación de Tian era evidente, ahora a mi me daba igual.

Continúe ignorando al de ropas crema y comencé a ponerme la chaqueta de exorcista con evidente dificultad, cuando un sollozo de una de las habitaciones de al lado me llamo la atención. No me había abrochado el traje, cuando ya me encontraba en el marco de la puerta, observando con cara de asombro a la chica, era la misma que había combatido contra el nivel 2, con la única diferencia que ahora estaba vendada y ya no portaba el extraño brazalete.

No parecía que lo estuviera pasando bien, de hecho lo más seguro era que siguiera combatiendo en su mente, pero no contra el akuma, sino contra sus propios demonios internos, los cuales seguramente eran los causantes de todos sus males.

Era evidente que le habían quitado la inocencia, lo que me llevaba al pensamiento de salir de allí lo antes posible, y más sabiendo que los policías aun continuaban persiguiéndonos, ahora también era realista. Debido a mis heridas no podía moverme demasiado rápido, bueno más bien apenas podía moverme pero eso nunca lo iba a reconocer, pero tampoco quería quedarme allí parado, eternamente y a diferencia de lo ocurrido en la misión anterior, ahora no tenía a nadie obligándome a quedarme en cama hasta que mis heridas se curasen.

-¿Hace mucho que se marcharon?- pregunte mientras volvía a sentarme sobre la mesa en la que desperté.

-No creo que tarden demasiado en volver, pero ahora lo importante es que se esté quieto o se le volverán a abrir las heridas-

Tian aun no sabía lo mal paciente que podía llegar a ser cuando se me metía algo en la cabeza, y en ese caso era el marcharnos de vuelta a la orden ya que todo el trabajo estaba terminado.



Spoiler:
Off: Mil perdones por la larga espera de un mes, y gracias por la espera.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Lun Mar 18, 2013 2:41 am

Esperaron agazapados un par de minutos más. El italiano se mantuvo atento a cualquier movimiento que pudiesen realizar sus "enemigos", quienes por lo pronto habían hecho caso de la orden recibida y ya no les disparaban más. Sin embargo el exorcista se mostró un tanto renuente a dejar su resguardo, después de todo aún existía la posibilidad de que se tratase de una trampa y aún no se sentía con toda la energía como para contratacar, la resiente herida del brazo le era bastante molesta.

El buscador le miró expectante esperando por alguna orden o comentario por parte del exorcista, quien a pesar de todo se notaba calmo. Iba a cuestionarle sobre algún plan cuando el milanés se asomó cauteloso para observar nuevamente lo que estaba sucediendo tras la chatarra que les hubo servido de escudo, un par de segundos después el de anteojos se notó sorprendido cuando el joven se colocó completamente de pie y pareció dispuesto abandonar el resguardo. El buscador contuvo una exclamación.

-Es el Cura- le habló sereno y el de uniforme beige se notó aliviado, aunque al notar que el Verzegnassi tomaba discretamente una de sus tonfas con el brazo sano supo que el joven seguía sospechando de la situación, era sorprendente como los exorcistas podían llegar a ser tan desconfiados… aunque no los culpaba, después de todo su labor lo requería. Al final Alexis también se puso en pie junto al de negro.

-¡Gracias al Cielo!- exclamó sonriente el religioso que apresuró el paso hasta encontrarse frente a los miembro de la Orden, seguido de cerca por el mandatario de Perth y los detectives, estos últimos tenían una expresión dubitativa pues seguían dudando por las acciones de los extranjeros.

-Padre Huguen…- murmuró el buscador cuando el susodicho le abrazó de improviso, era todo un caso el regordete personaje. Ther miró la escena inexpresivamente y de inmediato se alejó varios pasos de ahí, pues no quería ser el siguiente objetivo del sacerdote, prestándole atención al desconocido de barba que le saludaba con cierto nerviosismo.

-Lamento lo ocurrido, el Padre Huguen me ha explicado a grandes rasgos sobre su misión y se los agradezco, ahora pueden estar seguros de que la policía de Perth no los perseguirá más…- dijo el hombre. El Verzegnassi se limitó a pensar sobre la identidad de aquel sujeto y supuso que en definitiva era alguien de importancia por la forma en que estaba expresándose, aun así se atrevió a interrumpirle.

-¿Hay forma de brindarnos atención médica? Mi compañero y una joven se encuentran bastante heridos.- habló con simpleza, al italiano no le interesaba perder más tiempo escuchando algún discurso y si el hombre tenía suficiente jurisdicción como para declarar aquello, era lo único que realmente le importaba.

