Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Dic 03, 2016 9:02 pm por Kala

» Project Fear.less [Afiliación Élite]
Vie Dic 02, 2016 5:11 pm por Komurin

» Uso de Dados
Mar Nov 29, 2016 12:15 am por Komurin

» Atrapados en la tormenta
Jue Nov 24, 2016 3:04 pm por Kala

» Juego (Rol) || ¿Qué le harías al personaje de arriba?
Mar Nov 22, 2016 2:28 pm por Archie Chrono

» New World Shinobi [Afiliación Élite]
Vie Nov 18, 2016 8:24 pm por Proxy

» AOZORA KŌKŌ [ AFILIACIÓN ÉLITE ]
Vie Nov 18, 2016 8:16 pm por Proxy

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Seven Capital Sins - Élite // Cambio de botón
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Terminando la carrera sin suicidarme
Miér Nov 16, 2016 5:25 am por MadalyneFriar

» Juego || ¿Qué estás escuchando?
Jue Nov 10, 2016 2:02 am por Erina Schliemann

» La Ciudad Sin Nadie [MN]
Miér Nov 09, 2016 3:47 am por Constantine Gelassen

» Juego || Comenta tu estado de ánimo con una imagen o gif
Dom Nov 06, 2016 1:47 pm por Erina Schliemann

» Salvando la beca, parte 2
Dom Nov 06, 2016 1:28 pm por Erina Schliemann

» Seven Capital Sins - Élite
Sáb Nov 05, 2016 1:35 pm por Invitado

» Fate/Ultima Frontline ─ Afiliación Elite
Sáb Nov 05, 2016 1:14 am por Invitado

» Resumen de Halloween
Vie Nov 04, 2016 1:43 am por Proxy

» Actividad Halloween 2016
Miér Nov 02, 2016 12:40 am por Proxy

» Censo de Octubre
Miér Nov 02, 2016 12:33 am por Proxy

» Holi!
Lun Oct 31, 2016 3:33 pm por Proxy

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas 39/40
Directorio

The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 20, 2010 1:36 pm

Parece ser que en el pueblo de Tampere, en Finlandia, estan teniendo lugar varios ataques de akumas. Una horda está empezando a reunirse allí y parece que cada vez son más. El pueblo está aterrorizado y necesita ayuda. Esto nos lleva además a pensar que puede haber un rastro de inocencia en el mismo lugar.

El viaje se al pueblo de Tampere se había de algún modo entretenido, había sido largo, de eso no cabía duda alguna, pero cuando uno comenzaba a sacar provecho de las personas que había a su alrededor podía decirse que se lograba amenizar, claro estaba que ninguno de los compañeros de Basil compartía la misma idea, y habían aprendido en los primeros días de viaje a apartarse de él en cuanto el primer atisbo de aburrimiento se hiciera físico en su expresión.

Por otra parte cabía decir que fuera de algunos problemas en los que les había metido en las pequeñas paradas que habían hecho antes de llegar, ya fuera para comer o para pasar la noche, el exorcista les había defendido de cualquiera (ya fuera humano o akuma) que hubiera intentando hacer algún tipo de daño a los buscadores, lo que no estaba claro para Kaarle (el buscador finlandés y al que usaban de guía) era si esa acción en Basil era porque lo sentía su deber o sus ansías destructivas tales como las de su maestro le impedían que ellos tocaran sus presas, el otro buscador James era más optimista y solía compartir con su compañero que en el fondo el exorcista tenía un corazón puro y sincero.

Llegarían varias horas luego del amanecer a la estación ferroviaria que había en el pueblo, por lo que no habría más motivos que alargaran su camino, habían tomado el tren nocturno ante la insistencia de Basil el cual ahora fingía seguir durmiendo, mientras que uno de los exorcistas preparaba todo para su llegada y el otro procuraba recolectar algo de comida antes de que tuvieran que abandonar el vagón.

-Basil. –La voz de James rompió el silencio y provocó que el exorcista abriera los parpados de manera automática, enfocando sus ojos azules en él, con esa pereza innata en él. Esperando a que continuara hablando. –Sería oportuno que comieras algo antes de que llegáramos, no es bueno trabajar con el estomago vacío.

El exorcista retuvo un bostezo y asintió antes de dirigir su vista a la ventana la cual estaba cubierta en su mayoría por una ligera capa de hielo. El pequeño Golem de alas delgadas y obscuras reposaba que hasta ahora había estado dormitando en una de sus piernas, comenzó a revolotear para acostarse de nuevo, solo que esta vez en su cabeza.

Basil tomó su desayuno, el cual consistió en una humeante taza de café cargado (habían averiguado que aquel niño bebía cantidades indigestas de café), y varios pedazos de strudel de manzana, fresa, queso y tofee, mientras que la pareja de buscadores desayuno algo más normal.

Cuando hubo terminado, el silencio solo roto por el sonido de las mordidas que daban tanto James y Kaarle a sus tostadas o al bacon lograron sacar del extraño trance en el que se había sumido Basil los últimos dos días, trance en el cual le había permitido comportarse como un completo ángel y darle un respiro a los dos buscadores.
Se puso de pie tan súbitamente, que el pequeño Winters cayó de su cabeza y solo reaccionó a tiempo para desplegar sus alas y planear cuando se encontró a escasos centímetros del suelo, el Golem siguió al exorcista el cual había salido del compartimiento dejando con la palabra en la boca a sus dos acompañantes, porque a decir verdad a Basil nunca le había importado que tuvieran que decirle mientras no fuera algo que a él le interesa, y ese, no era precisamente el momento, y justamente había elegido despertar en el momento de su llegada, tal y como aquella frenada brusca se lo hacía intuir.

- Tampere, al fin. -Dijo en un tono extrañamente animado en él, una vez hubo bajado al andén, olvidando a sus compañeros buscadores y observando todo a su alrededor con un semblante serio, en busca de algo que le diera una pista o algún rastro de polvo que le indicara donde pudiera estar paseándose ese conglomerado de akumas del cual hablaba ese informe… ¿Habrían abandonado el pueblo ya?

-¡Basil! … ¡Has olvidado de nuevo tu inocencia! –Le gritó Kaarle en el mismo momento que sus pies tocaron tierra.

Basil le arrancó de un manotazo el tubo que le había estado obligando a cargar durante todo el viaje, por el simple hecho de molestarle. Sin embargo esa era la primera vez que realizaba un gesto tan brusco para con alguno de sus compañeros, lo que provocó que el buscador finlandés se acobardara y recordara de pronto de quien era aprendiz aquel niño. Al fin y al cabo Winters Socalo no era conocido por ser el más santo y justo de los generales.

La expresión que Basil ofrecía no era para nada molesta, seguía observando la entrada del pueblo con ese mismo aire insensible y apático, era por una luz casi invisible en un rincón de sus iris pálidos lo que daba a entender que había captado algo que no era normal en ese lugar, y era precisamente por eso, que había hecho que el buscador se detuviera con aquel movimiento certero, aunque brusco.

-No veo akumas. –aventuró a decir Kaarle, mirando de reojo a su compañero buscador.

Basil carraspeó, mientras daba media vuelta y comenzaba a caminar por los alrededores del pueblo, entre varias casitas humildes y una arboleda (el nacimiento de un bosque), dejando que Winters jr. sobrevolara sus cabezas para alertarle de cualquier movimiento sospechoso.

-Tampoco hay humanos, genio. -Terminó por decir el exorcista, encogiéndose de hombros con resignación. –Buscaremos un lugar seguro por el cual entrar.


