Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» [MS] Rescate en Rapa Nui
Sáb Dic 03, 2016 9:02 pm por Kala

» Project Fear.less [Afiliación Élite]
Vie Dic 02, 2016 5:11 pm por Komurin

» Uso de Dados
Mar Nov 29, 2016 12:15 am por Komurin

» Atrapados en la tormenta
Jue Nov 24, 2016 3:04 pm por Kala

» Juego (Rol) || ¿Qué le harías al personaje de arriba?
Mar Nov 22, 2016 2:28 pm por Archie Chrono

» New World Shinobi [Afiliación Élite]
Vie Nov 18, 2016 8:24 pm por Proxy

» AOZORA KŌKŌ [ AFILIACIÓN ÉLITE ]
Vie Nov 18, 2016 8:16 pm por Proxy

» Project Fear.less [Afiliación Normal]
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Seven Capital Sins - Élite // Cambio de botón
Vie Nov 18, 2016 8:11 pm por Proxy

» Terminando la carrera sin suicidarme
Miér Nov 16, 2016 5:25 am por MadalyneFriar

» Juego || ¿Qué estás escuchando?
Jue Nov 10, 2016 2:02 am por Erina Schliemann

» La Ciudad Sin Nadie [MN]
Miér Nov 09, 2016 3:47 am por Constantine Gelassen

» Juego || Comenta tu estado de ánimo con una imagen o gif
Dom Nov 06, 2016 1:47 pm por Erina Schliemann

» Salvando la beca, parte 2
Dom Nov 06, 2016 1:28 pm por Erina Schliemann

» Seven Capital Sins - Élite
Sáb Nov 05, 2016 1:35 pm por Invitado

» Fate/Ultima Frontline ─ Afiliación Elite
Sáb Nov 05, 2016 1:14 am por Invitado

» Resumen de Halloween
Vie Nov 04, 2016 1:43 am por Proxy

» Actividad Halloween 2016
Miér Nov 02, 2016 12:40 am por Proxy

» Censo de Octubre
Miér Nov 02, 2016 12:33 am por Proxy

» Holi!
Lun Oct 31, 2016 3:33 pm por Proxy

Vota
Shiki Topsite!
+ Activos
Los posteadores más activos de la semana

Staff
Proxy
MP | Perfil
Alice
MP | Perfil
Coralie Monich
MP | Perfil
Faith E. Wippler
MP | Perfil
Wallace Campbell
MP | Perfil
Sigma-chan
MP | Perfil
Créditos
Skin realizado gracias a los tutoriales y recursos de: sourcecode, savage-themes, Nymphea y thecaptainknowsbest. Crédito y reconocimiento por su ayuda a la hora de elaborar el skin. Especial agradecimiento a Neeve (por la caja de perfil y las estadisticas) y Tony (por los widgets utilizados aquí).

Las imágenes utilizadas en el skin no son de nuestra propiedad, todas pertenecen a sus respectivos autores y son usadas sin animo de lucro. Sólo la edición y arreglo de estas pertenecen al foro.

Todo el material que se publique dentro del foro es y será propiedad de su creador a menos que se indique lo contrario.


Hermanos
Afiliados Élite
Determination (Undertale)Crear foroCrear foroUnderworld warHeroes Of OverwatchFate/Insane EclipseBálderook University photo untitled45.pngLost SoulSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas 39/40
Directorio

Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Índigo el Dom Feb 28, 2010 8:09 pm

”Lo único que tienen es el orgullo”

Dibrael alcanzó a escuchar algunas palabras que el sujeto de cabello marrón le había gritado

”Siempre nos entretendrá empujarlos y verlos revolcarse en la porquería”

El aliado solo hizo una mueca parecida a una sonrisa, acababa de provocar que otro humano se revolcará en la porquería

-Bueno por lo menos hizo lo que tenía que hacer- recordó a su querida Reina Negra e imagino que en esa situación ella hubiese ignorado por completo al sujeto de cabello marrón, pero ¿Qué podía hacer? De alguna forma el estaba “emocionado” (por utilizar una palabra) con el hecho de que quizás Illya podría renacer

-Imaginaron que estaba triste – reflexionó para sí, en realidad no le importaba pero era una reacción curiosa, desde el principio supo que no lograrían entenderlo: entender a un humanoide era algo muy complejo en un estado de humanidad pura. Pero los ojos de la exorcista…bueno debía admitir que su gusto por reproducirse era más fuerte

-Amo el proceso de reproducción- ahora miraba al cielo ¿era tan difícil encontrar una mujer que lo satisficiera?

”Te das cuenta que si vas por ahí diciendo esas cosas te tacharan de pervertido”

-Y nuestro deber es adaptarnos- contestó a las palabras dichas en alguna ocasión por su compañera y es que en realidad eso eran, porque ninguno de los 2 pertenecían a ese mundo banal

“No importa que no puedan amarnos porque siempre estaremos juntos, la eternidad es nuestra pues te amo como solo nosotros podemos amar: de una forma simple y pura y eso es algo que los humanos nunca lograrán entender”

- Eso es obvio pero tu al final decidiste que también amarías de la misma forma a los humanos- ladeo la cabeza, él sabía que sería el sufrimiento eterno que ella llevaría en su espalda porque los humanos "predican el amor pero no saben de él"

-Siempre escupen al cielo y terminan ensuciándose, es una estupidez- sus pasos en las vacías calles provocaban un sonido ausente, casi como un reflejo del Burleigh que parecía hablar solo, pero eso era algo que no interesaba, de la misma forma que no interesaban las muertes, ni los lamentos , ni el dolor.

Por eso era lo que era: un ser vacio ante los humanos, un ser misterioso para las sorpresas y un hermano para los humanoides.

Una tienda llamo la atención del Burleigh, al igual que todo había sido abandonada, la diferencia es que albergaba instrumentos, el morocho no tardo en entrar, minutos después se encontraba afinando un violín, acercaba el rostro al instrumento, tiraba de sus cuerdas y de vez en cuando pasaba el arco recién encerado produciendo algún sonido dulce, tardo unos minutos en lograr su cometido.

El violín ahora cantaba en brazos de Dibrael, una melodía dramática surgía de las entrañas huecas, de la madera y de las cuerdas, el Prodigio Burleigh era un maestro en lo que se proponía, lástima que no le gustará la humanidad…
Índigo
Femenino

Mensajes : 1179

Localización : Silent Hill

http://ravel-117.deviantart.com/
ACM

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 03, 2010 12:26 am

-Para poder combatir la fuerza del Conde, Dios nos envió un cubo siglos atrás con una gran cantidad de fuerza. Ese Cubo fue el que se especula, logró derrotar a nuestro antagonista décadas anteriores. Ahora se halla dividido en miles de fragmentos, que son llamados Inocencia.-'Dios'. Que palabra tan frecuente en estos días, para el detective la sola mención significaba una serie de palabras ilógicas en consecuencia.

¡La ironía! ¿Será que si Christian no se la pasara haciendo burla a los fervientes religiosos esto no hubiera pasado? ¿Sería acción del Karma? No, claro que no, no existía tal cosa.

En el escenario las cosas tampoco se facilitaban para el razonamiento, una paz perturbadora rondaba en el ambiente, -sin contar por los akumas que destruían cuanto podían y ambos personajes- las calles danesas estaban completamente desiertas, el cuerpo policíaco había hecho un buen trabajo y solo los que estaban debajo en la escala evolutiva resultarían muertos. Por pereza, por desconfianza o enfermedad; sea lo que fuera, si no podían dejar sus casas ante una amenaza de aquella magnitud, merecían morir. ¿Sería un pensamiento de selección natural o Misantropía detectivesca? Misantropía.

Pero había algo, algo en que toda la idea de andar por ahí destruyendo monstruos góticos con un arma para nada inocente le parecía excitante. ¡Era su punto débil! Si algo llegaría alguna vez a apasionar a Anders eran los misterios, algo que no conocía y eventualmente entendería. Era una sensación inquietante que le hacía decidir su respuesta, era más fácil saberlo que explicar el como lo sabía. Pero el sentimiento estaba ahí. ¿Que mejor forma de comprender que no había tal cosa como un Dios salvador que estar trabajando de su lado. -O de la organización que creía en 'él'-

-'Mantén cerca a tus enemigos'-Sun Tzu podría no haber querido decir eso y aún así es como Anders lo acomodó.

