Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» Los Bibliófilos De Lima [Misión MI]
Ayer a las 9:01 pm por Constantine Gelassen

» Juego || Pregunta al usuario de abajo
Ayer a las 5:44 pm por Erina Schliemann

» Juego || Empareja al personaje de arriba
Ayer a las 5:11 pm por Erina Schliemann

» One Piece Sea Emperors | Élite | Cambio de botón
Miér Ene 18, 2017 4:09 pm por Invitado

» Juego || Confieso que…
Dom Ene 15, 2017 2:33 pm por Alice

» Feria Navideña
Sáb Ene 14, 2017 10:03 pm por Etienne Freimann

» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Ene 14, 2017 2:28 am por Timcanpy

» [Afiliación Normal] Pocket Monsters World
Jue Ene 12, 2017 11:37 pm por Proxy

» Instituto Hanakotoba {Afiliacion Normal}
Jue Ene 12, 2017 11:37 pm por Proxy

» [MN] A la persecución de los piratas
Lun Ene 09, 2017 6:53 pm por MadalyneFriar

» Prueba tu suerte
Dom Ene 08, 2017 1:13 am por Komurin

» Misión en Hyrynsalmi [Gran Ducado de Finlandia]
Sáb Ene 07, 2017 11:07 pm por Sigma-chan

» Feliz año nuevo 2017
Dom Ene 01, 2017 7:02 pm por Alice

» Juego (Rol) || ¿Qué le harías al personaje de arriba?
Jue Dic 29, 2016 12:35 pm por Erina Schliemann

» Tormenta en Uagadugú. La maldición del Dios de la lluvia.
Miér Dic 28, 2016 4:59 pm por Índigo

» Atrapados en la tormenta
Lun Dic 26, 2016 9:44 pm por Alice

» American Gangster — Afiliación Normal
Lun Dic 26, 2016 3:11 pm por Komurin

» Reghinae World || Élite
Lun Dic 26, 2016 3:06 pm por Komurin

» Rehabilitación (Coralie y Balam)
Lun Dic 26, 2016 1:57 am por Sigma-chan

» Preparando la despedida.
Jue Dic 22, 2016 5:38 pm por Kuga

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana
Erina Schliemann
 
Faith E. Wippler
 
Constantine Gelassen
 

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas School Crazy 40/40
Directorio

Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Dom Abr 08, 2012 6:33 pm

Observé atentamente mi reflejo en el espejo. Me delvolvían la imagen de una pálida niña rubia, y una robusta sirvienta que la peinaba.
Suspiré resignada. Había llegado el día en que me entrevistaría con el rector de la universidad donde mis padres deseaban enviarme.
"Duchess" también se reflejaba, algo que me daba ánimos. Desde hacía unos cuantos días sentía cierto malestar. Estaba el asunto del extraño comportamiento de los animales, pero además de eso, la voz de mi amigo "Cheshire" me decía que había algo más. Algo siniestro que nos envolvía a todos los del pueblo.

Me rasqué la oreja al sentir las punzantes cedras del cepillo contra ella y arrugué la nariz. Estaba muy molesta ¿¡Por qué demonios mis padres me concertaban una entrevista!? Yo aún no había decidico a lo que quería dedicarme.
Mis progenitores querían que me dedicase al comercio, un oficio que yo detestaba.
Si podía elegir, me hubiese gustado dedicarme al mundo del arte y el espectáculo. Escribir historias, ilustrar libros, actuar sobre un escenario delante de miles de personas...

Pero mi historia había sido escrita. Si estaba decidido que yo fuese comerciante, asi se haría. Cuando Liliana hubo terminado de peinarme, me levanté del asiento y me dirigí al vestidor. Allí escogí un sencillo traje azul, que realzaba mi mirada (y que era exactamente igual al de Alicia en su historia. Lo había mandado a elaborar hacia unos cinco meses y la semana anterior había llegado a mi casa). Me vestí, me puse algo de perfume en el cuello y las muñecas, y bajé al salón, dispuesta a entrevistarme...

Mi primera impresión del rector fue que se trataba de un hombre arisco. Me observó de arriba a abajo con una mueca de desagrado en la boca, para seguidamente sonreír, lo que me demostró que se trataba de una persona falsa:

-Querida Noah, tus padres me han dicho que eres una chica muy aplicada e inteligente ¿están en lo cierto no?- preguntó, sorbiendo a continuación de su taza de té. Yo asentí, con las manos cruzadas sobre mi regazo.

Debía comportarme con educación si quería que me admitiesen en la universidad, así que dibuje una sonrisa igual de falsa que la de él en mi boca.

-Si, estan en lo cierto. Me han educado correctamente y han sido generosos al inculcarme los extensos estudios que conozco. He de decir que sin ellos no sería quien soy- fueron mis primeras palabras en la que iba a ser una tediosa y horrible tarde...


Última edición por Sookie_Noodle el Dom Mayo 13, 2012 9:02 am, editado 2 veces (Razón : Razon: editación del título :3)
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Mar Abr 10, 2012 2:09 pm

Mi viaje por Bélgica me había llevado hasta la ciudad de Amberes, ciudad que se encontraba cerca del mar y que contaba con numerosos lugares con carácter culturar, lugares que atraían diversos viajeros en busca de una nueva forma de ampliar sus conocimientos y sus gustos por la arquitectura y esculturas. Pero no me encontraba allí por eso.

Yo no formaba parte de ese numero de gente que se dedicaba a malgastar su dinero para viajar de un lado a otro en busca de un poco de satisfacción, que va, yo me encontraba viajando en busca de otro tipo de satisfacción, una que me llevaba al punto de desear una diversión que solo podía encontrar trabajando.

Llegue a la ciudad mediante el típico tren que comunicaba las ciudades europeas, deseando que mi búsqueda me condujera a un nuevo baño de sangre, uno como los que no tenia desde hacia semanas. Quitando algunos encuentros con niveles 1 que se encontraban buscando presas asequibles, no había cazado a ningún akuma que mereciera la pena, ni siquiera uno de nivel 2, y todo eso desde hacia ya cuatro semanas demasiado tiempo para mi.

Baje del tren con calma, observando con detenimiento todo el mundo que me rodeaba, manteniéndome en guardia por si hubiera algún enemigo oculto. Al no encontrar nada extraño en el comportamiento de toda aquella gente que abandonaba el tren, comencé a caminar hacia la calle principal, con dirección al centro de la ciudad.

En el trayecto había podido escuchar a varias personas comentar extraños sucesos que estaban ocurriendo con los animales de esta zona, comportamientos demasiado extraños como para pasarlos por alto. Estaba claro que todo tenia que ver con una inocencia, en su defecto por alguien que tuviera cierto poder en ellos, malo seria que lo único que encontrara allí fueran un grupo de animales a los que les había apetecido cambiar de costumbres.

-Lo que daría por un poco de diversión-
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Vie Abr 13, 2012 12:35 pm

La entrevista me estaba resultando sumamente aburrida. El rector no hacía más que preguntarme cosas estúpidas e insustanciales. Que si cuál era mi comida favorita, que si me gustaba estudiar y si había elegido su universidad expresamente para ello, que cuales eran mis hobbies favoritos…
Yo me limitaba a dar escuetas respuestas que parecían satisfacer su curiosidad, y a saborear lo pequeños dulces franceses que mi padre me traía de sus viajes de negocios (y que se habían convertido en una adicción para mí), y el aromático y suave té de moras. Me relamí los labios tras mordisquear con algo de gula un pastelito de color rosa.

