Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Dic 03, 2016 9:02 pm por Kala

» Project Fear.less [Afiliación Élite]
Vie Dic 02, 2016 5:11 pm por Komurin

» Uso de Dados
Mar Nov 29, 2016 12:15 am por Komurin

» Atrapados en la tormenta
Jue Nov 24, 2016 3:04 pm por Kala

» Juego (Rol) || ¿Qué le harías al personaje de arriba?
Mar Nov 22, 2016 2:28 pm por Archie Chrono

» New World Shinobi [Afiliación Élite]
Vie Nov 18, 2016 8:24 pm por Proxy

» AOZORA KŌKŌ [ AFILIACIÓN ÉLITE ]
Vie Nov 18, 2016 8:16 pm por Proxy

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Seven Capital Sins - Élite // Cambio de botón
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Terminando la carrera sin suicidarme
Miér Nov 16, 2016 5:25 am por MadalyneFriar

» Juego || ¿Qué estás escuchando?
Jue Nov 10, 2016 2:02 am por Erina Schliemann

» La Ciudad Sin Nadie [MN]
Miér Nov 09, 2016 3:47 am por Constantine Gelassen

» Juego || Comenta tu estado de ánimo con una imagen o gif
Dom Nov 06, 2016 1:47 pm por Erina Schliemann

» Salvando la beca, parte 2
Dom Nov 06, 2016 1:28 pm por Erina Schliemann

» Seven Capital Sins - Élite
Sáb Nov 05, 2016 1:35 pm por Invitado

» Fate/Ultima Frontline ─ Afiliación Elite
Sáb Nov 05, 2016 1:14 am por Invitado

» Resumen de Halloween
Vie Nov 04, 2016 1:43 am por Proxy

» Actividad Halloween 2016
Miér Nov 02, 2016 12:40 am por Proxy

» Censo de Octubre
Miér Nov 02, 2016 12:33 am por Proxy

» Holi!
Lun Oct 31, 2016 3:33 pm por Proxy

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas 39/40
Directorio

~Deutschen gegen Zombies~

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 05, 2013 6:35 pm

La chica se le acercó con la actitud menos conciliadora que poseía, sin duda herida en su orgullo de noble o de luchadora, o quien sabe qué. En aquel momento no le apetecía pensar en complicaciones mentales femeninas, aunque encontraba aceptable que quisiera seguir mostrando arrogancia incluso después de ser consciente de las diferencias entre ambos.

No estaba mal del todo, sobre todo teniendo en cuenta que vivía en un castillo rodeada de personas que o la sobreprotegían o intentaban matarla. No perder ese punto de intolerancia podría salvarle la vida si al final resultaba ser una persona compatible con la inocencia.

Le dirigió una mirada de reojo sólo para constatar que no se desmayaría de pronto, pues la actitud de Choi le había sugerido que el estado de aquella personita irritante era un tanto delicado después de su... demostración.

Creo que sigues sin comprender a qué te enfrentas, incluso después de la instructiva charla que te han dedicado, pero si tanto deseas matarte, no seré yo el santo que te lo impida. Del mismo modo que reclamas derecho a luchar, para mi eso te otorga el mismo derecho a ser asesinada. — le dirigió una amplia sonrisa mientras acompañaba su paso al ver que el buscador ya había recuperado sus cosas y se les unía.

En cierto modo sabía que todo aquello caía en saco roto, porque ella siguió hablando como si nada, mencionando por fin alguna pista sobre la causa de todo aquello. Si el objeto se encontraba dentro del castillo, los ataques no cesarían ni aunque lo activaran. Las soluciones se reducían a dos, eliminar a los zombies y los que los controlaban o retirar lo que fuera que allí hubiera y llevárselo a la Orden.

Mientras seguían a la señorita en dirección a la entrada para echar un vistazo más detenido a todas aquellas vitrinas, el buscador llamó su atención para mantener una conversación silenciosa en la que dejaba claro que la segunda opción debía ser la prioritaria, así como salvaguardar la integridad de aquella mujer.

Dämon evidentemente no estaba de acuerdo, pero no tendría inconveniente alguno en que ellos se marcharan, aún incluso si perdía el acceso al arca. No tenía problemas con los transportes anticuados, podría decirse que le agradaban más que lo instantáneo, por eficaz que fuera aquello. Además, no lograba olvidar que aquella cosa era obra del Conde, y como tal, no tenía duda de que en algún momento podría intentar recuperarla o modificarla, con consecuencias funestas para los que la estuvieran usando.

Perdido en aquella discusión muda, no prestó especial atención a los pasillos que recorrían, al punto de ni fijarse en la clamorosa ausencia de personas o ruido, siendo absurdo aquel hecho debido a la cantidad de invitados que poblaban la mansión hace apenas un rato.

Una sombra alargada se detuvo antes de asomarse al pasillo que ellos ocupaban, y cambió de trayectoria sinuosamente, evitando que sus manos empapadas en sangre dejaran una pista reconocible para el agudo olfato del exorcista.

Se encontró con otra sombra, que se hallaba ocupada en ocultar un par de cadáveres de mayordomos que había ido arrastrando tras degollarles. El asentimiento que se dirigieron fue la señal para cambiar sus ropas por los trajes oscuros de los sirvientes, lo cual los convertía en prácticamente invisibles en medio de las tropas que todavía servían a aquella mujer que su patético amo quería ver muerta.

¿El Conde no ha cambiado lass órdeness? – preguntó con voz de reptil uno de los ya camuflados akuma, mientras se olisqueaba y lamía las manos, retirando cualquier rastro de sangre.

No. Debemos seguir obedeciendo al flacucho exaltado mientras no se muestre la Inocencia. Luego nos dejará comer mucho para evolucionar. – el otro akuma le dirigió una mirada de molestia a su compañero, y le arrojó la camisa que llevaba antes de ponerse el traje. — Deja de hacer eso. No es humano.

Ya no ssomoss humanoss. – le gruño malhumorado el más bajo, pero aceptó la camisa que le pasaba el más viejo y se limpió de forma exagerada.

Igual tenemos que parecerlo. ¿O prefieres que el exorcista nos descubra?

Los ojos de reptil brillaron un segundo antes de volverse azules y completamente normales. Ambos sabían que su rango no les permitía enfrentar apenas a un novato, y la inteligencia no era su punto fuerte. Días antes formaban parte de la tropa de zombies, pero su presencia había sido requerida en el castillo para formar parte de la conspiración. En el fondo, a los niveles uno les daba todo igual, el Conde, el amado Conde les había prometido ascender si cumplían su papel en todo aquello, y eso era lo que harían. Aún si implicaba servir a un simple humano incapaz de controlar demasiado bien la materia oscura que se les había otorgado.

Venga vamos, y procura no sacar la lengua. – le dio un codazo a su compañero y el otro le gruñó antes de disparar con un dedo transformado en cañón a los difuntos para hacerles desaparecer.

La puerta del armario se cerró, dejando dentro tan sólo un montón de trapos ensangrentados y algo de polvo.

Fuera, el sol caía tras los riscos del acantilado, y las tumbas comenzaban a agitarse. En el pueblo, al gente cerraba puertas y ventanas, y las madres se arrodillaban con sus hijos cerca, rezando para que los monstruos siguieran ignorándoles y acabaran pronto con la maldad que acechaba dentro de aquel castillo.

Los exorcistas y la chica llegaron a la entrada, al mismo tiempo que el reloj del campanario daba las siete y media.

Que apropiado. – comentó el alemán, dirigiendo su mirada a la vitrina central antes de que ella dijera nada.

Era casi divertido, de forma grotesca, sobre todo si pensaba que el Conde había estado a cm de ella y ellos también, delante de sus malditas y ciegas narices.

La armadura centelleó con las luces, rodeada por los invitados que no hacían más que alabarla y comentar sobre ella, señalándola y convirtiéndola en el centro de atención de aquella extensa colección de armas.



Spoiler:


Disculpas por la tardanza, como ya he dicho he estado ocupada y ahora, me he roto la muñeca con lo que me cuesta bastante escribir posts minimamente decentes. Espero no ser demasiada molestia y que sigas queriendo terminar tu reclutamiento.

Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 08, 2013 11:33 pm

Luego de mi petición hacia Sei, que con una sola advertencia y la promesa de que la muerte estará siempre rondando mi hombro, finalmente continuamos caminando hacia el castillo, acción que a mi parecer era como una aprobación por parte de ese exorcista extremadamente agreste; de alguna forma sin embargo esa forma de ser me parecía novedosa e interesante siendo que siempre recibo solo admiración o odio, lo de Sei es mas bien una mezcla de desinterés y carácter puro al mayor estilo de un vengador.

Sei había dirigido hacia mi una sonrisa junto a aquella advertencia y eso me daba la impresión de que a pesar de decir esas palabras, no le parecía desagradable del todo mi forma de actuar y eso solo me saco una sonrisa de igual forma, confiada como casi todas mis expresiones y que me hace mover aun mas rápido hacia nuestro destino.

- Muy bien, el objeto me fue entregado en Grecia, cuando supere todos los entrenamientos de combate que habían allá, se me otorgo como simbolismo de que mi poder era equivalente al de cualquier hombre en la isla, por supuesto, para probarlo vencí a cada hombre que me desafiaba en un combate abierto... -

Era posible que a Sei no le importase todo esto, pero a mi parecer son preciosos recuerdos y victorias que han hecho de lo que soy ahora, una luchadora de respeto para todos los oponentes contra los que he luchado... al menos todos menos Sei.

- Si... aunque quiero pensar que pronto podre estar a su nivel... -

Como nota al margen para mi en voz alta expreso mi deseo de poder alcanzar ese nuevo nivel de fuerza que ahora he conocido con Sei, si lograra obtener un nivel como ese estoy segura que podre luchar contra seres que antes ni siquiera había pensado en derrotar o siquiera luchar contra ellos; pero pronto retomo mi pensamiento y continuo hablando en tono mas alto para que Sei y su acompañante escuchen.

- En si el objeto es de un tamaño mas bien grande, no se si lo que buscan deba ser pequeño o no pero se podría decir que ese objeto es de mi tamaño aproximadamente... -

Finalmente llegamos al pasillo principal, donde están guardados todos los trofeos y objetos de interés que tanto yo como mi familia han conseguido durante las décadas, rápidamente los dirijo hacia la parte del pasillo que nos interesa y en el momento que estamos justo frente a la vitrina correcta, la campana de la parroquia indica que son las 7:30 pm ahora, como acto reflejo vuelvo mi rostro hacia la dirección donde escucho las campanas y luego escucho la expresión de Sei que me toma por sorpresa debido a lo fuera de cuestión que es.

- ¿De que hablas? ¿que es lo apropiado? bien como sea, es aquella caja que esta en el centro de todas esas hachas y mazos, dentro contiene una armadura, ese es el objeto. pueden comprobar si es lo que buscan? pronto los muertos rodearan el castillo así que las puertas se cerraran en cuestión de minutos y no podrán abrirse hasta el día de mañana... -

Con esta pequeña advertencia se empiezan a escuchar los engranajes de alguna de las puertas que ya están moviéndose para cerrarse e impedir que nada entre, o salga...

Spoiler:
No problem! todo esta bien por que yo también estoy luchando contra la universidad así que mi tiempo también es reducido, razón por la que me he visto forzado a entrar al foro solo cuando me llega notificación de que alguien respondió XDD tu solo continua como puedas =D.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 12, 2013 9:08 pm

El buscador sintió como su piel se erizaba ante las palabras de ambos jóvenes. Al parecer, en efecto había una inocencia en la casa, y aquellos dos habían llegado a la misma conclusión mucho antes que el, sin duda a causa de que ambos eran compatibles con las armas anti-akuma.

