Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» Poco tiempo.
Mar Mar 21, 2017 2:52 pm por Ismakun

» [MR] Reclutamiento Noah
Vie Mar 17, 2017 4:35 pm por Ismakun

» Ausencia u.u'
Jue Mar 16, 2017 4:39 pm por Kanda Yuu

» Los Bibliófilos De Lima [Misión MI]
Vie Mar 03, 2017 9:24 pm por Faith E. Wippler

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Mar Feb 21, 2017 8:21 pm por Komurin

» Las estatuas de Namu
Sáb Feb 11, 2017 11:37 pm por Alice

» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Feb 11, 2017 12:54 am por Timcanpy

» Stray Dogs {Normal} Foro Nuevo
Vie Feb 10, 2017 11:00 am por Komurin

» Registro Apellidos
Lun Feb 06, 2017 10:56 am por Ismakun

» Registro de Personaje
Lun Feb 06, 2017 10:51 am por Ismakun

» Registros de Físicos
Lun Feb 06, 2017 10:37 am por Ismakun

» Holaaa, soy isma, encantado! ^u^
Miér Feb 01, 2017 11:21 am por Ismakun

» Obtener Rango Civil
Mar Ene 31, 2017 1:57 pm por Proxy

» One Absolute Truth [Afiliación hermana]
Vie Ene 27, 2017 4:01 am por Wallace Campbell

» otra duda
Lun Ene 23, 2017 12:12 am por Proxy

» Cap. 224.... No, pues no.
Vie Ene 20, 2017 4:04 pm por Alice

» Juego || Pregunta al usuario de abajo
Jue Ene 19, 2017 5:44 pm por Erina Schliemann

» Juego || Empareja al personaje de arriba
Jue Ene 19, 2017 5:11 pm por Erina Schliemann

» One Piece Sea Emperors | Élite | Cambio de botón
Miér Ene 18, 2017 4:09 pm por Invitado

» Juego || Confieso que…
Dom Ene 15, 2017 2:33 pm por Alice

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas School Crazy 40/40
Directorio

Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 21, 2010 11:01 am

Abuja, situada en el centro de Nigeria, en el continente Africano, es un lugar con tres estaciones al año, al parecer, húmedo en su mayoría, lluvias de Abril a Octubre y climas cálidos en ciertas ocasiones, incluso exageradas.

Ésta vez, todo cambiaba, ya que incluso no había lluvias durante aquellos meses mencionados, e incluso en ocasiones el clima cambiaba tan bruscamente, ah, no eran ocasiones, sucede todo el tiempo hasta ahora, aquel acontecimiento hacía que fuera muy raro, y por lo tanto, que la tal llamada inocencia, se buscara en tal lugar, ya que podría ser que ésta, cause todos aquellos cambios.

Aunque, lo más extraño no era el clima, si no el lobo gigante que según los informes decían que aparecía en tal lugar de África, pero, lo extraño es que animales como esos no abundan en tal lugar como los es Nigeria. ¿Qué es lo que realmente sucede?

Vaya, que cosa más extraña—La exorcista seguía releyendo el informe, intentando crear teorías como siempre lo hacía, o entender la situación que ésta vez le tocaba, pero al haberse aburrido, lanzó el informe por la ventanilla del tren y se cruzó de brazos.

El buscador, por en cambio, seguía analizando lo que sucedía, pero ya recibiría información de un compañero que se encontraba investigando en Abuja, Doll comenzó a mirar detenidamente por la ventana, mirando el paisaje africano frente a ella. —Odio este lugar
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 23, 2010 12:12 pm

Por mi escasa experiencia en hacer misiones, o al menos las que nos daban directamente desde la orden oscura, había decidido no releer el informe hasta desgastarlo Los sucesos eran dos: Cambios climatológicos y la aparición de una bestia parecida supuestamente a un lobo durante las noches. Una información más bien superficial que nos obligaría a tener que ir hablando con cada idiota con el que nos encontráramos en aquel lugar en Nigeria hasta arrojar algo de luz a nuestra misión y que nos diera una idea de por donde podíamos empezar a buscar.

La geografía nunca había sido lo mío y aunque sabía localizar en mi mapa mental la situación casi exacta de la ciudad, el no saber mucho acerca de la ciudad me había obligado a portarme bien y hacerle preguntas al buscador, aprovechando que Coccinella permanecía en silencio, conformándose con mirar por la ventana para matar el tiempo.

Era un viaje largo, la idea de estar aburriéndome me hizo esbozar una torcida sonrisa, al parecer mi maestro no solo me había contagiado las ganas de golpear a todo inútil viviente sobre la tierra y que se interpusiera en mi camino, si no que también había terminado por heredar de él su impaciencia, sin contar con la alergia a la tranquilidad, y a las risas risueñas y agudas de los que se hallaban cerca de nosotros.

Me levanté dejando escapar un suspiro antes de salir al pasillo, tanta calma me estaba matando, lo único que había en él eran las ventanas que mostraban, era el paisaje de la región de sabana. Solo deseaba que hubiera Akumas, los suficientes para luego poder caer inconsciente sobre algún lugar y dormir con la idea de que al fin no tenía que resignarme con las sobras de mi maestro.

De la bufanda roja oscura que me cubría el cuello y parte del rostro salió uno de los golem que nos habían dado en la orden, no me gustaba el negro ni las alas esmirriadas que tenía pero mientras me fuera útil todo iría bien entre los dos, pensé mientras pasaba el dedo índice por la superficie circular de aquella bola enana.

-¿Dormías? –Le pregunté con aire aburrido observando de mala gana el paisaje que ofrecían las ventanas, dejando que el golem revoloteará por encima de mi cabeza, hasta que el aburrimiento propio del trayecto hizo que poco a poco mis parpados se fueran cerrando. Tsk hubiera preferido seguir torturando al inocente de Reveer, sin duda era una idea más divertida.

El tiempo seguía pasando, había terminado por rendirme ante el aburrimiento y pasarme el rato dormitando, cuando algo golpeó el tren con tanta fuerza que me resbalé hasta caer al suelo, clavándome el tubo que colgaba de mi espalda, la idea de que pudiera ser un akuma me hizo levantarme de golpe, sin prestar atención al momentáneo dolor de espalda, y dirigirme hacia la salida del vagón.

