Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Ayer a las 8:21 pm por Komurin

» [MR] Reclutamiento Noah
Mar Feb 14, 2017 2:03 pm por Ismakun

» Las estatuas de Namu
Sáb Feb 11, 2017 11:37 pm por Alice

» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Feb 11, 2017 12:54 am por Timcanpy

» Stray Dogs {Normal} Foro Nuevo
Vie Feb 10, 2017 11:00 am por Komurin

» Registro Apellidos
Lun Feb 06, 2017 10:56 am por Ismakun

» Registro de Personaje
Lun Feb 06, 2017 10:51 am por Ismakun

» Registros de Físicos
Lun Feb 06, 2017 10:37 am por Ismakun

» Tablón de Anuncios Rápidos
Dom Feb 05, 2017 9:12 pm por Komurin

» Holaaa, soy isma, encantado! ^u^
Miér Feb 01, 2017 11:21 am por Ismakun

» Obtener Rango Civil
Mar Ene 31, 2017 1:57 pm por Proxy

» One Absolute Truth [Afiliación hermana]
Vie Ene 27, 2017 4:01 am por Wallace Campbell

» Los Bibliófilos De Lima [Misión MI]
Mar Ene 24, 2017 12:37 am por Faith E. Wippler

» otra duda
Lun Ene 23, 2017 12:12 am por Proxy

» Cap. 224.... No, pues no.
Vie Ene 20, 2017 4:04 pm por Alice

» Juego || Pregunta al usuario de abajo
Jue Ene 19, 2017 5:44 pm por Erina Schliemann

» Juego || Empareja al personaje de arriba
Jue Ene 19, 2017 5:11 pm por Erina Schliemann

» One Piece Sea Emperors | Élite | Cambio de botón
Miér Ene 18, 2017 4:09 pm por Invitado

» Juego || Confieso que…
Dom Ene 15, 2017 2:33 pm por Alice

» Feria Navideña
Sáb Ene 14, 2017 10:03 pm por Etienne Freimann

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana
Komurin
 

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas School Crazy 40/40
Directorio

Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Vie Jul 30, 2010 1:12 am

Buscador escribió:“Con mi compañero hemos descubierto a un grupo de akumas que se desplazan por el caluroso desierto de Atacama con dirección a Antofagasta, la principal ciudad del norte Chileno. Por los cálculos que hicimos, el grupo compuesto de doce akumas estará llegando a la ciudad dentro de una semana a mas tardar a primera hora de la mañana y para que vaya tal cantidad lo más probable es que estén en busca de la inocencia, Antofagasta es una ciudad muy poblada por lo que si los Akumas consiguen llegar a esta se verán muchas personas involucradas por lo que se requiere de exorcistas de formas urgente antes de que la situación se ponga seria.”

Había logrado salir de una misión, para irse a otra enseguida. Lamentaba mucho haber dejado así al otro chico que había encontrado, pero los buscadores harían la siguiente parte del trabajo, se lamento así misma, diciendo que debía haberle explicado más. Solo esperaba no encontrarse nuevamente con la misma situación.

- Así que Chile… ese lugar…- murmuro ella.- como será.- Nunca en su vida había pisado aquellas tierras, en realidad conocía muy poco la parte de Sur América, apenas si algún par de ciudad, en comparación con lo que sabía sobre Europa. Leyó la misión que traía consigo, al parecer un grupo de akumas se adentraba a una de sus ciudades, de seguro una inocencia, tal como decía aquel informe que le dieron los otros buscadores.

- Menudo problema.- hablo en voz alta, para mirar a su acompañante de una manera un tanto molesta. Había salido de su otra misión, pensando que se desharía de los buscadores, sin embargo uno de ellos fue con ella, para vigilarla claramente. Alice tenía un severo problema de actitud hacia las ordenes que se les daba, no las seguía, y los buscadores estaban allí para vigilar que ella siguiera esas órdenes. No muchos exorcistas eran así, tal vez ella era especial, porque los otros llevaban a cabo sus tareas sin chistar y sin hacer otra cosa que sus misiones y muy pocas veces había recordarles una y otra vez las misiones o tenían una pésima orientación.

- Debiste quedarte con los otros buscadores…

- Mi deber es estar con usted.- comento el buscador quien comía algo en ese momento.- El jefe Komui dijo que necesitaría ayuda, sobre todo si es un lugar que nunca ha visitado.- los buscadores se caracterizaban por el respeto que guardaban a aquellos que poseían la inocencia, los elegidos por Dios. Aunque muchos de ellos no sentían ese respeto, bueno siempre dependía de cómo era la actitud del exorcista. Alice no era mala, tampoco les odiaba, podía ser muy amable con ellos, en el fondo agradecía la ayuda, pero al mismo no le gustaba, no le gustaba que uno de ellos perdiera la vida, especialmente frente a sus ojos.

El nombre del buscador era Arthur, apellido desconocido, origen desconocido, un joven buscador que simplemente había llegado a la orden oscura para poder ser de utilidad en la guerra que se avecinaba. Sabía los riesgos, lo que tenía que pagar por esto, él simplemente lo aceptaba ya que creía que lo que ellos hacían –los buscadores- era lo correcto.

¿Lo era?

El buscador, era claramente mas mayor que Alice, y mas alto, su piel se hallaba levemente broceada y sus ojos eran verdes, la capucha que traía, ocultaba sus cabellos cobrizos. Llevaba de vestimenta el uniforme de cualquier buscador, aquella enorme chaqueta de un feo color amarillo. A pesar de la diferencia de edad, el respetaba a la chica, después de todo era una exorcista.

Alice se recostó en el ¿sofa? En el cual estaba sentada. Ambos ahora mismo iban en una carroza hasta Antofagasta y tenía unos mullidos y grandes asientos. La exorcista de largos cabellos negros, había comido lo suficiente y ahora miraba el techo de la carroza, quería pensar un momento, la carroza era demasiado lenta. Maldijo el tren que no pudieron tomar, ya que estaba en mantención y demorarían dos días en arreglarlo y ella no podía permitirse perderé tal cantidad de tiempo.

- ¿Está preocupada?- pregunto el buscador, dejando el plato vació a un lado y juntando los platos vacios dejándolos dentro de un cesto, luego se ocuparía de lavarlos. Alice dejo soltar un bufido, giro su cabeza hacia el lado contrario donde estaba el buscador, el se encontraba sentado frente a ella.

- Claro que si.- dijo ella, dejando que su largo cabello negro resbalara por el asiento, hasta llegar a tocar el piso de la carroza. Se levanto repentinamente.- Esos akumas pueden llegar primero que nosotros.- se alarmo ella, de por sí casi se lo grito, pero trato de controlar de su voz.

- Tranquilícese, ya estamos por lle…- la carroza se detuvo tan bruscamente, que ambos saltaron de sus asiento. Se escucho como el caballo relinchaba y este se hacía atrás, parecía querer devolverse por donde vino. El pobre animal sentía la maldad avecinándose, sin embargo el conductor todo confundido, no parecía entender el comportamiento de su caballo.

Al parecer tendrían que continuar a pie. Alice fue la primera en bajar.- Hasta aquí llegamos.- hablo ella, no traía muchas pertenencias, en realidad solo una pequeña maleta, pero el buscador le llevaría. Aunque en realidad no se detuvo ni en pensar en ello, ya que salió corriendo, acercándose a la ciudad de Antofagasta, podía verlos, como puntos negros en el cielo que recién le daba la bienvenida al amanecer, se acercaban a la ciudad. No, no llegaría a tiempo.

