Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Dic 03, 2016 9:02 pm por Kala

» Project Fear.less [Afiliación Élite]
Vie Dic 02, 2016 5:11 pm por Komurin

» Uso de Dados
Mar Nov 29, 2016 12:15 am por Komurin

» Atrapados en la tormenta
Jue Nov 24, 2016 3:04 pm por Kala

» Juego (Rol) || ¿Qué le harías al personaje de arriba?
Mar Nov 22, 2016 2:28 pm por Archie Chrono

» New World Shinobi [Afiliación Élite]
Vie Nov 18, 2016 8:24 pm por Proxy

» AOZORA KŌKŌ [ AFILIACIÓN ÉLITE ]
Vie Nov 18, 2016 8:16 pm por Proxy

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Seven Capital Sins - Élite // Cambio de botón
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Terminando la carrera sin suicidarme
Miér Nov 16, 2016 5:25 am por MadalyneFriar

» Juego || ¿Qué estás escuchando?
Jue Nov 10, 2016 2:02 am por Erina Schliemann

» La Ciudad Sin Nadie [MN]
Miér Nov 09, 2016 3:47 am por Constantine Gelassen

» Juego || Comenta tu estado de ánimo con una imagen o gif
Dom Nov 06, 2016 1:47 pm por Erina Schliemann

» Salvando la beca, parte 2
Dom Nov 06, 2016 1:28 pm por Erina Schliemann

» Seven Capital Sins - Élite
Sáb Nov 05, 2016 1:35 pm por Invitado

» Fate/Ultima Frontline ─ Afiliación Elite
Sáb Nov 05, 2016 1:14 am por Invitado

» Resumen de Halloween
Vie Nov 04, 2016 1:43 am por Proxy

» Actividad Halloween 2016
Miér Nov 02, 2016 12:40 am por Proxy

» Censo de Octubre
Miér Nov 02, 2016 12:33 am por Proxy

» Holi!
Lun Oct 31, 2016 3:33 pm por Proxy

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas 39/40
Directorio

Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Lun Nov 19, 2012 3:21 am

“Farfallina bella e bianca, vola vola mai si stanca ...”


Notable. En ojos del joven proveniente de Milán la facilidad con la que su compañero hubo destruido al nivel uno le causaba admiración ¿Cuánto tiempo llevaría él en la Orden? Además, el hecho de que se tratase de un exorcista parasitario le causaba aún más expectación. Después de todo cuando lo indujeron acerca de los Exorcistas y la explicación a demás temas relacionados, una cosa que le aclararon es que ese tipo de soldados eran los menos. ¿Qué tan diferente sería eso según Will? No lo sabría.

Finalmente el Verzegnassi abandonó la posición de defensa en la que se encontraba, pues la explosión se había disipado, y mientras guardaba las tonfas a su costados caminó un par de metros para acercarse hasta el otro uniformado de negro. En la lejanía el sonido de silbatos y demás bullicio parecía acrecentarse.

-Pues debido a mi bajo nivel de sincronización con mi Inocencia aún me es tardado conseguir tan buenas explosiones…- habló sereno, en respuesta a la pregunta que el australiano le había hecho con anterioridad -Grazie- agregó con leve gesto de cabeza, la verdad es que el hecho de encontrarse en aquel estado de poder lejos de causarle frustración, e incluso preocupación, le tomaba con serenidad a pesar de que ello representase menor probabilidad de supervivencia. De ahí su frialdad incluso hacia él mismo o ¿era estupidez?

-El último fugitivo, el de blanquecina piel, me atrevo a asegurar que se trata de un Akuma y sospecho que de un nivel avanzado. Se ha ido aprovechando la confusión del ataque de la esfera- informó mirando reflexivo hacia donde antes se hallaba el montículo de polvo, los restos de una vida -¿Lograste averiguar algo en el puerto, y Alexis?- cuestionó al rubio.

Fue entonces que el sonido de pasos acercándose velozmente a la zona inundaron el ambiente, para que instantes después un grupo de al menos cinco policías fuese visible, usaban un silbato con ferviente constancia, lo cual hizo pensar al castaño que perseguían a un peligroso criminal. Dio varias pisadas dispuesto a ir hacia ellos cuando se percató de que los oficiales alzaban sus bacanas e incluso comenzaban a gritar que “no se movieran”.

¿Les estaban acusando de algo? Miró con cierta confusión a Will buscando y esperando que el tuviese la respuesta, por lo pronto sus pies ya se encontraban dispuestos para huir y su diestra acariciaba el mango de su arma, después de todo nunca se sabía que persona podría ser un Akuma.



[En el edificio de Gobierno]


-¡Alcalde! ¡Señor!- pronunció agitado y corriendo por el pasillo un miembro de la policía local, persiguiendo a un hombre de mediana edad, cabellos oscuros y barba completa que vestía de traje. El aludido detuvo su camino, se notaba en su rostro que había algo que le estaba preocupando en demasía y no era la noticia que aquel policía pudiese traerle.

-¿Qué es lo que sucede oficial?- preguntó fingiendo entereza.

-Es sobre los sospechosos. La situación de fuga ha empeorado pues han reportado que uno de ellos fue asesinado por un misterioso joven que viste de negro a quien ya se esta buscando… además hay personas que han declarado haber visto monstruos en la ciudad y que hubo una situación de rehenes en los que agentes mismos se vieron involucrados. El hospital nos reportó a un herido de bala además de la mención de otro monstruo, eso sin contar al asesino del cual aún no tenemos informes. Señor la situación es cada vez peor…- informó agitadamente, notándose nervioso. El alcalde dio un suspiro.

-Capitán…- hizo una pausa reflexionando un segundo más sus palabras -Que se declaré toque de queda, todos los pobladores deberán permanecer en su casa hasta nuevo aviso, cualquier persona que falte a esta orden será arrestada y tratada como sospechoso, también que se investigue a los oficiales que fueron acusados como traidores y se les encierre. Manténgame informado.- concluyó y tras la afirmación del jefe de policía, quien se fue a cumplir sus órdenes, se dirigió hasta su despacho cerrando con llave visiblemente agitado.

El alcalde se dejó caer pesadamente en su sillón y tras quedarse varios minutos con la vista fija hacia el techo se dispuso a hacer una llamada, sus dedos temblaban mientras hacia rodar los números del teléfono.

-¿La encontraron?- cuestionó preocupado en cuanto el sonido de la respiración de alguien al otro lado de la línea le indicó que le habían contestado.


Mientras tanto, en las calles el toqué de queda era declarado y los civiles eran obligados a entrar a sus casas, y una misteriosa sombra observaba desde lo alto de un tejado la situación.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 21, 2012 6:40 pm

Ultimo fugitivo, último akuma, o eso parecía a simple vista por las palabras de Ther, aunque era probable que hubiera mas de esas maquinas rodando por la ciudad. Lo raro de aquello era que el akuma no hubiera atacado junto al otro, eso demostraba o mas inteligencia y por lo tanto más nivel, o quizás fuese porque tenía otras cosas más importantes que hacer.

-Quizás ese sea el asesino que estábamos buscando, y por eso ha huido- dije mientras desactivaba mi inocencia.

La sensación de calor estaba desapareciendo, lo que me dejaba más que claro que todo estaba relacionado con mi inocencia. Algo le ocurría pero ese no era el momento para preocuparme por unos detalles insignificantes.

-Tian está por el medio de la ciudad, llegaba antes si venia solo. Además así seguirá investigando sobre el asesino, y lo único que yo averigüe fue que el capitán era otro aku…- unos silbatos me interrumpieron.

Un grupo de policías había hecho acto de presencia, y como era lógico siempre llegaban tarde. La situación se ponía más tensa, no sabía si eran corruptos o no, y sinceramente no me importaba lo mas mínimo, no les tenia aprecio, y podía liquidarles sin que la conciencia me reconcomiera por hacerlo, sin embargo un click surgió en mi cabeza. Algo me decía que el enfrentarles no nos causaría más que problemas, eso y tener a todos los polis de la ciudad detrás nuestra, y con los akumas ya era suficiente por el momento.

-Tsk, solo nos causaran problemas y retraso. Vámonos hacia el centro de la ciudad, allí es donde hay más gente y es más probable que actué el asesino o el akuma- y tras esas palabras salí corriendo por una de las calles cercanas, Suponiendo que Ther y su buscador irán detrás de mí.

Los gritos de los policías quedaban cada vez más lejos. No resultaba demasiado difícil darles esquinazo contando la velocidad a la que corrían ellos y la que podía correr un exorcista bien entrenado. Además de los factores físicos, también era importante el hecho de que resultaba realmente fácil perderles por las calles, debido al interminable cambio entre callejuelas y vías principales.

No tardamos en llegar al centro de la ciudad, y para mi sorpresa el centro de la ciudad estaba más vacio que de costumbre. Los ciudadanos corrían por las calles hasta entrar en sus propias casas, lugar a donde les habían indicado esconderse. Imperaba el toque de queda, y de eso no nos habíamos enterado.

De pronto cuando me acerque al cruce de una simple calle secundaria con una principal, pude escuchar siseos procedentes de una casa que había en el extremo contrario al que me encontraba. La puerta de la casa estaba medio abierta, y un brazo nos hacia el gesto para que entrásemos. Rápidamente reconocí la manga color crema, y supuse a quien pertenecía.

-Mira por donde, si nos ha encontrado refugio y todo-

Aun no sabía como Tian había logrado convencer a los propietarios de la casa, pero la cuestión era que lo había hecho.

Observe con detenimiento que un hubiera ningún policía rondando por el lugar, antes de atravesar la calle y llegar hasta la casa, en la cual entre de forma casi inmediata. Los policías de allí se habían marchado para continuar su ronda, y a pesar que el pensamiento de que todo eso había ocurrido por la situación en el puerto, lo cierto era que había sido el cumulo de circunstancias el que había llevado a esa situación.