El rector, cuyos oscuros ojos me escrutaban minuciosamente tras sus gafas de montura gruesa, apuntaba cada palabra que salía de mis labios en una pequeña libretita de tapa oscura. Se ajustó el nudo de la corbata tras carraspear suavemente, bebió un sorbo de té, y me miró de nuevo.

-Bueno señorita Dodgson, le voy a hacer una última pregunta- dijo, sonriéndome. Yo asentí, dispuesta a responder.

-Adelante, puede usted preguntar con total libertad- contesté sonriendo con falsedad. Yo también sabía jugar al juego al que había estado jugando conmigo todo el tiempo. Ya veríamos quién lo ganaba…

-¿Escucha usted voces o tiene alucinaciones de algún tipo?- preguntó para mi sorpresa. Una fuerte carcajada resonó en la habitación, pero dudaba que ninguno de los presentes salvo yo pudiese escucharla, debido a que aquella voz era solo producto de mi imaginación.

-¿Có…cómo dice usted?- preguntó mi madre entonces, comenzando a ponerse lívida. La habitación quedo en completo silencio, roto solo por el movimiento del segundero del reloj de pared, y por las carcajadas que todavía resonaban. Sin que nadie pudiese detectarlo, fruncí los labios con molestia, para seguidamente relajar mi rostro, y observar mi taza de té. Mi padre se levantó de su asiento.

-¿Acaso está usted llamando desequilibrada a mi hija?- preguntó, visiblemente molesto. Mi madre hizo lo mismo que mi padre, solo que su rostro había dejado atrás el color blanco para adquirir un tono rojizo, probablemente de vergüenza.

-Henry, cálmate querido, seguramente habrá alguna explicación para esa…esa pregunta…- pidió mientras se abanicaba. Yo seguí observando la taza sin prestar atención a lo que ocurría a mi alrededor, excepto las todavía visibles carcajadas. Cuando pudiese atraparlo se iba a enterar…

-Señor Dodgson, es necesario que comprobemos que su hija no sufra alguna demencia. En mi universidad no hay sitio para ese tipo de gente… ¿y bien señorita? ¿Le ocurre alguna de esas cosas?- dijo, dirigiéndome a mí la pregunta. Le miré fijamente a los ojos.

-Puedo asegurarle que soy una persona completa y absolutamente normal. Si visiese cosas extrañas, o escuchase voces de algún tipo, tenga por seguro que ya lo habría contado. Acepto que de pequeña escuchaba una voz, pero apenas tuve amigos por culpa de una estupidez que cometí, y me imaginaba esa voz para no sentirme sola, pero ahora apenas me acuerdo de ella y ya nunca la volví a escuchar. Usted comprenderá que cualquier niño o niña puede tener un amigo imaginario ¿no?- afirmé. Tras pasar unos segundos observándome, me sonrió y asintió.

-Bien, menos mal, porque usted es perfecta para ingresar en mi universidad. Y no se preocupe, es normal que en su infancia tuviese amigos imaginarios, eso lo tiene la gran mayoría- aseguró. Mis padres, que se habían sentado al escucharme hablar, me sonrieron abiertamente.

-Bueno, ya que todo está solucionado, hablemos de negocios…- comentó. Yo me levanté, se sacudí la falda del vestido, y les sonreí.

-Padre, madre, rector, si me disculpan, me retiro. Padre, voy a pasear por la playa si le parece bien- dije. Tras ver que asentía, salí del salón con paso ligero y dejé a mis padres a solas con el rector.
Pasé por mi cuarto para recoger a “Duchess”, y me asomé a la cocina, donde Jules, el chef, me recibió con una gran sonrisa:

-Oh señorita Noah, ¿desea algo?- preguntó, haciendo una ligera reverencia. Yo asentí.

-Por supuesto. Voy a pasear a la playa, y me gustaría llevarme unos dulces para tomar algo ¿es posible?- pedí. Jules asintió, y, tras desaparecer un momento, volvió con una bolsa repleta de pastelitos. Sonreí mientras sentía una ligera molestia que me era muy familiar en la nuca. Me seguía. Estúpido amigo imaginario...
Le di las gracias engullendo uno de los dulces, y salí de la cocina, no sin antes coger una botella de licor de manzana del armario de los licores.

Salí de la casa, y al llegar al pueblo, compré una manzana en un puesto de fruta, y me encaminé hacia la pequeña playa en la que solía pasear. Allí, me senté no muy alejada de la orilla en el regazo de “Duchess”, abrí la botella tras dar un mordisco a la fruta, y bebí un trago antes de mirar fijamente al mar. La entrevista había durado menos de lo que había esperado:

-¿Por qué apareciste justo en ese momento maldito gato? Sé que te gusta hacer esas cosas en los peores momentos para molestarme, pero hoy recé para que te esfumaras hasta la noche- murmuré.

-Oh Noah, querida, ¿acaso no te gustan mis conversaciones?- preguntó entonces la voz que se había estado carcajeando de mí durante la entrevista. Mi amigo de la ifancia imaginario estaba ahí conmigo, aunque yo no pudiese verlo.

-Si que me gustan Cheshire, pero cuando me preguntaron que si veía cosas o escuchaba voces comenzaste a reírte de mí… ¿por qué te gusta torturarme de esa manera, apareciendo en los peores momentos?- pregunté, volviendo a dar un trago al licor de manzana, para seguidamente comerme un dulce de la bolsa…


Última edición por Sookie_Noodle el Dom Mayo 13, 2012 9:10 am, editado 2 veces
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Lun Abr 16, 2012 8:05 am

El tiempo pasaba mientras caminaba, rápidamente, de forma que para cuando llegue al centro de la ciudad ya era medio día. Durante mi trayecto había pasado por numerosas calles, aposta, pretendiendo ver algo que me llamara la atención, y vaya que si vi cosas extrañas. Tal y como había dicho la gente, pude ver con mis propios ojos como los animales se comportaban de forma extraña: los pájaros corrían por las calles en lugar de volar, los gatos se escondían temerosos en el primer barril con la tapa abierta que encontraban, los perros habían trepado a lo alto de los tejados y caminaban por allí con total agilidad, y los caballos estaban tumbados en medio de la calle sin hacer el mínimo caso a las ordenes de sus dueños.

El clima era normal, no había nubarrones ni signos de que fuera a llover, tampoco hacia un excesivo viento, ni un calor intenso, todo lo contrario. La temperatura era la adecuada para esa época del tiempo, y tampoco parecía que fuera a caer una gran tormenta ni que el clima hubiera cambiado en los últimos días de forma agresiva, lo que indicaba que nada de lo que ocurría tenía que ver con algún efecto meteorológico.

-Inocencia-

Era la opción mas segura, esa o algún akuma que se dedicara a fastidiar a los animales, pero por lo general cuando esto ocurría una oleada de muertes y desapariciones se levantaba al poco tiempo, y según la escasa información de la que disponía esos comportamientos llevaban ocurriendo algún tiempo.

Tras llegar al centro de la ciudad me acerque a un pequeño mercadillo, el cual se había levantado en una amplia plaza circular, la cual estaba adornada con una gran fuente en el centro y un par de metros de césped a su alrededor, para cualquier otra persona aquello hubiera sido precioso, a mi no me surgió ningún sentimiento al respecto.