-Odio todo lo que respecte a la biblia, su creencia de un diluvio son cosas que mantienen al mundo aburrido, salve Darwin no he nacido en la época del oscurantismo o hubiera sido decapitado hace mucho- Enserio. Christian ignoraba los hechos relatados en la Biblia, su ignorancia en temas sin interés era tan remarcable como su astucia. ¡Hasta hace poco se había enterado de la corriente Nacionalista tan remarcable en el siglo, probablemente siquiera sabía que la tierra giraba al rededor del Sol y no viceversa!- Pero...

Pero había algo que le perturbaba. Hacía ruido en su subconsiente y no lo dejaría rechazar la oportunidad. Información, información, información, no podría construir sus bases en contra de la religión sin haber vivido en carne propia la insulsa experiencia. Sería el Cristianismo contra el Christianismo. ¡El caso de su vida! La cumbre en su carrera detectivesca. ¡Matar a Dios!

-...que quede claro. -Anders ya había seguido mucho tiempo a la exorcista, escuchando atentamente y pensando que seguiría después, era ahora mientras la seguía hacia la plaza central que se dispuso a responder- No iré con usted por los motivos 'convencionales', me importa un bledo la gente moribunda y el tal Conde; yo niego a Dios en cuanto a su existencia como Dios todopoderoso, tal como Papa Noel y el Comunismo. Iré con usted por que todo este caso me parece improbable- No imposible.

No podría negar que los acontecimientos sucedidos hasta ahora echaban a la basura años de creencias en la lógica y la razón. De ahora en adelante el detective se convertiría en el peor enemigo de la Iglesia, un hombre de ciencia; trabajando hombro con hombro.

Ambos continuaron caminando, Christian no despegó su mirada de la exorcista, esperaba su respuesta ante tan groseras palabras, implorando que no fuera tan religiosa como su apariencia y palabras lo decían. Entonces lo inesperado...

-¡Abajo Illya! -como un rayo el detective acortó la distancia entre los dos, de los hombros derribó a la joven alemana cayendo sobre ella y evadiendo la mortal bala de un Akuma oportunista.

Esperado: un ataque Akuma mientras se encontraban 'distraidos', inesperado: la voz de Anders mencionando el nombre de la exorcista y actuando a favor de su supervivencia. Más inesperado: Un ente de dudosa procedencia con apariencia mecánica destrozó al Akuma con solo clavarle las largas tenazas que tenía como pies.

-Que incidente tan curioso-manifestó Anders con cierto interés, apartó su vista de la joven bajo de él y la dirigió al frente, donde algunos escombros aún caían al suelo.

Su collar ahora brillaba con mas intensidad y la serie de sucesos tomaba forma ahora que la adrenalina había decaído. En el instante en el que el Akuma asomó su lúgubre forma algo dentro del detective le dijo que debía de hacer algo, su collar brillo, -convenientemente el danés era muy observador- y un olvidado reloj dejado en medio del caos brilló también para, mediante una serie de modificaciones, transformarse en lo que tenía ante sus ojos ahora. Un pequeño y curioso robot con cuatro alargadas garras usadas cual araña y dos pequeños ojos de engranaje que se movía como nada que sus ojos habían visto, ¿tenía vida? ¿Obedecía a los pensamientos del detective?

'Existo. Es algo tan dulce, tan dulce, tan lento. Y leve; como si se mantuviera solo en el aire. Se mueve. Por todas partes, roces que caen y se desvanecen. Muy suave, muy suave'


Interesante.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 03, 2010 11:42 am

Off: juro que leí Akuma comunista en vez de oportunista en una parte xD




Illya no le respondió sus palabras a Christian, si es que de verdad iba a hacerlo. No le dio tiempo. Para cuando se dio cuenta, estaba tumbada boca abajo en el suelo con el peso del detective encima. A juzgar por los ruidos que se desataron entonces, supo que se trataba del ataque de un Akuma, que Christian había logrado captar y esquivar, del cual ahora desconocía tanto su localización como movimientos. La explosión de la máquina sin embargo, la inquietó, y por no decir algo más, sorprendió.

¿Eh?

Que incidente tan curioso.

La exorcista se volteó rápidamente e incorporó, jalando de la muñeca al detective para que se apartara y le diera espacio. ¿Curioso?, ¿el qué? Entonces cuando miró a su frente, en la misma dirección que Anders, se dio cuenta de lo que había pasado. Al mirar aquel cachivache andante, Illya no pudo hacer otra cosa más que sorprenderse. Le recordó de cierta forma a los inventos excéntricos de Komui. Komurin. La sola mención del nombre le produjo el sentimiento de buscarse un lugar donde cubrirse.

No, no es eso —le interrumpió su lado más sensato— Es… la Inocencia

¿Inocencia?


El collar de Christian, al cual Illya miró automáticamente con la sola mención, brillaba, y eso, igual que con el detective, le dejó claro lo que había pasado. El orden de los sucesos ahora no tan descabellados.

Oh —exclamó mientras se sacudía la gabardina. Luego miró al danés con una sonrisa traviesa y musitó solemnemente: —Si, curiosa. Tiene usted una Inocencia muy curiosa.

Se inclinó para tomar a Albtraum del suelo, y en ese momento, el derrumbamiento de otra edificación le llamó la atención. De nuevo aquel grito jovial y triunfante alzándose más allá.

Suena como un niño jugando su juego favorito, pero no cabe duda de que es un Akuma.

¿Qué le parece si practica un poco entonces? —sugirió la castaña dándole la espalda y mirando la dirección donde el estruendo había sido escuchado—Si necesita ayuda ya sabe, se las da de Villadiego y me alcanza. No creo que sea difícil.

Ella volvió un poco la cabeza a mirarlo, todavía sonriendo con diversión y alzó uno de sus rifles hacia su frente.

Yo estaré por allá. Me parece que uno de esos monstruos anda juguetón, así que voy a unírmele en su diversión.

Aquello había sonado de alguna manera, sarcásticamente espeluznante, así como descarado. La propia Illya fue consciente de ello cuando estuvo algunos metros alejada del detective, corriendo hasta el nivel dos que parecía escarbar entre los escombros, en busca de algo que ella desconocía, pero intuía, podrían ser vidas que pudiera asesinar en vano.

Mira que dejar a un novato a su suerte… sería algo digno del General Socalo, pensó con tétrica ironía.

¿Hm? —el monstruo se giró para mirar a la exorcista de pie, a su lado, y con ambos rifles sostenidos firmemente en las manos. Al reconocer el emblema dio un respingo algo chistoso y saltó como un resorte.

Ante ello, Illya sonrió juguetonamente.

¿Te he asustado?

Exorcista… —rumió la palabra con odio, mientras miraba a la alemana con los ojos entornados, rasgados en ira.

Creo que no —se respondió ella misma encogiéndose de hombros. Abruptamente agitó las manos y lo apuntó, con la mirada afilada— ¿Qué te parece si jugamos a algo más divertido aún? Se llama ponle la cruz al Akuma.

El nivel dos rugió ante la tentativa (aunque ella dudaba si de verdad habría entendido el significado de sus palabras) y se abalanzó hasta la muchacha. Illya pegó un salto y se apartó, para luego iniciar el tiroteo hasta él. Finas estacas que difícilmente lograban clavársele en la piel y estallar. Ello hizo que hiciera una mueca de infantil disgusto, haciendo un mohín.

Tú vas a ser más difícil que cualquiera con los que me he enfrentado hasta ahora.

De todas formas siguió disparando.

El Akuma, con enormes garras filosas, parecido a un yeti marrón grisáceo, y colmillos de tiburón, siguió tratando de embestirla y despellejarla con aquellas armas.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Índigo el Miér Mar 03, 2010 3:57 pm

Dibrael caminaba en las afueras de la cuidad, no muy lejos de él una intensa movilización se llevaba a cabo: los policías que habían sido alertados por ¿alguien? (porque había matado casi a todos los superiores) ayudaban con dedicación a evacuar lo zona de desastre, un gran número de personas, casi la cuidad entera caminaban en orden, parecía un ancho rio que se deslizaba con lentitud rumbo a un lugar seguro (según los policías) aunque el ambiente estaba calmado la gente caminaba con desconfianza, era un vaso a punto de derramarse

-¡Joven que hace ahí por favor únase a la fila y avance!- le ordenó un uniformado al Aliado que aun llevaba entre sus manos aquel instrumento melodioso, Dibrael se acercó con simpleza y en un movimiento brutal destrozó aquel objeto en el rostro del policía, un grito ahogado surgió de los presentes, enseguida sus compañeros oficiales se dirigieron apuntando con sus armas al desconocido, para cuando quisieron disparar ya habían sido rebanados por los finos hilos de agua con presión tan alta que si lo decidiera podría cortar un diamante, eran látigos mortales...