Última edición por Mad_Hatter el Mar Dic 28, 2010 12:11 pm, editado 2 veces
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 20, 2010 9:24 pm

El sol empezó a dar claridad al paisaje. La luz se flitraba entre las copas de los altos árboles entre los que casi inútilmente se refugiaba Heli.

Había pasado la peor de todas sus noches. Aún podía recordar con claridad todo lo sucedido: las voces que oyó desde dentro de la casa, cuando se estaba procesando aquel extraño ritual que supuestamente devolvería a su padre a la vida, la imagen de su madre convirtiéndose en un horrible monstruo... y sobretodo, aquel extraño suceso. Se miró el anillo. ¿Cómo pudo haber reaccionado así ante aquel monstruo? En los largos años de la vida de su padre, nunca se había mencionado ninguna característica especial de aquel anillo, simplemente formaba parte de la herencia familiar. Mas ahora lo veía con otros ojos.

Miró a su alrededor. Nieve, árboles. Soledad. Lo más cálido que notó en ése instante fue una lágrima que cayó de sus verdes ojos. Estaba perdida, sin un hogar en el cual refugiarse. Sus padres.. ambos habían ido en paz... Algo le decía, no sabía cómo ni por qué, que al destruir a aquel monstruo, ambas almas habían recuperado su paz, eso de alguna manera la reconfortaba, aunque no podía hacerse una idea de que los había perdido. A ambos.

Ni tan siquiera el cuerpo de su madre podría reposar bajo el ardiente sol y la blanca nieve del cementerio Lamminpää, dónde descansaban todos sus antepasados.

Apenas durmió en toda la noche. La conmoción la mantuvo despierta, con ayuda del terrible frío contra el cual tan sólo disponía de una fina manta que pudo salvar de entre los restos del que hacía unas horas fue su hogar. Se vio desorientada, sin saber tan siquiera qué hacer. Y el frío doloroso de su interior era peor que el que la rodeaba.

Creo que lo mejor será que, almenos, pase por la ciudad y explique lo ocurrido a algun vecino.

Así que se puso en camino hacia el centro de Tampere. Ella había vivido siempre algo alejada del centro, casi al límite de la ciudad. A su lado tenía un lago y mucho bosque, así que estaba bastante incomunicada, y dudaba que alguien hubiera escuchado o visto lo ocurrido la anterior noche.

Finalmente llegó a la ciudad. Le costó bastante ya que en el camino había mucha nieve y ella vestía tal cómo se había preparado por la noche: con pijama y zapatillas.
Nada más llegar a las primeras casas, empezó a darse cuenta de que había algo extraño en la ciudad. Muy poca gente paseaba por sus calles, y los que lo hacían parecían ir directamente hacia la farmacia del lugar.

Una joven se paró cuando la vio, y se acercó corriendo a ella.

- Dios mío.. ¿qué te ha pasado? ¿También estás enferma?
- ¿Yo? No.. yo sólo... bueno...
- Es muy raro ver a una chica sola por aquí, en pijama y con una sola manta.. ¿Dónde están tus padres? Creo que deberías resguardarte... Parece ser que una extraña enfermedad contagiosa ha acampado sobre Tampere, y aún no sabemos cómo...

En ése momento un horrible estruendo cortó en seco la conversación. Todos los que en ése momento estaban caminando, corriendo, en elsentido que fuera, se pararon para mirar al mismo lugar.
Otro de aquellos monstruos de la noche anterior se estaba elevando por el aire, y estaba empezando a disparar a las tiendas.
El caos reinó en seguida entre la multitud. Todos empezaron a correr, desesperados, sin saber adónde ir ni refugiarse. La joven que había hablado con Heli la cogió de la mano y empezó a correr, llevándosela a un lugar al que creía seguro: la zapatería que tenían justo enfrente.
El zapatero no estaba - seguramente se hubiera escondido en el sótano - así que amabs muchachas se refugiaron cómo pudieron, intentando tener algún punto de visibilidad desde el cual contemplar lo que estaba pasando.

Heli sintió pavor. ¿Otra vez ésos seres? ¿Qué eran, y de dónde habían salido? ¿Por qué estaban atacando la ciudad? Estaba desconcertada, y se vio bloqueada por el temor. Desde el cristal vio cómo el ser empezaba a acercarse peligrosamente y, a lo lejos, pudo divisar un par ma´s de aquellos.

- Dios mío.. son incontenibles... y cada vez son más!

Heli notó, en ése momento una calidez en su dedo índice. ¡El anillo!

Quizás sea lo que deba hacer...


Aún sin saber cómo detenerlos, Heli se propuso salir al exterior... y con suerte el anillo reaccionaría cómo la vez pasada. Si no, almenso lo habría intentado. Se armó de valor y se dispuso a salir, cuando la joven la cogió por la ropa impidiéndoselo.

- ¿Estás loca? ¡Te mataran si sales!

Heli hizo oídos sordos, y salió de la zapatería. La chica fue detrás de ella, para intentar quizás hacerla entrar en razón y que pudiera resguardarse de nuevo sin sufrir daños. Realmente, tampoco tenía ya más que su vida, y sin sus padres... no le importaba del todo perderla.

Vio cómo se aproximaban cada vez más. Uno de lso que andaban por detrás del primero disparó justo al lado de la zapatería, destruyendo gran parte de ella. Parecia una suerte haber salido, sin embargo, una parte desprendida de la construcción voló, acertando a la muchacha desconocida plenamente.

- ¡NO!

La impotencia empezó a poseer a Heli. Se acercó a la muchacha, le tomó el pulso... Pero ya era tarde. La parte con la que habia chocado le dio en la cabeza, asistiéndole un golpe mortal.
Heli empezó a llorar de rabia, ya no sabía qué hacer... volvió a girar la vista. Los seres se acercaban rápidamente. Y notó cómo el anillo empezaba a reaccionar. Las alas batían débilmente, pero no era suficiente... no cómo la vez anterior... ¿Y ahora qué?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 22, 2010 1:39 pm

Habían prácticamente rodeado todo el pueblo antes de que el exorcista se hubiera decantado por otra de las entradas del pueblo, en el cual había un poco más de fluidez. No tuvo que pasar mucho tiempo para que el trío enviado por la Orden Oscura detectaran que algo no estaba bien. Las pocas personas que había en la calle tenían en común varios síntomas parecidos a los de haber padecido varias noches de insomnio: Profundas ojeras oscuras, miradas pérdidas y vacías, caminar torpe, movilidad reducida. Sin contar con lo pálidos y demacrados que unos se encontraban. Muchos de ellos se dirigían a un pequeño edificio cuyo rotulo de madera y relieve pintado en plateado indicaba que era la botica de la ciudad.

- ¿Va a ir hasta ahí? –Preguntó Kaarle dando un par de pasos rápidos hasta llegar junto al exorcista, sus ojos de un gris plateado observaban con avidez su alrededor, estaba claro que aquello le parecía mucho más emocionante que un simple ataque de akumas, y para ser sinceros, a Basil también le atraía más la idea de toda una ciudad enferma por algún tipo de causa anómala que la sola idea de encontrarse con un puñado de niveles uno disparando a diestra y siniestra para subir de nivel, era demasiado fácil.

- Así es. Preguntaremos a los que se han estado ocupando de administrar medicamentos a los enfermos para saber qué tipo de enfermedad están contrayendo y así deducir si es de nuestra incumbencia o no. –Explicó con lo que él creyó que era sencillez, y con un gesto en el que incitaba a ambos buscadores a seguirle, acortó rápidamente el trecho que le separaba de la pequeña casona y entró sin esperarles.