Me encamine hacia una de los puestos, uno de los muchos que habían levantados a lo largo de la plaza, únicamente con mantas en el suelo en las cuales se depositaba la mercancía y cuatro palos que sujetaban una manta mas vieja que claramente consistía en ocultar los rayos del sol.

-Dime, ¿Que ocurre con los animales de esta ciudad? Parece que se han vuelto locos- sin rodeos le fui a preguntar a un comerciante de joyas que en esos momentos no tenia a ningún cliente admirando su mercancía.

-Extraño ¿Verdad? Pues lo cierto caballero es que nadie parece saberlo, y no tiene pinta de que vaya a cambiar en breve- el hombre era un anciano, el cual no parecía sorprendido de mi pregunta, y antes de que le volviera a preguntar continuo, -si se pregunta desde cuanto tiempo llevan comportándose de esa forma le diré que desde hace un par de semanas, yo mismo tengo un gato que se comporta mas como una rata que como un felino- interesante información, -y si esto le parece extraño debería de ir al puerto, allí los peces simplemente se han esfumado-

Tras hacerle un gesto con la mano, me encamine hacia el lugar mencionado, a la espera de descubrir algo que arrojara un poco de luz sobre este tema.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 28, 2012 7:31 pm

Observé el dedo de licor que quedaba en la botella. Apenas bastaba para saciar mi sed, pero me conformé con lo que había y bebí:

-Joo, Noah, eres muy aburrida, no has hecho más que comer y beber- dijo “Cheshire”. Aunque no pudiese verlo, lancé una mirada fulminante al vacío de donde había provenido su voz. Tras eso, volví a mirar al mar y suspiré… ¿De verdad aquellos iban a ser mis últimos momentos de libertad? Por muchos 18 años que tuviese, no pude evitar que mis ojos se aguaran y me echara a llorar.

-¡¡No quiero ir a la Universidad!!- sollocé- ¡Quiero beber licor de manzana, comer dulces y jugar con “Duchess- me abracé a mi muñeca y estuve así unos cinco minutos hasta que escuché un resoplido proveniente de “Cheshire”.

-Que espectáculo más patético querida- murmuró el gato.

-Si sigues así te despellejaré- amenacé- Y me haré un abrigo con tu piel, advertido quedas gato estúpido…-

-¿Cómo vas a cumplir tu amenaza si ni si quiera puedes verme?- replicó. Fruncí el ceño ante su ingeniosa respuesta.

-…..tú ganas- murmuré enfurruñada. La carcajada que hubo resonado en el salón de mi casa se volvió a escuchar, solo que esta vez muchísimo más potente.

-Jajajajaja, 3-0 para “Chessy- dijo riendo, hablando en tercera persona para regodearse se triunfo ante mis narices. Cogí la botella de licor vacía y la tiré al lugar de donde provenía la voz, como hube hecho antes con la mirada.

-Callate- espeté, sin poder evitar que una sonrisa aflorase en mis labios. Me levanté, estiré las piernas que se me había dormido, vendé a “Duchess” y me la cargué en la espalda, dispuesta a pasear por el mercado a ver si conseguía encontrarme con algo que consiguiese captar mi atención.

Al llegar, me dirigí directa a un pequeño puesto de joyas, donde una mujer se alejaba con un pequeño paquete. El tendero sonreía abiertamente contando la pila de monedas de oro que acababa de recibir de manos de la mujer.

-Buenas Poirot ¿Qué tal las ventas?- pregunté al hombre, mientras ojeaba con delicia un reloj de bolsillo de plata, cuyas manecillas se movían con lentitud.

-Vaya, buenas señorita Dodgson, la verdad es que acabo de vender un par de cosas, tal y como ha podido observar…y ahora que me fijo, veo que ese reloj le interesa…¿desea adquirirlo por el módico precio de 60 francos- dijo. El tono de su voz era zalamero. Intentaba engatusarme para que le comprara el reloj. Yo solté una sonora carcajada y me llevé a la boca el último pastelito. Con la bolsa formé una bola de papel y se la lancé a la cabeza con rapidez para que no pudiese esquivarla.

-Vamos Poirot, viejo zorro, a mi no me timas, además, sabes que DEBES tratarme de “”, ya te lo tengo dicho. He venido a preguntarte por tu “rata felina” y si ha ocurrido algo interesante con los animales de los alrededores- dije, dedicándome a observar la mercancía por puro aburrimiento.

-Jajajaj, típico de ti Noah. Pues “Hércules” esta igual que siempre…no para de comer queso ni de llegar cubierto de basura a casa. Y respecto a lo segundo, nada que yo no sepa, lo único el comportamiento de los peces del puerto, pero eso ya lo sabes- concluyó, guiñándome un ojo. Me sentí decepcionada. Esperaba al menos que el día de hoy hubiese alguna noticia nueva. Con un gesto de molestia dibujado en el rostro, me despedía de Poirot con la mano y me dispuse a regresar a mi casa.

-¡Noah!- exclamó el vendedor cuando me hube alejado varios pasos del puesto. Yo me giré y le miré indiferente- Si te interesa, un hombre preguntó antes por el extraño comportamiento que poseen últimamente los animales- explicó.

-Eso no es raro Poirot- espeté de mala gana- ¿Qué te hace pensar que algo así es apto para captar mi atención?- pregunté.

-Su vestimenta. Su uniforme parecía pertenecer al Ejército o a la Iglesia. Además, un casco de metal le cubría la cara- contestó sonriendo- Pensé que te gustaría saberlo- continuó.

-¿Hacia dónde se fue?- pregunté comenzando a sonreír.

-Al puerto- y tras esas palabras, y darle las gracias, me dirigí hacia donde me había indicado el viejo Poirot sonriente. Notaba a mi lado a “Cheshire”, cuya respiración era únicamente visible para mí, y en mis espaldas “Duchess” parecía más ligera.

¿Quién sabe? A lo mejor algo interesante llegaba a ocurrir, y podría divertirme antes de dejar a un lado la libertad…


Última edición por Sookie_Noodle el Mar Mayo 01, 2012 4:12 pm, editado 1 vez
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 01, 2012 12:11 pm

Al llegar al puerto pude ver por mi mismo los estragos que producía que los animales se comportaran de esa forma tan extraña. Numerosos barcos pesqueros estaban anclados en el puerto y no tenían signos de que fueran a partir de forma inmediata, de hecho los propios marineros no se encontraban ni en el muelle ni en sus navíos.

Conforme caminaba a lo largo del puerto podía observar como ni siquiera habían los típicos viejos que solían pescar en la orilla del muelle, simplemente apenas si habían un par de personas caminando por allí, uno parecía ser un capitán de navío por la vestimenta que llevaba, por lo que me acerque a él para ver si podía sacar algo de información útil.

-¿Mala suerte con la pesca?-

El capitán estaba de espaldas, mirando con nostalgia la mar mientras se mantenía pegado a la orilla del puerto, deseando que volvieran los peces que ya se habían ido hacia tiempo, deseando volver algún día a pescar algo de sustento para su familia.

-Si, si esto sigue así todos los que vivimos de la mar terminaremos muertos de hambre-

El capitán ni siquiera se había girado para mirarme, cosa que tampoco me hacia falta, solo necesitaba que dijera algo que mereciera la pena, cosa que obviamente no iba a pasar. De pronto algo se movió en el agua o más bien en la profundidad del puerto. Una sombra se extendió frente al hombre, de la cual no se había percatado.