-Hoy sus vidas servirán de algo-pronuncio con frialdad, la gente que estaba atónita, comenzó una estampida, los que no habían visto aquel suceso eran empujados sin razón y los oficiales que estaban lejanos a la zona de la masacre apenas podían contener la euforia.

Índigo avanzaba con tranquilidad, el porte elegante y los pasos seguros solo eran el preludio de más muertes, la maniobrabilidad de aquellos hilos le permitían abarcar grandes tumultos que enseguida eran descuartizados, grupos y grupos de gente huyendo eran masacradas, incluso en el suelo se distinguían las marcas dejadas por los látigos de agua.

La tela blanca que era la piel de aquel joven estaba teñida de rojo carmesí, de vez en cuando cerraba los ojos para evitar la sangre que le salpicaba, pero había un brillo nulo en su mirada, un vacio que absorbía todo a su paso, lo devoraba y lo desaparecía en el azul intensó de sus ojos, una especie de pureza inhumana

”Somos los depredadores naturales de aquellos que se proclaman reyes del mundo, los consumiremos de las formas que nos permitan”

-El orgullo no les permitirá aceptar que existimos- habló y la gente que corría seguía siendo exterminada, solo se podía ver los pedazos de lo que eran cayendo al suelo con un ruido sordo y pastoso

-Porque sería aceptar sus debilidades- los pies desnudos del Aliado estaban totalmente rojos, empapados de aquel líquido, porque mientras seguía caminando, la fila que se extendía por algunos kilómetros iba desapareciendo

-¡No permitiré que me mates!- gritó con desesperación un niño de aproximadamente 10 años, se había detenido y con lagrimas en sus ojos recitaba aquellas palabras para Índigo quien se siguió de largo y continuo con su labor con las demás personas que seguían sin poder avanzar mucho, el problema de aquello y que le daba esa ventaja a Dibrael es que las personas de enfrente de la fila no sabían que sucedía atrás y se detenían molestas ante la desesperación de los que les seguían

-Y que son vulnerables ante algo que ellos mismos provocaron- predicó el morocho que estaba por exterminar a la cuidad entera

-¿Por qué les es tan difícil entender las metáforas?- caviló, pues recordó que le había advertido a la exorcista que su objetivo sería ese. Matar a los ciudadanos: los Akuma solo eran una distracción, si habían hecho aquel desastre era para que no hubiese transportes ni refugios, sabía que intentarían sacar a aquella gran cantidad de ciudadanos de la zona de peligro y única forma sería pie, incluso estaba planeado que algunos morirán antes las balas venenosos de las máquinas, pero solo una minoría; él seria quien les daría muerte “señorita no me decepcioné o sufrirá” ¿era tan difícil entender eso?

-Como sea- triste, era triste que Dibrael dijera aquello, pero no para él, si decía esas palabras significaba que no le importaban de ninguna forma: no eran útiles para manipulación, mano de obra, estatus social, entretenimiento… Aquello significaba que si no tenían utilidad debían ser desechados, fuera física o psicológicamente. Porque para los humanoides la depredación no es solo asesinar, cualquier cosa humana, incluso los sentimientos podían ser depredados.

¿Que sería ahora de la pacifica cuidad de Copenhague? ¿Una zona de desastre? Por lo menos desde ahora ese día seria recordado la como la "Masacre de Copenhague".
Índigo
Femenino

Mensajes : 1179

Localización : Silent Hill

http://ravel-117.deviantart.com/
ACM

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 04, 2010 7:56 pm

[Off: A alguien aquí le gusta el gore~]

Un pensamiento incómodo recorrió la mente del danés. Tal vez causa del estridente sonido de los akumas explotando o un violín sonando a lo lejos de la ciudad, con una melodía preciosa y que rayaba en la imbecilidad, a pesar de ser una obra perfectamente ejecutada, no estaba nada acorde al ambiente. Allegro, vivace, presto.

-Vaya, esto si que no me lo esperaba -dijo para si mismo el detective.- Pero en parte... -dio leves golpes a la corteza metálica del arma- ...lo veía venir.

Había ya pasado tiempo desde que la joven le había dejado a su suerte en medio del caos y en vez de correr y esconderse Christian se encontraba de cunclillas frente al extraño robot que se movía frente a él. Era curioso como respondía a cada uno de los pensamientos de Anders, experimentó. Lo hizo moverse, correr, atacar, ¡era realmente divertido! El hombre de 22 años parecía ahora un infante con juguete nuevo. ¿Como los akumas? No, con razonamiento.

Luego volteó al frente, ahí estaba a lo lejos la visualización de otro extraño monstruo. Su estatura contrastaba aún mas a la de la joven y la hacía lucir diminuta. Era el único adefesio que quedaba en pie, según un rápido vistazo a la 'escena del crimen' le logró otorgar. ¿Que haría Anders? Quedarse sentado a observar era la naturaleza de su profesión, pero entrometerse sin ser requerido y experimentar en carne propia era la naturaleza de un ser humano, una naturaleza bastante remarcada en este individuo.

El joven hombre se levantó y miró por un momento a la joven exorcista. Llevó su mano al bolsillo de su pantalón y reclinó su peso sobre una de sus piernas, el pequeño robot se acercó a sus pies, ¿podría comprender también los pensamientos de su 'amo'?

Ahora Illya. Que mujer tan interesante, hacia mucho tiempo que no conocía a alguien con tanta independencia y madurez en su corta edad, claro, era compresible: matar monstruos con armas de fuego y presenciar numerosas muertes debería de darte madurez. Como fuera, entró al grupo de los 50. El grupo de los 50, las 50 personas que vale la pena recordar. La memoria del hombre promedio da cabida a más personas pero el detective contaba de a poco y se daba el lujo de conocer bien solo a 50 personas. Su madre, su profesor, un ladrón y el sargento Svensson eran los únicos en la lista abstracta hasta hace 24 horas. Luego mas gritos a lo lejos, haciendo un eco en las vacías calles del lugar.

Otro del grupo.

-Inglés orgulloso, no ha oído que el que niega su propia vanidad suele poseerla en forma tan brutal, que debe cerrar los ojos si no quiere despreciarse a sí mismo- chasqueó los dientes tres veces con una burlona desaprobación- 'Que horrible hueco en su 'filosofía' y él se queja de que no considero a las personas siendo que yo si he llegado a conocer a los que ignoro. Pero que decir, el hombre es mas que carne de cañón hasta que se le deja demostrar lo contrario'

Volteó su mirada al cielo, precipitándose a la luz. Esta vez, por primera vez: No para brillar, si no para ver mejor. De nuevo al frente, ese Akuma bien podría destrozar a la joven, después de todo era una humana, con unos pasos largos y seguros se dirigió a la escena de batalla, esperando salir bien librado y no en una bolsa negra.

-Monstruos, son una noble artimaña de la naturaleza. Gracias. Me ha sacado de mi aburrimiento. –dijo Christian ante el imponente monstruo, ¿habría entendido? No, rayos, no valía la pena adornar sus palabras en frente de tal aberración. De reojó volteó a la exorcista y sonrió.

A continuación, lo que Christian esperaba: ¡Pandemonio! ¡Desastre!

-¡Idiota! –el enfurecido Akuma terminó de hacer implosión con las palabras del detective y en vez de una respuesta astuta decidió arremeter contra él en una estampida, ágilmente el danés rodó lejos y consigo su maquina saltó sobre la cara del monstruo, imposibilitando su visión. Golpe tras golpe el Akuma fallaba en atinarle a Christian mientras su débil arma trataba de hacer el mayor daño posible. Había muchas técnicas para derrotar a un enemigo en batalla con base en su razonamiento pero… los akumas no pensaban. ¡Que mal!
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 04, 2010 10:56 pm

Off: si, es uno de los hobbys de Aizar (¿?); pero eso suena más bien a hipérbole, matar a toda una ciudad como Copenhague. Ya explicaré por qué x3


Había pasado por lo menos un rato antes de que Christian decidiera unirse a la escena nuevamente, estando librado de los nivel uno que antes rondaban por allí, y que ahora no eran más que chatarra amontonada en una pequeña hoguera de desperdicios.