Spoiler:
Off: post corto, pero lo creí necesario, además estos días ando súper liado y bajo de inspiración, pero no te quería hacer esperar más.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Jue Nov 29, 2012 4:09 am

Las respuestas a sus cuestionamientos también se vieron interrumpidas gracias al alboroto policiaco, pero al italiano le había quedado claro que aquello se había originado por la intervención Akuma, así que no necesitaba más explicación. En cuanto al paradero del buscador que le acompañaba la interrogante se despejó un segundo después, pues Alexis apareció corriendo tras salir de un callejón cercano. No detuvo su carrera inclusive cuando le faltaron pocos metros para llegar hasta ellos.

Así que al escuchar el último comentario de su compañero y viendo como la panda de seguridad ganaba proximidad, arrancó siguiendo al rubio de la Inocencia, poco después Alexis les dio alcance así que los tres escaparon con dirección al centro. La verdad es que no fue demasiado complicado perder a sus seguidores, cuestión de mayor velocidad y astucia.

Fue hasta que llegaron a su destino que bajaron la velocidad, seguros de que los policías habían quedado lo suficientemente despistados. El italiano observó con cierto asombro el nuevo panorama, resguardados por los muros de la callejuela, mientras iba recuperando poco a poco el ritmo normal de sus latidos. El hecho de que la gente se apresurara a entrar a sus residencias y el vacío anormal de las calles, le hizo suponer que de algo importante se habían perdido.

-Toque de queda- murmuró el rastreador con un dejo de agitación por la carrera y colocándose al costado del joven señaló a un agente que se alejaba de ahí al notar que los ciudadanos cumplían con la orden. El Verzegnassi asintió tranquilo y dirigió nuevamente su atención a Will, quien fungía como el líder frente a ellos esperando algún comentario de su parte. Sin embargo y para sorpresa del castaño, el joven cruzó la calle siguiendo “algo” de lo que obviamente ellos no eran conscientes.

Cruzó una mirada con el de vestimenta beige buscando alguna explicación, pero el de anteojos sólo negó con la cabeza, así que sin esperar más el de Italia se dispuso a seguir a su compañero verificando que no hubiese “moros en la costa” al cruzar. El buscador fue detrás y al igual que hubo hecho el exorcista parásito cruzaron el umbral de la casa en la que fueron recibidos por Tian.

-Ha sido una suerte encontrarnos, con eso del toque de queda y que se busca a un sospechoso “asesino” de uniforme negro y cruz de plata en el pecho…- comentó el rastreador mientras aseguraba la puerta y con un gesto les invitaba para que pasaran más al fondo de la morada -Me he ahorrado una llamada.- agregó sonriendo tomando la cabeza del grupo para guiarles a una modesta habitación que fungía como sala.

-¿Dónde están los propietarios?- preguntó Ther mientras miraba con curiosidad la decoración, la verdad es que no quería que más civiles se vieran involucrados, sobre todo por los recientes acontecimientos en los que un par habían terminado hechos polvo o con una bala en la pierna.

-Hasta donde sé, fuera de la ciudad. Igual que otro puñado de familias que contaban con recursos para abandonar el poblado cuando los asesinatos no paraban.- respondió el rastreador de la rama asiática. El milanés arrugó levemente la frente al entender que su presencia en aquella propiedad era ilegal, pero agradeció el no tener que preocuparse por ellos así que en silencio tomó asiento en uno de los sofás.

-Ahora con esta situación se complicará el seguir investigando.- dijo suspirando el otro rastreador, sentándose y cubriendo su rostro con ambas manos, estaba realmente preocupado pues ahora que los exorcistas se habían convertido en objeto de persecución y la imposibilidad de salir sin duda retrasaría la misión.

-Tal vez debería dejar que me arresten- comentó el más alto, tan seriamente que sobresaltó a Lurhman el cual contuvo un grito incrédulo -de ese modo podríamos obtener información desde dentro- prosiguió tomando una posición más relajada en el suave asiento -la dificultad radicaría en que seguramente me desarmarían y se desharían del golem… además sigue estando el pendiente del sujeto de piel blanca.- dijo reflexionando con más detalle su improvisado plan.

-En todo caso sería mejor que Tian o yo ocupásemos ese papel Joven.- se apresuró a opinar el buscador.

-Quizá si cambiamos de uniforme… ¿eso esta permitido?- cuestionó el italiano a su compañero.

-En mi opinión Señor sería mejor pensar en otra estrategia- interrumpió el de Asia, pues la idea le sonaba muy arriesgada ya que aún desconocían muchos factores y no podían exponer a un exorcista por tan poco ¿qué tal si más Akumas aparecían?

El buscador pretendía exponer aquel punto cuando el fuerte golpeteo de la puerta principal seguido del grito “es la policía” pareció robarles el aire. ¿Podría ser que les hubiesen hallado o sólo se trataba de una revisión de rutina? Por lo pronto los presentes no parecían querer romper el silencio.



[En las cercanías del puerto]


Un hombre de aproximados treinta años, estatura media, complexión robusta y ojos azul que vestía de gabardina gris, andaba con paso firme por la despoblada calle que llevaba hacia los embarcaderos; era acompañado de una joven mujer pelirroja y de mirada avellana que igualmente tenía una gabardina grisácea.

-No entiendo por qué hacemos este trabajo, es completamente egoísta que el Alcalde nos envíe a buscar a su loca hija mientras podríamos estar averiguando sobre el “monstruo” o apresando a los corruptos que se involucraron con los criminales... ¡eso se llama abuso del poder!- se quejó la detective soltando una patada al aire.

Su acompañante se limitó a mover la cabeza de forma negativa y soltó un suspiro de resignación, no quería comentar al respecto, y al contrario de la chica, él prefería acabar con eso pronto para poder pasar a otro de los casos ya mencionados. Así que ignorando las demás quejas de su compañera, se detuvo para observar el fondo de un callejón sin salida que hacia cruce con la calle por la que caminaban, pero ahí tampoco hubo rastro de la persona a la que buscaban…




Spoiler:
Me ha costado mucho el post T-T y me tardé más de lo planeado debido al trabajo u.u’ pero no quería subir algo tan mediocre (igual lo hice XD). Prometo solemnemente q’ intentaré no volver a hacer “babadas”.

Por cierto que se me ocurrió introducir a los detectives por si en algún momento pudieran ser útiles para los exorcistas, igual se pueden ignorar o morir a manos del asesino XD (villano on)

Cualquier detalle estoy a tus órdenes. Saludos.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 01, 2012 8:36 am

Media hora después del incidente con los rehenes.


En el norte de la ciudad había vuelto a suceder. Un demonio mas había sido asesinado, y gracias a eso la ciudad estaba más cerca de ser salvada.

Como un halcón que se abalanza sobre su presa, una figura salto desde lo alto de un tejado hacia la calle, y sin pensárselo dos veces asesto un corte sobre la garganta de su presa. Un hombre bien trajeado acababa de ser degollado mientras corría a su casa tal y como la policía le había ordenado.

Después de semejante tajo, la misteriosa figura atravesó el cuerpo del hombre y lo arrastro a lo alto de una de las casas, todo para después llevarse de allí, saltando de casa en casa hasta llegar a una pequeña y solitaria plaza que había a cuatro calles de distancia. Una vez allí, partió el cuerpo del hombre por la mitad, dejando un gran charco de sangre bajo sus pies.

Lo había logrado, otro demonio había sido cazado, y confiaba que cuando el resto viera su obra se marcharían de allí.

Después volvió a desaparecer como antes de que alguien lograra verle el rostro.





Actualmente.


Detrás de mi entraron en la casa los componentes de la rama europea, buscador y exorcista. Según parecía esa vivienda hacia mucho que había dejado de ser habitada, lo cual nos beneficiaba al proporcionarnos un lugar donde escondernos y descansar. Fue en ese descanso cuando surgió una idea bastante interesante, pero que ninguno de los tres supo cuajar.

De pronto algo altero la paz de la casa. Los policías habían vuelto, y no teníamos claras sus intenciones, sin embargo eso más que ser un problema era una ventaja.

-Tian ¿La casa tiene puerta trasera?- el chino afirmo con la cabeza, -pues largaos por ella, yo mientras voy a descubrir algo que nos pueda ser de utilidad- y sin decir más me levante de la silla en la que me había sentado nada más entrar al salón. –Está claro que a mí no me pueden desarmar, además vosotros sois una carga sin poder- dije mirando a ambos buscadores, -y tú no eres mejor que ellos si no puedes eliminar un nivel 1, ¿Qué haríais si os sigue algún akuma y ataca el lugar?- salí del salón y comencé a recorrer el pasillo que llevaba a la puerta, -además, seguro que esto me sirve para aclarar un asunto personal- y la abrí.

Tras la puerta había dos uniformados, los cuales tenían un gesto en sus rostros que delataba claramente las pocas opciones que albergaban de encontrar a sus sospechosos en aquel lugar. Su sorpresa fue mayúscula cuando abrí la puerta, el encapuchado con un traje negro y plata estaba justo delante suya. Eso sí que era una sorpresa para ellos.

El más mayor saco rápidamente la pistola después de un par de segundos en los que permaneció en blanco. El más joven y que parecía tener pocos años más que yo, se quedo aun mas paralizado que el otro policía, hasta el punto que tuvo que recibir un codazo de su compañero para poder reaccionar y sacar su arma.

-¡No se mueva!- exigió el mayor.

Lentamente me fui quitando la capucha hasta revelar mi rostro, en el cual se podía contemplar una amplia sonrisa. Por un segundo le fui familiar al mayor, en algún lugar había visto mi rostro, aunque no podía recordar donde. El joven sin embargo se sorprendió de lo joven que era, y a diferencia de su compañero, mi cara no le sonaba lo mas mínimo.