Lo encontré si bien no era lo que yo esperaba, también me sorprendió, habíamos entrado de lleno en lo que parecía ser una tormenta tropical… en mitad de África, se me hizo surrealista aquel momento y preferí cerrar la puerta cuando otro golpe de viento zarandeó de manera violenta el tren, a ese paso, íbamos a descarrilar seguro. Luego de secarme la cara con el dorso de la chaqueta caminé con cuidado de vuelta al compartimiento donde estaban los otros dos.

-¿Qué ha ocurrido? –Preguntó el buscador que se hallaba agazapado a un ladito de uno de los bancos (sofá, sillón..etc) de la habitación. El cual parecía que la tormenta le había cogido tan de sorpresa como a mí.

-Creo que no me equivoco si creo que Abuja nos da la bienvenida. –Murmuré balanceándome levemente cuando el vagón volvió a recibir otro fuerte golpe de viento.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 23, 2010 5:22 pm

Su mirada no tomó otro interés más que en la ventana, justamente observaba como levemente cristalinas gotas rebotaban en el cristal, pero eran pocas a la vez, aunque luego comenzaba a haber muchas más gotas de las que hace un momento, ¿Era normal eso, o ya se encontraban en Abuja?

Su campo visual distinguió algo en movimiento, y justamente era Basil quien se movía de su lugar y se iba, volteó a mirarle completamente, más no preguntaría ni le seguiría por respeto y, por que era más interesante ver gotas caer que seguir a alguien a quien sabe donde. Minutos después de seguir observando, algo o alguien golpeó el tren con bastante fuerza, estaba decidida a abrir la ventana pero la lluvia azotaba el lugar con fuerza al igual que se podía ver como algunos árboles delgados y livianos eran agitados con fuerza por algún viento proveniente del frente.

Llegamos—Anunció al momento en que su compañero había arribado en el compartimento donde se encontraban ella y el buscador, quien había preguntado la situación, y, su compañero también le había dado una respuesta lógica, estaban en Abuja. La pequeña exorcista, sin hacer caso de la presencia de los dos, salió del compartimento y se dirigió a la salida del tren, estaba dispuesta y decidida a bajar, muy aparte, la motivaba el hecho de que estuviera lloviendo, ya que era una de las cosas que más adoraba, al estar tocando la puerta para salir, el conductor le detuvo.

¿A dónde cree que va señorita? ¡Es una tormenta!—Le advirtió algo espantado, ya que aquella tormenta se veía lo suficientemente fuerte como para hacer volar el liviano cuerpo de la exorcista, pero era algo que la señorita no se había percatado, y que importancia no le daba.—No me importa, tal vez se quite en cuestión de segundos—Respondió, dando pasos, abriendo la puerta y saliendo del tren, tal y como esperaba, el viento la empujaba fuertemente, pero intentó que no se la llevara lejos ni la hiciera volar.

¿Cuántos metros faltaran para llegar a la ciudad?—Formuló esa pregunta en su cabeza, mientras cubría su rostro del viento y del agua que caía, siguió mirando, mientras daba pasos alrededor del lugar, el viento agitaba los árboles y el tren, y tal vez la llevaría a otro lugar que no fuera Abuja, unos minutos después, la tormenta cesó de golpe, pero trayendo consigo un calor sofocante.

Tsk, ¿Por qué no trajo vientos leves?
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 23, 2010 6:10 pm

-Cazzo*… Vámonos Winters junior –Le dije al golem, el cual me resultaba tan molesto como el general y precisamente por eso había decidido llamarle así temporalmente hasta que se me ocurriera algo mejor. La bola negra revoloteó con agresividad frente a mi cara impidiéndome la visibilidad.

Salí del compartimiento, dando un casi salvaje empujón al buscador que me miró con aspecto sorprendido por mi repentino mal carácter, esperaba que no pretendiera que le soltara unas disculpas baratas porque lo siguiente sería romperle la cabeza. El hambre, el aburrimiento, el malhumor, y perseguir a una exorcista enana para asegurarse de que no saliera volando lograban que todo el genio sádico, preciado regalo de mi maestro, saliera a flote.

Llegué en el momento en que Coccinella abría la puerta del tren, haciéndose la valiente o por ende demostrando una personalidad de irresponsable e ingenua, más concretamente de una malcriada que se agarraba a la idea de que el tiempo podía cambiar de golpe y porrazo para poder excusar la maniobra estúpida que acababa a ojos de cualquier persona que supiera el daño que podía hacer una tormenta tropical.

Por las dudas, saqué la albarda del tubo que colgaba de mi espalda, con un poco de suerte podría hacer algo si el viento decidía tragarse a la exorcista y lanzarla hacia otro lugar, donde pudiera hacerse daño. Chasqueé la lengua con molestia al sopesar que había algo de preocupación a parte de las toneladas de ira que parecían recorrer ahora mi cuerpo, y que desapareció justo cuando el tiempo cambiaba, al menos podía relajarme por unos segundos quitándome la absurda visión de cómo excusar haber perdido a mi compañera por un golpe de viento.

Noté un cambio en la expresión de Coccinella cuando el sol y una humedad sofocante se imponían ahora, no pude evitar sonreír de manera algo irónica por la situación antes de acercarme a ella.

-No debería importarte, tal vez se quite en cuestión de segundos. –Intenté evitar cualquier expresión de burla, ironía o sarcasmo, para no hacer más evidente que había escogido las palabras que había citado antes ella. Era mejor eso que responder al comportamiento de la chica como mi maestro hubiera hecho… No, aún no.

De la parte donde se encontraba la locomotora del tren, se escuchó un sonido parecido al de una bocina, seguido por el chirrido de los raíles al estar frenando el tren. Al parecer habíamos llegado a la estación principal de Abuja, la cual era nuestra parada.

-Después de ti Coccinella. –Dibujé una sonrisa de oreja a oreja, haciendo un ademán a la chica para que bajara a la estación, aprovechando el movimiento para esconder la inocencia dentro del tubo una vez más.


Off: *Cazzo=Fuck XD
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 23, 2010 7:14 pm

Su decepción parecía notarse, al oír las palabritas de su compañero, sonrió forzosamente para evitar mostrar su enojo repentino.—Si no fuera calor, no me importaría—Respondió ante la sarcástica frase de su compañero, se acomodó su cabello que se había mojado con las lluvias y alborotado con el viento provocado por la tormenta y volvió al tren.