Parece que por fin están de acuerdo en algo. – le murmuró a la señorita con una de sus parcas sonrisas, mientras sacaba unos instrumentos de medición creados por el laboratorio científico y las linternas-escudo que había traido consigo. — Creo que me pondré a trabajar en ello, una barrera de seguridad como mínimo pero... deberían tratar de hacer que la inocencia reaccionara antes de que vuelvan los muertos o de que ella sufra un nuevo intento de homicidio. Sólo por seguridad.

Dämon le miró con enfado, sabiendo demasiado bien la razón oculta en las palabras del entrometido coreano. Chasqueó la lengua molesto con la cantidad de personas que abarrotaban el lugar y comenzó a abrirse paso con, digamos, poca delicadeza y tacto, entre aquellos gordos y polvorientos nobles, hasta llegar delante mismo de la vitrina donde se guardaba aquella armadura.

Digo que es apropiado, porque vas a pasar de princesa a caballero de brillante armadura. Por irritante que me resulte la visión, al menos serás un poco resistente a las balas. Tal vez incluso puedas valer de escudo...

Apenas giró el rostro para mirarla con sarcasmo antes de golpear con el puño cerrado una de las esquinas de cristal endurecido, notando como le crujían los huesos y contemplando con satisfacción que el vidrio se agrietaba y se rompía en pedacitos, dejando al alcance de su mano la lustrosa inocencia.

Ahora es cuando se supone que hagas algo, Scheiße ... – le gruñó al trozo de metal ornamentado mientras se cruzaba de brazos y esperaba a que apareciera el característico brillo verdoso. Evidentemente, no obtuvo respuesta, y aquella figura femenina metálica siguió siendo anodinamente rosácea y estática. Mein gott, era ... rosa.

Mientras tanto, el resto de los presentes entonaban escandalizados gritos de protesta ante tanta barbarie y destrucción gratuita, y comenzaban a retirarse hacia otras habitaciones, sin duda ofendidos por los actos del alemán. Se detenían en su mayoría para comentarle lo inapropiado del joven invitado a la señorita de la casa, ocultando sus rostros bajo abanicos sobrecargados o pañuelos que sostenían con gesto de exagerada afectación.

Dämon sintió ganas de partirles unos cuantos huesos, pero se limitó a seguir estudiando la extraña armadura, sobre todo porque el buscador no dejaba de mirarle de reojo como advirtiéndole que seguían siendo humanos.

No fue el caso de algunos criados, siempre fieles a su ama, que permanecieron impertérritos ante el destrozo, salvo algún que otro tic de disgusto sin duda porque luego les tocaría recogerlo.

El no sentía especial aprecio por el buscador y su manía de recordarle cosas sobre otras cosas, pero casi le gustó la forma callada y práctica que tuvo de colocar sensores de movimiento en torno a la sala, bajo todas las ventanas, sin duda precaución en caso de que uno de los zombies fuera lo suficientemente listo como para buscar rutas alternativas a la entrada principal. Luego se arrodilló ante la armadura y comenzó a activar las dos linternas que se había traído y que formarían un escudo en torno a ella.

Un sonido sibilante, como si una serpiente se hubiera colado en el lugar, llamó la atención del alemán, que escrutó a los criados presentes con detenimiento. Sentía un cosquilleo en la nuca, extraño, como si algo se le estuviese pasando por alto. Además sus guantes comenzaban a general calor, pero ella había dicho que aún faltaba un poco para el ataque nocturno, con lo que seguramente se tratara de su tío, presente en alguna parte de la mansión.

¿ Te has probado esto alguna vez ? – comentó dirigiéndose a la rubia, mientras se apartaba pisando los cristales rotos y ponía su espalda hacia la pared más próxima, intentando deducir si el tío de ella los estaba espiando desde algún rincón. — En verdad no me importa la respuesta, debes ponértela ahora. Hay que comprobar si reacciona a ti, si no será bastante complicado sacarla intacta de la batalla.

El coreano suspiró para sus adentros ante los modales del joven exorcista, pero pensando en la razón que tenía. Era remotamente posible que la chica no fuera la portadora, aunque el hecho de que estuviera encerrada bajo un cristal blindado también podría haber sido la causa de que el arma no reaccionar antes intentando protegerla.

Adelante señorita Karen, intenta lograr una reacción. Usted pidió luchar, no es así? Bien, ahí tiene su pasaporte. – dijo señalando la pieza y mirándola con aliento, para animarla a que lo intentara. Luego cayó en la cuenta, al mismo tiempo que la mayoría de los criados, que su señora portaba todavía un aparatoso traje de fiesta, sobre el cual sería imposible calzar el estrecho cuerpo de la armadura. El buscador carraspeó, incómodo ante las ofendidas miradas de los sirvientes. — Sería conveniente que nos retiráramos para dejarle intimidad, por supuesto.

Y tras pronunciar las palabras, sujetó al exorcista del brazo sin contemplaciones y con un firme agarre, lo sacó al pasillo ayudado por un par de sirvientes, ignorando el gesto de enfado del otro y fingiendo estar sordo a cualquier queja.

Choi... es la última vez que me arrastras. – el coreano rió mientras los criados se retorcían ante los puñetazos propinados en diferentes partes del cuerpo. Los ojos color sangre del alemán mostraban enojo pero también aceptación, lo cual le indicó que por el momento no sería golpeado.

물론, 나의 주 – entonó con desinterés, provocando que el otro le mirara con suspicacia y el ceño fruncido, antes de cruzarse de brazos y sentarse en el suelo con impaciencia.

Ah, si, aquella misión se complicaba por segundos.




Spoiler:

Lo que ha dicho Choi se traduce como Por supuesto, mi señor xD en coreano, se lee así —— [ :''mullon , naui ju'' : ]

Te comento que los dos akuma disfrazados se han quedado en la sala con ella, por si quieres hacer algo al respecto, siéntete libre de manejarlos como ayuda para que la inocencia se active frente a un ataque contra ella o a la muerte de alguno de los presentes. Di por hecho que Alois llegaría o estaría por ahí~


Y bueno, nada más, me alegro de que sigas activo y mucho ánimo con la uni =^=!
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 13, 2013 1:02 pm

De repente las palabras de Sei se hacen mas claras, su explicación es en resumen, que mi armadura es efectivamente lo que buscan y que ademas existe la posibilidad de que yo sea de utilidad, Sei insinúa a su estilo que yo debo vestir la armadura mientras que su compañero le pide que se realice rápido antes de que algo pase con la armadura, que los muertos vivientes regresen o que yo vuelva a ser victima de uno de los ya habituales intentos de mi tío y como si se tratara de una pared de papel aluminio Sei destroza la caja de cristal reforzado con la que la armadura estaba asegurada, regando vidrio por todo el suelo y espantando a los observadores al instante, mientras que se marchaban diciendo insulsas e irrelevantes ofensas al estilo de los ricos idiotas y difamar ante mi sobre mi "invitado indeseado".

- Vaya... me encargare de el damas y caballeros, por favor sigan disfrutando del evento de mi tío... -

Digo mientras finjo una sonrisa para lograr que los ignorantes pero civiles se marchen rápido, acto seguido me acerco un poco mas a la ubicación de la armadura, es cierto. Desde que me la otorgaron en Grecia no la he usado ni una sola vez, siempre me había parecido que no era el momento y que no me sentía lista para usarla, justamente es la pregunta que Sei me hace mientras que su compañero esta armando algunos artilugios posiblemente de defensa, de inmediato exteriorizo mi pensamiento como respuesta para el agreste hombre.

- De hecho, no. No lo he usado ni una vez... -

Y de inmediato Sei continua con su intervención callando rápidamente mis palabras, al parecer podría ser que yo sea la portadora de lo que sea que es esa armadura, pero una pregunta pasa por mi cabeza al momento de escucharla petición de Sei.

- Bien, debo hacer algo para activarla ademas de ponérmela? alguna palabra mágica o algo así?... -

Aunque el acompañante de Sei solo dijo que intentara hacerlo reaccionar, antes de marcharse hacia el pasillo llevando a Sei a rastras dejándome solo con dos de los sirvientes, rápidamente saco un cuchillo de la misma armería y de un solo tajo corto el vestido en su totalidad, haciendo que el vestido caiga a mis pies y quedando solo un segundo corte para el corsee, finalmente bajo la armadura de un empujón y empiezo a ponerme partes de la misma; en realidad los sirvientes que se habían quedado no eran necesarios para ayudarme a vestir, en cuestión de minutos me pongo el casco con forma de diadema, la ultima parte de la armadura que me faltaba por ponerme y después de la cual no ocurre nada. Mi cuerpo se siente pesado por la cantidad de metal que me he puesto y al parecer ese metal no es ni siquiera resistente, se siente mas como si fuera una cristal, mas resistente pero igualmente vulnerable.

- Hmmm, no parece que ocurra nada, tal vez necesito pensar en algo, hacerla funcionar, aunque también es una posibilidad pero puede que yo no sea la portadora... ¿que haré?... -

Al escuchar mis dudas uno de los sirvientes le da una mirada al otro a su lado, el cual pone una expresión de enfado y luego asiente con la cabeza para finalmente empezar a caminar junto a su colega hacia mi, un siseo como de serpiente se escucha en la sala lo cual me hace volver pero no con la velocidad suficiente por causa de la armadura como para notar que uno de los sirvientes se abalanza sobre mi mostrando un cañón desde la boca y el segundo desde sus dos manos.

"¡ Maldición! no puedo moverme con facilidad y estos sujetos me han tomado desprevenida, ¿se me han acabado las opciones?..."

Entrecerrando mis ojos en espera del impacto escucho un golpe, seguido de dos disparos, finalmente un sonido de caída a lo cual abro completamente mis ojos para encontrarme con que Alois estaba frente a mi dándome la espalda pero mirándome con una suave sonrisa, sus ojos cubiertos por los anteojos negros que siempre lleva parecen reflejar tristeza aun a pesar de que no puedo ver sus ojos.

- Lo siento princesa, me di cuenta muy tarde de que a varios de los sirvientes no les reconozco la cara... me temo que ya no podre protegerla mas, pero espero que con su propio potencial pueda sobrevivir... le daré saludos de su parte a su padre, hasta entonces... estaré... fuera... -

Luego de decir sus ultimas palabras Alois es cubierto de estrellas negras de pies a cabeza y finalmente se deshace en polvo, dejando nada mas que su ropa, sus lentes oscuros y una ultima sonrisa en mi mente.
Una sola lagrima brota de mi ojo derecho, lamentando la desaparición de mi tan querido Alois.

- Alois, me has servido bien, puedes descansar en paz, yo me encargare ahora.... -

Mis ojos se fijan en los dos monstruos, uno que Alois seguramente derribo estaba en el suelo retorciéndose mientras su forma cambiaba y el otro me observaba mientras apunta de nuevo sus cañones hacia mi.

- Eso es todo, ¡acabare con esto de una vez por todas! ¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!! -

Un grito desgarrador para llorar en mi corazón a mi querido Alois, que había ofrecido su vida por una tonta princesita como yo, la realidad del mundo me ha golpeado en la cara una vez mas y no estoy dispuesta a recibir mas de esto.

La armadura empieza a destellar de tonalidad verde por todas partes de la misma y una onda de choque proveniente de la armadura rompe todos los vidrios de la armería, agrieta la puerta con partes metálicas y las armas a mi alrededor caen de sus lugares rompiéndose como si fueran cristales a pesar de ser de duro y resistente metal.