-Creo que me buscabais, pero os equivocáis si pensáis que soy el asesino- tras esas palabras la sonrisa desapareció y mi cara se volvió más seria. –Soy Will Marto, hijo del John Marto, el que hasta no hace mucho fue el ministro de interior de este país. Supongo que lo recordaran ¿Cierto?-

El rostro del mayor de los dos policías era todo un poema. Claro que recordaba mi rostro, lo habían pasado a todas las comisarias del país con la esperanza de encontrar al único miembro de la familia Marto que no había aparecido muerto en esa mansión. Y ahora lo tenía justo delante de él, vestido con una ropa que lo declaraba como sospechoso de atacar y matar a varia gente en la ciudad.

-Quizás el los matara a todos- se cuestiono en su interior, dudando sobre qué hacer, hasta que por fin volvió en sí. –Espósale, le llevaremos a ver al comisario. Seguro que estará deseando de preguntarle varias cosas- el otro no comprendía nada, lógico ya que apenas había entrado en el cuerpo cuando ocurrió todo, y aunque la noticia se hiciera famosa en todas las grandes ciudades, no conocía todos los detalles del caso.

No tardaron en esposarme, y después obligarme a caminar delante de ellos mientras me apuntaba con un arma, orgullosos de ellos mismos por haber cogido a semejante personaje, y algo de lo que podría faldar delante del resto de policías. Lo único que no sabían era que esa detención no les iba a salvar de lo que iba a ocurrir.


Última edición por Metron el Lun Dic 03, 2012 12:52 pm, editado 2 veces
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Dom Dic 02, 2012 5:13 am

-Concordo- habló con simpleza dando por terminado su descanso, los buscadores se notaban renuentes pero al notar como el rubio se alejaba rumbo a la puerta no tuvieron más opción que seguir con el plan. Ther dejó que Tian y Alexis se adelantaran aprovechando para seguir con cautela a Will pues lo último que hubo dicho, sobre el “asunto personal” le había causado cierta preocupación ¿no iba a ponerse en riesgo por una venganza, o sí?

El italiano esperaba que no fuera eso, pues siempre hubo pensado que sentimientos como esos solamente llevaban a trastornar a las personas más que ayudarlas, sería una lastima que el australiano acabase envuelto en ese tipo de “suciedad”, más aún por que su carácter tendía a ser franco. Pretendía preguntarle directamente sobre ello, sin embargo no tendría la oportunidad pues el exorcista ya se encontraba charlando con los policías. La reacción de Ther fue rápida, resguardándose tras una columna antes de que pudiesen notar su presencia.

-Soy Will Marto, hijo de John Marto, el que hasta no hace mucho fue el ministro de interior de este país. Supongo que lo recordaran ¿Cierto?- le escuchó decir a lo que el Verzegnassi se notó sorprendido, aquella confesión aclaraba el porqué de varios otros comentarios realizados por su compañero acerca de la ciudad y su actitud desconfiada.

Pero Ther no iba a quedarse para el desenlace, después de todo nunca fue su intención enterarse de aquello y menos de aquel modo, ya habría tiempo para disculparse… así que sigilosamente abandonó su escondite y se dispuso a dar alcance a los de uniforme beige, quienes esperaban preocupados por su superior, agazapados tras la puerta por la que tendrían que escapar.

-Disculpen- murmuró el milanés acuclillándose pues entendía que aquella posición era preventiva, ambos hombres asintieron y el silencio volvió a adueñarse del ambiente por varios segundos más, todos se encontraban expectantes a cualquier ruido que se escuchara del exterior… un minuto en el que nada pasó para finalmente abrir la puerta y correr por la callejuela buscando subir a un tejado en su primera oportunidad. Lo lograron dos cuadras después, llegando a lo alto en el momento justo en el que un par de agentes “peinaban” la zona.

-¿Deberíamos ir hacia el edificio de detenciones?- murmuró el de anteojos hacía el castaño mientras todos se mantenían ocultos en la azotea, era normal que existiesen ese tipo de dudas puesto que la única idea que había expuesto el joven Marto había sido que se fueran y el plan de infiltrarse se hubo quedado a medias y sin un objetivo claro.

Teniendo en cuenta eso Ther dejó escapar un suspiro, iba a tener que tomar una decisión con “poco” y le provocaba cierta incomodidad, reflexionó un minuto observando hacia el horizonte, ya pasaba de medio día y entre tanto caos no es como si hubiesen estado aprovechando el tiempo. Miró a sus acompañantes con gesto tranquilo y habló:

-Pienso que Will es de los que no creen en el “apoyo de los débiles” sin embargo no me atrevo asegurar que no vaya a necesitarlo- mirando al de oriente -así que Tian por favor quédate cerca por si llegase a complicarse su situación, mientras tanto Alexis y yo buscaremos más pistas del asesino- agregó con su característica inexpresividad. Tian asintió para recordar el suceso que antes no pudo compartir.

-¡Vi a una victima!- exclamó de pronto y percatándose de que aquello había sido muy imprudente, pues alguien pudo escucharlo, pidió una disculpa -ocurrió cuando el joven Will y yo nos dirigíamos hacia el embarcadero, como iba atrasado fui testigo de como un cuerpo había sido amputado y abierto por la mitad, traté de averiguar pero la policía llegó a la escena y debí dejarlo, también para alcanzar al joven- explicó a grandes rasgos y después les indicó a sus compañeros la ruta que había seguido.

Rastreador y exorcista fueron de techo en techo, siendo lo más discretos posibles, en dirección a dónde les hubo indicado Tian, tal vez ellos podrían encontrar algo en aquella ubicación que los policías hubiesen pasado por alto. Fue una sorpresa que al faltarles un par de casas divisaran a una pareja de atuendo gris, quienes parecían estar investigando justo en el tejado en el que el buscador chino había estado.

-Habrá que someterles siendo sigilosos- le comentó al rubio que le acompañaba mientras viraba un poco de su camino con la intención de tomar por sorpresa a los desconocidos. Ther empezaba a sentir que la profesión de Exorcista tenía más en común con los ladrones que lo que le habían dicho en la Orden… o quizá era su personalidad la que tenía más parecido a la de un criminal.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 03, 2012 2:59 pm

El silencio de las solitarias calles dieron paso a un constante murmullo, el cual procedía desde las ventanas y puertas de las casas que iba dejando atrás. Todos se sentían más seguros, por fin habían capturado al asesino, lo que no sabían era que estaban apresando a uno de los que habían venido a detenerlo.

Pronto la escolta policiaca se hizo más grande. Policías sonrientes, festejando una victoria que aun no había llegado, seguros de sí mismos. Pronto se darían cuenta de su error.

Tal y como pedí, o más bien como consideraron, mis dos captores me llevaron directamente hasta el comisario. Me metieron en una sala que estaba prácticamente vacía, y en la cual tras una amplia mesa, se hallaba sentado aquel que iba a interrogarme y estaba encargado de dirigir a esa panda de inútiles con pistolas.

Lo primero que hicieron los policías al entrar en la sala, fue el presentarme como era debido, bueno eso y obligarme a sentarme de forma un tanto brusca en la silla que se encontraba en el lado opuesto de la mesa. Tras las presentaciones, el gordo y bigotudo comisario, les hizo un gesto con la mano a los dos policías para que se marcharan de la sala, cosa que hicieron sin dudar, lo que nos dejaba a solas al rellenito y a mí.

-Con que Will ¿Eh?-

-Con que comisario ¿Eh?-

-Búrlate lo que quieras, pero ahora estas en mi territorio, y aquí mando yo- las palabras del policía estaban llenas de confianza, -vas a contestar a todas mis preguntas, y no solo sobre los asesinatos que has cometido en esta ciudad, sino sobre lo que paso en aquella dichosa mansión-

El comisario se recostó en la silla de madera, a modo de que comprendiera que tenía todo el tiempo del mundo hasta que contestara a sus preguntas, aunque en realidad fuera todo lo contrario.

-Bien, pues como veo que lo que corre más prisa son los asesinatos de esta ciudad, iré directo al grano. Una parte de sus hombres son unos corruptos que dejaron escapar a los sospechosos, otra es una inútil que nos persigue a nosotros cuando deberían de perseguir al autentico asesino, y luego está el gordo que los comanda y que se sienta en su despacho siendo un ignorante que no sabe ni dirigir a sus hombres- claramente mis palabras ofendieron al comisario, al que le pude ver cómo le brotaba una vena de ira de su frente, pero antes de que pudiera decir alguna replica, continúe exponiendo los hechos. –No sé quién es el asesino, pero te aseguro que no soy yo, yo he sido enviado para capturarlo, fue entonces cuando me halle en la persecución por toda la ciudad de unos sospechosos que sus hombres corruptos habían dejado escapar. Lo del puerto, no me creería quien mato a esa gente, pero sí tendría que investigar el porqué sus hombres fueron visto junto al capitán de barco que había desaparecido de sus celdas, y porque el resto de fugitivos fueron participaron junto a varios de sus hombres en un secuestro- no me callé, no tenia porque, además era la manera más fácil de sacarle información.

El rostro de aquel hombre se torno serio, bastante serio, no sabía cuál era el motivo pero quizás mis palabras le habían hecho reflexionar.

-Mmmm sé que tengo agentes que no son del todo legales, y se les estaba investigando cuando todo esto ocurrió, por lo que me puedo creer la parte de que ayudaron a los fugitivos, quizás porque pensaban sacar algún beneficio. Pero lo del asesino… ¿Quién te envía a por él?- Ahora claramente estaba más guiado por la curiosidad que por su deber.

En eso que un grito irrumpió en la comisaria. Según parecía había sido encontrado un nuevo cuerpo, y en esta ocasión se había podido identificar una sombra en uno de los tejados próximos, la cual se dirigía hacia el centro de la ciudad. Una valiosa información que me llego gracias al griterío que estaban formando varios agentes al otro lado de la puerta.