- ¡Espere! Señorita Alice.- el buscador bajo apresurado, con el maletín de la exorcista y el propio bolso que siempre cargaban ellos. Le dio una bolsa de dinero al chofer y sin despedirse, salió corriendo tras la figura de Alice, se notaba desesperado. Alice tenía una orientación pésima, pero como se podía perder cuando veía la ciudad muy cerca.

Gritos, horror, eso fue lo que vio cuando llego, los akumas habían llegado antes que ellos. Alice veía aterrada todo aquello y el buscador apenas respiraba.- Hay que ayudar a las personas…- le dijo ella, sin dejar que el buscador siquiera descansara, ya que minutos después se encontraba corriendo, para internarse en l ciudad.

Su inocencia se vio activada en cuestión de segundos y lo primero que hizo fue detenerse en medio de unos edificios, justo cerca de unos akumas, tomo aire para gritar, tal como ella sabía hacerlo. Las ondas de su voz de propagaron por el medio generando una variación y/o perturbación en el ambiente. Cuya perturbación llego hasta a los akumas, los cuales fueron explotando en cadena, uno por uno, uno tras otro. Primero los mas cercanos, hasta los mas lejanos, lo que su voz podía dar alcance.

Siguió corriendo por las calles hasta, haciendo lo mismo de siempre. La gente corría despavorida, en una de esas se vista en un mar de gente que corría hacia el lado opuesto al que ella iba. Mientras tanto el buscador, usaba sus talismanes para proteger a las ciudad. Pero no llevaba lo suficiente, en eso el llamado Arthur vio una figura a punto de ser atacada por tres akumas, lo hizo rápidamente, puso un tasliman en el piso y rápidamente, rodo por debajo de los akumas, ya que estos flotaban y puso otro enfrente de los tres. Logrando hacer una cárcel donde aquellos tres akumas quedaron encerrados, por el momento, no sabía que tan fuertes eran ellos, además solo eran dos talismanes contra tres akumas.

- Será mejor que salgas de aquí.- exclamo Arthur a la jovencita que había estado a punto de morir en manos de los akumas.- No estarán detenidos por mucho tiempo.- le hizo una seña para que le siguiera, y salieran de aquel callejón sin salida.


offf: Leer spoiler
Spoiler:
Bueno tendremos a este personaje extra que nos ayudara x3. Se llama Arthur, es el buscador. Si deseas puedes manejarlo para hacer mas dinamico el rol de tu personaje, no hay ningún problema con ello. Notese que continue con el final de la historia de tu ficha.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2213

Localización : Sanhora Kingdom

Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Vie Jul 30, 2010 2:38 am

Hoy se suponía que era mi día libre del hospital y tenia planeado dormir hasta tarde y luego ir a pasear a la playa pero antes de las ocho de la mañana me despertaron gritos que venían desde la calle, al asomarme por la ventana pude ver unas extrañas y enormes cosas redondas con cañones disparándole a todo lo que se movía en la calle, pude ver con horror como una pareja al ser alcanzado por el disparo se volvían polvo.

No me lo podía creer, mi mente no era capaz de procesar lo que mis ojos estaban viendo, todo mi cuerpo temblaba pero de improviso una idea se vino a mi mente:-¡El hospital!- a pesar de mi miedo me vestí tan rápido como pude y salí corriendo tomando en el camino mi delantal de enfermera que colgaba del perchero junto a la puerta, baje las escaleras y salí a la calle, todo parecía un infierno-¡Que esta pasando!-me sentía abrumada por todo el alboroto, lo único que deseaba era llegar al hospital así que sin mirar por donde, corrí por las calles mirando a todos lados -uno…dos…tres…cuatro…están por todos lados- me distraje contando esas cosas y sin darme cuenta al dar la vuelta me había adentrado en un callejón sin salida, por un momento me detuve y quede mirando a la pared, luego gire todo mi cuerpo con la intención de regresar por donde venia pero ahí estaban, tres de esas criaturas cerrándome el camino con sus cañones apuntándome directamente.

-Dios, ¿acaso este es mi fin?-
cerré los ojos con mucha fuerza y espere por que todo terminara pero mi muerte no llegaba, al volver a abrirlos pude ver que las cosas estaban encerradas en algo, una especie de energía las rodeaba y no les permitía moverse.– Será mejor que salgas de aquí- el que me hablaba era un hombre de chaqueta amarilla y capucha y como estaba de espaldas a mi no pude ver su cara-¿Disculpa?-le hable con mi voz temblorosa.

-No estarán detenidos por mucho tiempo-me dijo mientras se daba la vuelta, pude ver que era un hombre joven de tez levemente bronceada y de ojos verdes, este me iso señas para que lo siguiera pero mis piernas no respondían estaban totalmente entumidas hasta tal punto que cuando intente caminar hacia el sujeto perdí el equilibrio y caí, al ver que me seria imposible salir por mis propios medios se puso de rodillas y me subió a su espalda –ya no nos queda tiempo tengo que sacarte de aquí- me dijo mientras me acomodaba en su espalda, las esferas con cañones aun no podían moverse así que pasó corriendo por debajo de ellas conmigo encima pero al salir a la calle otras dos criaturas nos abordaron, un sudor frío comenzó a deslizarse por mi frente y me aferre fuertemente al cuello del sujeto cerrando nuevamente los ojos -No tenemos escapatoria, ¡es nuestro fin!- le grite mientras escondía mi cabeza en su espalda.

-¡Aun no esta todo perdido! ¡Señorita Alice!
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Dom Ago 01, 2010 2:00 am

Alice se encontraba matando akumas tras akumas, su voz era un veneno para los akumas; cuyas ondas sonoras afectaban al medio en que viajaban y llegaban fácilmente hasta a los akumas para escuchar su ¡Bang! Una y otra vez, sin detenerse.

- “Maldición…”- pensaba Alice, mientras corría por las calles y atacaba a mas y mas akumas.- “¿Acaso no tienen un día libre?”- Sus pasos le llevaron a otra calle que estaba de igual modo atestada de akumas, eran niveles uno. Esta vez dio su mejor grito, cuya nota alta hizo que hasta las ventanas de aquella calle explotaran, al igual que los mismo akumas; cuyas almas tuvieron un final, y allí podrían descansar en paz.

- ¡¿Están bien?!- grito ella, corrió hacia un grupo de cinco personas que se encontraba arrinconada en aquella calle, era un hombre: este protegía a dos mujeres y dos pequeños niño –gemelos- haciendo él mismo de escudo humano. Lo bueno es que nunca llevo a cabo ese papel, los akumas habían sido destruidos por Alice. El hombre mayor asintió, quien miro a la joven muchacha que se encontraba en frente suyo, Alice sobresalía, no solo por su uniforme, si no porque parecía ser muy valiente a pesar de que su apariencia fuera la de una jovencita todavía.

- Por favor escóndanse.- les pidió ella, el hombre asintió y muy pronto salieron de aquel lugar, corrieron y se metieron dentro de una casa. Alice observo por todos los lados, corrió en busca de mas akumas, techos de las casas le tapaban enormemente. Sus pasos le llevaron a entrar un callejón bastante angosto, vio unas cajas apiladas en una parte, no dudo en trepar por ellas para llegar al techo más próximo.

Al llegar a ese punto, pudo ver todo con más claridad, la mañana revelaba un ardiente infierno, uno que ella misma detendría, a toda costa. Se veía akumas a lo lejos, no creía poder llegar hasta allá, si solo pudiera hacer mas fuerte su voz. Pensaba y pensaba, mas no ayudaba en nada hacerlo, debía actuar pero ya. Corrió por el techo de aquellas casas, yendo a otra y otra, un akuma apareció atacándola, sus balas hicieron añicos el techo, pero fue destruido casi al instante.