- ¡¡¡GHHHHHHHHHHHHNNNNNNGGGGGG!!! -

Mi cuerpo empieza a recibir un increíble calor de la armadura como si me quemara, pero mientras que aguanto con fuerza de voluntad siento también que la armadura se hace mas y mas ligera, tanto que ya no siento que pesara para nada y finalmente me impulso hacia el monstruo ovalado que empezaba a elevarse desde donde se encontraba el bastardo que hace poco se revolcaba en el suelo para soltarle una serie de golpes centrados con gran fuerza, los golpes hacían marcas y abolladuras en el metal del cuerpo del monstruo así como desviaban los cañones que tenia por el cuerpo y finalmente mientras recojo mi puño derecho y la cadena de la armadura se suelta dejando ver una punta triangular en el extremo de la cadena, lanzo entonces la cadena con el movimiento de mi brazo para lograr enrollar al monstruo y luego arrastrarlo hacia mi, justo a tiempo para usarlo de escudo ante una serie de 4 disparos realizados por el otro sujeto, que también empezaba a hincharse y a crecer como el monstruo que tengo atrapado.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 24, 2013 10:30 pm

Mientras estaban esperando pacientemente junto con los criados a que la señorita de la casa se dignara a cambiarse, Dämon procedió a aburrirse de una manera harto entretenida, consistente en mirar cómo una telaraña con dos ocupantes se agitaba al compás de la propietaria de la misma.

Los criados carraspearon adecuadamente avergonzados cuando el frufrú procedente de la sala les indicó que la mujer ya había comenzado con la tarea de ponerse aquellos trozos de metal que, en opinión del alemán, sólo la convertirían en un blanco aún más evidente para los akuma. También cabría la remota posibilidad de que fueran útiles, ella y la armadura, al menos para parar balas.

Le estaba entrando sueño de nuevo.

Mientras contemplaba como la araña se iba acercando poco a poco a las dos polillas que, desesperadas se debatían inútilmente en aquellos hilos pegajosos, una idea comenzó a rondar su mente, a la par que el aire que lo rodeaba comenzaba a caldearse.

A su derecha, la puerta de la habitación se abrió y un criado asomó la cabeza por ella, tras lo cual, se retiró apresurado llevándose consigo a otro par de hombres.

Desde aquel lugar podían oírse excepcionalmente como el reloj de la entrada marcaba los cuartos.

Un conjunto de estallidos huecos quebraron la quietud imperante. Dämon entreabrió un ojo, sin darse cuenta de que los había cerrado.

Eso han sido disparos.

Las palabras del coreano marcaron el gong de la locura, apenas un instante antes de que un estallido proveniente de la sala destruyera parcialmente las paredes y vidrios que los rodeaban, regando la espalda y cabeza del exorcista con miles de trocitos brillantes y cortantes.

El buscador y los criados se movieron tan rápido como era posible, yendo sin duda a comprobar la integridad de la damisela. Por su parte, se lo tomó con un poco más de calma, incorporándose a la par que los pequeños trozos de vidrio reforzado caían al suelo. Un par de gotas de sangre le corrieron por la ceja y la mejilla.

Nun, señor Conde, a qué estaba esperando usted… – murmuró al aire mientras entraba en el caos formado en aquella habitación otrora repleta de almas obscenas y recargadas y ocupada ahora por un par de asesinos y su sentencia de muerte.

La imagen se desplazaba rápido ante sus ojos, un par de criados fallaron en el intento de detener a un akuma casi transformado mientras que la mujer retenía al otro con una cadena de su armadura, que al parecer, si era compatible y útil para algo más que adornar su cuerpo.

Dämon los miró con impaciencia, molesto al comprobar que se trataba de niveles 1. Choi había activado una de las barreras para ayudar a la chica, y los criados murieron acribillados por las balas de sangre al interponerse entre el barril hinchado flotante y la trayectoria homicida de los disparos del otro, dirigida hacia su ama.
Todo aquello en apenas unos tres segundos, exactamente los que tardó en activar a Hölle.

¿ Le cabreaba no haberlos notado mucho antes ? Oh, sicherlich.

Golpeó al akuma que no estaba encerrado con la mano izquierda, estrellándolo contra la pared de la sala y caminando hacia el otro antes de que el monstruo terminara de incinerarse entre crujidos metálicos y gestos de dolor de aquella máscara que portaban a modo de imitación de rostro humano.

Desactiva el escudo. – le gruñó al buscador al pasar.

El hombre lo miró de lado, con el ceño fruncido y una clara expresión de desacuerdo. El puño del alemán estuvo frente a sus ojos en menos de un parpadeo.

Desactívalo.

Y tras una serie de maldiciones en su más rancio coreano, el buscador recordó que a pesar de todo, el exorcista dirigía la misión. No quería liberar a aquel monstruo una vez capturado, pero por su parte el de los guantes en llamas tampoco parecía ser exactamente el mismo joven con el que medio se podía discutir segundos antes.

Apagó la linterna y se apartó lo más posible de aquella dantesca escena, compuesta por la mujer ensartando al akuma con su cadena, el akuma apuntándola con los cañones, y el demonio exorcista contemplando la escena mientras sus manos ardían.

Una sonrisa escalofriante era lo único que brillaba en el rostro cubierto de oscuridad del alemán. Y de clasificarla como humana, el buscador habría apostado a otra carta.

]Vamos princesa, primera lección: acaba el trabajo o te sacaré a tu presa.

Su palabras fueron acompañadas por una enorme bola de fuego que comenzó a generarse en su palma izquierda.

Por muy simples que fueran los niveles uno, nunca le defraudaban a la hora de eliminarlos.



[ Puerta principal, frente al camino del cementerio ]

En el exterior, los criados comenzaban a congregarse, armados hasta los dientes con machetes, fusiles y horcas, mientras la luz del sol se ocultaba tras la línea del horizonte.

Las agujas del reloj seguían avanzando. Los hombres tragaron saliva. Las explosiones de la sala no les hicieron abandonar su puesto, pues habían recibido órdenes expresas del mayordomo jefe de ir a defender la puerta con su vida. Y eso harían.

Aunque sus piernas y manos temblaban, mientras el reloj marcaba las horas, y sus ojos se entumecían al recordar a sus familias. Algunos incluso comenzaron a rezar, primero en voz baja y luego cada vez más alto.

Porque, cuando el reloj hubo dado las ocho, en la cima de los acantilados comenzaron a aparecer figuras negras recortadas contra el cada vez más oscuro cielo, figuras que se tambaleaban inexorables hacia el castillo, en un coro de maldad acompañado por sonidos guturales que nunca antes habían oído.

La noche se alza, y los muertos caminan. ¿ Qué harás, sobrinita mía ? Hahahahahahaha, hahahahahahaha….
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 01, 2013 5:24 pm

ante mi poco discreta acción, llevada a cabo por mera oleada de sentimientos que me rebosaban la cabeza; Alois se ha ido y con el, lo único que podía llamar familia en este castillo de porquería que era de todo menos mi hogar. En la pelea entran algunos sirvientes que también son acribillados frente a mi por la bola de cañones que recién empieza a levitar, de la misma forma que Sei y su acompañante, que prontos y ágiles proceden a acabar con el monstruo libre y atrapar al que tengo en mis cadenas con una inusual linterna, observando al acompañante con una expresión un tanto dolida aun por la muerte de Alois me doy cuenta que Sei ordena a su acompañante liberar al monstruo. el otro se encuentra estampado en la pared de roca solida mientras lentamente se deshace como metal al rojo vivo, seguramente a causa de Sei.

"Rayos... ¿ha acabado con ese bastardo en menos de 1 minuto?... pero no importa, seguro que con esta armadura podre hacer algo bueno... ademas este que esta aquí es el que me interesa... este... ¡maldito montón de metal asesino a Alois!"

mi mirada se reafirma con furia y determinación hacia aquella creación de satan y acto seguido suelto la cadena, que sale del campo de fuerza como si nada y rápidamente se enrolla en mi brazo nuevamente como si tuviera vida propia, justamente para escuchar las palabras de Sei, a pesar de ser un sujeto tan difícil de sobrellevar, me siento atraída por su misma forma de ser a ser esa persona que se interpone en su camino.

- Entendido, esta presa es mía. Me encargare en seguida de este bastardo... Y cuando esto termine, tengamos un combate usando nuestros poderes, ¿quieres?... -

Esto ultimo lo dije por que quiero demostrarle a Sei que ahora si puedo responder a sus ataques, con esta armadura sera posible.
Rápidamente la barrera desaparece y la bola de cañones apunta los que le quedan útiles hacia mi, lo que pasa por mi mente en ese momento es un bastón largo como el que use en la china para levantarme y evitar el impacto, y como recibiendo ordenes mentales, la cadena de mi brazo izquierdo, que tiene en su punta una forma circular se suelta con increíble rapidez clavándose en el suelo y con su fuerza levantándome del suelo justo como lo hago en mi mente, la cadena adapto una forma mas solida, como si cada eslabón estuviera pegado con fuego al otro dándole así una forma y fortaleza como el bastón que en mi mente tenia, los disparos pasan de largo contra el muro abriendo grietas y pequeños agujeros en ella mientras que me elevo varios metros con la cadena endurecida como una vara.

Cuando me doy cuenta de que la cadena me ha levantado por acción de mi pensamiento, rápidamente decido usarla ahora con la otra cadena, y mientras que esta también empieza a soltarse pienso en una lanza muy larga, lo suficiente como para atravesar al monstruo desde donde estoy; la cadena responde nuevamente y se mueve a velocidad sorprendente hacia la bestia y la atraviesa justo en medio de la frente, saliendo al otro lado y clavándose en el suelo.

- Ya veo como funciona esto, al menos lo básico, pero aun no... Aun no estoy contenta con esto, ¡tiene que sufrir mas por matar a Alois! ¡¡Por acabar con lo que me quedaba de mi familia!! -

En ese momento pienso en desaparecer el bastón y la cadena pierde en segundos su firmeza, volviéndose nuevamente tan maleable como una cadena normal, mientras que caigo hago que la otra cadena me jale hacia el monstruo al recogerse rápidamente en mi brazo, acortando la distancia lanzo la cadena circular de la misma forma clavando nuevamente la cadena justo junto a la triangular y entrando también en la roca, con mis pies y la velocidad que me provee el recoger de golpe la cadena aterrizo con una alta velocidad sobre mi presa haciéndole una abolladura en todo el centro de su figura y obligandolo a aterrizar en el suelo.

- Este es el final, ¡vete al infierno de donde vienes y quédate allá! -

Con estas palabras realizo mi ultimo movimiento, estiro las dos cadenas hacia mis lados para engancharlas en dos varas de acero clavadas en la pared, que eran usadas como antorchas y finalmente empiezo a hacer tension y a recoger de nuevo las cadenas, mientras que las antorchas se doblan lentamente, el cuerpo del monstruo, empezando por su rostro decrepito y vacio empiezan a partirse en dos por efecto de la tension y las dos fuerzas de las cadenas tirando cada una a un lado diferente hasta que luego de unos minutos finalmente el demonio es partido en dos por la parte superior.

el monstruo finalmente deja de moverse y no emite ningún ruido mas, los cañones que tenia al frente y que podían dispararme estaban inutilizados con mi aterrizaje y las marcas de abolladura dejadas por mis puños eran muestra de la ira que sentí con la muerte de mi querido amigo Alois, que hasta el final dio su vida por mantenerme sana y salva en los tiempos después de la muerte de mi padre.

Un maestro mio me dijo una vez, que el hogar es donde esta tu corazón, donde sea que estés en familia, aunque los que te rodeen no compartan sangre contigo, aquellos comparten su corazón en aquel lugar y eso lo hace un hogar, y de la misma forma que ese es un hogar, nuestro corazón también se queda con nuestros seres amados, incluso si dejamos este mundo.