En ese tiempo Illya había estado jugando con el Akuma del modo más literal posible que podía abarcar la palabra en una situación como aquella. O era ella, o era él, pero transcurrieron los minutos estando ambos vacilando al contrario, esquivando, atacando, tentando. La exorcista con una pequeña sonrisa en los labios y un aire autosuficiente; el Akuma con el rostro marcado por la rabia y las ganas de destrozar a la muchacha con sus garras, rugiendo y regurgitando palabras blasfemas y maldiciones precipitadas.

No obstante, lo vivido no había sido en vano. Tenía la máquina magulladuras y leves rasguños en su metálica piel. De uno de sus brazos despedía una levísima vaharada de vapor y los dedos de aquella extremidad le crujían como si algo no estuviera bien. Illya en cambio había logrado estar ilesa, pero a costa de agotarse un poco debido al esfuerzo que le tomaba poder llevar a cabo toda maniobra ejecutada contra el Akuma y salir entera en el proceso. Jadeaba, pero todavía curvaba los labios burlonamente y entornaba los ojos, una mueca socarrona, provocante. A veces se le escapaba una suerte de risita suave al exhalar. Eso hacía gruñir más al Akuma, y he ahí el motivo por el cual no dudaba mucho en abalanzarse contra ella, tirando a matar.

Una embestida fallida. Illya saltó y aterrizó al lado opuesto del nivel dos, que sólo tuvo tiempo de saborear el aire dejado por la exorcista en su maravilloso esquive. Una suerte de aroma dulzón, levísimo, que podría saborearse incluso.

En ese momento, cuando ambos estuvieron quietos, mirándose el uno al otro, intervino el detective. En medio de la línea de fuego, como de costumbre. Illya lo miró con un gesto interrogativo, lejos de estar preocupada como se encontraría en otra situación, gracias a la mágica adrenalina que le despertaba los primeros instintos y calentaba su sangre agitada dentro de sus venas.

Monstruos, son una noble artimaña de la naturaleza. Gracias. Me ha sacado de mi aburrimiento.

Illya dio un levísimo respingo cuando él la miró y le sonrió.

Oh, vaya. Esto sí que es una sorpresa.

Justamente en ese instante el Akuma se precipitó contra él. La chica contuvo un gemido ronco dentro de su pecho al contemplarlo, y luego pareció aliviarse tras percatarse de que Christian había salido ileso de aquello, y no solo eso, sino que también había aprovechado para así desorientar al enorme amigo. Estaba ciego gracias a su máquina, e Illya vislumbró en ese momento una pequeña oportunidad.

Los!* —exclamó mientras chocaba ambos laterales de sus rifles entre sí y apuntaba al nivel dos. Éste daba traspiés de un lado a otro sin mucha consciencia, y eso estaba bien.

De pronto el arma empezó a vibrar levemente. Illya sintió el calor de su Inocencia concentrándose en un perfecto disparo combinado, y la exhalación de poder que se comenzaba a asomar hasta la boca de los cañones, para salir así afuera. Un tiro especial.

Divine Bianca!

Seguido del grito hubo un chispazo de blanco resplandeciente que provino de Albtraum. Una flecha más rápida y grande que las normales Lacrime que disparaba surgió entonces y se estrelló contra el Akuma. Tal impacto, además de desorientarlo y aturdirlo, lo estampó violentamente contra la edificación que tenía a sus espaldas y la derrumbó sobre su cuerpo. Se escuchó un intenso chillido de dolor y cólera por parte de la máquina, hasta que los escombros lo sepultaron totalmente.

Cuando el último pedazo de concreto quedó en el suelo, y la nube de polvo que desplegó entonces hubo desaparecido, la exorcista se dobló por la mitad, apoyando sus manos sobre las rodillas y jadeando de cansancio. El disparo no había sido fácil, y el saber que algo tan nimio la podía dejar así le molestó de alguna forma. Era signo de su debilidad, la falta de sincronización que ahora tenía. Recordarlo la mareaba de furia.

Eso ha… sido… oportuno —musitó entrecortadamente volteando la cabeza en dirección a Christian. Sonreía de medio labio, aún tomando bocanadas de aire presuroso en su boca.—Gracias por haberme salvado… en dos ocasiones. Supongo que le debo… una, Christian.

Los gritos que antes eran lejanos, de desesperación y pánico, comenzaron a fortalecerse al cabo de los minutos. Illya volteó a mirar hacia una calle y estuvo a tiempo de presenciar como una verdadera avalancha humana corría por las calles a velocidad, huyendo de algo, siendo guiadas por algunos miembros de la policía, que señalaban una dirección que el público seguía. Prácticamente era un mar de personas, abundante. Pasaban volando, pero la marea parecía infinita, puesto que hasta cuando la exorcista se incorporó, no tuvo fin.

¿Qué está pasando?

Fue allí cuando notó que varias personas estaban manchadas de sangre, y otras, con cortes y heridas profundas. A un hombretón le faltaba un brazo, y se llevaba el muñón ensangrentado al pecho, presionándolo con una camisa que antes tenía color propio, y ahora estaba completamente empapada del rojo carmesí. Una poderosa sensación de vacío, mezclada con certidumbre revoloteó en el interior de Illya. Curiosamente lo que pasaba en frente de sus ojos, parecía cobrar sentido con tan solo relacionar un solo nombre en ello.

Dibrael.

Se giró en dirección al montículo bajo el cual había quedado sepultado al Akuma furtivamente. No venía de allí ningún sonido, pero tampoco había escuchado explosión alguna.

Vive aún… pero está aturdido… quizá hasta inconsciente, si es que eso es posible.

Todavía tenemos trabajo que hacer, Christian.

Illya corrió en dirección a la multitud con rapidez. Al llegar cerca de esta, sin embargo, se detuvo hasta localizar la presencia de algún miembro policial en el lugar. Estaba allí uno, que no paraba de señalar una dirección, como un pastor guiando a sus ciervos.

¡Rápido! ¡Muévanse! ¡La zona de evacuación número tres está por allá, sigan!

¿Qué es lo que sucede, Sie? —gritó Illya para hacerse escuchar entre los fuertes estertores y aullidos de la estampida descomunal humana.

¿Qué? —exclamó fuertemente el oficial. Al ver a Illya allí de pie, abrió los ojos como plato—La zona de evacuación uno está siendo atacada… cielo santo, es un monstruo el que estaba allí matando a la gente, aunque lo hubiese visto por unos pocos instantes. No sabemos muy bien los detalles, pero hay muertos en ese lugar. Tenemos que llevar a todo este grupo a otras de las salidas, lejos de ese fenómeno. Usted también debería marcharse, señorita. Corra por su vida mientras pueda.

La exorcista no escuchó lo último. Tras haber oído las palabras “monstruo” y “muertos” supo entonces armar el rompecabezas de la situación ahora paranoica que se desataba en ese lugar, y desconectó la atención del oficial. Sin considerar sus palabras, se giró hasta Christian y luego al lugar de donde salía la numerosa multitud pavorosa.

A Dibrael… tenemos que detenerlo.

Illya soltó un pequeño bufido con cierto tonillo irónico. Parecía que era malo para la salud dejar al inglés a sus anchas y sin atención que prestarle. A su suerte, podía ser tan letal como demostraba ahora.

O algo así pensaba mientras corría en dirección opuesta a la zona de evacuación tercera, que tanto vociferaban los uniformados por todos los medios posibles.

Cuando pisó el primer charco de sangre, casi inconscientemente se volteó a mirarlo. El color granate la desorientó repentinamente, pero luego volvió a recuperarse al comprender que estaba cerca, muy cerca.

¿Dónde estás? —exclamó, mientras a su frente, cuerpos mutilados yacían esparcidos por el suelo, nadando en su propia vida helada e inservible ya.