Un nivel 2 atraído por la desaparición de los peces se había acercado a nado hasta allí, buscando algún rastro de inocencia en el fondo del agua, algo que le condujese a descubrir donde estaba el motivo de que se fueran dichos animales. Todo rastro de vida animal varios kilómetros a la redonda había desaparecido, lo que podía indicar que la inocencia efectivamente se encontraba en el fondo del mar, sin embargo no era así.

El akuma alto de rastrear paso a medidas mas drásticas, ese fue el motivo que le llevo a sacar un tentáculo del agua y tras agarrar por una pierna al hombre, lo arrastro al agua. Yo me limite a sonreír. Era cierto que no había demasiada profundidad, pero aun así una persona que era retenida en contra de su propia voluntad bajo el agua, podía ahogarse en pocos segundos.

Di un salto al agua al mismo tiempo que activaba mi inocencia, y una vez estuve sumergido, corte el tentáculo de la maquina y saque a aquel hombre lanzándolo por los aires, una vez quitadas las molestias trate de buscar al responsable del ataque, pero la maquina ya había huido, aunque seguro que volvería con refuerzos, algo que a mi personalmente me encantaba.

Desactive la inocencia conforme salía del agua y me acerque hasta l capitán, el cual se encontraba tirado en el suelo echando toda el agua que había tragado. No sabia lo que había ocurrido ni lo que lo había tirado al agua, y aun menos como había logrado salir con tanta rapidez, ahora lo que ese hombre quería era salir de allí y regresar a su casa lo antes posible, pero antes debía de contestar algunas preguntas.

-Levántate y responde, ¿Cuánto tiempo hace que los peces se comportan de esa forma? ¿Ocurrió algo significativo? ¿Apareció alguien extraño? Responde- el tono de mi voz era mas serio que antes, de forma exigente, quería saber que ocurría allí y no estaba dispuesto a esperar demasiado para averiguarlo.

Spoiler:
Off: el color que use para el tendero era el azul oscuro por lo que cámbialo y trata de seguir el mismo orden para no llevar confusiones.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 01, 2012 4:37 pm

Noah, estas historias las he escrito precisamente para ti, espero que te gusten y que disfrutes leyéndolas…”…

Levanté la mirada. Estaba en un callejón sin apenas moverme, me había quedado paralizada. Lo único en mí que parecía tener movimiento en ese momento era mi pecho, que subía y bajaba al compás de mi respiración. Recordé vagamente que había tomado un atajo para llegar al puerto con tiempo y así poder encontrarme con el hombre del que me había hablado Poirot. Suspiré ¿Por qué había recordado de repente a mi abuelo? Hacía unos dos años y medio que no pensaba en él, y justo ahora, en ese mismo instante, las palabras que me había dicho al enseñarme sus dos libros me venían a la cabeza. Negué débilmente moviendo la cabeza de un lado a otro y retomé mi camino:

-Brillaba, brumeando negro, el sol…- comencé a recitar. Unas nubes se acercaban por el horizonte. Esta noche habría una tormenta-…agiliscosos giroscaban los limazones, banerrando por las váparas lejanas…- murmuré mientras avanzaba en dirección al puerto, con una ligera molestia en la nuca…



Tras sentir que el aire volvía a recorrer sus pulmones, el capitán quiso salir de aquel lugar lo más rápido posible, pero, tras escuchar al hombre preguntarle con seriedad y exigencia sobre la situación, tragó saliva, analizó torpemente sus preguntas y adoptó un gesto sumiso, dispuesto a contestar:

-Lle…llevamos así por lo menos poco más de tres meses…cuatro a lo…a lo sumo…no se ha visto nada ni a nadie sos…sospechoso a los alrededores de ningún lugar. Nor...normalmente llegan por carretera, y que yo sepa, varios conocidos míos no me han dicho nada de nuevos habitantes en el pueblo…- tartamudeó el marinero, intentado satisfacer al forastero…



-¿Ocurre algo Noah?- preguntó “Cheshire”, al escuchar que cesaba de recitar el poema que hubo escrito mi abuelo en una de sus historias. Negué con la cabeza mientras tragaba saliva.

-Nada importante “Cheshire”…siento como si…no, déjalo…- murmuré, apretando con fuerza las vendas que envolvían a “Duchess” y que colgaban de mis hombros.
¿Acaso me echaba atrás cuando de escaparme por la noche se trataba? ¡¡Jamás!! Asentí entonces con la cabeza esta vez y seguí mi camino, ignorando el hecho de que me había detenido por una razón que me comenzaba a carcomer por dentro…



-Si…si le interesa, se de alguien que podrá a…aportarle más información que yo. Se trata de una adolescente que suele pasearse por la playa, el puerto o el bosque. Ella es posible que…que sepa más que yo sobre lo que ocurre de noche. Vi…vive en la zona rica del pueblo, es la pequeña de la…de la familia Dodgson. Una pequeña chica rubia llamada Noah…De vez en cuando, cuando se e tiene permitido, viene a charlar con los marineros...la conozco, y se que algo podrá decirle...- dijo, recordando súbitamente a la joven. Todas las noches la veía, cargado siempre con aquel extraño bulto a su espalda y hablando sola. Lo único que deseaba el capitán era que aquel extraño hombre se marchara para poder regresar a su hogar…



-…mientras el momio rantas necrofaba- en el mismo momento en que hube pronunciado esas palabras, que dictaban el final del poema, entré en el puerto, dispuesta a encontrar a aquel tipo…

Spoiler:
OFF: bueno, editado el color del tendero :3 espero que este bien e.e


Última edición por Sookie_Noodle el Dom Mayo 13, 2012 9:26 am, editado 1 vez
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 05, 2012 9:27 pm

Las palabras del asustadizo capitán fueron claras a pesar de su tartamudeo y del todo de voz. No había aparecido nadie extraño últimamente (eso si no me contaba yo) pero según el capitán había una chica que podía ser la causa o al menos saber sobre el incidente.

Me aparte de aquel hombre y me aleje caminando con paso tranquilo, pensando en la forma de hallar a esa chica. Formaba parte de una familia rica por lo que podía ser una estúpida ricachona que no estaría por la labor de contar algo de lo que allí sucedía, también era posible de que realmente no supiera nada, aunque lo que realmente me importaba era el averiguar donde vivía y quien era exactamente. Seguramente no seria la única rubia del lugar.

No tarde en cambiar de forma radicar mi paso, y comencé a correr atravesando el puerto en poco tiempo, mucho menos que las personas normales. Tras salir del puerto me encamine hacia la zona rica la cual estaba en el otro extremo de la ciudad. No resultaba demasiado difícil distinguir entre las distintas clases sociales que componían la ciudad, después de todo los ricos se encontraban en el extremo opuesto de los pobres (los cuales se encontraban cerca del puerto pero manteniéndose en el exterior de la ciudad). Los de clase media y por lo tanto la inmensa mayoría de los ciudadanos, se hallaban en el resto de la ciudad, como si fueran los encargados de rellenar esos huecos que las clases sociales hacían.

La diferencia era abismar, las casas o más bien mansiones estaban adornadas con varios jardines, los cuales era debidamente cuidado por los jardineros y demás trabajadores de esos ricos apestosos. Mejores edificios, mejores tiendas, y por su puesto mejores medios de vida. Me asqueaba todo ese tipo de gente.

Me adentre en aquella zona poniendo mis cinco sentidos la búsqueda de algún cartel o mención de la familia Dodgson, sin embargo en una primera instancia no pude ver nada que los descubriera.