- ... Ya no tengo un hogar en este lugar. No tengo un hogar en ningún lugar... Tan solo me he quedado con el corazón de Alois en mi mente, ¿que otra cosa puede mantener mi corazón en movimiento ahora que me he quedado sola?... ¿Podrías decirme tu respuesta? Sei... -

Mientras me alejo del cuerpo del monstruo para acercarme un poco a donde se encontraba el cuerpo de Alois, que ahora no era mas que sus ropas, las ultimas que uso y sus característicos anteojos oscuros; el cuerpo metálico emite una pequeña explosión que termina de volar las únicas ventanas que quedaban en pie en toda la habitación, sin hacerme ningún daño en el proceso, la punta de las cadenas salen del suelo de roca donde las había clavado y recorren todo el camino hasta las dobladas antorchas y de vuelta para enrollarse en mis brazos. Una mirada fija, calmada pero un tanto vacía es la que le dirijo a Sei como inquiriendo una respuesta a mi pregunta recién formulada...


Última edición por Mehiel el Dom Jun 09, 2013 6:19 pm, editado 1 vez
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Dom Jun 09, 2013 5:07 pm

Después de lo que le pareció una eternidad, seguramente a causa de la tensión contenida de no reventar al akuma contra el suelo de la habitación y limitarse a incapacitarlo lo suficiente como para que incluso una novata y su inocencia semi-descontrolada pudieran terminar el trabajo, la muchacha por fin pareció sentirse satisfecha con todo el daño causado a la máquina y lo... rompió. En dos.

Hm, método interesante. Anotar para más tarde.

Dämon contempló la operación en un absoluto e inquieto silencio, molesto con tanta gesticulación y palabra por parte de ella, siendo su estilo mucho más sangriento y directo, pero pensando que quizá así, aquella personita se desahogaría después de perder al que, en apariencia, había sido como un padre para ella. Al parecer, no lo iba a disfrutar aquella vez, pero si lo que Choi le había contado del cementerio era cierto, pronto tendría casi un centenar de juguetes para el solo.

Cuanto comenzó a hablar en su dirección, la miró de arriba a abajo nuevamente, percibiendo los cambios en su actitud sin mostrar sorpresa alguna. Lo había presenciado demasiadas veces ya, no era nada nuevo ni extraordinario, pero aún así, aquella mirada vacía le seguía arrancando sonrisas mentales no expresadas.

Un monstruo muere, otro nace. Todo para perpetuar la obra de dios y su santa y puñetera Iglesia.

Desactivó a Hölle con impaciencia, sacudiendo los agarrotados músculos y comprobando que no se hubiera excedido o provocado quemaduras otra vez. El buscador le hizo un gesto con la cabeza, aparentemente recuperado del ahogamiento con tos que tuvo cuando ella lanzó aquel desafío de pelea segundos antes, antes de comenzar a recoger sus bártulos y acercarse a la chica. Posiblemente porque temía que intentara seguir a su compañero cuando el trabajo de verdad comenzara, y debía retenerla.

Deberíamos pensar en como mover esa armadura, señorita. No creo que pueda soportar el peso mucho más tiempo, y todavía no ha sido modificada... cuando lleguemos a la Orden el equipo científico se encargará de todo al respecto, y podrá moverla con más facilidad. ¿Le molesta si la analizo un poco? – le comentó antes de comenzar a sacar piezas metálicas de su mochila, que al parecer no tenía fondo, y explorar las cadenas enrolladas en los brazos de la chica. Por supuesto, no había esperado a que ella respondiera.

El de cabello oscuro, por su parte, volteó y comenzó a andar hacia la puerta que daba al pasillo de entrada. Fuera, el jaleo y las voces angustiadas comenzaban a convertirse en un agradable coro de nerviosismo y expectación que lo atraía cual canto de sirena.

Ella le había pedido una respuesta. Qué curiosos son los seres humanos, siempre necesitando de guías y respuestas...

Su mano enguantada y todavía caliente por la activación se posó en el ornamentado pomo de la puerta, y al abrirlo, su rostro se giró una última vez hacia ella.

Cuando uno no tiene nada más que perder, puede hacer simplemente lo que quiera. ¿No es genial?

Su boca sonreía, de esa manera tan rara y que molestaba tanto a cierta persona, pues decía que parecía estar a punto de comerse a ''algo'', pero sus ojos no lo hacían. Si la mirada de ella estaba vacía ante la reciente pérdida, la suya no era más que un abismo de sangre en el que pronto se verterían nuevas presas.

Caminó hacia la entrada, con lentitud, mientras los ecos de la puerta al cerrarse resonaban tras sus pasos. El portón de la entrada comenzó a ser aporreado y luego abierto, los valientes guardias al parecer no habían resistido demasiado tiempo la presión de ver muertos caminando a por sus cuellos.

Mientras la masa de cuerpos sudorosos lo rebasaba y huía en dirección contraria, sin duda a refugiar sus traseros donde reposaban los agitados nobles de antes, el siguió caminando sin perder el ritmo, incluso casi acelerando.

Quería sangre, guerra, muerte. Todo su ser clamaba por ella, y se la iban a ofrecer en bandeja.

Es increíble cuando la comida viene saltando hasta meterse en tu boca... nein, Hölle?

Sus manos ardieron agresivas y exuberantes en el mismo momento que el pisaba el césped de la entrada y la puerta era cerrada tras su espalda y asegurada, por el último y más valiente de los criados.

Mein gott, aquello iba a ser magnífico. Ya se les podía oír~



—— Dentro del castillo, habitación de la armadura ——

Los gritos y las pisadas apresuradas de la horda de criados y ayudantes que antes protegían la entrada marcaron el comienzo de lo que más temía el buscador. El castillo sería asediado, y por supuesto el joven Dämon no pensaba hacer nada por evitar dicho asedio, si no más bien iba a ... como diría el? Ah, disfrutarlo.

Sus agudos ojos castaños incidieron sobre la señorita y luego volaron hacia la puerta. Ella no debía participar en aquella locura, no en aquel estado de ánimo tan desastroso y que posiblemente sólo le ocasionaría un deseo suicida de luchar.

Contaba con que la inocencia se desactivara pronto y que el shock de lo vivido lo paralizara, pero tras ver las proezas que había realizado minutos antes teniendo en cuenta que nunca antes se había sincronizado con el poder divino... bien, prevenir valía más que lamentar. No pensaba despegarse de ella más de lo necesario y educado.

La exploró visualmente de nuevo, temiendo ver aparecer algún pentáculo tras averiguar su valor para la Orden. Pero por increíble que pareciera, ella había salido ilesa. Bien, debían ponerse en marcha cuanto antes.

El brillo de la armadura comenzaba a apagarse, con lo cual, la desactivación sucedería de un momento a otro.

Espero que no se haya olvidado de su tío, con el cual creo que tenemos asuntos pendientes. Si no me equivoco, es el y no otro el que comanda las huestes de akuma que ahora mismo están a punto de llamar a su puerta, y pudiera ser que enfrentarlo directamente provocada algún tipo de reacción en los mismos. Como no sabemos si tiene acceso a la materia oscura, tal vez sea algo peligroso, pero viendo como reaccionan estos... muertos vivientes, con un patrón tan marcado por las horas y tan repetitivo, creo más bien que el Conde del Milenio lo ha engañado, fingiendo otorgarle un poder que en verdad no tiene. – la miró de lado mientras sacaba un par de mantas de su macuto, y se preparaba con los brazos semi-abiertos a sostenerla. — A lo mejor le ha dejado algún mecanismo, un reloj tal vez, que envía diariamente la orden de atacar a ese atajo de máquinas descerebradas. Si es así, necesitaré su ayuda... en la medida que pueda ofrecérmela, claro.

Pensaba proponerle un engaño, tal vez fingir que ella estaba herida e ir pidiendo ayuda a donde estaban los nobles para que así el otro se descubriera por fin. Con suerte llevaría el artilugio encima, y una vez neutralizado, sería fácil robárselo y destruírlo, con lo cual el problema quedaría enterrado para siempre.

Pero estaba por ver la consecuencia, el efecto de la activación primera. El coreano suspiró y trató de ser paciente. Había dejado de solicitar misiones con inocencias involucradas precisamente por aquello.



OFF:


Yo! Tiempo sin ponerte un spoiler, ya tocaba xD a ver, te comento un par de cosas relacionadas con tu post;

— Primero, creí que Alois se había desecho/convertido en polvo ya hace dos post, no se si te fijaste pero al final del último tuyo vuelves a mencionar como Karen se acerca al cadáver de él y eso me ha dejado un poco... confusa por decirlo de algún modo. Ten cuidado con no contradecirte, o afectará a la evaluación final.

— Sobre la activación, uso y demás: a pesar de lo épico, que me ha parecido estupendo, te recuerdo que no manejas directamente el rango D, no te excedas con sus capacidades ok? Te he dejado varias pistas en mi post para que ella quede agotada o la reacción que tu consideres al respecto, pero siendo consciente de que es la primera activación y demás. Espero que te sirva de ayuda para el siguiente.

Y por lo demás, bueno, ojalá te guste la idea que se me ocurrió para no lidiar con un Acm como tal, porque de los 80 nivel 1 puedo encargarme (con esfuerzo) pero ir luego a por el tío de ella, si fuera un usuario de materia oscura me xD destrozaría y tendría que dejarle~

Siéntete libre de rolear con Choi, manejarlo, etc. y actuar como consideres hacia su tío, o venirte a ver el espectáculo a fuera +w+ ya queda a tu elección <3

Suerte y ánimo!
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Dom Jun 09, 2013 7:16 pm

Después de mi gala de iniciada, fui recibida por las palabras del acompañante de Sei, que parecía bastante preocupado por mi y por la armadura y de inmediato empezó a analizarla detenidamente desde las cadenas de mis brazos.

- Ah... No, de hecho no me es especialmente difícil moverme con la armadura... Pero si que me esta quemando esta cosa, es como si estuviera dentro de un horno aquí dentro-- -

Justo después de pronunciar esta palabra un nuevo torrente de calor, que se sentía realmente tan fuertemente que a mi parecer mi piel debería estar desapareciendo de mis músculos en este momento, con lentitud muevo mi brazo derecho como si tratara de cubrir mi hombro izquierdo de ese fuego sin resultado alguno, al poco tiempo las palabras de Sei finalmente llegan para llenar el vacío que se encontraba en mi pregunta. Una respuesta completamente fuera de lo que yo pudiera pensar al respecto y de la misma forma tan llena de sentido común.

"... Realmente los humanos pueden ser tan idiotas algunas veces... mira que no haber pensado en una solución como esta... Me crié en un bosque y aprendí todas las estrategias de supervivencia de los animales que me rodeaban, y aun así no pude encontrar una que usar en un momento como este... Como si aun fuera un cachorro que pierde a su madre en tiempo de lactancia... ¿Se supone que ya había dejado esa etapa no?"

Esa respuesta, inútil para los mas sentimentales me había llegado emergida del infierno, pues carecía de toda concepción de humanidad y sentimiento pero aun así, es exactamente lo que necesito en estos momentos.

Finalmente mi alma vuelve a conectarse con mi cuerpo y al mismo tiempo que mi razón de ser vuelve a mi, también lo hace la sensación de dolor que me cubre por todo el cuerpo; abro mis ojos lo mas ampliamente que mis parpados me permiten y lanzo un fuerte pero corto grito en respuesta al dolor.