Cuando estuvo dentro, el calor que hacía le obligó a quitarse el abrigo, y dejarlo en un colgador que encontraría a su derecha. El lugar era sin duda pequeño, para todas las personas que se hallaban dentro esperando ser aconsejadas por el personal de la botica que por lo que Basil pudo escuchar constaban de un doctor de ya entrada edad y sus dos hijos, ambos iniciados en la farmacología experimental. También pudo observar que a pesar del calor que hacía en el interior, algunos eran reticentes a quitarse la ropa de abrigo o las bufandas que cubrían sus rostros, en silencio y a base de empujones (y miradas que callarían a cualquiera exceptuando a su maestro) se hizo paso hasta los boticarios.

- Tengo que hacerles unas preguntas. –Dijo Basil, una vez les hubo alcanzado y con la sencillez que según él le caracterizaba pues, andarse con rodeos era absurdo y sin sentido.

- Le ruego espere su turno… –Comenzó a decir uno de los hombres, pero antes que pudiera hablar, Basil ya le había tomado por el cuello de la bata que llevaba puesta, tirando de él con la suficiente fuerza como para que su cuerpo se alzara y quedara con medio tendido sobre la barra tras la cual había creído que estaba protegido.

El silencio se hizo de pronto en aquella farmacia, todos habían dejado de quejarse, sollozar o rezar para centrar su atención en el recién llegado cuya expresión no había cambiado, seguía mirando con aquel aire aburrido a quien tenía a pocos centímetros de su rostro, el cual a penas se atrevía a respirar, seguramente porque aún seguiría pensando como alguien del tamaño y contextura de aquel chico le había alzado con tanta facilidad.

- Necesito saber si todos los enfermos tienen algo en común con la enfermedad que presentan, también estaría bien saber desde cuando presentan estos síntomas y si claro está, son algo frecuente. – La voz del exorcista se escuchaba tranquila, tanto que se hacía surrealista por el modo en el que tenía sujeto al pobre hombre y quizás también por la pequeña nota en la que se advertía que ya no iba a aceptar tan amablemente una negativa.

Basil ignoró la expresión de sorpresa de su nueva captura, se mantenía impasible ante cualquier otra mirada a la espera de las respuestas por las que había entrado, y seguramente no se movería de ahí hasta alguien le dijera lo que él quería escuchar, sin embargo, sus planes quedaron frustrados cuando los gritos del exterior comenzaron a colarse en la humilde tienda, y el caos se extendió.

- Entren todos a la trastienda –Vociferó el anciano doctor, quien había estado hasta el momento agarrando uno de los brazos de su hijo, el que ahora se aclaraba la garganta una vez se vio libre de nuevo.

Los enfermos y otros de los ciudadanos que ahí se encontraban siguieron al hombre al lugar que les habían indicado entre pequeños llantos histéricos, si bien hasta hacía poco no habían comenzado a ser atacados por esos monstruos, parecían ser capaces de organizarse rápidamente para encontrar lugares supuestamente seguros, una cualidad que les sería inútiles si eran akumas contra los que se enfrentaban, porque ellos no pararían hasta encontrarles.

- Quedaos aquí, y cuidad que ninguno haga nada estúpido, informaos de lo que podáis. –Se encogió de hombros antes de tomar de nuevo su abrigo y ponérselo rápidamente, dejando en el suelo el cilindro que contenía la alabarda.

Salió de la botica sin mucha prisa, porque en realidad, moverse como un loco solo llamaría la atención de las bolas metálicas del Conde sin siquiera haberlas podido ubicar. Tomó aire mientras movía con lentitud la cabeza, de un lado a otro, en sus labios se iba formando una sonrisa que para muchos podría calificarse de macabra, había cuatro de nivel.

Comencemos~

El exorcista saltó sobre la primera esfera, asestándole la alabarda y descargando parte del aire que había absorbido, haciéndola explotar poco después de que él cayera limpiamente al suelo y por ende se manchara la espalda con algún resto del akuma, movió la alabarda de nuevo haciendo que volviera a cargarse con eólica y con un movimiento parecido al de una finta libero dos ráfagas perpendiculares que cortaron en dos al otro par.

El cuarto y último se había separado del grupo en un último momento y se había unido a otros dos que habían destrozado un pequeño edificio que parecía ser un edificio. La curiosidad de Basil, sin embargo, creció cuando se percató de la reacción de los akumas alrededor de una chica que lloraba junto al cadáver de otra muchacha, fue cuando se fijó en las manos de la futura comida de akumas que no vio el pequeño resplandor que surgía del anillo que llevaba puesto.

Está de suerte, hoy parece que no va a morir.

Esta vez forzó su inocencia a absorber el máximo de viento que pudiera y así usándolo como si fuera una vulgar jabalina la lanzo contra los akuma, logrando atravesar al que se encontraba en el centro, haciendo que las ondas cortantes de la inocencia cortaran a la akuma y alcanzaran ligeramente a los otros dos, lo que si los mató definitivamente fue la explosión producida por la máquina que había sido ensartada por la alabarda, gracias a su cercanía.

-Finito. -Dijo en un murmullo, acercándose a la chica de cabellos casi albinos, asegurándose de que no hubiera sido herida, recogiendo su alabarda del suelo. –¿Estás bien?


Última edición por Mad_Hatter el Mar Nov 02, 2010 10:50 am, editado 1 vez
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 23, 2010 10:55 pm

Desde lejos, aún con la muchacha muerta entre sus brazos y con el corazón en un puño, pudo ver cómo aquellos monstruos reventaban ante sus ojos. Echó un vistazo al anillo, que aún seguía fulgurando.

Mientras contemplaba la escena, se dio cuenta de que alguien más había por detrás de los seres. Alguien que la estaba ayudando, destrozando aquellas extrañas.. ¿máquinas?

Vio cómo manejaba algo parecido a un hacha... parecía más bien una alabarda... Y se fijó en cómo aquella figura manejaba con sumo talento aquel instrumento, acabando con los entes que quedaban cerca.

Aún asustada, contempló la caída de ambos sujetos, mientras aquella figura descendía, triunfante.

Empezó a acercarse a ella. Se vio amenazada. Pero... de todas formas, había sido su salvador. Salvador, sí, pues mientras caminaba sus rasgos se iban formando entre el humo del destrozo causado entre las ruinas y el mismo que se había formado al morir aquellos seres.

Una vez estuvo cerca, Heli se tapó instintivamente el anillo, con disimulo, cómo agarrándose una mano con otra. Le daba algo de miedo que aquel desconocido pensara que por su anillo se hubieran causado todo ése caos. Fue entonces cuando el chico estuvo lo bastante cerca como para hablarle.

¿Estás bien? – Le preguntó, ante su desconcierto.