-¿Inocencia o aliado? Mmmm quizás un akuma- yo al menos lo esperaba, estaba harto de ir por ahí cargando sin nada que matar, de hecho nunca hubiera dejado escapar a aquel nivel 2 si no fuera porque sabia que me traería juguetes mas interesantes para divertirme.

Después de cinco minutos recorriendo la calle principal, me harte de las incesantes miradas de todas aquellas personas que caminaban por junto a mi, de todas las casas parecidas y que no me decían nada, las escasas chicas que caminaban por la calle y que no se parecían a la descrita por el capitán.

-Oye vosotras- fui a preguntar directamente a un par de mujeres que cotilleaban de todos aquellos que pasaban por delante suya, -¿Donde esta la casa de los Dodgson?-

-Es esa de ahí delante- después de quedarse petrificadas por mis modales, señalaron la casa de enfrente. Por fin podría ir a interrogar a esa familia, y en especial a esa muchacha.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 06, 2012 6:32 pm

-Tsk…maldita sea…- murmuré, dando un puntapié a una piedra que cayó al agua con un ruido sordo, salpicando al bote a cuya derecha había caído.

-Lo…lo siento Noah, si hubiese sabido que lo buscabas le hubiese retenido…y si me disculpas, deseo marcharme ya, he de preparar mi hogar para la tormenta…- se disculpó el capitán Bouc. Yo negué con la cabeza restándole importancia al asunto y me despedí de él deseándole buena suerte. Era verdad. Se avecinaba tormenta. La zona pobre la iba a pasar canutas esta noche, y posiblemente la zona media. Me sentí asqueada por mi estilo de vida. Mientras que la zona pobre y media del pueblo tenían que hacer lo posible por proteger sus hogares en las tormentas, los habitantes de la zona rica no veían a la lluvia y el viento como algo peligroso, puesto que sus fortificados hogares permitían un buen refugio a sus habitantes. Comencé a mordisquearme el pulgar derecho.

Ahora tendría que ir a buscar a aquel hombre al lugar donde Bouc le había mandado. Según lo que me había contado el capitán, el extraño desconocido había salido corriendo hacia la zona rica del pueblo, en dirección a mi hogar a buscarme.
Escupí al suelo y miré al horizonte. Otra vez a seguirle el rastro…



Michel, el jardinero de los Dodgson, salió de la mansión dispuesto a cuidar del jardín. Cuando llegó a la entrada del hogar de sus amos, fue el instante en el que se fijo en un hombre de gran estatura, con un porte distinguido y tenebroso, preguntado de malos modos a dos mujercitas la localización del hogar donde se encontraba él. Estas señalaron en su dirección, y Michel, como buen empleado de la familia que era, abrió la verja y se acercó a aquel tipo:

-Disculpe…¿necesita algo de los señores? Si lo desea puede pasar, además, se avecina tormenta, es malo que no esté refugiado..- invitó el jardinero, sin pensar en las consecuencias de sus actos…



El mercado estaba desierto. Ni un alma se asomaba por allí. Ni siquiera los animales parecían decorar el silencioso espectáculo con su misterioso y extravagante comportamiento. Yo suspiré. La gente había ido a fortificar sus hogares para la tormenta. Incluso Poirot había abandonado su puesto. Un suave viento comenzó a mecer mis cabellos:

-Tsk…está pasando algo raro…- murmuré, rascándome la nuca. La picazón iba a más, y me estaba empezando a preocupar. No hice caso al comentario absurdo que “Cheshire” soltó en ese momento y me encaminé a mi casa…



Henry Dodgson miró con impaciencia el reloj, con el pensamiento en la cabeza de dónde demonios estaría su hija. Por otro lado, Laureen Dodgson, su mujer, se abanicaba mientras bebía té, pidiendo a los cielos que a su hija menor no le hubiese ocurrido nada. Ninguno de ellos sabía que, en el jardín, Michel, el jardinero, invitaba a pasar al hombre hobre que su hija Noah buscaba afanosamente…
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Faith E. Wippler el Sáb Mayo 19, 2012 1:35 am


Spoiler:
{Off: Disculpe el retraso maestro; al final ayer fui al doctor en la noche de manera imprevista y por eso no postee u,u Pero acá estoy. Para ambos: cualquier cosa mala me avisan y edito ^^}
{Rated: +15 por la boquita de Devitto}

El mar se estaba inquietando a medida que el viento comenzaba paulatinamente a soplar con más fuerza. La superficie, antes calma y quieta, se rizaba en pequeñas olas que salpicaban el aire creando una bruma que el viento disipaba con rapidez. Cuando el portal que conectaba el arca con el mundo se abrió en medio del océano, ambos Noah se estremecieron por las frías gotas que los tocaron y por la brisa que soplaba, aunque ésta no era tan helada.

Hiiii~ el agua de mar va a arruinar el cabello dorado de Dero —se quejaba el rubio acariciando su larga cabellera, procediendo a golpear al Akuma en el cual iba montado para que volara más alto.

¿Dónde se supone que deberíamos partir? —decía Devitto, obviando el comentario de su hermano; cosas así las decía demasiado seguido como para prestarle demasiada atención. Miró a su alrededor, encontrando sólo mar y lo que a la lejanía deduciría cualquiera que era tierra, enfocando luego su vista en el mar, buscando algo— Hm… no parece haber nada abajo —musitó algo aburrido, volteando a ver su a su hermano quien se reclinó sobre la superficie redonda del Akuma para ver lo que el pelinegro observaba.

Pececiiiitooos~ ¿Dónde estáaaaan? —llamaba el otro infantilmente, esperando que su llamado fuera atendido por la población marina. La antena de su cabeza que simulaba ser la de un pez de las profundidades se movía por el viento y los movimientos del Noah, dando la impresión que sus sentidos marinos estuvieran colaborando con sus llamados verbales.

Devitto se recostó de espalda sobre el Akuma, colocando sus brazos sobre su cabeza y chasqueando la lengua— Estúpido paraguas. No sabe hacer nada bien —gruñó mientras dejaba que el Akuma volara en dirección a tierra mientras su hermano seguía llamando a sus “amigos peces”, los cuales parecían estar de vacaciones en otro mar.

Su molestia se fundaba en que había sido Lero quien les había informado sobre la nueva misión que el Conde les encomendaba, dándoles simplemente el lugar y una breve descripción sobre lo que estaba ocurriendo; demasiado general para el gusto del pelinegro. Admitía que solía ignorar al golem, pero era porque era demasiado aburrido oírlo con toda atención; Lero era demasiado neurótico. Pero esta vez estaba seguro de haber escuchado todo (casi) y realmente el paraguas no había dicho más que había una alta sospecha de que hubiera Inocencia en aquel lugar por el anormal comportamiento de los animales del área.

El Noah resopló.

Animales… pff, estúpido paraguas —murmuró. ¿Sólo por eso? Por favor. Ni siquiera tenían idea de por dónde partir y eso era molesto y aburrido.

¡Deviii! ¡Dero ve un puerto! —llamó entusiasta el gemelo menor, apuntando dicho lugar con su índice. Seguramente si estuviera allí el Conde, le diría que era de mala educación apuntar con el dedo.

Devitto alzó una ceja y se apoyó en ambos codos, viendo con desinterés el lugar. Efectivamente, podía distinguirse incluso desde ahí un puerto, donde por la distancia no se podía saber si estaba ocupado por personas o no, pero aquello realmente no importaba. Puerto equivalía a pueblo y recordaba que eso se lo había mencionado Lero, aunque no recordaba el nombre exacto de la ciudad. De hecho, ahí mismo era donde debían dirigirse en primer lugar.