- ¡¡¡AAGGHH!!! -

Caigo de rodillas junto con la aparición de mi dolor, seguido de un suceso un tanto fuera de mis expectativas, mientras que mi cuerpo era envuelto en los brazos del acompañante de Sei, que estaba comunicándome la situación con detalle y una ruta de acción para salir beneficiados de esta situación, la armadura de repente se hace increíblemente pesada, incluso mas que cuando me la estaba poniendo, con lo cual parte por parte, esta se separa de mi cuerpo como si hubieran estado apenas superpuestas a mi desde el principio, segundos después de que toda la armadura se ha soltado de mi, se mueven una vez mas esta vez para reunirse frente a mi y a espaldas del hombre que me sostenía tomando una vez mas la forma de la doncella con cadenas que poseía antes de siquiera sacarla de su caja.

"¿Que pasa con esta armadura? ¡Es como si tuviera vida propia! primero se vuelve ligera como el aire, luego pesada como el hierro puro y ademas se vuelve a armar sola... ¿Sera que se le paso el efecto?... Por ahora parece que mi piel esta intacta, exceptuando el sudor por todo mi cuerpo parece que no tengo quemaduras, y el calor lentamente empieza a desvanecerse... ¿Todo fue infundado por la armadura?... Muchas preguntas en mi pensamiento y pocas para decir en este momento, tal vez luego de que podamos ir a esta "Orden" de la que habla este hombre pueda resolver algunas de ellas..."

Luego de hacer una pequeña evaluación de la situación y dar unos cuantos profundos respiros, finalmente levanto de nuevo la cabeza para observar al acompañante de Sei que aun me sostiene en sus brazos cubiertos por mantas.

- Lo siento, por el dolor que estaba experimentando no pude escuchar algunas partes de lo que dijiste, pero por ahora me parece que es buena idea atacar a mi tío aprovechando que estamos bajo ataque, podría bajar la guardia... Por cierto, no recuerdo si ya nos han presentado antes, mi nombre es Karen Hohenheim, mucho gusto... -

El hombre que aun me sostenía queda un poco perplejo ante lo inusual de mi actitud pero pronto responde a mi presentación.

- Si, tiene razón, puede llamarme Choi, soy el buscador designado para esta misión junto al hombre que usted conoce como Sei, el se encargara por ahora de los grupos que asedian este castillo, nosotros podemos empezar a movernos cuando usted se sienta en condiciones. -

Las palabras de Choi llegaron como una pronta premonición pues un torrente de dolor punzante y constante invadió mis dos brazos hasta los hombros, a mis piernas y al mismo tiempo que unas nauseas tan fuertes que me obligan a cerrar los ojos para evitar vomitar. ni siquiera puedo abrir la boca para gritar mi dolor y tan solo empiezo a temblar y convulsionar mis extremidades en los brazos de Choi...

Spoiler:
Tienes razón ya hacia falta, >_< te imaginas lo tonto que me siento por ese error? ya lo corregí sin embargo y espero no caer otra vez en eso,es tal vez por no leer mis post anteriores correctamente o por la emoción cuando lo escribo jejeje, en cuento al resto, ¿sabes que de hecho lo hice a propósito? veras, estaba consciente del alcance de un nivel D, solo que teniendo en cuenta que no ha sido modificada y que es primera vez, pensaba en algo como esto: la activo llegando a nivel 1 por poco tiempo, provocandome daño en el proceso y desactivándose al poco tiempo y eso, tal vez volverla a usar por uno o dos post llegando al final de la misión si así lo amerita y listo, solo para agregarle picante, y aprovechando que Karen es bastante resistente y loca con respecto a cuidarse ella misma, pero no te preocupes esta vez, que si estaba consciente de que apenas estoy iniciado. Por cierto me ha parecido esplendida tu idea para lidiar con un falso Acm, esta inmejorable y por supuesto que te sigo la idea; he usado un poco a Choi aunque pienso que tu eres mejor para eso, lo tomare de vez en vez para que me haga conversa pero te pediré que tu lo guíes en los momentos que el "verdadero Choi" deba actuar. Así que por ahora seguiremos el plan de Choi y tal vez que mas tarde nos reunamos con Sei para poder hacer una especie de final explosivo al mas puro estilo de una pelea de locos psicópatas XDDD sigámonos divirtiendo en esta misión te parece? al menos yo me paso el tiempo esperando con ansias a poner el próximo post, que tal tu?...
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Vie Jun 14, 2013 4:24 pm

Cálido. Lo veía morir... el aroma de aquella vegetación exuberante que lo rodeaba, ondulante al son de un viento del sur que traía consigo la dulce y odiada molestia de la lluvia.

Quemaba. Las nubes, antes altas y blancas como el algodón, ahora comenzaban a oscurecerse y no solo por la caída del sol, si no por la inminente llegada de una tormenta que pasaría sobre la isla, descargaría un torrente de agua, y se iría en poco tiempo.

La bestia alzó los ojos al oscuro cielo, que sólo le devolvió silencio. Tampoco esperaba nada más, ni nada menos. Sus manos curvadas en garras, el vapor escapando de su piel descubierta, sus músculos, tensos, siendo alimentados por aquellas venas que poseían combustión interna. El rostro pintado de rojo y barro, sangre y suciedad que lo acompañaban como si de una segunda piel se tratara.

Una figura, torpe, hinchada, tambaleante y tan fétida que le picó la nariz se acercó a el. Unos cañones relucieron retorcidos, unas balas no fueron disparadas, el sonido de los huesos al ser quebrados, del metal al derretirse, de la sangre al gotear, llenaba el silencio.

Alguien gritó. No fueron ellos. La bestia se limitaba a disfrutar, los akumas... se limitaban a morir.

¿Por qué, oh, por qué habían tardado tanto en llegar hasta el allí? 

Pisó sobre los cráneos, húmeros, brazos, torsos, caras, de los anteriores que habían acudido, los que parecían tener más prisa. Le gustó la sensación bajo la suela de la bota. Escombros de ambos bandos poblaban la entrada de la mansión, y el camino de acceso comenzaba a verse atascado por los cuerpos en descomposición.

Sus dientes asomaban demasiado, no era correcto sonreír, pensaba la bestia. Contó sus pérdidas, consistentes en la cazadora de la Orden y su holgada camiseta de algodón. Algún que otro rasguño que sin duda se infectaría por la mugre de los caminantes muertos, un corte en el párpado izquierdo, causa de un akuma que por algún motivo había intentado arrancárselo a la par que los cañones que asomaban de su rostro le disparaban.

El ronco murmullo que emitía el siguiente grupo alteró su cordura. Aquellos gemidos pronunciados por gargantas rotas y rajadas, muchas en putrefacción, aquel arrastrar de pies que de pronto se volvía rápido cuando comenzaban a transformarse, la emoción de encontrarse con veinte cañones apuntándole desde tierra y cielo resultaba... 

Sind Sie sehen das? SEI!! – el rugido fue seguido de una llamarada, una fulgurante bola de fuego que parecía reirse al igual que la insignia que los guantes de su creador. Unos afilados colmillos de llamas brotaron de los torpes cuerpos de los akuma a medio transformar, sus manos o más bien toda su figura se volvían borrosas por la velocidad a la que las movía. Estaba totalmente aislado dentro de la batalla, no sabía nada más que no fuera que iba a llover y que los akuma no dejaban de llegar. Y rezaba, suplicaba, rogaba incluso por que no dejaran de aparecer. 

En dos pasos arrancó la mandíbula de cuajo a uno de los tambaleantes más cercanos, se carcajeó mientras los dientes en su mano se movían convulsamente al ser incinerados, y al akuma se llevaba las manos/cañones a la boca que ahora no era más que un oscuro agujero en el cual se derramaban implacables las llamas de la inocencia.

Otros dos se le echaron encima, más transformados conforme el tiempo pasaba. Se dispararon el uno al otro mientras el se subía sobre la máscara de uno y la estallaba en mil pedazos antes de arrojarlo sobre el otro y dirigirse hacia los siguientes con el sonido de la explosión camuflado por los truenos que ya tenían encima.


Una insidiosa voz en su cabeza le advertía, le iba recordando la cuenta restante de akuma, la presencia del aliado, la ausencia de ataque coordinado, la lluvia... Pero el rojo lo teñía todo cada vez más. Llevaba demasiado tiempo sin sentirse así, desde el desastre de Japón... aquellas noches que parecía que el mundo se hubiera acabado. Incluso pensaron que habían muerto.


Saltaba de un cuerpo a otro, destrozando a un ritmo salvaje, el brillo febril de sus ojos competía con las llamas de Hölle. La razón de todo aquello se le escapaba en cada puñetazo, simplemente existía para destruirles. Era un arma, y un arma no atendía a razones.

Las gotas de lluvia comenzaron a oscurecer el suelo. La bestia se detuvo, jadeante, mientras el último caía ante el entre estertores, amorfo y quemado, desprendiendo trozos de cenizas metálicas. El vapor ascendía formando hilos, desde las zonas chamuscadas del suelo, los cadáveres y su propio cuerpo.

¿Cuántos iban? ¿ Doce, trece? ... ¿Veinte, tal vez?

Sacudió la cabeza. No importaba. No importaba. Seguirían viniendo durante un rato más, les oía, anhelando acertar y dejar marcas estrelladas en su cuerpo. Se revisó el torso simplemente por curiosidad. Había más sangre que antes, pero seguía sin pentáculos negros.

La cortina de lluvia se volvió espesa, penetrante y fría. Los cuerpos comenzaron a desaparecer, llevados por el agua y siendo ya sólo cenizas. Le molestaba el ojo, así que lo cerró.

El frescor del aguacero le hizo respirar hondo y mirarse las manos. A partir de entonces le sería bastante más difícil. Nuevamente, no le importaba.

Dios mío, es un monstruo. ¿Han visto lo que ha... ?

Shhhh,calla, Albert... calláos todos!! P-puede oírte. No querrás que nos mate, ¿no?.

Oh, está mirando hacia aquí! Cerrad la puerta, cerradla!!

Los murmullos le habían hecho voltearse para mirar la mansión. No podría creerlo si no fuera porque lo estaba viendo. De todos los muertos que intentaban devorarles... le llamaban monstruo a... el?

Agh, leute. Leute.

El castillo seguía en pie, aunque el orgullo de los otrora feroces mayordomos se lavaba con la misma velocidad que el agua caía. Le miraban detrás de una verja metálica que cubría las ventanas, y habían cerrado la puerta nuevamente, al parecer su curiosidad no era tan grande como para abandonar la absurda seguridad que les ofrecían aquellos muros.

Sonrió de nuevo notando como sus músculos comenzaban a agarrotarse. No podía detenerse durante mucho rato, o lo pagaría caro. Y el agua no ayudaba, pero conociendo el clima de aquella parte del mundo, tanto podía durar unos minutos como toda la noche.

Sin poder contenerse, les hizo un gesto brusco a los de las ventanas, y disfrutó con su apocada reacción de agacharse y murmurar de nuevo, antes de volver a dirigir toda su atención a aquellos deliciosos akuma tan curiosamente embotellados dentro de los cuerpos putrefactos de los difuntos.

Con el barro comenzando a formarse, su avance se ralentizaba, y tendría que esperar para poder lanzar golpes consecutivos o emplearse a fondo. Su brazo izquierdo ardía hasta su codo, y las quemaduras no tardarían en aparecer. Era una mierda, si, pero era su mierda.