-¡Aun no esta todo perdido! ¡Señorita Alice!

Aquella voz pronunciando su nombre, era el buscador.- “… menudo buscador”.- comento a ella misma, con una venita sobresaliendo de su cien, no iba a dejarlo a su suerte tampoco. Corrió hacia donde le escucho, salto justamente frente a ellos, lo bueno es que estaba cercaba al suelo. Una vez pisado tierra, giro sobre si misma, haciendo ondear sus largos cabellos negros, y no tardo en dar un grito, por consecuencia los akumas explotaron frente a ellos.

El buscador protegió a la jovencita que llevaba a en su espalda, al ver las explosiones tanto de los akumas cercanos, como los que estaban lejanos, hasta supuso que los akumas que dejo encerrados anteriormente, también debieron haber sentido el efecto. Al menos así podría recuperar sus talismanes y usarlos.

- Eso estuvo cerca.- comento Alice.- Arthur, no desperdicies tus talismanes, quédate cerca mío.

- Pero señorita Alice.- suspiro él, al escucharla hablar de esa manera. A Alice le gustaba dar ordenes, a pesar que el hombre frente a ella le superaba en edad, es muy difícil conseguir el respeto de la chica, muy pocos le conseguían.- Se fue muy rápido.

- Esa no es escusa.- Alice se cruzo de brazos, ni de broma iba a permitir quedarse sin buscador. Ellos sabían muy bien el trabajo que tenían y aceptaban los peligros a los que se enfrentaban, aún así ella no lo aceptaba ¿Cómo vivir sabiendo que ellos sacrificaban? Fue entonces como la exorcista reparo recién en la chica que llevaba el buscador.- ¿La niña está bien?- pregunto Alice.

El buscador suspiro ante las palabras de la jovencita, ya que no parecía estar consciente que la chica que llevaba sobre su espalda podría tener su edad.- ¿Te encuentras bien? ¿Puedes caminar?- pregunto el buscador, mientras por su mente pasaba que ella debió haber perdido a sus padres, claramente la estura de la chica no delataba su edad real.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2213

Localización : Sanhora Kingdom

Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 01, 2010 3:03 pm

Escuche que aquel hombre llamaba a alguien y en cosa de segundos sentí un fuerte ruido que me dejo un tanto aturdida, cuando conseguí volver a oír el sujeto estaba siendo reprendido por alguien, alce la vista y frente a nosotros había un niña muy bonita y de larga cabellera, vestía una extraño uniforme que jamás en mi vida había visto, además aquellos monstruos habían desaparecido.

-¿la niña esta bien? escuche decir a la jovencita, luego el hombre me pregunto si estaba en condiciones de caminar, tuve que procesar la pregunta por unos segundos para poder contestar –Si…estoy bien ya puede bajarme-afloje un poco los brazos que ya estaban dejando una marca en el cuello del sujeto-¿Estas segura?-me volvió a preguntar-No se preocupe me encuentro bien ahora- el hecho de que esas cosas con cañones hayan desaparecido me iso sentir mas tranquila.

Luego de pensarlo el hombre se arrodillo para que yo me pudiera bajar dejándome sentada en el piso, se dio la vuelta y me hablo –dígame señorita ¿puedes decirme en donde están tus padres? ¿Esta su casa cerca de aquí? ¿Se encontraba acompañada antes de que yo la encontrara?-por unos segundos me lo quede mirando, -…muchas preguntas…de hecho…-

-¡Lo lamento mucho señorita! Me dijo un tanto sonrojado, luego de eso me estiro la mano para poder levantarme -Mi nombre es Arthur y esta jovencita es Alice se presento por ambos Me…me llamo Rocío y trabajo como enfermera en el hospital que no esta muy lejos de aquí, les agradezco mucho su ayuda-le hable estirándole la mano para saludarlos.

Por ese instante me había olvidado que la ciudad estaba siento atacada por esas cosas y quise hacerles un montón de preguntas a aquellos extraños pero de improviso sobre un edificio aparecieron otras dos criaturas y antes de que alguno pudiera reaccionar dispararon cerca de nosotros, fue tan fuerte la explosión que me lanzo unos cuantos metros hacia el callejón levantando una gran polvareda, pude ponerme de pie pero sentía un fuerte dolor en la cabeza, cuando me toque la frente esta estaba húmeda y al ver mi mano esta estaba manchada con sangre.

-¡Alice, Señor Arthur! Grite con todos mis pulmones, el polvo aun no se dispersaba por lo que no podía ver mas haya de mis manos, estaba muy preocupada-¿Qué pasa si uno de esos disparos los alcanzo? ¡Señor Arthur, Alice!- Volví a gritar fuertemente sin recibir respuesta alguna, ya me estaba temiendo lo peor, comencé a caminar sin rumbo a través del callejón sujetándome de la pared para no chocar con nada.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Mar Ago 03, 2010 1:13 am

La enorme y densa cortina de humo, que había aparecidos gracias aque los disparo dieron contra el suelo provocando que este se fuera agujereando. Tal como si pequeñas bombas estuviera dentro de este mismo. Los mismos disparos hicieron que un parte de un edificio se callera, provocando un temblor y de paso mas polvo en el aire, obstaculizando la visión.

Alice y el buscador estaban bien, gracias a que la primera fue inteligente y antes de que uno de los disparos llegara hasta el buscador, una hermosa tela blanca hizo de escudo del tamaño necesario para ambos, aquellas balas no dieron en ellos.- Muchas gracias, señorita Alice.

- No agradezcas.- le sonrió ella, estaba en su deber y en su propio instinto, ayudar a quien lo necesitaba, no quería ver morir a un aliado frente a sus ojos.- Creo que tendremos mucho trabajo… ve y cuida a los sobrevivientes.- Alice dio un salto hacia adelante, aquella tela blanca había desaparecido de hace mucho. Su figura salió de entre el polvo que había en el aire, y en un abrir y cerrar de ojos, parecía que los dos akumas que le habían sorprendido, habían sido cortados a la mitad y luego explotaron.

El buscador, enseguida busco mas talismanes, cargaba unos cuantos mas pequeños consigo, no eran muy eficientes pero ayudarían. Lanzo uno al piso, tal como si se tratara de una esfera –es que tenían aquella forma- y esta se detuvo al encontrar unos akumas, encendiendo una luz y atrapándolos en un cubículo amarrillento, claramente no era poderoso porque uno escapo. Sin embargo las ondas de sonido eran mucho más rápidas y Alice no dudo en dar un grito para que acabar con los otros akumas que casi se acercan a ellos.

- Señorita … Ro-rocío…- Arthur recién reparaba en la presencia de la chica que antes había gritado su nombre. Vio su mano con sangre.- No se preocupe por nosotros, será mejor que se preocupe por usted…- exclamo mirándole preocupado, parecía que todos se fueron a esconder, de seguro la mayoría arrinconados en sus propias casas, pensando que allí sería mas seguro, ya que en aquella calle, solo se hallaban ellos. Sin embargo solo era una minoría, aún se oían gritos desgarradores de otras personas tratando de sobrevivir, en diferentes puntos de Antofagasta.