Yo... yo... No lo sé.. Creo que sí, al menos no estoy herida. Un poco superficialmente, pero es lo de menos... Pero... – Heli miró entonces al cadáver que ahí permanecía, con la cabeza apoyada en su regazo. No pudo evitar unas lágrimas de desesperanza. - No pude hacer nada por salvarla... y mira que se lo dije, que no saliera de la zapatería... pero... uno de ésos horribles seres atentó contra nosotras, y un trozo de pared dio sobre ella y... - Suspiró, mirando hacia abajo, acariciando el cabello de aquella chica, a continuación levantó la mirada y clavó una mirada que guardaba demasiado dolor en la de aquel chico. -¿Qué está pasando? ¿Qué son estos seres? Y... ¿por qué nos están atacando? No tiene sentido nada de esto... Tampere entera está casi destruída, la gente enferma... ¿por qué? -

Heli mantenía la esperanza en que aquel chico sabría responderle. Pese a todo, aún tenía miedo de hablar sobre un último tema que la carcomía por dentro: la reacción de su anillo frente a aquellos bichejos.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 26, 2010 10:06 am

Basil enarcó una ceja, sin querer disimular su expresión de hastío al tener que escuchar toda aquella palabrería, si la chica hablaba, es que no estaba mal, por razones obvias, no se había convertido el polvo y el dolor que podría haber experimentado por algún tipo de golpe no era suficiente para hacerle callar, y las ganas de comunicarse en el ser humano normal no se perdían hasta haber llegado a las puertas de la muerte, y a veces ni eso.

Tampoco pasó por alto el que se cubriera el anillo, pero por ahora debería actuar con cautela y no asustar a la joven. Lo primero, y muy a su pesar, sería ganarse su confianza, por suerte para él, la mayoría de las preguntas que le estaba haciendo tenían fáciles respuestas, aunque como siempre y para su desgracia requerían de una larga explicación para alguien que fuera la primera vez que se encontraba con aquellos seres del Conde.

El exorcista observó su entorno, para descubrir que ya habían comenzado a salir los primeros curiosos para corroborar con sus propios ojos que los disparos de aquellas maquinas se habían detenido, y buscando qué había sido el causante de la destrucción de las mismas.

A buenas horas salen fuera…, pensó resoplando con levedad, antes de ponerse de cuclillas y tomar el cuerpo inerte de la otra chica, cargándola en su hombro, por alguna razón pensó que no era apropiado dejarla en mitad de aquella calle.

- Sé que son estos seres y que está pasando y posiblemente también el porqué estaban atacando. Sin embargo el por qué la gente está enfermado es algo que aun desconozco. -Dijo finalmente comenzando a caminar en dirección a la farmacia, ahí era donde mejor podrían abastecerse de información y tener algo de tranquilidad, además, tenía que ir a recoger a esa pareja de buscadores a los que aún no había encontrado una buena utilidad. – Te lo explicaré, pero este no es el lugar adecuado. Hace frío y así como vas sólo lograrás resfriarte. Sígueme, iremos a la farmacia, con un poco de suerte ellos sabrán qué hacer con ella.

Basil no se detuvo a ver si le estaba siguiendo o no, la idea de levar a cuestas un cadáver no lograba agradarle, por lo que simplemente quiso apurar su regreso a la humilde botica de Tampere. Una vez llegó al lugar esperó a que la muchacha estuviera a su altura para entrar con ella, al fin y al cabo no podía perderla de vista, y por otro lado aún no le apetecía usar los mismos métodos que Socalo hubiera usado, hn… Seguro que su maestro le hubiera roto algo por ser tan blando.

-¡Basil! Qué alivio que no te haya ocurrido nada. –Dijo el mayor de los buscadores. Al parecer ambos se habían quedado esperando el regreso del exorcista al píe de la entrada, más perocupados de lo que en realidad querían aparentar. James dejó escapar un par de carcajadas y revolvió el pelo del exorcista en un gesto un tanto fraternal, por la expresión del aludido no podría saberse cómo le habría sentado aquello, pues seguía tan inexorable como siempre. – Está vez eran muchos más de los que nos estuvimos encontrado por el camino.

Basil se encogió de hombros con aire resignado, si bien lo que el buscador le decía era cierto, ya no se agotaba tan rápido como antes, por lo que era un detalle que al que no le daría más importancia de la que tenía.

- Solo eran niveles 1, así que no era problema. Esta chica está muerta esperaba que alguno de los que se escondía de por aquí pudiera reconocerla. –Dijo con suma tranquilidad, dejando el cuerpo inerte sobre un mueble que era parecido a un sofá, que antes había estado ocupado por alguno de los enfermos que se escondía en la parte trasera de la tienda.

- ¿Y la otra muchacha? ¡Santo Dios, pero si va en pijama! –Kaarle se acercó a la de cabellos pálidos, observándole con un extraño aire protector y preocupado. –Deberían darle algo para entrar en calor...

Basil ladeó la cabeza, fulminando ligeramente con la mirada al buscador Finlandés, siendo una de las pocas veces en que la inalterable expresión aburrida del exorcista cambiaba, aquello simplemente no era bueno, ya habían hablado de lo que podía significar para los dos acompañantes del italiano si tomaban decisiones por su cuenta y mucho menos sin consultarlo.

-¿Están en la trastienda aún, verdad? –Preguntó con simpleza, tomando de la mano a la chica que había salvado solo por el curioso reflejo del anillo que ella misma había decidido ocultarle, y con cierta amabilidad le invitó a pasar a la trastienda de la farmacia.

- Se ha quedado con los enfermos, les están atendiendo ahí… ¿Realmente cree que sea bueno regresar? -Preguntó James, con aspecto algo preocupado, si bien a ellos no le habían hecho nada, dudaba que acogieran de tan buen agrado al chico.

- No creo que les apetezca hablar más contigo.

Sin embargo una vez entraron en la trastienda, el hombre que gerente de aquella botica, al ver a la muchacha en aquel lamentable estado no pudo hacer más que ofrecer sus servicios para darle aunque fuera al menos, una infusión, mientras atendía al resto, todo esto claro, sin poder evitar mirar al exorcista con cierto rencor.


Última edición por Mad_Hatter el Mar Dic 28, 2010 12:11 pm, editado 2 veces
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 29, 2010 4:42 pm

Heli había seguido sin más miramiento a aquel muchacho que la había asistido. Él cargó al hombro con el cadáver. Al llegar a la farmacia vio que dos hombres con extrañas capuchas entablaban conversación con él.

Espero que estas personas sepan qué demonios hacer para parar esta catástrofe.

Mientras el chico hablaba con los otros dos, se fijó en que estaba vacía, parecía que todos los enfermos estaban en la trastienda. El chico dejó el cadáver sobre algo parecido a un sofá. Lo miró con suma tristeza. Alzó un poco la vista y vio cómo uno de aquellos hombres encapuchados se acercaba a ella. Parecía preocupado por su estado.

–Deberían darle algo para entrar en calor...

Heli agradeció su gesto, aunque intuyó que al chico del principio pareció no gustarle mucho que aquel otro diera su otra opinión.
En ése momento el gesto del chico cambió, por algo un poco más amable, mientras cogía de la mano a Heli y la llevaba a la trastienda del local. Allí, en cuánto el tendero la vio, la auxilió de inmediato no sin antes observar cómo miraba a su acompañante con algo de rencor.

- Te voy a traer agua oxigenada para limpair esas heridas y de paso una infusión o algo... Pareces algo cansada.
- Oh, señor, no se preocupe... bueno, algo cansada si estoy, pero las heridas son superficiales, tampoco son tan impor...
- Chica, si hay algo mínimo que pueda hacer por curar la más mínima herida que se acaba de llevar esta ciudad, pienso hacerlo. No te preocupes, relájate y enesguida te traerán una infusión.
- De.. de acuerdo, gracias.

Mientras Heli se sentaba en una silla que le trajo una de las chcias que ayudaban a los enfermos, miró de reojo a aquel muchacho. Una expresión rígida, apenas inalterable.