*Los!: "¡vamos!" en alemán.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Índigo el Vie Mar 05, 2010 3:15 am

[OFF: No mis estimados si me gusta el gore pero a Dibrael no (aunque suene raro) lamento que tengan tantos problemillas con este muchacho les deseo suerte con eso de detenerlo (les ayudaré un poquito, lo dejaré “diferente”)[Personaje pseudo desbloqueado ;D]]

------------


Era como la lluvia de verano, espontanea, cálida y revitalizante de hecho el hombre que seguía caminando asemejaba a una planta recibiendo su roció, lamentablemente y cosa que no le gustaba tanto, era el color tan llamativo, un rojo tan fuerte, tan intensó que no se parecía en nada al agua, en nada. De hecho se veía muy feo, era horrible estar lleno de ese color rojo, miró sus manos y las sacudió solo una vez con mucha fuerza, como aquel espadachín que limpia su katana

Dibrael

-Ahora si tengo un problema- y es que había escuchado la voz de ese tipo, el sujeto más poderoso sobre la tierra.

Sintió que le recorrió un escalofrió, era tal la fuerza de ese tipo, que entre los humanoides era reconocido como uno de los mejores. Empezó a intentar quitarse la sangre del cuerpo como la haría cualquiera, con la única diferencia de que no se encontraba asustado.Sí. Algo nervioso, pero no era por la sangre, eso era lo de menos...

-Maldita sea si aparece ese tipo entonces tendré que salir corriendo- y de todas las ocasiones era la sinceridad surgiendo de sus entrañas, ni siquiera estaba siendo sarcástico, realmente correría… escuchar a Dibrael diciendo esas palabras era como ver un milagro del cielo.

Se quedo quieto un momento y después se puso a reír ¿Había tenido un lapsus? Sí. Seguramente. Retomó la compostura cuando vio a una muchacha mirándolo, no es que le importara que le vieran pero el gesto que tenia le parecía realmente raro, era una mezcla de sorpresa, angustia, felicidad y duda

-Joven tenemos que irnos - y el Burleigh como un chispazo entendió aquello: la mocosa imaginó que era un pobre ciudadano al borde del colapso por el trauma de tantos muertos

-No lo creo- una sonrisa macabra enmarco su rostro y no por la intención o el deseo de matar, se veía macabra porque a pesar de ser una sonrisa solo demostraba la nada absoluta, la chica apenas reaccionó porque segundos después era destazada.

La gente se había dispersado un poco justo cuando estuvo a punto de eliminar al último grupo pues ya tenían la idea de correr, solo correr y no detenerse.¿ Era una lástima? No. En realidad ya había matado a muchos (demasiados) y ponerse a corretearlos como perro ovejero no era su intención.

-Soy todo menos un perro- se sintió hastiado, pero continuo su camino y para su nula sorpresa se encontró con la exorcista, Índigo solo suspiro y se siguió de largo ¿Qué había sido el suspiro?¿Una muestra de que estaba nervioso? echó un vistazo rápido y discreto

Sabes que es lo que tienes que hacer

El morocho dio un respingo justo cuando pasaba a un lado de la exorcista y abrió los ojos como platos ¿era mas humano? No. Solo parecía más humano porque se le erizó hasta el pelo, una reacción común de Dibrael ante personas como él…Humanoides

-Justo tenias que arruinar mi día bastardo de mierda- refunfuño con los pies descalzos teñidos de sangre en medio de cuerpos descuartizados, junto a la pelirroja…y hablaba solo

-No estoy para tus jueguitos místicos pútrido infeliz- esta vez murmuró y continuo su camino, no cambiaría su estrategia, mataría a los que se cruzarán por su rumbo y luego se iría…

Se iría
Se iría
Se iría
Índigo
Femenino

Mensajes : 1179

Localización : Silent Hill

http://ravel-117.deviantart.com/
ACM

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 08, 2010 4:14 am

[Off: Bueno, creo que -al igual que Eli- con el Gore nos referíamos a la usuario, no el personaje, haha.]

La muestra de poder acontecida hace poco fue descomunal, ver a la chica hacer su trabajo era cada vez mas entretenido. Correr por ahí como una gacela, saltar como un conejo, con tanta gracia y poder que parecía un espectáculo privado en la lúgubre ciudad. Solo para el detective... y un monstruo de metal. Hasta ahora había hecho lo que debía, apoyar en cuanto sus recién adquiridas habilidades le dejasen, y al parecer esto seguía causándole dolores de cabeza. ¿El deseo de Dios? ¿El señor quiere que mate cosas? ¡Parece un mandado del diablo! -pero claro, ninguno de los dos existía en la mente de Anders-

-¡Divine Bianca! -el grito de la aguda pero refinada voz de la alemana le despertó. Christian ya había precedido mas de la mitad de los movimientos que los tres presentes harían, así que se daba el lujo de desconectarse de vez en cuando. Ya había aprendido como.

El aparente final. Con una muestra de poder y experiencia la joven acabo con la primera molestia por ahora. Christian se incorporó y su máquina junto a él, la suertuda, había logrado separarse de la cabeza del Nivel 2 antes de la lluvia de escombros que se desencadeno. La maquina hacia unos leves rechinidos cada vez que sus piernas se doblaban para caminar y era eso lo único que podían escuchar los exorcistas de momento, esta llegó al fin a reunirse con su amo y casi al mismo tiempo voltearon a ver a la mujer de en frente.

-Gracias por haberme salvado… en dos ocasiones. Supongo que le debo una, Christian.- habló con cierta soberbia que al danés le pareció una exquisitez.

-En realidad serían dos. -habló olvidando las veces en las que ella le había salvado el pellejo a él. Mas su pequeña broma se quedó en el aire pues tan solo la brisa del cabello proveniente de Illya se quedó. Esta le había dado la espalda para caminar hacia una matanza.

Todo indicaba que por fin prestaba atención a lo que tanto Christian estaba tratando de evitar. La razón por la que procuraba 'desconectarse' tiempo atrás. Los gritos de muerte, el fin de la vida. Más desgarrador que cualquier chillido. Molesto.

El hombre se acercó de a poco junto con su pequeña mascota, como que no queriendo llegar a su destino. Desde que decidió dar por hecho que en este caso no había nada por deducir, se había vuelto un fastidio. Pero al fin se incorporó a unos pasos de la mujer, como ella, participaba como un espectador de las mutilaciones. "La demencia es algo raro en los individuos, pero en los grupos, los partidos, los pueblos y las épocas, constituye la regla"

Como en una película vio pasar a uno de los afectados, tal vez no tan relevante a la vista de los presentes. En cámara lenta. Su brazo había sido cortado, el corte era casi limpio, obviamente no fue algo hecho a mano, ni por una herramienta, era un filo excepcional. La sangre era roja, si, pero no lo suficiente, espesa, si, pero no tanto. ¿Era esa sangre diluida? Hacia tiempo que no llovía, no en esta zona, no a las afueras de la ciudad.

-Todavía tenemos trabajo que hacer, Christian.- el hombre asintió. ¿Desde cuando se había acostumbrado a seguir a la joven cual perro lazarillo? No importaba, a donde quiera que lo guiara sucedería algo excepcional y entonces lo valía.

" "Cuando tengo cerca a un alemán se me retrasa la digestión."
"Pero es usted alemán, profesor"-habló una voz infantil
"Es por eso que mis palabras son fundamentadas, mi joven estudiante" "


Risas. ¿Por que será que los momentos pasados siempre parecen tan felices?

-A Dibrael… tenemos que detenerlo.- la mirada previa a la zona de batalla por parte de Illya fue más que suficiente para avisar al detective sobre su preocupación. Labios apretados, cejas firmes, ojos centrados.

-Evadan la Avenida Rosemborg y la plaza principal -ahora el detective daba ordenes al policía frente a él, procurando que no lo echara a perder- el camino al Hospital del sur esta libre, apliquen torniquetes cuanto antes.- y la siguió. Procurando alcanzarla antes de perderle de vista, aun que claro, resaltaba.

Estaban ahora mas alejados de la ciudad, pero aún se podría regresar a ella. No había mas que caminos de piedra y varios árboles, todos manchados en tinta roja. Sangre. Y ahí estaba ese cabello tan peculiar de nuevo, el sexto, corriendo como un cachorro asustado. ¿Cómo? Corria, corría en vez de quedarse parado a pronunciar unas cuantas palabras sobre la existencia del hombre, la bajeza de la humanidad y 'esas cosas'.

La vida es ya de por si demasiado breve como para hacer afirmaciones correctas sobre las cualidades del ser humano. Anders cerró la boca hasta que el hombre desapareció de su vista, dio un suspiro, la gente evacuada corría en sentido contrario a la de él.