Y no pensaba parar hasta destrozarlos a todos.




off:


Ok, si lo hiciste consciente de ello, y veo que con los efectos que ha tenido así fue, pues nada que decirte x3 eso sí, tómate tu tiempo antes de activarla de nuevo, y procura no usarla si no es imprescindible, más que nada porque se supone que acaben desmayados, aunque Karen es fuerte y tal y creo que puedes permitirte un poco de excedencia (con control y consecuencias, always control x'D)
  
Sobre el manejo de Choi, en el siguiente si quieres si ya lo reinicio, este post lo necesitaba hacer así y me daba cosa meterle el extra de la sala puesto que aún no comenzaron a moverse, llévatelo tu hasta allá y ve explicándole alguna cosa sobre su tío y eso, o algo de ella, por si quieres ganar tiempo, en cuanto lleguen a donde los nobles y su tío y se arme la buena (?) puedes dejármelo si quieres, lo haré sin problema.


Si quieres final explosivo, lo tendrás <3 hell yeah =w=


También estoy contenta con esto, perdona que no responda super rápido pero estas semanas estoy bastante agotada cuando llego a casa y me pongo a ello, tengo la cabeza como... hueca xD y me cuesta sacarme buenos post que no suckeen. Pero cuando me da el momento de inspiración, lo aprovecho como hoy ~ espero que sigas divirtiéndote y muchos ánimos con todo, como siempre.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 22, 2013 1:07 am

En cuestión de unos cuantos minutos, mi cuerpo se encontraba medianamente mejor, así como mi mente se había calmado del impacto por la muerte de Alois. Al menos por el momento y lo suficiente como para permitirme regresar a mi yo serena de siempre, suspiro una vez más antes de ponerme en pie aun un poco tambaleante saliendo de los brazos de Choi, que me había mantenido en sus brazos hasta ahora. Es acogedor sentir que los brazos de Choi son como los de un padre dándole cariño a su hija, sensación que hace tanto no tenía y que al parecer me ha revitalizado el alma un poco.
 
- Bien, ya me encuentro mejor, podemos empezar ahora a movilizarnos… ¿te parece si vamos caminando mientras que te cuento todo lo que creo que nos pueda servir contra mi tío?... –


Mientras me quito un poco el entumecimiento al hacer estiramientos, Choi se levanta igualmente y me observa con cierta extrañeza, un poco como si le pareciera inusual algo.
 
- Si, la verdad es que los elegidos definitivamente son fuera de lo común, se supone que luego de su primer uso, debería estar tan cansada que si no pierde el conocimiento después, al menos debería tardar una hora en recuperarse, por mínimo que sea. ¿Usted se tomo poco más de media hora y con eso ya se encuentra bien? Llámeme viejo pero yo no he visto eso seguido, no me parece normal… aun así, si usted realmente se siente a gusto en ese estado, entonces podemos empezar a dirigirnos hacia donde usted prefiera, siempre y cuando nos mantenga los más seguros posible… -
 
Después de todo no podía confiarse del todo de que así nada mas Karen ya se encontraba mejor, razón por la que pidió un camino no tan difícil de recorrer, sin embargo yo pensaba en qué hacer después, si vamos a engañar a mi tío con algo como que yo he resultado herida entonces tenemos que hacerlo lo más convincente que sea posible, mientras pienso en que hacer empiezo a caminar hacia afuera de la sala con un ritmo un poco pausado por la ligera parálisis de mi cuerpo que siento ahora.
 
- Bien… vamos a la habitación de mi tío, eso está en el piso más alto de este castillo, pienso que podemos subir y mientras tanto me causo algunas heridas superficiales, cuando lleguemos finalmente entrare haciendo un show digno de una damisela cualquiera y espero que mi tío se acerque, tu podría esperar afuera, junto a la puerta, de forma que si él tiene el objeto en su poder, usted podrá emboscarlo cuando él se acerque, y si el objeto esta en otro lugar fuera de su control directo, yo podre retenerlo mientras que tu intentas encontrarlo… solo espero que él se acerque al menos… -
 

Finalmente hago este pequeño deseo en espera de que Choi meta la armadura en todas las prendas que pueda para ayudarme a cargarla mientras tanto, puedo que dicho objeto es muy importante como para dejarlo por ahí y así podamos terminar con esta pesadilla, el buscador empieza entonces a seguirme en silencio, pensando con cuidado sobre la efectividad de mi plan…

Spoiler:
Perdón si el post se ve un poco suelto y flojo, estoy un poco carente de inspiración estos días y apenas hoy pude terminar a duras penas el post, espero que no sea demasiado malo y pues, ahí he puesto en marcha un plan para intentar golpear al tío por dos lados al tiempo, solo espero que este post no Suckee como dijiste jejeje XD
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Miér Jul 03, 2013 10:54 am

La lluvia caía como un manto espeso y agobiante. En vez de refrescar el ambiente, lo único que hacía era volverlo más y más pesado.

Un sonido extraño, como un rugido constante y grave resonaba en la hondonada. Era igual que un corazón hambriento de latir, resonando en un pecho seco. No parecía proceder de ninguna parte y a la vez de todas, destellando cada vez que un cuerpo caía, cada vez que las rojas gotas de sangre del exorcista se mezclaban con la putrefacta carne de los muertos y el marrón barro de la isla.

El vapor que desprendía la caliente epidermis del alemán se alzaba como jirones de humo hacia el cielo, al igual que el suelo, formando una leve niebla inestable. Su rostro no se alzaba para contemplar las presas, no era necesario. Seguían acudiendo a el en masa, y cuando su cercanía resultaba peligrosa o comenzaban a evolucionar del todo, solo tenía que golpearlos, arrancar trozos aquí y allá, quemar, quemar, quemarlo todo.
 

Su boca goteaba sangre, al igual que su parpado derecho, el cual le impedía por completo la visión de ese ojo. Sus brazos temblaban ligeramente, perdidos en la frialdad que causaban las quemaduras que poco a poco iban desintegrando capa a capa, su topa y sus brazos.

El aire olía mal. Olía a despojos humanos, a cenizas de cadáver, y respirar todo aquello era asqueroso. Intolerable para su agudo olfato. Tosió y escupió a un lado, apartándose en dos saltos del montón de cadáveres que comenzaba a apilarse a sus pies, al parecer reticentes a explotar como los akuma normales. Casi parecía que esos fueran defectuosos, pues su instinto homicida no era demasiado acertado visto lo visto.

Incluso en aquel momento, dos de ellos se estaban chocando en sus fútiles intentos por avanzar hacia el exorcista y destruirle, otro daba vueltas descontrolado y un tercero que había perdido las piernas, en lugar de transformarse, se arrastraba patéticamente gorgoteando desde la putrefacta garganta del cadáver.

Tal vez el Conde hubiera encontrado divertido darles la orden de que se comportaran como verdaderos muertos vivientes. O a lo mejor era cosa del tío de la chica, si es que en verdad tenía poder sobre todo aquello, aunque de serlo, sus capacidades eran de lo peor y más patético que Dämon había visto en un aliado.

Un arañazo en el hombro le hizo girarse y maldecir fuertemente, mientras estampaba el puño en el rostro de uno que se había acercado en misterioso silencio a sus espaldas. Estaba siendo descuidado. Jadeó molesto con la lluvia y estuvo a punto de caer por la patada que tuvo que estampar en el estómago de otros dos que se acercaban también a su espalda.

Su rodilla dio contra el reblandecido suelo, no por ello menos doloroso. Juntó ambos puños para derribar a los dos niveles uno de un solo golpe, pero el retroceso del ataque le hizo chasquear la lengua y mordérsela para no gritar.

Probablemente se había dislocado el hombro, sumado a algún que otro desgarro muscular.

Una especie de gota chisporroteante cayó a sus pies, haciendo que su vista se dirigiera hacia el suelo. Unas voces lo hicieron volver a la realidad, seguidas de algún que otro aullido de terror y correteo de pisadas.

OOOOIII, Señor ..., esto, señor del fuego!?!! Utilice eso!!! — uno de los criados más jóvenes había salido corriendo e impulsado una especie de jarra grande tapada con un corcho rodando hacia sus pies. Dämon la retuvo con la suela de la bota y leyó lo que ponía en la etiqueta escrita en alemán.

Un momento de angustia siguió al jovencito que lo miraba esperando aprobación o algún gesto por parte de aquel chico tan alto y atemorizante. No hubo nada parecido, tan solo una carcajada brusca y el movimiento del otro al agacharse para coger la botella de combustible. Era un cóctel letal de gasolina y alcohol que había podido encontrar en el sótano de la casa, no tenía ni idea de qué hacia aquello allí, pero al ver que la cantidad de monstruos no disminuía y que el otro monstruo al parecer les estaba ayudando a seguir con sus patéticas vidas, no había podido evitar ayudarle de alguna manera.

Una sonrisa y lágrimas surcaron su rostro mientras veía como el tapón de la jarra era arrancado y su contenido vertido a lo largo de la pendiente de la casa, mezclándose con la lluvia y empapando gran parte del terreno.

Princesa, espero que esto haya sido de ayuda, sniff... – murmuró el chico sorbiendo la nariz por la emoción de participar en todo aquello, antes de volver a entrar dentro de la casa y ponerse a salvo. No se atrevía a hacer nada más, pero juraba que si aquello salía bien, el mismo saldría a abrirle las puertas al del fuego.

Dämon por su parte, se reía ante el apodo que le habían otorgado. Era tan ridículo que no podía hacer otra cosa más que reír. De hecho todo aquello parecía sumamente gracioso, visto desde fuera.

El olor le mareaba bastante, pero a la vez le resultaba agradable. El petróleo refinado y el alcohol se mezclaron magistralmente con el agua de lluvia, y la volvieron inflamable. Por supuesto los akuma ni se inmutaron, y siguieron avanzando torpemente a través del barro, quedando atorados e intentando transformarse, convirtiéndose en macabras obras de arte pútrido y retorcido, agitándose ante su próxima muerte.

Hölle comenzó a arder de pronto, ignorando de pronto la humedad y el agua que intentaban apagarle. A fin de cuentas su fuego no era normal, era inocencia pura en forma de llamas, y corroería alegre la carne de aquellos maniquíes animados que intentaban atacar a su amo. Ardían con un fulgor extraño, dilatado, como alargando sus flamas hacia el suelo. Quería unirse a aquella mezcla explosiva creada por el criado, quería acabar con todo aquello.

Dämon se apartó hacia la puerta, dejando una distancia prudencial aunque no la debida con los zombies/akuma. La llamarada crecería ante su rostro pero no le afectaría mientras tuviera a Hölle activado. Esperó unos segundos mientras los seres se congregaban ante el, oyendo sus sonidos y oliendo su hedor. Cuando los treinta o cuarenta que restaban se hubieron acumulado, alzó un puño al frente y se concentró mientras la bola de fuego en su mano crecía y pulsaba igual que un corazón.

... Gott, lass uns brennen sie alle ... – entonó con voz grave, igual que haría un pirómano ante su próxima obra de arte.

La flama se dirigió certera, hacia la boca abierta de uno de los akuma que se arrastraban. Lo atravesó y lo hizo explotar, lo cual provocó una reacción en cadena, con flamas goteando sobre el líquido inflamable y prendiendo en las carnes malditas de aquellos mas cercanos. 

La temperatura creció hasta volverse insoportable. Un coro de chirridos metálicos y explosiones transformaron el aire y el ambiente otrora húmedo de la isla en un infierno viviente.

El creador de dicha dantesca obra no parecía demasiado impresionado, su mayor preocupación pasaba por que el fuego no se detuviera antes de tiempo o se excediera y acabara arrasando la totalidad de la isla. Además, le picaba el ojo donde la sangre no parecía dispuesta a parar, y el dorso de su inocencia en forma de guante no era precisamente un buen pañuelo.