-Creo que no le queda demasiado tiempo, me dice lo que quiero saber de ese asesino o se lo saco por la fuerza y después me voy a por él, o me lo dice por las buenas y aligeramos el proceso- varias gotas comenzaban a caer de la frente del comisario, el cual veía que la situación se les escapaba de la mano.





La policía no había sido capaz de seguir los pasos de la persona misteriosa, la cual ya había llegado al centro de la ciudad, y ahora buscaba por la zona en busca de algún demonio mas, sin embargo si que había alguien que había podido seguirle. Desde la distancia un segundo personaje iba tras el rastro del asesino. No quería que nadie interfiriera, que los de trajes negros y platas se enteraran de su paradero, y por eso debía eliminar testigos.

Tres policías que habían escuchado los gritos de sus compañeros, habían llegado a la zona, y aunque no sabían por donde buscar, estaban al corriente de que el sujeto debía de estar en algún lado del centro, y con esa seguridad iban buscando, hasta que alguien apareció detrás suya y derramo su sangre por toda la calle.


¿Quién llegaría primero hasta el asesino? Policía, exorcistas, detective y una cuarta parte en discordia. O la pregunta más adecuada era ¿Quién podrá detenerlo?


Spoiler:
Off: vamos a darle mas emoción al asunto.


Última edición por Metron el Miér Dic 05, 2012 8:24 am, editado 1 vez
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Miér Dic 05, 2012 5:17 am

¡Vaya susto! Y es que el detective de ojos color azul sabía que algo como aquello podía sucederles ¿por qué había hecho caso a su compañera? Era consciente de que la idea de desviarse de su búsqueda y recolectar información sobre el asesino no les traería nada bueno, ahora podría decirle “te lo dije” si es que lograban salir vivos de aquel lio. Pues un par de desconocidos les habían tomado por sorpresa y ahora se hallaban sometidos de cara contra la pared.

-Sólo requiero saber cuál es su función en el caso del asesino y si poseen información útil de su identidad - comentó tranquilamente su captor, un sujeto bastante alto por lo que podía notar de su cercanía, además de hábil pues la forma en la que lo sujetaba sin llegar a ser ruda, le impedía cualquier movimiento, hasta el punto de ni siquiera poderle notar de reojo.

-¡Suéltennos!- gritó su compañera a quien de la misma forma mantenían presa a escasos centímetros de él, casi hombro con hombro. Era sorprendente que aun viéndose en completa desventaja siguiera actuando tan imprudente como siempre.

-No tenemos nada que ver con eso- masculló al notar que la mujer comenzaba a luchar por escapar de las manos de su captor, corría el riesgo de que por ello le fuesen hacer algún daño -sólo estamos buscando a una persona desaparecida- aclaró el detective, después de todo estaba diciendo la verdad y según presentía los que les mantenían presos no eran criminales agresivos ¿qué maldito delincuente usaba la palabra “requerir” o “útil”?

-Hasta donde sé hay muchas ¿por qué esta merece la atención de dos agentes de mejor rango?- cuestionó el desconocido, logrando la sorpresa del detective por la suspicacia que poseía el sujeto.

-¡No se saldrán con la suya bastardos!- gritoneó la pelirroja volviendo a hacer un intento por escapar del agarré de su opresor, pero fue en vano, al sujeto que hasta el momento había permanecido en silencio sólo le bastó imprimir más fuerza para evitar que siguiera moviéndose.

-¡La hija del Alcalde!- exclamó visiblemente nervioso por la seguridad de su compañera, pues nada le aseguraba que en algún momento los malhechores no perdieran la paciencia con ella, además si era cierto que andaban tras el asesino aquella información en nada les ayudaría -Esta desaparecida desde temprano y esta enferma, si llegamos aquí fue mera casualidad…- agregó el detective un tanto agitado.

Ther pensó un momento en aquellas palabras, tenían sentido y ello significaba que no había razón en seguir perdiendo el tiempo en aquel sitio. Miró a Alexis moviendo la cabeza afirmativamente, el siguiente paso sería soltarles y escabullirse rápidamente, sin darles tiempo de que les dispararan o identificarles físicamente.

Sus pies ya se encontraban en posición de huida cuando un grito desgarrador y un disparo al aire, se escucharon provenir desde el centro de la ciudad, algunas cuadras de su posición. Tanto los detectives como los de la Orden, se sintieron exaltados. Aprovechando aquello los del uniforme con la cruz se dieron a la fuga saltando hacia otro tejado, mientras que el agente de ojos azul logró desenfundar su arma y disparar un par de veces, aunque falló en detenerles.

-¡Vamos!- dijo a su compañera que al parecer se encontraba bastante confundida con lo sucedido, aunque reaccionó un segundo después al notar como el ojiazul desaparecía por las escaleras de servicio.



“¿Qué pudo haber sido?” se preguntó el milanés imprimiendo más velocidad a su carrera por las alturas, separándose un tanto más del buscador que le seguía, se había vuelto imperante que llegarán a la nueva escena antes que la policía para que no les impidieran averiguar. Dio un saltó hacia una nueva azotea y luego descendió ágilmente ayudado de las cornisas de las múltiples ventas del edificio, había llegado a su destino y lo que sus ojos divisaron logró alertar a todo su cuerpo.

Un trio de cadáveres de policías, y su sangre derramada por toda la calle, le hizo suponer que el asesino estaba ganando experiencia o que algo más había acabado con sus vidas. El Verzegnassi torció los labios, fuese cual fuese la verdad lo complicaba todo.

-Bien- pronunció activando su Inocencia mientras esquivaba las sorpresivas balas de sangre que se estrellaron contra los cuerpos inertes del suelo, los cuales desaparecieron convertidos en polvo. Otro nivel uno hacia acto de presencia y el de mirar violáceo no dudo en hacerle frente, abalanzándose contra la esfera y acertándole un golpe en el costado derecho que hizo que el Akuma retrocediera un poco.

-Monótono- comentó volviendo a esquivar proyectiles. Empezaba a entender que no era solamente su bajo poder el que le impedía derrotar a los Akumas, sino también su falta de convicción a la causa…




Mientras tanto una sombra se alejaba velozmente entre callejuelas, pues se había percatado de que algo, o alguien, le estaba siguiendo fervientemente y sus intenciones parecían no ser buenas.

¿Acaso un demonio diferente? Quizá era su líder, por fin podría detener a todos los engendros que se apoderaban de su ciudad...

Y pensando en eso detuvo su carrera, esperando ver al Rey de los demonios.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 07, 2012 6:35 pm

Antes de que el comisario pensara siquiera en contestar a mi “petición” el edificio tembló levemente, una sacudida que había sido precedida de varios disparos, los cuales se habían producido no muy lejos de mi posición.

Los policías al otro lado de la puerta parecían más nerviosos que antes, hasta tal punto que uno de ellos abrió la puerta llevado por la angustia de no saber qué hacer. Sudaba como si acabara de correr durante dos horas seguidas, y no solo él, sino que el grupo que le acompañaba detrás se encontraba en una situación similar.

-A aparecido otro cuerpo, y…y monstruos, no muy lejos de aquí- dijo el agente llevado con inquietud.

-Los monstruos no existen, seguro que es una estratagema del cómplice de este crío, ¿No dijisteis que visteis a dos vestidos igual en la escena de los rehenes? Salir fuera y apresarlo- los hombres se marcharon de allí corriendo.

Casi todos los policías abandonaron el edificio, todos marcharon con un aire de confianza y valentía, y todo gracias a las palabras de su jefe. Y de esta forma corrieron por las calles, dirigiéndose velozmente a la zona desde la que provenían los disparos.

Cuando todos aquellos pobres ingenuos salieron corriendo de la sala, haciendo caso a las insensatas palabras de aquel confiado hombre, no pude hacer otra cosa que sentir pena por la gran ignorancia que había en todo el mundo. Comprendí que aquel hombre no iba a rebelarme nada, que aun se creía superior a mí, y para su desgracia yo odiaba a ese tipo de personas.

Volqué la mesa hacia la izquierda, y termine levantando en peso a aquel corpulento hombre con ambas manos en su cuello, y todo porque me había hartado de aquel juego. En un acto reflejo el hombre trato de zafarse, apreté mas, intento coger su pistola, y apreté más. Lastima de llevar las manos esposadas.

-O hablas o te rompo el cuello- mi fría mirada se clavo en sus ojos marrones, los cuales reflejaban un claro acto de incredibilidad.

-N-no sabemos quién es, l-leva túnica y-y capucha, es alguien d-delgado. Eso es todo- al final dijo la poca e inútil información de que disponía, con cierta dificulta debido a la presión que estaba ejerciendo sobre su garganta.

Le dedique una sonrisa justo antes de soltarle y quitarle las llaves de las esposas, y antes de que pudiera pedir ayuda o usar su arma, descargue un puñetazo en su frente, haciendo que su nuca impactara contra la pared que tenía justo a su espalda, y por lo tanto terminara perdiendo el conocimiento.

Salí corriendo de la sala, y antes de que alguno de los pocos agentes de la ley que aun quedaban en el edificio me descubrieran, salte a través de la ventana del segundo piso, aterrizando en el suelo de una forma un tanto extraña, ya que aterrice con las manos y los pies contra el suelo como si fuera un gato.

Era hora de unirme a la fiesta, sin embargo mi sorpresa fue enorme cuando reconocí un hombre que venía corriendo hacia mí. Se trataba de Tian, el cual había estado esperando en todo momento a que saliera de allí, de la manera que mejor pudiera.

-¡Señor Will! Hay akumas en el centro de la ciudad, he podido divisar un nivel 1 no muy lejos de aquí-

-Llévame- fue todo lo que dije antes de salir corriendo detrás del buscador.

Tras iniciar la carrera un amiguito había llegado volando hasta mi hombro, se trataba del golem, el cual se había mantenido sobre el edificio todo este tiempo, y si, en una maniobra rápida y sin que los policías que me arrestaron se dieran cuenta, la pequeña criatura mecánica había salido volando desde la manga de mi chaqueta a un lugar más seguro.