Alice salió de la cortina de polvo que se había formado, aunque esta ya estaba desapareciendo dejando ver el paisaje de aquella calle ya media destruida. La ropa de Alice estaba llena de polvo y ella tosía un poco, debido a tanta suciedad en el aire. Fue sacudiéndose el uniforme poco a poco, así mismo con tu cabello.- Será mejor que vallas de vuelta a tu casa.- le dijo la exorcista a Rocío.- Es muy peligroso estar en las calles…- dejo salir un bufido de desesperación si solo tuviera algo con que hacer su voz más potente, con tal que abarcara gran parte del sector.

El buscador se veía aliviado de ver a la exorcista, saco de entre su abrigo un pequeño maletín de primeros auxilios, era pequeño, un poco mas grande que su propia mano. Allí llevaba lo indispensable, vendas, algodón, y un pequeño frasco de antiséptico, con la cantidad necesaria.

- Será mejor que haga eso, esas maquinas seguirán por ahí y nos costara deshacernos de ella.- exclamo pasándole el botiquín para que curara su herida.

- El hospital esta cerca…- comento repentinamente Alice, sorprendiendo al buscador.- Subí al techo de unas casas, por eso lo sé.- respondió ella, antes que mencionara algo sobre su mala orientación y demás, cosa que odiaba.

- Te dejaremos allí ¿Qué te parece?- exclamo Alice, la cual obviamente había cambiado de idea. Ahora que le veía bien aquella chica, parecía ser mas pequeña que ella ¿y trabajaba en el hospital?- Oye... ¿Qué edad tienes?- pregunto curiosamente ella, sin tener malas intenciones o sin pensar que a ella le pudiera molestar o no, simplemente era curiosidad.

- ¡Señorita Alice, ¿Cómo pregunta eso?!- se alarmo el buscador.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2213

Localización : Sanhora Kingdom

Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 03, 2010 3:31 am

Cuando el polvo se disipó pude encontrarme con Alice y Arthur, para mi alivio ambos se encontraban en buenas condiciones solo un poco sucios. Al hombre lo note preocupado cuando vio la herida que tenia en la frente asi que me acercó un pequeño botiquín que agradecí y con el que cure mi herida.

-Será mejor que vayas de vuelta a tu casa, es muy peligroso estar en las calles…-me hablo la jovencita pero luego se lo pensó un poco y se ofreció a acompañarme hasta el hospital-Muchas gracias, realmente no creo poder llegar hasta allá sola y mis pacientes me tienen muy preocupada-le dije devolviéndole el botiquín a Arthur.

-Comenzamos a caminar por la ciudad con dirección al hospital-Oye… ¿que edad tienes? Me pregunto Alice de improvisoSeñorita Alice!, ¡¿Cómo pregunta eso?! Exclamo alarmado el buscador, realmente me incomodo un poco, muchas personas en el hospital tienden a menospreciarme por mi estatura pero he aprendido a ganarme mi puesto-Aunque no lo parezca tengo 21, y ya llevo tres años trabajando en el hospital-respondí a su consulta.

-¡Realmente!-es que se ve mucho mas joven me dijo el hombre,-Lo se, no eres el primero que me lo dice, por esta misma razón tuve bastantes problemas cuando recién comencé en el hospital, me costo mucho tiempo ganarme el respeto de los demás y demostrarles que podía hacer este trabajo, al principio fue difícil porque como enfermera se debe tener fuerza física y también emocional para tratar con los pacientes, en…en ocasiones me tocaban casos tan dramáticos que cuando llegaba a casa solo lloraba hasta quedarme dormida, pero poco a poco me fui fortaleciendo-les contaba mientras nos encaminábamos al hospital-

-Parece un trabajo duro-, afirme con la cabeza sin dejar de mirar al frente-A simple vista si, pero es un empleo muy enriquecedor, el solo pensar que día a día estas mejorando la calidad de vida de algunas persona aunque sea un poquito te llena el alma, mi vocación es ayudar a otras personas aunque sea a costo de mis propias prioridades-

-Ya llegamos, aquí podrá estar mas segura señorita, nosotros nos preocuparemos de que esas cosas no se acerquen al hospital-me sentía muy aliviada de haber llegado, lo único que quería era poder ver a mis compañeras y pacientes por lo que me despedí enérgicamente de ambos con un gran abrazo-Tengan mucho cuidado, yo rezare por su bienestar-les dije mientras mantenía abrazada a Alice, luego de eso les di la espalda y entre corriendo al hospital

Al ingresar note de inmediato que no había nadie en la recepción, por lo que decidí subir por las escaleras hasta el tercer piso donde se encontraban las salas que tenia a mi cuidado pero tampoco había nadie, -¡Julia!¡Anne!¡Señora Amalia!-grite para ver si mis compañeras respondían, pero nada-¡Hola!¡Hay alguien aquí!-luego decidí entrar a las habitaciones de los pacientes pero no había ni un alma, cosa que me pareció extraño porque se suponía que debían estar cuatro de las doce camas ocupadas.

Toda la situación me estaba dando un muy mal presentimiento, mire mas detalladamente una de las habitaciones que debían de estar ocupadas, la cama estaba sin hacer y al tirar las sabanas hacia atrás me encontré con que estaba llena de polvo, mi respiración comenzó a agitarse y empecé a angustiarme. Salí corriendo de ahí y me dirigí a todas las habitaciones gritando-¡Julia! ¡Anne! ¡Señora Amalia! ¡Por favor respóndanme!-fue entonces que escuche un fuerte ruido como de algo de metal cayendo al piso desde el fondo del pasillo así que me dirigí allí.

-Al entrar a la habitación fue espantoso, en el suelo llena de sangre se encontraba retorciéndose mi compañera Julia mientras que La señora Amalia mi superiora, sostenía por el cuello a Anne que luchaba por zafarse-¡Que esta pasando!¡Por favor Señora Amalia le ruego que la suelte!-le grite con lagrimas en los ojos, ella se dio la vuelta para verme, sus ojos estaban vacíos, tenia una estrella negra en la frente y tenia una sonrisa burlona en su rostro, entonces lanzo a mi compañera contra la pared, sabia que venia por mi pero el miedo me impedía salir corriendo.

Sin alcanzar a reaccionar, se abalanzo sobre mi-¡¡¡Yiaaaaaaaa!!!-no pude evitar dar un sonoro grito, me tomo por el cuello golpeándome contra la pared, mi vista se volvió borrosa y sin soltarme salio del lugar dejando a mis compañeras agonizantes, por mas que trate de soltarme era mucho mas fuerte que yo y ya me estaba quedando sin aire. Esa sonrisa burlona de su rostro parecía estática, siguió caminando por el pasillo hasta las escaleras donde comenzó a subir -¿Por qué esta haciendo esto? ¡Por favor reaccione! Le grite con dificultad debido a que me estaba estrangulando fuertemente.

Pasados unos minutos llegamos a la azotea del hospital, allí me lanzo al suelo rodando un par de metros. Por fin podía respirar pero el golpe me había dejado muy aturdida, estaba sola ni Alice ni Arthur se encontraban cerca para salvarme esta ves, nuevamente lagrimas cayeron por mis mejillas, por mis compañeras, por mi superiora, mis paciente y porque iba a perder la vida-¿Por qué?-me repetía casi inaudible una y otra vez, levante una mano hacia el cielo como si le pidiera una respuesta a Dios, fue entonces que la note, el pequeño Chakram en mi muñeca, el ultimo recuerdo que me habían dejado mis padres antes de morir-Papa…Mama…ayúdenme…por favor…
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Miér Ago 04, 2010 7:14 pm

El grito del buscador solo hizoque Alice le mirara feo, sin embargo la mujer (ya que tenía mucho mas edad que ella) no parecía importarle la pregunta de la muchacha. No es que Alice fuera impertinente, bueno a veces podía serlo, pero simplemente la curiosidad le ganaba, olvidándose que hay ocasiones que es mejor quedarse callada.