Hambriento y cansado, se acuclilló y se preparó a esperar a que todas las máquinas se terminaran de destruir antes de volver a entrar para terminar con todo aquello. Le recorrían dudas con respecto a la capacidad de la mujer y del buscador para defenderse de un ataque frontal del tío de la última, pero tampoco pensaba que el susodicho se hubiera quedado con guardaespaldas, tan seguro que estaba de su plan.

Alzó la barbilla hacia las ventanas frontales de la casa, tal vez el corrupto hubiera estado observando el espectáculo, y si así era, debía estar sudando el doble que el en aquel momento. Ah, los aliados del Conde le ponían de los nervios. No se les permitía matarlos con la inocencia, lo cual era un engorro. La mayoría acababan encarcelados o siendo experimentos vivientes, lo cual tampoco estaba mal, pero resultaba frustrante.

Todo sería mucho más rápido si pudieran, simplemente, borrarlos del mapa.

Pateó una retorcida mano que tenía cerca hacia la inmensa hoguera mientras se apartaba un poco más y comenzaba a desactivar su inocencia y a valorar daños. No habían sido pocos, pero al menos la fiebre tardaría un tiempo en aparecer, tiempo que esperaba le alcanzase para tomar algún medicamento y reducirla. Se suponía que estuviera lúcido para convocar al arca y decidir a donde llevar a aquella mocosa.

Pensar en el qué iba a hacer después le hizo bostezar. La lucha había sido extrañamente divertida y no le apetecía amargar el recuerdo, todavía.

OHHH, DIOS MÍO!! Lo logramos, Gunter, lo logramos!!! Avise, avisen a la princesa!!! Corran! 

Suspiró con cansancio al ver como un pequeño grupo de figuras se le acercaban corriendo y armando jaleo. Estaba claro que no le iban a permitir disfrutarlo. Tal vez arrojar a algún que otro criado a la hoguera no fuera políticamente correcto, pero... 

Scheiße. Quería hacerlo.



*para el que corrija*:

— Quisiera indicar que esto - la batalla completa - ha sido la subida de rango, de aquí en adelante y a próximas misiones estaré empleando poderes de rango C. Por favor, ténganlo en cuenta a la hora de evaluar.


Última edición por Joker_Nine el Mar Jul 16, 2013 10:48 pm, editado 1 vez
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Miér Jul 10, 2013 7:07 pm

Después de un tiempo debido a mi incapacidad temporal de moverme con total libertad he decidido ir lo más lento posible para al menos recuperar un poco de energías mientras caminábamos; nuestra posición actual es a escasos dos pisos de nuestro objetivo, ahora solo quedaba entrar al gran salón de baile, subir por las escaleras y luego pasar por el salón más grande del castillo, la planta donde en tiempos de mi padre se podían realizar toda clase de encuentros por combate con espadas, o combate a mano limpia; hoy en día sin embargo está lleno de regalos que le han dado a mi tío los muchos aristócratas y grandes cabezas del mundo que han desviado su rumbo a visitar este aun nuevo pueblo alemán, de la misma forma también tiene apiladas varias armas en las paredes como forma de un débil recuerdo de lo que aquella planta fue en principio, mientras que vamos subiendo las escaleras, con Choi detrás de mi me siento realmente mas descansada luego del camino lento, pero preparándome para lo que puede venir no subo mi ritmo en lo mas mínimo y así como Choi seguramente se encuentra ralentizado por ayudarme con el transporte de la armadura, yo me encuentro subiendo un escalón en intervalos de 2 a 3 minutos.

Ahora podemos ver la gran puerta que alberga al otro lado al salón de baile y mientras pienso en cómo proceder a causarme algunas heridas para fingir ante mi tío, me doy cuenta también de que Choi no ha dicho nada durante un buen tiempo, su mirada parece estar perdida en el suelo y me sigue el paso como si apenas estuviera poniendo atención al camino. Normalmente no me preocuparía una actitud como esta, cada uno tiene sus propios problemas pero dada la situación crítica de ahora, no puedo darme el lujo de evitar un pensamiento ajeno que pudiera ayudarme, razón por la cual finalmente al llegar frente a la puerta doy media vuelta sobre mis pies y observando a Choi me tomo la libertad de poner mi mano sobre su hombro izquierdo y finalmente indagar en una conversación por sus pensamientos.

- Oye Choi, dime hace rato que estas callado, ¿te molestaría decirme en que estas pensando? Parece que fuera algo muy serio… -

- Oh… no señorita, no es ningún problema, tan solo estaba tratando de hallar una razón, la he visto muy poco preocupada hasta ahora, digo, no es como si estuviera tomando la situación a la ligera pero me pongo en su lugar y no puedo evitar pensar en cómo me sentiría si fuera a encontrarme con un tío que ha atentado abiertamente contra mi vida, y que posiblemente haya causado la muerte de mi padre… francamente no me encontraría en un estado de humor tan relajado e incluso estaría dudando de ir hacia él con la situación como esta ahora… -

El comentario de Choi me golpea como un bulto de rocas justo en la cabeza mientras que mi aliento se contiene de repente. Hasta ahora realmente nunca lo había pensado, mi mente estaba muy encerrada en el hecho de lo que estaba pasando que hasta ahora no pensé en las causas, en los hechos, y definitivamente nunca había pensado en lo ultimo que dijo Choi, mi mente se había quedado con el hecho de que mi padre había muerto por una enfermedad, era un factor completamente claro para mi; pero ahora el pensar que mi tio tuvo que ver en su muerte definitivamente me ha enfriado la sangre, mis piernas de repente empiezan a temblar ante la atmosfera que to misma estoy creando, mi imaginación se ha salido de control y de repente me veo pensando en que todo este tiempo he estado viviendo bajo el mismo techo que el asesino de mi padre, que esa persona se ha regocijado en las riquezas trabajadas de mi padre, que ese sujeto ha estado riéndose de mi ignorancia tanto tiempo… que ese bastardo no se ha bastado con matar a mi padre sino que ahora también ha estado tratando de matarme a mi todos estos años…

Un leve mareo me aturde la cabeza mientras que mi mirada se clava en el suelo, tal es mi impresión que simplemente no puedo mantenerme y me inclino a poner mi mano contra la primera superficie y reposar mi peso allí, para mi lastima esta superficie es la misma puerta del salón de baile, que por cierto esta sin seguro y por ende cuando apoyo mi peso contra ella la puerta se abre de par en par y por poco caigo al suelo con ella de no ser porque Choi se apresura a sostenerme. La sorpresa que nos esperaba en este salón no es para nada de mi agrado al igual que seguramente Choi no se encuentra cómodo al tener una armadura de gran peso en su espalda, el peso de una chica en sus brazos y frente a los dos, una cantidad muy considerable de hombres con rostros ávidos de violencia, codicia y deseosos de cumplir su trabajo para ganarse una buena cantidad de monedas; cada uno portaba armas contundentes, unos pocos armas de fuego de largo alcance, otros venían con sus manos limpias solo en el sentido figurativo pues estas ya habían pasado por los cuellos de muchas personas y habían cobrado sus vidas a cambio de más dinero.

- ¿Ah…? Así que de verdad vino una chica… ya estaba pensando que me quedaría sin ganar el dinero de este trabajo de mierda, matar a una chica y contratar a tantos solo para eso, pero que bastardo mas egocéntrico es ese sujeto… bueno, ¿solo tengo que matarla verdad?... -

- ¡JA! Eso si no la mato yo primero, como sea aquí todos saben que el dinero será solo para el que la mate y le lleve su cuerpo a ese hombre, así que después de acabar con ella tendremos que resolver lo de la paga… si es a muerte será mejor para mi… -

- Gigigigi… aunque es una lástima, si fuera posible me gustaría divertirme un poco con esta preciosura, hace tiempo que no gozo de una buena mujer y ahora tendré que matar a una… definitivamente no tengo suerte ¡¡¡Giagiagiagia!!! -

Cada uno de ellos empieza a dar sus impresiones descaradas y abusivas de la situación, todos estaban tan convencidos de su superioridad como a los asesinos y violadores de poca monta se les permitía, lentamente mi mirada se levanta así como voy poniéndome en pie por mi misma en silencio; si es cierto que muchas cosas acaban de golpear mi alma fuertemente, no quita el hecho de que tengo una misión que hacer, así como estos sujetos acaban de golpearme la moral de una forma diferente, me hierve la sangre con escuchar sus comentarios irrelevantes y autocomplacientes y finalmente decido pensar en las palabras de Choi en otro momento, tal vez después de que acabe con esta basura que tiene medio salón lleno. Si son sujetos así no puede ser más difícil que luchar contra esas maquinas demoniacas, ¿ni tampoco creo que necesite la armadura verdad?

- Lo siento Choi, agradezco tus pensamientos pero creo que los dejare para después, por ahora, creo que encontré la forma perfecta de llegar a mi tío con heridas y sin tener que hacérmelas yo misma, ¿no es genial?... así que si quieres puedes esperarme aquí mientras que limpio el camino de basura. ¡Les voy a agradecer el haberme sacado del shock de hace poco bastardos! ¡¡Les agradeceré con creces!! -

Finalmente me alejo un poco de Choi en dirección a la enorme banda de rufianes frente a mí y nuevamente mostrando mi sonrisa peculiar de emoción, rabia y satisfacción por el combate me pongo en guardia, mientras me elogio a mi misma en mi mente por haber tomado un descanso de camino hasta acá…
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Vie Jul 12, 2013 9:16 pm

El panorama fuera del castillo mostraba el mismo aspecto que un campo de nabos abrasado por el incendio más grande de la historia. Tan rápido como la incandescente bola de fuego se había extendido, dejando reducidos a cenizas a la veintena o treintena de pseudo-zombies pseudo-akuma que habían explotado como palomitas rellenas de pus, la lluvia había arreciado apagando la enorme hoguera.

Se había apagado demasiado rápido.

Casi parecía una especie de intervención divina, tal vez al Señor allá arriba le molestase el aroma a crematorio tropical de akumas al aire libre.

La próxima vez le pondré esencia de vainilla. – murmuró el alemán con pereza, parpadeando soñoliento sin poder evitarlo mientras rebuscaba en sus destrozados bolsillos algún cigarrillo solitario que se hubiera salvado de la pelea.

No hubo suerte y acabó mirando con el ceño fruncido al joven criado que no se le despegaba y le contemplaba de una manera demasiado fija e irritante.  Sus ojos brillaban tanto que le provocaban jaqueca.

Oe, tu eres una especie de... – comentó sin precisar demasiado, sabiendo que el mocoso terminaría la frase y le ahorraría pensar.

Mayordomo junior señor! Soy el hijo del ama de llaves, la señora Perth. Y estoy totalmente a su servicio, digo al de nuestra princesa, bueno al de ambos ya que usted es su invitado y acaba de salvar toda la mansión y le he dicho que me llamo Albert? Quisiera... – sus palabras se vieron interrumpidas por un gesto del exorcista, que se había llevado un dedo a los labios. El adolescente le miró ladeando la cabeza igual que un golden retriever confuso.

Mein gott. Era una verdadera pena que la hoguera ya se hubiera apagado.

Tabaco. Ahora. Ve. – le ordenó despacio y con voz seria, haciéndole girar con una mano para orientarlo hacia la mansión y dándole un empujón en la espalda.

El crío asintió encantado de la vida y se marchó a todo correr, dejándole rodeado por otros sirvientes todavía precavidos y que parecían estar discutiendo sobre si ponerse a limpiar el desastre organizado o dejar que los invitados salieran por la puerta trasera, la que daba al jardín.