En otro punto de la ciudad.

-Que escurridizo eres- dijo entre risas el akuma.

El perseguidor se encontraba a unos diez metros del misterioso asesino, el mantenía su posición erguida, esperando un movimiento del demonio para atacar.

El último de los fugitivos, un nivel 2, el cual había estado organizando toda la operación desde el principio, deseando de poder encontrarse cara a cara con el portador de la inocencia. La maquina había sido precavida tras su encuentro con los exorcistas, y por eso había lanzado un nivel 1 contra el más débil de ellos, uno que lo distrajera mientras un segundo hacia acto de presencia cuando menos se lo esperara y lo eliminara, todo mientras que una tercera esfera se mantenía escondida muy cerca de allí para tratar de eliminar a cualquiera que osara interferir.

Finalmente la maquina mostro su verdadera forma, una que hizo retroceder un par de pasos a su adversario. Dos metros de altura, con dos piernas que terminaban en dos pies que se asemejaban a las patas de un pato, cuerpo robusto y fuerte desde el cual salían cuatro brazos, dos por delante y dos por detrás. En los brazos delanteros portaba dos afiladas cuchillas ligeramente curvadas que salían desde el dorso de la mano, mientras que en los traseros no poseía manos, sino dos cañones desde los cuales podía soltar grandes llamaradas. Su cabeza larga y afilada, tenía dos cuernos en lo alto de ella, y un afilado pincho que le salía de la barbilla.

Al fin había encontrado al rey de los demonios, y no lo iba a dejar escapar.

El asesino arrojo a un lado la túnica que le cubría su cuerpo, desvelando que quien había detrás de todo aquello no era otra persona que una joven muchacha, de unos veinte años de edad. Su pelo rubio y largo ondeaba al viento. Sus ojos color miel reflejaban una terrible ira que le recorría por toda su alma. Piel pálida, reflejando una extraña belleza, y a pesar de que pudiera parecer toda una dama, su ropa decía todo lo contrario. Estaba vestida con ropa cómoda y floja, la cual le otorgaba una amplia movilidad.

De pronto ocurrió aquello que tanto deseaba el akuma, desde la pulsera que portaba la chica en su muñeca derecha, salió una cuchilla curvada, la cual aumento de longitud tras observar que el monstruo poseía dos armas similares a la suya.

La pelea iba a comenzar, y ambos contrincantes se mostraban igual de confiados, la cuestión era, ¿Quién iba a ganar? y sobre todo ¿Quién terminaría por enfrentarse a los dos exorcistas? Quizás ambos, quizás ninguno, eso era algo que ni Ther ni yo podríamos saber por el momento.

Spoiler:
Off: no me pude resistir a poner el último párrafo, jajaja.


Última edición por Metron el Lun Dic 10, 2012 2:50 pm, editado 1 vez
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Dom Dic 09, 2012 7:47 pm

Desde que era un infante las personas le habían llamado serio, maduro e inteligente. Siempre sorprendidos de la edad que tenía y lo mucho que distaba de la edad de su pensamiento, en su familia las expectativas hacia él eran muy altas y por lo regular ligadas a puestos importantes dentro del Gobierno o los negocios, pero Ther jamás hubo expresado concordar con todo aquello ni siquiera aceptaba los halagos, su mente nunca estuvo ahí y si hacia lo que hacia, y era lo que era; se trataba del simple hecho de lo mucho que no quería ser limitado…

-¡Tsk!- exclamó en tono de molestia, rodando un par de metros sobre el suelo y después dando un hábil salto para colocarse nuevamente en pie, escapando de los disparos del dañado Akuma que parecía decidido a no permitir más heridas, pues sus balas se habían hecho tan constantes que el de cabellos castaños llevaba huyendo casi cuatro minutos.

Ther sabía que aquello no estaba “bien”, por que todo aquello: la destrucción, las muertes y demás caos, no tenían que ver con él y la enorme apatía que sentía de haber resultado ser un ángel de Dios… él entendía que el Sol no giraba alrededor suyo y que su egoísmo acabaría sin tener ningún sentido cuando una de aquellas balas lograrán darle, volviéndolo polvo. Era momento de dejarse de niñerías y comenzar a ser responsable de su papel, de tomar decisiones apropiadas y abandonar su arraigada furia interna.

-Maestra…- murmuró agitado y corrió hacia un callejón, no iba prometer que no caería nuevamente en ese letargo o que ya había adoptado una nueva mentalidad hacia el hecho de ser un soldado, simplemente comenzaría por hacer lo que podía hacer.

Una vez el italiano se encontró en el callejón se apresuró a trepar unos cuantos metros por el muro y cuando el nivel uno llegó a su posición, este se vio obstaculizado por la corta amplitud de la callejuela lo que le costó instantes de la ventaja que llevaba y que obviamente el exorcista aprovechó, abalanzándose contra la máquina esférica y golpeándola con ambas tonfas justo en su rostro de arlequín.

La explosión no tardaría en presentarse y el joven milanés se apresuró a dejar aquel lugar, bastándole sólo un impulso más sobre el cuerpo del Akuma para salir expedido del callejón y aterrizar con un par de piruetas sobre el suelo. Sintiendo de a poco el calor que hubo dejado la detonación de la máquina. Ther empezó a carcajearse tumbado en la explanada con la mirada hacia el cielo ¿por qué siempre así?

Sin embargo el sonido de silbatos y voces acercándose acabó por cortar su risa. El de violáceos ojos se colocó de pie de un saltó y acomodó su traje de exorcista, limpiando los residuos de polvo con leves golpecillos sobre la tela. Era cierto que el joven estaba un tanto mallugado pero nada de gravedad, además el pequeño descanso en la casa de los ausentes le había sido de gran utilidad para recuperar el aliento y algo de energía.

Comenzó una nueva carrera con la intención de alejarse de los oficiales, que sin duda y tras el alboroto buscarían atraparle. Se sorprendió cuando cuatro cuadras después los pitidos cesaron. Un mal presentimiento le invadió y contrario a lo planeado regresó sus pasos con más velocidad que antes…

Al llegar a la explanada nuevamente, su preocupación se hubo hecho realidad. Otro nivel uno había aparecido y amenazaba al grupo de policías quiénes de la impresión se limitaban a retroceder, mudos de miedo.

-¡¡LARGO!!- vociferó el italiano sin detenerse a la panda de uniformados que aprovechando la distracción del Akuma comenzaron a huir. El globo metálico sin embargo descargó varios disparos hacia la multitud, reduciendo a polvo a los más lentos, para luego arremeter de lleno contra el joven de la Orden, quien con cierta dificultad esquivó sus disparos aunque hubo logrado recortar distancia entre ellos.

Terrakht se notaba decidido en acabar con aquel demonio, sin importar que un par de veces tuvo que rodarse por la superficie e incluso alejarse de los proyectiles, el Verzegnassi buscaba la forma de llegar hasta el condenado juguete del Conde, deseando encontrar alguna oportunidad de acertarle un golpe directo.

La opción se presentó justo cuando el joven había logrado quedar por debajo del armatoste, cercano a la protuberancia que colgaba de su cuerpo. El Akuma apenas pudo reaccionar cuando su enemigo le dio tremendo golpe con la Inocencia en su base. Ther logró salir a tropezones antes de que el ser de metal acabase explotando.

Tumbado de cara al suelo y ambos brazos sobre la cabeza, protegiéndose de los residuos de explosión, podía notarse el fulgor verdoso de sus fieles armas a las cuales se aferraba con fervor. Daba la sensación de que las tonfas se encontraban felices, animadas por liberar aún más almas en pena.



[A unas cuantas calles de la batalla]


El buscador de los anteojos hubo decido separarse del exorcista al notar cierto movimiento anormal cuando corrían hacia el centro. Y tras oír las detonaciones y demás alboroto supuso que sería de mayor utilidad si mejor averiguaba sobre aquellas sombras que había logrado divisar.

Por eso se encontraba agazapado tras una chimenea, escondido de cualquiera y mirando atento a su alrededor, fue entonces que logró divisar una enorme sombra reflejada en el muro de una calleja a unos cuantos metros de su posición. Segundos después el rastreador abandonó su escondite en busca del italiano. Y es que aquella sombra no podía ser otra cosa que un Akuma, uno de nivel avanzado.

Alexis llegó al centro de la ciudad para ser testigo de cómo el último nivel uno era destruido. Rápidamente se dirigió hasta el uniformado de negro y le ofreció ayuda para levantarse, el joven le dirigió una sonrisa calma mientras le agradecía.

-Debo admitir que en algún punto pensé en la probabilidad de que te hubiesen capturado- agregó sacudiendo su traje una vez más, notándose un poco mareado, seguramente por el fuerte sonido de las constantes detonaciones a las que se había expuesto.

-Me temo que se trata de algo peor Joven…- comentó el rubio con tono preocupado -he divisado otro demonio y creo que este es un nivel dos- concluyó mientras daban unos cuantos pasos, aquello detuvo al castaño quien le miró con sorpresa.

Pero un par de disparos al aire logró que ambos miembros de la Orden volviesen a estar alerta, el grito de “DETENGANSE” pronunciado con fuerza por una voz conocida, logró que una nueva persecución comenzara. Los detectives de gris estaban por alcanzarlos y era momento de darse a la fuga. Si que eran persistentes y hasta arriesgados puesto que seguramente habían visto a los demás policías huir e incluso escuchado los estallidos, y aun así habían decidido continuar su búsqueda.

-Will hay alta posibilidad de que surgiera un Dos en la ciudad- habló el de Italia activando su pequeño golem mientras corrían, esperando que el mensaje llegase hasta su compañero, no creía necesario comentar nada más pues sabía que el australiano entendería el apuro que ello significaba.

Otro disparo al aire.



Spoiler:
XDU la verdad q' me ha parecido adecuado para darle más drama al asunto jajaja

Todo listo para el rescate (?)