- Parece un trabajo duro-

- A simple vista si, pero es un empleo muy enriquecedor, el solo pensar que día a día estas mejorando la calidad de vida de algunas persona aunque sea un poquito te llena el alma, mi vocación es ayudar a otras personas aunque sea a costo de mis propias prioridades-

Esas palabras le llegaron a Alice, cual espada le hubiese atravesado el pecho y en ese instante hubiese estado sangrando, sintiendo aquel cálido liquido de color rubí. Ayudar a las personas, con tal de su propia prioridad o ayudar a las personas a costa de tu propia vida ¿era lo mismo? En el fondo comprendía completamente las palabras de aquella mujer, después de todo, la figura maternal que alguna vez tuvo ayudaba a la gente, tal como ella lo decía, claro sin olvidar a su pequeña hija. Pero aún recordaba lo dichosa que ella era al hacerlo.

Sus pensamientos se vieron interrumpidos en cuanto llegaron a aquel hospital. La del pelo negro recibió un abrazo por parte de Rocío, no se lo esperaba, tanto que no supo como reaccionar y/o correspondérselo, simplemente dejo abrazar, era muy cálido de su parte.- Cuídate igualmente.- le sonrió encantadoramente Alice.

- Su sonrisa es muy linda, señorita Alice.- comento el buscador, sin pensarlo, una vez que Roció hubo entrado al hospital.

- N-no digas cosas tontas- le regaño ella, entre enojada y nerviosa por aquel alago, no estaba acostumbrada a recibir esos tipos de tratos. Enseguida se pusieron a caminar, con el buscador riendo por lo bajo ante la reacción tan graciosa de la exorcista, se lenotaba que aún era una niña. Sin embargo la actitud de Alice duro poco, se quedo pensativa, y observo el hospital por última vez. El buscador iba a un lado de ella. Su cabeza volteo al frente, aún estaba algo inquieta.

- ¿Pasa algo?- pregunto Arthur, al verla de esa manera tan pensativa. Alice asintió con la cabeza, segundos después negó de nuevo. Ambos se iban alejando del lugar lentamente, debían destruir a los akumas que quedaban, no podía dejar a aquella ciudad de esa manera, por lo que su prioridad era esa, aparte de averiguar lo que ocurría ¿Qué hizo que innumerables akumas se reunieran en el norte de chile? Sin embargo tenía un muy mal presentimiento, cuya sensación solo fue afirmada por unos gritos que venían del hospital.

-¡¡¡Yiaaaaaaaa!!!- Tanto Alice, como el buscador, reconocieron aquella voz enseguida.

- ¡Rocío!- gritaron ambos, y corrieron de vuelta. Sus pasos rápido le llevaron hasta la entrada del hospital, donde habían dejado a la mujer, entraron bruscamente, casi derriban las puertas. La recepción estaba vacía, hasta que Alice subió por las escaleras, había escuchado gritos. Llego al segundo piso, el pasillo estaba vació y al parecer limpio. El buscador llego detrás de esta.

- Revisa este piso, luego me sigues.- Alice siguió hasta el tercer piso, el buscador hacia su labor, pero no había nada que pudiera llamar la atención. Mientras tanto la de cabellos negros, había llegado ya al tercer piso, corrió por los pasillos casi ciega, ya que pasaba y miraba fugazmente las habitaciones. Hasta que se detuvo al ver sangre, el piso, que al parecer era un color rosa pálido, se teñía de carmín, había ora figura allí mismo, pero al parecer la otra mujer, solo tenía contusiones. Alice observo el lugar ¿Dónde habían vendas? Encontró una repisa y saco unas cuantas.

- Señorita Alice, no hay na… Oh dios mio.- soltó el buscador, busco en todas partes la figura de la señorita Roció pero no la enconraba.- ¿La señorita Rocío?

- S-se la lle-llevo.- decía una de ellas, la que agonizaba en el piso.

- Arriba…- comento la otra mujer, quien se encontraba recostada con la espalda sobre la pared.

- Buscare a Rocío.- comento Alice rápidamente, lanzándoles las vendas al buscador.- Detén la hemorragia.- le ordeno antes de salir corriendo y su figura se perdiera por los pasillos. Corrió y corrió, no supo cuanto, pero debía llegar lo más pronto posible, subió otras escaleras y luego otras, hasta que pudo escuchar algunas voces, mas bien dos.

Llego hasta la azotea, abrió la puerta de una patada.- ¡Tu akuma!- fue lo primero que grito ella, llamando la atención de este enseguida. Noto como Rocío yacía tirada en el suelo, aún seguía viva.- Tanto miedo le tienes a los exorcista que atacas a una mujer.- le lanzó ella.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2213

Localización : Sanhora Kingdom

Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 05, 2010 6:28 pm

-Tanto miedo le tienes a los exorcistas que atacas una mujer-escuche una voz familiar, gire la cabeza y pude ver a Alice en la puerta de la azotea -A…Alice- fue la única palabra que logre articular con la respiración dificultosa. La que hasta un momento pensé que era mi superiora comenzó a reírse de forma desquiciada, y con una velocidad que no era humana corrió en mi dirección ignorando completamente a Alice.

Trate de ponerme de pie con las pocas fuerzas que aun tenia, la mujer ya estaba a tan solo unos pocos metros de mi y por un acto reflejo a su ataque me cubrí el rostro con las manos y fue entonces que sucedió…los pequeños Chakrams que llevaba en mis muñecas comenzaron a brillar intensamente haciendo que la mujer retrocediera.-Que-que esta pasando-era un resplandor muy calido me cubrió por completo. De pronto los Chakrams dejaron de brillar, me los quede mirando por unos segundos, parecía que estos me estaban protegiendo, de seguro eran mis padres, ellos deben de ser que me están cuidando desde el cielo pensé.

-¡Señorita Alice, Señorita Rocío!- el grito de Arthur desde las escaleras me había sacado de mis pensamientos, sus gritos se hacían cada vez más fuertes hasta que vi su figura parecer a través del umbral de la puerta.
-¡Estamos en graves problemas señorita Alice, por alguna razón todos los akumas se dirigen hacia el hospital!-, hasta ahora no me había dado cuenta pero todo el alboroto en la ciudad se había silenciado.

-¡Inocencia, inocencia, inocencia…! Mi superiora repetía cada vez con más fuerza y de un solo salto paso sobre mí quedando en la orilla del techo. Su cuerpo comenzó a retorcerse hasta que comenzó a cambiar de forma hasta transformarse en una criatura horrorosa, no había otra forma de definirla; esta seguía repitiendo -¡Inocencia, inocencia, inocencia!, me miraba fijamente provocándome cierta intimidación que me obligo a retroceder algunos pasos.

-¡Un akuma nivel dos! ¡Señorita Rocío!-Se me acerco Arthur preocupado – Esta muy herida, venga esa cosa es peligrosa debemos alejarnos-, retrocedimos hasta estar junto a Alice -¿Qué fue lo que le paso a la señora Amalia? ¿Porque se transformo en ese monstruo? ¿Que es la inocencia? ¿Es por esa razón que esos monstruos están matando a las personas de la ciudad?- le pregunte con angustia al hombre.

Por la cara que este me puso parecía no estar seguro de si responderme o no, entonces desvié mi mirada hacia Alice quizás ella si tuviera la disponibilidad de responder a todas mis preguntas pero al parecer eso tendría que esperar para mas tarde, todas esas criaturas que estaban atacando la ciudad se habían concentrado en la azotea del edificio.