Se detuvo de nuevo a mirar por la ventana hasta estar frente a frente con la estación de trenes de Abuja, mientras se oían como el tren frenaba de repente, para dejar descender a sus pasajeros en el lugar, la exorcista dejó el compartimento junto al buscador, e hizo caso al ademán de su compañero para bajar del tren.

¿Me dirías que significa Coccinella?—Sonaba lindo o bien, podría decirse, pero si significaba la peor de las cosas, tal vez y solo tal vez, no le interesaría. Dio algunos pasos hasta poder distinguir a lo lejos otra de esas vestimentas beige que usualmente se veía en los buscadores, Ruki enseguida adelantó a Doll, dirigiéndose al nuevo buscador que había encontrado.—Seguramente tiene información—Musitó intentando no ser oída, pero mientras tanto se colocaba detrás de Ruki y luego daba un paso a la derecha para estar a su lado.

Oye, tú... ¿Conseguiste información?—Preguntó apresuradamente, si estaba ahí el buscador, era por que ya había investigado y tal vez así no tendrían que preguntar de puerta en puerta, persona por persona, lo que estaba sucediendo en Abuja. El nuevo acompañante, de apariencia asiática, sonrió formalmente e hizo una reverencia. Al tomar de nuevo su postura, asintió, y estuvo a punto de comentar sus aprendizajes, pero antes de poder hacerlo, un hombre robusto y que se veía con buena defensa y ataque, posó una mano en el hombro del muchacho y lo hizo a un lado con mucha fuerza, el buscador con mirada algo resentida ante aquel gesto, se masajeó un poco el hombro, al parecer le había dolido.

Estorban—Dijo el hombre arrogantemente enfrente de Ruki y Doll. La exorcista arqueó una ceja algo extrañada por la brusca actitud del hombre, era peor que ella, o tal vez ella era peor que el, pero sin enorme fuerza. Ruki se hizo a un lado, pero Doll no, su orgullo y malcriadez no querían que se moviera por el hecho de que el robusto hombre no fuera respetuoso con tal manera de pasar entre la gente.

Si lo pides más educadamente, tal vez me mueva de lugar—De nuevo esa desafiante actitud.

Spoiler:
Y a seguir soportando la malcriadez de Doll (?)
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 24, 2010 1:23 am

Alexander se encontraba descansando cuando el tren paro su marcha, por fin había llegado al lugar indicado por lo que se levanto de su asiento mientras se ponía su sombrero. Paso la mayor parte del viaje dormido, ese tipo de largos recorridos en tren siempre terminaban por ser muy agotadores para el Joven Baels. Había matado algo de tiempo leyendo un buen libro que por causas de su trabajo no había podido disfrutar antes.

Los cambios de Clima no eran muy molestos mientras permaneciera en el interior del tren, quien sabe que era lo que le esperaba al Aliado al pisar el exterior. bajo del tren con su pequeña maleta viajera, no llevaba muchas de sus pertenencias solo ropa y mas libros, últimamente eran lo único que le sacaba el aburrimiento durante aquellos viajes, Alexander no le quito la vista de encima a la maleta color marrón que llevaba, temía quedarse sin algún escrito para pasar el rato.

Apenas al salir y decender en la estación de Abuja noto los drásticos cambios atmosféricos.. Lluvia, después vinieron viento y el calor, El conde no bromeaba, el clima realmente se tornaba impredecible en Abuja. El joven sujeto su maleta y fijo bien su sombrero para que el viento no se lo llevara consigo.

Solo pensaba en una cosa -¿Que ay de interesante en Abuja?.- No era de esas personas infantiles eh irresponsables que no cumplían sus deberes pero tampoco era un aburrido y maldito sádico que tramaba exclusivamente ir a torturar exorcistas, el quedaba mas bien a la mitad de ambas descripciones, gustaba de curiosear en todo sitio en el que arribaba fuera cual fuera el verdero motivo de su visita a dicho lugar.

El Baels jugaba con uno de sus largos mechones ondulados mientras se desplazaba a pie sin prestar mucha atención a las personas que descendían del transporte y esperaba no toparse con las molestias tan temprano. El clima era de su total agrado en ese momento -Parece que hoy es mi día de suerte.- pensó el aliado mientras se mezclaba entre la multitud que andaba de aquí para allá por la estación de trenes para no desvelar su identidad.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 26, 2010 11:33 am

-Es una manera que tenemos en Italia para llamar de manera cariñosa a la gente más joven que yo, normalmente a las chicas. La traducción literal a este idioma sería mariquita o bicho. –Respondí automáticamente, sin preocuparme mucho de lo que Coccinella fuera a decirme, se había quedado con ese nombre para el resto de la misión, quizás cuando me aburriera decidiera llamarla por su nombre de pila.

Observé como el buscador llamado Ruki bajaba a la estación para reunirse con su otro compañero, y la joven exorcista de temperamento malcriado le seguía desde atrás usándolo como escudo para poder seguir avanzando sin tener que ser golpeada por la multitud de personas que había en el andén.

Por mi parte bajé tomándome mi tiempo y caminando tranquilamente hasta ellos, era fácil hacerse paso entre la gente teniendo un tubo en mi espalda que medía casi lo mismo que yo. Al llegar un hombre con complejo de armario-ropero, había decidido maltratar al segundo buscador, y ahora pedía con arrogancia a Coccinella y a Ruki que se apartaran de su camino.

-Si lo pides más educadamente, tal vez me mueva del lugar –Respondió desafiante la pequeña, sonreí levemente, su carácter cada vez me gustaba más, lástima que aquel hombre estuviera levantando el brazo de manera intimidatoria y ligeramente agresiva sobre Coccinella.

Me encogí de hombros con resignación, nadie tenía permiso para tocar a mi compañera con malas intenciones, al menos por ahora, que empezaba a aceptar su existencia como ente pensante. Al acercarme al hombre le agarré de la muñeca derecha, tirando de su brazo hacía atrás y abajo, golpeándole en las costillas con un codazo del brazo izquierdo, aún sin soltarle. El hombre que había sido tomado desprevenido dejó escapar el aire ante aquel golpe, flexionándose un poco hacia delante, para terminar le asesté una patada en las piernas para que cayera de rodillas.