Saludos.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 10, 2012 4:31 pm

El ruido de la primera explosión me permitió determinar el paradero exacto de Ther, y más aun de los akumas. Agradecía esa referencia ya que a pesar de que llevaba a Tian de guía, no podía seguir al cien por cien sus indicaciones ya que la batalla podía estar moviéndose por las diferentes calles, lo que hacía más difícil el llegar a tiempo a la acción.

La segunda explosión resonó más cerca, tanto, que hasta se podía escuchar los gritos de los policías que se alejaban de allí a toda prisa. Era probable que quedasen más akumas por allí, y viendo la destreza del otro exorcista, era obvio que el eliminar a esos dos ya le tendría que haber costado lo suyo, lo que me decía que si el número de atacantes era muy numeroso, no podría contra todos él solo.

-Will hay alta posibilidad de que surgiera un Dos en la ciudad-

No tardo en sonar el golem desde el cual llego información de parte del otro exorcista, el cual parecía que había descubierto que había un nivel 2 en la ciudad, lo cual hacia todo eso más interesante. Era obvio que debía de ocuparme de él, aunque lo primero seria encontrarlo en medio de aquel jaleo.

Antes de que mi alado compañero sonara, pude escuchar un par de disparos que probablemente eran de algún arma de la policía, sin embargo cinco segundos después de que recibiera la información, se escucharon tres disparos de un nivel 1, los cuales era fácilmente reconocibles. Los disparos provenían de una zona más alejada a la que provenían las dos primeras explosiones, y desde la cual se habían escuchado los disparos humanos. Debía de dirigirme hacia la zona en la que seguramente estaría el nivel 1, y que probablemente sería cerca de donde estuviera el nivel 2.

-Por aquí- le dije a Tian girando en una esquina por la que el buscador no tenía previsto ir, pero que no le hizo falta preguntar el motivo ya que sabia cual era.



Mientras, en la zona del conflicto asesino vs nivel 2.


Dos policías se había separado del resto debido al miedo que le habían ocasionado la extraña esfera con cañones, según parecía sí que habían monstruos en la ciudad, y muchos de sus compañeros habían muerto bajo sus armas, y ahora ellos debían de huir de allí antes de que fueran eliminados.

Tras mucho correr, habían llegado a un callejón en el cual pudieron detenerse para coger aliento. Según parecía nadie les seguía, estaban lejos de la zona de conflicto, sin embargo delante de ellos apareció un anciano, el cual se transformo en la misma esfera de la que habían huido. El akuma disparo, convirtiendo ambos cuerpos en motas de polvo bajo su estructura grisácea, esos pobres hombres habían cometido el error de acercarse demasiado al lugar donde estaba llevándose a cabo la autentica pelea.



El nivel 2 se encontraba sorprendido de que su contrincante fuera una mujer, aunque lo que más raro le pareció, fue que matara humanos con la inocencia, aunque no era la primera vez que veía como alguien poseído por esa sustancia cometía varias atrocidades, aunque ese detalle era un buen punto a su favor, ya que le seria más fácil de derrotar.

El akuma movió primero. Dio un salto horizontal, elevándose un par de metros del suelo, yendo directamente hacia su adversaria, manteniendo el brazo izquierdo doblado en forma de protección, mientras que el derecho lo extendió hacia atrás hasta que estuvo lo suficientemente cerca como para descargar un corte hacia la cabeza de la chica.

Su experiencia le había valido para moverse rápido, para saber cómo cazar a esos demonios, y a pesar de todo, aquel era claramente diferente del resto. La muchacha dio un salto una media vuelta hacia la su izquierda, lo que le permitió quedar en el costado derecho de la maquina, y cuando esta hubo lanzado su corte al aire, la chica pudo asestar el suyo directamente en el costado de su enemigo.

El akuma llevado por el dolor y la rabia, dio un giro completo hacia su izquierda, tratando de segarle la cabeza con la zurda, sin embargo su maniobra fue fácilmente esquivada por la chica al dar un salto hacia atrás.

El corte no había sido muy profundo, apenas le había dañado unos centímetros pero a pesar de esa insignificancia, el nivel 2 se había cabreado lo suficiente para comenzar a luchar en serio.
Nuevamente la maquina se abalanzó hacia su presa, y fue allí donde se ocasionaron una serie incesante de cortes que fueron lanzados hacia el cuerpo de la joven, la cual lograba esquivarlos cada vez con más dificultad. Saltando, girando, agachándose, o simplemente bloqueando, a pesar de todo no logro evitar que su ropa fuera rasgada hasta en dos ocasiones, su ropa pero no su piel.

Nuevamente dio un salto hacia atrás, el akuma pensó que era para huir de nuevo y se lanzo otra vez al combate, pero esta vez fue para coger impulso. La chica volvió a saltar hacia delante, pasando por debajo de las piernas del monstruo y aprovechando la ocasión para hacerle un corte en la pierna izquierda.

El akuma se quejo de dolor, el contacto con la inocencia siempre lo era, y en esta ocasión habían sido algo más que un par de centímetros. No se iba a dejar ganar por alguien que ni siquiera era un exorcista.

Aprovechando que la chica estaba a su espalda y que se preparaba para atacar nuevamente, el akuma coloco sus brazos traseros en posición, y sin necesidad de ver hacia donde disparar, lanzo dos potentes llamaradas que quemaron el brazo izquierdo de la joven.

-Ahhhhh- el dolor era evidente en ella.

La chica rodo por el suelo para apagar las llamas que envolvían su brazo, el cual había sufrido quemaduras de segundo grado. Los ojos llorosos de la muchacha, reflejaban un mar de odio, aquello era algo de lo que iba hacer que se arrepintiera aquel demonio.

Era la oportunidad perfecta para la maquina, y la aprovecho. Volvió a la carga llena de confianza, descargando fuertes cortes contra el suelo, los cuales eran esquivados por la asesina con cierta dificultad. En cuanto tuvo oportunidad, la chica se medio levanto, y dio un salto sobre la cabeza del akuma, el cual estaba tan enfocado en atacar que ni si quiera se llego a plantear el defenderse, lo que le costó un nuevo corte, esta vez sobre su ojo derecho.

La reacción de la maquina fue casi inmediata, y antes de que la joven tocara el suelo, uno de los brazos traseros le golpeo el estomago, lanzándola a varios metros de distancia.

El golpe le había dejado sin aire durante un largo minuto, y por lo tanto indefensa a un posible ataque, pero por suerte para ella el demonio se tiro el mismo tiempo quejándose de la pérdida de visión en su preciado ojo.

Una vez recuperados ambos contrincantes se incorporaron, mirándose fijamente, emanando el desprecio que sentían el uno por el otro, manteniendo una distancia de veinte metros la cual no tardaría nuevamente en ser recorrida por ambos para volver a enfrentarse.

-Está bien. ¿Quieres jugar? Pues juguemos en serio-

-Juguemos- una tétrica sonrisa se dibujo en el rostro de la chica.

Seguramente el arma más poderosa del nivel 2 era la ira que estaba sintiendo, pero por otro lado la asesina sentía algo semejante, lo que iba a conducir al último choque de aquella pelea.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Jue Dic 13, 2012 3:00 am

Tendría que admitir que estaba cansado, pues su última batalla con el par de máquinas si que consumió gran parte de su energía y el correr como desesperado no estaba ayudando mucho. Sin embargo el detenerse o quejarse, no era ninguna opción, así que el de Italia simplemente continuó corriendo. Huyendo de sus perseguidores y buscando con la mirada algún sitio donde resguardarse, hacía un par de minutos que los detectives se encontraban atrasados y tenían que aprovecharlo.

Para suerte de ambos miembros de la Orden este llegó pronto, una bodega a medio cerrar y a escasos metros fue la salvación que habían esperado. Ther cruzó una mirada cómplice con el buscador que iba delante por pocos pasos, no hicieron falta palabras pues sin dudarlo el par de hombres entraron rápidamente aquel lugar, empujando con destreza la oxidada puerta que servía como protección.

Una vez adentro el de ojos violáceos se tumbó en el polvoso suelo, recuperando el aliento y descansando la espalda sobre la pared, mientras el uniformado de color claro acomodaba la destartalada puertezuela de modo que les mantuviese ocultos, luego tomó asiento junto al castaño también necesitaba un pequeño descanso.

-Esta atardeciendo…- comentó calmo el Verzegnassi mientras miraba los suaves rayos de luz que se colaban por los variados agujeros del techo y una pequeña ventana en el fondo del lugar ¿por qué le habrían abandonado? En aquello distraía su mente cuando el potente sonido de un proyectil se hizo presente, otro Akuma probablemente que hubo surgido.

-Vamos- agregó mientras se colocaba de pie y extendía la mano al buscador para ayudarle hacer lo mismo. Alexis respondió el gesto con premura y de inmediato fue a mover la “puerta”, pues el rastreador entendía claramente que el exorcista apenas había descansado y que gastar sus energías restantes en cosas simples como aquella sería contraproducente.

-Gracias a la persecución no estamos tan lejos- habló el de anteojos tras escuchar nuevamente otro par de detonaciones -además, seguro que el joven Will ya va en camino también- concluyó abandonando el lugar tras haber revisado que la calle se hallase despejada.

-- se limitó a contestar el Verzegnassi atravesando el umbral por detrás del buscador, sintiéndose incomodo por aquellas palabras, que para él habían sonado a consuelo por su falta de nivel, pero no podría refutarlo.




[Dentro de la Iglesia de Wesley]


Nunca antes el recinto se había visto tan repleto como en aquel momento, ni siquiera durante los festejos importantes, y siendo sincero el Padre Huguen nunca se hubo planteado qué hacer durante una situación así. Por lo que agradecía que un grupo de fieles se hubiese dedicado a organizar a la gran cantidad de gente que llegó buscando un refugio a los recientes acontecimientos, buscando la redención y la salvación a los demonios.