Quizás... debería explicarle lo de mi anillo. Pero.. ¿no pensarán que yo tuve la culpa? ¿Y si me lo arrebatan para destruirlo? El anillo de mi padre...

Tamién se fijó en el atuendo del muchacho. Un extraño traje negro con rayas plateadas. Y un broche con un extraño símbolo que le atrajo mucho por su belleza, aunque seguro que tendría un significado mucho más importante aún. Quiás él se dedicara a eso: ir por las ciudades acabando con aquellos monstruos, salvando a la gente de tan terrible maldición.

De todas maneras, aún no se habían ni presentado. Y se sentía con el deber de saber al menos el nombre de la persona que los había salvado a todos de tal caos.

- Muchísimas gracias por habernos salvado de aquellas extrañas máquinas... A mí y a todos. Yo.. ya había visto uno de ésos seres antes, ayer mismo.. - De golpe se sintió hablando demasiado, ¿cómo le explicaba que sin saber cómo había acabado con él? ¿Y que aquel mosntruo... había sido su madre?.. - Bueno, me llamo Heli Virtanen, no he tenido la ocasión de presentarme antes... ¿Tú cómo te llamas?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 02, 2010 11:57 am

Basil observaba el movimiento que había en la trastienda, uno de los farmacéuticos más jóvenes había vuelto a la entrada, para ofrecer ayuda a cualquiera que estuviera esperando fuera. Los enfermos que se habían resguardado, seguían nerviosos, la mayoría temblaban y algunos incluso no habían parado de sollozar, mientras que padre e hijo, intentaban hacer lo que estuviera en su mano para ofrecer un poco de alivio.

[…] ¿Tú cómo te llamas?

El exorcista ladeó la cabeza, quitándose de nuevo el abrigo, sin poder soportar por más tiempo el calor que hacía en la botica, dejando ver su uniforme de exorcista, que a rasgos generales era de corte militar. Se fijó de nuevo en la muchacha que se había presentado, Heli Virtanen y su anillo misterioso.

- No ha sido nada, es mi trabajo. Recibimos noticias de que esta ciudad había sido atacada desde hace ya unos días por estos seres. Sin embargo no nos dijeron nada acerca de esta pandemia. –Respondió cruzándose de brazos y ofreciendo de nuevo esa expresión imperturbable, aunque de algún modo se podía ver un atisbo de impaciencia. Al italiano jamás le había gustado tener que esperar para poder entrar en acción y tanto misterio comenzaba a fastidiarle. – Mi nombre es Basil d’Angelis.

En aquel momento el hombre anciano regresó junto a los dos chicos, los buscadores parecían haber desaparecido sin avisar a Basil, y aunque este les hubiera visto escaquearse por el rabillo del ojo no había hecho nada para impedírselo, aunque no por ello se había privado de mandar al pequeño Winters a espiarles.

El doctor de ya avanzada edad se dispuso a sanar las heridas superficiales que tenía Heli, en absoluto silencio, y dándose la mayor prisa posible, para seguir atendiendo al resto de los que aún había esperando su turno.

- ¿Todos presentan los mismos síntomas? -Preguntó con una nota de curiosidad, prestando una renovada atención al médico, que quizás el hombre hubiera preferido no causar en el chico de acciones más bien bruscas y amenazantes.

- Así es. –Respondió escuetamente, cubriendo las heridas de la chica que pudieran infectarse con algunas gasas. – Fiebre, escalofríos, hemorragias en la piel, a los dos días se tienen hemorragias en otros órganos. Se siente un dolor muy fuerte, incapacidad respiratoria. A los cinco días de haber contraído la enfermedad entran en estado de Shock, y mueren.

Basil enarcó una ceja ante lo que el hombre le estaba explicando, aquellos síntomas se le hacían conocidos, algo de las muchas cosas que habría estudiado antes de unirse a la Orden Oscura, sonaba a peste septicémica, pero bien sabía que esta no podía propagarse, y sobretodo tardaban mucho más de cinco en días en morir, por lo que… estaba claro que eso no había sido provocado por algo natural.

- Ya han muerto 13, sin contar todos estos que han perecido bajo los ataques de esos seres horribles. –Citó finalmente, antes de entregarle a Heli una tisana, por su olor pudo saber fácilmente que se trataba de una infusión de hierbabuena y menta.

Os recomendaría que salierais de aquí cuanto antes. No es seguro para vosotros, que aún parecéis sanos. -Explicó el anciano, sonriendo con aire tristón, mientras se disponía a atender al resto. Fue entonces cuando Basil pudo ver que usaba la misma solución de láudano para todos los enfermos, por lo que le fue más que obvio que no guardaban ninguna esperanza y lo único que se limitaban a hacer era, calmar el dolor.

Patético…

- ¿Quiénes fueron los primeros en contraer esa enfermedad? –Preguntó Basil, tomando el abrigo de donde lo había dejado, disponiéndose a salir una vez que la chica hubiera terminado de beberse aquello, no podían hacer nada ahí.

- En el barrio que se encuentra al sur-oeste de la ciudad.

El exorcista ladeó la cabeza, sumiéndose en un abstracto silencio, no sabía por dónde comenzar a buscar, ni siquiera estaba seguro de qué era lo que estaba buscando.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Jue Nov 04, 2010 7:57 pm

- Mi nombre es Basil d’Angelis.

Le resultaba algo extraño ése nombre, puesto que en su vida había conocido pocos extranjeros. ¿Sería del sur de Europa, quizás? Pese a todo, era bonito.
¡Lo sabía! Algo le decía que no era pura casualidad que se encontrase aquellos monstruos a la vez que a él. Con que su trabajo... parecía interesante.

Heli se sentía bastante impotente debido al estrés que se respiraba en el lugar. Idas i venidas de los sanadores, caras que desprendían la tristeza, la desesperanza y la pérdida...

Y es que no sólo estaban ya los enfermos, empezaba a llegar alguna que otra persona con heridas leves debido a los destrozos de aquellos seres.

Le curaron las heridas superficiales, que aún picaban un poco, pero después de todo lo vivido apenas sentía ya ningún dolor físico.

Aquel muchacho, Basil, y el médico empezaron a hablar acerca de la enfermedad que se había propagado. La expresión en los ojos de Basil parecía entrever que sabía algo más acerca de ello que el mismo sanador.

El médico le trajo en ése momento a Heli una tisana, que empezó a beberse lentamente, intentando calmarse con la calidez y el buen olor de la misma. Mientras tanto seguía observando la situación. Al parecer los dos acompañantes de Basil habían desaparecido. Algo le hacía intuir que de alguna manera le temían, a él o a su carácter.

- ¿Quiénes fueron los primeros en contraer esa enfermedad?

- En el barrio que se encuentra al sur-oeste de la ciudad.

Heli levantó la vista aterrorizada. El vaso con la infusión resbaló de sus manos, cayendo al suelo en mil pedazos, dejando un estropicio de tisana y cristales rotos por el suelo.

- ¿Pero qué..? Oh, lo siento, ¿estás bien?

- Mi.. mis tíos viven en ése barrio. Pensaba que quedaría alguna esperanza, que algún familiar me quedaría, pero... ahora...

Heli miró al suelo, con ojos llorosos.

- Oh... madremía, siento lo del vaso. Lo recogeré enseguida..

- No, no te molestes, tranquila. Ya lo barro yo, no te preocupes. Bastante has pasado ya hoy.