-No está bien ir por el mundo con esa actitud arrogante y estúpida… ¿Quién te crees que eres para hablarle así a mi compañera? –Inquirí mientras le tiraba del pelo, sonriéndole de una manera turbadoramente amable y le obligaba a mirar a la exorcista. –Pídele perdón, por favor~ -Dije en un tono alegre, mientras tiraba con más fuerza de su brazo, haciendo que de este se escuchara un potente “crack”, que culminó en una mueca de dolor por parte del armario de cuatro puertas.

-L-lo siento. –consiguió soltar luego de sobreponerse al dolor, al sentir otro tirón más por mi parte en el que su brazo amenazó por romperse en todas las partes posibles, dejó escapar un pequeño grito angustioso. –M-me disculp-po por mi comport-tamiento, no… no v-volverá a ocurrir, s-señorita.

-Así me gusta. –Finalmente le solté, sin dejar de esbozar esa pequeña sonrisa, que se torció para realizar una mueca un poco más acorde a las circunstancias. Me giré hacia los buscadores, que parecieron obligarse a sacudir el pequeño escalofrío que les había atacado durante aquel momento. -¿Y bien, le ibas a decir a Doll la información que habías recolectado, verdad?

-Ah, si. –Replicó el buscador de rasgos orientales. –El fenómeno que llamó la atención a la orden se ha ido acentuando. Antes solo había cambios bruscos en la temperatura del lugar, pero hasta hace escasos dos días, ha empezado a afectar sobre el clima.

-¿Eso es todo? –Comenté, arqueando una ceja. –Eso lo hemos notado nosotros cuando nos ha caído encima una tormenta tropical.

El buscador se movió aparentemente incómodo y molesto por las palabras que había dicho, sintiéndose ofendido porque hubiera menospreciado parte de lo que tenía que decirnos, tampoco me supo mal, no estábamos aquí para felicitar todo el tiempo los grandes descubrimientos que los niños hacían.

-Por supuesto hay más. –Increpó el buscador. –Pero preferiría explicarlo en un lugar más seguro y alejado de oídos indiscretos.

Ladeé la cabeza, intentando pensar en la posibilidad de que otro aliado del conde, o algo… mejor, pudiera aparecer como en la misión anterior y sonreí divertido ante la idea, estaba cansado de los mismos akumas de siempre.

-Como sea. –dije finalmente. –Tengo hambre. –Añadí mientras observaba de reojo a una pareja risueña que miraban el interior de una cajita de madera algo que parecía comida... ¿Estaría mal quitársela? –Entonces, vayámonos de aquí ¿no?

-Claro… Seguidme por favor. –Dijo el buscador asiático, haciendo un ademán para que le siguiéramos hacia la salida de la estación.


Última edición por Mad_Hatter el Mar Mar 16, 2010 11:00 am, editado 1 vez
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 26, 2010 6:12 pm

La mirada furiosa del hombre, el brazo agresivo alzado, no era algo que la exorcista fuera a temer, tampoco el dolor le importaba, tal vez esquivaría el golpe con agilidad o tal vez no, la suerte tenía que ser su aliada, y lo fué, ya que Basil le había defendido heroícamente tumbando al robusto, sorprendida ante el gesto, le miró con ojos admirados, habiendo volteado todo su cuerpo a mirar la escena con sutil sorpresa, intentó ocultar su mirada o más bien fingir indiferencia.

Se disculpó, y tal vez el orgullo arrogante de aquel hombre se habría ido por los suelos, por lo menos habría alguien que, sin pensarlo, sería su niñera tal y como Sei lo fué en Martinica, aunque ésta vez no sería una carga, para nadie.

Vaya, nunca pensé que realizarías cosas como esas—Dirigió sus palabras hacia Basil, y recordó el apodo que ya justamente sabía su significado, era un bicho, un bicho. Sonrió fingidamente, pero desvaneció esa sonrisa para ponerse enserio con la misión, el buscador asiático ya había explicado parte de la situación, pero con lo que había dicho no bastaba.

El comentario algo cruel de su compañero, incluso le incomodó a ella, aunque intentó no mostrar aquella sensación y procuró contestar sin enojo alguno.—Sabíamos lo de los climas, pero no lo de la temperatura—Dijo después de él, mirando de nuevo al asiático y cruzando sus brazos, escuchó atentamente, al parecer había otra cosa aparte del clima, quizá explicaría acerca del animal que daba presencia en las noches, y de eso si que quería saber la chiquilla.

Tengo hambre.—Escuchó decir de su compañero, volteandole de nuevo a mirar sorprendida, ella también tenía hambre y nadie sabía cuanto, ocultó su mirada nuevamente y se dedicó a caminar detrás del buscador, al cual tenía que preguntarle cierta cosa importante que debió hacer desde un principio.—Oye, tú—Señaló al susodicho, pero Ruki volteó a mirar pronunciando un "Mande?" enseguida después de lo que Doll había dicho.

Tu no, el otro el que acabamos de conocer—Explicó y enseguida el asiático se detuvo y le miró con una sonrisa.—¿Sucede algo? Señorita

¿Cuál es tu nombre?—Preguntó, con mirada curiosa.—Ah, cierto... perdonen, me llamo Jihun Li—Respondió con confianza y se dispuso a caminar con cierto aire de tranquilidad nuevamente, en unos minutos ya habían dejado la estación de trenes, adentrándose en un pequeño pueblo áfricano, lleno de comerciantes de pieles oscuras, y también animales típicos de esos lugares.

De entre todos los puestos, se distinguía uno del que provenía ruidos de animales y no de gente conversando o un vendedor intentando atraerlos -si lograba oírse, más se oían mejor los animales- de entre todos aquellos vendedores, fue el único que logró captar la atención de Doll, quien desvió su mirada de la calle hacia el lugar donde provenía lo que ella deseaba ver.

Al percibir completamente lo que quería, podía ver animales poco comunes para ella, ya fueran monos, algunos cachorros de tigre, león, pantera, leopardo, entre otros, algunas aves como pavo real, pericos e incluso una guacamaya. Sin duda el ruido de entre todos esos animales, captaba la atención de muchos vendedores, que compraban susodichos por lo raros que eran. Unos eran comunes, pero eran tan difíciles de conseguir.