-Aquí apesta -se quejó el danés mientras procuraba evitar los charcos de sangre y no manchar sus botas en el camino junto a la exorcista.

Hubo un silencio incómodo. ¿No era el momento? Claro que no, cabezahueca.
Un chirrido. ¿Su máquina? No, otra... mas grande.

-¡Exorcista! -esa voz primitiva y gutural de nuevo. El akuma de hace rato se había abierto su camino de regreso, cobrando venganza contra los 'encomendados de Dios'.

-De nuevo tu, valla si eres...- Anders rodó. Esta vez su sentido del olfato le había distraído y obstruido el oído, no escuchó venir al akuma y tampoco pudo esquivar a tiempo el golpe que le soltó con su antebrazo. Por unos cuantos metros el detective salió despedido, por otros más se barrió de espaldas a la tierra. Iba a doler bastante en la mañana.

¿Y su maquina? Debajo del pie del Akuma, hecha pedazos. Lo supo pues a su collar regresó un orbe brillante y este regreso a su forma original.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 08, 2010 11:12 pm

Off: es justamente como mi estimado amigo dijo~ Y ya e_e muchos Off. Vuelvan a interrumpir cuando sea necesario.



Sin tardar mucho, luego de avanzar metros y metros hasta algún lado de la propia Copenhague que involucraba su salida, la silueta de Dibrael se hizo presente en frente de ellos. Era reconocible, a pesar de que se hallaba manchado en varias partes por la sangre trémula de sus víctimas, ahora reducidas a sacos de piel y huesos hundidos en el suelo, rígidos.

Illya sintió algo similar a una levísima contracción en el estómago, por el asco, que sin molestarla mucho acabó por ignorar, puesto que no se hallaba en la situación ideal para permitirse el lujo de arrugar la nariz y recular. Albtraum se resguardaba en sus fundas, por los momentos, quieto.

Voluntariamente el inglés se acercó a ellos, aunque no con la expresión de quién reconoce a sus adversarios. Se veía inmerso en algo más, cosa que lograba perturbarlo. Illya hubiese reparado en eso con más atención, sino fuera por lo que sucedió a continuación, cuando se encontró el inglés a pocos pasos de ella y su compañero.

Tú, ¿qué se supone que estás…?

Él pasó de Illya. Murmuró algo, a alguien quién ella no veía, y siguió de largo tranquilamente. La exorcista calló de golpe, mostrándose sorpresa en sus caramelos orbes, con la boca entreabierta. Atoradas las palabras que habría querido espetarle en la cara.

Pasaron unos pocos segundos, e Illya permaneció quieta mientras él se iba alejando… dos, tres, cuatro. Con un gesto indescifrable, por el mero hecho de que sus ojos se hallaban ocultos bajo el flequillo de su cabello, revuelto en su frente, se acercó a él con paso raudo, devorando el espacio restante casi a galope. Los labios fruncidos y los dientes apretados. Imperceptiblemente, hizo un pequeño mohín caprichoso.

Lo tomó del brazo con una rudeza muy impropia de ella y lo obligó a darle la cara. En el mismo instante en que comenzó a jalarlo a su frente, Illya le cruzó la cara con la palma de su mano sin contemplación. La bofetada sonó fuerte y seca, haciendo eco en las calles deshabitadas, repercutiendo varias veces hasta hacerse muda. El golpe similar a un azote con cuero revestido en la carne expuesta.

Detesto cuando la gente me ignora —habló ella sin soltar aún al aliado, con un tono enojado— Pero aún más me desagradan las personas que asesinan sin tener una razón decente. Para ya, ¿quieres? Haz el favor de detenerte. Si de verdad piensas que no tienes más nada que hacer aquí, que te tomas el tiempo libre para andar cortando cabezas, pues entonces márchate de una buena vez con los tuyos. Vete.

Silencio. Continuo apretándole con la mano captora convertida en una auténtica garra. Detrás de ella, el estruendo que propició el Akuma tras golpear a Christian, hizo que se volviera todavía aferrando y observase. Pareció descolocarse escasos segundos, transportándose a la otra escena en intervalos.

El nivel dos rodeó al danés, mostrando unos colmillos en absoluto amigables. Era la señal de que lo mordería hasta ver la sangre caliente manar en un propulsado chorro sobre su yugular, cual fiera.

Con profesionalidad, ella emergió con la mano libre su arma (Carnero/Virgine), y disparó repetidas veces, nuevamente con el pulso firme. La bestia retrocedió sorprendida varios pasos, mientras se llevaba una garra al rostro y exclamaba un chillido de incertidumbre y dolor combinado.

La explosión de las Lacrime contra él cerca de su cabeza lo dejó momentáneamente ciego y desorientado. Trastabilló y perdió el paso, quedando en el suelo, retorciéndose como un animal. Gruñidos y blasfemias combinados, afirmaban que de todas formas, no había sido suficiente como para hacerle verdadero daño.


Última edición por Elipthi Khanon el Jue Mar 11, 2010 11:22 am, editado 2 veces
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Índigo el Mar Mar 09, 2010 1:16 am

Dibrael tenía en el rostro una expresión. La expresión de alguien confundido y a la vez asustado, por un momento creyó que quien lo había capturado del brazo con fuerza era nada más y nada menos que el apodado Elthaz; cuando le giró de golpe y se topó con la exorcista apenas pudo reaccionar a la brutal cachetada ¿no era Elthaz? Su corazón que hasta ese momento estallaba empezó a relajarse incluso aun cuando seguía siendo presionado con fuerza solo se limitó a mirar aquella mano

-Illya- atinó a decir como si intentara reconocerla, lentamente el brillo limpio y puro que se había alojado en su azul índigo desapareció, regresaba de aquel trance al que había sido expuesto,cuando la pelirroja disparó en dirección a un Akuma su rostro tomo nuevamente su típica inexpresividad…el lienzo que solo podían ver los humanos

-Señorita debo decir que esta vez sí me ha impresionado, agradezco el golpe–su rostro blanco empezó a teñirse de un rosado intenso, casi rojo, de forma tan dulce que de alguna forma le favorecía de sobre manera, incluso armonizaba con el aspecto y contraste del gallardo hombre

-De hecho me encantaría agradecerle- contestó sonriendo con verdadera sinceridad, una mueca sencilla y autentica pues el verla a ella, al Akuma y al tipo en vez de a Elthaz le tenían muy contento, demasiado contento, de hecho se sintió idiota por creer que ese hombre aparecería pero no dudó que el de ojos verdes estuviera haciendo alguna tontería para llamar a su “espíritu”.

El Akuma que maldecía y se movía dolorosamente fue (al igual que las personas) brutalmente destazado, solo se alcanzó a escucharlo sollozar y gritar por el dolor, aunque claro al final solo quedaron pedazos de chatarra que rebotaron en el suelo

-Bueno debo continuar con mi trayecto- habló y se dispuso a librarse del agarre de la mujer, fue hasta entonces que notó la fuerza impresa por esta, la miró y alzó una ceja sin mover siquiera otro musculo del rostro

-Aunque si gusta yo también podría “tomarla”- le propuso, claramente con "tomarla" se refería a algo más, la mirada que le lanzó, muy intensa y de alguna forma seductora por supuesto acompañaba sus palabras, a él le encantaría “tomarla” tenía experiencia y la guiaría con cariño y dedicación a los lugares más recónditos

-Sobre todo a usted que es tan joven y pura- era obvio que la pelirroja seguía siéndolo y Dibrael con su olfato masculino lo había detectado, si no quería seguir escuchando más y más propuestas indecorosas de aquel hombre lo mejor sería “soltarlo” aunque era seguro que si lo hacía continuaría su campaña de terror, nuevamente todo dependía de la joven aunque claro esta vez Dibrael ya se había acostumbrado a su presencia, el tigre ya conocía su cara y no le desagradaba ¿Cuál sería la estrategia de la exorcista? Porque tenía la oportunidad de acercarse y no salir gravemente herida o ser devorada por sus fauces.

Un Akuma nivel 1 observaba oculto la escena y miraba con extraña obsesión al detective, parecía esperar con ansia el momento de atacarle, solo faltaba que Índigo-sama se alejará un poco, aunque empezaba a sentir que le ardía la sangre, algo dentro del cambiaba, un nivel 2 nacería pronto…
Índigo
Femenino

Mensajes : 1179

Localización : Silent Hill

http://ravel-117.deviantart.com/
ACM

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 11, 2010 4:04 am

Apretó sus labios con fuerza y sus ojos se entrecerraron.