¿Qué vamos a hacer, Devi? Si no sabemos dónde está la Inocencia… o si hay… —preguntó con aquella voz ingenua que solía usar, colocando su dedo índice sobre su labio inferior, enfatizando su duda con ese gesto.

Jasdero tenía razón. No tenían idea de si había Inocencia en primer lugar. Resopló otra vez; odiaba las misiones de investigación. Tenían… mala suerte con ellas con frecuencia. Pero ya qué, tenían que hacerlo o el Conde se enojaría con ellos y eso era algo que definitivamente querían evitar. Sin embargo, ¿cómo partir? Ya estaban allí y aunque no hubiera Inocencia (cosa que lo haría enojar por hacerles perder el tiempo en algo así), quería aunque fuera un mínimo de diversión. Y el concepto de ambos de diversión era algo bastante alejado del de cualquier humano, infinitésimamente distinto del que tenían esos estúpidos exorcistas, pero que solían compartir (en ciertos aspectos) con el resto de su familia.

Caos. Pánico. Destrozo.

Hmm~ sonaba bien, ¿no?

Los Akumas que los transportaban flotaban en dirección al puerto al ritmo normal al que iba un nivel 1; desesperantemente lento. Cuando por fin estuvieron a menos de un metro, ambos Noah saltaron sincronizadamente, cayendo limpiamente en donde los pescadores solían atar sus pequeñas embarcaciones a tierra. De manera inmediata, ambos cubrieron sus narices mientras arrugaban el ceño.

¡Hiii~ qué mal olor! —exclamó Jasdero haciendo muecas de asco por el olor a pescado y marisco que había allí.

¿Qué mierda se murió acá? —preguntó con igual molestia Devitto y con voz graciosa por estar apretándose la nariz.

Ambos caminaron por el puerto con rapidez, siendo seguidos por las dos máquinas esféricas sin mente ni razón. Cuando el hedor disminuyó lo suficiente para hacerse soportable –y es que sólo ellos caían donde se desembarcaba el pescado y se arrojaban las sobras al mar–, ambos se detuvieron a mirar el paisaje. No había gente en la calle, pues estaban todos preparándose para la tormenta que se avecinaba en pocas horas, pero eso no se quedaría así por mucho.

¿Devi? —llamó el menor, viendo a su hermano. Repentinamente vio una sonrisa siniestra adornar el rostro del mayor y al comprender su mensaje, el rubio también sonrió maniáticamente.

Ya sabes lo que dicen, Dero —dijo viendo a un único humano en la calle, emergiendo de un callejón aledaño al puerto. Al parecer era un hombre sin hogar que buscaba un lugar para refugiarse de la tormenta— Si la montaña no viene a ti, tú ve a la montaña —culminó al momento en que el mendigo se volteaba justo a verlos, paralizándose ante la visión de los Akumas, sin recaer en la presencia de ambos adolescentes con piel gris.

Un único disparo resonó en aquella parte de la ciudad y pronto sólo hubo unas ropas viejas, rotas y malolientes desperdigadas en el suelo sobre un montículo de polvo que el viento se encargaba de repartir.

He he he~ Jadevi obligará a la Inocencia a aparecer —o por lo menos se divertirá un rato, completaron mentalmente al unísono.

Como fuera, ellos harían esto divertido~


Última edición por Faith E. Wippler el Sáb Jun 02, 2012 8:43 pm, editado 1 vez

_________________

     —68 puntos—             —38 puntos—           —61 puntos—
Faith E. Wippler
Femenino

Mensajes : 1226

Localización : Halloween Town~

http://chiapple.deviantart.com
Moderador Global

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 21, 2012 10:57 am

Me acerque a la mansión con la clara intención de entrar en ella y averiguar algo mas de aquella joven y si realmente tenia algo que ver con todo aquel asunto de los animales, cuando un hombre que al parecer trabajaba para esa familia abrió la verja y me invito a entrar en la propiedad de los dodgson.

El hombre era de mediana edad, de unos treinta y pocos años, aunque en el pelo se reflejaran algunas canas que le hacían aparentar más, eso y que los rasgos físicos tampoco le acompañaban, lo cual seria debido al trabajo que desempeñaba para aquella familia. Vestía de verde claro, con un mono que claramente indicaba la profesión que desempeñaba en aquel lugar, la cual era claramente señalada con los guantes que portaba en ambas manos. Un simple jardinero que cumplía las órdenes que le imponían.

Según parecía se aproximaba tormenta, no solo lo decía aquel hombre que se había encargado de recalcarlo para que me diera prisa en entrar, sino que además las nubes se estaban tornando de color grisáceo, un gran cambio con respecto a cuando llegue a aquella ciudad. La tormenta parecía ser inofensiva, o eso podría pensar los incautos que no la trataran con respeto, sin embargo la realidad era que lo que se avecinaba seria algo parecido a un huracán, y los vientos que azotarían la ciudad resultarían ser de un gran calibre, algo que ni los mas viejos del lugar hubieran visto. Yo claramente ya me había visto en situaciones peores.

Atravesé la verja sin decir ni media palabra a aquel hombre, caminando directamente hacia la entrada de la mansión. El jardinero una vez cerrada la verja, me miro con desagrado cuando a pesar de que había un camino de piedra que conducía al edificio, yo iba por el medio medio del jardín, pisando el césped y algunas flores que había por el camino. El hombre hizo el amago de reprocharme aquella conducta, sin embargo su conciencia le decía que se mantuviera al margen, que no debía de dirigirle la palabra a alguien que mostrara semejante conducta, y sobre todo se echaba en cara el que le hubiera permitido la entrada, seguramente los señores se lo reprocharían de por vida.

Al llegar a la puerta de madera con adornos de cristal, observe con detenimiento las estrafalarias estatuas que habían a los pies de las escaleras que conducían a la mansión, con lo que pude sacar en claro que tipo de gente eran los dueños. Unos estirados.

Una vez el sonido del timbre retumbo en toda la mansión, no pasaron ni diez segundos cuando un hombre vestido de pingüino abriera la puerta, tras examinarme con detenimiento y con un gesto de cierta desaprobación, entorno la puerta para evitar que mirara el interior.

-¿Qué desea?- a pesar de mis adornos dorados, mi mascara y hombreras le hacían desconfiar.

-Quiero hablar con algún representante de los Dodgson, la chica al ser posible- odiaba tener que usar los modales pero en situaciones como esa sacaría mas información actuando de semejante manera.

-La señorita no se encuentra en casa y los señores están ocupados, si lo desea puede pedir cita y le atenderán otro día- El aire de superioridad de aquel pingüino me había colmado la paciencia, y claro esta los modales no parecían funcionar con toda la gente por igual.

Tras coger del cuello de la camisa al mayordomo, lo lance hacia el jardín, obligándolo a deslizar el pecho a lo largo de cinco metros, después entre y cerré la puerta. Una vez quitadas las molestias, vi aparecer de una de las salas vecinas al que parecía ser el padre de la chica, el cual había acudido para ver que había sido aquel alarido que soltó su fiel mayordomo, lo que no se imaginaba era que acababa de salir volando. La cara del cabeza de familia era todo un poema, quedo petrificado al verme a mí en lugar de su empleado, lo cual le indujo una sensación de miedo, algo lógico.