La exorcista, sin poder evitar el encanto que los cachorritos producían hacia ella, logró salirse de su grupo investigador dirigiéndose a tal puesto, mirando uno por uno a los tigres y leones sobre todo, hasta preguntar el precio de cada uno, y decidirse. Tomó su decisión, fijándose bien en el precio que tendría que pagar, tenía los recursos, pero tal vez no lo que un animal necesitase para sobrevivir, por lo menos quería disfrutar uno o más días en conjunto a un animalito tan hermoso como esos lo eran, así que compró un pequeño león macho de poco tamaño.

—Ahora tu nombre será... Pluie*—Se dirigió al cachorro mientras lo abrazaba dulcemente, era la peor locura que había cometido, pero estaba satisfecha.

Spoiler:
Pluie = Lluvia :3
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 26, 2010 7:57 pm

Off: cambio el color de Font xD.

Después de caminar sin rumbo aparente, el joven se percato de que le iba a ser muy difícil investigar por el simple hecho de su aspecto, el brillaba con su piel pálida entre todas las personas con pieles oscuras. El pelinegro decidió poner manos a la obra para no estar más del tiempo necesario en aquel lugar. se movió sigilosamente hasta un callejón oscuro que estaba entre un par de pequeños comercios para no armar ningún escándalo, no soportaba cuando las personas perdían el control y no hacían mas que gritar cuando algo estaba fuera de lo ordinario .

En la oscuridad se encontraba un Akuma de nivel dos que lo esperaba, tal como Alexander le ordeno en el tren. El akuma se encontraba en su forma humana, su imagen era la de una mujer joven. -¿averiguaste algo? - cuestiono curioso el Beals mientras guardaba su libro en la maleta. -N-no Señor, Oh, pero si le tengo informacion de utilidad.- exclamo el Akuma emocionado.

-que esperas? dímelo ya.- fue directo y cortante, no tenia deseos de aburrirse, si había algo que odiaba profundamente eran a los que no sabían ir al grano. - Si... esto... Los exorcistas ya están aquí pero no ataque tal como usted me ordeno.- el akuma vacilaba al hablar, cosa que fastidiaba al pelinegro a tal punto de casi querer arrancarle la cabeza, pero en lugar de arremeter violentamente solo arqueo ligeramente una de sus cejas y suspiro mientras se masajeaba la sienes.

-Ah.. Como sea, buen trabajo. Ahora te tengo otra tarea, quiero que reúnas a todos los nivel uno de esta zona y hagas que ataquen a los exorcistas, Ojo, no a todos, solo envía a unos seis y el resto que se mantenga oculto.

-Pero..Pero, ¡¿porque Señor?!- replico el Akuma con cierto tonito de duda en sus palabras que chocaban contra las paredes del reducido espacio en el que se encontraban.


-No soy torpe, cualquier exorcista competente puede destruir niveles uno con facilidad y no deseo mal gastar akumas, ¿te quedo claro?- dijo el Baels que a su vez se recargaba sobre una pared y medio cerraba los ojos. El akuma asintió con la cabeza y paso a retirarse - y otra cosa antes de que te marches, mantente disfrazada y siempre con un bajo perfil... No quiero que te destruyan.. No por ahora. Además, necesito saber a que clase de individuos estoy enfrentando. Mantén los ojos en ellos, quiero que seas su sombra..-

-c..claro Señor Baels..- dijo el akuma, noto que la akuma nivel dos hablaba entre cortando palabras. -No me falles querida... o ya veras...- después de amenazar y enviarle una mirada asesina al akuma, Alexander se Enderezo y salio del callejón, de nuevo a tratar de obtener algo de informacion sobre ese misterioso lobo y los cambios de temperatura antes que los exorcistas, esperaba que los niveles uno fueran lo suficientemente competentes como para entretenerlos un par de horas..
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 01, 2010 12:49 pm

Al percatarme de que Coccinella se había apartado de nosotros para ir de compras, como si tuviéramos suficientemente tiempo como para perderlo parándonos en todos los malditos puestos solo por ella, me hizo sentir con la obligación de respirar muy hondo y repetirme que según mis anteriores tutores estaba mal golpear a la gente más pequeña que yo, sobretodo si esa gente en cuestión eran mujeres. Sin embargo las lecciones de Socalo, decían lo contrario, me había mostrado que ante cualquier acto malcriado, que no se ciñera a lo que habíamos venido hacer era merecedor del golpe más fuerte que pudiera propinarle.

-… Señor, dame paciencia. –Murmuré, no tenía ganas de pelearme con un compañero, sería empezar demasiado mal, y por otra parte había algo en la chica que me hacía tener la suficiente fuerza de voluntad como para no soltarle un manotazo ahí en medio.

Antes de poder acercarme del todo a ella, que parecía haber comprando un animal, se empezaron a escuchar gritos entre la multitud seguida por el sonido de varios disparos. Genial, ahora ya ni pueden esperar a que haya comido… pensé, mientras sacaba la alabarda en un certero movimiento y corría hacia donde se estaba dando lugar el asalto de aquellas maquinotas de primer nivel, olvidando por completo a la otra exorcista. Ya tendría un par de palabras con ella.

Entre empujones, y algún que otro golpe dado en las costillas, logré llegar hacia donde se encontraban los akumas, seis en total. Me encogí de hombros, ante la poca cantidad que había frente a mí, para eso, ni que hubieran aparecido.

-Supongo que me conformaré con vosotros, estimados. –Solté con una media sonrisa sádica, antes de saltar sobre el primero y cortarlo por la mitad. Tarea demasiado fácil, con Socalo siempre aparecían cantidades masivas de akumas, por lo que ya había masterizado el arte de exterminar a los de primer nivel sin morirme de agotamiento a medio camino, a menos que fueran muchísimos, lo cual no era la situación que ahora se daba.

Esquivé los ataques de los akuma, también desviándolos usando el elemento del cual era afín la inocencia. Moví la alabarda con fuerza en un movimiento circular, haciendo que varias ráfagas de viento impactaran contra otros cuatro akuma, mi sonrisa se acentuó con el sonido de sus explosiones.