-¡¿La joven es rubia?!- expresó entonces el Alcalde visiblemente exaltado. Ther arqueó una ceja pues la reacción le pareció sospechosa aunque asintió con la cabeza. Tras esto el detective dio un respingo.

-¡Yo me encargó de conseguir una ambulancia Señor Alcalde!- dijo mientras se alejaba y daba órdenes a otros policías de acompañar al milanés.

-Entonces ella es su hija.- declaró el de mirar violácea dirigiéndose al sujeto que ahora sabía era el Alcalde, el cual se notaba cada vez más intranquilo -Se encuentra muy herida será mejor que consigan la ambulancia pronto ¿le parece si nos adelantamos? Hay una historia que espero me cuente en el camino.- agregó llevándose una mano hacia su improvisado vendaje del hombro, pues empezaba a ser incomodo aunque nada grave.

El de barba asintió resignado y pidió a la detective que se quedará junto con el sacerdote y el rastreador, el mandatario sabía que no podía ocultar más lo que sucedía con su hija pues de seguro el joven, con el que ahora caminaba veloz rumbo a la casa donde se resguardaban, se había dado cuenta de que su pequeña no era una mujer “normal” además de que ya se había confesado con el Padre.

-Sólo diré que ella siempre fue una chica muy hábil y desde pequeña se interesó en aprender artes marciales y como usar algunas armas… era una joven sonriente y sana hasta que su madre murió.- hizo una pausa, primero porque aún le dolía ese hecho y segundo porque necesitaba tomar un poco de aire por la rápida caminata -Después de eso mi hija se hundió en una profunda depresión que acabó con su buena salud y deterioró su mente… fue hasta hace unos días que su malestar mental empeoró hasta convertirse en un gran problema…- prosiguió aunque con lo último agachó la mirada.

-Y claro que usted se percató que sus escapes nocturnos cuadraban con el inicio de los asesinatos- comentó Ther con aparente calma, sin siquiera mirar a su acompañante. Le pareció repugnante la actitud del Alcalde y sobre todo el hecho de que no fuese capaz de hacer algo para salvar a los ciudadanos, pero finalmente no era como si realmente le sorprendiera (los seres humanos eran egoístas) y tampoco era parte de su misión reprocharle a nadie.

Aquello fue lo último que se comentó pues ambos guardaron silencio el resto del camino, llegando al sitio objetivo pasados un par de minutos.

En cuanto Tian abrió la puerta el Alcalde se apresuró a encontrarse con su hija (a quien encontró siguiendo su llanto) y el de mirar azulino se dirigió donde el australiano mientras el buscador le apresuraba a sentarse para poder tratar su herida en el hombro.

-Uno más a tu lista.- le comentó tranquilo a modo de saludo y refiriéndose al nivel dos que el rubio hubo conseguido destruir, después de todo verlo consciente y un tanto repuesto le causaba alivio -Ese hombre resulta ser el Alcalde, la chica es su hija y ya nos han “perdonado” por nuestros crimenes, así que una ambulancia está en camino.- informó tomando asiento y desamarrando el vendaje para poder quitarse el saco del uniforme, el rastreador asiático apareció junto con agua caliente y demás utensilios, listo para atenderle.

-Grazie- pronunció de antemano cuando el de beige comenzó a tratarle y luego sostuvo el brazalete con la mano desocupada a modo que Will pudiese verle -¿es posible que siendo esto Inocencia la obligara asesinar a esas personas?- cuestionó al rubio mientras le ofrecía el objeto para que lo tomara, sinceramente el aún desconocía varios asuntos sobre la Inocencia y esperaba que su compañero supiera algo más.

Poco a poco el sonido de la sirena se iba acercando, la ambulancia llegaría pronto.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 19, 2013 7:47 am

Fue cierto que tardaron poco en llegar, seguramente debido a que había dormido más de lo esperado, y por eso no me tuve que molestar en ingeniármelas para salir de allí sin que Tian tratara de impedírmelo, sin embargo por la puerta entro más gente de la que me había esperado.

Un hombre fue directo al lugar en el que se encontraba la chica, sus lamentos y lloriqueos por ella me resultaban verdaderamente molestos, pero lejos de alterarme o ir a interrogarle, preferí permanecer allí sentado, pasando de la escena mientras trataba de mover varios músculos de mi cuerpo sin que me dolieran, aunque eso era realmente imposible.

Ther apareció en la sala y tomo asiento mientras dejaba a la luz una herida que parecía reciente, la cual preocupaba al asiático mientras que a mi realmente no me importaba demasiado y mas que se podía apreciar que no era grave. Finalmente el de la rama europea arrojo algo de luz sobre la identidad del hombre, lo cual aclaraba su sentir por la chica.