Heli se sentía mal, encima que la intentaban cuidar... Pero peor se sentía ahora que sabía que quizás sus tíos también la habían dejado...

- Yo.. tengo que irme. - Heli se puso en pie de golpe.

- ¿Estás loca, muchacha? No puedes salir ahora en tu estado, y menos con la amenaza de que más monstruos puedan aparecer. Mira a tu... compañera.

En el rostro de Heli apareció una mueca de dolor. Aquela chica, de la que nunca sabría el nombre...

- Espero que puedan darle un funeral en condiciones.. - Con suerte aparecerían los familiares buscándola y al menos tendría total seguridad de que tendría un entierro digno - Los monstruos... es un riesgo que debo tomar. Debo partir cuánto antes, debo saber si me queda alguna esperanza. Quiero... necesito saber que mis familiares se encuentran bien, entiéndalo... En cuanto a mi estado, tampoco me importa mucho.. Ya estoy algo descansada.

- Supongo que debo comprenderte... De todos modos, espera un momento, te traeré algunas cosas que puedan servirte. Algo de comida y agua también... - El médico se fue a buscar tales cosas, aún murmurando objetos y demás que le pudieran hacer falta.

- Qué hombre tan amable... Bueno, Basil - miró al muchacho a los ojos, pues hasta ése momento había mirado al suelo con una mezcla de valor y a la vez de tristeza - muchísimas gracias por todo lo que has hecho... Sinceramente no sé qué habría pasado si no hubieras aparecido... O quizás lo sé y no quiero pensarlo... ¿Qué harás tú ahora?

Recordó la curiosidad con la que había preguntado acerca de la enfermedad. Quizás se quedaría allí...
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 08, 2010 5:44 pm

[Off: siento la tardanza y el post cutroso, ando con falta de inspiración >.<]

- Como te he dicho antes, no hay necesidad de agradecer. –Respondió devolviéndole la mirada, sin alterar ni un momento su tan plana expresión, estaba claro que debería seguirla hasta el momento, y esperar a que estuviera emocional y mentalmente preparada para explicarle toda aquella perorata sobre akumas, aliados del conde, noahs, el Conde milenario, exorcistas, materia oscura e inocencia, y por supuesto el hecho de que aquella materia pura le hubiera escogido para ser su portadora le ligaba a aquella casi eterna batalla hasta que finalizara o muriera, donde lo más probable fuera lo segundo (tenía que ponerse en lo peor, no había muchas esperanzas de que esa guerra que libraban contra el “mal” fuera a terminar pronto).

Antes de decir nada apareció uno de los buscadores, James, llevaban en sus manos un bulto que Basil reconoció como ropa y un par de botas de nieve que por su tamaño debían ser para la chica del anillo, el exorcista se encogió de hombros y dejó escapar un suspiro con total resignación.

- Pensamos que no podía ir en pijama in mantas por la calle, podría enfermarse y además debe serle incómodo. –Dijo James, por la expresión de sus ojos era más que evidente que había esbozado una sonrisa amable y apaciguadora, que por suerte pareció incluso funcionar con Basil, el cual simplemente asintió dejando hacer al buscador, el cual ya se había acercado a Heli para hacerle entrega de las vestiduras que habían logrado encontrar solo Dios sabría donde, por la ciudad.

-Os espero fuera, te acompañaremos hasta esa zona, quiero investigar por ahí, con suerte encontraremos algo que arroje algo de luz a esta truculenta y fulminante enfermedad. –Y tras sus palabras, simplemente desapareció tras la cortina que separaba la trastienda del recibidor de la farmacia y salir de ahí, poniéndose de nuevo el abrigo cuando un golpe de viento casi helado le hizo temblar de pies a cabeza.

-Con tanto cambio de temperatura vas a resfriarte. –Le regañó el más joven de los buscadores, observando con cierta impaciencia los movimientos que hacía el exorcista para abrocharse los botones sin tener que dejar caer el cilindro que contenía su inocencia, la visión le hizo esbozar una cínica y burlona sonrisa, incluso aquel niño arrogante tenía sus momentos de torpeza.

- Hay algo de todo esto que no termina de convencerme. ¿Por qué enfermarles cuando puede comérselos para subir de nivel? –Comentó más para sí mismo que para su compañero, una vez hubo terminado de luchar con aquella pseudo-gabardina del diablo.
Había levantado la cabeza en dirección a ese cielo encapotado, no por qué buscara la inspiración divina que le llevara a una respuesta, buscaba claridad; despejarse de cualquier cliché que su mente estuviera predispuesto a creer y que le nublara la verdad de todo aquel truculento asunto acerca de los enfermos. El tintineo de la campanilla de la farmacia le hizo percatarse de que alguien salía de ahí y sin esperar a ver si era James con la que esperaba fuera futura exorcista comenzó a caminar en dirección a la que el hombre les había indicado.

Dios, algo me dice que está misión tiene para rato.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 14, 2010 2:19 pm

Heli vio cómo uno de los compañeos de Basil le traía ropa.

- Muchísimas gracias... la verdad es que ni había pensado en ello.

Se vistió poniéndose las cosas por encima. Quería agradecer a todas aquellas personas que se preocupaban por ella por pura voluntad. Pero no sabía cómo.

Basil y otro de los compañeros salieron.

Las campanillas de la puerta sonaron estrepitosamente. Una mujer, acompañada de su marido, entraron. La mujer llevaba el destrozo escrito en la cara. Iba buscando algo con la mirada, mientras su marido, con la tez pálida y sin dejar de mirar hacia abajo, la llevaba agarrada, ya que parecía que en cualquier momento la mujer caería al suelo.

- Mi hija, mi hija... Lara... ¿dónde está mi Lara?

Un grito de desconsuelo salió de la garganta de la mujer cuando vio, entre varias vendas y tapada con una manta, al cadáver de su hija estirada. Parecía haberla reconocido por la cabellera que le asomaba un poco.

- No puede ser... por favor...

La pareja se acercó, y subió la manta para ver su rostro.
En cuánto la vio se echó a llorar tendida sobre los brazos de su marido, el cual tampoco pudo reprimir su dolor.

Con que ésos eran sus padres..
Heli se les acercó
- Lo siento muchísimo, de verdad...

- Si cualquier cosa pudiera devolverla.. lo haría...

Heli se estremceió de terror. Ésas palabras le eran tristemente familiares. El dolor le revolvió por dentro.

- NO! - se sorprendió a sí misma, y la vergüenza la atacó de golpe cuando se dio cuenta de que todos la miraban, en especial los padres de Lara, con los ojos cómo platos - Lo.. lo siento, señora. Pero.. no debe pensar así, yo... - No sabía cómo disculparse, pero temía tener que volver a ver aquel horror.. - Su hija fue muy valiente, murió por defenderme. Señora, pase lo que pase, oiga lo que oiga, debe darle un entierro digno, no debe pensar en otra cosa..

Obviamente que cualquier persona que acababa de perder a un ser querido pensaría en querer vovler a estar con él, pero tras lo ocurrido ya no sabía que más podía ocurrir.

- Ojalá pudiera quedarme y ayudarles señores, se lo debo. Pero... debo marcharme ya. Lo siento..

Heli se dirigió entonces a la puerta, sintiéndose terriblemente mal, pero ella ya no podía hacer nada más...

- Espera! Salgo contigo. - le dijo el chico, del cual aún no sabía ni su nombre.
- ¿Cómo te llamas? Yo Heli.
- Yo James. Espero que estés mejor, ¿eh? Y no te sientas mal por ellos... están dolidos, comprenderán que vayas a buscar a tu familia.
Heli no podía dejar de sentirse mal, pero almenos ésas palabras la tranquilizaron un poco.
- Os echaré de menos, la verdad..