Estábamos completamente rodeados por los monstruos y todos nos apuntaban con sus cañones, -¡Si esas cosas disparan van a destruir toda el hospital tienen que hacer algo, hay muchas personas en este lugar, además…además mis compañeras están heridas un par de pisos mas abajo!- Les grite con desesperación a mis acompañantes-¡Tranquilícese! Ya me encargué de sus amigas, estaban muy mal heridas pero no corren riesgo de muerte-

-¡Exorcista! Si no quieres que vuele todo este hospital será mejor que me entregues la inocencia, si no lo haces volveremos todo este lugar en cenizas- volvió a hablar el monstruo. -¿Exorcista? ¿Se refiere a ustedes?- Le consulte a Alice -¿Si le entregan eso que llaman inocencia el hospital se salvara?-pregunte pensando que ellos la tenían, fuese lo que fuese esa era la única salvación para mis pacientes y compañeros de trabajo que se encontraban en el edificio. - ¿Ustedes tienen eso?, ¡Si es así dénsela para que de una ves por todas dejen de matar a las personas y abandonen la ciudad! -mientras les gritaba los Chakrams de mis muñecas comenzaron a brillar nuevamente esta ves de forma mas tenue, parecía como si quisieran decirme algo, sentía que estaban reprochando mis palabras, ¿acaso estaba mal lo que dije? Sin embargo era la única manera de que no siguiera muriendo gente.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Dom Ago 08, 2010 2:39 am

¿Una luz? Provenía de aquellos “pulseras” de Rocío, o es que su imaginación jugaba con ella. Solo pudo ver como el nivel dos gritaba ¡inocencia! Una y otra vez, cuando fue alejado de Roció por aquella luz. Alice no lo podía creer, hasta pensó que había visto mal y que tal vez era el reflejo del sol solo. Los akumas se dirigían hacia donde estaban ellos, de seguro llamados por la inocencia que tenía Roció, y la alarma que había dado el nivel dos.

Arthur le explicaba a Roció que sus amigas estaban bien, mientras el nivel dos les amenazaba con volver la ciudad entera cenizas completas si no le daban la inocencia.- ¿Exorcista? ¿Se refiere a ustedes ¿Si le entregan eso que llaman inocencia el hospital se salvara?.- Las preguntas de Roció le inquietaban completamente y le ponían nerviosa, debía pensar rápido.- ¿Ustedes tienen eso?, ¡Si es así dénsela para que de una ves por todas dejen de matar a las personas y abandonen la ciudad!

- Eso no podrá ser.- comento ella, el nivel dos parecía inquieto, a punto de dar la señal para atacar.- Arthur enciérrate junto con Roció en un talismán ¡ahora!- fue la orden que dio ella, este dudo un momento y nerviosamente saco de entre sus cosas unos pequeños talismanes, solo le quedaban los últimos tres, por lo que hizo como una cárcel transparente para él y Roció, quedando al margen en el acto.

- Lo siento mucho Señorita Roció.- exclamo el buscador, observándole claramente apenado.

- Quieren el arma de Roció.- Arthur se quedo perplejo ante l afirmación de la exorcista, sus ojos se posaron en Roció ¿Qué arma? No le pudo preguntar nada a ella, ya que salió corriendo en dirección hacia el nivel dos, quien dudo en disparar. Sin embargo no dio en blanco, este retrocedió algunos pasos, pero el camino se agotaba. Alice se lanzo contra el nivel dos y ambos cayeron por la azotea.

- ¡Señorita Alice!- grito Arthur al ver lo que había hecho aquella pequeña exorcista, siempre era tan arriesgada, por esa razón le había mandado con ella.

Mientras tanto Alice y el akuma iban cayendo y se aproximaban rápidamente al piso, el nivel dos saco unas alas por lo que planeo a ras del suelo.- ¡Suéltame maldita exorcista!- comenzó a elevarse, ambos peleaban, una por que le soltara y la otra por agarrarse. Hasta que Alice cayo, lo bueno es que estaba a pocos centímetros del suelo, por lo que solo consiguió algunos raspones nada serios por todo su cuerpo. También quedo un poco mareada por el golpe que recibió y por caer rodando por el piso.

- Eso dolió.- se quejo tirada en el piso, levantándose a duras penas, con sus brazos temblando ante la fuerza que ella les imponía para que pudiera levantarse completamente. Cuando por fin se hubo levantado el nivel dos ya no estaba solo, un gran número de nivel uno les acompañaba. Alice no tardo en dar un gran grito para acabar con la mitad de ellos.

El buscador, quien pensó que Alice había perdido la vida al saltar de esa altura, se sorprendió al escuchar las explosiones de los akumas que estaban llegando al lugar. Se sintió aliviado ante aquello, no había quitado el talismán que les rodeaba, debido a que los ojos de los akumas estaban sobre ellos, antes de que Alice diera aquel grito. Pero ahora estos explotaban uno tras otro. Aun así quedaban mas y mas.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2213

Localización : Sanhora Kingdom

Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 08, 2010 2:20 pm

Alice me dijo que no era posible entregarle aquello que llamaban inocencia aunque teníamos a todos esos monstruos apuntándonos directamente.-Arthur enciérrate con Rocío en un talismán ¡Ahora!-le dijo la niña, este obedeció de inmediato y se puso a registrar en su bolso, luego de encontrar lo que buscaba formo una especie de cárcel transparente alrededor de nosotros.-Lo siento mucho señorita Rocío-me hablo el hombre, pero no pude entender a que se refería si ellos todo el tiempo habían intentado protegerme-¿Por qué te disculpas? Le respondí.

-Quieren el arma de Rocío-le hablo a Arthur la niña desde afuera de aquella barrera, el hombre parecía perplejo ante su afirmación -¿Qué arma?-dijimos al mismo tiempo pero Alice ya había corrido en dirección de aquella cosa en que se había transformado mis superiora lanzándose sobre el haciendo que perdieran el equilibrio y cayeran por la azotea.

-¡Señorita Alice! -¡Alice!- ambos nos quedamos fríos al verlos caer, trate de salir corriendo hacia la orilla pero el hombre me sujeto de la mano -¡Espere no puede salir es muy peligroso!-¡Pero Alice…! Me tiro un poco para que me sentara junto a el –Tranquila, la Señorita Alice siempre es así de arriesgada, estoy seguro que se encuentra perfectamente…viva…o eso creo…- las ultimas palabras parecía que las había dicho lo mas bajito posible. –Suena como si te estuvieras tratando de convencer a ti mismo- ambos nos quedamos en silencio.

Pasados un par de minutos se oyó un fuerte grito y posterior a eso, la mitad de aquellas cosas habían explotado, -¡Señorita Alice!- ¿Eh? ¿Esa fue Alice?- el hombre me afirmo con la cabeza mostrándome una gran sonrisa parecía muy feliz de tener una señal de vida por parte de la jovencita, estaba luchando ella sola allá abajo contra todas esas criaturas.