-Detesto cuando la gente me ignora-fueron las últimas palabras plasmadas en la mente del detective antes de ser atacado de forma tan brutal.

Tras el golpe sufrido Anders tragó algo de Tierra, claro, se arrastro un buen par de metros sobre el suelo no pavimentado de las afueras de la ciudad para luego terminar casi inconsciente. No recordaba haber sigo golpeado con tanta fuerza, ni por su padre, ni por una mujer furiosa, ni por alguno de sus colegas al borde de la desesperación. Claro, tenía que ser algo inhumano.

Estuvo un momento tratando de poner sus pensamientos en orden y su cabeza en balance, lo necesario para comprender la escena. Una intoxicación y una fiesta, así se sentía. Se hubiese repuesto antes si no fuera que su cuerpo ya se encontraba de por si abatido, el nerviosismo fisiológico, no había fumado un cigarro completo desde hace un tiempo, su adicción le estaba matando las neuronas.

-Bueno debo continuar con mi trayecto- escuchó la voz distante, no se molestó en identificarla.

Al cabo de un tiempo se incorporó, pudo por fin armar su rompecabezas. El nivel 2, destruido por Illya, estaban a mano. Se giró sobre si mismo y quedó sentado en el suelo, es lo que la energía le dio, volteó hacia enfrente, a pocos metros. El inglés, de nuevo; llamando la atención de Illya, de nuevo.

Su mejilla estaba roja y la mujer frente a él furiosa, era obvio el golpe que le dio... una bofetada. Propio de las mujeres; le ardió la mejilla con solo recordarlo, como diversión personal se llevaba un conteo personal de 578 bofetadas en su vida -un record de seguro-, así que pudo entender como debería sentirse ahora el inglés... y luego lo arruinó.

-Aunque si gusta yo también podría “tomarla”-los ojos de Christian mostraron su interés por lo siguiente, era tan ridículo que emocionaba, que insinuación tan abrupta-Sobre todo a usted que es tan joven y pura

Apretó sus labios con fuerza y sus ojos se entrecerraron. Apretó fuertemente, no quería soltar una risa, debía ahogarse esa carcajada. El libido, la soledad, el placer de la carne, uno de los instintos que nos mantienen tan ligados a las bestias. ¿Por que insistimos en hacernos menos?. Apretó sus manos, apretó mas su boca, era demasiado. La inmadurez ganó.

-Ffff...-la risa no logró escaparse pero si emitir un sonido lo suficientemente ruidoso en forma de viento, desde su garganta. Es así como este detective usó su reincorporado sentido del humor y la energía otorgada para levantarse, estaba ya cerca del dúo.

Desde el entendimiento de Anders, la necesidad del hombre frente él era descomunal, mas grande que su raciocinio. Al parecer bastaba el toque de una mujer para encenderlo... ¿triste?. ¿Cuando se tornó esto en una plática sexual? ¿Cuando la imagen del hombre al que consideraba interesante se desplomó frente a sus ojos con aquel comentario tan innecesario? ¿Cuando el hombre se vio con la necesidad de sonrojar a una niña de 16 años? ¿Cuál era la necesidad de continuar en escena? Atención. ¿ Cual? ¿Cómo? ¿Por que? ¿A que? Miles de preguntas que el danés no podría responderse, él -a diferencia del común denominador de la población- había dejado a su libido bien sepultado. Nunca. Nadie. Nunca nadie había logrado interesarle 'de esa forma'.

'Una vez hubo alguien, una vez me distraje en las cursilerias del amor, una vez dejé ir a un criminal que terminó por asesinar a mucha mas gente' 'Una vez significa Nunca. Nadie.' -involuntariamente el hombre se llevó la mano a la nariz, donde su cicatriz estaba descubierta.

Habían pasado ya casi 3 años desde que no aparecía la necesidad de recordar a 'la mujer'. ¿Por que este caso estaba tocando tantos puntos innecesarios?

-'Muchas breves tonterías: eso se llama entre ustedes amor'-

Christian rogó. ¿A Dios? No, claro que no, al razonamiento lógico y a la madurez. Rogó por que la imagen que mantenía de su acompañante femenina no se desvaneciera también con palabras tan inverosímiles, que saliera adelante sin tener que rebajarse. Illya, le rogó. Pues tal vez no podría soportar dos decepciones en medio de otra batalla. Otra batalla, tonto Akuma, no era sutil.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 11, 2010 11:12 am

El premio que recibió Dibrael por tan bellos pensamientos y hermosas palabras, fue otra bofetada que Illya le dio casi automáticamente con el revés de la mano. En su rostro estaba totalmente clara la idea que le cruzaba por la cabeza en esos momentos, un relampagueo fugaz y fiero en sus ojos que bien podría traducirse a “no juegues conmigo”. En realidad, poco le importaba si los golpes que propiciaba le doliesen al inglés o sencillamente fuesen iguales a una simple caricia pasajera; lo había estado haciendo por un impulso que sobrevenía desde su interior. No le dio la razón a la rabia que podía sentir, después de tantas masacres creadas por el aliado, ni tampoco a la tristeza que tenía dentro tras la muerte de Constance, y el resentimiento que eso podría haberle causado. No era nada en especial, sólo su mano moviéndose al compás de una melodía frenética de forma insensible. No la hacía sentirse bien, ni mucho menos satisfecha.

No obstante, el comentario, claramente la ofendió.

¿A qué juegas? —preguntó sarcásticamente. Seguía sosteniéndolo, haciendo énfasis en la presión— No es una forma especialmente elegante para decirme que te suelte. Sabes que no lo haré. Creo que a estas alturas incluso, sabrás que no te voy a dejar ir a tus anchas hasta asegurarme de que te hayas ido tranquilamente de donde viniste, sin dejar ni un solo muerto en el camino. Sería capaz de llevarte yo misma, o detenerte según se dé el caso.

¿Y hasta dónde podía llegar ella, en realidad, si la situación entonces se tornara verdaderamente seria y arriesgada? Illya no lo sabía, no lo pensaba. Sencillamente se dejaba llevar por aquella extraña fuerza, que venía de una dirección desconocida (nada parecida a la rabia, al odio, o la tristeza). Era más sencillo así, guiarse por aquel canal instintivo, tan claro y ecuánime ahora, tan presente. Podía seguir la voz en su interior para sobrevivir, o lograr lo que se proponía.

En realidad no sabía lo que vendría de ahora en adelante. Desconocía lo siguiente que se desataría a continuación, ¿más muertes?, ¿su fin?, ¿el de Anders?, ¿una culpa que caería sobre sus hombros por haber actuado de forma incorrecta?

Pero...

¿Y si Dibrael hablaba en serio? No podía imaginarse al hombre deseándola. No en una situación como esa. Sencillamente no encajaba. Ella no había sentido incomodidad, ni tampoco el calor en sus mejillas tras la propuesta de “tomarla” por la única razón de que el comentario había estado fuera de lugar. La había tomado por sorpresa, cómo no, pero milésimas de segundos bastaron para entender que no era más que una burla, alguna clase de ironía que el destino nuevamente le soltaba en un juego al azar.