Una vez fuera se encontró con Basil. Estaba mirando al cielo, mientras el otro chico miraba con atención cada movimiento por la calle.

- Bueno, me tengo que ir ya.. Muchas gracias por todo chicos. ¿Qué haréis ahora vosotros?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 20, 2010 1:18 pm

El exorcista ladeó de nuevo la cabeza, para así poder observar con claridad la zona donde Heli se encontraba, evitó arquear las cejas, sin embargo no se opuso a que una extraña sonrisa burlona se dibujara en sus labios.

- Te he dicho que te acompañaremos a buscar a tu otra familia, al fin y al cabo también debemos tomar esa dirección. –Explicó, con un tono paciente y tranquilo, invitando a la chica a caminar junto a él. – Creía que querías saber que ocurría, es una larga historia, así que aprovecharé el camino para explicarte.

Por alguna razón los buscadores parecían sorprendidos por la actitud de Basil, tan poco normal en él, quien prefería que la gente entendiera lo que les ocurría a su alrededor por sí mismos, antes que tener que malgastar tiempo en dar explicaciones. Así que la única razón que supieron encontrarle a eso fue que, tenía al parecer muchísima prisa en que la chica se adaptara a la situación. El por qué, les pareció obvio cuando pudieron ver o comprender que Basil pareciera creer que Heli tuviera algún tipo de utilidad, y con lo cual al parecer estarían ante el nacimiento de otro exorcista.

El italiano dio un par de pasos, y se detuvo para asegurarse que la chica le siguiera, aún si fuera así no siguió su camino, y su expresión se tornó ligeramente seria, no para añadir más dramatismo al ambiente, más bien para hacer comprender que lo que fuera a contar no era algo que se tuviera que tomar a broma.

- Lo que has visto aquí no es más que una mínima parte de la guerra contra-reloj en la que el mundo como lo conoces cambiará, gane quien gane, estoy seguro que nada será lo mismo. Al menos para nosotros –Chasqueó con la lengua cuando el viento pareció correr con más fuerza, sintiendo un escalofrío recorrerle la espalda a consecuencia del frío–. Estos seres que has visto, y que han causado la muerte de muchos, son llamados Akuma, demonios. Son los peones y los más imprescindibles, de algún modo, en el ejército de quien es el enemigo. Es el soldado perfecto, son fríos, sádicos y violentos por naturaleza, las máquinas de matar casi perfectas, porque no pueden morir por mano de ningún arma hecha por humanos.

>>Son creados tras engañar a personas que han sufrido la muerte de algún ser querido, el enemigo le ofrece resucitarlos con tan solo desear su vuelta y llamarles desde las entrañas del inframundo. El alma de esta persona recién recuperada de donde sea que estuviera antes, se deposita en una suerte de exoesqueleto, y por obligación debe matar a quien le haya invocado, a esa persona que la ha llamado y atado a una nueva vida de destrucción, para así evolucionar y matar a cualquier cosa que se oponga a los deseos de su dueño o simplemente respire.
–Basil decidió hacer otra pausa, esta vez para cubrirse la boca con la mano y amortiguar un fuerte estornudo. Esperó unos segundos para buscar de nuevo la mirada de la chica, y así asegurarse de que le estuviera escuchando, el exorcista no era dado a repetir las cosas, al igual que casi cualquier persona. – Los que has visto son los más, inofensivos de nivel uno, normalmente son de forma ovalada como has podido ver, sus balas están hechas de sangre de akuma, su veneno al entrar en contacto con los humanos los convierte en polvo en cuestión de segundos, y cuanto más se alimentan más fuertes son y por consecuencia evolucionan, obviamente se hacen más poderosos, inteligentes y difíciles de matar.

El silencio durante unos segundos pareció amenazar con hacerse incluso físico, James y Kaarle que habían mantenido una distancia prudente a la pareja de jóvenes, no pudieron evitar sentir algo de lástima por la muchacha, suficiente habría pasado ya como para que ahora Basil le explicara aquello con tanta frialdad en sus palabras, casi pareciera que estuviera recitando algo que estuviera viendo en un libro, completamente impersonal y poco emotivo.

El exorcista había seguía con sus ojos azules y fríos clavados en Heli, la miraba con una curiosidad casi insana para un ser humano, cómo si esperase ver cual animal ansioso la reacción que sus palabras pudieran provocar en la chica, quien hubiera estado con Basil sabían que lo único que le sacaba de su estado apagado y ausente, era la posibilidad de ver alguno de esos “sentimientos puros” de los que tanto hablaba, y tanto deseaba conocer en otras personas, aunque tuviera que empujarles un poco a ello, precisamente por eso a Kaarle no le gustaba nada, pues difería de la idea utópica que tenían que ser los exorcistas.

El buscador se movió nervioso, e hizo un gesto a su compañero para indicarle que se adelantaría para así tener una excusa de abandonar esa calle y centrarse de una maldita vez en algo que no fueran los extraños experimentos psicológicos del excéntrico italiano, por parte d Basil se limitó a sonreír con cierta mordacidad al ver como el de traje crema desaparecía de su visión, antes de dirigirse de nuevo a Heli.

- Bien, señorita Virtanen. ¿Cree que está preparada para seguir escuchando o prefiere esperar a digerir esto primero? –Preguntó con cierto regodeo en sus palabras, antes de una vez más seguir caminando, sin embargo esta vez no se detuvo para ver quien le seguía, había muchas cosas por hacer, y Basil no podía perder el tiempo hablando en medio de la intemperie con alguien que no quisiera reaccionar, por lo que esperaría su respuesta de camino al sector sur-oeste.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 21, 2010 4:44 pm

El dolor y la perplejidad pararon en seco a Heli. Con la mirada perdida, iba escuchando e intentando asimilar cada una de las palabras del exorcista. Poco a poco iba comprendiendo todos los acontecimientos, lo que ocurrió aquella horrible noche. Su padre mató a su madre. Así que era él. Fue él en que estaba dentro de su madre. Y fue él el que destruyó ella misma sin saberlo. Todo quedó en familia, pensó dolorosamente.

Notó con cierta incomodidad cómo Basil escrutaba su rostro, pero no pensaba llorar delante de nadie, ya tendría tiempo para dolerse, todo era además tan reciente que el choque repentino la hacía esconder todos los sentimientos que la sucumbían.

Akumas... en realidad le dieron mucha lástima, eran almas condenadas, y sólo podían ser libres... destruyéndolas. O al menos aquellos cuerpos antinaturales en los que sobrevivían... Muchos pensamientos desalentadores pasaron por su mente. La sola idea del dolor y el sufrimiento que traín cómo consecuencia la llamada de los muertos la ahogaba. Deseaba gritar ahí mismo, en ése momento, pues la desgracia también la había tocado a ella y a lo que más quería. Y en ése momento sintió aún entre tanto pesar, una chispa de valor. Quería vengar el recuerdo de sus padres. Deseaba liberar a aquellos que, con mentiras y engaños, habían perdido su vida, aquellos que habían sido devueltos para arrebatar vidas sin quererlo. Con la mirada angustiosa, aún sabiendo que aunque probara de disimular el exorcista lo percibiría, volvió a mirarse aquel anillo. Quizás le sería de ayuda si podía logrrar aquel propósito...
Vio cómo los buscadores se empezaban a alejar de ellos dos. ¿Por qué se irían? Se sentía cómoda con ellos cerca.