Nosotros aun permanecíamos dentro de esta cárcel transparente mientras que Alice continuaba abajo peleando. –Ya a pasado un buen rato, ¿crees que Alice logre vencerlos a todos?- le pregunte a Arthur para romper el silencio que llevaba un buen rato, -Ella sabe perfectamente lo que hace y es muy buena en su trabajo le ruego que confié- me respondió con una sonrisa –Lo hago desde el primer momento que la vi-le dije-aunque no se porque…creo que presentí que era una buena niña desde el principio-

Otro fuerte grito se sintió desde abajo causando que todos los vidrios de ese lado del hospital explotaran-Arthur…creo que Alice le esta causando mas daños al hospital que esas cosas-, se limito a afirmar con la cabeza, -No se preocupe le aseguro que correremos con todos los daños que causemos al edificio…- me lo quede mirando con cara de pocos amigos, -mas les vale-les dije sombría, -hay ciertas cosas que no puedo permitir y una de esas es el daño a la propiedad ajena-, solo trago saliva y miro hacia otro lado, -Alice tiene que aprender a no ser tan destructiva cuando pelea- afirme lo que causo que el hombre se pusiera a reír, -¿Qué es tan gracioso? Le pregunte. –Es que usted…jajaja…a pesar de que conoce a Alice hace tan solo unas horas ya se esta comportando como su madre-, -¡No es cierto!- me volví para otro lado un tanto sonrojada.

De improviso la barrera comenzó a adelgazarse, Parece que no va a durar mucho- dijo preocupado el hombre, -¿Que vamos a hacer si desaparece?-le pregunte bastante preocupada, -tendremos que confiar en que la Señorita Alice terminara con ellos antes de que quedemos expuestos-.


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Miér Ago 11, 2010 7:18 pm

- Son demasiados…- murmuro ella al ver la cantidad de akumas que habían en esa ciudad, ahora entendía porque esos akumas estaban ahí. Querían la inocencia, y al parecer eran aquello en forma de pulseras que tenía, la reacción de aquel akuma, como se alejo de la chica, como si alguien o algo le estuviera repeliendo y sus gritos de inocencia una y otra vez, solo hacían confirmar sus sospechas.

Un akuma apareció por su izquierda, disparando a quema ropa, Alice tuvo que correr hacia un lado para esquivar sus balas. Corrió hacia un lado, mientras la bas daban en el suelo, ella se lanzo hacia el piso, rodando por él hasta ocultarse detrás uno arboles, los cuales no dudaron mucho de escudo. Otro akuma apareció y disparo en contra de ellos, haciéndolos añicos enseguida. Tuvo que salir de su escondite, pero esta vez no para huir, si no para enfrentarlos cara a cara.

Dando un sonoro grito los akumas más cercano fueron acabados. Desde afuera de la ciudad se podían ver minis explosiones consecutivas, las cuales comenzaban en un punto y luego se alejaban una de la otra. Las ondas de Alice perturbaban el espacio y llegaban hasta los akumas, ocasionando que estos explotaran en cadena, uno tras otra, como si su onda se dispersara por todo el lugar. Es que eso mismo pasaba y las explosiones alrededor de Alice no se hicieron esperar.

Corrió hacia una dirección para poder ocultarse de los disparos, logrando protegerse de algunos apenas, sintió como detrás de aquella pared, los dispararon hacia ella no se detenían. Así que salió y una vez mas ataco, pero esta vez materializo en el aire una onda, usando así su último nivel en poder. Una “X” de color rosado salió volando desde donde se ocultaba ella, esta giro cual boomerang, casi parecía una cierra fuera de control. Lo primero que hizo fue cortar al primer akuma que encontró en su camino, fue tan rápido que el akuma ni lo sintió, mas tarde corto otro y otro, las explosiones eran mas repetitivas que antes y no demoraban mucho entre una y otra. Hasta aquella “arma” de Alice, paso cerca de donde estaban el buscador y Rocío, destruyendo a algunos akumas y explotaron sorpresivamente ante ellos, sin embargo aún quedaban algunos que les vigilaban.

Alice se encontraba muy cansada, aún oculta, se había encargado de la mayoría de los akumas ahora, su número se había reducido considerablemente. Tan cansada estaba, que la materialización de esa arma había desaparecido, tan repentinamente como apareció desapareció. Solo dejando una estala rosada de polvo que se fue atenuando hasta no quedar nada.

La de cabello negros salió de su escondite toda agitada, como si hubiese corrido muchas millas sin descansar. Se apoyo en una pared, para caer al suelo sentada.- Demonios… debo ir a ver… a esos dos…- murmuro ella, sus piernas temblaban al intentar forzarlas para caminar. Aún quedaban akumas, pero su número era considerablemente reducido a comparación con el ataque anterior. No dudaba que aparecerían mas por allí todavía. Se levanto e intento caminar para ir al hospital y ver como estaban, ahora que no había algún akuma tapándole el paso.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2213

Localización : Sanhora Kingdom

Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 14, 2010 9:10 pm

La pelea entre Alice y los monstruos continuaba abajo mientras que con Arthur aun permanecíamos dentro de la barrera que cada vez se debilitaba mas, las criaturas aquellas se dieron cuenta de esto y comenzaron a golpearla con sus cuerpos tratando de romperla. -¿Arthur realmente crees que la barrera dure lo suficiente?, además…me preocupa que Alice no pueda con todas esas cosas- le comente al hombre mientras seguía observando como chocaban contra esta.-Probablemente no, además me frustra el que no pueda ayudar a la señorita de otra forma-

La cantidad de esferas se había reducido considerablemente gracias al gran trabajo que estaba realizando Alice abajo, y solo estaban quedando unos pocos en la azotea que por mas que golpeaban la protección no conseguían romperla por lo que decidieron intentar otra forma, tomaron un poco mas de distancia con nosotros y de improviso nos bombardearon con disparos, al chocar sus ataque con el concreto comenzó a levantarse mucho polvo y de improviso la barrera se rompió dejándonos expuestos -¡¡¡cof cof cof!!! ¡Arthur donde estas no puedo ver nada!-, alguien me tomo de la mano y me jalo cerca de el –Aquí estoy señorita Rocío, no se separe de mi debemos aprovechar de escapar ahora que estamos fuera de la vista de los akumas!-

Realmente me impresionó que ese hombre pudiera moverse y ver tan fácilmente entre todo el caos que había, gracias a el no nos costo un gran trabajo llegar hasta la puerta de la azotea, -Lo mejor será que bajemos lo mas rápido que podamos, cuando los akumas se den cuenta de que ya no estamos se van a enfadar-me dijo mientras corríamos escalera abajo, pasamos piso por piso sin detenernos, mi estado físico no es malo pero esto era demasiado para mi, no tardo en notarse mi agotamiento pero como el hombre no me soltaba me era imposible detenerme a tomar una bocanada de aire.

Cuando al fin llegamos al primer piso Arthur me soltó la mano, estaba completamente agotada pero el hombre no parecía estarlo mucho, se notaba que estaba en excelente forma -¿Esta bien señorita?-tuve que apoyar las manos en la rodilla para poder sostenerme en pie –Solo…solo un poco cansada…no te preocupes-, y como este predijo los monstruos aparecieron frente a la puerta quedando completamente expuestos a ellos, pero Arthur me tomo por la cintura y ambos fuimos a dar detrás de el gran mesón de la recepción antes de ser tocados por las balas de esas cosas.