-Solo he venido a hablar con su hija, si me dice donde esta me marchare tras haberle hecho una única pregunta- En parte era cierto, aunque si ella era la culpable del comportamiento de los animales no me iría de allí tan fácilmente.

Spoiler:
Off: Faith te regalo el akuma con forma de pulpo por si lo quieres usar para algo, y si quieres un pequeño consejo usa dos colores para los gemelos que así es mas fácil de distinguirlos, por si te sirve.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 22, 2012 2:40 pm

-La niña ha...ha salido a pasear por la playa...no sé cuándo volverá...- murmuró Henry Dodgson con una voz apenas audible, pero lo suficientemente alta para que aquél hombre pudiese oírle. Era muy alto y musculoso, y realmente daba miedo. El cabeza de familia tragó la saliva que se le había acumulado en la garganta. Pero antes de que su "invitado" pudiese decir nada, se encaró a él- ¿Se puede saber quién es usted y que hace buscando a mi hija?- preguntó. Mientras las pronunciaba se daba cuenta de su estupidez, puesto que aquel hombre no había tenido reparos en lanzar a su mayordomo por los aires, y enfrentándose a él se estaba ganando un destino parecido. En el momento que pronunció las tres últimas palabras, la puerta de la vivienda se abrió...



Por fin había llegado a la zona rica. Las nubes se acumulaban, y ahora el viento mecía mi cabello con más fuerza. Este se bamboleaba hacia atrás, dándome a entender la dirección del viento y quienes posiblemente iban a sufrir más en la tormenta. De camino a mi hogar, me crucé con dos de las odiosas amigas de mi hermana. Una de ellas se acercó a mí:

-Noah, ten cuidado. Un hombre muy maleducado ha preguntado por tu casa y el inútil de tu jardinero le ha dejado pasar. Yo que tu vigilaría a quien contratan tus padres…- dijo, en un insoportable y petulante tono, antes de seguir a la otra.

Cualquier persona que sea maleducada con vosotras, ya sea con la mayor nimiedad, es de mi agrado…” pensé ¿Me habían advertido de eso? Sí. Pero yo no necesitaba advertencias de parte de dos chismosas y mimadas niñas ricas, cuyo materialismo no les dejaba ver más allá de sus propias narices. Yo odio a ese tipo de personas, así que si el hombre al que buscaba y que había ido a mi casa, resultó ser desagradable con ellas, ya comenzaba a caerme simpático.
Llegué a la propiedad de mis padres, y me llevé una sorpresa al ver en el jardín a Michel, el jardinero, y a Kentin, el mayordomo. Ambos miraban con desagrado la puerta, y farfullaban cosas sobre un hombre bruto y desconsiderado, que se había metido en la vivienda sin permiso alguno.

-Disculpad… ¿el hombre llevaba un uniforme?- pregunté, acercándome a ellos. Los trabajadores se asombraron y asintieron lentamente. Yo sonreí dando las gracias y me encaminé a la entrada, pero Kentin me detuvo.

-Señorita Noah, no le aconsejo que entre. El hombre en cuestión es un ser algo brutal. Me cogió y lanzó por los aires para entrar en la casa- explicó. Yo le miré indiferente y avancé sin hacerle caso alguno. Abrí la puerta y escuché a mi padre hablar con el hombre.

-¿….mi hija?- sus palabras me llegaron a través de la rendija de la puerta que yo había abierto. Fijó su vista en mí, y una sola palabra salió de su boca- ¿¡Noah!?- exclamó. Yo sonreí socarronamente y avancé hasta colocarme en una posición donde podía observar a ambos sin dificultad alguna.

-Bienvenido- dije al hombre de uniforme. Era muy alto, y su casco y hombreras despertaron mi curiosidad. Especialmente la insignia que portaba en su pecho- Se cuál es el motivo de su visita. Bouc me lo ha contado. Si lo desea, pase al salón y procederé a narrarle todo lo que yo pueda saber acerca del comportamiento de los animales. Si tiene la necesidad de algo de beber, un licor, cerveza o cualquier otra cosa, no haga nada más que pedírselo a Kentin- invité, señalando al mayordomo que acababa de entrar en la casa. Me miró con incredulidad, pero al notar que lo decía en serio, reprimió un gemido de angustia y se dirigió a la cocina para preparar té y licores- Y por favor, si no tiene prisas en marcharse del pueblo, quédese esta noche aquí. He podido observar que la tormenta va a ser bastante fuerte. Si lo desea puede marcharse e ir a otro lugar, pero insisto en que se quede en el cuarto de invitados. Yo ordenaré que lo preparen para usted si decide dormir aquí- vi mediante el rabillo del ojo como mi padre abría la boca para protestar, pero la sola presencia del uniformado le inspiraba pavor, por lo que huyó (literalmente) al piso superior a contarle a mi madre lo ocurrido. Yo sonreí con malicia- Esta invitación no le hace ninguna gracia….pero con tal de hacer algo que desagrade o saque de sus casillas a mis padres me doy más que satisfecha…- dije al hombre(aunque más para mí misma), y, cargando con “Duchess” en mi espalda, me dirigí al salón…
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Faith E. Wippler el Sáb Mayo 26, 2012 9:03 pm

Observaron la caballería que traían consigo, decepcionándose de que fueran simplemente dos Akumas del primer nivel. Si había exorcistas en el área (y más vale que hubiera), sería una batalla decepcionante. No obstante, rápidamente dejaron de lado las “preocupaciones” y dando una última mirada hacia el mar por el cual habían arribado, evocando una misteriosa sonrisa, comenzaron a caminar por el inicio del puerto para adentrarse en la parte más pobre de aquella ciudad. Aunque estaban completamente solos con sus escoltas mecánicos, un aura oscura podía sentirse a su alrededor, como presagiando algo peor que la tormenta que se avecinaba.

Comencemos con la fiesta, Dero —siseó Devitto, sonriéndole a su hermano.

¡Sí! ¡Destrucción~! —celebró el menor con mucho más entusiasmo, imitando los movimientos del gemelo mayor y saltando hacia uno de los dos Akumas que les había servido de burro de carga. Ahora él, sentado con sus piernas rodeando una de las protuberancias llamadas cañones, tenía a su hermano parado tras de él y escuchó claramente el chasquido de dedos, emocionándolo— ¡Vamos Akumas! ¡Salgan! ¡Salgan! Llamemos a la Inocencia y destruyamos esta ciudad, hiii~ —les incitó.

Devitto simplemente sonrió ante el entusiasmo de su hermano y contempló lo que sucedió a continuación. Siguiendo las órdenes del Noah, no pasó ni un minuto cuando una explosión resonó, seguida de otra y de otra. Por muy grande que fuera una ciudad o por muy pequeño que fuera un pueblo, siempre había gente que, en su dolor, hacía tratos con el Conde Milenario y convertían a sus más queridos en simples máquinas, aumentando el ejército oscuro y dándoles más peones a ellos.

Por supuesto, aquella ciudad no era la excepción. Ante el llamado del Noah, los Akumas del nivel que fueran que se mantenían escondidos bajo pieles humanas rompieron los cascarones y revelaron su verdadera naturaleza, no sólo acudiendo a la llamada sino que sembrando el caos a su paso. Los nivel uno que era aproximadamente veinticinco, desprovistos de inteligencia, comenzaron inmediatamente a disparar a lo loco sus balas mortíferas, matando a quien se interpusiera en su paso; mientras que los niveles dos, una pareja de ellos, fueron hasta donde Jasdero y Devitto se encontraban, arrodillándose (o algo parecido, debido a sus formas) ante ellos.