–La próxima vez espero que aparezca algo que duré más de un asalto. –Le dije al último de ellos, antes de saltar sobre él y asestarle la hoja superior de la alabarda en su grotesca anatomía. –Dulces sueños. –Fueron mis últimas palabras, antes de liberar una nueva carga de viento que despedazó al último de los akumas, seguido de su ya típica explosión.

Ignorando la expresión de los que aún seguían ahí, emprendí de nuevo mis pasos hacía Coccinella y su rey (el león), con expresión molesta a pesar de que siguiera sonriendo, ignorando las miradas que algunos me ofrecían, no quise interpretarlas, tampoco buscaba la aprobación de un par de pueblerinos asustados. Al llegar hasta mi estimada compañera acentué mi sonrisa.

-Tú, Coccinella, si querías detenerte haber avisado.-Le espeté, una vez más ocultando la alabada en el tubo que portaba en la espalda. –No sé cuan bueno puede ser perderte de vista en este lugar… sería de agrade… -Observé la cría de león, el cual parecía haber bostezado, parecía feliz y satisfecho estando en los brazos de la exorcista, me llevé la mano a la frente, soltando otro insulto en mi lengua materna, así no había modo de regañarla. –En los informes no hablaban de la presencia de akumas, y si bien siempre aparecen cuando puede haber una inocencia, sospecho que no somos los únicos a los que habrán mandado a investigar. –Ladeé la cabeza con aspecto pensativo, la idea de encontrarme con otro aliado del conde no me gustaba, yo era un novato, y aunque mi compañera seguramente tendría más experiencia que yo como exorcista, dudaba que pudiera enfrentarse a uno de ellos sin salir malparada, o muerta.

-Poniéndonos en lo peor, preferiría que no usaras tu inocencia hasta que sea muy necesario para mantener en el anonimato su poder, por si nos observan. Así no podrán ejecutar un plan basado en hacer mella donde nuestras inocencias son débiles. –chasqueé la lengua una vez más con molestia, había olvidado como tratar con personas, y sentía como la amabilidad había dejado de ser lo mío. –Es una sugerencia, no te obligo a seguirla… ¿Podemos seguir ahora nuestro camino? –Pregunté con ligera impaciencia, ahora que los exorcistas se habían acercado a ambos, luego de poder hacerse paso entre el barullo histérico ocasionado por las personas que habían presenciado el ataque de los akuma.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 01, 2010 6:08 pm

No había vuelto a reincorporarse en el grupo en el que anteriormente pertenecía, es más... parecía que quería separarse de ellos apropósito para investigar por su cuenta y mirar cosas mientras según se disponía a buscar información, por que era probable que en vez de investigar, se fuera a comer o incluso a dormir que era algo que ya le hacía falta en cierto modo.

En unos cuantos segundos el calor sofocante se había vuelto frescura, pero los vientos pegaban con cierta fuerza que incluso se podía oír pasar alrededor, a lo lejos pudo distinguir la silueta de Basil, que se acercaba a ella, rayos, pensó pero antes de poder alejarse los gritos despavoridos de las personas -sobre todo mujeres- se oían a lo lejos, lo primero que se le vino a la mente es que los Akumas ya les estaban dando una pequeña fiesta de bienvenida, corrió hasta el lugar donde se suponía que estaban aquellas dichosas máquinas hechas para destruir a la humanidad.

Estuvo a punto de activar su inocencia, pero su compañero se había adelantado a destruirlos, prefirió cederle la diversión, por que no tenía muchas ganas de hacer algo en ese momento, quería descansar, comer y dormir, tener un momento de privacidad encima de una cama plenamente dormida.

Los seis akumas que dieron la pequeña fiesta, explotaron con el arma de Basil, una alabarda que enseguida el chico volvió a colocar detrás de sí. La exorcista sin expresión alguna oyó atentamente lo que su dichoso compañero tenía para decir,

Si hubiera pedido detenernos, no creo que me hubieran dejado... He de suponer, que el par de buscadores me ha de tratar como una niña que supuestamente sigo siendo, el tiempo es valioso y a mi me encanta perderlo... No usaré mi inocencia a menos de que hayan más de veinte akumas en el lugar, seguiré tu regla al pie de la letra, si te arrepientes de ella sólo avísame... y siempre hay la posibilidad de no ser los únicos investigando cualquier suceso que se depare... claro, podemos seguir—Había hablado más de lo que nunca había hecho, teniendo en cuenta que ahora se encontraba hasta el frente del grupo y no hasta atrás como siempre solía estar.

Tomó a Pluie del torso colocándolo sobre su hombro como si de un bebé de apróximadamente seis meses de nacido se tratase. Acarició su suave y abundante pelaje, mientras el leoncito dando su último bostezo, se hechó a dormir en el hombro de la exorcista, Doll evitó soltar un pequeño gritito de feminismo que le provocaba el tierno animal, para volver a detenerse y mirar fijamente hacia un lado.

Creo que he visto una posada
¿Por dónde señorita?
Justo ahí—Señaló a un lado, donde se encontraba una pequeña casa o no tan pequeña bien construida con un letrero que invitaba a la gente a pasar.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 01, 2010 8:45 pm

Después de su pequeña reunión con el Akuma, Alexander caminaba entre las calles de Abuja, más específico la avenida principal del mercado local, veía con una mirada curiosa los diferentes artículos, ignorando a la multitud que casi lo arrolla tratando de escapar de los akumas.

-Por esto mismo odio salir de casa, la gente es insoportable.-

Miro de reojo un pequeño puesto abandonado, el dueño seguramente fue uno de los primeros en salir corriendo aterrorizado. Su pie golpeo algo cuando trato de adentrarse mas, se trataba de un elegante bastón barnizado y con piedras preciosas incrustadas en uno de sus extremos.

-Lindo... muy lindo.. creo que lo conservare-

Canturreo alegre por su hallazgo, siguió inspeccionando minuciosamente todos los objetos regados en el suelo y entre ellos se encontraba una larga capa negra lo suficientemente grande como para cubrirlo de pies a cabeza. Se agacho un par de centímetros para alcanzar la prenda pero, le daba la impresión de que alguien lo observaba. -Oye tu, ¿que rayos haces?- cuestiono una voz ronca desde el otro lado de la calle. Alexander giro su cabeza y vio a un hombre de piel oscura de de complexión musculosa acercarse hasta el.

-¿se te ofrece algo?- dijo sonriendo alegremente.