Permanecí en silencio hasta que saco de su bolsillo el extraño brazalete que le había visto a la joven en medio de su pelea contra el nivel 2, y luego aun sin decir ni media palabra lo sujete en mi mano mientras lo observaba detenidamente.

-Tian, cuéntale lo que me dijiste en la rama- el asiático se quedo perplejo ya que la remota posibilidad realmente había ocurrido. –Antes de salir hacia aquí yo estaba convencido de que era un akuma, tenía que serlo ya que dudaba que una inocencia fuera matando, sin embargo…-

-Hay casos de que esto es cierto. Cuando la inocencia llega a manos de un humano y este es afectado por unos fuertes sentimientos del carácter que sean, y más sin ser compatibles, es posible que la inocencia toma el control de esos sentimientos o más bien de ese cuerpo y le haga ver o hacer cosas que en realidad no quería. Aunque también se han dado situaciones en la que se apoderaba de ellos para permitirles lograr sus planes, aunque una inocencia descontrolada y sin un usuario compatible puede causar lo que hemos visto aquí, si son capaces de generar tormentas de nivele, terremotos o cualquier otro efecto dañino para los humanos, ¿Por qué no controlarlos y volverles locos? Además como dije ya ha habido casos-

-Y yo que no me lo creía- no pude evitar decir eso ultimo tras volver a escuchar las palabras por parte del buscador. –En fin llévatela a la orden y que la revise el loco de Komui, yo me largo para la asiática que tengo que aclarar un par de cosas-

Y me puse en pie justo cuando por la puerta entraban un par de médicos, ambos buscando donde se encontraba las personas heridas, hasta que dieron con el alcalde y su hija, la cual realmente estaba en mal estado. Ambos médicos comenzaron a tratarla allí mismo, haciéndole un rápido diagnostico antes de decidir trasladarla al hospital.

Aprovechando aquel revuelo, comencé a caminar de la forma que mejor me era posible, hasta salir fuera de la casa. Tome una larga y profunda bocanada de aire mientras estiraba levemente la espalda, todo mientras Tian aparecía detrás mía exigiéndome ir al hospital casi de inmediato, tras rechazar su petición cerca de cinco veces con simples “no” comencé a caminar hacia la iglesia.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Jue Mar 21, 2013 8:38 pm

Continuaba sin acostumbrarse a ese tipo de “historias”, que por mucho le parecían bastante monstruosas, pues en su tranquilo y ciertamente aparatado estilo de vida en Milán poco hubiese pensado en situaciones como aquellas. Beneficios de haber contado con un buen estatus económico.

El castaño se quedó en silencio algunos segundos después de que el buscador terminara con la explicación, había entendido claramente lo que le hubo expuesto y sin embargo un sentimiento nauseabundo comenzaba a crecerle en las entrañas ¿qué demonios era la Inocencia? ¿En verdad ser Exorcista era “bueno”? Siendo sincero seguía igual de desalentado como el primer día en la Orden y él que pensaba que con el tiempo, con la experiencia, iría adquiriendo lo necesario para encontrar su misión como Exorcista. Estaba claro que no y sería mejor que simplemente se dedicará a destruir Akumas, sin reflexionar.

Tal cual un maniaco…

Miró tranquilo las acciones de Will y se limitó a asentir con un movimiento de cabeza, cuando el australiano le dijo que él se encargara del brazalete. Iba a ofrecerse para ayudarle a caminar pero abandonó la idea un segundo después, al notar que el muchacho se apresuraba cuanto podía para escabullirse del lugar cuando los médicos llegaron. Ther sonrió levemente con la escena, seguro de que era del tipo de persona que de no haberlo encontrado inconsciente, no le hubiese permitido el llevarlo a cuestas.

El de Italia se colocó de pie al ver que Tian se adelantaba velozmente para darle alcance a su superior y guardó el brazalete en el bolsillo del pantalón pues hubo decidido llevarse el saco del uniforme en la mano. Estaba bastante agotado tanto física como mentalmente y entendía que su compañero, aún en su estado, quisiese simplemente abandonar aquella ciudad y sus contrariedades. Además sus propias molestias eran en su mayoría moretones y heridas leves cosa que no le significarían algún contratiempo en la enfermería ¿o sí?

Una vez en la calle le fue relativamente fácil alcanzar a los de la rama asiática (no era como si Will pudiese correr) y rio bajo con todas las negativas que obtuvo el rastreador ante su insistencia por llevar al hospital al rubio.

-Aún puedo apoyarte después de todo sería más rápido…- comentó mientras caminaba a la diestra del australiano, al final lo hubo intentado aunque la probabilidad de que el chico aceptara era baja. Fue entonces que Alexis apareció corriendo con equipaje en mano, gritando que se detuviesen. Ther hizo justo lo dicho.