No obstante él era un misterio. ¿Cómo debía tomarse cada palabra que pronunciaba?, ¿cómo interpretar esa extraña mirada? Incertidumbre. Fue leve, poquísima, enterrada en algún rincón de sus pensamientos, pero ahí estaba, temblando para hacerse notar. ¿Y si no estaba bromeando?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Índigo el Jue Mar 11, 2010 5:58 pm

El rostro del Aliado estaba enrojecido por el golpe, la exorcista nuevamente lo abofeteaba, el dolor ardiente y punzante se quedaba ahí, como el rojo violento, pero en su rostro no había vestigios de alguna reacción, le dolía, podría decirse que bastante pero no diría nada, no se quejaría, el dolor físico no era algo que le provocará, en alguna ocasión se rompió casi todos los huesos y solo puedo decir “me duele”. Dibrael sabia suprimir el dolor porque estaba en sus reglas y sus reglas era algo que nunca quebrantaría

-¿Jugar?- y sus ojos se clavaron en los ámbar de ella, luego la tomo con velocidad exorbitante y la atrapó contra un árbol, a pesar de ser un movimiento brusco no la lastimo, solo la movió y ahora que la tenia presa con su propio cuerpo podría hablarle claro

-Yo no juego como ustedes, míreme Illya ¿cree que soy como todos?- continuo y parecía sonrojado no porque así lo quisiese si no porque aun se podían ver las marcas de las bofetadas, ahora clavaba en ella esa mirada llena de nada, tan azul y poderosa como el mar enardecido

-Si va a detenerme hágalo, pero hágalo de verdad no me tome de el brazo y con ello pretenda que lo hará, porque le advierto no podrá contenerme, no soy algo que pueda atrapar- insistió con un tono que denotaba la fuerza que guardaba aquel hombre de blanca piel y facciones esculpidas, en realidad tenía un parecido enorme con el agua no solo porque era su elemento si no porque podía ser agua

-Yo no tengo miedos, no temo al dolor, ni a la muerte, ni a la soledad… pero usted ¿tiene miedos Illya? Sabe que podría buscar en su interior hasta encontrarlos y ponerlos frente a usted. Pero no lo hare, porque hay algo que guardan sus ojos, algo que siente su cuerpo, usted desea que alguien la proteja, que la cuiden como no lo hicieron- y después cerró los ojos disfrutando los aromas que a pesar de ser opacados por la sangre llegaban a él, sutiles y preciosos, incluso el sabor herbal del árbol que los sostenía se mezclaba con otro aun mas ligero ¿era Illya? Luego recargo su cabeza en la corteza

-Se preguntará cuanta verdad hay en mis palabras y yo contestaré diciendo que no miento, yo nunca miento, si digo que lo que digo es porque quiero. No hay necesidad de algo tan mundano como la mentira, no soy un estúpido ni un miserable, si digo que podría tomarla es porque lo haría y si digo que quiero protegerla también, soy simple. La pregunta aquí es ¿Qué es lo que quiere usted Illya? en realidad ¿no quiere soltarme? ¿Quiere atraparme, poseerme, comprenderme, matarme, guiarme o conocerme? ¿Que desea de mi? ¿Qué deje de matar? Ambos sabemos que si usted no me da un buen motivo no dejare de hacerlo y todo lleva a la misma pregunta- ahora la tomaba de la cintura con suavidad, estaban demasiado cerca y no le permitiría escapar a menos que le diera un buen motivo, se había cansado de que no hiciera nada de lo que predicaba, sabía que ella era joven pero también sabía que tenía agallas y no se rendiría tan fácil

-Destróceme si quiere pero hágalo, dese un motivo y regréseme a mi casa, pero no me atrapé de esa forma tan inocente que está tratando con un tigre...no con un gatito - y atrapó la mano libre de ella con la suya y la recargo en el árbol, nuevamente la miraba pero esta vez no había casi espacio entre sus rostros, no tenia opción o lo miraba o lo miraba.

El Akuma que se hallaba oculto aprovechó la ocasión y embistió al detective, estaba algo torpe porque empezaba a evolucionar por lo que el golpe no fue muy fuerte

-Inocencia- le dijo al sujeto y lo tomó con el único brazo que surgía de él como una protuberancia, luego lo golpeo contra el suelo y se quedo observándolo sin hacer mucho, aunque albergaba locura y desesperación, solo se quedo a su lado esperando su próxima acción.
Índigo
Femenino

Mensajes : 1179

Localización : Silent Hill

http://ravel-117.deviantart.com/
ACM

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Invitado el Dom Mar 14, 2010 4:13 am

-Destróceme si quiere pero hágalo, dese un motivo y regréseme a mi casa, pero no me atrapé de esa forma tan inocente que está tratando con un tigre...no con un gatito -

Las esperanzas recuperadas tras la segunda represalia de la joven alemana no le duraron mucho al detective, casi gritaba un 'fantástico, hágalo de nuevo' con la primera bofetada, incluso lo susurró en la segunda pero ahora con el charlatán inglés se le bajaban las energías. Se aburría a muerte, y el aburrimiento era el peor enemigo de un intelecto tan activo como el de Anders.

Hasta ahora la cría lo estaba manejando bastante bien, pero Dibrael insistía en activar el impulso del detective por regurgitar. Las palabras, los movimientos, todo era no mas que un truco para hacer a la chica caer ante él, estuviera mintiendo o no, la idea le parecería ridícula por toda la eternidad. ¿Que no era 'el malo'? O por lo menos, no debería de estar haciendo esto, debería de continuar con su objetivo, fuera cual fuera. La condenada ignorancia con respecto a los Aliados le estaba dando a Christian un dolor de cabeza. El golpe del Akuma no ayudó para nada.

-Siempre he aborrecido las novelas, no me hagan esto.- dijo el detective en una voz moderada, tal vez sus palabras se vieron interrumpidas por su cuerpo golpeando contra el suelo.

Esta vez lo escuchó venir, incluso hasta lo vio, pero sus sus piernas no respondieron y su inocencia no pudo hacer mucho. Un amorfo ser manco lo tenía retenido con su enorme mano y siendo aplastado contra el suelo, sus piernas se movían pero no había nada que pudiera hacer para sacárselo de encima.

-Pedazo de chatarra... ngh... déjame ir.-las palabras salieron entrecortadas de la boca del hombre, apenas y podía hablar pues era asfixiado poco a poco por el akuma.

Y volteó, con una mirada casi infantil. A pesar de estar entre la ida y la muerte el curioso de Christian se tomó la libertad de apreciar la escena que se propiciaba un poco ridícula pero igual de interesante.

-Señorita por favor, esto cataloga como acoso-le gritó tanto como pudo, antes de ser estrujado por la enorme mano de su captor- Hágame el favor de darle su merecido al insistente 'caballero'- como si el no estuviera siendo apaleado.

-Inocencia -repitió el nivel 2, eran claros su objetivo y su falta de léxico.

De nuevo el cuello de Christian se vio sumergido en las garra del Akuma, ¡su cuello, su cuello! Buscaba la fuente de su Inocencia y le arrancaría la cabeza para conseguirla. Esa no era una opción. No lo era hasta que perdió el conocimiento, los orbes azules que eran sus ojos se fueron hacia arriba y su cabeza dejó de moverse, sus piernas -que una vez intentaron quitarse de encima al monstruo- cayeron como troncos por efecto de la gravedad. El monstruo se mostró confundido, ¿habría roto su juguete? Lo soltó, buscando que estaba mal mas después de un tiempo se preparó para partirlo a la mitad de una buena vez. Tomó impulso y su garra se quedó semi-enterrada en el suelo. Christian se había movido.

-Extrapolación- ahí estaba el detective, a pocos centímetros de donde su cabeza debió ser aplastada- El monstruo busca el momento oportuno pero salta precipitadamente, es impaciente. El monstruo tiene a su victima a su merced y se toma su tiempo para arrojarla por el campo, se esta divirtiendo. El monstruo ve que se acabo la diversión y decide terminarlo. El detective se libera fingiendo estar inconsciente... 'y recuerda que sigue desarmado'-

-¡Dame tu Inocencia! -el engañado monstruo estaba fuera de si mismo, ahora estaba mas que dispuesto en acabar con el joven hombre frente a él. Corrió, golpeando contra cada árbol que se le atravesara.

Pronto el juego de persecución se movió hasta metros cerca de el par, procurando no interrumpir se llevó al Akuma consigo un poco mas lejos. ¿Sería esa la mejor de las opciones? ¿Podría un novato 'exorcista' destruir a un monstruo nivel 2 en su primer día? No, pero sería divertido intentarlo. Hay que tentar a la muerte, lo suficientemente leve para no despertarla. El detective se adelantó del Akuma encolerizado, pasando por detrás del árbol donde se desarrollaba el drama, sabiendo que en su persecución, el Akuma siquiera los molestaría.

-Nada resulta mas confuso que un hecho evidente~ El hombre no juega, pero si existe algún motivo honesto, es el que no se menciona- el mensaje claramente iba dirigido, esperando que aterrizara en los oídos correctos. Si la escena ya no se trataba sobre él, por lo menos debía de interferir, mordaz y astuto, un narcisista egocentrico. Christian Anders siempre sería Christian Anders... aun que todo lo demás se opusiera.


Última edición por Hnos. Von der Beck. el Miér Mar 17, 2010 2:28 pm, editado 2 veces
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Reclutamiento de Christian Anders [Copenhague, Dinamarca]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:47 pm

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.