-Ese bastón que tienes en las manos me pertenece.- dijo el hombre con un tono de voz bastante amenazante, como si estuviera apunto de golpearlo o hacer algo imprudente.

-Hahahaha, Tranquilo... yo solo pasaba por aquí y vi este bastón tirado en plena calle. ¿Eres el dueño de esta mercancía?, si es así me gustaría comprar este bastón y la capa que esta ay, el dinero no es problema.- dijo señalando hacia abajo y mostrando el bastón. Del interior de su maleta viajera saco algo de dinero (No del país). El hombre no quitaba los ojos de encima del billetero de el Baels, el enojo se le fue al ver que quería comprarle esos objetos, a lo que no pudo negarse.

-Gracias y adiós.-

Se despidio educadamente, dio media vuelta y se retiro. Hacia un calor de los mil demonios, o al menos lo era para el aliado, sencillamente a el los climas calidos no le iban por mas que el dijera lo contrario. Sin vergüenza alguna comenzó a despojarse de las prendas que le estorbaban, sombrero, chaqueta, chaleco y corbata y las tiro en media vía publica. de pronto, la akuma pelirroja regreso a su lado sin que el se percatara -Señor Baels, ya hice lo que me pidió.-

-¿y?-

-Ah.. Pues... uno de los exorcistas, un joven un par de años menor que usted, posee una alabarda que parece usar el viento como su aliado.- dijo el akuma esperando no decepcionar al aliado. Le dio su maleta, el bastón y la capa al akuma -sostén mis cosas porfavor. Y que me dices del otro?, eran dos...-

- Etto... claro, la mocosa... ella no participo en la pelea.- la akuma caminaba junto a Alexander, no creía que llamaran mucho la atención pues la gente aun estaba horrorizada por los akumas que el exorcista de la alabarda había destruido. - Ah... esto es aburrido.. No eh conseguido nada, ese asqueroso sol que se cierne sobre mi no me permite pensar con claridad.- refunfuño molesto. miro a su alrededor, no se había dado cuenta antes pero se alejo mucho de su punto de arribo, el lugar al que sus pies lo llevaron fue a una zona residencial y tal como decía la carta, las puertas estaban dañadas por cortes profundos sin llegar a atravesarlas. Chasqueo los dedos y miro a la akuma -ya lo confirme con mis propios ojos... ahora quiero conocer ese dichoso lobo.. Diablos, tendré que pasar aquí la noche para verlo. Quiero descansar y esperar a que el sol baje..-

-Señor, ¿pero de donde salieron estas cosas?, no vi que las llevara consigo cuando lo deje en el callejón.-

-Bah, las compre en el mercado.. ¿Que haces aun aquí? te dije que vigilaras a los exorcistas... vete, necesito reposo, y ya que vaz en esa direccion recoge mis pertenencias.- dicho eso la chica akuma volvió donde los exorcistas y Alexander fue a buscar un sitio techado para huir del clima, no ganaría nada preguntando, lo mejor era que el nivel dos los espiara y le informara sobre todos los descubrimientos del enemigo.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 04, 2010 10:40 am

Ladeé la cabeza, escuchando las palabras de Coccinella, pensando que la chica tenía un ligero problema relacionado con las cosas que supuestamente se tenían que hacer, como si hubiera escrito un libro sobre lo que los adolescentes pudieran o no hacer.

-Los buscadores pueden intentar tratarte como la niña que supuestamente eres, pero mirado de otra forma, eres exorcista. En tu campo ninguno de ellos está más experimentado que tu y por lo que el general me dijo a veces los buscadores resultan de apoyo –Más bien, había dicho que eran una molestia con la que debía cargar a parte de conmigo. –Pero no tienen ningún derecho a decirte que es lo que debes hacer, si quieres detenerte y comprarte una cría de león, ellos no son quien para decirte que no, al fin y al cabo tu estas en la cabeza de esta expedición. –Aquellas fueron las últimas palabras que pensaba dirigirle a la chica, al menos hasta que hubiera comido y haber dormido un rato, la idea era ir en busca de aquel aspirante a lobo durante la noche, porque era el único momento donde se dejaba ver, así que la idea de dormir algo era incluso hasta sensata.

Luego de que mi compañera divisara cerca de nosotros una posada, me limité a seguirles en el silencio, con las manos dentro de los bolsillos, y una expresión que advertía que no estaba para la labor de tener que soportar más tonterías por parte de nadie, como escuchara un solo grito más, golpearía a quien lo hubiera prorrumpido hasta que no hubiera un solo diente que adornara su dentadura.

Si bien la extensión de la posada, y su fachada, daban a ver algo aparentemente humilde, al atravesarla, observé con cierto asombro, que en su interior había toda clase de lujos y detalle. La forma en la que estaba decorado y la sobriedad de sus muebles le daban un turbio aire británico, haciendo que sopesara la idea de que fuera una de las más antiguas casas de huéspedes de los comerciantes europeos que se adentraban en los países cercanos a la costa de continente, en busca de especimenes interesantes que pudieran usar para su tráfico de esclavos.

-¿En que puedo ayudarles? –La voz profunda, increíblemente tranquila y correcta pertenecía a un corpulento hombre, nativo del lugar. Si bien iba vestido de una manera un tanto, formal, tenía una expresión amable. Bajo su brazo llevaba un portafolio, el cual llevaba en letras plateadas el nombre de la posada, que a mis ojos, esa definición ya le estaba quedando corta.

-Si, gracias, -Respondió uno de los buscadores, el asiático llamado Jihun. –Quisiéramos pedir tres habitaciones si es posible, para un par de días.

El hombre de tez oscura, tomó su portafolio y lo abrió con parsimonia, tomándose su tiempo para leer lo que fuera que estuviera buscando, observando de una manera sutil y disimulada nuestros uniformes, estaba claro que se notaba que no veníamos de vacaciones como una gran familia feliz. Tsk, como siguiera mirándonos así sopesaría la idea de arrancarle los ojos.