¿Sólo son ustedes dos? Que decepcionante —dijo Devitto con una mirada aburrida.

Noah-sama, ¿qué desea que hagamos? —preguntó uno de ellos sin levantar la cabeza, en gesto de humillación ante ellos.

Devi, me abuurrroo~ —se quejaba el menor jugando distraídamente con la antena luminiscente de su cabeza y con un puchero de niño pequeño.

Te entiendo, Dero —le dijo a su gemelo, fijando la vista en el panorama que se extendía frente a sus ojos, viendo con desinterés como columnas de humo se alzaban por la destrucción que los globos metálicos causaban— Esta área no tardará mucho en ser destruida. ¿Hay algún otro lugar donde podamos buscar a la Inocencia? —preguntó viendo ahora a los de segundo nivel e ignorando la música ambiental que eran gritos de desesperación y dolor.

Hay otra área de la ciudad. Acá en la periferia está el sector más pobre, pero al otro extremo de la ciudad están los ricos y poderosos —dijo, ganándose el interés del pelinegro.

¿El sector de los ricos? —una sonrisa sádica adornó su rostro y chasqueó la lengua con gesto siniestro— Bien. Llévanos allá.

Ambos Akumas asintieron ante las órdenes del Noah y rápidamente comenzaron a saltar de tejado en tejado para guiar a la esfera de cañones que Jasdero y Devitto estaban usando como transporte hacia el extremo más bello de la ciudad; el sector de la clase alta. Pese a sus formas, era increíble la agilidad que tenían ambas máquinas, pues aunque ya estaba empezando a garuar, volviendo resbalosos los tejados, ellos saltaban como si fuera una estructura completamente estable.

Devitto dejó que una risilla escapara de su garganta, ganándose la atención de su hermano menor, quien le vio con ojos ingenuos y con completa curiosidad. ¿Qué le causaría tanta gracia a su gemelo?

Devi, ¿por qué quieres ir hacia allá? —preguntó como niño pequeño, echando su cabeza para atrás para ver a su hermano de cabeza.

¿No crees que será más divertido si vamos a destruir esa área personalmente, Dero? —cuestionó, sacándole un signo de interrogación al otro— Si de por sí los humanos son estúpidos, los que tienen dinero lo son aún más. Recuerda como Road tiene que actuar cuando está en esa mansión —le dijo, pensando en la soberbia que solía roerles el corazón a la gente rica y poderosa. Era divertido ver como perdían el orgullo (después de intentar defenderlo inútil y patéticamente) y ver como rogaban por su vida, poniéndose en primer lugar y olvidando a aquellos que “tanto amaban” y cosas así, todo por salvarse a ellos mismo.

Aaaah~ sí. Road-chan cuenta que todos son muy estirados y aburridos y que hablan mucho y que se creen superiores a los demás, y que Road-chan tiene que actuar como ellos —repitió él lo que recordaba haber hablado alguna vez con la Noah de cabellos azulados— Pero Road-chan se ve muy linda con esos vestidos —agregó sonriendo genuinamente, recordando los bellos atuendos que la chica tenía que usar, lo que realmente hacía verla elegante y bella, incluso pese a su apariencia infantil.

Bueno. ¿No te gustaría matar a unos cuantos estirados y aburridos nobles? —le sugirió él con una sonrisa ladina, sabiendo de antemano la respuesta del rubio.

¡Síiiii~! ¡Vamos Dero, vamos! Hiii~ —respondió con emoción e impaciencia, dando pequeños saltitos en su puesto como queriendo ya llegar a destino.

Pero como estaban sobrevolando la ciudad en un Akuma de primer nivel, no podían acelerar demasiado y mucho menos con el viento que les iba en contra. Mas no importaba, pensaba Devitto, ya que era una ventaja ir a esa velocidad. Podían ir regando el caos mientras avanzaban hacia su destino final. Mientras más destrucción, más posibilidades había de que apareciera la Inocencia.

Spoiler:
{Off: Uno, disculpen si les pareció aburrido. Me craneé mucho para el post, pero acabó siendo... esto *total failure* Y dos, pucha no quise cambiarle el color de letra porque me servía para ponerla en negrita cuando hablaban juntos ^^U pero le cambié la font a Devitto, ¿sirve o quieren aún que le cambie de color? igual se ve medio raro con la letra de diferente font xD}

_________________

     —68 puntos—             —38 puntos—           —61 puntos—
Faith E. Wippler
Femenino

Mensajes : 1226

Localización : Halloween Town~

http://chiapple.deviantart.com
Moderador Global

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 27, 2012 6:43 am

Un padre insoportable, una niña malcriada y un mayordomo cobarde, estaba claro que aquella casa necesitaba un retoque.

Ignore completamente las palabras del padre cuando la puerta de la entrada se abrió, por ella entro a chica que estaba buscando la cual llevaba algo grande vendado a su espalda. A chica parecía ser bastante inquieta, educada pero inquieta. Nada mas entrar por la puerta comenzó a decir sandeces por su boca ya que llego a pedirme incluso que me quedara a pasar la noche en aquella mansión, ni que estuviera tan loco. Según parecía todo lo hacia para molestar a sus padres, lo sorprendente era que ellos le consintieran semejantes acciones. Malcriada y un tanto caprichosa.

-Me da igual la tormenta y lo que pienses de tus padres, solo dime que sabes de los animales. Después ten claro que me iré- era cierto no tenia la mas mínima intención de pasar mas que lo necesario en aquel lugar.

A tormenta iba en aumento, cada vez a más, preparándose para estallar cuando menos se lo esperaran los ciudadanos. Las distintas corrientes de aire comenzaban a juntarse en lo alto del cielo, listas para caer con fuerza sobre la ciudad.

De pronto una serie de explosiones surgieron desde la parte mas alejada de la ciudad, desde el interior de la casa me fue casi imposible escuchar los diferentes disparos, sin embargo cuando estos se produjeron mas cerca, un escalofrió recorrió mi columna vertebral, no de temor sino de emoción. Era fácil saber que causaba semejantes sonidos.

Dejando la conversación a medio, me levante de mi asiento y me dirigí con rapidez a la entrada del edificio, tras abrir la puerta mire a lo lejos para contemplar como en medio del oscurecido cielo se podía distinguir varias hileras de humo ascender hacia los cielos. Al fin se habían decidido a dar un primer paso, sabia que el akuma del puerto no iba a tardar en traer refuerzos, y así fue, y por las distintas torres de humo era bastante obvio que el mayor daño se lo había llevado la zona mas pobre y por lo tanto la que se encontraba cerca del puerto.

Los disparos se podían escuchar cada vez mas cerca, tan cerca que ya hasta podía ver a lo lejos a los causantes de los ataques. Según parecía, un grupo de esferas se aproximaban a mi posición, y mientras lo hacían continuaban disparando sin contemplación, matando a cuanto ser vivo se cruzara delante de ellos.

-Al fin- dije mostrando una sonrisa de felicidad.

Spoiler:
Off: post cutroso lo se pero era mas relleno que otra cosa, Sookie coméntale algo a Socalo sobre lo de los animales y demás para aligerar la cosa y así poder pasar un poco al ataque.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento en Bélgica de Noah Dodgson (el pequeño Wonderland)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:42 am

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.