-Gracias…- comentó recuperando el aire perdido, el italiano reconoció la maleta como suya y con un gesto amable la tomó de mano del de anteojos quien sólo sonrió cuando el chico le dedicó un leve “grazie” -Me he comunicado con ambas Ramas y les expliqué que la Iglesia aún se encontraba llena de refugiados, así que llegamos a un acuerdo y abrirán las dos puertas del Arca justamente en este callejón, el cual recordé estaba en medio del camino de vuelta… fue algo difícil dar las instrucciones- explicó señalando el susodicho callejón, que se hallaba a escasos metros de su posición -además las heridas del joven deben ser tratadas rápidamente.- concluyó y Tian sonrió agradecido por la seguridad de Will mientras los buscadores se adelantaban hacia la callejuela.

Una luz iluminó entonces la calle especificada.

El Verzegnassi supo que era hora de partir, más tranquilo por el bienestar del que hubo sido su compañero. Ambas puertas esperaban, así que le dedicó una leve reverencia al Exorcista.

-Grazie molte y que tus heridas sanen pronto.- dijo como despedida.



[Cambio de escena]





Spoiler:
Muchas gracias Metron-pon! :3 Todo un placer rolear contigo, espero q’ quedará bien el final pues nunca soy muy buena con los cierres XDU Grazie mille otra vez!

Por cierto aclaro para quien revise q’ cualquier manipulación “indebida” fue consentida por mutuo acuerdo ^^

Saludos.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 24, 2013 6:23 pm

Pesados, no había otra palabra que los definiera tan bien. Tian acosándome para que volviera, y por si no fuera poco el otro exorcista se pego también, no insistiendo tanto pero si dejando caer la necesidad de ayudarme, a lo que preferí no contestar ya que con una única vez que les hubiera dicho que dejaran de molestarme creí que fue más que suficiente para que me dejaran tranquilo.

Y Como éramos pocos apareció el cuarto en discordia, el otro buscador que ni recordaba su nombre ni me moleste en hacerlo, llego corriendo desde la casa. Para sorpresa de todos aquel hombre vestido de beige, nos traía buenas noticias, iban a abrir una puerta justo donde estábamos y así fue como ocurrió.

El destello blanco del arca hizo su presencia, no iba a permanecer mucho tiempo allí por lo que me apresure como buenamente pude en dirigirme hacia la salida de aquel maldito continente.

Sí, estaba cansado, golpeado, y herido, con todo mi cuerpo dolorido no solo por el combate sino también por la liberación del nuevo poder recién obtenido, lo cual era algo que debería de preguntar a Komui para saber más sobre qué era lo que había pasado.

Decidí entrar el último al arca, y todo porque quería echar un último vistazo a aquel paisaje, no era del otro mundo pero sí que me traía viejos recuerdos, pero lejos de sentir nostalgia lo que en verdad sentía era un profundo rencor. Podía ser mi país natal, pero eso no significaba que me gustara lo que en él había vivido.

-Aquellos que vivan en la oscuridad acabaran siendo exterminados- dije con una amplia sonrisa justo antes de desaparecer entre la luz blanca.

(Cambio de escena)

Spoiler:
Off: secundo lo que dijo Sigma sobre el manejo de personajes.

Sigma quedo genial el final, espero que nos volvamos a ver pronto y gracias a ti también, ha sido un placer.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Coralie Monich el Sáb Mar 30, 2013 8:10 pm

Ok, paso a evaluar por aqui.

Esta ha sido una misión en la que he tenido que sacar lupa para tratar de buscar errores de cualquier tipo pero para esta vez me ha sido prácticamente imposible XD

Ambos habéis mantenido bien la misión, no parece haber ningún fallo de ortografía y eso incluyendo acentos y ademas ha sido una misión interesante de leer, ambos habéis llevado muy buena narrativa y se ha desenvuelto muy bien

Os diría que os pusierais el 15 ya, pero hay que dejar constancia aquí antes ¿No?
XD

Exorcista Will Marto

Participacion: 3
Originalidad: 3
Concordancia: 3
Realismo: 3
Interpretacion: 3
Respeto de las normas: 3

Total: 15

Exorcista Ther Verzegnassi

Participacion: 3
Originalidad: 3
Concordancia: 3
Realismo: 3
Interpretacion: 3
Respeto de las normas: 3

Total: 15

_________________
Aliada del Conde: Coralie Monich (Nivel 2) - 5 puntos

Coralie Monich
Mensajes : 836

Moderador Global

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:00 am

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.