El Sacerdote “escapó” un instante del barullo, sollozos y plegarias de la sala principal. Escabulléndose a su oficina con la intención de ordenar sus pensamientos y sobre todo buscar las palabras correctas que brindaran alivio y esperanza a las decenas de fieles, pero de algún modo su mente se mostraba muy intranquila como para preparar un buen sermón y las continuas explosiones de afuera no estaban ayudando.

-¡Oh Dios!- exclamó cuando un nuevo estallido se escuchó desde el centro de la ciudad, el Padre se acomodó en un pequeño sillón y comenzó a rezar. Fue entonces cuando una encapuchada persona irrumpió de improviso en la habitación, entrando agitadamente. El clérigo estuvo a punto de gritar cuando el desconocido se quitó la prenda que le cubría el rostro: se trataba del Alcalde -¿Pero qué…?- pronunció con dificultad recuperando la calma.

-Necesito su consuelo Padre, hay algo que debo confesarle…- interrumpió el susodicho tomando asiento frente a él.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 15, 2012 10:09 pm

Aquel preciado regalo que no se quitaba desde el fatídico día que marco su vida. La pulsera había sido el ultimo recuerdo que le había entregado su madre el día antes de que esta muriera, y fue entonces cuando todo paso, cuando después de ponerse la joya en aquella peculiar tienda de antigüedades, comenzó a encontrarse mal, una sensación que aumento después de la tragedia, y que ha ido empeorando hasta el día de hoy.

El brazo le dolía, pero ese malestar no era nada en comparación al autentico sufrimiento que padecía en su interior. Debía continuar peleando, era su deber, la habían escogido para eso, o al menos eso era lo que ella pensaba.

La asesina volvió a la carga. Corrió de manera precipitada contra el demonio, el cual la esperaba pacientemente, observando sus movimientos y previendo lo que iba a hacer. El corte que lanzo la chica fue bloqueado por la cuchilla derecha del akuma. Acto seguido la maquina lanzo un corte horizontal con la izquierda, otra vez al cuello de la joven.

Como ya había pasado anteriormente, la chica se agacho con rapidez para evitar el descabezamiento, pero esta vez no se coló por las piernas de su adversario, sino que hizo un giro completo con su cuerpo y le golpeo con la parte posterior de su pierna izquierda, al lateral de la pierna izquierda del demonio, algo que ni si quiera inquieto al akuma y que sin embargo dolió a la joven.

La maquina rio al ver el golpe tan patético que le había dado, y sin ninguna contemplación agarro la pierna con la que le había golpeado, y lanzo a la chica hacia el cielo.

Era raro pero cierto. Se había dado cuenta que el cuerpo del rey demonio era más resistente que el de sus secuaces, sin embargo esperaba al menos poder tirarlo al suelo de una patada, un gesto que le iba a costar caro.

El akuma dio un salto en vertical hacia la chica, mientras lo hacía extendió ambos brazos, y los mantuvo en esa posición hasta que se encontró justo enfrente de su objetivo, fue entonces cuando los cerro con rapidez lanzando dos cortes que formaron una equis. La asesina fue rápida y se protegió con su arma evitando así que la partieran por la mitad, pero a pesar de eso y debido al impacto del golpe, fue enviada con violencia hacia arriba, todo para acabar cayendo al suelo a pocos metros de la posición del akuma.

El nivel 2 no perdió el tiempo, y nada más tocar el suelo con uno de sus pies, se lanzo hacia donde había caído la joven, la cual logro esquivar un corte dando un pequeño salto hacia su derecha.

Las ganas por destripar a esa humana eran más que evidentes en la maquina, y por eso comenzó a lanzarle una lluvia de cortes. Cada vez que la chica esquivaba uno recibía dos más en camino, y no importaba lo mucho que saltara o bloqueaba, aquello no parecía que fuese acabar bien.

Finalmente el nivel 2 cumplió su objetivo. Había logrado manchar una de sus cuchillas con la sangre de esa portadora de inocencia, y aunque el corte había sido pequeño y superficial, logro demostrarle a esa chica que iba a ser troceada por sus cuchillas.

Tras el corte en el muslo derecho, vino otro en el hombro izquierdo, pero a pesar de que el segundo había sido más profundo y doloroso, logro sobreponerse saltando a la derecha de la máquina para asestarle ella uno en el lateral de su cuerpo. A pesar de aquel acto de coraje, la joven termino por los suelos al recibir un rodillazo en su estomago, siendo lanzada un par de metros por los aires.

El aire le había desaparecido, y se vio obligada a toser con fuerza para poder recuperar un poco de ese preciado bien. Durante los tres segundos que había pasado la joven en el suelo tratando de volver a respirar, el akuma se había situado justo delante de ella con una amplia sonrisa de satisfacción.

Tras verle los pies, la asesina trato de asestarle un corte a uno de ellos, sin embargo al encontrarse de rodillas boca abajo, el akuma aprovecho para descargar un pisotón sobre su espalda, ocasionando un gran grito de dolor por parte de la joven.

Uno, dos, y hasta tres veces la pisó, y todas ellas fueron acompañadas de un nuevo grito por parte de su víctima. Ahora se encontraba con su cuerpo totalmente extendido sobre el suelo, con su cara clavada al suelo por la presión que estaban ejerciendo sobre su torso, tratando de reunir las fuerzas suficientes para contraatacar. Cuando de pronto de escucho.

A una calle de distancia se escucho una explosión, la cual no era importante para la chica, pero si para el akuma, el cual se mostro bastante molesto ante aquel estallido, lógico ya que sabía que era lo que venía a continuación.

El akuma miro hacia la esquina más cercana a la explosión, escuchando los pasos de alguien corriendo hacia su posición, y fue cuando dudo sobre qué hacer, si rematar a esa molesta mosca que aplastaban su pie, o precipitarse hacia su nuevo adversario aprovechando el factor sorpresa. La maquina no tuvo ocasión de tomar una decisión ya que desde la dirección opuesta a la que estaba mirando, salieron tres largos y afilados proyectiles de diamante que se incrustaron sobre la pierna que pisaba a la chica, obligándolo a levantar el pie y dar un salto hacia atrás.


Cinco minutos antes.


Habíamos llegado hasta la zona en la que se escucharon los otros disparos, y allí tirados en el suelo, había un par de uniformes de policía. Estábamos cerca, eso era obvio, y fue aun más claro cuando los ruidos de una pelea cercana se hicieron evidentes. Fue entonces cuando a nuestra espalda apareció el nivel 1 responsable de los disparos que me había atraído hasta allí.

Los gritos de una chica resonaron en la calle vecina, lo que me indicaba que no podía perder el tiempo con esa estúpida esfera. Y antes de que el akuma pudiera disparar, active mi inocencia y le lance un proyectil que la atravesó.

-Tian ve directo por este callejón hacia la zona de los gritos, y haz todo el ruido que puedas, eso me servirá para distraer al posible enemigo- El buscador asintió con la cabeza mientras yo me dirigía hacia un punto más alejado.

Por las palabras de los procedentes de la rama europea, debía de haber un nivel 2 allí, y claramente era el que estaba detrás de los gritos que se escucharon segundos antes de que la esfera explotara. Era más que obvio que iba a pensar en que iría de frente, por lo que usar a Tian de cebo me vendría bien para asestar un primer golpe. Y así fue.


Actualmente


Había salido desde otra de las calles cercanas.

Mi inocencia casi se había transformado por completo, lo cual se veía reflejado en que casi toda la mano era lisa, exceptuando las palmas, las cuales seguían manteniendo los numerosos salientes y por lo tanto estado más bruto.

Las manos me seguían quemando, cada vez más. Era una sensación extraña y dolorosa a la vez, la cual había dejado en un segundo plano al encontrar algo en lo que enfocarme.

-Maldito exorcista- gruño el nivel 2 mientras se arrancaba los trozos de diamante de la pierna.

-Ahhh, ¡Vaya! Con que te gusta jugar con cuchillas- dije al ver el arma del akuma y el de la joven, la cual trataba sin demasiada fortuna ponerse en pie. -¿Qué te parece si juegas conmigo a eso mismo?- y tras decir aquello apreté los puños para sacar una cuchilla en el dorso de cada mano, ambas semicurvas como las que poseía el akuma.

El gesto de sorpresa en la maquina fue más que evidente, pero luego fue cambiado a uno de satisfacción al pensar en las muchas formas de matarme.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Sigma-chan el Dom Dic 23, 2012 2:55 am

Para cuando el sonido de la explosión que indicaba la inminente destrucción del Akuma llegó hasta sus oídos, ambos hombres se hallaban ya a escasos metros de la zona del conflicto, así que sólo fue cuestión de imprimir más velocidad y llegar hasta donde los restos del nivel uno habían quedado desperdigados, el de cabello chocolate miró con premura a su alrededor intentando predecir la dirección en la que seguramente el otro exorcista había ido.

No hizo mucha falta aquello pues el ruido de una recién comenzada lucha se hizo presente en la calle siguiente, sin decir nada el Verzegnassi corrió para rodear la calle puesto que si sus suposiciones eran correctas el australiano había surgido desde la derecha, y siendo así, lo mejor era que él apareciese por el lado contrario, así no interrumpiría su batalla y con suerte pasaría desapercibido para poder apoyar, pues le preocupaban los tremendos gritos que se hubieron escuchado minutos antes.

Al parecer había tomado la decisión correcta ya que al asomar la cabeza, sigilosamente resguardado por el muro de la esquina, le fue posible mirar la espalda del Dos que pretendía arremeter contra Will además del cuerpo de una persona estampada en el suelo. El italiano se preguntó entonces si era necesario que interviniese, al fin y al cabo no es que fuese a ser de gran ayuda, además que el estatus del personaje en el pavimento era incierto. ¿Debería arriesgarse por un cadáver?