Ante esa frase, Dämon tosió para ocultar una carcajada. El jardín... ja böl, no es que estuviera precisamente mejor que aquello, pero en vez de oler a muerto cocinado, olía a veneno. Hm, podría ser interesante la combinación de ambas nubes tóxicas.

Se retiró el flequillo de la cara con aburrimiento, mientras el calor de sus brazos se retiraba despacio y era sustituido por el escozor y dolor de las quemaduras, raspones y demás heridas que le habían y se había provocado durante la lucha. Su parpado era lo más destacable, pero según el mocoso tal vez le hiciera llevar un parche y parecer un pirata. A lo mejor hasta se lo arrancaban, había comentado con total y absoluta fascinación.

Dämon se había limitado a sentir escalofríos internos por la imagen de ir a juego con el conejo pelirrojo y degenerado del martillo.

Tendría que ir entrando...Mmm, Choi? Me escuchas maldito? He acabado por aquí, y no he quemado demasiado... la isla. – comentó sacando a su golem del único bolsillo que había podido salvar. 

Tras un sonido de estática, el buscador sonó enfadado, preocupado y estresado. Algo que le resultó sorprendente.

Es un mal momento, maestro Dämon. La chica está fuera de sí aunque intenta aparentar que tiene control y creo que tal vez sea mi culpa por haber hablado de más. Tenemos una especie de ... plan, bueno... quiere ir a por su tío directamente pero ahora mismo ha habido un contratiempo. Una horda de asesinos humanos, al parecer asalariados del susodicho tío en cuestión. Si quedaba alguna duda sobre su participación en los hechos, se ha despejado sola.

Hubo un pequeño silencio y más ruido de estática, además de algunos quejidos y golpes fuertes. Cuando el buscador volvió a hablar, sonaba algo más tranquilo pero jadeaba.

—  La armadura pesa como una tonelada, uff... pelear sosteniéndola no es sencillo créame. ¿Dice que ya los ha acabado a todos? Bien ... ¿¿ Y QUE DEMONIOS HACE QUE NO VIENE A AYUDARNOS ?? – el grito fue tan fuerte que el cabello sudado del alemán se movió un poco por la potencia.

Ah... pensé que doña Rompo-bancos-de-un-puñetazo se las apañaría de sobra. Además, estoy esperando a alguien. Tienen que traerme una cosa. – alejó el golem un poco por precaución.

¿ Que cosa? ¿Está herido? Eran demasiados... si quiere iré a por usted. Tengo alcohol y vendas en la mochila...

Nein. Es tabaco. No seas idiota, sólo eran niveles uno. Me ofendes.

... Ah, tabaco, claro, y dice que yo le ofendo...

Dämon sonrió satisfecho por estar estresando al imperturbable coreano.

Te dejo, mi paquete ya ha llegado. Estaré ahí en un par de minutos, procura no ponerte a llorar~.

NI SE LE OCUR*clic*

El golem del alemán se desactivó y recogió el auricular que su amo no se había puesto. Luego zumbó a su alrededor como si le reprendiera.

Otro quejica, pero si te has pasado el rato durmiendo, bichejo. – la acusación pareció molestar al animalito electrónico que se alejó hacia la entrada de la cual ya volvía apurado el joven Perth.

Cuando le tendió la mano para recibir el esperado cajetín, se encontró con una sola cosa cilíndrica, gruesa y que desde luego no era una caja de benditos cigarrillos. Le había traído un puro. De los habanos, enorme y apestoso como una semana entera fumando.

El enano se llevó un pequeño golpe en la cabeza cuando el exorcista, tras maldecir sonoramente en alemán, encendió el infame cigarro con un chasquido de dedos y se puso a degustarlo, a la par que se levantaba, estiraba, comprobaba que seguía sin tener camiseta y que su pantalón al menos estaba en el sitio, y echaba a andar de vuelta a la mansión.

No le preocupaba en lo más mínimo la pequeña batalla entre la chica y su tío, pero si este último todavía podía emplear la materia oscura, las cosas podrían ponerse feas. 

Al traspasar el umbral de la ya conocida puerta, notó el cambio en el ambiente, la electricidad que desprendían los criados afanados en solventar toda clase de problemas absurdos, tales como recoger cristales rotos o ayudar a alguna dama mareada y embutida en un corsé demasiado pequeño para sus rollizas caderas. Por encima de todo aquello había una tensión extraña, rara, pestilente.

El aroma del puro miedo. Los pasos guiados del exorcista no eran bien recibidos, pese a que su acompañante no perdía la sonrisa, los demás le evitaban como si tuviera la peste. Dämon les miró con desprecio. Tanta pulcritud y servilismo y ni siquiera sabían que su dueña estaba ahora mismo siendo atacada. Al parecer, la muerte del mayordomo jefe los había vuelto unos completos inútiles.

Y bueno, para que mentir, tras verle usar su poder, todos sabían que podría reducir la casa a cenizas hasta los cimientos, y con ella a sus ocupantes. No sabían si era peor el o la plaga de no-muertos.

Increíble. Da igual donde, todos siguen siendo unos puñeteros hipócritas... – gruñó arrastrando una mano ensangrentada por toda la pared más cercana y dejando tremendo rastro de sangre, lo cual escandalizó aún más a la tropa del servicio y a los invitados.

Perdón, señor? – el muchacho ciertamente no se enteraba de nada. Dämon suspiró. Se había agotado demasiado con los akuma como para tener modales y aguantar a Albert Perth.

¿No deberías ir a ver como está tu madre? – el mocoso picó.

Ah!! MUM!!! Claro que si, ah, gracias de nuevo señor, nos ha salvado a todos! Se lo contaré, ya verá, y ella también le dará las gracias.– y tras intentar darle un apretón de manos que el exorcista no correspondió, se inclinó lo mejor que pudo y se marchó corriendo y gritando el nombre de su madre.

Dämon siguió su camino sin mirar atrás, aunque podía oír los murmullos a sus espaldas, generados por las ingenuas palabras del menor. Cuando hubo cruzado un par de pasillos y rebasado la sala de las armaduras, se encontró con un rastro de cuerpos inconscientes, con brazos rotos y moratones en el rostro.

Pisó la cabeza de uno descuidadamente y le oyó gemir algo sobre una mujer loca y un hombre con metal a la espalda.

Evidentemente estaba en el buen camino. Se puso a pensar en lo que le diría al coreano.

Algo tipo, '' sin pena no hay gloria''.

La cruel sonrisa volvió a su rostro mientras degustaba el habano y arrastraba los pies hacia una puerta de la que surgían sonidos de batalla. Aquello no estaba tan mal, después de todo.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 13, 2013 1:07 am

Finalmente, o debería decir, que al fin después de tanto, con esta cantidad de oponentes y mi actual agotamiento podre llamar a esto una pelea decente, es irónico pasar de ser una completa inútil contra alguien como Sei, a ser una fuerza imparable contra estos sujetos y si hay algo que agradecerle a mi tío cuando finalmente llegue a él, eso sería el haberme dado un rato de verdadero entretenimiento después de tanto tiempo, no tenía tanta perspectiva como para contar a todos los sujetos que hay en el salón y francamente no tengo cabeza para eso, solo voy a patear a todos los que se me crucen, y a los que no también, solo para evitarle mar problemas a Choi que me ha ayudado tanto.

El primer par de tipos venían con unas barras de metal, y no es como si me dolieran mucho ese tipo de impactos pero en mi estado actual preferiría llegar con fuerzas de mas combate hasta donde mi tío. Rápidamente hago una barrida con mi pierna derecha luego de agacharme velozmente haciendo caer a los dos hombres, no tenían oportunidad contra la fuerza de mis piernas, mi orgullo y por tanto en el momento que sus cuerpos tocaron el suelo, me aseguro de dormirlos con un puñetazo en la cara a cada uno, inmediatamente me impulso hacia adelante para embestir a tres sujetos frente a mí, estos no tenían ningún arma pero ni aun para combate cuerpo a cuerpo servían pues el peso de los tres no fue suficiente para frenar mi impulso de piernas y pronto los estampo contra el suelo.

Un bote hacia atrás para poder frenar a cuatro sujetos más que venían en dirección a Choi, una patada mientras voy girando sobre mi pie para cada uno en la cara y al suelo van a dar, aun así uno de ellos es lo suficientemente vivo como para frenar su caída con el palo de madera que tenia, aunque en el proceso su arma se astilla y reduce a trozos inofensivos, dándome la oportunidad de darle una patada en el estomago con toda mi fuerza, y el tipo sale disparado para chocar a un grupo más adelante; seguramente no han caído pero me conformo con hacerlos más lentos mientras me encargo de algunos más, más específicamente para estamparle un golpe en la garganta a un sujeto frente a mí y luego darle una patada de mula girando mi cuerpo a otro que estaba unos centímetros más lejos, el de la garganta tal vez muera por el golpe pues siento que le rompí algo.

Mientras tanto Choi empieza a moverse más adentro en el salón e incluso me ayuda con derribar a un par de hombres que se me han pasado por alto, me impresiona que haga algo así mientras carga la armadura que bastante pesada si es; pero en ese momento veo que parece distraerse con algo, mientras otros dos sujetos vienen hacia él, con dos zancadas de mis piernas me basta para llegar a tiempo y derribar a uno más con un puño en toda la cara mientras que el otro restante tengo que acabarlo dando un salto de un metro para llamar su atención y caer sobre él con una patada de hacha.

- Choi! ¡¿Qué sucede que te has desconcentrado?! –

- Lo siento Señorita, ¡el maestro llama así que necesito pedirle que me cubra un momento! –

El maestro seguramente es Sei, ¿¿¿así que ya termino con todos los muertos vivientes??? Definitivamente el es un tipo increíble y aun más fuerte que yo, a niveles que no había conocido… pero no es momento de que yo me desconcentre, aun faltan muchos y se empiezan a agrupar por lo que debo actuar rápido y empezando por darle tiempo a Choi. Rápidamente me pongo de nuevo en guardia y espero a que cinco de ellos se acerquen lo suficiente, aunque ellos esperan asegurar un golpe con las barras de metal y palos de madera que tienen, no cuentan con que mis piernas son lo suficientemente largas como sus armas y tal vez mas por lo que rápidamente le asesto una patada al del centro en el pecho, agachándome me meto entre la abertura que he creado con eso y desde allí me levanto rápidamente con mis puños cerrados, asestando dos golpes de Uppercut a los dos sujetos junto a mí que los levanta unos centímetros del suelo, al momento de que caen inconscientes doy un pequeño salto y le doy una última patada giratoria a los dos hombres que faltaban.

Finalmente parece que Choi ya ha terminado de hablar con Sei puesto que se acerca hasta quedar a mi lado y de reojo puedo notar que no fue satisfactoria su charla con el exorcista pues sus ojos lo demuestran además que parece estar preparado para un poco de lucha extrema, dejando salir una sonrisa mientras doy unos saltitos en mi lugar le digo al hombre en forma de broma.

- parece… que Sei aun tiene muchas energías, ¿verdad?... No pareces muy contento Choi, ¿qué tal si como yo te sacas un poco la frustración con estos bastardos? Claro, yo también hare mi parte como ahora… -

Sin ninguna respuesta en palabras de Choi, el hombre le da un puñetazo limpio a un sujeto que estaba cerca dejándolo noqueado al instante, tan solo dejo salir una carcajada y de inmediato me adelanto para seguir con un poco mas de terapia para el manejo de la ira…

Spoiler:
Vale, te importaría quedarte un poco mas en el pasillo? o si quieres entrar pero dejarme liberar mi frustración con esos sujetos un poco mas, se que tu entiendes... ^_^
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Deutschen gegen Zombies~

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:47 pm

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.