- Bien, señorita Virtanen. ¿Cree que está preparada para seguir escuchando o prefiere esperar a digerir esto primero?

- Quiero saber más... Basil, ¿Exactamente, de dónde sacáis el poder que dices para acabar con los Akumas?
Con suerte auel poder sería accesible...

Mientras caminaban, algo aprisa debido al paso de Basil, empezaron a caer algunos copos de nieve, tan helada cómo el corazón de Heli en ése momento. Con suerte en una hora y media o dos como mucho habrían llegado a su destino.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 24, 2010 10:47 am

La ligera nieve que ahora caía podía resultar todo un contratiempo para su camino al sector donde todo había comenzado, aunque esa idea no logró que el exorcista se detuviera, ni por los buscadores ni por la chica, tenían una misión mucho más importante que la de preservar la integridad de aquel pequeño grupo.

Sin embargo la lentitud en la que parecía moverse Heli lograba sacar a Basil de sus propios pensamientos, no acostumbrado a tener que girar tanto el cuello para tener que asegurarse de no dejarla demasiado atrás decidió detenerse hasta que la chica logró alcanzarle y de ahí tomarla de la mano, siendo en ese momento el único modo no molesto para él de asegurarse de que seguía ahí.

- ¿Sabías que la curiosidad siempre mata al gato? –comentó entretenidamente, sin aparente ánimo de molestar o resultar amenazador. Su tono de voz había sido casual y tranquilo, cómo si aquello hubiera sido una simple frase soltada al aire, para quien quisiera escucharla y darle significado–. Ya te he dicho que te lo explicaría todo, pero me gustaría que fueras plenamente consciente que una vez sabes esto, no hay marcha atrás ¿lo comprendes, verdad? –antes de poder terminar la pregunta volvió a llevarse la mano libre a la boca para amortiguar otro estornudo. Había algo que al parecer el cuerpo de Basil se negaba a adaptarse: el frio.

Habría mentido si hubiera dicho que no había comprendido la mirada angustiada de la chica hacía unos minutos, cuando le hablaba de los akuma. Basil se había entretenido pensando en que probablemente la empatía de Heli le había llevado a sentir lástima por aquellos seres, y le había parecido aún mucho más divertido imaginar la reacción del general Socalo, aquello solo le provocó un escalofrío que le obligó a esbozar una sonrisa torcida, recordándose que había cosas más importantes que hacer que imaginar cosas.

Una cosa era cierta, y es que Heli era consciente de que su anillo no era normal, primero porque en un primer instinto había querido esconderlo no sólo de él, sino que también lanzaba esas pequeñas miradas de soslayo la sortija que, eran delatadoras.

«Demasiada curiosidad»

Basil siguió sumido en aquel peculiar silencio, observando las manchas borrosas que formaban las siluetas de James y Kaarle que al parecer habían querido mantener una distancia prudente de ellos… ¿sería para quizás para asegurarse que Basil no hiciera nada extraño?

De cualquier modo, el exorcista no quiso darle importancia al por qué de las acciones tan curiosas e irresponsables por parte de aquellos dos, comenzaba a pensar que el camino se haría más largo de lo que había esperado, aquel día, todo parecía ir en su contra. Odiaba la lentitud, al menos de aquella que no se pudiera aprender nada.

Decidió observar de nuevo a la joven de cabellos pálidos no con curiosidad, su semblante era más bien serio, había algo que debía hacer antes de seguir con la charla típica que les soltaban a todos los exorcistas, algo que cuya respuesta podría dar a dos acciones completamente diferentes la una de la otra.

- Antes de continuar te voy a hacer una pregunta, y quiero que seas sincera –advirtió el exorcista, entrecerrando sus grandes ojos azules durante unos segundos, antes de adoptar una expresión aparentemente normal. La curiosidad mataba al gato–. ¿Por qué quieres saberlo? ¿Qué te impulsa a querer saber más de esto, cuando cualquier otra persona preferiría olvidar todo esto y seguir con sus supuestas vidas normales?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 25, 2010 1:55 pm

Basil parecía preguntarse bastantes cosas que no decía. A pesar de ello, Heli empezaba a notar más calmado al muchacho, al principio lo había notado bastante más reacio pero ya no le daba tantísimo respeto cómo hacía unas horas.

El chico profundizó en que no habría marcha atrás después de esto. A Heli no le importó demasiado. Es más, lo prefería así. Antes avanzar en caminos desconocidos que quedarse parada y queita en aquel frío invernal, sin saber qué hacer, dónde ir... con suerte su familia seguiría viva...

La cogió de la mano, algo que la sobresaltó. Aquel chico tenía las manos enguantadas, pero notaba el frío helado a través del tejido, el pobre chico temblaba.

La curiosidad.... sin duda le hervía por dentro. Todo parecía encajar demasiado. Los akuma, el anillo, los exorcistas... Todo esto había pasado por algo. Y debía seguir con ello aun sin conocer los motivos.

- ¿Por qué quieres saberlo? ¿Qué te impulsa a querer saber más de esto, cuando cualquier otra persona preferiría olvidar todo esto y seguir con sus supuestas vidas normales?

Heli también se lo preguntó dentro suyo. Es decir, no conocía de nada a aquellos chicos, no sabía realmetne si eran de fiar. Pero de todos modos, la habían salvado, parecía que sabían lo que hacían.

- Verás... si cuando lleguemos, no quedara nadie... Ya no tendría nada más en el mundo. Ayer perdí a mis padres cuando él se convirtió en Akuma, mató a mi madre y estuvo a punto de matarme a mí cuando... - ¿Qué estaba haciendo? ¿Debía confesárselo? Quizás... sí, quizás sí era lo mejor. Aún sin acabar de saber si le quedaba familia alguna, sus padres habían muerto. Ella los había "liberado", destruyéndolos. Y aquel dolor le despertaba ganas de vengarlos, demasiadas ganas cómo para querer aseguir allí, marchitándose en el frío. Tomó una decisión. - ...cuando, los ataqué. Quiero decir, ¡no! No quise hacerlo, pero este anillo.... - echó una mirada fulminante a la piedra lila que tan inofensiva parecía - ... sacó un.. un algo, un poder extraño que nunca había sido conocido anteriormente, cómo un rayo... que atacó al Akuma que alguna vez fue mi padre, haciéndolo explosionar cómo los de la ciudad... Yo... - las lágrimas llegaron finalmetne a sus ojos, pero no quería llorar delante de aquel chico, aunque el dolor que la ahogaba fuera tan reciente y se sintiera tan horriblemente culpable, no quería mostrar vulnerabilidad. Debía mostrar su fiereza, ahora más que nunca. - .. Yo lo destruí.... -
Bajando la mirada sin poder ver la expresión de Basil, oyó cómo James los llamaba a lo lejos.

- Heli, Basil! Creo que hemos llegado... Aunque...

Heli alzó la vista, esperando ver algo diferente a toda la nieve que los rodeaba. Sí, efectivamente habían llegado a la ciudad de destino, espraba llegar más tarde, aunque agradeció la prontitud. Pero lo que vio no fue precisamente lo que deseaba. Un montón de edificios derruídos, ennegrecidos. Y entre la nieve que se derretía por los suelos de piedra, multitud de montañitas arenosas.

- ¿Qué.. qué es esto...?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The lights will guide you~ [Heli & Basil]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:58 am

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.