Fue entonces que un roce sobre su hombro desde su espalda le alertó de tal manera que de inmediato y con un rápido movimiento de brazo, estampó contra la pared a quien se encontraba detrás de él. Un leve gemido hubo soltado Tian ante tal acción del joven que ahora le mantenía preso por el cuello, lo estaba asfixiando.

Al notar la identidad del sospechoso Ther liberó al buscador, pidiendo una disculpa por el incidente. El buscador tosió suavemente un par de veces para recuperar el aliento y en cuánto se compuso murmuró:

-No sé preocupe he sido muy confiado… además lo importante es que saquemos de ahí a la mujer- expresó -por lo que fui capaz de ver ella se convirtió de algún modo en un objetivo importante del nivel dos y no ha logrado matarle, aunque si dejarle inconsciente- agregó susurrante.

El milanés arqueó una ceja sorprendido de aquella declaración y volvió asomarse precavidamente hacia la calle ubicando correctamente el cuerpo, de la que ahora sabía era una joven, y la de Marto junto con la máquina. Entre una y otros había una separación de aproximadamente cinco metros, los suficientes para lograr esquivar algún ataque por parte del enemigo o simplemente salir bien librado y diez metros que debería correr de ida y vuelta desde la esquina en que se encontraba el castaño- Aunado a que el australiano mantendría ocupado al secuas del Conde el plan de recuperación no parecía tan descabellado.

-Alexis debe estar en la calle aledaña, por favor alcánzalo y de ser posible localicen un lugar dónde podamos escondernos después.- dijo el exorcista, en un principio el rastreador se mostró sorprendido pero después aceptó y salió corriendo a cumplir con las indicaciones.

Ther soltó un profundo suspiro y sin esperar más comenzó una nueva carrera en dirección hacia la chica, tenía que ser preciso y sumamente veloz para que el rescate resultara satisfactorio, después de todo estaba confiando ciegamente en las habilidades de Will para detener al Akuma antes de que este pudiese darles alcance o siquiera arremeter en su contra, todo sin haberle avisado al rubio con anticipación pero de haberlo hecho se perdería justamente la ventaja que representaba la “sorpresa”.

Sus pasos fueron constantes y raudos, lo cual le permitió al de mirar violeta encontrarse junto a la chica en cuestión de instantes, miró a la joven por un par de segundos pensando en la mejor forma de llevarle pues se hubo percatado de la quemadura en su brazo izquierdo, de inmediato se colocó en cuclillas a la diestra del cuerpo y levantó en brazos con relativa facilidad a la inconsciente, teniendo cierta precaución de no causarle más daño del que ya era evidentemente mucho.

A penas y el castaño hubo tenido el tiempo suficiente de dar un salto a modo de esquivo, puesto que un cañonazo fue disparado por parte del nivel dos, quien por su estructura no necesitó quitar los ojos del exorcista australiano para atacar al milanés.

Ther sabía que de quedarse más tiempo en aquel callejón el riesgo de perder, la batalla y hasta la vida de ambos, de un modo apabullante sería inminente. Así que sin importar lo que pasará el Verzegnassi sabía que tenía que correr, correr tan rápido como le fuese posible y eso hizo.

El Akuma disparó más de sus letales municiones, que por muy poco fueron esquivadas por el escurridizo exorcista que se hallaba concentrado en escapar y para molestia de la máquina consiguió, aprovechando que él se encontraba en desventaja por tener que cuidarse del rubio a su frente.

El Dos bufó con exasperación mientras se lanzaba a por la cabeza del sujeto que le había incitado a “jugar”, primero acabaría con ese estorbo y después reclamaría la Inocencia que acababan de arrebatarle.

-¡MORIRÁS!- vociferó furiosamente y atacó con un zarpazo al de Oceanía…



[Unas cuadras después]


El italiano se tiró con pesadez sobre una banqueta, no sin antes recostar a la desconocida a un costado, estaba más que agitado y necesitaba recuperar el aire perdido además del nivel de adrenalina a un estado normal. Vaya que aquello había sido impulsivo de su parte y sin embargo hubo conseguido rescatarle, aunque ahora su traje fuese a necesitar una reparación pues parte del abrigo se notaba un tanto achicharrado.

“Su brazo necesitará atención... ¿pero qué estaba haciendo esa chica en aquel sitio? Arriesgo demasiado al no cumplir con el toque de queda.” pensó mirando a la susodicha que empezaba a respirar un tanto agitada a pesar de mantener los ojos cerrados. El italiano iba a hablarle cuando se percató que en su muñeca un brillo verdoso se hacía presente ¿podría ser que por ello el Akuma tenía tanto interés en ella? Seguramente.

Mientras, el buscador de anteojos se acercaba hasta ellos con premura con la intención de brindar su apoyo y llevarles al refugio que recién habían encontrado, lo que no sabían es que la dañada rubia recuperaba poco a poco la conciencia y estaba dispuesta a defenderse, muy a pesar de su mal estado, de ese par de nuevos “demonios” que le acosaban.

Y el Sol amenzaba con esconderse pronto.
Sigma-chan
Femenino

Mensajes : 1321

Localización : En algun lugar de un gran país (8)

Evaluador(a)

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Invitado el Vie Ene 04, 2013 7:02 pm

Como era de esperar el akuma se lanzo al ataque, impulsado por sus ganas de matar y su odio hacia los exorcistas y la humanidad. Esa jugada me resulto beneficiosa ya que pude ver sus movimientos, velocidad de desplazamiento y demás factores que me vendrían bien para ese combate. Debido a ese movimiento que había hecho la maquina sin pensar, me fue fácil esquivar los primeros cortes que había lanzado, y después bloquear el resto con mis propias cuchillas.

Mientras todo aquello ocurría, otra persona hizo acto de presencia. Se trataba de Ther, el cual había ido directamente hacia la joven, y tras cogerla de la forma más delicada posible, se largo de allí corriendo.

Sonreí al ver semejante escena, y más cuando la maquina se percato de que le robaban a su presa y trato de achicharrar al otro enviado divino, lo cual me permitió lanzarle diversos cortes que fueron bloqueados en el último momento, salvándose de perder alguna extremidad, pero tambaleándose al mismo tiempo y por lo tanto no pudiendo apuntar todo lo bien que le hubiera gustado con sus cañones de fuego.

-¡MORIRÁS!- grito el akuma justo antes de atacar.

Ahora ya podíamos luchar de forma tranquila, sin que nadie nos estorbara o con el riesgo de que ese artefacto del Conde pudiera agarrar un rehén. Ya sabía lo cobardes que eran cuando se veían desesperados.

Me agache para esquivar el corte que dirigió a mi cabeza con su zurda, y tras estar en cuclillas, rodé por el suelo hacia mi derecha, encontrándome a un metro de su costado izquierdo, sin embargo no le ataque, no podía hacer algo tan previsible, por lo que me limite a ponerme en pie y dar un par de saltos laterales hacia la derecha, todo esto haciendo un circulo a su alrededor.

El akuma se estaba enfureciendo cada vez más, y lo demostró con los sucesivos golpes que asesto al aire, justo en la posición en la que me había encontrado yo, y fue eso lo que había estado esperando todo ese tiempo. Tras dar un último salto lateral, el akuma embistió con ambas cuchillas, dejándolo totalmente desprotegido a una posible respuesta por mi parte.

-Ahhhh-

El akuma grito de dolor y con motivo ya que le aseste dos golpes en su espalda, tras lo cual intento quemarme con ambos cañones, cosa que no logro ya que me apresure a dar un amplio salto hacia arriba.

Antes de que pudiera tocar el suelo con los pies, el nivel 2 dio un salto hacia mí con sus cañones extendidos hacia delante, esta vez iba a atacarme con sus armas traseras pero eso le restaba cierta movilidad ya que debía de ir con la espalda por delante.

Abrió fuego y dos llamaradas salieron directas hacia mi cuerpo, las cuales eran imposibles de esquivar, pero a pesar de eso en el último momento tuve una idea que me iba a salvar de acabar carbonizado. Me lleve la palma derecha sobre el hombro izquierdo, y la zurda sobre el hombro derecho, y usando la propiedad que caracterizaba a mi inocencia, recubrí mi cuerpo con diamante, permitiéndome sobrevivir a las quemaduras que iba a producirme. Al ver que eso no le funciono, cuando se hubo encontrado justo enfrente mía, giro su cuerpo en el aire para asestar un golpe con su brazo derecho a mi estructura de mineral, lo que me hizo volar varios metros hasta terminar chocando contra un puesto de fruta que había allí abandonado.

La maquina por fin había logrado darme, y eso era algo muy satisfactorio para ella, pero aun así el daño había sido mínimo. Mi capa se había endurecido, mucho más que antes, y no sabía el motivo exacto por lo que eso había ocurrido. Me quite el recubrimiento protector y comprobé el estado de mis manos, las dos casi habían cambiado en su totalidad, lo cual también se notaba en que la extraña sensación de calor estaba desapareciendo.

Una vez más hice aparecer las cuchillas, todo mientras una sonrisa macabra se reflejaba en mi rostro.

-Un nivel 2 para mi solito- no pude evitar reír por lo bajo al pensar que ese maldito Conde iba a perder una de sus creaciones, lo cual me acercaba un poco más a mi venganza personal.

Me lance al ataque, y sin que el akuma tuviera tiempo de reaccionar, le aseste un corte sobre el pecho, lo cual fue seguido por una respuesta de la maquina que me ocasiono un corte en la mejilla izquierda.

Retrocedí y volví a dar un salto hacia delante. Las armas de ambos chocaron incesantemente durante diez segundos, un tiempo en el cual al menos treinta golpes resonaron en el lugar.

El odio nos impulsaba a ambos, y ninguno de los dos iba a retroceder fácilmente.

Spoiler:
Off: siento lo corto del post pero era necesario.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto Homicida. Los asesinatos en Perth [Will Marto & Ther Verzegnassi]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:01 am

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.