-Aquí estaremos a salvo mientras se me ocurre algo, esas cosas son demasiado grandes como para ingresar por la puerta así que tenemos un poco más de tiempo-, al asomarme un poco por encima pude ver como una de esas esferas intentaba torpemente tratar de ingresar a la fuerza por la entrada sin obtener muchos resultados. –A pesar de ser tan destructivos no parecen ser muy inteligentes- le comente a mi compañero, -Si, es cierto que no tienen una gran capacidad de razonamiento pero tampoco debemos subestimarlos por eso-dijo mientras sacaba su botiquín del bolso fue entonces que note la sangre en su brazo -¡Estas herido! ¿En que momento te lastimaron?-la herida no sangraba mucho pero se notaba que le dolía bastante- No es nada, parece que algún objeto filoso salto con las explosiones y me corto, pero no es profundo-me miro sonriendo para no preocuparme, le quite el botiquín de las manos y lo abrí para curarlo- Deja que yo lo hago, para eso soy enfermera además esto es lo único en lo que les puedo ser de utilidad a ti y a Alice-
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Alice el Lun Ago 16, 2010 12:13 am

- ¡Quítense de mi camino!- aún con la inocencia activada había gritado a los akumas que estaban intentando entrar, torpemente por la angosta entrada del hospital. Por lo que los que estaban ahí explotaron en cuestión de instantes, haciendo que el hospital temblara un poco ante aquel poder de la materia oscura extinguiéndose. La entrada se vio libre de indeseables akumas, por lo que Alice pudo pasar por allí, camino lentamente, agitada, de por si estaba a punto de desmayarse, estaba pálida.

Fue el buscador quien asomo su cabeza con suma preocupación para ver si estaba todo en orden, había escuchado las explosiones de allí, suponía que la señorita Roció también. Al notar la figura de la exorcista, observando por todo el lugar, como buscando algo, solo pudo sonreír, aunque su sonrisa se desvaneció de pronto al ver el estado en que estaba. Claramente un solo exorcista contra tal número de akumas había sido demasiado para ella. Seguramente un trabajo interminable.

- ¡Señorita Alice!- hablo el buscador, saliendo de su escondite al ver que no había peligro. Enseguida se acerco a ella con el deseo de ayudarla, se veía muy cansada, hasta pensó lo peor.

- Tranquilo… solo estoy cansada.- exclamo ella, sonriéndole cálidamente, el otro suspiro ante ello, la señorita Alice en verdad podía ser tan irresponsable ante estas situaciones, es que siempre se dejaba llevar por lo que sus emociones le dictaba y eso siempre traía consecuencias y problemas, tanto para ella como para la orden en ciertas ocasiones.

- Venga vamos a sentarnos.- Exclamo llevándola hasta unos asientos que había en una sala contigua, un simple y largo sofá, al parecer de la sala de espera, donde Alice se recostó observando el techo.

- ¿Cómo están ustedes?- pregunto ella, el buscador le respondió que estaba bien, tenía una herida pero que la señorita Roció le había ayudado a curársela. Claramente ella se alegraba al saber que él estaba en perfecta condiciones. Así mismo noto con la enfermera, quien le observo, no parecía estar lastimada, tal vez cansada como ella. Maldijo internamente ante su poca resistencia, no supo porque aquella tan falta de poder ¿Se estaría enfermando acaso? Llevo su mano hacia su cabeza, para saber si tenía fiebre o algo, no supo diagnosticar perfectamente aquello, ya que sentía de una temperatura normal su piel.

- Tengo hambre…- se quejo repentinamente la menor del grupo, haciendo que una gotita saliera detrás de la nuca del buscador. Alice siempre tenía un poco de hambre, además no era de extrañarse, había gastado mucha energía derrotando a los akumas que habían en el lugar. Recuperar refuerzas era esencial ahora, ya que no sabía si quedaban mas akumas en el lugar.

- Señorita Roció ¿No habrá aquí un lugar donde tengan comida?- pregunto el buscador a la mujer, él mismo iría a buscar la comida que hiciera falta.- Buscare comida para nosotros.- Alice se alegro, podría comer tranquilamente. El buscador espero las indicaciones de la enfermera para ir en busca de comida, dejaría a la señorita Roció allí con Alice, quien más que Alice para proteger a Roció.

La exorcista se pregunto de nuevo, si no estaba enferma, no recordaba la última vez que lo había estado. Pero pasar de una misión a otra, sin poder descansar –viajar de un lado a otro para llegar a un destino concreto, no era descansar después de todo- parecía que le estaba afectando un poco.

_________________

Alice Blenhein
Ficha

"There is a flame that won't go out in my heart, no matter how much I want it to."

Alice
Femenino

Mensajes : 2213

Localización : Sanhora Kingdom

Exorcista

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 16, 2010 2:07 am

Luego de curarle la herida a Arthur nos quedamos detrás del mesón un rato para poder recuperar energías, los akumas como el hombre los llamaba seguían torpemente intentando ingresar dentro del hospital sin resultado alguno de pronto se escucho un fuerte grito desde afuera, -¡Quitense de mi camino!- y al instante todos los monstruos explotaron haciendo que el edificio se remeciera un poco botando algunos cuadro de la pared.

Arthur se puso de pie en cuanto todo dejo de moverse, se asomo por el mesón y pude ver como una sonrisa apareció en su rostro la que rápidamente fue cambiada por preocupación, -¡Señorita Alice!-paso por encima del mueble desapareciendo de mi vista, lentamente me levante y me asome por encima para ver como el hombre acompañaba a una sucia y pálida Alice hasta un sillón de la sala de estar. Salí de mi escondite y me acerque a ellos con calma.

Sobre el sillón se encontraba recostada la niña, no se veía en muy buen estado, la mire y luego me lance a abrasarla, -¡No tienes idea cuan preocupada estaba por ti, gracias a dios que estas viva!, pareces cansada, ¿te duele algo, te lastimaste?- me la quede mirando y la revise por todas partes para cerciorarme de que no tenia ningún tipo de herida algo que no pude evitar por el hecho de ser enfermera, -Estas muy pálida, Mmm pareciera que no tienes lesiones, tampoco tienes fiebre creo que solo es fatiga- lo único que dijo fue que tenia hambre, no pude evitar soltar una leve risita ante su ingenuo comentario.

-Señorita Rocío ¿No habrá aquí algún lugar en donde tengan comida?, buscare comida para nosotros- me quede pensando por un momento -Mmm…debería haber comida en la cocina del hospital, para llegar allá debes seguir por aquel pasillo hasta llegar a la cuarta puerta, a su izquierda encontraras un pasillo sigue hasta el final y al abrir la puerta estará la cocina- Arthur afirmo con la cabeza indicándome que entendía mis instrucciones y se dirigió hacia el lugar, -Ten cuidado Arthur no vaya a ser que encuentres alguno de esos monstruos en el camino, otra cosa, si es posible podrías calentar un poco de agua y preparar chocolate caliente, buscalo en la alacena frente al horno, creo que será perfecto para que Alice recupere las energías-

El hombre desapareció por el pasillo mientras que yo me senté a los pies del sillón donde se encontraba recostada Alice, aun seguía teniendo tantas preguntas que hacerle pero creo que seria muy descortés de mi parte exigirle explicaciones después de todo lo que ha hecho por mi y lo agotada que se ve, se iso el silencio por un buen rato el único sonido era de ollas desde el fondo del pasillo -Parece que Arthur esta teniendo problemas con la comida-.

Todo estaba tranquilo, no parecía que hasta hace unos minutos estábamos en medio de un campo de batalla, aun me era difícil entender como mi vida había cambiado así tan de repente. Me fue imposible seguir sentada mas tiempo creo que por mi trabajo me acostumbre a andar todo el día de un lado para otro sin descanso, mire nuevamente a Alice y me puse de pie, saque un pañuelo del bolsillo de mi vestido y me acerque a la niña, -Mírate, eres todo un desastre deja que te limpie el rostro y arregle el cabello mientras Arthur vuelve con comida-
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión a Chile [Reclutamiento de Rocío Santos] [Alice]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.