Gracias maestro, cada día que pasa estoy un paso más cerca de superar tu recatada personalidad

-Están de suerte, nos quedan habitaciones suficientes como para arrendarles tres, con los sucesos de estos últimos días, pocos de nuestros huéspedes se han atrevido a desalojar la casa. –Explicó mientras nos hacía una señal para que le siguiéramos hasta el mostrador, el cual constaba de una larga mesa de ébano (entre varias pomposidades más), tras la cual se ocultó, aproveché para girar la cabeza hacia una de las ventanas de la casa, y observar que la gente de fuera parecía estar pasando frío. –Aquí tienen. –Se dejó escuchar el hombre, dejando tres llaves sobre la mesa. –Están en el segundo piso de la casa, a mano izquierda de las escaleras, las tres estás una al lado de la otra, esperamos que todo sea de su gusto. El restaurante está abierto desde las cinco de la mañana, hasta las diez de la noche. –Luego de dedicarnos una sonrisa, y hacer una leve reverencia abandonó su puesto en el recibidor. –El pago se hace por las mañanas, cada día en el que se hospeden, ahora si me disculpan, tengo otros asuntos que atender. –Dijo antes de desaparecer de la vista.

Aproveché la ausencia de aquel hombre, para girarme hacia mi compañera, y entregarle una de las llaves que había cogido de la mesa, mientras que le daba otra a los buscadores, quedándome con la restante.

-¿Qué te apetece hacer primero, Coccinella? ¿Comer o descansar? –Pregunté, sonriéndole levemente. –Por un momento pensé que podrían ponernos problemas por el rey –miré a la cría de león durante unos segundos, se veía incluso tierno durmiendo en el hombro de la chica- menos mal que estaba equivocado. No hay mucho que hacer hasta que anochezca, así que no veo razón por la cual estresarnos. –Murmuré, observando de reojo a los exorcistas con una mueca un tanto amenazante, siendo esta solo una ligera advertencia que no quería escuchar de ellos ni una sola queja.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 04, 2010 8:26 pm

Humilde por fuera, lujosa por dentro... hacía muchísimo tiempo que no veía un lugar con tal alto grado de elegancia, pero tampoco quería ver un lugar así por que le recordaba perfectamente a la mansión Nightray, donde creció, en Paris, Francia. Se detuvo en el medio del lugar para observar detenidamente a su alrededor, el recepcionista le miraba algo extrañado, tal vez fuese por las características físicas que presentaba, ya que eran muy diferentes.

La voz que se dirigía al par de exorcistas y al par de buscadores, le parecía linda y se sentía satisfecha que por lo menos fuera educado, pero, ¿así eran todos los recepcionistas no? De no sr así el negocio no tendría éxito, el cliente tiene la razón, siempre...

Sin manejar expresiones su mirada se fijó en las escaleras hechas de fina madera, su estilo parecía fránces, se parecían en cierto modo a las escaleras que llevaban a las habitaciones en la mansión Nightray, lo cual provocó que se hundiera en sus pensamientos recordando como intentaba llamar la atención de sus padres y hermanos mayores para jugar un rato, tal vez por esa ignorancia recibida, ella hizo nacer ese carácter tan suyo...

Cargó a Pluie en su par de brazos, habiéndolo quitado de su hombro, pesaba demasiado o no tanto, pero si lo suficiente para cansarle.

Se percató, de que el restaurante estaba disponible desde cinco de la mañana hasta las diez de la noche, mientras hubiera deseado que ese horario fuera las veinticuatro horas, ya que cuando no tenía tiempo a cenar antes de lo debido, acostumbraba a hacerlo en medio de la madrugada sin causar problemas, era costumbre suya, de igual manera no le dio importancia.

¿Qué te apetece hacer primero, Coccinella? ¿Comer o descansar?—Fue la pregunta que se dirigía a ella, la leve sonrisa que su compañero le dedicaba... provocaba que comenzara a mantener una confianza en él, ¿estaría bien, no?

Comer, mi estómago imita a Pluie—Sonrió, para guardar en uno de sus bolsillos la llave de su habitación. Caminó por las escaleras para ir a su habitación, escalón tras escalón, su mente se retorcía en recuerdos ya pasados. Cada vez su mirada se iba hacia otra dimensión, sin poder concentrarse en lo que hacía realmente, tropezó con su propio pie, más no cayó, despertando de su pequeño trance al recordar a su familia.

Estúpida Doll—Pensó—Deja de pensar en ello—Se dijo a si misma mentalmente, suspirando y lléndose a donde se encontrara la habitación, la puerta era de madera también, al pararse frente a ella, frotó su dedo índice con la superficie de ésta haciendola rechinar un poco, asombrada por la elegancia del picaporte, tomó la llave introduciéndola en el agujero, girándola levemente hasta que se oyera cierto sonido que significaba que estaba abierta, girando la manija y entrando en su nueva temporal morada.

Elegante como la recepción, sólo que con un poco de oscuridad en ella, había una cama individual muy bien acomodada con un cobertor grueso color azul oscuro, a un lado se encontraba un armario hecho de madera también, con detalles europeos, se dirigió a la cama sintiendo tentación por dormir junto a Pluie, pero solo lo dejó al pequeño sobre la cama para que durmiera plenamente, ya luego vería como le haría para alimentarlo, cerró la habitación con llave y se fue a donde se encontrara el restaurante.



Al llegar al lugar, se quedó boquiabierta al ver el esplendor del lugar donde comería, había bastante gente, los lugares vacíos eran escasos, al menos sobraban cuatro mesas con cuatro asientos cada una, habían alrededor de cuatro meseros, intentando atender todos los pedidos que recibían, era un día arduo para ellos, la exorcista se dirigió a uno de las mesas desocupadas, tomando uno de los asientos mientras observaba a las personas hospedadas en ese lugar, nadie que estuviera ahí tenía la apariencia de gente pobre, más bien, parecían de alta clase comparado con su traje de exorcista.—Que... estúpido

A unos metros de distancia pudo divisar al par de buscadores casi perdidos entre tanta gente, pero lograron distinguir el traje de Doll a pesar de la lejanía, enseguida se sentaron junto a ella.
Hay mucha gente—Habló Ruki, sentándose en una de las sillas sobrantes de la mesa, Doll le miró con cara de repugnancia, era más que obvio luego de que tuvieran suerte en encontrar habitaciones en ese dichoso hotel.
Cierto—Contestó Jihun, dedicando una cálida sonrisa.—Entre más lujoso, más gente—Agregó Doll.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión en Abuja [Basil&Vidoll]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.